La crisis de ventas de los 90

Retomando temas que hemos ido dejando pendientes estos días, en concreto la quiebra de la Marvel. Pero de eso hablaremos mañana, ya que para entender ciertas cosas que pasaron hay que remitirse a la crisis de ventas que se vivió en los 90, y es que jamás se vendieron tantos tebeos como entonces… y tan pocos.

guygardnerwarrior.jpgAlan Moore y Frank Miller estuvieron a punto de cagarse los tebeos superheroicos de una manera que jamás habían imaginado. Seguramente habréis leído milongas del estilo que tras Watchmen ya no había más historias del genero que contar o que tras Dark Knight el héroe había muerto. Pero no, todas esas disquisiciones filosóficas están muy bien, pero en lo que se fijaron los autores de la época fue en el tono oscuro y malsano de esas obras. No es que fuera la mayor virtud de esas obras, pero en muchos calaron más el capítulo del origen de Roscharh o la pelea a hostias de Batman con Superman que el resto del mensaje que había en esos tebeos. Por ello poco a poco, los tebeos del genero fueron adquiriendo un tinte más oscuro y deprimente y llenándose de personajes psicóticos con una fijación enfermiza hacía las armas, cuanto más grandes mejor. Poco a poco, se empezó a potenciar más el aspecto de los personajes que sus motivaciones personales y la estética empezó a reinar sobre la palabra.

Todo aquello coincidió con un auge del coleccionismo. Los formatos prestigios y hardcover empezaban a hacerse algo habitual y los primeros coqueteos con las portadas múltiples habían dando unas buenas cifras de ventas. Así que las editoriales se lanzaron a alentar la compra masiva del mismo tebeo añadiendo pequeños extras a los tebeos, como portadas brillantes, cromos, pegatinas lo que fuera. También, por supuesto, se hacía hincapie en que aquello era como inversión. La portada con las letras doradas que hoy se vendía por 2$ dentro de un año o dos se vendería por 200$, así que, ¿quién no querría apuntarse al chollo?

Una cosa se juntó con la otra y los dibujantes estrellas fueron el vehículo utilizado por las editoriales para aprovecharse de todos esos especuladores que habían surgido como setas. Los cambios estéticos que se realizaban constantemente en los personajes eran el vehículo ideal para relanzar una colección. El ejemplo perfecto para explicar esto es el número 1 de los X-Men de Chris Claremont y Jim Lee. Con cinco ediciones diferentes, cuatro de ellas con una portada distinta y una quinta con todas juntas, aquello fue el mayor pelotazo que se ha pegado jamás en la historia de los cómics. Entre siete u ocho millones de ejemplares se vendieron de aquel tebeo y no fue el único que tuvo unas cifras espectaculares. El 1 del Spider-Man de McFarlane vendió dos millones y medio y el primer número del X-Force de Liefeld vendió 800.000 ejemplares. Fijaros como fue la cosa, que inclusó las cifras de venta de Valiant, la editorial de Jim Shooter, fueron espectaculares: Tukor Dinosaur Hunter 1 vendió millón y medio de ejemplares, Bloosdhot 1 900.000, X-O Manowar 0, 850.000, etc, etc. Y de la muerte de Superman se habla de cifras de ventas cercanas a los 6 millones de ejemplares.

Se vendían tebeos como churros, como nunca jamás en toda la historia. Esto trajo también la proliferación de librerías especializadas que surgian como setas en un día de lluvia. Pero, ¿qué es lo que pasa cuando todo el mundo compra pisos para especular? Efectivamente, burbuja comiquera. Si había 8 millones del X-Men en el mercado, estaba claro que su cotización no se iba a disparar. Sí echamos un vistazo a Mile High podemos ver que 16 años después, por un ejemplar en perfectas condiciones del número 1 se paga… ¡¡¡1,50$!!! (el primero esta firmado entre otras cosas más, por eso vale 100$). ¡Qué gran inversión! Lo que costó 1,50$ hoy lo puedes vender por el mismo precio, pedazo negociete. Así que no paso mucho tiempo hasta que los especuladores se dieron cuenta que estaban tirando su dinero. Además, las editoriales habían puesto tanto empeño en hacer que sus cómics fueron molones, fardones y resultones, por lo que descuidaron totalmente la parte de las letritas. Los tebeos eran cada vez más infumables, las versiones con greñas y biceps como camiones poblaban las páginas por doquier y los lectores empezaron a bajarse de las colecciones a marchas forzadas.

El problema es que los tebeos eran MUY malos, rematadamente malos. Por supuesto, siempre hay algún tebeo con una calidad excepcional, pero haciendo una media de todo lo que se publicaba, el 95% era mierda pura. Todo el mundo empezó a bajarse de los tebeos (yo también) y las cifras de venta descendieron drasticámente. Fijaros como fueron las cifras de venta de una colección normalita como Iron Man, que no conto con granders autores mediaticos en el momento del boom:

1988 – 196,095

1989 – 199,100

1990 – 198,100

1991 – 172,450

1992 – 156,017

1993 – 198,133

Hasta 1993, todo más o menos correcto, un pequeño bajon en el 92, pero nada que no se recupero al año siguiente.

1994 – 111,133

1995 – 82,469

1996 – 64,717

¡Descenso radical de ventas! Una colección que durante casi 15 años no había bajado jamás de 150.000 ejemplares ahora vendía menos de la mitad que su peor momento (92). Y eso pasaba con todas las colecciones. Se paso de unas cifras más o menos interesantes a tener los superhits rozando los 100.000 ejemplares y gracias. (Por si mirais el enlace, los dos años siguientes fueron los del Heroes Reborn y Heroes Return, de ahí ese pico puntual de ventas).

En España también hubo nuestro pinchazo particular. En concreto, Planeta quiso echar al resto de editoriales del mercado e inundó los quioscos con todas las colecciones habidas y por haber que publicará Marvel en ese momento. No os imagináis la cantidad de porquerías que se podían leer por entonces, la mayor parte en forma de miniseries que no iban a ninguna parte. Y prácticamente lograron su objetivo, ya que echaron a casi todas las editoriales debido a que también echaron a la gran parte de lectores. Es la época que más abandonos de lectores tuvo y es que cuando los tebeos son malos, las ventas son flojas.

Y en este panorama, los tiburones financieros acosaban a la Marvel, mañana veremos como esto la llevo a la quiebra y casi a su desaparición.

18 comentario en “La crisis de ventas de los 90”

  1. Plissken dice:

    Y de aquellos barros vienen estos lodos, que toda la política de acoso y derribo despreciando y ninguneando todo aquello que no fuera Marvel al final les ha acabado pasando factura una década después. ¡Cosas veredes!

  2. John Space dice:

    Los tebeos de Image eran como los de Lobo, pero en plan serio,?no?

  3. John Space dice:

    Perdón, quería decir «de los 90».

  4. Bullet dice:

    Que ganas de leerme tu post de mañana :p

    A mi, personalmente, no todo lo relacionado con los 90 me parece malo (tal vez porque me aficion en 1996 a los comics), anque de 1994 a 1996 casi nada se salva, y todo por preferir dibujantes estrella y dejar de lado a los buenos guionistas. aunque muchos factores metieron mano: image, marvel y dc explotando el mercado con cien mil titulos nuevos de mala calidad, ediciones con el unico motivo de sacar mas pasta…

    y la crisis de planeta/forum ¿no estubo desde siempre? esque habian titulos malditos, Thor, Iron Man o Docto Extraño tienen media serie noventera sin publicar, los 4 Fantasticos han tenido tropecientos volumenes, Sleepwalker ni se plantearon publicarla… parecia que los mutantes y Spiderman eran los que mantenian los comics Marvel en España

  5. Scari Wó dice:

    Yo creo que la deserción de lectores de superhéroes en España vino también alentada por el boom del manga. Es que era comparar los tebeos yankis de los 90 hechos deprisa y corriendo sin ningún amor con los mangas como Dragon Ball, Akira, Alita, etc. y no había nada que hacer. Yo mismo estuve los años que ahí indicas sin comprar superhéroes. Lo dejé con la Tormenta Galáctica y Lazos de Sangre y me reenganché con la era de Apocalipsis y la «Marvelution».

  6. Myca Vykos dice:

    ¿Planeta, intentando echar a sus competidores inundando el mercado? ¿Y cuándo dices que ha pasado eso, en los 90 o ahora mismo? 😛

  7. dark schneider dice:

    En España hubo mucha gente que se bajó del carro de los superhéroes por todo lo que comentas y también por el boom inicial del manga, ya no sólo Dragon Ball, series como El Puño de la Estrella del Norte o Video Girl Ai funcionaban bastante mejor que cualquier título marvel que no fuera ni de Spiderman ni de mutantes.

    Hace poco hablabas de Valiant, por esa época Norma hizo un intento de editar sus series en España, pero se les fue al garete bastante rápido el asunto, Diosss recuerdo que los últimos tomos de X-O Manowar y de Ninjak eran más otoñales que los de Zinco.

    Y lo de Planeta inundando recuerdo como empezaron a editar el Ultraverso y series que se suponía iban a ser regulares fueron canceladas a los 4 nºs, por cierto, fueron los primeros tebeos de Planeta no-Image en papel satinado

  8. Viru dice:

    Le doy la razón a Scary, mientras pasaba esto uno leía Mai la chica con poderes, o Video Girl Ai, o Goku y no había color, molaba mucho más lo japo.

    Lo malo, es precisamente que gracias a la presión de Planeta muchas editoriales que podían haber ofrecido una alternativa a unos lectores cansados no tuvieron opción (porque los que más manga sacaban fueron, precisamente, Planeta y Norma).

    Yo fue en ese momento donde me desenganché de Marvel y comencé a seguir series muy contadas.

  9. VIru dice:

    Joder, el Ultraverso tuvo cosas muy chulas, que putadas que se lo cargaran.

  10. rorschach dice:

    Los tebeos de Gerad Jones estaban de puta madre. Y el Firearm de James Robinson una auténtica delicatessen arruinada por la vorágine del momento.

    Como margaritas a los cerdos.

  11. Max Vento dice:

    Yo casi me desengancho de los cómics a mediados (finales) de los noventa. No veía nada que me gustase especialmente aparte de reediciones de clásicos. Muchas series que se empezaban y jamás terminaban… Creo que había poco donde elegir.

  12. PAblo dice:

    Más allá del abuso de marketing que suponía el tema de la diversificación del mismo cómic, el problema principal estuvo en olvidar que un cómic tenía que contar una buena historia para mantener el interés y dar toda la preponderancia a dibujantes muy molones pero con una capacidad narrativa bastane dudosa.

    Reconozco que yo por esas fechas me desenganché durante años de los superhéroes y aunque años después he regresado ahora soy incapaz de seguir una serie de manera regular salvo muy contadas excepciones.

    Y sí, el fenómeno Image tuvo muchísimo que ver con esa bajada de calidad.

    Impacientes Saludos.

  13. Jaume dice:

    Pedro, una cosilla, muy interesante ek lonk a la web para la comic research. Estoy empezando un proyecto de investigación sobre cómics y me gustaría saber cómo demonios has sacado las ventas por año de Iron Man, ya que me gustaría saber si hay más títulos indexados en la base de datos, porque me vendría de lujo para la investigación, y ojeando la web desde el trabajo no lo he encontrado. Si crees que este no es el sitio para responder, mi mail va en el mensaje.

    Muchas gracias

  14. R. Domene dice:

    Es verdad que durante los 90 se hicieron muchos tebeos malos… pero malos, malos. Y la portada que has elegido para ilustrar el post viene como anillo al dedo, porque recuerdo que Warrior (que aquí pudimos ¿disfrutar? gracias a Vid era de lo peor).

    Pero también me parece que, si sabías elegir, durante los 90 se hicieron muchos tebeos buenos. En Dark Horse tenías Give Me Liberty, Next Men, Hellboy o Sin City, y las primeras series de Aliens, Predator y Terminator que estaban muy bien. Tenías la línea Bravura, con sus Power & Glory, Breed o Dreadstar. En Marvel tenías un montón de porquería, pero también cosas majas como Hulk y Spiderman 2099 de Peter David, o el Capitán América y Ka-Zar de Waid. En la línea Vertigo tenías a Sandman, la Doom Patrol, Shade… (bueno, lo poco que llegaba). En DC tenías el Flash de Waid con Wieringo, Pacheco, Larroca y Jiménez, o tebeos de los que todo el mundo hablaba muy bien pero nadie compraba en los USA, como Resurrection Man, Young Heroes In Love, Major Bummer… También estaba Lobo, o el Emerald Twilight de Green Lantern que estuvo muy bien. Incluso La Muerte de Superman me pareció muy entretenida en su momento. También empezó a publicarse Bone, Strangers In Paradise…

    En fin, que creo que en los 90 también se hicieron muchos cómics interesantes, aunque es cierto que la mayoría de tebeos de Image o Marvel eran directamente infumables.

  15. Juanma dice:

    Yo soy otro de los que se bajo del carro de la peste que echaba marvel por esa época, lo malo es que me refugié en la línea vértigo y norma me sangraba que daba gusto. La verdad es que el comic de superheroes, en general, daba bastante asquito.

  16. Un tebeo con otro nombre dice:

    La quiebra de Marvel

    Seguro que a muchos os parecerá algo imposible, pero Marvel fue a la bancarrota, y no hace mucho, concretamente en 1996. Hoy vamos a hablar muy por encima de la quiebra de esta compañía, ya que para tratar en profundidad este tema hay que ser economist…

  17. Juanma dice:

    PD: Como ejemplo de truñez, ahi esta la encrucijada. Y luego dicen que si bendis odia a los vengadores 😛

  18. Argolat dice:

    Yo dejé las drogas duras por aquella época también, y prácticamente no compré nada hasta las BM pero no he vuelto a reengancharme a ninguna colección mensual de grapa, ni creo que ya lo haga. Ahora también sin BM me dedicaré a otras cosillas.

    R. Domene tiene razón y algunas de esas cosas cayeron en su día, pero los precios y la falta de continuidad siempre te echaban para atrás.

Responder a Juanma Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar