Trama cierra

Hay una de esas frases tópicas que se aplican a casos como éste y que está muy fea decirla, sobre todo porque crea malos rollos y acusaciones de «listillo». La frase en cuestión es: «se veía venir», y es una total desgracia. Que se vea venir que se va a acabar una revista es nefasto, porque significa que la cosa va muy mal y que no se ve salida a la situación. No hay noticia más triste que el que una publicación tenga que cerrar, sea la que sea.

trama43.jpgEl cambio de dirección de Trama fue el momento clave que encendió todas las alarmas. Muchos nos temíamos lo peor, ya que era un cambio orientado a salvar la revista. Se rumoreó mucho de por donde irían los tiros, si hacia campos menos comiqueros, metiendo música, cine, etc. El hecho de poner a Elena Cabrera al frente de la colección parecía indicar que se iba a desviar hacia esos otros campos pero al final se mantuvo el tema comiquero. Pero no pudo ser, y la revista cerró. Sin embargo no es culpa ni de Fernando Tarancón, su anterior director ni de Elena Cabrera. Los dos han hecho un buen trabajo al frente de la revista y no se les puede reprochar en ningún momento el cierre de la misma. Ni los contenidos ni el continente la mataron, fue más bien el dinero lo que acabó con ella.

El modelo de negocio seguido por Trama era extraño. Era un revista gratuita para el lector pero no para el librero. Es decir, si querías regalar la revista a tus clientes tenías que pagar por ella, sí vale, a cambio ponían publicidad en la revista, pero, ¿ a dónde iba dirigida esa publicidad ? Total, tus clientes no la necesitaban, ellos ya saben quién eres y qué vendes. Pero a lo mejor te interesa robar clientes de otras tiendas… si no te roban a ti los tuyos claro. Es decir, que pagabas por anunciarte ante gente que ya te conoce y con la posibilidad de que te roben a tus clientes. Es una cosa extraña. Sobre todo porque es un método que no anima a unirse a nuevos libreros. Si una revista no te llega a la tienda, el librero no la conoce, tampoco te la pueden pedir tus clientes porque no está en la tienda, así que se crea un círculo cerrado.

Luego también está el «gratuita pero con condiciones» Es decir, lo normal tendría que ser que llegaras a la tienda y pudieras llevarte algo «gratuito» sin problemas. Pero no, los libreros las escondían y se las ofrecían sólo a sus mejores clientes, por lo que tenemos otra vez un círculo cerrado: si mi mejor cliente ya se gasta una pasta, ¿ tengo que regalarle una revista para alentarle a que siga siendo mi mejor cliente ? Vamos, un tío que se gasta una pasta seguirá gastándose la misma pasta le regale o no la Trama. Y claro, tampoco me interesa regalársela a esos que no se gastan un duro…

En definitiva, que a un librero le interesa gastarse más el dinero en una revista que se vende que en una gratuita, tiene muchas más confianza, porque realmente no termina de verle el beneficio a eso de la revista gratuita.

Trama no se murió ni la mataron ni la enterraron. Simplemente se busco una forma muy rebuscada de financiación que no ha funcionado. Y eso en la época donde los periódicos gratuitos aparecen como las setas en las grandes ciudades. Una auténtica lastima sobre todo porque me parece que en Astiberri no tienen nada claro hasta donde llegó la Trama. «la cabecera más influyente del mercado español de la historieta» es la frase que aparece en la página web para reinvidicarla, más adecuada seria: «La cabecera más influyente en las tiendas en las que se regala, en el resto será otra, o no».

En fin, que ojalá ese otro rumor de que buscan una nueva aventura en formato «cobrando» salga adelante, el proyecto se lo merece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.