Hagan sus apuestas señores

Supreme de Moore contra Supreme de Moore…. esto, no. A ver, Supreme de Recerca contra Supreme de Dolmen, ¿ quién vera antes su final ?

supreme.jpgErase una vez que en la revista Dolmen un anuncio muy vistoso proclamaba a los cuatro vientos: Mage todos los meses… Esto… esa no es la historia que quería contar hoy, vamos a empezar otra vez.

Erase una vez que en Dolmen empezó a publicar un tebeo llamado Supreme. Todo el mundo era feliz porque la historia que arrastraba ese tebeo era larga, larga, larga… muy larga. Resulta que un día otra editorial llamada Dude soñó con poder publicar ese material antes que nadie y confío en Rob todopoderoso. Pero ay, el lobo soplaba, soplaba y soplaba y la casa no caía. Los originales nunca llegaron y el mes que viene Supreme se convirtió en la frase favorita de todos los duendecillos: El mes que viene Kane, el mes que viene Bone, el mes que viene Crisis. Todos eran chanzas y alegrías y todos se reían como buenos hermanos. Hasta que un día Dolmen decidió unirse a la broma: El mes que viene Supreme. Eran doblemente chistosos, porque no solo hacían la broma si no que realmente iban a publicar Supreme. Y al mes siguiente publicaron Supreme y oh, ah, gritos de sorpresas en toda la multitud. Pero claro, el mes que viene Supreme era solo para el primer numero, nadie en su sano juicio esperaba que iban a ser regulares, ¿ verdad ?

Erase una vez que en Recerca se les ocurrió que también podrían publicar Supreme. No el mismo material, claro esta, sino el siguiente arco argumental a lo que estaba publicando Dolmen. Echaron cuentas y vieron que podrían empezar justo para el famoso Salo, porque mas o menos Dolmen estaría llegando el final. Pero ay, los duendecillos de las imprentas por un lado y los de los vientos por otro retrasaron y retrasaron los números. Así que magia, dos números de Supreme en el mercado, cada uno por su lado, cada uno con su numeración, cada uno con su editorial. Así que el mes que viene Supreme no solo era una frase recurrente, era el cachondeo padre. Porque al mes siguiente a lo mejor no salía, a lo mejor sí, a lo mejor salían dos números.

Pero hete aquí que Recerca era mas o menos regular. Poco a poco iba sacando números de su Supreme mientras Dolmen… mientras Dolmen… sí, Dolmen bien gracias. Pues eso, la tortuguita seguía su camino incansablemente, lenta pero constante. Mientras la liebre estaba tumbada a la bartola viendo la vida pesar.

En este momento nos encontramos en la línea de meta, esperando expectantes quien será el primero en llegar al final. A las dos editoriales les queda un solo numero para terminar su etapa. Con la diferencia de que una de las dos empezó muchísimo antes que la otra. Así que, ¿ nos apostamos algo a que Recerca acabara antes que Dolmen ? Pero ey, ellos tranquilos, que no pasa nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.