Jimmy Corrigan que estás en los cielos

Los saltos de alegría que di, cuando me entere que Planeta no iba a publicar esta obra en el Expocomic fueron de órdago. Puede que parezca que me he vuelto loco, ya que se trata de uno de los mejores tebeos publicados en los últimos tiempos. No, no me he vuelto loco, todo lo contrario.

corrigan.jpgJimmy Corrigan, el chico más listo del mundo es uno de los tebeos más largamente esperados por el aficionado español. Ha llegado hasta el nivel de convertirse en un referente en el mundo del cómic, y en una obra indispensable para cualquier biblioteca. El día que Planeta anunció su publicación hizo felices a muchas personas, pero el día en que expresó su intención de publicarlo en el Expocomic hizo infelices a otras tantas… o al menos a mí me lo hizo.

Por algún motivo desconocido (¡ja!) , Planeta logra sus mayores desaciertos editoriales en el Salón del Cómic de Madrid. El año pasado se lució especialmente con ese Spiderman de Ditko transparente, o ese Banner de Corben lleno de sombras y pocas luces, por no nombrar otras maravillas de su catálogo. Supongo que centraran todos sus esfuerzos para el salón de mayo, y que para éste sólo imperaran las prisas y el todo vale, sobre todo teniendo en cuenta que el salón del Manga fue hace un mes, y para Planeta la palabra manga significa: todo lo que nos dé la gana sacar.

Este año aún no he ojeado las novedades del salón, le he dejado encargado a mi librero que me las guarde para verlas esta semana. Prefiero verlas en frío, pasado el salón, porque no quiero pegarme otra vez el susto del año pasado. Y eso que ya me han enseñado el Violent Cases, con esa contraportada con un cenicero recortado…

A lo que iba, cuando Planeta publicó la siguiente nota de prensa: Debido a un error de imprenta, el libro JIMMY CORRIGAN, novedad exclusiva prevista para el salón, no ha entrado a tiempo en nuestro almacén. Se ha apurado hasta el último momento y se han hecho todos los esfuerzos posibles para poder servir dicho título junto al resto de novedades, pero nos ha sido imposible disponer del material a tiempo.

Lo único que pude hacer fue pegar saltos de alegría. Porque encima la nota incidía en todo lo que yo temía: error de imprenta, apurar hasta el último momento, disponer del material a tiempo… Los pelos como escarpias se me estaban poniendo al leerlo. Madrecita que miedo, imagínatelo allí, en el salón del cómic, con algún que otro fallo, con la portada mal impresa, con lo que sea que hubiera salido mal…

Lagarto, lagarto, toquemos madera. Esta fiebre de salones nos está trayendo por parte de Planeta (y por parte de Norma) ediciones pésimas y lamentables que da pena verlas. Parece que sólo existe un ánimo por sacar tebeos a cualquier precio, sin importar la calidad del papel, la traducción, lo que sea. Para el salón tenemos que sacar 30 novedades, oído cocina, como las quieren, muy hechas, o poca hechas, pues va a tener que ser poco hechas, porque el horno está que arde para el próximo salón.

Así que por favor, cuidenme al Jimmy Corrigan como si fuera un hijo suyo, y dele cariños y mimos para que me crezca bien. Porque en las capitales no es muy complicado encontrar un Jimmy que domine bien el inglés, y sino, siempre tenemos sitios como el amazon britanico para quitarnos el mal sabor de boca. Porque me gustaría que mi Jimmy hablara español, pero si no le tienen bien enseñado, que le vamos a hacer.

Y a todo esto, que malas que son las imprentas, ¿ no ? Le queman unos dibujitos a Pacheco y le fastidian la edición del JLA/JSA a Norma. Ahora, fastidian un Jimmy, y no pasa nada, es decir, nadie cambia de imprenta, ni nada similar por mucho errores que comentan… A ver si lo de la imprenta va a ser una excusa para disimular que, por ejemplo, Chris Ware vio unas muestras de lo que había hecho Planeta y les dijo que tenían que cambiar algunas cositas si querían publicarlo, o que sino lo llevaban muy crudo… No sé, son cosas que se dicen, quién sabe.

Expocomic o las edades del Hombre

Será porque uno se hace viejo, o quizá sea que uno ya ha asistido a demasiados Expocomics de éstos. La verdad es que sea lo que sea, la ilusión por asistir en Madrid a un salón del cómic como debería de ser se va desvaneciendo para quedarse prácticamente en nada.

Sexta edición de esto que llaman Expocomic y que se supone son las jornadas del cómic de Madrid. Por el camino ha ido perdiendo compañeros de camino, como son los videojuegos, los juegos de rol, la ciencia ficción, Paul de Munk y un techo sobre el que cobijarse.

Unas carpas como las de los circos, pero más pequeñas, son las que albergan este mercadillo de tebeos camuflado de evento cultural. Unas carpas que condensan la humedad como ningunas y que cargan un ambiente ya de por sí muy cargado por la cantidad de afluyentes asistentes, y que hace que algunos stands tapen su mercancía con plásticos para que no se empape, como si fuera un domingo lluvioso en el rastro. En definitiva una ubicación que muchos dicen que es ideal, pero yo me pregunto que tienen de malo cuatro paredes con su correspondiente techado, será cosa del dinero…

Uno de los defectos más grandes a los que puede aspirar un salón es a copiar el modelo mercantilista del saló del cómic de Barcelona: cobrar por entrar, puestos de venta a porrillo, cuatro dibujos en las exposiciones y una estación de trenes. Por suerte, lo de la estación de trenes lo dejamos atrás hace dos ediciones (Expocomic 2001) pero todo lo demás está copiándose paso por paso. Sino fijense, dos carpas, la de entrada todo llena de tiendas, editoriales y otros especímenes. La otra, la dedicada a las exposiciones y conferencias, completamente vacía a lo largo del día. Ah, me dirán que es mejor, que uno así puede disfrutar mejor de las exposiciones, de las conferencias. No sé, para mí, poner en un pasillo dibujos al azar, sin mencionar al autor de cada boceto, pues más que una exposición es un juego de adivinanzas montado a desgana, Amén de la exposición de Brent Anderson, con los precios de cada original bien visibles (se acepta visa, es lo único que les faltaba poner). Pues que quieren que les diga, para mí eso deja un panorama muy pobre. Y para que hablar de las conferencias, busquen el programa y diganme si tienen un interés especial por leer sobre ella más allá de lo puramente anecdótico.

¿ Es esto un Salón del cómic ? Pues sí, por desgracia, y uno ya está cansado. Está cansado de dar vueltas y más vueltas alrededor de tiendas de coleccionista, de mirar exposiciones hechas con lo justo (¿ López Espí sólo ha trabajado en los últimos cinco años ?), de decir yo vengo por la gente. ¿ No hay otra manera de hacer un Salón ? ¿ Una manera de hacerlo entretenido tanto para veteranos como noveles ? ¿ De qué no se centre todo en la pela, en vender tebeos y en cobrar cinco euros por entrada ?

Me da que no, y que el año que viene será la séptima edición y que volveré a ir, y que volveré a quejarme y que volverá a ser un coro de plañideras. Y es que es a veces me pregunto si sólo leo tebeos para sufrir.

Y de las novedades que sacaron ya hablaré otro día, que todavía estoy suspirando aliviado por el retraso de la publicación del Jimmy Corrigan. Que ya me olía otra edición de esas de lujo, lujo que nos regala Planeta en casi todos los salones.