Archivos Julio 2009

En las sombras Cuestión de derechos - III

| 10 comentarios

National no era inmune a la falta de escrúpulos que habían demostrado otras editoriales al plagiarle sus personajes. Cuando necesitó un reclamo de ventas que volviera a poner a Superman donde correspondía, los editores de la colección no dudaron en apoderarse de un personaje que había creado Jerry Siegel y del que nada se había hablado en ningún. No sabían la cantidad de problemas que les iba a causar ese movimiento. Tanto a nivel de tribunales, en el que el personaje iba a estar presente una y otra vez, como a nivel artístico, donde los creadores tendrían que añadir o borrar cosas de sus historias dependiendo de a quien pertenecieran los derechos en ese momento.

superboy1.jpgJerry Siegel, sin la ayuda de su compañero Joe Shuster, había creado a Superboy como un Superman en su adolescencia que, aprovechándose de sus poderes gastaba bromas por doquier, como si fuera un malvado geniecillo. Presentó la idea a la editorial a finales de 1938, que fue rechazada sin más. En 1941 volvió a intentarlo con una historia completa del personaje, pero la idea fue rechazada porque los editores pensaron que no había mercado para personajes juveniles. Poco después, los compañeros del Capitán Marvel le quitaron la razón a esos astutos editores y así, en 1944, aprovechando que Siegel estaba muy lejos, sirviendo en filas, desempolvaron su vieja idea de un juvenil Superman, se olvidaron de su lado bromista y le convirtieron en un luchador adolescente contra el crimen. Incluso pensado que no tenían nada que esconder, le encargaron la primera historia al estudio de Joe y Jerry, por lo que, aunque Jerry estuviera lejos, seguramente fue totalmente consciente de lo que estaban publicando, pero no de que estaba entregado una de sus creaciones a la editorial. Sin embargo, poco a poco se fue dando cuenta de lo que estaba pasando, sobre todo porque habían cogido su creación, le habían quitado la parte que el consideraba más importante, la de bromista y lo habían convertido en algo demasiado infantil. No solo le robaban, sino que encima le ridiculizaban. La editorial hizo oídos sordos a aquello y siguió adelante. Como ya se ha contado en capítulos anteriores, este tema fue utilizado por Siegel para demandar a National por los derechos de Superman, juicio que no sirvió para que recuperasen al héroe, pero sí para que el juez reconociera que la editorial se había apoderado del personaje ilegalmente. Tras llegar un acuerdo, National adquirió el personaje por una cantidad considerable de dinero y la vida siguió su curso, es decir, juicios por Superman dejando totalmente de lado a Superboy.

La vida de Superboy "dentro" de los comics fue muy movida. Después de vivir una cantidad considerable de aventuras, los responsables de DC decidieron borrarlo de la adolescencia de Superman. Aprovechando un evento de 1985 llamado Crisis en Tierras Infinitas, que remodelaba por completo el universo DC, se estableció que Superman jamás había sido Superboy en su adolescencia, y que aunque había poseído poderes, nunca había vestido un traje ni había sido llamado por ese nombre. Esto causo otra serie de problemas en otras colecciones de la casa, ya que todos aquellos que habían conocido a Superboy y sobre todo, habían sido inspirados por él de repente perdían toda su razón de ser, lo que llevo a la editorial a intentar una serie de soluciones muy rebuscadas que trajeron más mal que bien y a crear toda una serie de Superboys, que aunque en esencia eran el mismo personaje que el original, diferían en ciertos aspectos, como su origen o sus poderes. La cantidad de variaciones que hicieron a lo largo de los años y los continuos intentos de arreglar lo que estaba roto lo dejaban aún peor.

Y en estas llegó 2002, donde los herederos de Siegel decidieron presentar una demanda para recuperar los derechos del personaje, que según las leyes de derechos de autor americana, iban a expirar en 2004, una vez pasados 56 años desde que Jerry lo vendiera a la National. Curiosamente el Superboy existente en 2002 tenía muy poco que ver con el original ya que era un clon de Clark Kent y su némesis Lex Luthor, cuyos poderes procedían de la telekinesis. Ciertos rumores dan como cierto que DC creó este personaje para cubrirse las espaldas sabiendo lo que se aproximaba en el horizonte. Aunque su fecha de creación,1993, hace muy complicada esta hipótesis, o muy visionarios a la gente de DC. Y más curiosamente este Superboy conoció la muerte en otro de esos macroeventos de la compañía, Crisis Infinitas, a manos de... ¡un Superboy malvado procedente de nuestra Tierra, la real! En esa pelea incluso llego a morir una versión de Superman que se considera como la original, la creada por Siegel y Shuster. Demasiadas casualidades para una historia que se esta dirimiendo en los tribunales.

more_fun101.jpgLa anticipación de la familia Siegel en la presentación de la demanda se debía en parte al hecho de que DC había publicado una reimpresión del More Fun Comics #101, la primera aparición de Superboy, y habían puesto en los créditos de la misma que el guionista era alguien desconocido, cuando en el juicio de hace más de 50 años ya había quedado establecido que esa historia había sido creada a partir de la presentada por Jerry Siegel unos años antes y como tal debería haber acreditado como artífice de la misma. En agosto de 2004, a solo unos meses de cumplirse la fecha limite, los abogados de la DC enviaron una carta a los Siegel en la que negaban la autoridad de la familia para poder recuperar esos derechos y por lo tanto pondría todos los medios a su alcance para impedir cualquier uso del personaje por su parte. Así mismo indicaban que ellos seguirían explotando al personaje como creyeran conveniente. Por último, amenazaban de una forma bastante cruel con retirar la pensión de viudedad de la mujer de Jerry Siegel, ya que el acuerdo firmado en 1975 por su marido incluía algún tipo de clausula en el que le seria retirada la pensión a su viuda si esta intentaba hacerse por cualquier medio con los derechos de Superman. ¡Pero eso no debería incluir a Superboy, ya que como se estipulo hace muchos años, eran creaciones totalmente diferentes!

Tras varias demandas y contrademandas por fin en 2006 un juez reconoció que la familia Siegel era la actual propietaria de los derechos desde noviembre de 2004, y dejaba para un futuro juicio el decidir si DC había infringido o no los derechos de los Siegel a partir de la fecha. Y aquí no solo entraban los cómics, sino también la exitosa serie de televisión Smallville, donde curiosamente en ningún momento se llama a Clark por el nombre de Superboy ni tampoco aparece vestido con el traje. La cuestión que pende sobra la serie es, ¿trata sobre Superboy o sobre un joven Clark Kent? Los derechos del primero son de los Siegel, los segundos de DC Comics. Dependiendo de una cosa o de otra, la editorial podría estar en serios problemas o no. Este cuidado en llamar al joven Clark Kent por el nombre de Superboy o no también se extendió a la serie de dibujos animados del 2006 Legion of superheroes, que en un primer momento incluía a Superboy en el título, cosa que se pudo apreciar en los primeros dossieres de prensa que se distribuyeron. Sin embargo, antes de que se lanzara la serie al aire, se dejo bien claro que el personaje que aparecía en ella era un "joven" Superman, con especial énfasis en lo de joven.

Continuara mañana, que aun nos quedan varios giros de tribunales en esta historia.

En las sombras Cuestión de derechos - II

| 4 comentarios

Fawcett Publications era una editorial que llevaba 20 años en el negocio editorial cuando el boom de los cómics estalló. Publicaba todo tipo de revistas: policiacas, del salvaje oeste, de cine, de guerra, etc. Se encontraba en una posición envidiable en el mercado y tenía una gran capacidad para producir nuevas publicaciones de lo que fuera en un periodo muy corto de tiempo siempre que las expectativas de ventas fueran lo bastante prometedoras. Y que mejor que ese nuevo tipo de revista llamada comic book que estaba arrasando a finales de la década de los 30.

whizcomics2.jpgEra lógico pensar que una editorial tan importante como esta no dudaría en lanzar su propia línea de superhéroes y no tardó mucho, concretamente en 1940 con Master Comics. En sus páginas personajes tan pintorescos como Master Man o el Capitán Marvel cuya similitudes con Superman nuevamente eran muy elevadas. El primero era descrito como el héroe más grande del mundo: "más fuerte que un potro salvaje, más rápido que los furiosos vientos, más bravo que un león, más astuto que la sabiduría". Aquello no duro más de 6 números, no por falta de ideas para seguir adelante o por guiones tan pueriles como la descripción de sus poderes, sino más bien por las amenazas de acabar en tribunales que regularmente llegaban desde National, que desde la victoria sobre Wonderman, estaba ojo avizor a todo el material que salía al mercado y que se pareciera remotamente a cualquiera de sus personajes. Con Master Man, las amenazas bastaron y sobraron, pero con el otro personaje que había lanzado la editorial las cosas no iban a ser tan fáciles ya que este personaje llego a hacer morder el polvo al propio Superman en cuestión de ventas.

El Capitán Marvel fue uno de los múltiples encargos que recibió Bill Parker para crear toda una nueva línea de personajes para la Fawcett. En principio la idea era crear un grupo de seis superhéroes, cada uno de ellos con un poder basado en un dios mitológico. Sin embargo, la editorial decidió que funcionaría mejor si se juntaba todo eso en una sola persona y así es como nació el Capitán Thunder. El encargado de crear su imagen fue C.C. Beck, con un estilo mucho más caricaturesco de lo que estilaba entonces para los superhéroes.
El personaje apareció por primera vez en una revista llamada Flash Comics o Thrill Comics. Era un número promocional que no se llego a distribuir y que sirvió para enseñar a los futuros anunciantes. Tras su publicación la editorial se dio cuenta que tanto Flash Comics, como Thrill Comics y Captain Thunder eran nombres registrados por otras empresas, por lo que se decidió cambiar el nombre de la revista por Whiz Comics y el Capitan por Capitan Marvelous, que al final se quedo en el más manejable Capitán Marvel. El número 2 de la revista Whiz Comics, aparecido a finales de 1939 ya se distribuyó al gran publico, con unas cifras de venta cercana a los 500.000 ejemplares, cifra nada desdeñable para tratarse de una nueva revista totalmente desconocida.

En esa primera historia se nos cuenta el origen del Capitán Marvel: Billy Batson, un niño de entre 10 y 12 años, repartidor de periódicos y sin hogar, es conducido a una cueva subterranea por un extraño que se revela como el mago Shazam, un viejo de 3000 años de edad que lleva toda su vida combatiendo las fuerzas del mal con el poder otorgado por los dioses. Como ya esta un poco mayor ha elegido a Billy como su sucesor, que con solo decir el nombre del mago se transforma en el poderoso Capitán Marvel. Esto hacía que su origen no solo fuera totalmente diferente al de Superman sino que además hacía que los niños se identificaran perfectamente con su héroe. ¿Qué niño no querría convertirse en un superhéroe con tan solo decir una palabra mágica? Clark Kent era alguien patoso y poco agradecido, Billy Batson era un jovenzuelo que solo quería vivir aventuras y emociones fuertes, es normal que los más jóvenes apostarán por el más atractivo Capitán. Además, también tenía otra baza a su favor, el tono de sus aventuras era mucho más desenfadado y juvenil que las del hombre de acero. No es raro por ello que el Capitán se convirtiera en un éxito de ventas, sobre todo cuando la editorial publicó un cómic para el solo, Captain Marvel Adventures, que llegó a vender 1.300.000 ejemplares todo los meses, sobrepasando así las cifras de venta de Superman. Además, fue el primer superhéroe en ser adaptado a la gran pantalla, lo que daba muestra de su éxito imparable. Otro elemento que lo distinguiría y que acabarían copiando todos los grandes héroes fue la creación de una familia con superpoderes: Capitan Marvel Junior, Mary Marvel, Tío Marvel y algún que otro ser extraño más creaban una serie de personajes que servían para franquiciar al personaje de todas las maneras imaginables y para cualquier tipo de publico. ¿Quién no querría formar parte de algo así? Era el superhéroe ideal, para todos los públicos, para todas las edades, un hit de ventas. Además, estaban escritos por uno de los mejores guionistas de la época, Otto Binder, que convirtió la colección en una de las más frescas, originales y divertidas de la época.

Whizcomics59.jpgAquello era demasiado para National. No solo aquel personaje podía estar infringiendo sus derechos, cosa que no quedaba clara del todo, sino que estaba batiendo en todos los terrenos a su estrella y le estaba arrebatando una trozo muy importante del pastel. Nuevamente querían demostrar toda su fuerza en los tribunales, pero esta vez no iban a topar con unos novatos que editaban sus primeros tebeos. Fawcett era una gran editorial y no iba renunciar de buenas a primera de su gallina de los huevos de oro. El departamento legal no iba a tardar en poner su maquinaria en funcionamiento y la primera demanda iba a llegar inmediatamente, concretamente en 1941. Pero se tardaría 7 años en llegar a juicio, periodo en el que ambas editoriales intentaron varios intentos de negociación que resultaron ser todos infractuosos, ya que mientras más vendía el personaje, mientras más apariciones hacía él y su familia en otros tebeos, menos quería Fawcett llegar a ningún tipo de acuerdo que implicara la desaparición del personaje. Curiosamente, durante este periodo de tiempo, los comics de Superman fueron copiando algunas de las características únicas de la serie del Capitán como la aparición de un Superman más juvenil, Superboy, o la conversión del archienemigo de Superman, Lex Luthor, en un loco científico calvo, como el Dr Sivana, la némesis del Capitan Marvel.

En 1948 tuvo lugar la primera vista oral. El acta es otra vez algo poco habitual para un juicio. En ella, National alegaba que las características principales del Capitán Marvel, es decir, superfuerza, supervelocidad, invulnerabilidad, un traje de mallas ajustado con capa y un alter ego periodista (Billy paso de repartidor de periódicos a locutor de radio casi por arte de magia), eran iguales a las de Superman por lo que claramente era un copia de este. Fawcett por su parte, argumentaba que, aunque los dos personajes tuvieran algún que otro parecido y Superman se había publicado un poco antes que su creación, las diferencias en la trama y en los elementos claves, como que era un niño y que sus poderes procedían de la magia hacía que fueran personajes totalmente diferentes y por lo tanto no habían infringido la propiedad intelectual de nadie. A pesar del evidente parecido entre uno y otro personaje, el juez concedió la victoria a Fawcett, pero simplemente por una mera cuestión burocrática: varias de las tiras de prensa de Superman no incluían la aparición del símbolo de copyright y por lo tanto, aquellas tiras no poseían legalmente derechos de propiedad. Sin embargo, el juez en sus conclusiones reconoció que la Fawcett había plagiado a National y que el personaje era una copia del otro. Con este veredicto National, apeló en 1951 a un juzgado de instancia superior, en donde no tuvo ningún problema para alzarse, esta vez sí, con la victoria. En el nuevo juicio se declararon los derechos de copyright totalmente validos, revocando la decisión del tribunal anterior y se dejo la decisión a un tribunal de cuentas para que impusiera la cantidad correspondiente por los daños realizados. Sin embargo, Fawcett prefirió llegar antes a un acuerdo que seguir adelante, no por miedo a seguir litigando, sino más bien porque las ventas de cómics de todo el sector estaban sintiendo un descenso muy acusado después del fin de la guerra y ya no rentaba seguir publicando cómics. Fawcett pagó a National 400.000$ y acordó cerrar todas las publicaciones relacionadas con el Capitán Marvel. Esto significo la muerte para la división de cómics de la editorial. Los derechos de los tebeos fueron vendidos a otras editoriales, los trabajadores fueron despedidos y la división fue desmantelada. Y aquí se tenía que haber acabado la historia del Capitán Marvel, que ironías del destino, volvió a ser publicado bajo el sello que le había causado su muerte: DC Comics.

shazam.jpgEn la década de los 60, los superhéroes de la Marvel de Stan Lee habían traido otra vez una bonanza ecónomica al sector del cómic. No era tan espectacular como la de la finales de los 30, la llamada edad dorada del cómic, por lo que se le llamo la edad de plata del cómic. Aún así, los cómics volvían a dar ingentes beneficios y Fawcett se sentía tentada a volver a intentarlo. Pero, aunque los derechos del Capitán Marvel seguían siendo suyos, se veían atados de pies a mano a publicarlo por el acuerdo judicial. En 1972, tras más de 20 años sin ser publicados, DC decidió comprarle los derechos a Fawcett y publicarlo bajo el titulo de Shazam. No podían publicarlo bajo el título de Capitán Marvel, porque la Marvel ya había creado a otro personaje con el mismo nombre y había publicado un cómic con el, por lo que el derecho de usarlo como título de portada le pertenecía. Pero la magia se había perdido en todos estos años que la colección había permanecido en el limbo y las ventas no acompañaros. Shazam cerró en el número 47, pero su historia no acabo ahí ya que DC lo fue reintegrando poco a poco en su universo superheroico, hasta convertirse en un compañero habitual de aventuras de Batman, Superman, o cualquier otro tipo con mallas de ese universo. De esta manera, el personaje que había sido acusado por plagio y cuya destrucción busco por medios judiciales DC, es actualmente uno de sus personajes pertenecientes a todo su panteón superhéroico y no es raro verle de vez en cuando pegándose a puñetazo limpio con Superman. A los guionistas les gusta rememorar la pelea que hubo entre editoriales de esta manera, convirtiéndose en un chiste privado. Pero la historia de los derechos del Capitán Marvel no acabo ahí, ya que a través de su publicación en Inglaterra causo otro tipo de problemas que llegan hasta nuestros días. Pero eso lo trataremos en un capitulo posterior.

En las sombras Cuestión de derechos - I

| 6 comentarios

El espectacular éxito de Superman conllevó una bonanza económica tan extraordinaria para la editorial que lo publicaba que muchas otras no dudaron en subirse al carro para crear su propia línea de superhéroes. El hombre de acero iba a traer consigo toda una corte de bienhechores en mallas que salían de debajo de las piedras atraídos por el olor del dinero. Los personajes muy similares los unos a los otros, o directamente plagios, iban a estar a la orden del día ya que quien más o quien menos quería tener su propio Superman o algo que se le pareciera lo máximo posible. Pero ahí estaba National dispuesta a defender a golpe de demanda a cualquier que pretendiera usurpar los derechos de sus propiedades, que no creaciones. Los tribunales iban a entrar de lleno en la vida de los cómics y la justicia iba a decidir que editoriales vivían y que editoriales morían a golpe de martillo. Era un terreno peligroso que podía dar mucho dinero, así que para muchos el riesgo merecía la pena.

wondercomics1.jpgWonderman

La primera demanda por derechos de autor en la historia del cómic de superhéroes americano tuvo lugar cuando National demando a Brun Publication por el personaje de Wonderman. La historia comienza con una curiosa leyenda urbana que implica a una persona de la propia National, Victor Fox. Este hombre era un contable de la casa que llevaba los libros de cuenta de la compañía. Se cuenta que cuando Fox echó un vistazo a las cifras de ventas del primer número de Action Comics, le dijo a sus compañeros que salía un momento a comer algo, alquiló una oficina el mismo día y a continuación anunció que había creado una nueva editorial para publicar tebeos. El problema con esta historia es que Fox nunca trabajó para National, pero por algún motivo desconocido ha pasado a formar parte de la imaginería del mundillo comiquero para contar la locura que imperaba en aquellos años.
Lo que sí era real es que Fox se presento a finales de 1938 en el estudio de Eisner e Iger y les dijo textualmente "Quiero otro Superman" para a continuación describirles como debía ser ese nuevo superhéroe llamado Wonderman con una W bien grande en su pecho, una descripción que se parecía muchísimo al aspecto del hombre de acero. Eisner sabía que le estaban pidiendo hacer una copia del personaje, pero no tenía muy claras las implicaciones legales de todo aquello. Discutió con su compañero de estudio sobre el tema y este le dijo que efectivamente, aquello era una copia, pero era por eso por lo que Fox les iba a pagar. Con el seudónimo de Willis, Eisner escribió y dibujo 14 páginas para el primer numero de Wonder Comics que apareció en mayo de 1939 y levanto inmediatamente sospechas en National, que no dudo en demandarle por infringir sus derechos de autor. O la editorial empezaba a crear un precedente legal desde ese mismo momento o las copias de sus personajes iban a aparecer en todos los tebeos inimaginables del mundo.

El caso no llego a juicio hasta el año siguiente donde Eisner fue llamado a declarar para contar que es lo que había encargado Victor Fox. Este, amenazó al estudio con no pagar por el trabajo realizado si contaba lo que había sucedido realmente, pero Eisner era un hombre honrado y cuando se encontró en el estrado no pudo decir otra cosa que la verdad y nada más que la verdad y explicó como Fox le había pedido hacer otro Superman y prácticamente copiar al personaje, testimonio que le costo unos 3000$ al estudio Eisner e Iger, que es la cantidad que les debia Fox. El tribunal no tuvo ninguna duda al fallar a favor de National y así aparece a través de unas actas más entretenidas y divertidas que las habituales que se redactan en asuntos legales. Comparado ambos tebeos el tribunal declaraba lo siguiente:

"Cada publicación retrata a un hombre de velocidad y fuerzas milagrosas llamado Superman en Action Comics y Wonderman en la revista de Bruns. Las características de ambos personajes son muy similares. Cada uno mantiene ocultas sus habilidades bajo la ropa de calle, pero bajo su apariencia normal se esconden disfraces muy ajustados a la piel adecuados para realizar acrobacias. La única diferencia real entre ellos es que Superman viste un uniforme azul y Wonderman uno rojo. Cada uno de ellos es denominado el campeón de los oprimidos. Cada uno de ellos aparece corriendo bajo la luna llena y cada uno destroza una pistola con sus propias manos. Superman aparece deteniendo una bala con su propio cuerpo y Wonderman detiene obuses y los devuelve con sus propias manos. Cada uno de ellos es disparado por tres hombres a la vez y se muestra impasible ante las balas que le disparan. Superman aparece saltando por encima de un edificio mientras que Wonderman lo hace de edificio en edificio. Ambos están dotados de suficiente fuerza para destrozar una fuerza de acero. Cada uno es descrito como el hombre más fuerte del mundo y pelean contra el mal y las injusticias"

Comparación viñeta a viñeta

Los abogados de Fox intentaron alegar que muchas de las características de Superman se encontraban presentes en los héroes de la mitología, como Hercules, pero ante una copia tan evidente como la retratada en el acta del juicio no hubo defensa posible. Wonderman solo conoció la vida en su primer y único numero ya que Fox decidió parar la publicación del cómic a la espera del veredicto del tribunal. Este juicio, que no supuso un gran giro en la historia de los cómics sento precedentes y fue la piedra sobre la que National se asentaba con fuerzas para demandar a todo aquel que parecía hacer uso ilegitimo de sus propiedades y de la que iba a hacer un uso intensivo en los años siguientes. Curiosamente, Fox no parecio salir muy escarmentado del tema ya que el mismo año creó un personaje llamado The Moth, cuyas similitudes con Batman también eran muy elevadas. Tras presentar la correspondiente denuncia Fox dejo de publicar este nuevo personaje y se olvido de defender otra vez a sus creaciones en los tribunales: tenía todas las de perder. Victor Fox era dueño de una editorial muy pequeña y con poco poder real para presentar una larga lucha contra una empresa que se estaba convirtiendo en un gigante como la National y por eso no representó ningún problema. Pero otras editoriales más grandes estaban al acecho y la siguiente en caer bajo el punto de mira de National fue una que estaba publicando un personaje llamado Capitán Marvel.

Distribuyendo a Marvel... en los 60

| 11 comentarios

En el post sobre los 4 fantásticos mencione de pasada el trato que la Marvel tenía con DC para distribuir sus productos y como afectaba a sus productos. Vamos a ver un poco más ampliamente en que consistía y como se llegó a él.

talestoantonsh.jpgAntes de los 4 Fantásticos, Marvel existía, pero no era Marvel, era Atlas Comics. Y antes de eso era Timely Comics, pero la etapa que nos interesa ahora es la de Atlas, a principios de los 50. El cambio de nombre venia motivado a que Martin Goodman, el dueño, quería englobar todas las compañias que poseia bajo un mismo sello distintivo, cosas de la economía. Una de estas compañias era una distribuidora, así que ellos se lo guisaban y se lo comian, pero a finales de la década penso que sus cómics necesitaban mayor difusión, llegar a mas lugares y su distribuidora era un pez pequeño. Así que firmo un acuerdo con American News Company que entonces era la más grande que existía. Lastima que fuera demasiado grande y que los tribunales norteamericanos establecieran que tenía el monopolio del sector y ya sabéis como son allí las leyes antimonopolio. El tema es que los dueños viendo lo que se avecinaba lo vendieron todo y se marcharon con la pasta a la bahamas dejando a todo el mundo tirado. Por supuesto, todo esta esta bastante resumido, ya que al final llegamos a algo tan complicado como las causas de la actual crisis económica mundial y es que ya sabemos como son estas cosas.

Lo importante para nosotros es que Atlas de repente se encontró sin distribuidora justo en el peor momento para la venta de cómics, 1957, justo tras todo el terremoto creado por la seducción del inocente de Wertham. La cosa estaba tan mal que hay una especie de leyenda que cuenta que Stan Lee guardaba en un armario un montón de páginas que no le había parecido demasiado buenas para publicar pero que había pagado religiosamente a sus autores. Goodman un día abrió la puerta del armario que no sabía muy bien que hacía ahí y se encontró con todas esas paginas que no habían sido publicadas. Le cabreo tanto el tema, ¡habían pagado por ello!, que estuvo bastante tiempo sin contratar a ningún artista mientras iban publicado todo el trabajo acumulado.

Pero a lo que íbamos, la única salida que le quedaba a la editorial era acudir a Indepent News, la distribuidora propiedad de, tachan, DC Comics. Efectivamente, DC iba a distribuir los tebeos de su odiada rival, aunque entonces no eran rivales ni nada, DC era la reina sobre todo después de haber borrado del mapa a EC con el Comic Code. Así que bueno, ¿qué problema hay en vender los tebeos de estos pobretones? Total, para lo que publican. Eso sí, con condiciones, no vaya a ser que se nos suban a las barbas. Ocho títulos mensuales y no hay más que hablar. Y eso para una editorial que llego a publicar de 40 a 50 títulos al mes era una canallada. Pero como eran malos tiempos y no estaba el horno para bollos, aquello no era un mal trato. Además, de esa manera un equipo reducido podría encargarse de realizar todos los títulos. En concreto Stan Lee lanzado argumentos como un descosido (el estilo Marvel había nacido) y dos o tres artistas dibujandolo todo, concretamente Jack Kirby, Steve Dikto y Joe Maneeley, que por desgracia no tardo mucho en pasar a la otra vida. Así que ya estaba todo montado, una distribuidora solvente y ocho títulos al mes hasta el fin de los días. Eso era todo.

Hasta que llegaron los 4 Fantásticos y Marvel empezó a despuntar en ventas. Y Spiderman y los Vengadores y de repente los ocho títulos se quedaron muy pero que muy pequeños. Es por eso que de repente empezaron a aparecer las cabeceras compartidas, o más bien los 2 en 1. Tales to Antonish con el Hombre Hormiga, Namor o Hulk y Tales of Supense con el Capitán America o Iron Man. No habia mucho margen de maniobra y había que jugar a esas cositas que hoy en día serian tan detestadas. En 1968 lograron renegociar el trato para que alguno de sus héroes principales tuvieron colección propia, como el Capitán America, porque claro, serian la competencia, pero si Marvel vendía más tebeos, la distribuidora ingresaba más pasta. En 1969 llegó todo a su fin, cuando Goodman vendió la Marvel a otra compañía que tenia su propia distribuidora y que por supuesto rompio el trato que tenía con DC.

Lo curioso de toda esta historia es como la distribución y la competencia entre editoriales condujo a la creación de un método editorial y a que Marvel se pudiera centrar en un número escaso de colecciones que gozaron de una gran calidad. A lo mejor con 40 títulos al mes a lo mejor no se hubiera producido ese amanecer Marvel. Quien sabe.

Gran parte de este post esta basado en Was Superman a Spy , cuyo autor escribe el excepcional Comics should be good y su espectacular sección Comic Urban Legend

Ayer hablábamos sobre el continente y ya ha llegado hora de echarle mano al contenido. ¿Qué tal son estos 100 primeros números de los 4 fantásticos? ¿Es tan fiero el león como la pinta?

4f1.jpgNo recuerdo bien esta historia así que la voy a contar vagamente y con escasos detalles. Hace unos años hubo una pequeña polémica porque un tipo de una revista americana dedicada a los cómics había hecho una lista sobre los mejores cien cómics de toda la historia y entre Watchmen, Maus y demás había puesto "Los 100 primeros números de los 4 Fantásticos" El problema no era que si la obra merecía estar ahí o no, sino más bien si 100 números consecutivos de una serie regular merecen un honor tan distinguido. Son más de 8 años de tebeos mensuales y lo normal es que la serie tenga algún que otro altibajo por muy buena que sea, asi que parece un poco exagerado meter una etapa tan larga entre lo mejor de lo mejor. Pero la verdad es que el tipo aquel acertó de pleno y a mi se me encendió la luz. ¡Claro! ¡Los 100 números enteros! Nada de coger una etapa u otra, nada de hablar de la saga de Galactus por poner un ejemplo, no, lo grandioso era el conjunto de todo aquello y como tal es como merece ser reconocida.

¿Cuantas veces os habéis leído el número 1 de los 4F? Yo ni las recuerdo, pero han sido varias decenas. No es que acuda a él una y otra vez en las solitarias noches de invierno, sino que entre reediciones y recordatorios varios he visto varios cientos de veces como los 4F juntaban sus manos para jurar hacer el bien y esas cosas que hacen los héroes. Esta tan bien narrado el condenado número, tiene de todo, misterio, unos personajes muy atractivos, una gran historia de origen y un monstruo gigante. ¿Qué más quieres? Kirby estaba un poco... raro,por llamarlo de alguna manera. Es que me da cosa decir que estaba verde porque llevaba años dibujando, pero es que es un dibujo algo tosco el de este número. Para mi la culpa es del entintador que fue... alguien desconocido. Depende de donde mires o a quien lo consultes, es una persona u otra, pero claro, claro no lo tiene nadie. Lo único seguro es que también entinto el segundo número, que peca de los mismos defectos, ya para el tercero le pusieron a un entintador de los buenos y la cosa mejora espectacularmente. Ese es el Kirby que amamos y conocemos.

Pero a lo que íbamos, el número 1 no solo era una maravilla en sí sino que también era algo bastante innovador por la manera en que se narraban las aventuras, en las que se definía a los personajes, en cómic se intentaba hacer algo más apegado a la realidad a pesar de todo el absurdo del spandex. Aquello marco el inicio de la era Marvel moderna y con toda la razón del mundo, Lee y Kirby habían dado con la tecla desde el principio y lo mejor de todo es que solo quedaba mejorar.

4f100.jpgLos siguientes números seguían en la misma estela y poco a poco iban expandiendo ese universo recién creado. No solo aparecían razas extraterrestres o villanos antológicos como el Doctor Muerte sino que se recuperaban a personajes antiguos como Namor. Aquello era todo un pozo de sorpresas y lo mejor de todo es que siempre iba en línea ascendente. Claro, de vez en cuando te encontrabas algún número malucho, nadie es perfecto, pero siempre había una espectacular saga en el horizonte esperando a ser leída. Cuando ya pensabas que lo habías leído todo y que no podían sorprendente, zas, Galactus, y la Zona Negativa y los Inhumanos y etc, etc La serie mejora continuamente hasta llegar a su número 100, momento que se puede considerar como el punto y final de esta magnifica serie. Sí, aún quedaba dos números de Kirby, pero la verdad es que se le notaba bastante desganado después del esfuerzo realizado para el número 100 y con gana de irse a otros pastos.

Hasta que Forum no publico estos números en las primerizas Bibliotecas Marvel (y de aquella manera, que empezó por el tomo 4 porque ya había publicado los tres anteriores recientemente en otro formato) no tuve la oportunidad de leer toda la etapa de seguido. Sí, ya había leído bastante material de estos números de una manera u otra, pero la visión que se tiene al leer todo de corrido es totalmente diferente y única. Es como montarse en una montaña rusa que no para de sacudirte y de mostrarte nuevas ideas, conceptos innovadores, y una gran historia que no parece acabar nunca. Y no lo hace debido a las leyes del mercado, pero si hubiera cerrado la colección en ese número 100 todos los hubiéramos comprendido y habríamos guardado aquellos tebeos como oro en paño. Jamás se ha vuelto a hacer una etapa semejante con los personajes ni quizá con ningún cómic superhéroico. 100 números, se dice pronto y se cuesta tanto en hacerlo. Uno de los culpables de que servidor este enganchado a esto de los cómics.

Los 100 primeros números de los 4 fantásticos

| 12 comentarios

Esta historia comienza mucho más atrás, concretamente en este post dedicado a Stan Lee. Dedicad cinco minutos a leer ese post para situarnos en el año en que se crearon los 4 Fantásticos, 1961.

4f50.jpgExiste una leyenda urbana que cuenta como un día el propietario de la Marvel Martin Goodman estaba jugando al golf con uno de los mandamases de la DC (según quien cuente la historia, a veces jugaba con Irwin Donenfeld y otras con Jack Liebowitz) y entre hoyo y hoyo a este último se le escapo que se estaban haciendo de oro con el último título de la compañía, la Justice League of America. Tras dejar el hierro 7 y ponerse un atuendo más adecuado para la oficina, Goodman se dirigió a Stan Lee para que ellos lanzaran su propio título de superhéroes. Si habéis leido el post que menciono en la introducción, habréis comprobado que Marvel se dedicaba solo a seguir modas y que esto iba a ser otro título de relleno más con el que sacar pasta. Pero por suerte o por la intervención del destino (su mujer, más bien), Stan Lee decidió tirarlo toda por la borda y hacer una colección como a el le gustaba y no como quería el mercado. Ah, y tenia al lado un tal Jack Kirby que al parecer sabía algo de dibujar cuatro rayas juntas...

La leyenda urbana es eso, leyenda, ya que los dos implicados afirman que ellos no jugaron al golf jamas con Goodman. Otra teoria con mucho más sentido apunta a que ambas compañías compartían cifras de venta, ya que Marvel era distribuida por la propia DC a través de una de las compañías que poseía, Independent News. No es raro que Goodman tuviera acceso a esos datos y se lanzara a la aventura, total, llevaban más de diez copiando todo lo que hacían los demás. Pero que acudió a Lee es totalmente cierto y que esto hizo lo que le salió de sus meninges también. Sino fuera por la Liga de la Justicia hoy el universo Marvel no seria lo mismo.

4f3nopublicada.jpgDC tenía un estricto trato de distribución con Marvel (historia para otro post) que no le permitía publicar más de ocho títulos mensuales. Temiendo que la editorial que prácticamente poseía el concepto de superhéroes pusiera objeciones a que Marvel publicara el mismo tipo de personaje, los primeros números fueron publicados medio a escondidas. En aquella época Marvel estaba publicando en que tenía Strange Tales bastantes historias de monstruos, por lo que las portadas de los primeros números de los 4F se crearon como si fueran parte de aquello, incluso haciendo que los héroes llevaran ropa de calle para que no se notara demasiado el tema. Incluso existe una portada del número 3 jamás publicada que asemeja ese estilo de historias. Pero se ve que la editorial se sentía más segura y decidió quitar a los monstruos de la portada y poner bien visible al cuarteto. Y de ahí hasta nuestros días.

Aunque Stan Lee era el guionista de la serie esta claro que Jack Kirby no solo aportaba su maestría a los lapices sino también al guión a través de todo ese torrente de ideas que le caracterizaba. El famoso método Marvel por el que Stan Lee soltaba una idea general del argumento ("este mes, Spiderman pelea con el Rino", ejemplo de un argumento que Lee le entrego a Jonh Romita sr.) le permitía a Kirby introducir muchas de sus ideas. Es bastante conocida la historia de como Kirby introdujo a Estela Plateada en medio de la historia de Galactus solo porque le pareció que un ser tan poderoso debía de tener un heraldo. Lee se entero del tema cuando le llegaron las páginas dibujadas y se quedo bastante sorprendido, pensado que esta vez Kirby había ido demasiado lejos. Pero Lee supo integrarlo perfectamente en la historia creando un maravilloso tebeo. ¿Y por qué digo integrarlo? Porque los dos autores trabajaban de esta manera:
Lee le contaba parte del argumento a Kirby, este dibujaba las páginas y con el paso del tiempo iba añadiendo notas al margen, contándole a Lee por donde quería que fuera la historia, o que decían los personajes en tal viñeta o que estaba pasando exactamente. Lee con esas notas hacia lo que le apetecía, si pensaba que le encajaban pues las usaba y sino escribía los diálogos para que aquello fuera radicalmente diferente. Esto a Kirby le volvía completamente loco ya que cuando tenía planeado el siguiente número se encontraba con que en el tebeo pasaban cosas diferentes a las que le había dicho a Lee y tenía que rehacer la historia completamente. Este método de trabajo por supuesto produjo bastantes fricciones y los últimos números de esta etapa prácticamente fueron guionizado en solitario por Jack Kirby ya que Stan estaba muy ocupado en otros menesteres editoriales.

De esta manera tan peculiar se crearon maravillosas historias, pero esta disputa sobre la autoría, termino llevando a que Kirby abandonara la colección de mala manera, dejando incluso una historia colgada. Pero fue algo que creo un equilibrio perfecto entre ambos autores para el tebeo, ya que Lee contenía la furia desatada de ideas de Kirby y le daba forma y legibilidad. Como ya se vio más adelante Kirby en solitario seguía siendo un genio, pero incomprendido y alocado.

Un momento, ¡este no era el post que quería leer! Lo que quería saber en realidad era tu opinión sobre esos 100 primeros números. Ah, pues eso mañana.

Un largo y soleado verano

| 14 comentarios

Ay, el verano. La playa, el sol, las largas noches en vela, las interminables siestas... pero, ¿y el blog? ¿Qué pasa con el blog?

leyendowc.jpgComo os habréis dado cuenta llevo una pequeña temporada sin postear nada por aquí. La culpa de todo la tiene el verano que me ha dejado totalmente exhausto y sin ganas de nada. Ya, ya, seguro que ahora estais pensado que me tiro todo el día a la bartola y no hago ni el huevo y es verdad... casi. Vamos, que de vacaciones no estoy, que cada día hay que levantarse y acudir al trabajo a ganarse el pan nuestro de cada día. Pero las tardes son criminales y entre el calor, ocuparme de la familia y otros asuntos varios pues los pocos ratos que tengo libre los dedico a dejar pasar el tiempo tranquilamente. Vamos, que no doy para más y también tengo que reconocer que aunque hay temas de los que hablar no me apetece mucho hablar de ellos. Visitar la librería durante este mes es un poco desmoralizador ya que después de las tropecientas novedades del salón ha venido la aburrida calma chicha. Siguen saliendo tebeos sí, pero nada escandalosamente escandaloso. Y claro, no me voy a poner hablar del último Spiderman, más que nada porque desde el reseteo deje de comprármelo y cada vez que intento leerme un número pues... puagh.

La foto que acompaña el post es de este servidor y como veréis muestra una cruda instantánea de uno de esos duros momentos del verano. En concreto se me ve trabajando duro y... ¡ey! ¡Esa no es la foto de la que hablaba! ¿Quién ha trasteado con el blog! En fin, sí, lo confieso estoy cómodamente leyendo el primer Wednesday Comic, esa cosa que se ha inventado DC que es como un periódico pero lleno de viñetas y esas cosas. Como cuando antes los publicaban tiras de prensa y esas cosas, ¿recordáis? Lo de la foto viene a cuento porque en el blog oficial de DC están colgando fotos de gente leyendo el "periódico" y después de pensar que menuda tontería más grande me ha entrado envidia y me he dicho, ¡yo también quiero! Que no digan que en España somos unos siesos o que compramos las ediciones españoles, ¡faltaría más!

¿Y qué tal el WC? (vaya, con esas siglas y ese papel de periódico...) A nivel de dibujo precioso. Los dibujantes han aprovechado todo el espacio disponible y se han lucido en todas y cada una de las páginas. El tebeo viene plegado en cuatro partes, a tamaño comic book. Cuando lo abres por primera vez lo primero que te encuentras es publicidad... vaya. Pero cuando lo vuelves a abrir para poder disfrutarlo a tamaño completo es... ¡guau! Pasas la página y... ¡la leche! Vuelves a pasar y... ¡la hostia! Y así hasta el final. Una gozada visual. En cuanto a las historias pues poca chicha. Solo hay una página por personaje, lo que hace un total de quince historias y no da mucho tiempo para nada. Se presenta al personaje, hay un poco de acción y... continuara. Hasta la semana que viene, que es semanal. Simplemente es que siendo la cosa tan corta no da para más, es lo que hay. Pero se disfruta ojo, de otra manera claro. No para tomárselo como una lectura seria, profunda y reveladora, sino como algo ligero para leerte en la playita mientras te tomas una cervecita. No sé, es el típico tebeo que te compras en un quiosco cuando no tienes nada que leer y que sabes te va a hacer pasar un buen rato.

En cuanto a la edición, pues es papel de periódico, pero de periódico de verdad. La impresión es fantástica, se ve todo de maravilla, pero el hecho de que vaya plegado a veces no te deja ver en todo su esplendor las viñetas. Aunque claro, ¿cómo lo distribuyen con el resto de tebeos que tienen otro tamaño? Complicado. Pero la verdad es que un infierno para los coleccionistas. No sé a vosotros pero yo siempre que leo un periódico termino con una hoja para aquí, otra para allá, la ausencia de grapas, ya sabéis. Pero como es algo que va a terminar en la basura, ¿qué mas da? Pero cuando abro este tebeo y las hojas se me empiezan a escapar me pongo de los nervios. Y cuando lo vuelvo a plegar no veas que maña tengo que ponerle, ¡qué quede igual! ¡Qué no se note un solo doblez que no estaba antes! Una autentica pesadilla, merece la pena, pero una pesadilla.

Bueno, mañana más, pero me gustaría que me propusieras temas para este verano. Tomo nota de la petición del otro día sobre los primeros 100 números de los 4F y os pido a los demás que colaboréis, porque la hamaca es muy tentadora estos días...

You're No Fun Anymore

| 12 comentarios

Efectivamente, you, vosotros... bueno, más bien nosotros, pero es que la frase es la frase y hay que ceñirse a ella.

deadman.jpgMe ha hecho mucha gracia la imagen que teneis aquí mismo a la derecha. Es "Deadman Black Lantern" y la idea la verdad me resulta hilarante. Sí, vale, dentro de la lógica interna de los linternas negros pues tiene sentido pero resucitar a un muerto que campa a sus aires y que incluso ha llegado a tener colección propia es un poco chocante. Muerto, muerto... como que no estaba, es decir sí, pero no, pero sí... Vaya, tu me ya entiendes.

¿Pero esto qué es? ¿Otra imagen promocional más de Blackest night? ¿Pero cuantas van ya? ¿Tropecientas? Pues sí, porque en los USA así funcionan las cosas, se montan eventos y los promocionan por adelantado durante meses. Los editores hacen entrevistas, se sueltan imágenes exclusivas aquí o allá, se aparece en convenciones para dar alguna exclusiva, etc, etc. Se crean unas expectativas, se genera bastante ruido alrededor, los fans discuten sobre esto y aquello y en definitiva todo gira a lo que hay dentro de los tebeos. Por supuesto, se monta un circo enorme a su alrededor pero al final tienes a un montón de tipos discutiendo si Batman ha muerto o no y sobre Lobezno esto y aquello y etc, etc. Es muy divertido la verdad. Te gustan los tebeos, hablas sobre ellos, sobre lo que hay dentro de ellos. Te vas a un foro USA, alguien cuelga la imagen del Deadman Black Lantern, la comentas, se hacen conjeturas, esas cosas...

Eso es allí, claro. Aquí ya no somos divertidos. Hablamos de tebeos, pero de su continente, no de su contenido. En estos últimos días no hago más que escuchar cosas sobre el Omnibus de la JLA. Que si la edición merece la pena, que si aguantara el lomo, que si han vuelto a traducir la parte que estaba mal, que si el precio, que si el formato, etc, etc. He leído mucho sobre el tema por muchos lados, pero no he leído absolutamente nada sobre lo que hay dentro. ¿Es buena historia? ¿Merece la pena el dibujo? ¿Que personajes aparecen? ¿Qué relación tiene esta historia con aquella? Nada de nada. A lo mejor alguien lo ha hecho, pero yo no le he visto. Vale, es un material ya publicado en nuestro país y por lo tanto es natural que mucha gente ya lo conozca y por lo tanto no sienta la necesidad de hablar de ellos. Es la JLA de Morrison, ¿vale? Pues no, no vale, porque en la realidad es la JLA que cuesta 60€ en onmibus y editada por Planeta. Lo de dentro es accesorio, o al menos no hablamos de ello. Me lo leo y lo guardo para mi, total, ¿a quién le interesa hablar sobre estas historias?

Claro que no tenemos industria y por ello estamos abocados a fijarnos más en lo de fuera que lo de dentro. Si Spiderman se vuelve morado lo comentaros cuando salga ALLI y nos lo spoileamos, nos lo bajaremos de internet, etc, etc. Sin embargo cuando llegue AQUI solo miraremos el precio, que la tapa sea blanda o dura y que la traducción sea correcta. ¡Eso es un rollo! ¿Qué estamos comprando, tebeos o adornos para la estantería? Vale que de vez en cuando hablemos del tema, es natural, allí también lo hacen con el tema de los precios y los complementos, ¿pero siempre? Es tan aburrido que no merece ni la pena comprarse los tebeos. Mejor te sumas a la actualidad USA y así al menos disfrutas de lo que viene con el entorno. Aquí te lo compras y... a la pila de ya leídos o a la estantería, total, que mas da que narices cuenten.

Lo del Deadman seguro que nos hace ni la más mínima gracia a la mayoría. Es natural, cada uno tiene su sentido de su humor y sus cosillas. Pero al menos es más entretenido que medir el ancho de un lomo e intentar adivinar cual es el angulo máximo de apertura antes que se empiecen a caer las hojas. Aunque la verdad, dicho así suena diverti...

Cambia el color del blog

Sobre este archivo

Esta página es un archivo de las entradas de Julio 2009, ordenadas de nuevas a antiguas.

Junio 2009 es el archivo anterior.

Agosto 2009 es el siguiente archivo.

Este blog se actualizará diariamente de lunes a viernes. Bueno, quizá no, pero se intentará.

Para cualquier cosa puedes mandarme un mail a pedro ARROBA untebeoconotronombre.com (sustituye la arroba por su símbolo, lo siento, lo hago así porque me están friendo a spam.

El autor de los textos es Pedro García, si quieres saber algo más de él, puedes leer lo que escribió cuando el blog cumplió el segundo aniversario.

El dibujo de fondo esta realizado por el artista marveliano David Lafuente. Si quieres descargartelo puedes hacerlo desde aquí.

El copyright de las imágenes pertenece a sus autores. Los textos se encuentran acogidos bajo la siguiente licencia.

Creative Commons License

Powered by Movable Type 4.34-en