Los tres reyes magos de las ventas en 2015

Tres fueron los elementos que contribuyeron a que las ventas del cómic americano se dispararan el año pasado por las nubes. Vamos a repasar cada uno de ellos para ver como influyeron en el resultado final.

leia_star_warsStar Wars. Toda una sorpresa, al menos para el que esto suscribe. Dark Horse ha estado editado cómics de la saga durante quince años y ni de broma se ha acercado a las cifras que ha conseguido Marvel con los nuevos lanzamientos. El número 1 de Star Wars ha vendido un millón de ejemplares, y todos los lanzamientos que se han producido después han tenido unas ventas bastante respetables apareciendo bastantes veces por el top 10 de ventas.

Por supuesto tiene que mucho que ver con las nuevas películas que han logrado despertar una fiebre warie que no se veía desde la trilogía original. Pero también tiene bastante que ver con la maquinaria logística y publicitaria que esta detrás de la Marvel: Disney. Los cómics de Star Wars se han distribuido por todos los canales posibles siendo muy habitual encontrárselos en grandes almacenes, supermercados, librerías generalistas, quioscos, etc, etc. Vamos, que aprovechando las circunstancias, Disney ha empapelado todo el país con los cómics de Star Wars y la jugada les ha salido redonda. Sobre todo porque no les tiene que pagar derechos a nadie.
Y lo mejor para nosotros es que los cómics están bastante bien. No son obras maestras ni nada parecido, pero se dejan leer muy bien y son bastante entretenidos. Si os gusta un poquito Star Wars yo les echaría un tiento, merece la pena echarles un ratito.

braves_warrior_crate_lootLos cofres sorpresas. Esto sí que nadie lo vio venir. Estos cofres, o paquetes, o bolsas, o como los queráis llamar, consisten en una suscripción por la que pagas todos los meses a cambio de recibir un contenido sorpresa, normalmente de la misma temática. La ventaja que tiene es que el coste de lo que recibes es mucho mayor de lo que estas pagando, debido a que el gran número de suscriptores permite obtener grandes descuentos a los promotores del invento.

Pues bien, muchas de estas cajas han decidido incluir uno o varios cómics entre sus productos sorpresa y por eso algún título aparece de repente y sin previo aviso,  en el  top 1 de ventas con cifras absolutamente espectaculares. Algunos ejemplos de ello son Orphan Black o Bravest Warriors con medio millón de ejemplares cada uno. Son una ventas totalmente inesperadas y absolutamente disparatadas, lo que contribuye a aumentar las arcas no solo de las dos grandes, sino de muchas editoriales pequeñas que de repente comprueban que les ha tocado la lotería. Quien nos iba a decir que siempre se pueden buscar nuevas maneras de vender cómics. Además, esto le llega a gente que no lee cómics habitualmente y que es posible que se decida a probar a leer alguno más gracias a ello. Una idea de 10.

Las portadas múltiples. Nuestras viejas conocidas de toda la vida. Con el tiempo van mutando y adaptándose a los nuevos tiempos buscando nuevas maneras de sacarnos el dinero. Principalmente de tres maneras:

archie_retailer_coverla portada variante de siempre. Es decir, tenemos la portada normal con la que se anuncia el tebeo y luego unas cuantas realizadas por otros autores distintos a los que dibujan el  cómic y que en la mayoría de ocasiones poco o nada tienen que ver con la te tema del interior. Marvel y DC han institucionalizado esto de tal manera que muy a menudo crean un mes temático de portadas alternativas que comparten alguna cualidad entre ellas.

las portadas “recompensa”. Estas son las de “pide 50 ejemplares y te enviaremos uno de ellos con una portada diferente.” Llevaba tiempo preguntándome como podían amortizar esto las tiendas ya que no todas venden 50 ejemplares (o el número elevado que sea) de muchas de sus colecciones. Además, ¿qué haces con solo un número con una portada diferente? ¿Se la guardas a tu mejor cliente? ¿La sorteas? ¿Te la quedas de recuerdo? La respuesta correcta es que se la venden al mejor postor. No recuerdo donde leí que muchos libreros piden más ejemplares de los que puede vender, ponen los números con portadas únicas a la venta en ebay y con lo que sacan cubren gastos e incluso se sacan algún dinerillo. Menudo negocio.

Las portada especiales en exclusiva para una librería. Algo en plan “Spiderman visita tu tienda”, y aparece el personaje  atravesando el escaparate de tu tienda o algo por el estilo. Estas son las más caras de realizar porque son exclusivas y nadie más las va a tener, por lo que las editoriales te obligan a hacer un pedido monstruoso si quieres contar con una de estas. Y tiene que funcionar porque ya he visto unas cuantas. En España ECC se ha lanzado a este experimento y va a realizar portadas exclusivas del DK III a aquellas librerías que lo hayan solicitado. ¿Cifra del pedido? 500 ejemplares por tienda. Todo un negocio redondo para la editorial.

Por supuesto, la otra pata del banco son los crossovers, pero de eso ya hablamos largo y tendido en el último post. Así que por ahora con estos 3 nos quedamos. ¿Nos deparara alguna sorpresa en este aspecto 2016?

El demonio de las ventas

Las ventas del pasado mes de enero dispararon todas las alarmas en las oficinas de DC. La cuota de mercado de la editorial se había desplomado hasta niveles casi nunca visto antes, y lo que es peor, la diferencia con Marvel era más grande que nunca. A finales del mismo mes, Dan Didio y Jim Lee tuitearon una imagen que solo decía “Rebirth”. ¿Coincidencia? Evidentemente no.

batmandkiii-3Si la editorial tuviera todos los meses las cifras de ventas del fatídico mes de enero hace mucho que hubiera desaparecido. Sencillamente no hay por donde cogerlas, son un autentico desastre y no admiten la más mínima discusión. Solo que es un error intentar extrapolar nada o buscar algún tipo de tendencia en un dato tan aislado. En este caso concreto, a DC le falló el tercer número de DKIII, que se retrasó y no salió en la fecha señalada, cosa rara en un tebeo de Miller. Con solo ese tebeo pretendían maquillar todas las cuentas y como se demostró el mes siguiente lo hubieran hecho, porque se aupó al número 1 del top con casi 150.000 ejemplares vendidos Un tebeo de 6 dólares, nada más y nada menos, que les permitió recuperar en un solo mes un 4% de cuota de mercado. Esa es la estrategia de Marvel y DC para vender más tebeos: jugárselo todo a una carta.

No fue casualidad que ese mismo mes los dos mandamases de la casa anunciaran Rebirth, el próximo timo de la estampita de la editorial. Fue un anuncio vacío, sin contenido, solo un nombre sin nada detrás. En la presentación del proyecto completo en la Wondercom demostraron que aquello no estaba ni planificado ya que todavía no tenían claro ni todas las series que iban a publicar ni que autores iban a formar parte de ellas. Rebirth es una respuesta visceral a las malas ventas y por mucho que nos pueda doler es la respuesta más adecuada a esta situación. Porque este tipo de cosas vende como se demuestra cada año cuando aparece el crossover de turno y de repente tienen un pico de ventas demencial que les salva el culo. Da igual que sean crossover, números 1 o eventos especiales que se inventen como la portadas holográficas. Ha pasado siempre y seguirá pasando. Y todos sabemos que es un timo, que no son tebeos buenos de verdad, que son aparatos de marketing creados únicamente para inflar las ventas. Y las inflan porque los compramos religiosamente todas las veces.

Todo esto nos lleva a una curiosa paradoja, no podemos tener picos de ventas si no tenemos sus correspondientes depresiones. Los meses que lanzan el evento de turno todo funciona fantásticamente, pero ¿y los demás? El resto de meses es un desastre porque solo se compran los cómics un núcleo duro de fanáticos que suele rondar en los USA sobre las 75.000-90.000 personas si hacemos caso a las cifras de Diamond. Lo peor de todo es que los compran sabiendo que la editorial no puede dejar que nada importante pase en ellos, que las grandes historias se las guardan para explotarlas cuando ellos quieran. Es la manera que tienen de provocar un efecto llamada y atraer a toda esa gente que comprar cómics solo de vez en cuando, pero el resto del año tienen que llenarlo con cómics regulares tirando a malos para que cuando se lance el crossover de turno parezca bueno por comparación. En vez de hacer buenos tebeos e intentar tener buenas ventas de manera regular, prefieren vender solo en momentos muy determinados del año. Primero porque con esta estrategia vendes mucho y segundo porque así hay que esforzarse mucho menos el resto del año. Puedes darle cualquier colección a cualquier autor que no tenga ni la más mínima idea de coger un lápiz que ya le enmendaras la plana en el megacrossover del verano. Eso lleva a la desidia, a que todos creen historias insípidas sin demasiado interés, sabiendo que cuenten lo que cuenten les van a pisar en el correspondiente evento de turno. Se producen productos de mala calidad para crearte la ilusión de que hay otros de muy buena.

Es todo una mentira, un engaño. Pero funciona, así que, ¿por qué parar de hacerlo? Yo no lo haría. Y así es como, entre todos, vamos a hundir este mundillo tan hermoso.

Obsesionados con los crossovers

¿Por qué estamos tan obsesionados con los crossovers masivos? ¿Por qué nos atraen tanto? ¿Por qué los leemos como posesos? ¿Por qué casi siempre nos dan asco al terminar su lectura? Muchas preguntas, muy poca respuestas. A continuación unas cuantas reflexiones al respecto.

fallofthemutantsEncontrarse la primera vez con un crossover es una experiencia muy especial. Esta casi al nivel de perder la virginidad, casi he dicho, y es que es un momento mágico y muy especial en tu vida. Da igual la época que te haya tocado vivir en los comienzos de tu afición comiquera, el primer crossover que te echas a la cara es uno de esos momentos donde descubres un cumulo de nuevas sensaciones que no conocías de antes: ¡Todos los superheroes juntos! ¡En el mismo tebeo! ¿Cómo puede ser eso posible?

A mi me toco vivir las primeras Secret Wars y aquello era toda una orgía para los sentidos. ¡Los X-Men junto con los Vengadores y los 4 Fantásticos y Spiderman y miles de villanos! ¡Extasis instantáneo! La verdad es que la historia muy buena no era y según iba avanzando la trama se iba echando a perder cada vez más. Pero los que leímos aquello como nuestro primer crossover nos importaba un pimiento que su calidad fuera infame, sólo nos fijábamos en lo impresionante que parecía todo. La profundidad de la historia y ese tipo de cosas para los sesudos eruditos esos que están siempre criticando los cómics. Luego ya vinieron las Crisis en las Tierras Infinitas y eso fue harina de otro costal, no solo unía todos los universos DC habidos y por haber sino que encima estaba bien escrito y se podía releer una y otra vez descubriendo siempre nuevas cosas a cada revisión

Cada cual tiene su primera vez y siempre será algo inolvidable. Pero tras perder la virginidad viene la segunda y luego la tercera y la cuarta, y todos los años hay una o dos veces más como mínimo. Y a esas no las miramos con los mismos ojos inocentes de la primera vez. Les vemos sus costuras, sus trucos baratos para atraer a los lectores, sus giros absurdos de guión, sus finales sin sentido. Al primer crossover le perdonaremos todo siempre, pero al resto…
Un problema que se ha ido agravando con el paso de los años es que la parte comercial ha ido ganando muchísimo peso respecto a la parte artística. No nos engañemos, siempre se ha buscado vender con este tipo de inventos y siempre las historias han sido más flojas que otra cosa. Pero existe cierta sensación de que en el siglo pasado se trabajaba más la parte argumental y se intentaba dar un sentido a todo lo que pasaba, aunque luego saliera algún que otro truño espectacular. Un ejemplo de ello son las primeras Crisis, que intentaban arreglar el desaguisado de continuidad en el que estaba metida la editorial. O la trilogía de crossovers de Claremont, la Masacre Mutante, la Caída de los Mutantes e Inferno, perfectamente integradas en su propio universo mutante y que servían para causar espectaculares giros en las tramas que daban la impresión de estar correctamente planificados.

Aunque las ventas siempre han acompañado a este tipo de eventos, las editoriales en los 80 no tenían muy  claro cuantos podían lanzar sin quemar el formato. En los 90 este miedo quedo atrás y el gran crossover editorial se convirtió en algo habitual y totalmente cotidiano en nuestras vidas. Pero los 90 fueron una época tan turbulenta en cuanto a ventas y zarandeos editoriales que cuesta establecer un patrón por la cantidad de experimentos que se realizaron sin orden ni concierto. Hubo muchos crossovers, pero de muy distinta índole y muchas veces únicamente centrados en un grupúsculo de héroes y no en todo el universo.
identitycrisisEs en la década de los 2000, donde Marvel, ya con cierto grado de estabilidad de la mano de Quesada y DC de la de Didio, cuando el gran megaevento se institucionaliza, convirtiéndose en algo casi anual y totalmente planificado desde la editorial. Se impuso que que estos eventos tuvieran que implicar a todos los personajes de cada universo y todas las colecciones deberían verse afectadas. De esta manera el lector tendría que hacerse con todo el pack completo y no ínicamente con la serie principal. Cosas como “Para ver como acaba esta pelea, síguela en tal serie”, “si quieres saber donde han ido estos personajes hazte con la miniserie que publicamos este mismo mes” se han convertido en algo habitual y bastante frustrante para el comprador. Cada vez es más complicado encontrar una serie principal que se pueda leer como un todo y que no haga referencia a un mínimo de 5 o 6 colecciones diferentes que se venden aparte.

Pero lo peor de todo es que las editoriales no nos dejan ni disfrutar de lo que estamos leyendo. Meses antes de que aparece el primer número de la saga nos bombardean con cantidad ingentes de publicidad, nos lanzan spoilers sobre la trama, nos venden lo maravilloso que va a ser todo. Las editoriales crean un hype descomunal del que es imposible estar a la altura. Así que cuando se publica el primer número, ya conocemos más de media trama, la historia no es tan buena como nos la han vendido y lo peor de todo es que la editorial ya esta anunciado de que tratara el siguiente evento. La maquina del hype no para y antes de que sepamos el desenlace final de lo que estamos leyendo, estamos salivando ante lo que vendrá, que aparenta ser aún mejor, aunque casi siempre sera igual o peor. La rueda que gira eternamente para acabar en el mismo sitio.

Pero… ¡funciona! Este tipo de historias se siguen vendiendo una y otra y otra vez, por lo que no hay motivo para acabar con ellas. Hablo de memoria pero creo recordar que Dennis O’Neill, editor de las series de Batman, contaba que tras la Caída del Murciélago muchos lectores se quejaron de que había  que seguir varias series para seguir toda la historia. En las batoficinas les hicieron caso  y decidieron publicar historias en la que solo hacia falta comprar una única serie para seguirlas. Pero las ventas descendieron, puede que por ese motivo porque el mercado se encontrara en medio de su peor crisis de la historia. Sea por lo que fuera, tras dos o tres años decidieron hacer justo lo contrario y crearon Cataclismo, una historia en la que había que comprarse todas las series de la familia de Batman para entenderla y aquello funciono a la perfección. Lección aprendida, hagas o no hagas caso a los lectores, siempre lanza un crossover si quieres arrasar en ventas.

Entonces, ¿por qué no lo hacen siempre? Porque si todo fuera un eterno crossover, el termino perdería completamente su sentido y pasaría a convertirse de algo extraordinario a lo normal. Por eso ahora mismo las dos grandes se encuentra en la obligación, no de publicar un crossover todos los años, sino de publicar cómics regulares todos los meses para que la gente pueda diferenciar entre lo que es un cómic sin más y un gran megacrossover y entonces acudir en masa a gastarse su dinero. Los cómics regulares solo existen para soportar los grandes eventos. Así de metidos en la mierda estamos. Y  como esta quedando muy largo, seguiremos otro día. O no.

Esta no es mi Guerra Secreta. Se acabó

– ¡Richarddsss! Tenias que entrometerte, ¿verdad? Claro que tenias que hacerlo, eres un metomentodo.

Hickman, escribiendo mejores diálogos que cualquiera de sus parodias.

secretwars9Llegamos al número final de la saga, el que definirá el destino final del Universo Marvel para siempre jamás. Como decíamos ayer, el numerito salió bastante retrasadito por lo que hubo que aguantar la respiración durante unos meses hasta saber como iba a ser el nuevo universo Marvel… bueno, en realidad no, que los nuevos cómics empezaron a salir a su debido tiempo, por lo que mucha gente se comió los spoilers quisiera o no. Aún así tenían que contar como se había llegado a esta nueva e inesperada situación, que es algo que nos desvelarían en este definitivo número 9. Vamos a a ver si logran sorprendernos. Spoiler: no.

El número empieza con una pelea épica entre Muerte y Pantera Negra que se ha hecho con un Guantelete del Infinito con todas sus joyas (lo tenía escondido el Doctor Extraño, por si acaso Muerte se volvía malo… es decir, más malo que ser un dios hijo de puta con todo el mundo). Al principio los dos se ponen a usar sus poderes en plan creativo, pero a Hickman se le acaban las ideas en pocas páginas y terminan a puñetazo limpio con la victoria de Muerte cuya mandíbula encaja mejor los golpes. (En serio Hickman, el Guantelete no es un guante de boxeo, tienes que leer más a Jim Starlin). Sin embargo, giro inesperado, resulta que todo era un treta para distraer a Muerte y darle a tiempo a Richards para acercarse al hombre Molécula y convencerle de que a lo mejor Muerte no es la persona más adecuada para ser omnipotente. Así que cuando Muerte se da cuenta de la situación se pilla un mosqueo bastante gordo, se teletransporta a donde esta Richards para decirle cuatro cositas bien dichas . Tras un quítate tú para ponerme yo, Molécula Man decide que nada de poderes de dios para nadie, que lo arreglen de la mejor manera que sepa.

Asi que la saga más importante de los últimos años de Marvel se resuelve a hostias.

Al final todo acaba como ya sabíamos que iba a acabar, con la derrota del Doctor Muerte. Aunque Hickman decide que no quiere que ninguno se imponga al otro, por lo que toma una solución salomónica y decide que el Hombre Molécula haga explotar todo, por lo que muerto el perro se acabó la rabia. Todo a tomar viento y sanseacabó.

– Explícamelo otra vez.
– Vale mama, ¿quieres la versión complicada o la supercomplicada?
– Preferiría una que tuviera sentido. ¿Crees que podrías hacerlo?
– Sigh. Lo intentare.

Y así es como Hickman, tratando al lector como un autentico idiota explica lo que ha pasado porque no ha tenido narices de narrarlo de una manera inteligible en sus páginas: lo hizo un mago. Bueno, en realidad Franklin Richards da forma a millones de universos para que su padre se los lance al Hombre Molécula en plan pase de futbol americano y este se marque un touchdown. Y así es como se crea otra vez todo el universo habido y por haber. ¿Te has enterado de algo? No, es que no hay nada que enterarse, se crean los universos y punto. Y ya veremos como son… exactamente como al editor y al autor de turno le de la real gana, porque lo que es la editorial no tiene ni la menor idea.

secretwarsending

Así que se acabo lo que se daba. Hickman es muy buen narrador pero la historia es totalmente insípida y vacía de contenida, sobre todo parece que no le interesa lo más mínimo los planes que Marvel tenía para ella. Quería contar una historia del Doctor Muerte y ni siquiera ha sabido darle un final satisfactorio porque no le han dejado o no ha querido. Así que en general se deja leer, tiene algunos buenos momentos y unos cuantos de sus crossovers son bastante disfrutables. Pero parece siempre que tenemos que juzgar este tipo de historias con el suficiente en mente en vez de con la matricula de honor, porque es raro que lleguen más allá de un cinco raspado. Una vez más, como suele pasar en este tipo de sagas de una de las dos grandes, demasiadas alforjas para tan poco viaje.

Esta no es mi Guerra Secreta. Retrasados

Antes de llegar al final de la saga, hay que detenerse en analizar que pasó unos meses antes, cuando misteriosamente la colección empezó a sufrir una serie de extraños retrasos.

secretwars6_8La planificación original de Secret Wars contemplaba que la serie fuera publicada entre mayo y octubre de 2015. Durante esos meses la mayoría de las series de la editorial descansarían para dejar paso a todas las miniseries y volvieran con fuerzas renovadas tras el fin de todas ellas. Había planificadas unas 50 series “nuevas” para el mes de octubre, pero entonces ocurrió lo que siempre le pasa a Marvel con este tipo de eventos: se retrasan. El número 6 se publicó seis semanas más tarde que el 5, lo que ya implicaba una seria desviación de las fechas previstas. Los rumores como siempre apuntaban a la lentitud del dibujante Esad Ribic, pero sin que nadie confirmara nada. Por si fuera poco Marvel lo empeoró aún más anunciado que los 8 números inicialmente previstos se ampliaban a 9, lo que significaba otro mes más de retraso. Entre unas cosas y otras, el número final se publicó en enero de 2016, tres meses después de lo previsto. Mientras tanto el resto de series tuvieron que echar a andar como pudieron, algunas tuvieron que realizar ciertos cambios para evitar los spoilers, pero otras no tuvieron más remedio pero mostrar cambios en los personajes que aún no había sucedido. Un desastre de planificación.

Es posible que tú, amigo lector, estés leyendo la edición española o de cualquier otro país y que como esta lleva cierto margen de retraso con la edición original, lo hayas podido leer todo en el orden correcto. Así que puedes pensar que esto que te estoy contado te da exactamente igual. Es cierto, si solo quieres leer la historia y disfrutar con ella, todas las movidas editoriales puede que te importen un comino. Pero es importante saber al menos el como y el porqué de las cosas para poder apreciar mejor algunas de las historias que estamos leyendo.

En una entrevista realizada a Esad Ribic a finales del año pasado, este desvela una serie de detalles bastante reveladores que retratan ciertas prácticas oscuras de la editorial. Lo primero que comenta es que en el plan original solo el primer y el último número llevarían una serie de páginas extras, mientras que el resto serían de unas 20 páginas, lo normal en un cómic book estandar. Así que tras terminar la primera entrega con el número de páginas acordadas, unas 44, se tira más de un mes con los brazos cruzados esperando a recibir el guión de la segunda entrega. Las fechas de publicación ya están anunciadas y el reloj esta corriendo. Cuando por fin recibe el guión se encuentra con que cuenta con más de 40 páginas, que no era lo acordado. Ribic se queja y aunque piensa que puede hacer un esfuerzo y terminarlo a tiempo, en Marvel se ponen nervioso y le sugieren ponerle a algún dibujante para que le ayude con algunas páginas y así avance el trabajo. A Ribic esto le sienta como una patada en los mismísimos, le recrimina a la editorial que todo esto es culpa suya y que como le obligan a alternarse las páginas con otro dibujante prefiere directamente abandonar la serie ahora mismo. Marvel no quiere cambiar al dibujante con la saga empezada, tanto por el daño que eso podría suponer a nivel creativo como a nivel de ventas, por lo que confía en que Ribic sea todo lo rápido que pueda y pueda alcanzar el ritmo de trabajo necesario. Los números siguiente tampoco tienen las páginas acordadas aunque van bajando en número paulatinamente viendo que si siguen metiendo páginas extras jamás llegaran a las fechas prevista.
secretwars7_9Ribic exculpa a Hickman de todo este follón y le echa la culpa directamente a la editorial. Teniendo esto en cuenta, esta claro el porqué del aumento del número de páginas del segundo número, cobrar 4,99$ por el número en vez de los 3,99$ que hubiera costado en su lugar. Ese número vendió un mínimo de 210.000 ejemplares, así que un dolar extra supone 210.000 dolares más solo por aumentar unas cuantas páginas. Además, el mismo mes aparecío el número 1, por lo que sumadas las ventas de ambos, nos da más unas cifras cercanas a los 740.000 ejemplares. Multiplicamos eso por 4,99 y nos sale una cifra de facturación de más de 3,5 millones de dolares. Un mes antes, Marvel acaparaba un 34% del mercado y DC un 30%. El mes que aparece Secret Wars, Marvel sube al 40% y DC se hunde en el 25%. Todo por unas páginas.

Dejamos las cifras atrás y seguimos con el dibujante. Como no podía ser de otra manera, el mes perdido inicial sumado al incremento de páginas número tras número lleva al retraso de los números finales. El anuncio de la existencia de un número más en la miniserie es incomprensible para el dibujante, pero claramente se lo atribuye a motivos editoriales ya que argumentalmente no tiene ningún sentido. Ribic entrega el número y espera que lo publiquen en diciembre, pero la editorial decide retrasarlo, sin ningún motivo aparente para enero, seguramente por algún motivo de tipo económico que en este momento desconocemos. La jugada es un desastre y logra que el último número sea el menos vendido de la saga. Algo natural en muchas series, pero que no debería de ser así en un número que explica y define como va a ser el futuro universo Marvel. Esta claro que el lector ha ido perdiendo el interés con el paso de los meses y los spoilers del resto de series.

Así que el resultado final es una serie estirada artificialmente tanto en cantidad de números como en cantidad de páginas por motivos estrictamente económicos y eso se termina notando en el resultado final. Hickman es un buen narrador que sabe manejar el descomprive storytelling pero los últimos números se resienten de este problema y resultan menos satisfactorio de lo esperado. Era complicado hacer una obra redonda con algo tan complejo como la destrucción y la creación de un nuevo universo, pero la editorial no hace nada para ayudar. Porque al final de todo, esto es un negocio como todos y lo que importa es el dinero.

Y en el próximo post, ahora sí de verdad, el final de la saga. Con retraso, a lo Marvel.

Esta no es mi Guerra Secreta. ¡Richaaaaards!

Tenemos un mundo nuevo lleno de miniuniversos con miles de versiones alternativas de cada personaje. Tenemos a un Doctor Muerte todopoderoso con toda la creación inclinada a sus pies Y tenemos a… ¿Reed Richards? ¿El autentico? ¿El de verdad? ¿Ese? Pues entonces ya puede empezar la chicha de la historia.

secretwars3 Me hubiera gustado ver hasta donde hubiera podido llegar el Doctor Muerte con sus nuevos poderes de onmipotencia absoluta. ¿Habría sido un dios bondadoso o vengativo? ¿Habría experimentando una y otra vez destruyendo y creando mundos o dejaría a la gente a su libre albedrío? Da igual. En el momento en que aparece el Richards de verdad ya sabemos que se ha jodido todo, que no se va a ir más allá en la historia de este nuevo universo. Sobre todo cuando Muerte empieza a comportarse como una histérica y en vez de chasquear los dedos y matarle, decide implicarse personalmente perdiendo el culo por acudir al encuentro de su archienemigo para ver si es él de verdad.  Sí hijo, es el de verdad y te acaba de fastidiar el cuento.

Pero volvamos a la historia. Resulta que solo el 99,99% del universo Marvel murió en su momento ya que dos naves lograron sobrevivir, una llena de héroes y otra de villanos. Entre los héroes se encuentran Richards, Namor, Pantera Negra, la Capitana Marvel, la Thor, Cíclope Fenix, el Spiderman de toda la vida y el Spiderman Ultimate. Entre los villanos se encuentra la Cábala de Thanos, un grupo de auténticos malnacidos que solo viven para causar el mal allá donde vayan. Evidentemente, estos la lían nada más llegar, se ponen a matar a los Thors y entre unas cosas y otras obligan a que el Doctor Extraño intervenga. Como la cosa no se soluciona y de repente aparece el careto de Richards en los monitores del MuerteCastillo, el Doctor Muerte también decide intervenir. La cosa se pone muy negra y da la impresión que Muerte se va a cepillar a todo el mundo, así que Extraño decide que tiene que salvarles a todos a cambio de su vida. Tras tanta emociones tenemos  que tanto heroes como villanos se encuentran desperdigados por Mundo Muerte y todos tienen una ganas tremendas de patearle el trasero y quitarle sus poderes. Así que imagínate que ocurrirá de aquí en adelante.

secretwars7Y en esto consiste toda la miniserie, en un grupúsculo de gente con poderes que va creciendo en número a cada momento que pasa, todos enfrentados al Doctor Muerte. Eso sí, todo muy bien narrado, con sus pequeños giros y traiciones, con sus impactantes escenas de acción como los miles de Hulk cayendo del cielo, o sus batallas épicas como la Cosa tamaño Megazord pegándose con Galactus. La sensación que intenta desprender cada página es: esto mola, esto mola muchísimo. Pero al final no es más que una pelea entre Richards y el Doctor Muerte, con cientos de personajes implicados en segundo plano. Es como una historia más de la etapa Hickman en los 4 Fantásticos pero con toda la maquinaria publicitaria de la compañía volcada en el evento. Es lo mismo de siempre pero elevado a la enésima potencia para darte la impresión que estas asistiendo a la batalla del siglo. Pero no, en realidad es otro conflicto más en un largo historial de batallitas que como siempre concluirán con el Doctor Muerte con el rabo entre las piernas.

Quizá el único elemento extraño a toda la historia sea el que ha tenido que encajar Hickman con calzador para tener un nexo de unión con las antiguas Secret Wars. Hablamos nada más y nada menos que del Hombre Molécula. El guionista lo integra en la historia convirtiéndolo en una bomba viviente cuya misión es la de destruir todos los multiuniversos. Pero uno de estos Hombre Molécula se rebela y decide que eso de explotar nada, así que con la ayuda de Muerte se convierte en el receptor final de todo el poder que los Todopoderosos tenían. Todo muy bien y muy interesante, pero si lo eliminas de la historia no pasa nada, no se nota. Y esa es la impresión que te llevas con muchas cosas que pasan, que sí, que tienen su punto de interés, que aportan su granito de arena, pero que realmente no pintan nada en la historia más alla de aparecer en 4 ó 5 páginas. Porque a Hickman solo le interesa contar su historia de los 4F y todo esto de las Secret Wars es algo de la editorial que se lo han colado porque se lo tenían que colar, pero si fuera por él…

Así que esta historia llega a su fin en el numero 8… un momento, que no, que hay un número más del que nadie sabia nada y que no estaba planificado, ¿cómo puede ser esto posible? Eso lo veremos en el ultimo post de esta inefable saga.

Esta no es mi Guerra Secreta. Hostialandia

Mientras el Doctor Muerte esta preocupadísimo en que aparezcan los miembros masculinos de los 4 Fantásticos y le quiten su omnipotencia, en un mundo nuevo llamado Battleworld todo el mundo anda dándose de hostias.

battleworld

Argumentalmente no entiendo que razón de ser tiene Battleworld. Comercialmente no tengo ninguna duda, es la jugada de Marvel para colarnos decenas de crossovers hasta por las orejas, pero a nivel de historia… ¿por qué el Doctor Muerte ha hecho esto? Es posible que se aburra demasiado y que llegado un punto se ponga a jugar con sus poderes y cree este engendro imposible de mundos unidos… pero que me lo expliquen, leches. Un poco de darle sentido a las cosas y no que estén por estar. La dejadez total se refleja al final del número 2 cuando de repente aparece la típica página en blanco de “vamos a explicarte algo” con la palabra Battleword bien grande, entonces pasas la página y… el mapa del nuevo mundo, pero ninguna explicación de como ha surgido eso ni nada. Es un tema que a Hickman parece que le resbala bastante y si no lo va a explicar él en la serie principal, el resto de autores no te digo.

Dicho esto, Battleword es un nuevo planeta delimitado por territorios que son un pastiche de decenas de crossovers, grandes sagas, historias sueltas y cualquier cosa que se le pase al autor de turno por la cabeza por bizarra que esta sea. Cada parcelita de terreno es de su padre y de su madre y la única regla que existe es que no se pueden cruzar las fronteras. ¿Por que? Pues por ningún motivo concreto excepto el dotar al guionista de turno de una salida argumental cuando no sepa hacía donde conducir su historia. Cuando no se le ocurre nada, simplemente hace que algún personaje cruce de un lado a otro para que las fuerzas del orden aparezcan y se líen todos a leches. Y esto ocurre en varias colecciones. Y cansa. Bastante.

Otra de las particularidades de este mundo es que existen tantas versiones de los personajes como haga falta, es decir, existe el mismo personaje en versión del pasado, presente, futuro, alternativo, 2099, etc, etc. A veces provoca situaciones absurdas de continuidad porque parece que a algunos guionistas no les han contado que su personaje no es la única versión del universo y que no debería incidir mucho en ello. Pero bueno, intentar buscar cualquier atisbo de continuidad en todo este caos sin orden ni sentido es bastante absurdo.

civilwarsecretwarsComo suele ocurrir cuando sacas más de 30 nuevas colecciones en menos de dos meses hay un poco de todo. Al menos aquí Marvel ha sido inteligente y se ha buscado un hilo argumental de partida (grandes sagas de la casa) y le ha dado el suficiente espacio a los artistas (4 ó 5 números) para que cuenten una historia con algo de sentido. Así que al menos cuando se comienza a leer cualquiera de estas colecciones el principio de la historia tiene un sentido, luego ya depende de la maña de cada guionista para llegar algún lado. Dicho esto, el top 5 de las sagas que más me ha gustado es el siguiente

Civil War. Esta serie cuenta lo que más o menos hubiera ocurrido si la saga hubiera tenido un final serio y no el final tan lamentable que tuvo. Es decir, que nada de medias tintas, me rindo o tu tenias razón. No, aquí es mas bien, con lo que me has montado y todo lo que me has tirado a la cara, ¿cómo piensas que las cosas pueden volver a ser como eran? Así que cada lado se monta su propia república independiente de su casa, Iron Man Fachilandia, el Capitan America Libertilandia, y cada héroe tiene que elegir en que lado se queda, lo que en algunos casos puede suponer dejar de ver a la familia para siempre.
weirdworldsecretwarsBuen punto de partida, un desarrollo interesante y un final algo flojo ya que había que terminar la serie con un final cerrado y no dejar la situación abierta con todo lo que prometía. No esperaba nada de esta miniserie y me ha dado bastante. Muy bien por Charles Soule

Weirdworld. Esta es una completa ida de olla… aunque ahora que lo pienso, esto se aplica a casi todas las series de este evento. El protagonista es Arkon el Magnifico que intenta encontrar su hogar perdido en algún lugar de Weirdworld, un sitio llena de cosas raras, gente muy loca y situaciones absurdas en cada esquina. El guión la verdad es que no es gran cosa porque el protagonista va saltando de esperpento en esperpento, pero el dibujo es precioso y hace que página sea un disfrute para los sentidos. El artista que logra esta maravilla se llama Mike del Mundo y hay que seguirle allá donde vaya. Fabuloso.

modokassasinModok Asesino. Otra ida de olla absoluta. Es un poco como si Modok fuera Masacre y se dedicara a asesinar a todo aquel que no le cae bien… e incluso a los que sí. Es una serie muy divertida por el potencial que tiene Modok para la comedia aunque él intente ir de serio por la vida. Mención especial a ese enamoramiento que tiene con Angela que hace que se comporte como un autentico imbecil. Muy divertida, de las de echar carcajadas a mandíbula batiente con este personaje tan patético.

Hank Johnson Agente de Hydra. Esta en realidad es solo un número único pero es buenísimo. Trata sobre el día a día de Hank Johnson, que ademas de ser agente de Hydra es padre de familia y cuando acaba su horario de trabajo tiene que vivir como una persona normal. La gracia es ver a Hydra como una empresa de las de toda la vida que aparte de hacer el mal también tiene los típicos problemas de las empresas normales. Lastima que sea solo un número, porque es una maravilla.

hankjohnsonagentehydraDeadpools Secret Wars. En realidad no se trata de estas Secret Wars, sino de las antiguas. A imagen y semejanza de aquel número de su primera serie donde se metía en un tebeo de Spiderman, aquí Masacre hace un ejercicio de retrocontinuidad y es uno de los héroes que viaja al planeta del Todopoderoso. Sí, de los héroes, como el repite tantas veces a sus aliados para que se lo crean. Esta llena de guiños a aquella serie, repasa los momentos más memorables y llegado cierto punto se desvía de manera aberrante. Pero es muy divertida y merece mucho la pena.

Por supuesto que son muchas más y unas cuantas merecen la pena. Pero son demasiadas y a mi me sobresatura esto de sacar decenas de colecciones girando sobre los mismos temas el mismo mes. Cuando lees por décima vez que alguien ha cruzado la frontera entre mundos y se merece un castigo se te llevan todos los demonios. Lo mejor es leerte aquellas que más te llamen la atención porque tratan alguna saga que en su día te marcó y olvidarte del resto, porque no hay dios que se lea todo esto y conserve la cordura.

deadpoolsecretwarsQuisiera terminar este post extrañándome por la coincidencia temática en esta parte de la saga con Convergencia. No es que parezca bastante, mucho o muchísimo… ¡es que es lo mismo! Mundos arrancados de su tiempo, unidos en un planeta de cualquier manera y los héroes de cada mundo pegandose con los de otro a la mínima. En serio, este tipo de coincidencia no puede ser, esto es puro espionaje industrial. No sé de quien a quien, porque da igual la que haya salido antes que estas cosas se planean con mucha antelación, pero me parece lamentable que las dos editoriales usen la misma idea y se queden tan panchos. En fin, es lo que hay.

Y mientras, tanto, ¿Muerte se habrá encontrado de una maldita vez con los 4 Fantásticos en la saga principal? Eso lo veremos en el siguiente post.

Esta no es mi guerra Secreta. Muertilandia

Y el Universo Marvel se acabó para siempre jamás. O hasta que salgan nuevos tebeos la semana próxima, lo que ocurra antes.

secretwars2Seria toda una oda a la continuidad que las 50 páginas del segundo número de la miniserie estuvieran completamente en negro. No tengo la menor duda que aún así seria el tebeo más vendido del mes, que con llevar Secret Wars bien en grande en portada le basta y le sobra. Pero no, resulta que hay dibujitos dentro, ¡menuda decepción!

Pues eso, que el universo Marvel se acabó. La Tierra “normal” colisiono con la del Universo Ultimate y las dos, con todos sus habitantes, se fueron a tomar viento. ¿Todos? ¡No! El Doctor Muerte se olió toda la tostada hace tiempo y supo colocarse en el momento justo en el lugar adecuado para hacerse con los poderes de un dios omnipotente y así crear el mundo a su imagen y semejanza. No queda muy claro como adquiere estos poderes, solo que la raza de los Todopoderosos esta metida en medio, pero por ahora poca cosa más, supongo que lo contaran más adelante… o siendo Hickman es posible que no lo cuente jamás.

Lo primero que vemos de este nuevo mundo es que el doctor Muerte se ha montado un cuerpo de policías con todos los Thors conocidos y por haber, los Thor Hammer Corps, que son los encargados de patrullar y traer el orden a los mundos que forman este nuevo universo. ¿Qué mundos? Pues al principio no había nada y entonces de repente Muerte hizo la luz y creo muchos reinos y se los dio para que los gobernaran a los supervillanos más poderosos de nuestro universo. El resultado es un engendro compuesto por pedazos de todos los crossovers existentes de la editorial que juntos forman Battleworld, algo que dará a lugar a ciento y la madre de miniseries que serán tratadas aparte, ya que por ahora solo estamos con la serie principal.

secretwars4Una vez creado el mundo, Muerte se rodea de sus seres más queridos. El doctor Extraño que sera su mano derecha (sí, para entender que hace el Doctor con el Doctor hay que haber seguido toda la trama hace meses y sí, algo de sentido tiene, pero no demasiado). Sue Richards, como su consorte, esclava sexual. Y Valeria como su hija que no. Y el resto… el resto es aburrimiento supremo, porque una vez que tienes la omnipotencia y todo al alcance de tus manos, ¿a qué dedicas tu vida? A mirarla aburrido desde tu trono.

Por muy entretenido que nos pueda parecer ver a Muerte dirigiendo asuntos menores de disputas entre sus reinos, esta situación tiene a ser aburrida por lo que no tarda en surgir el verdadero conflicto: una nave desconocida ha llegado de nadie sabe donde y su existencia pone en duda las más sagradas escrituras. Y aquí es donde empieza la verdadera chicha de la trama que en realidad gira una y otra vez en torno a: oye, ¿no había antes otro universo como más normalito y no esta cosa rara que nos ha salido?  Y este es el momento que te planteas si realmente te estas leyendo un crossover o sigues metiendo en la serie de los Nuevos Vengadores, con los Ilimunati y sus mundos paralelos, porque esto es lo mismo, pero lo mismito. A Hickman no le preocupa en absoluto donde esta metido y sigue contando su historia a su ritmo, sin importarle si hay decenas de universos a su alrededor dándose de leches entre ellos. Él sigue metido en su historia de hace tantos años, en su doctor Muerte, en su fundación Futuro, en esa lucha eterna entre Richards y el malvado doctor. Y sí, esta muy bien narrado y se lee agradablemente bien, pero una y otra vez estamos en la historia de siempre.

Realmente empiezo a sentirme culpable de leer estos cómics porque me gustan, me lo paso bien y se leen de un tirón, pero soy consciente de que no hace más que tirarme a la cara la misma historia una y otra vez y yo se lo estoy tolerando. Le di bola en los 4F, se lo permití en los Vengadores y aquí seguimos en las mismas, con Muerte pronunciado el nombre de Richards como si tuviera una piedra dentro de la bota por enésima vez. “Me monto un nuevo universos a mi imagen y semejanza donde todos son mis súbditos y Richards se las apaña para venir a tocarme los cojones” Sí, en esta colección, en la anterior y en la anterior, ¡en todas!

Así que mientras Muerte, en vez de estar ocupado en lo divino y lo humano, sigue con un miedo atroz a las apariciones de cualquiera de los miembros de los 4 Fantásticos, a excepción de Susan, a la que se quiere…  ¿qué es lo que estará ocurriendo en otras partes de este nuevo universo? Eso lo veremos en los siguientes post.

Esta no es mi Guerra Secreta. ¿El principio o el fin?

Llego el momento de coger el toro por los cuernos y desentrañar los misterios de las nuevas Secret Wars. Así que vamos a empezar por el número 1… que digo, el 0… que digo… Last Days… Un momento, ¿pero donde empieza esto realmente?

secretwars1Empezar Secret Wars por el número 1 es una experiencia bastante desconcertante porque es como si entraras a la sala de un cine con la película ya empezada. Que digo empezada, es como si entraras cinco minutos antes de los créditos finales. Y lo peor es que son todos explosiones y gente muriendo y universos destruyéndose y un montón de cosas espectaculares que nadie ha tenido la sutileza de explicarte.  Evidentemente, como hablábamos en el último post, si sigues las series de los Vengadores todo esto no te pillara de sorpresa porque llevan dándole vueltas al tema durante bastante tiempo. Pero si eres uno de esos incautos que se acerca de nuevas al crossover esperando encontrarse una historia que entienda de principio a fin… ¡Te has equivocado de tebeo forastero!

¡No preocuparse! ¡Existe un número 0 que seguramente lo explicara todo! Este ejemplar lo regalaron en el día del cómic gratis americano. Es una gran elección a la hora de atraer nuevos lectores… si llevara los contenidos adecuados. Porque la primera historia lo que nos cuenta es como los chicos de la Fundación Futuro están construyendo una especie de arca de Noe espacial para salvar a lo más florido y granado de nuestra especie. Y eso es todo. Vamos, que puede que te pique un poquito la curiosidad, pero dudo que sea más que un poquito. Y la segunda historia es la bomba, es un cruce entre los Vengadores y Ataque a los Titanes totalmente absurdo y sin sentido. Es uno de esos momentos conocidos popularmente como “se les ha ido la pinza” Y en efecto se les ha ido.
Existe otra opción llamada Last Days, que cuenta justo lo que pasa antes de ese número 1 a través de varias colecciones del universo Marvel. Pero en su día no era una opción valida, porque se publicó antes, durante y después de ese cómic en lo que se conoce popularmente como sacacuartos. Sobre todo cuando te lees alguna de las series involucradas y te meten flashbacks tramposos que nada tienen que ver con las Secret Wars.

Dicho todo esto y señalado lo extraño que un crossover empieza de esta manera… ¡madre mía del amor hermoso! Lo que se narra en este número es nada más y nada menos que la destrucción total del Universo Marvel y del Universo Ultimate. Que sí, que ya sabemos todo que este tipo de universos nunca mueren realmente, que se rebotean todas las veces que haga falta. Pero durante toda mi vida había sido una constante la existencia del universo Marvel tal y como todos los conocidos. Desde la casa de las ideas se ha vendido una y otra vez la idea de que jamás iban a hacer lo que hacen cada semana en DC y que su universo no se iba a rebotear de ninguna de las maneras. Y he vivido todo tipo de historias en plan Eras del Apocalipsis o Héroes Reborn para saber que el universo Marvel siempre vuelve, siempre. Pero aquí lo matan, sin más discusión, sin más miramiento. Muerte por aplastamiento de personajes, de historias, de universos alternativos, de colecciones, de todo. Una muerte brutal, descarnada, sin sentido, absurda, sin más. Todos mueren. Punto y final.

¿Todos? No, evidentemente todos no puede morir porque sino no habría historia que contar. Algunos personajes sobreviven, no nos queda claro cuales excepto el Doctor Muerte, que parece que es el único que ha intuido correctamente lo que estaba pasando y ha sabido estar en el momento justo, en el lugar justo… ¿pero cuál es? ¿Cómo ha pasado todo esto? ¿Cómo se ha muerto todo? Pues esperemos que eso lo cuenten en los números siguientes, porque en este como que no.

Así que empezamos con un típico cómic de Hickman, muy bien narrado, con grandes grandilocuencias grandiosas y sin explicar realmente nada de nada. Aún así es un tebeo que me ha dejado sobrecogido cuando he llegado a la fatídica página.

universomarveltheend

¿Hacía donde nos conducirá todo esto? No tengo ni la más mínima idea.

Esta no es mi Guerra Secreta. Preludio

De la misma manera que hicimos con la dichosa Convergencia vamos a embarcarnos durante unos cuanto días en el otro crossover que estuvo de moda el año pasado: Secret Wars. ¿Como? ¿Qué he tardado demasiado? No señor, en realidad es un homenaje a la propia saga cuyo último número se ha ido retrasando mes tras mes y parecía que no iba a salir nunca… esto… ¿ha colado?
Antes de empezar hay que contar exactamente que hay que haberse leído para poder entender el evento.. ¿alguien lo sabe? Porque lo que es yo…

secretwars_preludioEl camino a estas nuevas Secret Wars pasa principalmente por los Vengadores. No por la película, ojala. Más bien los Vengadores de Hickman, de los que ya hablamos por encima hace tiempo. Hay que leerse toda su etapa entera, todas las series en las que ha participado, cualquier nota al pie de página que haya escrito, cualquier rollo de papel higiénico que haya dejado sin usar. En todo ese material se encuentran todos y cada uno de los argumentos que han conducido a las Secret Wars… o no. Porque Hickman cuenta una historia tan grandilocuente y llena de tantos conceptos cósmicos que se pueden interpretar de cualquier manera que el lector crea conveniente. Leyendo sus primeros números puede dar la impresión que tenía perfectamente planificado todo el rollo de las Secret Wars porque pasan una cosas que encajan con otras que pasan a continuación… pero no, de verdad, no estaba nada planificado. Hickman empieza a contar sus movidas, da una serie de bandazos a ninguna parte y llegado un momento de la historia, digamos que un año y medio después de empezarla, la editorial empieza a trabajar el concepto de las Secret Wars y entonces Hickman empieza a encajar cada vez más sus Vengadores para que todo cuadre. Y no, no todo cuadra, pero bueno.

Pero si leerte todos los Vengadores te parece demasiado (a mi también) puedes centrarte única y exclusivamente en los Nuevos Vengadores. No dejes que el título te engañe, en realidad es una serie sobre los Ilumati, un grupo de los principales superheroes de la casa que toman decisiones complicadas en las sombras. Como en este caso, que no hacen más que aparecer Tierra tras Tierra de universos paralelos y tienen que decidir si destruirla o que les destruya a ellos. La decisión no es complicada, ¿verdad? Así que número tras número van apareciendo tierras y versiones alternativas de los personajes y hay muerte, destrucción y muy pocas risas. Y la idea al principio puede estar bien, pero entonces Hickman empieza a alargarla y alargarla, porque tiene que llegar con una trama que da como mucho para doce números al principio de las Secret Wars y el chicle se empieza a estirar y a estirar y a estirar…

Y entonces Marvel se hace trampa jugando al solitario. Sabiendo que se va a cargar todo el Universo Marvel (o no, eso lo veremos en los siguientes post) decide dar un salto temporal seis meses en el futuro y nos muestra un universo Marvel con cambios demasiado radicales para ser aceptados como reales. Total, como voy a rebotear el universo hago lo que me da la gana. Y eso es justo lo que hace un poco lamentable los últimos meses antes de la llegada del evento, el saber que estamos leyendo una absoluta mentira. O al menos a mi me lo pareció, era algo en plan: que mas da, que empiecen las Secret Wars, a quien le importa esto, vaya bacalada que me estáis metiendo.

En fin, ¡qué maniobra comercial más burda llamar a tu crossover igual que uno que tiene la friolera de 30 años! Vale, es cierto. Es una maniobra burda destinada a causar un ataque nostálgico en toda regla a los más talluditos para que se dejen todos sus cuartos. Pero es que no hay que olvidarse que aquello ya nació viciado y con la única intención de vender toda clase de figuras de acción. Luego resultó ser toda una obra maestra  se convirtió en la madre de todos los crossovers y el causante de todos los males de la humanidad. La verdad es que esto del nombre no tiene más quebraderos de cabeza que el de provocar el correspondiente pico de ventas, truco que una vez más ha vuelto a funcionar a la perfección. Es como Star Wars o James Bond, son nombres que se venden solos. Lo que no me esperaba yo es que en Marvel se encariñaran tan pronto con el truco y lo estén repitiendo otra vez con Civil Wars. Lo mucho cansa… pero lo poco aburre deben pensar en la casa de las no-ideas.

Dicho todo esto, en el siguiente post, ¡empezamos!