La crítica, una falta de costumbre

| 31 comentarios

Últimamente veo que alguno se queja de que esto parece el Crónicas Marcianas y que busco la polémica fácil. Tengo la impresión de que este blog causa esa impresión debido a que en ocasiones realizo críticas negativas y es que eso es algo a lo que no estamos acostumbrados.

En las últimas semanas el número de comentarios en este blog ha subido de forma bastante significativa. Con ello han venido las réplicas y contrarréplicas, las exposiciones largas y razonadas y la polémica. Pero esos son los comentarios, escritos por los visitantes del blog, donde cada cual es libre de decir lo que quiera siempre que se encuentre dentro de unos términos razonables de respeto. El tema que nos ocupa aquí es el contenido de los post, donde se me acusa de polémico, de criticarlo todo, de buscar la visita fácil... ¿ no será que no estamos acostumbrados a leer críticas negativas ?

La figura del crítico del cómic es prácticamente inexistente en nuestro país. En un mundillo en el que reina el amateurismo, la crítica no iba a ser menos y no existe nadie que profesionalmente sea considerado como tal. Existen críticos de cine con sección fija en los periódicos más importantes del país, pero en cuanto miramos al mundo del cómic encontramos una ó dos revistas especializadas y poca cosa más. Y aquí es donde entran de lleno los blogs, los amateur, los que critican un tebeo porque no les ha gustado y que no reciben ninguna emolumento por su trabajo. No tenemos un instrumento de crítica profesional y por eso no estamos acostumbrados a las críticas negativas. Así que cuando nos encontramos con ellas y no sólo un día o dos sino de forma constante, nos sorprende y nos deja con una sensación de que alguien se está cobrando algún tipo de venganza personal.

Cuando yo cojo el Dolmen o el Nemo (o cualquier otra que exista), la mayoría de las críticas suelen ser positivas y las negativas suelen pasar muy por encima de los aspectos que lastran el producto. Más que críticas son reseñas y no se incide demasiado en las virtudes o defectos del tebeo. Esto era algo que por ejemplo se hacía en el U, se cogía un tebeo y se le diseccionaba, tanto si era bueno como si era malo. El problema del U es que el nivel de las críticas era demasiado elevado, para gente demasiado leída, demasiado culta, por eso no llegaba a demasiada gente
No estamos acostumbrados al ejercicio de la crítica, a que se coja un tebeo y se le dé un buen repaso y se nos muestre sus virtudes y sus defectos. Los artículos que acompañan a los tebeos sólo glosan las virtudes de los tebeos de la compañía aunque no haya por donde cogerlos. Las revistas especializadas inciden más en la reseña ligera que en la crítica profunda (que no tiene nada de malo, van dirigidas a un público que quiere eso). Así que cuando llegamos los de los blogs, y comentamos lo que nos parece sin ceñirnos ni a un formato ni a un público objetivo, pues la cosa parece que es de escándalo, que mira lo que ha dicho de este tebeo, qué qué fuerte qué seguro que odia al editor de la editorial o algo por el estilo.

¿ Y cómo va a existir la figura del crítico profesional en este país ? Las propias editoriales son las que ponen mayores obstáculos en este tema. En los ultimos dias hemos visto como Planeta negaba copias de prensa a Dolmen por la política de la revista. Signifique eso lo que signifique, las copias de prensa deberían distribuirse a los medios sin distinguir entre si son buenos o malos contigo. Porque si sólo se las distribuye a los afines de la editorial, ¿ qué sentido tienen esas copias ? Total, van a decir que son tebeos muy buenos los lean o no. El problema es que las editoriales no entienden el concepto copias de prensa y no saben ni siquiera la utilidad que tienen. Por eso cada uno tiene que tirar con el dinero que tiene y con lo que puede. En los comentarios alguien me acuso de hablar siempre de los mismos mangas. Pues sí, está en lo cierto, hablo de los manga que me compro, no me llega ni el dinero ni el tiempo para más. Y ese es en definitiva el mal endémico, nos compramos sólo lo que nos gusta, hablamos sólo de lo que nos compramos, por lo tanto, ¿ cómo vamos a hacer crítica negativa si sólo nos compramos lo que nos gusta ?

Para terminar voy a repetir lo que escribí en los comentarios: Crítico los cómics que no me gustan, alabo los que me gustan. Ni más, ni menos. No hay ningún motivo oculto, no hay ánimo de lucro, ni de hacer más visitas (¿ veis el contador ?), ni de hacerse el más importante, ni de buscar la polémica gratuita ni nada por el estilo. Cuesta exactamente lo mismo escribir una crítica positiva que una negativa y no hay vendettas personales contra nadie porque... no conozco a nadie. No conozco a la gente que trabaja en Planeta, ni en Norma, ni en Glenat, ni en Dolmen, etc, etc. Lo único que conozco son sus tebeos y como los publican. Si lo hacen bien pues se podrán bien y si lo hacen mal pues se les criticará. No hay más. No busquéis fantasmas donde no los hay.

31 comentarios

Conmovedor, en serio. Casi me dan ganas de discrepar.

Pero hay otro planteamiento: no pienso perder un minuto en escribir sobre un tebeo que no me ha gustado. No me pagan, se hace por amor al arte, por lo que encima no voy a perder tiempo en lo que no me gusta. Es lo de siempre: no se paga, no hay profesionalidad. O mejor dicho, no hay por qué seguir los criterios de profesionalización que implica una pérdida de tiempo añadida.
En mi caso, en La Cárcel, pocas veces hablo de los tebeos que no me gustan por esas razones. Prefiero emplear mi tiempo en resaltar las virtudes de los tebeos que me gustan que en hacer leña de otros.

Veo que Álvaro ya ha dicho más o menos lo que pensaba decir yo. Teniendo en cuenta que hay dónde elegir, es normal que se escoja criticar obras que sean del agrado de quien va a hablar de ellas, ¿no?

A mi personalmente me resulta tedioso leer una reseña de un comic que a alguien no le ha gustado y lo pone a parir y menos cuando a mi si me ha gustado ese comic. No se, ¿qué necesidad hay de poner a parir publicamente un comic porque no te haya gustado? ¿ganas algo con ello? lo más fácil que ganes es las réplicas de los que sí le han gustado, mal rollo y discusiones tontas. Me parece un gasto de tiempo tonto y que no lleva a ninguna parte

A mi lo que me fastidia son los cómics que compro "arriesgandome" ya que no he leido ninguna reseña (por que no las hay por que no es bueno y no ha gustado) y llevarme una gran decepeción... Por que simplemente nadie ha hablado de él, aún que a veces tengo suerte y el cómic es bueno!

Saludos

Pero es mil veces mejor comprarse un tebeo por uno mismo, arriesgándose si hace falta aunque no conozcas nada del tebeo que comprarlo porque hayas leido una reseña, porque lo recomienden en un blog o porque hable quién sea.
En el primer caso tú compras por ti mismo y cuando leas el tebeo la opinión que te formes de él será sólo tuya. Cuando compras un tebeo porque has leido una reseña o comentario en algún lugar, estás comprando algo llevando de antemano opiniones y críticas que no son tuyas y creeme, al no ser tuyas, la opinión que te formes del comic estará "contaminada" por lo que has leido en dicha reseña.

Conclusión: aunque haya riesgo de decepción, es mejor comprar un comic sin absolútamente ninguna recomendación ni comentarios leidos de antemano. Lo único que se puede leer es el argumento del comic que se pone en la contraportada o en las webs de las editoriales pues para ver si el tema del comic es de tu interés, pero nada más.

Es cierto, no quiero escuchar ningún comentario negativo porque eso podría hacerme creer que este no es el paraiso de chocolate y piruletas que me prometieron.

Respecto a lo que dice Ezequiel sobre lo tedioso de leer reseñas negativas y que escribirlas son una pérdida de tiempo.

Personalmente, si me toca escribir un artículo un mes sobre una serie que no me ha gustado especialmente, no la dejo para otro que sí le haya gustado. Mi trabajo es escribir esos artículos y cuando toca una que no me hace gracia, así lo expreso. No considero que sea una pérdida de tiempo. Si lees algo que no te gusta, ¿por qué no vas a poder decirlo al igual que dices lo que sí te ha gustado?

Lo bueno radica en la diversidad de opiniones. Que el lector reaccione ante la reseña, tanto si es buena y a él no le ha gustado, como si es mala y al lector le parece una POM. Eso sí, que el lector reaccione ante la reseña, pero por lo que se dice, no por cómo se dice (que algunos buscan el espectáculo más que otra cosa) Que sean críticas razonadas, pensadas y argumentadas. Y de ahí nacen los debates interesantes.

Pedro, como dices en el post, La gente compra cosas que le gustan, sí... pero es imposible comprar algo que te gusta por definición. En algún momento alguien habrá comprado un cómic que creía que le iba a gustar y luego resulta que no le gusta. ¿Por qué no hablar de él igual que se habla de los que gustan? Tú mismo creo que haces bien: leíste el Green Lantern #1. No te gustó y lo dijiste. Igual que lees Nuevos Mutantes, le ves la gracia y lo dices.

Encuentro igual de importante leer críticas buenas como malas, no sólo las buenas. Y escribir ambos estilos también es bueno.

Uhmm... Es la primera vez que leo algo que distingue entre "Crítica" y "Reseña". A ver, me voy al Diccionario que tengo en casa para comprobar si allí realmente hacen distinción entre ambos conceptos:

- Crítica: Arte de juzgar las cosas fundándose en los principios de la ciencia o en las reglas del arte, así como la bondad, verdad y belleza de las cosas.

- Reseña: Noticia y examen que se hace de una obra literaria o científica.

Por supuesto, había otros significados como "revista que se hace de la tropa" en la segunda palabra, pero que no vienen al caso...

Es curioso. No veo muchas diferencias entre una cosa y la otra. ¿Habéis notado que en "Crítica" no pone que haya que hablar mal de lo que se está criticando? O sea, que se pueden hacer críticas "positivas" y siguen siendo críticas...

En fin. El caso es que yo he escrito muchas "Reseñas Relámpago" para Dolmen y recuerdo que escribí una de ellas que resultaba claramente negativa, una sobre la última serie de "Hawkeye" de Nicieza y Raffaele, pero al final no se publicó en la revista. No sé exactamente por qué fué así, nadie me lo dijo, pero supongo que la política de Dolmen es "¿por qué hablar mal sobre algo si se puede hablar bien sobre otra cosa?". Y, la verdad, me parece algo muy válido. ¿Que en otro sitios primen las críticas concienzudas e insidiosas sobre otras mas benévolas? Pues bien, también.

Pienso que si uno se pone a buscar defectos sobre algo, van a salir, seguro, defectos. Y si uno se pone a buscar virtudes, seguro, van a salir virtudes. ¿Qué buscais al leer una reseña? Yo sé lo que YO busco: información mas o menos objetiva sobre el contenido, una guía para conocer si merece la pena interesarme por algo.

Creo, y soy consciente que es algo muy discutible, pero lo creo firmemente, que cuando se critica algo "negativamente", se es muy facil caer en la subjetividad. El "odio" viene muchas veces por el camino del desconocimiento. Y el "amor" por el del conocimiento. Un buen crítico debe "conocer" lo mejor posible lo que critica. Y si lo "conoce" bien es, seguramente, porque lo "ama", porque le "gusta". Así que suelo confiar mas en aquellos críticos con un aire "positivo" que no "negativo".

Luego es que, sencillamente, considero que crear un comic o un film o un disco es algo muy complejo y en el que siempre el autor pone mucho de su parte... como para que uno luego vaya y, a veces porque tiene un día gris en que uno es incapaz de disfrutar de algo, le ponga la temible etiqueta de "esto es basura" demasiado alegremente. Tampoco decir siempre que "es una obra maestra", pero creo que hay tener siempre un poco de consideración y de respeto hacia la persona que se convierte en autor y pone sus ganas, su esfuerzo y su personalidad en ello. Además, todo tiene SIEMPRE su público (si se han vendido discos de Jesulín y Tamara...) y creo que la PRINCIPAL misión de un reseñador o crítico es acercar la obra al público que realmente va a saber como disfrutar de ella. Luego habrá el que quiera convertir una crítica en una sucesión de "mejor si se habiera hecho esto o lo otro" o al que le dé por escribir uno de esos textos snobs narrativamente densos o ilustrados que uno ha de asimilar con paciencia y una caña... pues vale. Pero si un lector potencial de la obra que se reseña o se critica, tras leer el texto, no se ha dado por enterado de que ahí había algo para él, entonces no se han hecho bien las cosas.

Eso sí, lo que siempre funciona es leer habitualmente las reseñas de tal o cual persona hasta hacerse una idea de cuales son sus gustos y "de qué pié cojea". Luego, teniendo claro eso, hacer una mas personal "lectura" o apreciación de sus escritos teniendo siempre en cuenta de quien vienen y conociendo cuanto se parecen sus gustos a los tuyos propios, y en que puntos se coincide o no. Tan sencillo como eso.

Lo que no entiendo es que siempre se tome en baja consideración a la gente que escribe críticas o reseñas sobre cómics comparándola con la que escribe sobre cine. Y eso que sé de un buen montón de personas que hacen o han hecho las dos cosas (Yo mismo o Julián M. Clemente). Pero es que conozco a algunos críticos sobre cine (trabajo en un cine donde acuden críticos a diario) que escriben habitualmente en según que medios que, os lo juro, ni siquiera se molestan en ver una película entera para hablar sobre ella (y eso si la ven) y cuyas opiniones me parecen tan subjetivas como las que cualquiera pueda escribir en su blog.

No, si al final parece que haya escrito un Post en vez de escribir un comentario...

Una última reflexión. Haceros esta pregunta:

¿Que te resulta mas irritante o molesto:
- leer una crítica POSITIVA sobre algo que NO te ha gustado; o
- leer una crítica NEGATIVA sobre algo que SI te ha gustado?

Sacad vuestras propias conclusiones...

No, no y no. No estoy de acuerdo. No creo que la labor de un crítico sea acercar toda obra que reseñe a aquel público que más la pueda disfrutar, como dice el señor Tony Ruiz. Esa será, en todo caso, la labor del editor, que es quien se juega los duros, y quien está loco por vender el producto, no la del crítico, a quien ni le va ni le viene, en principio, lo poco o mucho que el cómic venda. No nos confundamos, pues.

La labor del crítico, a mi entender, es simple y llanamente dar su opinión sobre el tebeo (o libro, o película, o...) de marras, sea positiva o negativa, y argumentarla como mejor pueda y/o sepa, sin más.

Y tampoco creo que escribir reseñas y/o críticas positivas sea más o menos útil, ni para quienes las redactan, ni para quienes las leen, que escribirlas negativas. Ambas desempeñan, después de todo, exactamente la misma función; es decir, dar a conocer el juicio del crítico por si a alguien le pudiera ser de utilidad, ya sea para intentar descubrirle la obra y hacerle pasar un buen rato, si la opinión es positiva, ya sea para intentar alertarle y que se evite el mal rato, si es negativa.

Y sí, lo primero que uno debe hacer al leer críticas y reseñas sobre cualquier cuestión es conocer mínimamente los criterios del autor de las mismas, para saber si coincide o no con los gustos de uno, y por lo tanto si puede uno fiarse de él. O al menos para saber como aprovechar bien una de sus críticas, pues también puede darse el caso de que un determinado crítico tenga gustos totalmente opuestos a los nuestros y sus alabanzas a determinadas obras nos sirvan precisamente para huir de ellas.

Por lo demás, considero que la labor que se realiza en este sentido es poco más o menos que indispensable, con un mercado tan sobresaturado como el que hoy por hoy tenemos, en el que se ha batido recientemente el record de novedades lanzadas en el Salón del Comic y ante cuya desproporcionada oferta hemos de realizar por narices una seleccion más que cuidadosa que en algo habrá de basarse. Y se basa, al menos en mi caso, principalmente, entre otras cosas, en críticas y reseñas fiables que pueda leer (y las críticas y reseñas sobre cualquier título que procedan de la misma editorial que publica el tebeo, por cierto, jamás lo será, pues comprarlo, naturalmente, siempre merecerá la pena a juicio de quien lo vende; faltaria mas, vaya).

Si tuviera que basarme, a la hora de hacer mis compras, sencillamente en lo que me entra por los ojos y me apetece leer, me llevaría toda la tienda a casa, porque como apetecer, claro, apetece todo, a poco que uno tenga la mente abierta y un gusto algo variado. Como ni mi tiempo, ni mi dinero, ni mi espacio son ilimitados, no obstante, he de seleccionar mis compras, insisto, entre todas esas lecturas que me atraen, y una excelente herramienta para hacerlo suele ser, repito, la crítica, por muy amateur que sea.

Un saludo.

P.D.: No sólo para el lector debería resultar útil la crítica, sino también para los autores. El propio Carlos Giménez ha llegado a decir que determinados críticos le han descubierto aspectos de su obra en los que él mismo jamás se había fijado. Y a más de un autor, especialmente nacional, por cierto, bien que le vendrían menos palmaditas en la espalda, por aquello del compromiso y la cercanía, y más verdades como puños.

Pero es que volvemos a lo de antes: ¿a alguien le pagan por hacer reseñas críticas de tebeos?
A mí, por lo menos, no. Hace 20 años que hago reseñas y lo que me han pagado por todas las que he hecho difícilmente alcanza para pagar una ronda de cafés a los amigos.
Si, como dice David, es un trabajo, y consecuenteente pagado, con sus retenciones de hacienda, etc, etc, yo hago lo que me pidan. Y si toca ponerlo bien, lo pongo bien, y si me parece una mierda, pues como tal lo califico. Pero mientras esto de la crítica de tebeos sea una labor por amor al arte y servidor se tenga que buscar las alubias por otras vías, perder tiempo es demasiado precioso.
Que sí, que se pueden tener más datos sobre los gustos del crítico con las reseñas negativas, es verdad... pero no hay tiempo señores, no hay tiempo. Y si hay 300 potenciales reseñas en este salón y me he propuesto hacer más de 50 o 60 reseñas, elegiré lo que más me interesa. No voy a hacer una reseña de un tebeo que considero malo en lugar de glosar las maravillas del Año UNo, por poner un ejemplo.
Y una cosa más, hay que tener muchísimo cuidado con las reseñas negativas. Yo no tengo ningún problema en poner a caer de un burro a un señor como Steve Niles, por ejemplo, señor que se gana muy bien los cuartos con su trabajo, pero tendré muchas precauciones cuando hable del trabajo de alguien que empieza. Porque es lógica que tenga mil fallos, es lógico que su tebeo sea malo... pero no es lógico que se le machaque la ilusión de hacer un tebeo, hay que ser constructivos y animar, potenciar las virtudes e intentar limar los fallos, no hacer una fácil masacre de alguien que no puede defenderse. Algo, que por desgracia, ha sido costumbre en este país.

Precisamente comenzaba yo a pensar que la crítica al "Remains" de Niles (1-) era producto de una ingesta excesiva de chufas por mi parte...

Y no es el único 1- que has dado.

Comprendo que en un lugar con "espacio limitado" o en una "columna generalista" se trate de hablar bien de los cómics para que, en caso de llegar al público no-tan-iniciado no haya problemas en "interesarles" por algún título.

Pero, vaya, esto es internet. Y todo el mundo lee por propia voluntad títulos que, en ocasiones, no están "a la altura de las circustancias". Si cuando veo una película o leo un libro que no me gustan lo digo (muchas vececs más allá del paternalismo proteccionista para con los autores patrios) no entiendo por qué no habría de hacerse lo mismo con los cómics.

Oh, sí, luego habrá gente a la que mi entusiasta recomendación de "El Bruto" o "Peleas de Enamorados" les hará acordarse de todos mis ancestros o no entenderán por qué me "cargo" ese tebeo de Millar "El Elegido"... Pero ahí ya pasamos a otro tema. "¿Hasta qué punto hay que fiarse de las críticas?" o el más clásico "¿Para que sirve una crítica y el crítico que la escribió?".

El caso es que si yo he leido, pongamos por caso, "Graduation Day", que sacará Planeta en un par de meses, por mucha punta de lanza y mucho "punto de partida de Outsiders y Teen Titnas" que sea. Es decir, aún comprendiendo las razones para su publicación no dejaré de decir que es un truño asín de gordo con un Winnick en piloto automático cuyo interés se reduce, precisamente, a cerrar dos colecciones y abrirlas con otro nombre.

Porque, de lo contrario, la gente puede empezar a pensar que "los no comentados" lo son no por falta de tiempo sino proque sólo lo que merece la pena se comenta. Y eso equivaldría a asumir que no sólo tenemos el mejor de los gustos posibles sino, además, una capacidad informativa que nos permite conocer los álbumes o cómics que hay que leerse antes incluso de abrirlos.

Y eso vale incluso para las "Novedades Difusamente Distribuidas" como el grandioso tomo (en todos los sentidos) del B3 de David Ramírez.

Bueno, ha quedado un poco largo, la próxima intervención prometo que será en línea de las anteriores: "Si solo hablan de tebeos buenos no sé por qué siguen empeñados en que hay crisis"

Desde luego yo no tengo ningún problema en decir que tal cómic no me ha buscado. Es más, encima que he perdido el tiempo leyéndolo, al menos me quedo a gusto poniéndolo a caer de un burro.

Y si el pobre autor se siente ofendido por que le ha puesto mucho esfuerzo (que no lo dudo) que se aguante, la próxima vez que lo haga mejor o que no se dedique a esto.

Yo por ejemplo no estoy de acuerdo con la critica de Naruto que hizo Pedro hace poco, pero no por ello voy a montar en cólera. Encima que ha gastado su tiempo en leer el tebeo, encima no le voy a venir yo con exigencias estúpidas.

Desde luego cada uno en su página habla de lo que le parece, pero a los lectores que igual buscan una guía o un indicio de qué seleccionar necesitan ver que no todo es maravilloso, que hay cosas buenas y malas, porque se las van a acabar encontrando. Si nadie dice que Steve Niles es un churro, el único que hable de él será el publicista de Norma, con el consiguiente cabreo para el incauto. Alguno habrá que diga coño, si éstos son los tebeos buenos.

Segundo, no basta con decir que es un truño y ya está. Habrá que razonar la opinión y decir es malo por esto, por esto y por esto. En el colegio antes se daba Comentario de Texto. Seguro que la mayoría de las reglas siguen vigentes. Y valen aunque hayas tenido un mal día el día de escribir la reseña. Que, por otra parte, como todos los que escribimos en internet lo hacemos por amor al arte, tenemos todo el derecho del mundo a no ser rigurosos 100%. Cada uno se juega ahí su credibilidad, claro está.

Decía Tony Ruiz:
"¿Que te resulta mas irritante o molesto:
- leer una crítica POSITIVA sobre algo que NO te ha gustado; o
- leer una crítica NEGATIVA sobre algo que SI te ha gustado?"

Me da igual. Si a alguien le resulta molesto que critiquen su tebeo de forma razonada es SU problema. Yo no leo una crítica o una reseña para que me digan el magnífico gusto que tengo. Prefiero que me descubran cosas que desconozco, que me avisen de truños potenciales, que me hagan ver cosas que no veía de obras que he leído o, por qué no, que me digan que tengo un gusto espantoso por leer las mierdas que leo.

El caso es que aún no he visto una sóla reseña del Peleas de Enamorados, el nuevo de la Balada de las Landas Perdidas o los Terry y los Piratas.

Por cierto, sólo me he comprado éste último y me ha encantado. Mucho más divertido que Rip Kirby.

Hombre, señor Álvaro, no interprete usted mis palabras como un ataque contra usted o su manera de hacer las cosas, que usted en su casa (o en su Cárcel, mejor dicho) hace lo que quiera, naturalmente, y con toda la razón del mundo, ya que lo hace por el simple placer de hacerlo, y eso no hay quien lo discuta, ni lo censure, ni lo prohiba. Si además pienso que anda haciendo más por el mundo del cómic, en los últimos años, que lo que mucha gente ha hecho, pues puede imaginarse que no eran esas mis intenciones.

Simplemente, aunque respete su postura, no acabo de comprenderla, desde el mismo momento en que me parecen igual de útiles y necesarias, para orientar a los posibles lectores, las críticas negativas que las positivas, ya digo, y yo me divierto lo mismo cuando alabo alguna obra que me haya apasionado que cuando pongo a parir otra que me haya hecho sentir estafado (porque el derecho al pataleo, después del robo, nadie nos lo va a negar, ¿no?).

Pero bueno, si a usted le agrada más escribir sobre lo que le gusta, obviamente, y ya que lo hace por diversión, resulta lógico que así lo haga. No obstante, creo que su ejemplo concreto ha sido un tanto desafortunado, pues para el lector al que usted intenta orientar posiblemente habría resultado mucho más útil e informativo que hubiera dedicado su tiempo a escribir una crítica negativa sobre cualquier obra que no le haya agradado que a construir la penúltima oda al "Batman. Año Uno", de sobras alabado, a diestro y siniestro, desde hace veinte años. Pero vamos, esto último es un simple comentario, y ya digo que usted en su casa, lógicamente, puede hacer lo que le plazca, que además lo hace muy bien.

Tampoco creo que realizar una crítica negativa equivalga automáticamente a ensañarse con nadie ni a ser especialmente cruel, ojo. Se puede atacar una obra de manera constructiva y argumentada y sin faltar al respeto en ningún momento a los creadores de turno (aunque más de uno lo merezca, por faltárselo a los compradores de su obra).

Lo que siempre hay que intentar hacer es, pues eso, argumentar las opiniones de uno, sean positivas o negativas, que los "uh uh mola" o los "apesta", así, a secas, nunca me han valido como críticas mínimamente serias.

Un saludo.

Alfred, en dos momentos de su comentario vienes a decir:
> No creo que la labor de un crítico sea acercar toda obra que reseñe a aquel público que más la pueda disfrutar, como dice el señor Tony Ruiz. Esa será, en todo caso, la labor del editor, que es quien se juega los duros, y quien está loco por vender el producto. No nos confundamos, pues.
(..) La labor del crítico, a mi entender, es simple y llanamente dar su opinión sobre el tebeo (o libro, o película, o...) de marras, sea positiva o negativa, y argumentarla como mejor pueda y/o sepa, sin más.

Y me pregunto yo... ¿De qué sirve entonces dar la opinión de un tebeo, si es bueno o malo, sino es para que la gente que pueda estar deacuerdo en lo que el crítico ha escrito se interese o no por el tebeo? ¿Por la simple razón de hacer un mero "comentario de texto"? Pues, la verdad, eso me hace sentir bastante inútil. No es lo mismo que lo que hace el editor, en ningún caso, por lo que tú mismo apuntas, porque al crítico "ni le va ni le viene, en principio, lo poco o mucho que el cómic venda". Pero es que, además, el crítico se supone que valora el esfuerzo puesto en una obra y lo valora en su JUSTA medida, porque conoce bien el terreno en el que se mueve y no tiene ningún tipo de condicionante externo (o no debería tenerlo), y recomendará o no la obra hacia un sector de los lectores u otro... que no tiene por qué ser el sector que al editor le gustaría que fuera dado que el editor siempre querría que llegara a TODOS los lectores posibles.

> Y tampoco creo que escribir reseñas y/o críticas positivas sea más o menos útil, ni para quienes las redactan, ni para quienes las leen, que escribirlas negativas. Ambas desempeñan, después de todo, exactamente la misma función; es decir, dar a conocer el juicio del crítico por si a alguien le pudiera ser de utilidad, ya sea para intentar descubrirle la obra y hacerle pasar un buen rato, si la opinión es positiva, ya sea para intentar alertarle y que se evite el mal rato, si es negativa.

¿Pero no decías no estar deacuerdo conmigo en que la labor de un crítico sea acercar toda obra que reseñe a aquel público que más la pueda disfrutar? Pues es lo que estas diciendo en este párrafo...

Bueno, ya he comentado que cada uno puede tener su estilo y su forma de hacer las cosas y que lo veo perfectamente correcto. Ahora bien, no veo ningún problema en ser siempre "educado" y, sin embargo, ¿por qué hay que "herir" sistemáticamente, y muchas veces innecesariamente, la sensibilidad de un determinado autor cuando se le pueden dar ánimos o determinados consejos para mejorar (Lo que apuntabas, Alfred, de Carlos Giménez)? O sea, ya lo dije, que veo bien que se hagan críticas "negativas" pero ojo a como se hacen. Porque incluso la peor de las obras tiene algo bueno (ya sabeis todos lo dificil que es, simplemente, publicar, como para que algo publicado no pueda tener absolutamente nada de bueno) que, a mi juicio, debería ser siempre destacado, ya que eso será lo que verdaderamente pueda llegar a atraer a aquel lector que pueda estar interesado en la obra. Porque, repito, TODAS las obras tienen su público. Y por muy horrendas que nos parezcan dudo mucho que no haya alguien a quien pueda interesar, aunque esté plagada de defectos. Y ojo a lo que apuntaba Álvaro antes, que tiene mas razón que un santo...

Bueno Pedro, no niegues que te gusta esa "familla" de polémico que te estás ganando. Por otro lado, la mayoría de gente se compra comics que le gustan o intuye le van a gustar. Seguro que si hubiera un servicio de prensa en condiciones en las editoriales, leeríamos muchas más críticas negativas, pero mientras paguemos nosotros...

Yo, personalmente, opino como Pedro.

Yo compro tebeos, pago los tebeos y disfruto o no de esos tebeos.
Me gusten o no lo expreso.

Si veo que los gustos de pedro son afines a los míos (por ejemplo) y a él no le gusta, por ej, el capitán golondrina, es probable que a mi tampoco, y si me lo dice me ahorro la pasta de comprarlo, o lo compraré con más precaución buscando otros puntos de vista.

Si todo el mundo dice que el capitán golondrina es buenísimo y es una castaña (para mi) dejaré de tener confianza en la crítica.

Hombre, señor Tony Ruiz, tal y como usted se expresó, parecería que la labor de un crítico fuera leer cualquier obra y a continuación sentarse a extraer, por mala que fuera, cualquier resquicio de virtud que pudiera haber en ella, analizando a continuación a qué clase de público podría interesar, y asegurándose con su reseña, acto seguido, de que las dos o tres personas, de puro malo que es, a las que semejante engendro les pudiera agradar dieran con él en su librería habitual y lo disfrutaran.

Y no creo yo que eso sea lo que yo escribí (ni quizá, no lo sé, lo que usted quiso decir, aunque yo lo haya entendido así).

Por otro lado, no creo que los editores pretendan que todos y cada uno de sus productos los compre todo el mundo, aunque lo deseen, claro, pues quiero creer que son más sensatos que ambiciosos y comprenden a la perfección que los lectores potenciales de "Marmalade Boy" no son los mismos que los de "Lanza en Astillero", por ejemplo. A él, y solamente a él, al editor, le corresponde pensar el tipo de público al que se está dirigiendo principalmente con sus publicaciones para poder publicitarlo convenientemente entre el mismo.

El crítico se limita a opinar, sin más, y a quien le sea de utilidad que lea sus reseñas, y a quien le parezcan una pérdida de tiempo que las ignore, sobre todo si se hace por amor al arte y gratuitamente, como en el 99% de los casos se suele hacer.

Un saludo.

Alfred, tienes razón en lo de Año Uno, ya largamente alabada...pero esa reseña tiene una razón de ser evidente. Dejar de lado esa estúpida pelea superhéroes/europeo/loquesea para dejar claro que sólo hay dos tipos de tebeos: los buenos y los malos.
La cuestión que viene aqui es que yo no me divierto poniendo a parir un tebeo. Me fastidia y me jode. Evidentemente, algunos casos se me cuelan, como el de Steve Niles que comenta Sark, pero en general, no me divierto poniendo a parir un tebeo. Y con la cantidad de tebeos que salen ahora, veo más interesante hablar de un tebeo que me parece muy bueno que de otro que no me interesa. Verdad es, como se apuntaba, que entonces se puede llegar a la duda sobre si no me ha gustado o no lo he podido leer, pero en general, de lo que no hablo es que no me interesa por una u otra razón. Por ejemplo, de Terry y los piratas acabo de colgar un texto, pero las landas me parece un tebeo del montón y Andy Watson un autor exageradamente sobrevalorado, del que quizás el mejor ejemplo sea este Peleas de enamorados.
Aunque quizás si ponga algún texto sobre Watson, por levantar polémicas... :)

Buen debate señores, empieza a ser más interesante leer los comentarios que el propio blog.

Álvaro tiene toda la razón del mundo en hacer lo que quiera con su blog y en gastar su tiempo en lo que le parece más razonable. Sobre todo ahora con más de 300 novedades en el salón. Por eso incidia en que no existe la figura del critico "profesional" y que no se le pueden pedir peras al olmo. Los blogueros ya hacen más de lo que se les puede pedir, no van por ahí los tiros.

El tema es que al final todos hablamos de los mismos tebeos porque son los unicos que conocemos debido a que son los unicos que otros ponen bien. El dejar de lado otros tebeos porque no nos parecen tan buenos logra que se conviertan en perfectos desconocidos que nadie sabe ni de que van. Y hoy en día con el volumén de novedades que tenemos es algo imperdonable. Quien sabe lo que me estoy perdiendo porque nos estamos centrado en los cómics que estan en boca de todos.

La figura del crítico es necesaria, las críticas negativas son necesarias y no hay que verlo como algo malo. Necesitamos hacernos mayores y ponernos a la altura de otros medios. Pero como siempre, en este mundillo no hay profesionales ni hay nada, somos cuatro pringados los que hablamos de tebeos, como siempre.

La semana que viene, segunda parte del post. Me repito, buen debate señores.

Bueno, Alfred, tu interpreta lo que yo escriba como tu quieras y sé todo lo puntilloso que quieras con lo que yo escriba, pero no hay mas cera que la que arde...

Y, oye, te agradecería que no te dirigieras a mí con lo de "SEÑOR Tony Ruiz" porque, además de que no merezco el calificativo de "señor" (porque ni soy muy mayor ni merezco trato de respeto alguno), me suena un poco a cachondeo con mi persona y a un intento de "hacerme bajar de un burro" al que creo que no me he subido en ningún momento. Prefiero que me tutees, y te lo digo sin animo de ofender y de "buen rollito". Ahora bien, si tú prefieres que se le llame a la gente con el grado de "Señor", dímelo y no te tutearé...

¿Pedro tiene fama de polémico, Viru? Pues los que crean que este blog es polémico, no le han leido en sus buenos tiempos del DC a Gritos (yo tampoco, pero me contaron que ahí SÍ que era polémico...)

Sobre el post, la verdad es que me llama la atención que sientas la necesidad de escribir esto, porque a mi me parece obvio. Desde que entré en este blog, tuve claro que ibas a comentar los cómics que leyeras, y me parece evidente a partir de ahí que algunos comentarios serían positivos y otros negativos, puesto que no conozco a nadie a quien le guste todo lo que lee. Y no me parecen especialmente destructivas tus críticas, creo que las he leido peores.

Sobre el debate, yo creo que el que ha dado en el clavo ha sido Álvaro (toma opinión arriesgada, darle la razón a Pons ;) ) cuando dice que como el crítico de cómic en España es aficionado, no se debe a nadie. Yo, la verdad me mosquearía si en algún medio profesional TODAS las críticas fueran del mismo signo (buenas o malas), porque pensaría que alguien a quien le gusta todo o no le gusta nada no tiene criterio. Claro, eso es cuando leo las opiniones de alguien cuyo único trabajo es criticar. Cuando hay que seleccionar, porque se tiene un tiempo limitado, entonces aparece el criterio de cada uno.

Sobre la crítica negativa, para terminar, yo creo que no tiene por qué ser desagradable ni polémica. A mi no me gustan los vengadores de Bendis (por ejemplo), y no me corto de decirlo mes a mes en un foro lleno de admiradores de esa serie. Todavía no me han baneado, porque se entiende que no voy a provocar, sino a tener un sano intercambio de opiniones. Que escuchar al que no está de acuerdo con uno es una buena forma de aprender, me parece a mi. Y se nota cuando una crítica negativa parte de la mala leche o simplemente de un producto que no ha gustado.

>La figura del crítico es necesaria, las críticas negativas son necesarias y no hay que verlo como algo malo. Necesitamos hacernos mayores y ponernos a la altura de otros medios. Pero como siempre, en este mundillo no hay profesionales ni hay nada, somos cuatro pringados los que hablamos de tebeos, como siempre.
--------
Pedro, este texto tuyo un poco a modo de "conclusiones finales" se parece demasiado sospechosamente a lo que ya habías escrito en el Post...

Y, hombre, tampoco creo que "somos cuatro pringados los que hablamos de tebeos", que esto empieza a ser ya un topicazo como la copa de un pino, pero topicazo, al fin y al cabo. Se habla muy bien de tebeos (yo no me incluyo, pero como lector valoro muy positivamente la labor crítica que hacen muchos de los que ya empiezan a ser conocidos en este extraño sector de la crítica de tebeos. Lo dicho, podrían dar lecciones de como realizar textos correctos y de profesionalidad a muchos críticos de otros medios de este país...) y lo de "necesitamos hacernos mayores" espero que lo digas por lo de cobrar y remunerar como se debe a la gente que se dedica a esto de una manera mas o menos continua. Pero, bueno, mientras exista la ley de la oferta y la demanda y se vendan poco las revistas sobre comics será algo menos que imposible. Quizá si los críticos sobre comics empezaran a proliferar en periódicos, radios y demás, como lo hacen los críticos literarios, musicales y cinematográficos...

Por cierto, una pregunta que me estoy haciendo a raiz de todo lo comentado: ¿podrían estar perjudicando la proliferación de blogs o páginas webs dedicadas a los tebeos el que muchos críticos no sean valorados económicamente porque éstas podrían estar afectando a las ventas de las publicaciones sobre comics? ¿O por el contrario crean un mayor interés por estas publicaciones y sirven para formar buenos críticos?

Y, otra cosa, ¿Por qué se tiene que postponer el debate hasta la segunda parte de tu post? Si la cosa está interesante pues que la cosa siga, hombre...

El trato de usted y de "señor", amigo Tony (¿me dirá ahora que tampoco merece tal calificativo, pues verdaderamente no somos amigos?), se lo llevo dando a todo el mundo, amigos y enemigos (si es que los tengo) por igual, que yo recuerde, desde que escribo en el chisme este de Internet, tanto si montan en burro como en motocicleta, como en cualquier otro medio locomotor, y sin ánimo de cachondeo alguno a costa de nadie (si acaso, en parte, a costa de los propios formalismos, pero no creo que eso resulte insultante para ninguna persona). Manías personales, supongo. Locuras mías, si lo prefiere.

Ahora bien, del mismo modo que yo puedo interpretar libremente sus palabras, puede usted hacer lo propio con las mías, faltaría más. Eso sí, por más que yo le dé un determinado trato, le aseguro que puede usted sentirse libre, también, de darme a mí el que desee, que ninguno me molestará. No todo el mundo tiene por qué tener las mismas manías, después de todo.

Y no, no pretendía yo convencerle de nada, o hacerle cambiar de opinión, que nada gano con ello, ni siquiera gallifantes. Más bien pretendía aclarar y explicar un poco más la mía, por si no hubiera quedado clara, o algo.

Un saludo.

>¿podrían estar perjudicando la proliferación de >blogs o páginas webs dedicadas a los tebeos el >que muchos críticos no sean valorados >económicamente porque éstas podrían estar >afectando a las ventas de las publicaciones >sobre comics? ¿O por el contrario crean un >mayor interés por estas publicaciones y sirven >para formar buenos críticos?

Ahm... en los años anteriores a la creación/proliferación de blogs no creo que hubiera un momento en que los "críticos de cómcis" hayan estado mejor "valorados económicanmente"... así que como hacer mal, no parece que lo hayan hecho...

> ¿podrían estar perjudicando la proliferación de blogs [...] el que muchos críticos no sean valorados económicamente

No, para nada. Vamos, años antes de que existieran los blogs los críticos seguian sin cobrar un solo duro. En ese sentido no va a cambiar la cosa pase lo que pase.

Lo que si puede estar afectado el que exista tanto blog es a la desaparición del fenomeno fanzinero y similares ya que publicar en internet es mucho más barato y mucho más sencillo. Por eso cada día va a ser más complicado ver información sobre comics en formato papel. Tiempo al tiempo.

>¿Por qué se tiene que postponer el debate hasta la segunda parte de tu post?

No, no, el debate puede seguir hasta que el cuerpo aguante. Solo que todo este intercambio de ideas me ha generado a mi otras que explicare en un post la semana que viene. No me gusta tratar el mismo tema todos los días, hay que ir variando un poco. Pero el debate puede seguir perfectamente.

Pues seguramente esteis en lo cierto, Jonatán S. y Pedro. Bastante convincentes vuestras respuestas. Muy interesante la apreciación de la desaparición de los Fanzines...

DEJEN DE SER ASI DE BOBOS AL ESCRIBIR ESTO

NO CRITIQUEIS A ZIPI Y ZAPE U OS PARTO LA CARA

Cambia el color del blog

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Pedro y publicada el 27 de Junio 2005 9:40 PM.

A vueltas con el manga es la entrada anterior en este blog.

Zipi y Zape es la entrada siguiente en este blog.

Este blog se actualizará diariamente de lunes a viernes. Bueno, quizá no, pero se intentará.

Para cualquier cosa puedes mandarme un mail a pedro ARROBA untebeoconotronombre.com (sustituye la arroba por su símbolo, lo siento, lo hago así porque me están friendo a spam.

El autor de los textos es Pedro García, si quieres saber algo más de él, puedes leer lo que escribió cuando el blog cumplió el segundo aniversario.

El dibujo de fondo esta realizado por el artista marveliano David Lafuente. Si quieres descargartelo puedes hacerlo desde aquí.

El copyright de las imágenes pertenece a sus autores. Los textos se encuentran acogidos bajo la siguiente licencia.

Creative Commons License

Powered by Movable Type 4.34-en