Por Moebius

Aunque he participado en el homenaje realizado en tal página entre muchos otros autores, no podía dejar de rendírselo en Sigue leyendo. Así que aquí van unas pocas palabras que ojala hicieran algo de justicia a tan gran autor.

moebius.jpgSoy incapaz de recordar que es lo primero que leí o vi de Moebius. Evidentemente alguna obra tuvo que ser la primera, algún dibujo tuvo que atraer mi intención, pero la realidad es que Moebius siempre estuvo allí. Es totalmente indivisible mi afición a los comics y mi conocimiento de la obra del autor. Ni siquiera tenía que comprar sus tebeos, estaba en las portadas, estaba en los interiores, estaba incluso en revistas de cine, en películas, en donde quiera que mirara. Era tal su presencia en mi vida que incluso a veces hablaba de él con amigos que en la vida habían leído un cómic

No quiero decir con todo esto que era un tema recurrente ni que lo teníamos todo el día en la boca. Simplemente que si por lo que fuera un dibujo suyo se cruzaba en nuestra vida, era normal admirarlo y alabar la pericia del autor. Lo mismo cuando oíamos algún rumor de una nueva película y se basaban en bocetos suyos, era algo así como: son diseños de Moebius, eh, ¡Moebius!

Lo que no puedo decir es que me gustara alguno de sus guiones o de los que le escriban otros autores. Siempre que firmaba como Moebius el guión, que al principio parecía algo comprensible y no demasiado complicado de seguir, terminaba mutando y se llenaba de personajes y situaciones realmente extrañas. Tantas veces leí el Garaje Hermético como no entendí realmente nada y lo mismo si era otro el que dictaba, como por poner algún ejemplo me paso con el Incal. No solo es que me perdía a las pocas páginas sino que sabía que me iba a perder tarde o temprano, pero daba igual, me fascinaban todas y cada una de ellas. La experiencia de contemplar cualquiera de sus dibujos era algo que disfrutaba una barbaridad y por eso al final entender el significado de la obra era de lo menos. Creo que es uno de los pocos autores a los que les permito semejante licencia, con la gran mayoría me molesta mucho si su obra no tiene un mínimo de significando, un algo de coherencia. A Moebius se lo permito todo, tiene barra libre para hacer lo que quiera y nunca jamas me ha defraudado.

Aunque para mi lo más extraño fue un documental dedicado a su figura, creo que era en Metropolis, donde se le veía desenvolverse en su vida cotidiana. Y lo más sorprendente no era esa hermosa ilustración gigante que estaba elaborando en su tablero de dibujo, sino el que bajara a la tienda a comprar manzanas y otros alimentos. Es algo totalmente normal y que todos hacemos cientos de veces, pero verlo en un dibujante tan peculiar, tan creativo, tan fascinante era algo completamente fuera de lugar. No me podía entrar en la cabeza que Moebius fuera humano, que realmente fuera Jean Giraud y que tenía todo un mundo cotidiano en el que se movía como uno más de nosotros. Supongo que ese era el dibujante de Blueberry, que aunque tenía un talento descomunal al alcance de muy pocos, no tenía esa genialidad descomunal del autentico Moebius.

Que descanse en paz, no había vida suficiente para mostrar todo el genio que llevaba dentro

2 opiniones en “Por Moebius”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.