Recuperar el quiosco

¿ Cuándo se perdió el quiosco ? ¿ Es una frase tópica para decir que el mercado está en crisis ? Hagamos un post a lo Cuéntame y recordemos los tiempos adolescentes del que aquí escribe. Dentro cabecereishon (aquí se oye la musica de Cuéntame y aparecen tebeos de Roberto Alcázar y Pedrín, Zipi y Zape y tebeos de Bruguera de Spiderman).

Cuando empecé a comprar tebeos de mi propio dinero (bueno, de la paga que me daban se entiende, vamos, que lo correcto sería cuando empecé a destinar dinero de mi paga a comprar tebeos) yo no conocía la existencia de librerías especializadas (bueno, esto es falso, sabía que existían pero entonces no me imaginaba donde se podrían encontrar). Simplemente bajaba a la papelería de turno, de ésas que venden cartulinas y ceras de colores, y buscaba entre el poco género que tenían. Tenían un género escaso y ni siquiera había garantía de continuidad en las colecciones porque la necesidad de expandirse era obvia. En los tebeos que me compraba se mencionaban otros tebeos que yo no encontraba así que me lance a la visita de todas las papelerías de los alrededores. Me dí cuenta que unas papelerías tenían más tebeos que otras y poco a poco fui elaborando una ruta de visitas, ya que solían complementarse en las colecciones. Porque actuaba el distribuidor de esta manera es algo que nunca sabré y me daba la impresión de que les traían un número determinado de tebeos fueran los que fuera y allá se apañaran las papelerías con ellos. Con el tiempo me di cuenta que esta estrategia a pesar de ser nefasta para el día a día era genial para encontrar joyitas atrasadas a precio de portada. Era bastante factible encontrar tebeos editados hace tres o años o más en una caja al fondo de cualquier papelería, aquello se convertía en una interesante caza del tesoro.

Las papelerías al final no terminaban de satisfacerme debido a sus extremadas carencias así que era el momento natural de lanzarse a por los quioscos. Éstos sí que estaban surgidos en género, bueno, unos más que otros claro, pero aquí es donde se podían encontrar todas las novedades todos los meses. Mis preferidos eran dos quioscos, por supuesto cada uno en un extremo diferente de la ciudad. En uno de ellos exponían todas las novedades en uno de los «escaparates» laterales del quiosco. En solo un vistazo sabías todo lo que habían traído y podías quedarte tranquilamente mirando un buen rato sin que nadie te mirara raro (por suerte, o por desgracia, las revistas porno se encontraban en el otro lateral del quiosco por lo que nadie te podía acusar de pervertido mirando tebeos… o quizá sí).

El otro quiosco se encontraba en el centro de la ciudad y por entonces era el paraíso en la tierra. Era un quiosco enorme (media unos 5, 6 metros de largo) y tenia toda una fila entera dedicada a los tebeos. Y éste lo traía todo, todo, todo. Recuerdo que me plantaba delante del quiosco y me quedaba bastante rato mirando los tebeos que habían llegado. Entonces miraba el dinero que tenía (poco) y me ponía a hacer complicadas cuentas a ver qué tebeo podía comprar, cuál no, cuál colección seguir, cuál no. Vamos, me imagino a la quiosquera pensado: «Este chaval es tonto, se queda ahí plantado mirando con cara de bobo».

Eran buenos tiempos (cualquier tiempo adolescente siempre fue mejor). Poco a poco empecé a descubrir el mundo de las librerías especializadas (ésa es otra historia que contaré otro día) y fui dejando los quioscos, pero muy lentamente. Sobre todo por la comodidad de tener en una librería todo el material que tenía que buscar en varios quioscos o papelerías. Actualmente sólo compro en librerías especializadas, hace mucho que ya no compro un solo tebeo en un quiosco. Tampoco hay mucho para comprar allí. Siempre que veo uno lo miro de arriba abajo, es una vieja costumbre, y poca cosa hay allí para llevarse a la boca.

¿ Cuándo perdimos los quioscos ? ¿ Cuándo todos nos pasamos a librerías especializadas y los quioscos vieron que no les rentaba vender ? ¿ Cuándo los quiosqueros vieron que no era rentable ? ¿ O fueron los fascículos con sus espectaculares cartones que lo tapaban todo ? Mucha gente le echa la culpa al propio formato de los tebeos. A un quiosquero no le compensa vender un tebeo por sólo 20 céntimos. Eso no es totalmente cierto, lo correcto sería: «a un librero no le compensa vender POCOS tebeos por sólo 20 céntimos». Porque si vendiera mil tebeos, ya veríais como tendrían cientos de ellos. Y es que al quiosco no lo mato el dvd ni el cartoneo ni los fascículos, fuimos nosotros mismos cuando dejamos de comprar. Y fueron las editoriales cuando se volcaron hacia las librerías especializadas. Cualquier editorial prefiere vender un tomo de 10 euros en una librería que unos tebeos de 1,7 en un quiosco. No les da el mismo beneficio. Así que dejemos de echar la culpa única y exclusivamente a los quiosqueros y mirémonos primero a nosotros mismos.

Ay, qué nostalgia, a ver si un día de éstos me vuelvo a pasar por esos quioscos a ver que ha sido de ellos.

11 opiniones en “Recuperar el quiosco”

  1. Hay muchas cosas que han hecho que se pierda el quiosco… a mi parecer una de ellas es que el tebeo ha dejado de ser un medio de expresión popular y se ha convertido en un objeto de coleccionista.

    ¿Cuántos nos compraríamos en un quiosco un tebeo ligeramente arrugado en una esquina, pudiendo ir a una librería especializada y escoger aquél que esté más perfecto?

    Así que te doy la razón, gran parte de la culpa es nuestra, de los propios lectores…

  2. De culpa de los lectores, nada. Esa evolución es natural y no se puede evitar. Son las editoriales las que no han cuidado a las generaciones nuevas, las que sí se enganchan en el kiosko. Es su responsabilidad la de buscar nuevos lectores y mantener los actuales, y en todo caso, la sociedad que considera que leer es de «raritos», pero ¿que la culpa es de los que nunca han dejado de leer? Ni hablar del peluquín.

  3. Todo eso de lo que habláis es si tenéis librerías especializadas cerca.

    yo sigo comprando en kioskos. Todos los interesantes están por la zona y en 30 minutos tienes todas las novedades del mes y muchas más cosas.

    Algunas librerías tienen un importante catálogo de cómics/manga antiguo o ‘nuevo’ de hace tres meses, por lo que no ves nunca las novedades. Sobre todo de Norma

    Yo sigo atrapado en esos momentos ‘felices’ de la adolescencia!

  4. Yo, aunque el 90% de las compras las hago en librería especializada, aún compro cosillas en los quioscos, más que nada porque me pillan muchísimo más cerca. Eso sí, en los que conozco sólo tienen cosas de Planeta y de Panini, de Norma nada, claro.

    Por cierto, ayer vi que tenían hasta el Uzumaki, que yo pensaba que sólo lo lanzaban en librerías especializadas.

  5. Yo tenía una ruta de quoscos los sabados por la mañana para intentar cazar las novedades. Tenía también un calendario por semanas para saber en que semana debía caer algo que esperaba, de forma que si a la semana siguiente de los esperado algo no había salido en los 3 quioscos que controlaba, me tocaba irme hasta el de la estación a mirar.

    Esto de la ruta también requería su técnica y mano diestra para entrar en el segundo quiosco con cosas ya compradas en el primero.

    La primera vez que un quiosquero me dijo algo sobre la molestia que eran los tebeos fue cuando forum empezó a la vez la Marvelution y a sacar series limitadas (antes eran bajo cabeceras generales como Marvel Heroes), con lo que se multiplicaron los títulos y las limitadas para ellos eran series que empezaban y a los pocos meses dejaban de salir. Lioso y no tenían idea de cuantos pedir.

  6. Me siento identificado con tu post!.

    Que recuerdos, parado delante del quiosco viendo tebeos y más tebeos… y recorriendome TODOS los quioscos por si en aquel ya había salido el número de nosequé…

  7. Bueno, pienso que se exagera un poco con este tema. En mi pueblo hay 2 kioskos que trabajan con cómics y no tengo ningún problema en pedirles las novedades de cualquier editorial (tardarán más o menos, pero al final las traen…). Solo bajo a las librerías especializadas cuando tengo que buscar algún número atrasado.

    Por otra parte creo que lo que pasa es que somos un poco pijoteros con el tema de los tebeos. A mi me toca un pie que el número esté un poco doblado en una esquina. Lo que importa es que estén bien las historias (sería como si un lingüista o un profesor de literatura medieval dijera: «No voy a estudiar este incunable porque tiene las páginas amarillentas y se está corriendo la tinta»). Pienso, vamos…

  8. Hace muchos años, con mi paga no me llegaba para novedades, me tenía que limitar al cambio de tebeos en el kiosco por cinco pelas. Había un buen montón, de todos los géneros y en diferentes estados de conservación.

    Por cierto, que en el barrio no se conocían por «kioscos», sino por el nombre de su dueño: «el señor manolo», «la consuelo»…

  9. Hombre, sobre el estado de conservación de los tebeos se podría hablar mucho…

    Una cosa es comprarlos con una arruguita en la portada y otra es verlos como algunos tenderos los ponen a la venta en los estantes de las librerías especializadas. Parece que los haya pasado un camión por encima. El otro día en una librería madrileña cogí un tebeo para ojear y tenía tres páginas rotas, y no sé si es casualidad o no, pero estaba el primero del montón. ¿Sería por si alguien picaba?

    Que con esta picaresca yo soy de los que miran los tebeos de arriba a abajo para evitar tener que darme un paseo a descambiar el tebeo porque está roto.

    Y hablando de kioskos, me acabo de acordar cuando iba buscando los retapados de cinco números de kiosko en kiosko ya que estos llegaban a pocos sitios y nunca repetían títulos. Lo que mas rabia me daba era cuando abría el tomo y veía que habían metido algún número repetido y tenía que ir a cambiarlo.

  10. Yo también compré durante años, me parece en los mismos kioskos XD Cuando éramos críos nos la sudaba bastante que tuviera alguna arruga, por lo menos a mí.

    Los retapados… ¡que grandiosos! Aún recuerdo el primero, uno con números de Los Vengadores de Fórum, que luchaban con el Berserk y Garra Amarilla.

Responder a jaime Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.