Los amores de Clark

Tras tres días un poco densos (al menos para el que esto escribe) vamos a relajar un poco en tono con un pequeño divertimento.

smallville1.jpgEsta chica parece mona. Todo el mundo piensa que lo es, lo que de verdad le pasa es que tiene una cara rara que le va perfectamente a su personalidad. Es boba, no se puede confiar en ella y hace juicios de valor a la mínima amén de cambiar de opinión a cada capítulo. De todas maneras, a nadie le importa, a todo el mundo le da pena y siempre la perdonan haga la estupidez que haga, que son muchas. En definitiva, es una persona insoportable.

Huir de ella a toda costa. No se entiende que ve Clark en ella (será también cuestión de pena), ya que incluso a la hora de tener el primer calentón lo tiene con otra profesora más interesante.

smallville2.jpgEsta chica es un poco fea. Aunque tiene su punto. Es inteligente, inquisitiva, habladora, graciosa, tiene montón de cosas interesantes que decir. En definitiva, ésta es la novia que te echarías. Que sí, que la otra está más buena, pero abre la boca y se acaba todo el encanto. Clark debería estar con ella, pero sus hormonas adolescentes le ciegan, porque cuando aparezca Lois que es igual que Cloe pero en tía buena, pues ya veréis como le tira más.

smallville3.jpgEste chico le resulta atractivo a muchas mujeres. Debe ser un asunto capilar, porque con pelo no le gusta a nadie. Es inteligente, maquiavélico, traicionero, arrogante, manipulador… en fin, toda una joya. Se pasa toda la serie diciendo “A Clark dejarle en paz”,”No os metáis con él”. Su futura pérdida de memoria puede deberse al desengaño amoroso que se llevara cuando Clark se líe con Lois.

smallville4.jpgEsta chica es un sueño. No hay más que echarle un vistazo para entender porque Clark bebe los vientos por ella. Esto si que es una chica de verdad y no la tonta de Lana. Está claro porque Clark se enamora de ella.

– Hola, soy Lois.

– Tú puedes ser lo que quieras.

El huracán de las noticias insignificantes

Es imposible intentar estar a lo tuyo estos días sin que te salte a la cara alguna noticias del asunto Planeta/Panini. Hoy mismo me disponía a escribir sobre Hellboy y zas, recibo un correo confirmando quien va a distribuir los tebeos de Panini. ¿ Y qué hago ahora ? ¿ Lo ignoro y sigo con lo que tenia planeado o lo comento ampliamente en el blog ? Lo siento seguidores de Hellboy, ya leeréis sobre vuestro personaje favorito la semana que viene…

SD distribuciones ha mandado un mail a todas las librerías confirmando que van a ser ellos los distribuidores para librerías especializadas de Panini. Realmente no es un notición tan espectacular ya que era una de esas cosas que se sabia de sobra. Ellos mismos se habían encargado de llevar el rumor a todas partes, para que se supiera quien iba a llevar a partir de entonces el cotarro. ¿ Y en qué afecta esto al lector ? Pues por ahora en poco, porque hasta que no se vea como funciona el tema de la nueva distribución poco podemos decir. A quien afecta de verdad es al librero ya que es un cambio completo y radical para él, pero esa es otra historia…

El quizá de la cuestión es que este tema despierta demasiado interés entre los compradores de tebeos. Nos tiramos a la yugular de cualquiera por una migaja de información y cualquier rumor nos parece una fuente a seguir. Es una noticia sobredimensionada y sobrexplotada, ayudada por estos tiempos de correveidile de internet. El mundo se va acabar, por lo menos, y eso que solo estamos hablando de cuatro tebeos. ¿ Realmente importaría que se dejara de publicar Lobezno, por poner un ejemplo ? Estamos en unos tiempos donde podemos encontrar cómics de todo tipo y de bastante calidad en las estanterías. ¿ Es tan crucial para nuestras vidas el que se dejen de publicar los cómics Marvel ? A mi, personalmente, me da igual. Me gustan 3 ó 4 colecciones de Marvel y las demás las sigo por pura inercia. Me río con el Punisher, pero si lo cerraran no me iba a doler. Me entretienen los X-Men de Austen, pero no echaría de menos su cierre. ¿ Bibliotecas

Marvel decís ? Pues con todas las que han sacado estoy saciado de material clásico para unos cuantos años. Así que, preguntaros seriamente: ¿ seria tan grave perder esos tebeos ?

Porque encima no se van a perder, van a seguir publicándose, de una manera o de otra. No van a ser tan tontos en Panini como para realizar un esfuerzo tan grande para editar tebeos y luego cerrar las colecciones a lo loco. Con Panini vamos a seguir viendo las mismas colecciones de siempre y luego que puede que mas o menos, pero en definitiva, será lo mismo que con Planeta.

Supongo que el morbo, la intriga, el me han dicho, el ahora se van a enterar lo que vale un peine, y el ya lo sabia yo,son elementos tan poderosos que es lo que da fuerza a este folletín malucho de a duro el ejemplar. Empieza ser cansado,sobre todo porque no tiene visos de acabar. Cuando Panini anuncie su primer plan editorial internet se va a convertir en un torrente de palabras apabullantes, las revistas en otro, todo va a ser bla,bla,bla,bla hasta el infinito. ¿ Y todo para qué ? Spiderman saldrá en enero y todo seguirá igual. Total, son cuatro tebeos, y tampoco son tan buenos, no merece la pena.

Eso sí, seguiré hablando de ellos, hasta que me canse… no, hasta que se cansen los demás, esa es la diferencia.

Jimmy Corrigan, el tebeo más triste del mundo

Hace tiempo comente en este mismo foro la no publicación por parte de Planeta del Jimmy Corrigan y las posibles causas de ello. Como al César hay que darle lo que es del César, y en el pasado Saló Planeta cumplió su parte del trato, que menos que cumplir yo la mía y comentar este tebeo ya con el ejemplar en las manos. Sí, ya sé que desde el salón han pasado unos cuantos días, pero es que este tipo de tebeos hay que leerlos en frío, con mucha calma y paciencia, y a ser posible en días negros y lluviosos.

corrigan_strip.jpgLa lectura de Jimmy Corrigan ha sido algo extremadamente duro. Es un tebeo denso, duro, crudo, y en ocasiones bastante desesperante. Reconozco que en varias ocasiones tuve tentaciones de coger el tomo y estampárselo en la cabeza al mismísimo Chris Ware por contar una historia tan deprimente con unos protagonistas absolutamente patéticos. Otras veces, sin embargo, me quedaba absolutamente maravillado ante la destreza gráfica que se mostraba en las páginas y ante los experimentos visuales que el autor se dedica a hacer por doquier.

No quiero decir con ello que todo el interés de este tebeo se apoye únicamente en la parte del dibujo, sólo que Ware le dedica tanto mimo al dibujo, a la composición de página que uno no puede evitar perderse entre las viñetas y olvidarse un poco de que va la historia. El peso de la parte gráfica es abrumador, y en bastantes ocasiones uno parece encontrarse ante un tratado de dise&ntildeo gráfico más que ante un tebeo. El diseño del propio tomo, con esas sobrecubiertas desplegables y esas “contracubiertas” formando parte de la historia, da a indicar que la atención que se ha puesto a este tipo de detalles ha sido más importante que la que se le ha puesto al desarrollo de la historia en sí.

Tengo que decir sin embargo, que el interés por leer la trama no decae en ningún momento. Después de acostumbrarse a la parsimonia de algunas páginas y a los cambios brutales de tiempo y lugar de otras, la historia se sigue sin ningún tipo de problemas llegando a causar ciertos problemas de ansiedad porque ves que el tema no avanza y estás deseando que de una vez por todas se resuelvan algunas de las fobias que acosan a los protagonistas. Porque esta obra está llena de seres patéticos que viven situaciones patéticas y que te arrastran a esa sensación de desesperanza y agobio que presiden sus vidas.

Puede que la historia intente mostrarnos en algunos momentos ciertos rayos de esperanza en el horizonte, pero una y otra vez cae en ese pesimismo que parece ser el elemento central que preside toda la obra. Tengo incluso la sensación, de que el final, que intenta decirnos algo así como “siempre hay un rayo de esperanza”, está puesto un poco porque Ware no sabía acabar la obra con otro mensaje que no fuera: “es imposible caer más bajo”.

No es una obra para todos los públicos, el precio de la misma (30 euros en la versión espa&ntildeola) ya discrimina lo suficiente para que la obra vaya dirigida exclusivamente a las personas que pueden apreciar este tipo de tebeos. La temática, el típico slice of life (pasa la vida, como diría una presentadora de televisión) está destinada para un tipo de paladar diferente al que acostumbra poblar las librerías. Así que, por mucho que te digan que esta obra es la leche en verso, que lo es, si este tipo de historias no te van, no te acerques a ella ni por asomo. Si buscas otra cosa diferente a lo que lees habitualmente no puedo más que recomendartela, ya que es un libro lleno de muchísimas emociones.

En cuanto a la edición decir que chapeau para Planeta y para Jaime Rodríguez porque la han clavado. Así es como se tienen que hacer las cosas, sí se&ntildeor. Mi reconocimiento para el trabajo bien hecho.

Hay que reconocerlo, Jimmy Corrigan ha pasado a la historia de los cómics, con motivos fundados, pero, ¿ es el tebeo que queremos mostrar a las generaciones futuras ? No lo sé, pero es un tema interesante para otro día.

Casi toda la verdad sobre el caso Panini/Planeta en Dolmen y Nemo

Tras el parón veraniego que afecta a las editoriales (en agosto no se trabaja, nunca) septiembre tenía que ser el mes de las novedades informativas. Dolmen y Nemo vienen a cubrir esa necesidad que existe entre el aficionado por saber “lo último”. Pero la verdad, yo me he quedado como estaba.

Empecemos con Nemo, en la portada un circulito rojo nos anuncia: Toda la verdad sobre el caso Panini/Planeta. Con un reclamo como ese la revista se vende sola. En el interior un artículo de 3 páginas sobre el tema escrito por Alvaro Pons, carcelero mayor del reino, así que leámoslo (que conste que yo me leí primero el ADLO!, ahí se encuentran más verdades que en muchos otros sitios).

La primera parte del artículo repasa todo los acontecimientos importantes que han tenido lugar hasta el momento y que se pueden contar. Nada que no supiéramos hasta ahora. Lo único curioso de esta parte es la frase: “Lo único cierto es que Panini comenzará a publicar cómics en España, una noticia que siempre debe ser bienvenida” que da a entender muchas cosas. Es la primera vez que leo que alguien se congratula de que Panini edite en España, y las razones que menciona (potenciación de las revistas en los quioscos, presencia de cómics dirigidos al público infantil y juvenil) son totalmente lógicas y muy interesantes. Lo que pasa es que a entender que se sabe más de lo que se cuenta (esto es una obviedad, claro que Pons sabe mucho más de lo que cuenta, muchísimo más), y que ya existen datos sobre formatos, precios y demás. Eso sí que hubiera estado bien leerlo, una lástima. La segunda parte de la entrevista es una entrevista con Marco Lupoi, responsable de la edición de los cómics Marvel en Europa. En una entrevista correcta, Lupoi no suelta prenda y sólo al final se consigue colar varias preguntas sobre la edición española. En sólo tres preguntas, se reconoce que se va a editar en España, que van a seguir más o menos los mismo formatos y que van a sacar ediciones destinadas al público juvenil (bienvenidas sean).

Y poca cosa más. En definitiva, que mucho ruido y pocas nueces. Uno se queda con ganas de que le iban a contar más y más y al final te cuentan lo que ya sabías y alguna cosita más. El artículo no es malo pero tal y como está todo el mundo, ávido de noticias, pues se me antoja un poco corto. Un artículo correcto, pero con algo de más chicha, mejor.

(Por cierto, nos os paréis en sólo este artículo y leeros el resto del Nemo, que desde que cambio el equipo directivo ha mejorado espectacularmente)

Vamos con el Dolmen. Aquí pasa justamente todo lo contrario, chicha tiene en demasía, lo que le falta es corrección, ay, y que mal le sienta al artículo esto último.

Sin mención en portada (¿ se metió el artículo a última hora?) en una sola página SIN FIRMAR, Dolmen nos cuenta de todo: Que los packagers (subcontratas que no tratan con ningún cariño el producto) van a ser los mismos que en Planeta, que ya han empezado a trabajar en los cómics de Panini para enero pero PdA les ha dicho que o trabajan con papá o con mamá, pero no con los dos a la vez. También que no se ha fichado ni a Viturtia ni a Martin para el trabajo de editor, aunque podrían trabajar con ellos a través de los packagers (sí, ya, a mi también me suena raro, pero bueno). En cuanto a que Planeta siga editando tebeos, se cuenta en el artículo que están tocando todo el material europeo y japonés que pueda, a la vez que se afirma que Panini también está interesado en la publicación de mangas. Y por último se hace una velada referencia a una reunión de editores donde se dijeron cosas que al parecer pululan por todos los mentideros.

Este artículo tiene demasiado información, justo lo que todos estábamos esperando, pero, ¿ y la fiabilidad ? Si este artículo hubiera aparecido en, pongamos como ejemplo, el Panini a Gritos, yo no me creería ni dos palabras. El hecho de utilizar la frase mágica que está en boca de todos deja en mal lugar la credibilidad de todo lo escrito: “tras consultar diversas fuentes”. Pues nada, ya está, si son vuestras fuentes serán fiables y son fiables no son rumores, son hechos. Total, para que mencionar el nombre de nadie, si con decir nuestras fuentes está todo dicho. Solo he leído lo de “nuestras fuentes” unas cuarenta veces en la última semana y todas dichas por personas diferentes, así que tendré que hacer de tripas corazón y repetir como un mantra: “Dolmen siempre dice la verdad, Dolmen siempre es fiable, son los demás los que sólo difunden rumores”.

Pero, cuidado, que llaman a Panini para confirmar las cosas… ¿ A quién de Panini ? ¿ Le importa a alguien ? No, a nadie, por eso no hace falta decirlo, es Panini, y se la puede llamar, y da igual a quien llames que te cuenta cosas. Así puedes escribir cosas como “Desde Panini nos han dicho: Yo, al menos, no conozco directamente a Alejandro M.Viturtia”, que podría ser escrita como “Desde Panini, el director editorial nos ha dicho: Yo, al menos, no conozco directamente a Alejandro M.Viturtia”, o también como “Desde Panini, la señora de la limpieza nos ha dicho: Yo, al menos, no conozco directamente a Alejandro M.Viturtia”. Casa perfectamente con el 99% de las personas que trabajan en la editorial y deja al lector el ejercicio de rellenar esos huecos, como los huecos que hay entre viñeta y viñeta. Elige tu propia aventura, o elige tu propio director editorial, todo vale.

En definitiva, la próxima vez un poquito más de hechos contrastados como se hace en el Nemo, y menos soltar rumores que dejan a cada cual pensar lo que quiera, porque todo vale.

(Ah, y ya que he comentado atrás el Nemo, tengo que decir que los artículos del Dolmen siguen teniendo la misma calidad de siempre, es decir, siguen siendo bastante interesantes que leer. Sólo que no sé si por el paso del tiempo, o porque 104 números son muchos para echarse a la espalda, al leerlo no siento la misma frescura que sentía cuando leía el número 20. Aún así, sigue siendo una buena compra).

Resumiendo, lo único que me queda claro tras leer los dos artículos es que Panini va a editar Marvel a partir de enero (¿ alguien lo dudaba ?), que todo va a seguir más o menos igual en cuanto a precios y formatos, y que con el tiempo se irán introduciendo cambios. Que era más o menos lo que todos sabíamos hasta ahora.

Toda la verdad sobre el caso Panini/Planeta sería un artículo que nos desvelara las razones de por que Panini decidió no ceder más los derechos, de cómo sienta la cosa en Planeta, de cómo reaccionan sus trabajadores y de cómo se llevan las negociaciones entre bambalinas. Ese sí que sería un gran artículo, pero me da a mí que ése es el que no voy a poder leer jamás.

Batman: El resto es silencio

En el prólogo del libro el autor confiesa que cuando leyó X-Men el precio de un sueño quiso que existiera un libro de Batman igualito a áquel. A saber, un libro escrito con mucho cariño que desvelara todos los entresijos que se esconden tras las viñetas de un tebeo. Un proyecto muy ambicioso ya que llegar a crear un libro tan intenso y emotivo como Un precio de sueño es harto complicado, así que veamos si se ha llegado a ello.

restosilencio.jpgContar la historia de un personaje que tiene más de 65 años a sus espaldas debe ser una de las tareas más ingratas y pesadas que pueden existir. Comprimir tantos autores, tantas historias, debe ser una tarea de chinos, sobre todo si tienes que hacerlo en 300 páginas. Y aquí es donde está el gran problema de este libro, le faltan páginas, le faltan muchas páginas. El libro está escrito de una manera tan amena, que la palabra adictivo es la que mejor encaja para describirlo. Se lee tan rápido y de una manera tan fluida que da una rabia tremenda llegar al final, porque se nota que se han quedado muchas cosas al margen, que había historias que se podían haber contado, que maldita sea por tener que restringirte a un formato.

A pesar de esa falta de espacio, todo lo que escribe el autor es todo lo que tiene que estar. Todos los momentos importantes en la vida del personaje, todos los cambios de autor o dibujante que dejan su marca en la serie, series de televisión, películas, cualquier cosa significativa, aparece reseñado en el libro. Y todo con cariño, con mucho cariño, porque el autor profesa un gran amor por el personaje, y eso se nota en todas y cada una de las páginas.

Una de las cosas que más me ha gustado del libro es la manera en que se critica a cierta personas. Hernando le da a Bob Kane por todos lados, de principio a fin, pero lo hace de una manera tan elegante, sin usar ni una sola palabra altisonante que no puedo más que maravillarme por la capacidad del autor por hablar de este tipo de cosas sin dejarse llevar por el insulto fácil. Porque una vez leído el libro la opinión del lector ante Bob Kane no puede ser indiferente, le deja totalmente al desnudo y descubierto. Es expuesto de una manera que uno no puedo dejar de pensar en como este hombre se ganó su fama y dinero aprovechándose de mucha gente. Bob Kane es desmitificado y bajado de su altar, poniéndolo al mismo nivel que muchos patrones que explotaban a sus trabajadores. A la vez que se ensalza a Bill Finger y se le pone en el lugar que siempre le ha correspondido como cocreador del personaje. La verdad es que eran otros tiempos que visto desde el presente no se entienden bien y por eso son juzgados muy duramente. Pero eso es tema para otro libro…

En la parte negativa tengo que decir que no me ha gustado nada el cambio de nombre que sufre National nada más empezar el libro. Entiendo que se ha hecho para facilitar al lector la lectura del libro, pero no creo que la persona que se acerque este libro tenga problemas en seguir los cambios de nombre de una editorial. DC Comics no es National, nunca lo fue. Los personajes que poseía una editorial y otra no eran los mismos, y decir que DC compro a Green Lantern es un engaño y un error. Es una pena que un libro que tiene una fidelidad histórica absoluta en todos los hechos cometa este desliz. Pero bueno, no todo podía ser perfecto.

Después de este libro el autor comenta que piensa realizar uno sobre Superman. Si es la mitad de bueno que éste ya merecería la pena comprarse. Aunque a mí, tras leer este libro, más que sobre Superman lo que me gustaría es leer un libro sobre las vicisitudes editoriales de National y DC en los tiempos de la edad de Oro y Plata del cómic. Seguro que hay muchas cosas que se han quedado fuera por falta de espacio, muchas cosas que hablan mucho de como era la época y de como fueron los primeros tiempos de los superhéroes. Así que David, ¿ por qué no escribes ése ?

Catwoman y Punisher

Ya lo sé, hace mucho tiempo que las estrenaron, pero como este blog ha estado un largo tiempo de vacaciones, es el momento ideal para analizar las dos últimas películas de superhéroes llegadas a nuestras pantallas.

catwoman.jpgEmpecemos con la mala de Catwoman. No mala ni de supervillana, sino mala de película. Catwoman es mala de solemnidad, pero mala, mala. Eso sí, yo nunca diría que es una película mala, es una película aburrida, tremendamente aburrida. Es de esas películas que a mitad de las mismas estás mirando el techo del cine y te preguntas como habrán pegado esos brillitos que parece estrellas, o que bien está iluminado el pasillo para que no te caigas en la oscuridad o… en definitiva, lo que sea antes de soportar este tostón.

Es que el argumento cuesta contarlo: Catwoman descubre una siniestra trama alrededor de los ¡COSMÉTICOS! Apasionantísimo… Y a la mala de la película se le ha puesto la cara dura, que es invulnerable vamos, a base de echarse ¡CREMAS PARA LA CARA! Vamos, la idea más genial de la historia del cine. ¡El autor, el autor, que salga!

Total, que mucha gente decía que era una película para verle las tetas a la Halle Berry (pronúnciese Jale Berri, que es como gusta pronunciarlo en los telediarios), y yo les digo: ¿ y qué más queréis que vea ? ¿ Es qué hay algo más ? En definitiva, yo espero que saquen un dvd con los trozos de la Halle en cueros, porque el otro no pienso comprármelo. Bueno, y el de los cueros tampoco pero es lo único mínimamente comercial de la película.

En fin, a los leones con ella, con la película y con la Berry, con las dos.

punisher.jpg

The Punisher. Pues mire usted, esto es otra cuestión. Bueno, si la analizamos como película en sí, dejando frikismos apartes y gustos particulares, pues sí, no lo voy a negar, es una mala película. Ahora bien, pongámosle ojos tiernos, leamos los tebeos que ha hecho Ennis sobre el personaje, y sí, sí, es una película muy divertida. Tengo que decir que me lo pase bastante bien viéndola, y que la pelea con el ruso, traspasada a la perfección desde el papel hasta el celuloide se ganó mi corazoncito. Me divertí, y mucho, porque la película es un fiel retrato de Ennis y busca lo mismo que éste, es decir, la diversión y nada más, ni profundidad en el guión ni hostias.

Porque la verdad, pensándolo fríamente la película es mala, al personaje lo retratan fatal, el malo es patético, los actores son malísimos… pero al menos es una fiel traslación del tebeo. En fin, que para pasar una tarde me la quedo. Pero poco más, ¿ eh ?

Venga, que estrenen ya el chico del infierno porque con este material me parece a mí que poco hay donde rascar. Y me da a mí que con el Hellboy este tampoco va a haber mucho, pero esperemos a verla.

Alan Moore retrato de un caballero extraordinario

Recerca ha editado este libro que es más bien un regalo de cumpleaños a Alan Moore. El año pasado nuestro barbudo favorito cumplió 50 años y un fan suyo que se dedica a (buscar aquí en el libro a que narices se dedica este tío) se puso a buscar colaboraciones de todo el mundo y aquí está el dichoso regalito, veamos que tal les ha salido.

libromoore.jpgPara empezar, el hecho de que todo los beneficios de la obra vayan para asociaciones que luchan contra el Alzheimer es algo que invita a comprar el libro al margen de la calidad, es raro ver algo así en el mundo editorial. Así que antes de leer nada cómpratelo, merece la pena.

Ahora vamos ya al libro en sí. Lo primero… ¡¡¡¡¡ letra pequeña!!!!! argghhhhh… no se si vendrá impuesto así por la edición italiana del libro, porque parece que todo está calculado al milímetro para que no se toque ni una coma, pero uno agradecería una letra un poquito más grande, por el bien de nuestros ojos. Obviando ese detalle tengo que decir que la edición del libro es impecable y una gozada. La mezcla entre texto, cómic e ilustraciones es lo que necesitaba un proyecto de esta clase, y la forma en la que se deberían hacer muchos libros que hablan sobre tebeos. Hablar sobre tebeos a través de textos está muy bien, pero a través de tebeos es maravilloso.

La calidad de los diferentes trabajos es como en botica, hay de todo. Textos muy buenos, otros normalitos, y otros más farragosos que se meten en teorizar sobre la obra de Moore de una manera bastante densa. También se echa de menos un poco de crítica negativa. Vale que es un regalo de cumpleaños y vale que Moore es más que un autor sobresaliente, pero no todo lo que ha hecho es una obra maestra, también tiene sus malas obras. Aunque claro, dile tú a alguien que te escriba algo para un libro de cumpleaños y ponga a parir al homenajeado, estaría un poco fuera de lugar, sí.

En definitiva, que está muy bien y que se lee con gusto. Hay algunas anécdotas muy jugosas y alguna que otra muy emotiva. En conjunto merece la pena aunque haya algún que otro artículo que se me resista, vamos, pero esto es lo normal cuando escriben tantos y tantos autores.

Y que cumpla muchos más.

Planeta edita… ¿ Tintín ?

Planeta, en su maravilloso septiembre fasciculero, nos vuelve a deleitar con otra impresionante colección que jamás de los jamases hubiera pasado por nuestra imaginación: Los coches de Tintín. Justo lo que todos estábamos esperando.

cochetintin.jpgEspero que los de adlo no se me hayan adelantado con este notición impresionante, porque yo creo que se merece una mención en su blog. Está bien, vamos a ver, los coches de Tintín… Los coches de Tintín… Claro, no van a sacar los tebeos de Tintín, que son propiedad de otra editorial, ni otra enciclopedia más sobre Tintín, que ya tienen que existir como 30. No, mejor sacar un producto único y exclusivo, y encima Panini no puede poner sus garrar en él, perfecto.

No me entendáis mal, los coches son muy bonitos, seguro que mucha gente pirada por estas cosas se lo compra y es muy feliz. No es eso, es… la extrañeza del asunto. Vamos a ver, ¿ os imagináis a Norma sacando un coleccionable de muñecos de Spiderman ? ¿ A qué no ? Claro, lo del coleccionable ya seria ciencia ficción, pero lo de Spiderman sería ya demasiado. O a Planeta sacando una colección con todos los artilugios del Batcinturón y encima diciendo cosas como: “En todos los países del mundo las peripecias de Batman se viven con igual pasión”. Vale, pues eso mismo es lo que están haciendo con Tintín, miradlo en el bonito pdf que se encuentra en este link que han sacado para anunciar la colección. Que ey, tienen razón, Tintín es un gran tebeo muy divertido, pero… ¡¡¡ es un tebeo de la competencia !!!

Hay que reconocer que la diversificación de la línea de cómics de Planeta ha sido estupenda. Han pasado de publicar única y exclusivamente Marvel a publicar cientos de tebeos de otras líneas, tanto europeas como japonesas. Es maravilloso, y yo espero que continúe el tema después de la pérdida de derechos Marvel y de la fuga de empleados a Panini. Pero lo que nunca me hubiera esperado es que sacaran cosas relacionadas con Tintín…

Eso sí, yo entre mi taller mecánico de los 60, construye la locomotora Big Boy o los coches de Tintín, me quedo con los coches de Tintín. Pero vamos, mejor no compro ninguno y me quedo tan feliz, y es que esto de los coleccionables no sabemos hasta donde va a llegar. Ni el ansia de coleccionismo de los tintinofilos… pero ese es otro tema.

El coleccionable que destruyó al mundo

spiderman2.jpgLos coleccionables son un invento de Planeta (de Viturtia más bien) creados a raíz de los éxitos cinematográficos de la Marvel. Empezaron con el de los X-Men, que no se vendio mal y continuarón con el de Spiderman, a raíz de “Spiderman, the Movie”, que fue todo un éxito de ventas (150.000 ejemplares del primer número decían las malas y las buenas lenguas). Así que ante el estreno de la segunda parte, que mínimo que otro coleccionable de éstos para llevarnos al paladar. Pero, ay, ay, ay, no podía llegar en peor momento.

La hecatombe de la pérdida de los derechos de Marvel ha llevado a la sección de cómics de Planeta a un caos del que el coleccionable es el primer ejemplo de lo que está pasando. Para empezar, ¿ no se estrenó la película hace dos meses ? Bueno, dejémoslo pasar, total, eso es casi lo de menos. Lo importante aquí son los números, los malditos números, y el tiempo, que se nos echa encima y el lobo Panini viene corriendo y se nos come.

¿ De cuántas entregas consta el coleccionable ? 60. A una por semana nos lleva a un añito entero de coleccionable, lo que nos llevaría más o menos a finales de septiembre del 2005. Pero como en enero se pierden los derechos, esto no puede ser, esto es inviable. Un momento, ¿ de dónde he sacado que son 60 entregas ? Pues de la introducción, donde se menciona esa bonita cifra. Pero bueno, venga, aceptamos errata en la introducción y vamos a buscar otra fuente. En la web de fascículosde Planeta (no en la de cómics, curioso) aparecen 40 entregas. Así que volvamos a hacer los cálculos, 40 entregas son unos 9 meses, lo que nos llevaría a mayo del año que viene. Meeeeccc, mal otra vez. Esto no puede ser tampoco. Así que la gran solución: ENTREGAS DOBLES. Sí, por primera vez en la historia, con cada fascículo te vas a llegar el siguiente fascículo y todo por el precio de dos fascículos. Fascinante fórmula editorial jamás utilizadas antes en España y que marcará un antes y después en la historia de Planeta: es decir, antes de perder los derechos y después de perder los derechos.

Esto nos lleva muy justito a Enero, pero yo confío en Planeta y en su fuerza editorial para sacar tres, cuatro o diez entregas si es necesario de una tacada. O de dejar colgado el coleccionable si es necesario, total, a quien vais a reclamar,si ya no tienen los derechos.

A lo que íbamos, este mareo numérico nos lleva a… tachan, la primera prueba tangible de que los derechos están perdidísimos y que Planeta ya puede ir preparándose a sufrir conómicamente (jajajajaja, seguro que notan mucho esta perdida). Porque, óigame usted bien, el mundo del cómic es tan diferente que una noticia de este calibre no ha podido ser confirmada por nadie. Todo es: lo leí en la página web de tal, me lo digo un amigo de cual, me lo contó mi portera, ya sólo anuncian mangas en las contraportadas, y para colmo, es siempre el mismo manga, etc, etc… Pero confirmación, confirmación, la tendremos en enero, o en febrero o en marzo, vamos, hasta que no tengamos un tebeo de esos de Panini en las manos no se lo va a creer ni dios. Y es que somos como tú, somos diferentes, en fin, este es el mundo del cómic.

(Editado el 7-9-04 por un error en el orden de los coleccionables)

El mes que viene: Desorden

El número 4 de Supreme, esa colección que sale siempre el mes que viene pero no éste, ha salido. Pero todo lo que rodea a este título está asociado con el más aciago de los infortunios: sus páginas están descolocadas.

Francisco Pérez Navarro comenta al respecto en la MLComics:

Puede que no haya sido el librero quien ha retirado el Supreme 4 por su cuenta y riesgo, porque Dolmen avisó a todas las distribuidoras -y a un montón de librerías- de lo que ocurría para que se retirase el tebeo y no se vendieran ejemplares.

Sencilla y desgraciadamente, el encuadernador dobló los pliegos a lo ancho y no a lo alto -o al revés-, fijándose sólo en la primera y última página de cada pliego. Y ésas quedan bien, pero el resto… Sirva lo anterior como explicación, que no como excusa. En cuanto se recibieron ejemplares y se vio el desaguisado… ya era tarde.

La semana que viene volverá a estar en las librerías, esta vez con las páginas en orden. Y, por supuesto, cualquiera que tenga un ejemplar defectuoso podrá devolverlo y cambiarlo por uno en condiciones.

O eso esperamos todos…

Creo que esto ya lo he comentado anteriormente, pero estas cosas… me ponen los pelos como escarpias. Evidentemente la culpa está clara le quien ha sido, el encuadernador ha hecho las cosas como ha querido y ha pasado lo que ha pasado, vale, eso está claro. Pero, y aquí surge mi eterna pregunta: ¿ pero es qué nadie se mira los tebeos una vez que han salido de imprenta ? Empiezo a temer, ya que no sé cómo funciona esto internamente (no vivo de ello, sólo es un hobby), que una vez se mandan los tebeos a imprenta la suerte está echada. Si la imprenta hace bien su trabajo, todo perfecto, felicitaciones y a descorchar el champán. Si lo hace mal, pues que mala suerte, que podíamos hacer nosotros, la vida es así, ha sido inevitable… y a correr con más gastos que seguramente hagan al tebeo deficitario.

Y yo me vuelvo a preguntar: ¿ esto no puede ser de otra forma ? ¿ No es posible que se pueda mirar lo que ha hecho la imprenta antes de distribuir el tebeo ? Porque en el fondo, lo que ha pasado con Supreme no es grave desde el punto de vista del consumidor, ya que se le va a reponer el ejemplar (para el punto de vista de la editorial es una catástrofe, no hay duda). No, el problema es cuando hay errores que se consideran pasables: páginas muy oscuras, alguna página en blanco, colores cambiados, textos fuera de los bocadillos, etc., etc.; ya que esos tebeos salen a la calle y el lector se los tiene que comer con patatas, ya que no va a tener devolución ni nada parecido. Y es que el mundo editorial parece más una churrería que una industria seria y competente. Producimos churros uno detrás a otra, a toda máquina, sin pararnos a mirar como han quedado, y claro, así quedan, pues unos churros muy churros.

Pero lo peor de todo no es esto, es que se acerca el salón del cómic, y la máquina de hacer los churros está echando humo, y a saber que sorpresas no vamos a encontrar, porque en el salón es cuando más bajo cae la industrial editorial. Porque esto es un negocio, no un arte, que lo sepáis.