The Losers

Vertigo es un sello de DC comics destinado, supuestamente, a un público más adulto. Realmente, esto de adulto sálo vale para mostrar escenas de cama y para decir cuatro tacos, no nos engañemos. Al final para lo que vale este sello es para ser un cajón de sastre donde cada autor puede contar sus neuras y donde constantemente se publican miniseries con distintas temáticas para ver si alguna resulta ser el nuevo Sandman. The losers es otro de esos experimentos, y pardiez, como lo he disfrutado.

losers.jpgThe losers trata de un grupo de agentes de la CIA que buscan vengarse contra la agencia que les persigue para matarlos. Su objetivo es conseguir pruebas incriminatorias de las actividades ilegales que realiza la compañía para así ser borrados de la lista negra y lograr poder volver a vivir sus vidas.

Bajo esta premisa, que no es nueva y que se ha visto muchísimas veces en diversos medios como la televisión, se esconde un comic lleno de intriga, aventura y mucha, mucha acción. Es un cómic tan dinámico que parece que se escapa de las viñetas que lo comprimen y que demanda con urgencia sus traslación a otro medio, cine o televisión.

La trama de las dos historias que componen este tomo es la misma: los perdedores van detrás de algún mcguffin que les supone salvará de las pérfidas manos de la CIA. Y según va avanzando la historia, la acción, las traiciones, la misión imposible, van marcando el ritmo de la película. Los personajes no se encuentran demasiado definidos, ya que todos son militares entrenados que son los mejores en su trabajo, que si, hacen cosas diferentes los unos de los otros, pero exceptuando el informático de turno, todos están cortados por el mismo patrón. No, lo que atrae de este tebeo es la manera en que está contado, en como la historia se convierte en algo trepidante que te deja ansioso de leer más y más. Y el dibujo hay que reconocer que le viene como un guante a esta colección. El tal Jock, al que no tengo el gusto de conocer, realiza un trabajo soberbio, jugando con las sombras y con los colores. Va a haber que seguir a este autor ya que si mantiene este nivel va a llegar muy lejos.

No puedo más que terminar recomendándoos este comic cuando salga por estas tierras, ya que sería un pecado que Norma no lo publicara. ¿ Me oís señores de tan excelsa editorial ?

Glenat, a todo manga

últimamente, o al menos yo me he fijado ahora, se está produciendo un fenómeno curioso en mi librería: todas las semanas hay reposiciones de Glenat. Es algo muy extraño ya que mi librería no es muy grande y las ventas no son nada del otro mundo, es muy raro que haya reposiciones semanales de algún producto. Pero de Glenat, semana tras semana las hay. Y no cuesta mucho adivinar de que tebeos son esas reposiciones, ni europeo, ni americano ni gaitas… manga por un tubo.

sayhello.jpgLa verdad es que cualquiera que visite la tienda puede pensar, de buenas a primeras que los únicos tebeos que se venden allí son mangas, sólo en un examen más detenido del resto de la tienda verá que venden de todo. Y es que el lugar que ahora ocupa la estantería del manga antes estaba ocupado por los tebeos de Planeta, Norma… pero la realidad de las ventas ha ido dejando sitio a un producto mucho más atractivo para el publico en general: el manga.

Glenat ha acertado de pleno con este formato que usa para editar mangas. Planeta y Norma llevan años dando bandazos sin sentidos, sacando formatos poco comerciales, comiéndose devoluciones de manga por un tubo, y aún así vendían. Pero Glenat ha logrado dar en la diana de pleno con estas casi doscientas páginas a algo más de 7 euros.

El manga, en general (siempre hay excepciones) son unos comics que necesitan muchas páginas para contar una historia, en los que se suelen dibujar grandes figuras ademas de que en la mayoría de las viñetas carecen de fondo, aparte de ser casi siempre en blanco negro. ranma.jpg Son las características ideales para una reducción de tamaño y para un gran número de páginas por tebeo, y no las que tienen los comics de la Biblioteca Marvel. Además, son unos tomos que quedan perfectos en las estanterías, algo que suele afectar al coleccionista compulsivo. En definitiva, han elegido la mejor opción, pero esto, como siempre, se suele ver a toro pasado. Nadie pensaba que las bibliotecas marvel podrían vender como lo estan haciendo, y nadie pensaba que el manga pudiera vender tanto es este formato.

Otra cosa que ha cambiado es que también veo aparecer a muchas más mujeres en la tienda. Buscan única y exclusivamente este tipo de producto y es algo que no se veía en mis tiempos, donde ver a una mujer comprando comics era algo digno de fotografiar. Por lo que se podría decir que son nuevos aficionados traídos al cómic, lo que no es totalmente cierto, ya que éstos sólo van a comprar manga. Pero bueno, mientras se gastan el dinero en sus mangas, nos financian el europeo que nos compramos los demás…

El manga no es una forma del cómic diferente a las que conocemos ahora, son comics, punto en boca. Los hay buenos y malos, como en el resto de tebeos, así que no hay lugar a un debate sobre si esto va a hundir nuestro mercado o no, porque, ¿ alguna vez ha sido un mercado totalmente nacional ? Ay Capitán Trueno, yo ya no me acuerdo.

¿ Quién queréis que publique DC infelices ?

Desde que Norma empezó a publicar DC en España, el grito de “que le quiten los derechos de una vez” se ha ido convirtiendo en un runrún que se está repitiendo constantemente. Y yo me pregunto, ¿ quién los va a publicar entonces ?

Desde el primer Superman que Norma sacó a la calle, estaba claro que aquello no iba a ser un camino de rosas para el seguidor de DC en España. El precio, 5 euros por 48 páginas, excesivamente caro para entonces (y también para ahora) ya era un lastre importante para la viabilidad del producto. Y la cosa no ha hecho más que empeorar desde entonces ya que los precios no han hecho más que subir y subir, sólo el cielo es el límite.

Por otro lado, la escasa visión comercial de Norma respecto a sus productos, que no se atreve a sacar colecciones clásicas de toda la vida del universo DC como Flash, Green Lantern o Wonder Woman, llevaron al seguidor de esos comics a desesperar y pudrirse lentamente. Cada mes era peor, publicaban menos y más caro, y cada mes incumplían las promesas de que iban a publicar esto o iban a publicar lo otro. Cada mes, la paciencia de más gente se iba rompiendo y eran más los que iban pidiendo que por favor, que a DC les quitaran los derechos y que los publicara alguien más, ¿ pero quién ?

Dejando aparte Planeta, de la que hablaré al final, las demás opciones venían a recaer casi todas en Dolmen. Ellos han demostrado en su revista que les gusta el universo DC y su reciente salida al mundo editorial la hacían la candidata mas idónea para ello. Pero esto era al principio, cuando todo eran promesas y alegrías y cuando aún no sabíamos como iban a publicar las cosas. A día de hoy hemos visto que Dolmen tampoco es la panacea que todos esperábamos y deseábamos, y que le cuesta mucho publicar con regularidad las cosas. Además, sus precios son muy parecidos a los de Norma, prácticamente iguales, así que por ahí tampoco ibamos a ganar demasiado.

Así que nos queda, ¿ Dude ? Puff, más de tres o cuatro colecciones no pueden con ellas, Astiberri… ¿ publicaría esto ? No creo. ¿ Alecta ? Sí, vale, pero lo mismo, tampoco puede publicar demasiado y sus precios también son casi como los de Norma. Cualquier editorial de éstas, de las llamadas pequeñas, sólo podrían publicar 3 o 4 colecciones de este universo, nunca más. Ni más ni menos lo que está haciendo Norma.

Así que la gran esperanza sería Planeta… ah, Planeta sí. Por desgracia Planeta es la única que ha demostrado que puede publicar tal número de colecciones y a precios populares. Si, quizá la calidad no sea la misma que la de Norma, pero los precios tampoco serían los mismos. Y quizá tendríamos Bibliotecas DC de Kirby, que algunos odiaran, pero otros querrán, y coleccionables de Smallville, y ese tipo de cosas…

Si de verdad se os ocurre otra editorial, con el corazón en la mano y la objetividad en la cabeza, por favor decirnosla a ver si es posible, pero a día de hoy o Norma o Planeta, las demás no dan para más.

Ah, ahora me dirás que Planeta no puede publicar DC por no sé qué cosa del monopolio o demás, o porque una misma editorial no puede publicar Marvel y DC… ¿ De verdad te has creído todo eso ?

Vuelta de las vacaciones

Volvemos tras unas larguísimas vacaciones en las que muchos asuntos personales (el trabajo y otras cosas) han impedido estar al pie del cañón.

Por otra parte hay que reconocer que estos meses son los peores para hablar de tebeos aquí, en nuestro país. Las editoriales centran sus esfuerzos en los salones, siendo cualquiera de ellos una excusa perfecta para sacar tomos y más tomos de material que nadie ha pedido, dejando huérfanos los demás meses del año. Ha pasado el salón de Madrid, han pasado las navidades y para estos meses de enero, febrero y marzo tenemos poco material que echarnos a la boca (poca material de calidad, se entiende, bibliotecas marvel la hormiga atómica siempre habrá a porrillo). Buscando temas para este weblog me he fijado en que casi no podía hablar de los tebeos que ocupan nuestras estanterías, porque más allá de una o dos excepciones no hay nada de lo que hablar.

Veremos si ahora que ya está acabando el invierno y que viene la primavera las editoriales se ponen las pilas y nos muestran material interesante. Planeta parece que viene con bastantes cosas para este mes y Norma parece que poco a poco está aprendido a funcionar como una

editorial. Veremos que nos deparan estos meses.

Norma: eterno Gaiman

Con una celeridad raramente vista por estos lares, Norma acaba de lanzar al mercado el último trabajo de Neil Gaiman: Sandman Noches eternas. Lo han hecho tan rápido que parece que estaban tocándole el hombro al mismo Gaiman justo cuando este daba los retoques finales a su obra para que se diera prisa y la terminara.

En mi visita semanal a mi librería habitual, me tope con una sorpresa mayúscula al revisar las novedades (escasas) que habían llegado esta semana: Sandman Noches Eternas ¿ Cómo era posible si hace menos de dos meses que me había llegado vía Previews ? Ante aquella visión, me sentía bastante extraño al ser de capaz de articular una frase en la que la que las palabras Norma y rapidez iban una seguida de la otra. ¿ Cómo puede ser que la editorial que es mas lenta que el caballo del malo haya logrado publicar algo con tanta rapidez ?

La respuesta esta clara: Neil Gaiman, la campaña de navidad… y producto de lujo. Esta último es muy importante, es lo más importante, porque si no es producto de lujo, el Noches Eternas hubiera podido esperar, un mes, dos meses, tres, un salón del cómic, dos… A lo que íbamos, que en Norma tontos no sabemos si son, pero saben de sobra lo que es un éxito seguro, y en cuanto a cómic americano, ellos lo tienen muy claro: Neil Gaiman y Garth Ennis. Da igual lo que saquen, da igual si es bueno o malo, no importa el formato, la periocidad, lo que sea, si tiene uno de esos dos nombres, hay que publicarlo pero ya.

Tampoco es que eso sea un problema muy grave, es más, es algo que haría cualquier persona con dos dedos de frente. Si tienes unos autores superventas pues los explotas todo lo que puedas. Esto es un negocio y la pela es la pela, no hay nada que objetar a eso. El único problema es cuando tu gaimanitis afecta a todas tus demás percepciones, que es justo lo que esta ocurriendo.

A la vez que el Sandman luce chulisimo con sus letras doradas en las estanterías de todo el país, Planeta nos anuncia la publicación del JLA/Avengers. Este es uno de los tebeos más vendidos en los USA, coeditado allí al alimón entre Marvel y DC, aquí se lo lleva única y exclusivamente Planeta. Por el motivo que sea, que ahora mismo desconozco, Norma no lo va a publicar ni sola ni conjuntamente, que hubiera sido lo mejor para ambas editoriales (bueno, para Planeta mejor que ahora no se van a quedar). Y es que tengo la impresión de que cuando en Norma vieron esto de JLA y Vengadores pensaron:puaaggh, un atajo de superhéroes todos juntos, esto debe ser una porqueria de tomo y lomo.

No es la primera vez que a Norma se le ven los colores, algo que no tiene nada de malo. Si no te gustan los superheroes, pues no te gustan, no pasa absolutamente nada. Pero entonces, la gran pregunta es… ¿ por qué tienes un contrato con DC para publicar las series superheroicas ? Si Superman te da asco, si Batman te parece una nena, si la JSA te da risa… ¿ para qué tanto interés es publicarlos en nuestro país ? Es algo que me cuesta entender. No solo por esto del Sandman y del JLA/Avengers, sino por toda la historia que llevan arrastrando con su política de perro del hortelano, que ni comen ni dejan comer. Sus múltiples excusas de porque no publica una colección u otra son risibles (es muy larga, es muy corta, no tiene tirón, no sabemos como publicarla) . El tema esta claro para quien lo quiera ver: no quieren a los superhéroes, los odian a muerte…

Pero sin embargo, se mueve… es decir, dan dinero. Horror de horrores, que se abra el infierno y caiga sobre nosotros, los malditos mamarrachos en mallas venden. Y mientras eso sea así, no los soltaremos ni muertos de hambre. Claro, alguno pensara que podrían vender más con otros formatos, publicándolos de otras maneras, y con otros precios. Pero el ideal de Norma es que más vale pájaro en mano que ciento volando, y que la peseta buena es la peseta que esta en la saca. Así que no hay más discusión que valga. Las cosas se publicaran de esta manera eternamente. Da igual que os quejéis, que pataleeis, al final os retratareis y pasareis por el kiosko. Así que callaos malditos y comprad nuestros tebeos, eso es lo único que queremos de vosotros.

Poneos todos a rezar para que Gaiman y Ennis escriban todas las colecciones del universo DC si queremos verlas publicadas en castellano. Sino, a aprender idiomas, que es más barato.

JMV y la infamia de la industria

El pasado lunes, 24 de noviembre, JMV expresaba en su fotolog su desencanto con la industria del cómic. Ante esto cabe preguntarse, como un autor que se autopublica y que no depende de los tejemanejes de nadie, pueda realizar este tipo de declaraciones.

Jesús Martínez del Vas, conocido popularmente como JMV, es un autor que lleva ya bastante tiempo dibujando y que poco a poco se está haciendo un hueco en nuestra industria. Empezó a hacerse conocido por sus tiras del alienígena Bok en la Gaceta Universitaria, a la vez que realizaba otras tiras para diversos medios.

El Jovit, parodia del Hobbit de Tolkien, fue su debut en la industria comiquera, tras el cual se pasó a la autoedición con otras obras (El señor de los Panchitos, los Epichode, recopilatorios de Bok), convirtiéndose en una de las pocas personas que se autoedita regularmente en este país.

Con un dibujo basado en la caricatura y unas historias llenas de humor, JMV se ha ido abriendo paso, poco a poco, hasta llegar a ser conocido por el gran público. Las colas que se forman en los distintos salones cuando realiza firmas lo atestiguan. Es un autor muy interesante y con mucho futuro, pero algo le ha pasado, está cansando, no quiere seguir adelante, ¿ por qué ?

Es complicado responder a la pregunta debido a que JMV no depende de una editorial ni de las decisiones de una gran empresa, ni de que este mes se lleve la línea clara y el mes que viene el superhéroe cafre. JMV se autoedita y lo hace por amor al arte, ya que gana muy poco con ello. No come de sus publicaciones, tiene un trabajo de persona normal. Su vida no depende este mundillo, por lo tanto, ¿ qué oscuros intereses se mueven a su alrededor ?

Charlando un poco con JMV uno se da cuenta que está un poco cansado de las personas que quieren aprovecharse de él. Algunos lo hacen de manera un poco disimulada, otros directamente, pero todos buscan un aprovechamiento para sus propios intereses. Basándose en que ya es conocido pero aún no es una megaestrella, los chanchullos, engaños y otras malas artes llueven sobre su cabeza. Eso es algo que poco a poco termina comiendote la moral.

Otro factor negativo es que sin comerlo ni beberlo, se ha visto inmerso en tejemanes en los que no tenía nada que ver. Rápidamente un editor te recrimina que hablas con otro editor, que no confías en el, a pesar de que el no confíe en ti, o que cuidadito con quien hablas que luego a lo mejor te sale caro. En definitiva, algo inaudito y que para mí es el verdadero cáncer de la industria en España. Muchos de los mal llamados profesionales se afanan en meter el dedo en el ojo del contrario antes que en mirar sus propios productos. Y así nos va, que cualquiera se mete a trabajar en esto, que sino fuera poco ganar sólo unas cuatro perrillas, tienes detrás a veinte personas dispuestas a darte la patada, a humillarte, a comerte vivo. Y todo esto, para que… ¿ para publicar un mísero tebeo ?

En diversos salones, el que subscribe ha ido entablando conversaciones con diversos autores y profesionales del medio. Muchas veces he tenido la impresión de que estaba metiendome en un patio de vecinas, en las que todas estaban dispuestas a sacar los trapos sucios de las demás. Alguna que otra vez he llegado a salir realmente asustado de las cosas que he oído y he dado gracias por no dedicarme a esto de los monigotes.

Pero como en todas las cosas, existiran sus malos y sus buenos momentos. Y los buenos momentos son los fans. JMV los tiene, y muchos. Desde aquí me gustaría darle animos para que siga adelante con sus tebeos. Que no se rinda y que siga dandonos muchos ratos de entretenimiento a los únicos que realmente importamos, a sus lectores.

Jimmy Corrigan que estás en los cielos

Los saltos de alegría que di, cuando me entere que Planeta no iba a publicar esta obra en el Expocomic fueron de órdago. Puede que parezca que me he vuelto loco, ya que se trata de uno de los mejores tebeos publicados en los últimos tiempos. No, no me he vuelto loco, todo lo contrario.

corrigan.jpgJimmy Corrigan, el chico más listo del mundo es uno de los tebeos más largamente esperados por el aficionado español. Ha llegado hasta el nivel de convertirse en un referente en el mundo del cómic, y en una obra indispensable para cualquier biblioteca. El día que Planeta anunció su publicación hizo felices a muchas personas, pero el día en que expresó su intención de publicarlo en el Expocomic hizo infelices a otras tantas… o al menos a mí me lo hizo.

Por algún motivo desconocido (¡ja!) , Planeta logra sus mayores desaciertos editoriales en el Salón del Cómic de Madrid. El año pasado se lució especialmente con ese Spiderman de Ditko transparente, o ese Banner de Corben lleno de sombras y pocas luces, por no nombrar otras maravillas de su catálogo. Supongo que centraran todos sus esfuerzos para el salón de mayo, y que para éste sólo imperaran las prisas y el todo vale, sobre todo teniendo en cuenta que el salón del Manga fue hace un mes, y para Planeta la palabra manga significa: todo lo que nos dé la gana sacar.

Este año aún no he ojeado las novedades del salón, le he dejado encargado a mi librero que me las guarde para verlas esta semana. Prefiero verlas en frío, pasado el salón, porque no quiero pegarme otra vez el susto del año pasado. Y eso que ya me han enseñado el Violent Cases, con esa contraportada con un cenicero recortado…

A lo que iba, cuando Planeta publicó la siguiente nota de prensa: Debido a un error de imprenta, el libro JIMMY CORRIGAN, novedad exclusiva prevista para el salón, no ha entrado a tiempo en nuestro almacén. Se ha apurado hasta el último momento y se han hecho todos los esfuerzos posibles para poder servir dicho título junto al resto de novedades, pero nos ha sido imposible disponer del material a tiempo.

Lo único que pude hacer fue pegar saltos de alegría. Porque encima la nota incidía en todo lo que yo temía: error de imprenta, apurar hasta el último momento, disponer del material a tiempo… Los pelos como escarpias se me estaban poniendo al leerlo. Madrecita que miedo, imagínatelo allí, en el salón del cómic, con algún que otro fallo, con la portada mal impresa, con lo que sea que hubiera salido mal…

Lagarto, lagarto, toquemos madera. Esta fiebre de salones nos está trayendo por parte de Planeta (y por parte de Norma) ediciones pésimas y lamentables que da pena verlas. Parece que sólo existe un ánimo por sacar tebeos a cualquier precio, sin importar la calidad del papel, la traducción, lo que sea. Para el salón tenemos que sacar 30 novedades, oído cocina, como las quieren, muy hechas, o poca hechas, pues va a tener que ser poco hechas, porque el horno está que arde para el próximo salón.

Así que por favor, cuidenme al Jimmy Corrigan como si fuera un hijo suyo, y dele cariños y mimos para que me crezca bien. Porque en las capitales no es muy complicado encontrar un Jimmy que domine bien el inglés, y sino, siempre tenemos sitios como el amazon britanico para quitarnos el mal sabor de boca. Porque me gustaría que mi Jimmy hablara español, pero si no le tienen bien enseñado, que le vamos a hacer.

Y a todo esto, que malas que son las imprentas, ¿ no ? Le queman unos dibujitos a Pacheco y le fastidian la edición del JLA/JSA a Norma. Ahora, fastidian un Jimmy, y no pasa nada, es decir, nadie cambia de imprenta, ni nada similar por mucho errores que comentan… A ver si lo de la imprenta va a ser una excusa para disimular que, por ejemplo, Chris Ware vio unas muestras de lo que había hecho Planeta y les dijo que tenían que cambiar algunas cositas si querían publicarlo, o que sino lo llevaban muy crudo… No sé, son cosas que se dicen, quién sabe.

Expocomic o las edades del Hombre

Será porque uno se hace viejo, o quizá sea que uno ya ha asistido a demasiados Expocomics de éstos. La verdad es que sea lo que sea, la ilusión por asistir en Madrid a un salón del cómic como debería de ser se va desvaneciendo para quedarse prácticamente en nada.

Sexta edición de esto que llaman Expocomic y que se supone son las jornadas del cómic de Madrid. Por el camino ha ido perdiendo compañeros de camino, como son los videojuegos, los juegos de rol, la ciencia ficción, Paul de Munk y un techo sobre el que cobijarse.

Unas carpas como las de los circos, pero más pequeñas, son las que albergan este mercadillo de tebeos camuflado de evento cultural. Unas carpas que condensan la humedad como ningunas y que cargan un ambiente ya de por sí muy cargado por la cantidad de afluyentes asistentes, y que hace que algunos stands tapen su mercancía con plásticos para que no se empape, como si fuera un domingo lluvioso en el rastro. En definitiva una ubicación que muchos dicen que es ideal, pero yo me pregunto que tienen de malo cuatro paredes con su correspondiente techado, será cosa del dinero…

Uno de los defectos más grandes a los que puede aspirar un salón es a copiar el modelo mercantilista del saló del cómic de Barcelona: cobrar por entrar, puestos de venta a porrillo, cuatro dibujos en las exposiciones y una estación de trenes. Por suerte, lo de la estación de trenes lo dejamos atrás hace dos ediciones (Expocomic 2001) pero todo lo demás está copiándose paso por paso. Sino fijense, dos carpas, la de entrada todo llena de tiendas, editoriales y otros especímenes. La otra, la dedicada a las exposiciones y conferencias, completamente vacía a lo largo del día. Ah, me dirán que es mejor, que uno así puede disfrutar mejor de las exposiciones, de las conferencias. No sé, para mí, poner en un pasillo dibujos al azar, sin mencionar al autor de cada boceto, pues más que una exposición es un juego de adivinanzas montado a desgana, Amén de la exposición de Brent Anderson, con los precios de cada original bien visibles (se acepta visa, es lo único que les faltaba poner). Pues que quieren que les diga, para mí eso deja un panorama muy pobre. Y para que hablar de las conferencias, busquen el programa y diganme si tienen un interés especial por leer sobre ella más allá de lo puramente anecdótico.

¿ Es esto un Salón del cómic ? Pues sí, por desgracia, y uno ya está cansado. Está cansado de dar vueltas y más vueltas alrededor de tiendas de coleccionista, de mirar exposiciones hechas con lo justo (¿ López Espí sólo ha trabajado en los últimos cinco años ?), de decir yo vengo por la gente. ¿ No hay otra manera de hacer un Salón ? ¿ Una manera de hacerlo entretenido tanto para veteranos como noveles ? ¿ De qué no se centre todo en la pela, en vender tebeos y en cobrar cinco euros por entrada ?

Me da que no, y que el año que viene será la séptima edición y que volveré a ir, y que volveré a quejarme y que volverá a ser un coro de plañideras. Y es que es a veces me pregunto si sólo leo tebeos para sufrir.

Y de las novedades que sacaron ya hablaré otro día, que todavía estoy suspirando aliviado por el retraso de la publicación del Jimmy Corrigan. Que ya me olía otra edición de esas de lujo, lujo que nos regala Planeta en casi todos los salones.