Expocomic 2014

Expocomic ha sido otro año  lo mismo de siempre. Quien ya ha estado en anteriores ediciones ya sabe como va más o menos la cosa y poco hay que contarle. Al que aún no lo ha pisado pues creo que se lo puede imaginar: unos cuantos puestos de comics, otros tantos de merchadising variados (en especial camisetas), unas exposiciones bastantes bonitas y unos cuantos actos y presentaciones de todo tipo para ir pasando el rato. Lo que es un salón estándar de toda la vida.

expocomic2014

Este es el primer año en que el Expocomic no se ha celebrado en jueves y ha batido récord de asistentes. ¿Causa y efecto? No, la verdad es que no creo. Seguramente se hubiera batido igual con jueves o sin él ya que la asistencia de ese día siempre ha sido marginal. Al final supongo que todos habrán visto bien el ahorro de costes que supone alquilar el stand un día menos. Ya hablamos de esto en el último post y no voy a incidir más en el tema, solo decir que el año que viene tampoco habrá jueves y no creo que nadie lo eche de menos.

En cuanto al salón pues ha estado como siempre, en líneas generales bien y en momentos puntuales muy bien. Con algún que otro fallito, pero, como ya nos tienen acostumbrados, los menos, que la organización ya esta muy rodada en este tipo de eventos. A mi lo que me ha agradado de verdad, aunque eso suponga darme de lado, es que el salón se intenta abrir cada vez más a todo tipo de público. He visto jóvenes y viejos, niños y grandes, pequeñas y mayores, y todos parecían estar pasando un rato al menos agradable. Quien se quiere disfrazar se disfraza, quien solo quiere ir a comprar, compra, y quien quiere ver un poco la fauna del lugar pues también lo disfruta. Lo que cada vez se ve menos son esos comiqueros sesudos que auguran el fin del mundillo el año que viene. Con alguno me tope que me vaticino que el salón estaba abocado a la desaparición. Si no fuera porque me lo proclamo con gran solemnidad pensaría que era el típico chiste entre comiqueros que solo saber vivir rodeados de desgracias ajenas.

Una de las aspiraciones de este salón, o al menos lo que teníamos en mente los que acudíamos a él, es que fuera el segundo más importante de España, intentado mirar cara a cara al de Barcelona. Este año me ha vuelto a reafirmar que esos tiempos han quedado ya muy lejos y ahora mismo ni sabría ubicar en que posición se encuentra este salón. No porque sea mejor o peor que el resto de eventos que se celebran sino porque hay tantos que me resulta imposible en pensar en algún tipo de clasificación. Es más, ¿tendría algún tipo de sentido? Los eventos centrados en el cómic se han convertido el algo totalmente habitual en nuestra piel de toro y son muy pocos los fines de semanas donde no se celebra algo aquí o allí. Los salones se han convertido en una especie de circo que van visitando cada semana una población diferente y donde los lugareños del lugar acuden encantados a ver tanto a las fieras como a los payasos. Porque el cómic tiene que moverse en esos extremos, en gente muy seria que analiza hasta la extenuación la más insignificante viñeta, hasta jovencitos despreocupados que solo quieren pasar un buen rato simulando un duelo a espadas. Madrid y Barcelona son las pistas más grandes, pero hay decenas más pequeñitas en multitud de ciudades y todas tienen sus cositas maravillosas.

No quería terminar esta pequeña crónica del salón sin olvidarme de las dos exposiciones que me han hecho los ojos chiribitas. La de Mujeres de tinta que me ha parecido excelente y me ha permitido conocer algún gran talento del que no tenía noticia. Y la de Flash Gordon, donde una gran cantidad de autores de todo tipo plasmaba su particular visión del personaje y que me ha parecido una de las mejores que he visto en todos estos años. Había autenticas obras maestras en esa exposición y he echado mucho de menos que no se vendiera algún tipo de catalogo con todas las obras para habérmelo podido llevar a casa. Suspiro.

Un año Expocomic ha sido ese viejo amigo que esta esperándote con los brazos abiertos a recibirte. Con mucho frío y con unas pocas de lluvias, pero siempre con un cálido ambiente. Otra edición más. Otro buen rato entre amigos.

Expocomic 2014, los jueves al sol

Allá vamos otra vez. Otro años más y van… no quiero saberlo porque cuando esto empezó yo eran joven… más joven. aún quiero decir. Que fue hace mucho, muchísimo, tanto como el siglo pasado.

expocomic2014 Gracias a que en adlo me roban los post que escribí por aquí hace diez años  he descubierto que ya en 2004 me planteaba la desaparición de los jueves como día de salón. Aquel mensaje caló tan hondo que solo han tardado todo este tiempo en hacer algo al respecto y en esta edición el Jueves ha pasado a mejor vida… esto, el jueves en minúscula, ha sido un lapso producido de leer la revista todas las semanas.

A mi como visitante del Expocomic la verdad es que este asunto no me afectaba casi nada. Simplemente deje de ir ese día. Por un lado me suponía pedir dos días de vacaciones en el trabajo (ya que pides el jueves, aprovechas y haces lo mismo con el viernes) y por otro tenía la sensación de que perdía algo de mi tiempo. No me entendáis mal, ese día estaba muy bien para hacer compras, visitar tranquilamente las exposiciones y sobre todo para socializar con gente que más tarde no va a poder dedicarte ni un segunda de su tiempo. Pero dedicar todo un día para sacar dos o tres horas de autentico provecho no me dejaba del todo satisfecho. Así que simplemente viernes por la tarde y luego como se presente el fin de semana. Que a veces apetece estar por allí un buen rato y otras, sobre todo con el frío, es preferible quedarse en casa bajo una buena manta.

La semana pasada estuve hablando de este tema con el señor que vende este fanzine y la verdad es que tenía una opinión radicalmente diferente a la mía. Aunque para él era un día de bajas ventas, sí que lo aprovechaba bastante debido a que era el único día que se podía mover del stand y así establecer las necesarias redes de contactos cuando estas intentado vender tu producto. Pero en lo que más me hizo hincapié es que la perdida de ese día le hacía perder categoría. No por el jueves en sí, sino porque pasaba de tener 4 a 3 días y eso lo convertía en una suerte de jornadas comiqueras. Que ya no le apetecía tanto como otros años, aunque va a seguir estando ahí con su stand, dando la brasa a todo el mundo para que se compre esa cosa que hace una vez cada cuatro años.

Es todo según del color del cristal con que se mire, no llueve a gusto de todos, etc, etc,. Pero para mi el jueves siempre ha sido el niño feo de todos los días del salón y no lo voy a echar de menos. De todas maneras, hoy es viernes así que el jueves es asunto del pasado. En concreto de un pasado muy pasado. Vamos a ver que tal se da este Expocomic aunque no creo que nadie espere grandes novedades. Ya somos todos viejos lobos.

El superhéroe en la cultura popular: del cómic al cine

Seis expertos del mundo del cómic y del cine de entretenimiento charlarán sobre la revolución de la figura del superhéroe en la cultura popular En el contexto de la Wizard Con, el próximo domingo 13 de julio a las 11h30 en la Sala 2 del Palacio de Congresos Príncipe Felipe del Hotel Auditorium de Madrid, Sara García e Iñigo de Prada, los autores del libro de divulgación El viaje del superhéroe. La historia secreta de Marvel en el cine, organizarán una charla con expertos del mundo del cómic y del cine de entretenimiento sobre el origen del mito del superhéroe y la evolución de la alianza entre cómic y cine.

¿Por qué le cuesta tanto a la editorial DC adaptar otros personajes distintos de los icónicos Batman y Superman? ¿Por qué Marvel como productora cinematográfica no ha seguido el modelo empresarial iniciado con “Blade”? ¿La eclosión del cine de superhéroes como género es una moda pasajera o ha llegado para quedarse? De estos y otros temas, como la tensión entre el cine de autor y el de estudio, las cuentas pendientes de las adaptaciones superheróicas con los personajes femeninos o las adaptaciones de personajes originales de otras editoriales, se debatirá durante hora y media con el público asistente.

Al final de la mesa redonda, se sorteará un ejemplar de “El viaje del superhéroe. La
historia secreta de Marvel en el cine” por cortesía de Dolmen editorial.

Los participantes

Julián M. Clemente

Nació en un lugar al que los tebeos llegaban mal y tarde, lo que le hizo emigrar a Madrid, con la excusa de estudiar y el propósito de recuperar números atrasados. La vocación periodística le duró tanto como tardó en ejercer la profesión, aunque parte del empeño en contar las cosas que pasan pervive en su trayectoria ligada a La Casa de las Ideas, con varios libros y multitud de ensayos publicados. En Panini Comics, ejerce como Editor Marvel, pero se rumorea que es una broma que le gastaron sus colegas y todavía no saben cómo decirle la verdad, del disgusto que se llevaría. Con Víctor Gómez, ha creado la serie de dibujos animados “Hero Kids”, emitida por TVE.

Elisa G. McCausland

Periodista e investigadora madrileña especializada en cultura popular. Prepara su tesis doctoral sobre la representación femenina en el cómic de superhéroes en la Universidad Complutense de Madrid. Ha colaborado en medios como Radio 3, “Rockdelux”, “Quimera”, “Madriz”; en las revistas digitales “Los Noveles” y “Cómic Digital”; en los ensayos colectivos “Vengadores: Poder Absoluto” (Dolmen, 2013), “Radiografías de una explosión” (Modernito Books, 2013) y “Batman desde la periferia” (Alpha Decay, 2013); en la antología poética “Sangrantes” (Origami, 2013), en la compilación de cómic “Enjambre” (Norma, 2014) y en “Todas putas, los cuentos gráficos” (Dibbuks, 2014). Escribe regularmente sobre cultura popular en el periódico Diagonal y la revista “Sara Mago”. Colabora con los fanzines “Rantifuso” y “Malavida”. Aborda cómic y feminismo en el fanzine sonoro “Sangre Fucsia”. Es una de las promotoras de la Asociación de Autoras de Cómic.

Pedro García

Autor durante más de una década del blog “Un Tebeo Con Otro nombre”, dedicado a cualquier tema relacionado con los cómics aunque con especial predilección hacía la gente vestida con mallas. Colaborador semanal en el “Blog de Adlo”, de caracter paródico y cuyo santo patrón es Rob Liefeld y cualquiera que se considere su acólito. Articulista en la revista Dolmen con la columna Los Comics de los 80 han muerto, dedicada a contar lo que pasaba entre las bambalinas del cómic norteamericano de los 80. Actualmente ha mutado hacia tiempos más oscuros y atraviesa la tenebrosa década de los 90.

Noel Ceballos

Periodista, crítico de cine, entusiasta del karaoke. Colabora en medios como “Fotogramas”, “GQ”, “S Moda” o “Metal”. Co-dirigió con John Tones el litllesecretfilm Círculo interno, presentó el programa “El cómplice del mes” para Calle 13 y mantiene el podcast “Los Hermanos Podcast” junto a Hematocrítico. Ha publicado una novela, “La Escuela Nocturna”, para la editorial Memento Mori. Su blog se llama “Emperador de los helados” y lleva en activo desde 2004.

Jesús Usero

Periodista y nacido en Madrid en 1980. Estudió Ciencias Políticas y Producción de Audiovisuales, comenzando a trabajar como crítico de cine en Cadena SER Guadalajara. De allí pasó por la revista “YES Magazine” y, desde hace nueve años, es redactor en “Acción Cine-Vídeo”, donde se ha especializado en televisión. Desde hace un año imparte el curso de cine de “La Caja del Arte”, en Torrejón de Ardoz.

Iñigo de Prada Leal (moderador)

Como buen aficionado al teatro, el cine y los cómics, nunca se olvida del traje de superhéroe bajo su disfraz de abogado, o en su defecto, de llevar un cómic en su portafolios. Ha colaborado en algunas de las principales webs de Marvel en castellano como Universo Marvel y la extinta Marvelmania, y actualmente participa en el blog “TBO en el cine” de Panini Comics y en el podcast “Bajo la máscara”.

¿Qué es la Wizard Con?

Primera convención de comics y videojuegos organizada en España por la empresa KLZ Events. La Wizard Con: Entertainment World Convention quiere ser un evento para todos y todo donde disfrutar del mundo del comic, los videojuegos y las series de televisión, y compartir experiencias con otras personas aficionadas. La Wizard Con va a ser un precedente en versión pequeña a lo que es la Comic Con de San Diego en EE.UU., pero que tendrá su propia personalidad con pinceladas especiales en un evento que nunca antes se ha visto en España. Más información

Expocomic 2013 sin agobios

Otro año más, otro invierno más, otro Expocomic más. Y bueno, ha sido más o menos lo mismo de siempre, lo que algunos odian y lo que otros aman. Sin mucho sobresaltos y sin demasiado que reseñar, aunque siempre hay espacio para algunas palabras.

expocomic2013El año pasado, con la tragedia del Madrid Arena, montar este evento supuso bastantes quebraderos para la organización y un montón de inconvenientes para los visitantes. Este año, con todos los problemas de seguridad “solucionados” se pudo al volver al sitio del que nunca tuvo que salir, el Pabellón de Cristal de la casa de Campo. Bastante espacio, unos accesos decentes (vale, podría estar mejor comunicado, pero es lo que hay) y un lugar ya conocidos por todos. Lo que pasa es que desde que la alcaldesa y su banda de concejales decidieron subir las medidas de seguridad hasta el infinito, tu no alquilas un local para montar un evento, es el local el que te alquila a ti. Me explico, las medidas de seguridad que están convirtiendo Madrid en un estado policial, obligan a que el se contrate espacio según el aforo a completar. Es decir, X personas corresponden a Y metros cuadrados, 2X personas a 3Y metros cuadrados, etc, etc. Contado así suena muy bien, total, todo sea por la seguridad, pero cuando uno llega al recinto y se encuentra GRANDES espacios vacíos en donde cabría un circo de tres pistas, pues ve que algo claramente no funciona. Pero lo mejor de todo es que eso no bastaba, además había que guardar una serie de escrupulosas distancias entre los stands que obligo a cambios y más cambios por parte de la organización. Lo que se llama, tocar pelotas un buen rato.

Así que el resultado final es un espacio lo suficientemente grande para albergar la mitad de los fallidos juegos olímpicos, pero en su mayor parte vacío porque señor mio, no se mueva usted de esta raya, a ver si de repente va a entrar una masa desbocada de cien mil personas y vamos a tener una tragedia. Que sí, que tener espacio para moverse esta muy bien, pero eso de que se pueda oír tu propio eco dentro de un salón del cómic da como escalofríos. Así es Madrid ahora, bajo una excusa bastante impactante (vuestras hijas pueden morir) se aprovecha para hacer negocio (tenéis que contratar más espacio). La seguridad es algo que no se puede dejar de lado jamás, pero no podemos pasar de tener un sobreaforo en una fiesta por las corruptelas de turno, a un infraaforo que no beneficia a nadie.

Dicho todo esto, el Expocomic transcurrió sin demasiados sobresaltos y en mi caso, ninguna gran anécdota digna de mención. Lo típico de siempre, charlas con los amigos, ver exposiciones bastantes majas, liarse a comprar tebeos, etc, etc. No tengo ninguna gran pega que ponerle al evento, quizá un poco el tema de las fechas, demasiado pegadas a la navidad. En mi caso se me junto con un de par de citas ineludibles de mi vida no-comiquera que no me dejaron disfrutar del salón todo lo que me hubiera gustado. Una semana o dos antes, como otros años creo que hubiera sido mejor fecha para todos y así no hubiera tenido que coincidir con el salón de Zaragoza. Es cierto que en los tiempos que vivimos es complicado no montar un evento y que coincida con otro, pero para mi primeros de diciembre hubiera sido bastante mejor, meternos en mediados hace el tema más complicado.

Y quizá el tema más peliagudo fue el espacio de fanzines, una isla… de verdad. Comentaba con uno de los fanzineros que todos los años se quejaban por lo mismo, pero tengo que reconocer que este año se quejaban con bastante razón. En este post de Adlo tenéis una foto bastante ilustrativa de la situación y es que da bastante pena que con todo el espacio disponible esto no se pudiera haber montado de otra manera. Me consta que al final la organización fue flexible a la hora de saldar cuentas, pero bueno, una mejor zona de fanzines era posible, lo de estos chicos ha sido un suplicio.

En definitiva, quitando esos aspectos, el resto bien, fino como la seda y más o menos lo que se puede esperar de un Expocomic. Desde hace mucho tiempo la organización le tiene cogida la medida al evento y si pudo montar un salón el año pasado, lo este habrá sido más coser y cantar (bueno, no tanto, pero se me entiende). Lastima que las cifras de asistencia estén aún lejos que la de Barcelona, pero bueno, de esto también tiene algo de culpa el parasitismo que realiza el Fnac sobre el evento. Ya no solo se contentan con montar la multitudinaria sesión de firmas aprovechando que los autores pasan por allí, ahora también montan una gran cantidad de charlas e incluso concurso de disfraces coincidiendo con el Expocomic. Señores de Fnac, el cómic existe el resto del año, monten unas jornadas en cualquier otras fechas y yo acudiré encantando y les aplaudiré, pero esto que están haciendo es tocar las pelotas. Con ambas manos.

Lo dicho, otro año más, otro Expocomic más. Todo bien, pero siempre se puede mejorar. Ahí estaremos el año que viene.

Actualización: La organización ha publicado una nota de disculpa con los fanzines. Eso es siempre algo a tener a cuenta y muy de agradecer.

Cartel del Expocomic 2013… ¡a juzgar!

Cada vez que un salón del cómic de cualquier parte de nuestra geografía presenta un nuevo cartel es día de fiesta para los opinologos de la cosa del tebeo. Escudriñamos, analizamos, pegamos palos a diestro y siniestro y en general nos lo tomamos como uno de los asuntos más importantes sobre la faz de la Tierra. ¡Es hora de juzgar el cartel del Expocomic 2013!

Primer vistazo

La primera impresión es lo que cuenta. Así es, la primera vez lo quieres o lo odias y a partir de ahí lo defiendes a muerte o lo entierras. Da igual todo el análisis que hagamos, da igual como lo justifiquemos. Así que a primera vista, a mi el cartel del Expocomic me parece… un… digamos que… así como… yo creo que…

Segundo vistazo

Esta claro que si a primera vista no hemos logrado sacar una conclusión es que estamos ante un cartel raro. Sobre todo porque cuesta discernir que es lo que aparece en las imágenes, porque aparecen esas cosas en la imagen y sobre todo que relación tiene con el cómic. Yo creía haberla encontrado cuando deduje que el personaje en primer plano era Flash… ¡sí, sí, Flash! De rojo… ¡y con los rayitos en la cintura! Si a mi a listo o me gana nadie… un momento… los rayitos… también los tienes los demás bichos estos… entonces… entonces… no es Flash vaya, ni es nada… es una… una cosa.

Impresión final

Estamos ante uno de esos carteles cuya critica siempre vendrá seguida de la frase: “En realidad, tu no lo entiendes” Efectivamente, para entender este cartel hay que ser un entendido en arte o en cartelismo o en ilusionismo. Personalmente no entiendo un carajo ni sé que tiene que ver con el cómic, pero me encanta porque nos va a tener un buen rato preguntándonos a que viene todo esto y cual es la razón del mismo. Ah sí, y habrá mucha gente cabreada queriendo colgar al autor y eso siempre es algo admirable… que despierte pasiones, no que se quiera colgar a nadie.

Ah, por si alguien quiere una explicación del propio autor, aquí tiene algo parecido, aunque es… irseporlasramasismo por llamarlo de alguna manera.

Nota final: Chiripitiflautico.

P.S. Bloguero, no seas cobarde y da tu opinión. Pablo y Javier ya lo han hecho, ¡qué no sea os únicos! Pon tu enlace en los comentarios.

Expocomic 2012: Estado de sitio

Para hablar del Expocomic de este año es inevitable remitirse a lo ocurrido en la macrofiesta del Madrid Arena. La muerte de cinco chicas producida por una avalancha en un pasillo a reventar de gente por el exceso de aforo. Las irregularidades en torno a la tragedia son muchas y cada día que pasa cuesta más encontrar algo minimamente legal en todo lo sucedido. Se han saltado muchas leyes, se ha hecho lo que se ha dado la gana y se ha tomado el tema de la seguridad como el pito del sereno. El Madrid Arena era una trampa mortal que iba a seguir albergando el mismo tipo de eventos una y otra vez hasta que algún día pasara algo grave. Y paso y todos estamos pagando las consecuencias.

mataderonocturno.jpgComo ya sabréis, tras la tragedia la paranoia se apodero de los mandamases del ayuntamiento y decidieron cerrar, hasta nueva orden de las autoridades, el Pabellón de Cristal donde se iba a celebrar el Expocomic. Aún no se saben (porque al ayuntamiento no le da la gana comunicarlo) cuales son las medidas de seguridad que incumple el recinto, pero parece que tiene que ver con que para llegar a algunas salidas de emergencia hay que subir escaleras (depende donde se este, en algunos casos solo son 4 ó 5 escalones) y que alguna de las salidas se encuentran en sitios de acceso complicado, como dentro de las cocinas de la cafetería Esta muy bien que se mire por la seguridad, pero esto estaba así el año pasado y el anterior y el otro, etc, etc. Vamos, que se ha ido celebrando evento tras evento en el recinto y a nadie parecía preocuparle que estuviéramos dentro de una supuesta trampa mortal. Pero bueno, admitamos que sea un grave riesgo para la vida de todos nosotros y hay que cerrarlo sí o sí, eso nos lleva al nuevo recinto: el Matadero.

Conseguir el nuevo recinto fue un enorme quebradero de cabeza. Primero porque cuando se comunico el cierre solo quedaban tres semanas para el Expocomic, dejando un margen de maniobra nulo, y segundo porque entramos en una situación de lentejas: si quieres las comes y sino las dejas. Al Matadero no le hacía ninguna gracia albergar el evento… ¡porqué se cobraba! Uno de los leiv motiv de las actividades del lugar es que todo es gratis (y alternativo e independiente y ese tipo de cosas) y claro, el Expocomic gratis no es. Porque organizar un salón del cómic cuesta dinero, un poquillo, y no se recibe ningún tipo de subvención. A mi también me gustaría que todo fuera gratis, pero los aviones de los autores no se pagan solos, entre muchos otros gastos.

Pero el sentimiento tengo la impresión que era reciproco, que el Expocomic tampoco quería al Matadero. No por nada en particular, sino porque no parece un lugar adecuado para un evento que atrae a una considerable cantidad de gente, como se iba a demostrar el mismo sábado Pero lo dicho, lentejas para todos, el Matadero se tendría que aguantar porque el ayuntamiento había dejado en bragas al evento y el evento se tenía que acomodar a donde lo meterían, le gustara o no.

Y el sitio no estaba mal del todo, tanto jueves como viernes se pudo disfrutar de unas agradables jornadas entre amigos, visitando stands, haciendo compras, asistiendo a charlas, etc, etc. Vamos, que esos días la cosa fue más o menos rodada. Había cosas un poco como de aquella manera, como las exposiciones. De estar planteadas a ocupar un pequeño espacio y por lo tanto con un número de cuadros no muy grande, a ocupar grandes paredes que parecían bastante desnudas. Es lo que pasa cuando ya tienes montada una exposición y de repente te cambian el terreno de juego. En fin, que se le va a hacer… Lo gordo, lo verdaderamente preocupante, vino el sábado, aquel día el Expocomic sí que fue un horror.

La tragedia del Arena no solo ha supuesto un cambio de recinto para un evento cultural, también ha causado un profundo shock para los ocupantes del ayuntamiento madrileño que han entrado en una especie de estado postraumático tipo 11S. El miedo ha cundido y no quieren que se repita nada minimamente parecido a lo ocurrido en la macrofiesta, así que de no cumplir ni una sola de las mínimas medidas de seguridad se ha pasado a cumplirlas a rajatabla, cueste lo que cueste. Y esto es lo que se ha vivido en el expocomic, un estado de sitio en toda regla. Guardias de seguridad en las puertas registrando las mochilas y contado el aforo, obligación de tener a un miembro de la organización vigilando cada intersección por si se produce algún tipo de incidente, prohibición de que los mostradores de los stands asomen un solo centímetro del plano establecido… y otras cosas que no se han querido contar, pero que daba la impresión que si la seguridad nos decía que saltáramos solo podíamos preguntar como de alto. Ha sido bastante agobiante y eso que este es un evento bastante tranquilo, en el que la gente camina tranquilamente por allí y los más bulliciosos se dedican a cantar en karaoke.

Todas estas medidas supusieron que el sábado se creara un ambiente irrespirable con las tres colas enormes que se formaron: una para entrar en el recinto, otra para comprar las entradas y otra para efectuar reclamaciones… bueno, esta última no la pude ver con mis ojos, aunque me contaron que según iban pasando las horas se acumulaban más y más, pero las otras dos colas sí que las pude ver bien y sinceramente, estaban creando un problema de orden publico. Porque la gente se cabreaba y veía que las colas no se movían y que cuando por fin lograba comprar una entrada tenía que aguantar otra interminable cola. Mientras los guardias de seguridad gritando que el aforo estaba completo y que había que esperar a que se saliera para entrar y un frio de muerte en la explanada del matadero. Era bastante agobiante.

Por supuesto que hay que cumplir las medidas de seguridad y respetar escrupulosamente el aforo pero el sábado, en medio de aquello todo, hubo momentos en los que pensé que el Expocomic en estar circunstancias no se debería haber celebrado. La solución que se encontró estaba lejos no ya de ser optima, sino adecuada, y el Matadero no esta preparado para lo que es un Expocomic. Me pregunto cuantas de esas personas querrán volver el año que viene a un sitio consistente en hacer dos largas colas a ninguna parte y me pregunto cuando dinero se habrá dejado de ingresar por los inconvenientes. Algunos stands me comentaron que estaban vendiendo bastante menos de los que esperaban y es que claro, si limitas el aforo a lo bestia, limitas las ventas a lo bestia. Fue un día de bastante mal rollo, demasiado.

No me entendáis mal, el Expocomic dentro de las limitaciones impuestas este año ha salido del paso de una manera bastante decente, pero esa tarde del sábado fue una experiencia para la que nadie estaba preparado aunque se pudiera ver venir. Todos sabíamos que iba a venir una horda de gente, pero nadie sabia que hacer ni como. Fue bastante frustrante vivir todo aquello.

Por lo que pude ver al día siguiente la organización quedo bastante tocado por aquello ya que ni siquiera tenían claro si el año que viene se podría celebrar el evento si las cosas van a volver a ser así. Porque ellos quieren hacerlo de la forma más correcta y adecuada, pero si se les va a meter en recintos mal preparados y se les va a freír a normas absurdas no pueden hacer gran cosa. Al final quizá ha sido más peligroso llevárselo al matadero y cumplir todas las normas de seguridad que dejarlo en el pabellón de Cristal con todas sus supuestas irregularidades. De donde no se intuía un problema se ha creado uno muy grande y lo peor de todo es que en Madrid vamos a sufrir este estado de sitio en los próximos tiempos y tal como esta la situación actual no es el mejor momento de tocarle las narices a la gente….

Pero en fin, que el Expocomic no ha salido mal del todo, que como siempre la gente ha sido maravillosa, la organización se ha portada de diez y dentro de unos limites me lo he podido pasar bastante bien. Pero que ha habido momentos agobiantes, unos cuantos y así no se pueden seguir haciendo las cosas. Esperemos que las cosas se puedan enmendar para un futuro y que los que nos mandan no se vuelvan locos y usen eso que tienen encima de los hombros. El Expocomic no se merece esto.

Al Matadero

expocomic2012.jpg

Pues otro año más al Expocomic de cabeza. Este año, gracias a la maravilla de alcaldesa que tenemos en el local más apañado que se ha podido encontrar. A ver como sale, pero bueno, con que salga ya es demasiado, que no quiero imaginarme el infierno que habra sido organizar esto en los últimos días.

Mi horario de firmas lo podréis encontrar en ninguna parte y sí, firmo tablets y portatiles. Se agradece todo tipo de regalos. Cómics por supuesto, pero una pata de jamón mucho mejor.

Allí nos vemos.

Sin hogar para Expocomic

La desafortunada muerte de cuatro jóvenes en una fiesta el día de Halloween en el Madrid Arena llevo al ayuntamiento de Madrid a cerrar el Pabellón de Cristal por deficiencias en la seguridad… ¿Cómo? ¿Qué que relación tiene? ¿Cortina de humo dices?

pabelloncristal.jpgLlevo varios días intentado escribir este post pero el tema me pone de muy mala hostia y cabreado no se puede escribir nada. Luego te arrepientes de haber llenado tu blog de una palabra de cuatro letras (con toda la razón del mundo) por un momento puntual de calentón. Así que pasados unos días es más sencillo tener la sangre fría, vamos a ello.

Lo del Madrid Arena fue una tragedia rodeada de una serie de irregularidades demencial. Cada día se van conociendo más y más datos sobre el exceso de aforo, los permisos que no existen, las licencias de obra de risa, las relaciones de amistad con los concejales del ayuntamiento… en fin. No es que fuera una tragedia anunciada porque nadie se lo esperaba, pero en Madrid se lleva mucho lo de llevar el cántaro a la fuente todas las veces que se pueda. Tras esta macrofiesta había anunciadas más macrofiestas en el mismo sitio, evidentemente con las mismas irregularidades, que se hubieran celebrado si nadie hubiera muerto y no hubiera pasado nada. En fin, esto esta bajo investigación, esperemos que se pueda esclarecer lo realmente ocurrido y que pague toda la gente que tenga que pagar.

No es mi intención hablar de política aquí, pero las personas que ocupan ahora el ayuntamiento son quienes son, vienen de donde viene y tiene escrito la palabra prohibición entre ceja y ceja. En vez de buscar soluciones y depurar responsabilidades se busca prohibir algo. Así que se decide cerrar dos pabellones que no tienen nada que ver con el Madrid Arena por “motivos de seguridad”. Cito de la noticia:

“Así lo ha anunciado la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, durante la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, donde ha explicado que se hace para “reforzar la seguridad” de los recintos municipales, una vez que en octubre recibieron un informe al respecto solicitado en el mes de abril por el presidente de Madrid Espacios y Congresos, Pedro Calvo.”

¿Un informe que se encarga en abril y que se conoce en octubre? ¿Y por qué no se anuncia en octubre, cuanto antes mejor para poder tomar medidas lo antes posible? No, hay que esperar a que se mueran varias personas para tomar medidas.

Ojo, que si existen deficiencias que pongan en peligro a la gente hay que arreglarlas cueste lo que cueste, eso es indiscutible, ¿pero cuales son esas deficiencias? ¿Qué problemas hay? Efectivamente, sabéis lo mismo que todos, ni la más remota idea porque no se han hecho publicas. A lo mejor se esta cayendo el techo, es posible que los extintores no funcionan bien o que simplemente un baño este atascado. Quien lo sabe. Es curioso porque son recintos que se dedican a esta actividad durante mucho tiempo y SUPONGO que pasaran inspecciones regularmente y ese tipo de cosas. Aunque claro, lo mismo se pensaba del Madrid Arena y…

Así que, por motivos de seguridad, sean cuales sean, se pone en serio peligro la celebración del Expocomic. No sé donde he leído gente recelosa por si la Botella tiene fobia al cómic o algo. Nada más lejos de la realidad, la pobre (rica) mujer ni sabrá que es eso con dibujitos. Lo que le tiene fobia es a que se reúnen una cantidad considerable de jóvenes en un mismo sitio, aunque sea una reunión tranquila llena de adultos supuestamente responsables. La señora esta acojonada con que se le junten otra vez los chavales en un mismo sitio, sobre todo en un sitio tan cercano al otro. Lo del otro pabellón no tengo ni idea a que se puede deber, pero claro, si cierras uno solo, justo el que esta al lado, es un poco cantoso…

En fin, que a ver que pasa con el Expocomic. Sé que están como locos buscando soluciones en forma de local alternativo, pero con el poco tiempo que se les ha dado y con la falta de espacios disponibles en Madrid para el aforo que se necesita es una autentica putada. Mucho animo a los organizadores y espero que la cosa salga lo mejor posible porque ni a mala hostia se puede hacer algo que haga más daño. Si yo llevo unos días jurando en arameo no me quiero imaginar como estarán los organizadores, y con razón. Ya están quitando todo tipo de subvenciones a nuestro mundillo para que encima nos vengan con esto. En fin, a ver que pasa, pero que al menos se celebre, al menos eso.

Otro salón, ¿pero cuál?

El salón del cómic de Barcelona de este año se le ha indigestado a más de uno. Cada edición el espacio dedicado a los cómics se va reduciendo más y más lo que esta produciendo algún que otro sarpullido entre autores y aficionados al cómic. ¿Qué te ha pasado salón del cómic? O más bien, ¿qué nos ha pasado a nosotros?

videojocsficomic.jpgQue el salón del cómic dedica espacio a otra serie de cosas con escasa o nula relación con los tebeos no es algo nuevo y lleva ocurriendo durante bastante años. Si te puedes permitir pagar un stand, tendrás un stand, ya vendas tebeos, películas o videojuegos y esto ha pasado este siglo e incluso el pasado. Lo que pasa es que mientras que el espacio ocupado por estos espacios alternativos no fuera demasiado grande como que no importaba, vamos, que molestaba pero poco. Lo que pasa es que cuando se abre una puerta es muy complicado cerrarla y poco a poco los otros medios se han ido comiendo gran parte del espacio que ocupaban los comics hasta llegar un punto que el salón del cómic es más bien el salón de aficiones variadas para gente que algún día leyó un tebeo. Pero esto era así el año pasado y el anterior y no se armo tanto revuelo, ¿qué ha pasado este año?

El caldo de cultivo puede que fuera la nota de prensa que traía por título “LOS ROBOTS INVADIRÁN EL 30 SALÓN DEL CÓMIC DE BARCELONA” Por mucho que en la misma se indicara que “uno de los ejes temáticos de esta edición es de la relación entre los robots y el mundo del cómic y la cultura popular”, muchas cejas se arquearon por esa manera tan pillada por los pelos de relacionar lo que sea con el mundo del cómic. Fue una señal bastante clara de que las cosas se estaban saliendo un poco de madre, pero el detonante definitivo, al menos en twitter, fue la foto que publicó Ed Carosia en su twitter y que acompaña este texto, en donde se puede comprobar el tiro en la pierna que se pega ficomic. Videojuegos por encima de cómics, mucho más grande, mucho más importante. En todas las farolas de la ciudad, restregándolo a todos sus habitantes. En ese momento empezó en serio el malestar en twitter y se fue extendiendo según se fue desarrollando el salón, llegando a su culminación en este magnifico post de Santiago Garcia, donde se cuenta con pelos y señales lo que ha pasado y que es de lectura obligatoria. que describe a la perfección la sensación general (de cierto sector) sobre el evento.

Lo primero es lo primero, Santiago describe a la perfección esa sensación de desarraigo que tienen ciertos sectores al pisar los terrenos del salón. Como ya se ha dicho antes no es algo nuevo pero es algo que se ha acentuado demasiado y que se palpa en el ambiente. Es normal, no es que parezcan fuera de lugar, es que lo están. El modelo con el que funciona Ficomic y que comparte con el Expocomic madrileño prima lo comercial por encima de lo “cultural”. Ya no solo porque sean empresas que quieran ganar dinero (que lo son) sino porque montar un evento de estas características precisa de una fuerte inversión y de una gran afluencia de publico. Poniendo algún ejemplo concreto, ¿qué atrae más publico, la película de los Vengadores o la de Arrugas ? ¿Cuál es mejor? ¿Entendería el publico general ver posters de viejos por todo el salón pero no de Iron Man? Seguramente no, es más, nos tacharían de chalados y hablarían mal del salón a todos sus conocidos. Es una exageración,vale, pero es un ejemplo de que este modelo de salón es el que hay y no parece que pueda admitir un cambio tan profundo. Además, ¿alguien le ha preguntado su opinión a alguno de sus (supuestos) cien mil visitantes? No, perdonad, pero unos pocos de nosotros hemos decidido que esto no esta bien y lo vamos a cambiar, si no os gusta, mala suerte.

Esta claro que la alternativa es el #otrosalon que se esta pregonando por twitter. ¿Pero cuál? Santiago lo clava en el siguiente párrafo

Cualquier sector industrial sano, y más si es cultural, necesita un festival donde exponer sus últimas tendencias, sus mejores obras, sus autores destacados, donde intercambiar ideas e informaciones y lanzar mensajes a la sociedad. Un sitio donde mostrar lo que somos y cómo somos ahora, hoy, donde mostrárselo a todo el mundo, pero también donde mostrárnoslos a nosotros mismos.

Y aquí es donde viene el quid de la cuestión, ¿qué somos? ¿quienes somos? O más importante aún, ¿qué es el cómic español? Porque Santiago parece que tiene miedo a decir que lo se debería montar es un salón de cómic ESPAÑOL. O incluso un salón de la Novela Gráfica. Aunque sea incomodo se dice y no pasa nada y así todos definimos nuestras posiciones y sabemos donde estamos. Porque parece que todos sabemos de lo que estamos hablando pero ninguno quiere decirlo para que nos tachen de esto o de lo otro. Una vez que asumamos esto tenemos que asumir que no puede ser un salón para el público en general, que nuestras inquietudes culturales, que el terreno por el que se mueve ahora el tebeo español no puede (ni tiene porque) atraer a las masas. Si el cómic español quiere moverse por el terreno de la experimentación, o por el de la critica social, o por el de las historias intimas, que lo haga, pero que entienda la consecuencias. Si tiene que ser otro salón que lo sea, pero tiene que ser otro muy diferente. Y algo muy importante, quizá lo que más, tiene que montarlo alguien Esta muy bien que todos queramos otro salón muchísimo mejor que el de ficomic, pero alguien tendrá que remangarse y ponerse a montarlo. Y ese es el momento donde vemos las bonitas puñaladas que siempre han caracterizado al cómic español, pero eso ya es otro tema.

Otro salón es necesario, el problema es que entendemos cada uno por otro salón. Quizá haya demasiados otros salones y ninguno nos termine de satisfacer. Pero para ello hay que montarlo, ojala se haga. Donde sea como sea, pero que se haga.

Expocomic 2011, tan pronto como vino se fue

Pues sí, ahí estaba, tan majo él. Sin meterse con nadie, sin que molestara demasiado, en su pabellón de cristal tan cuadradito. Y de repente, zas y se murió. Ay pobre, aunque en realidad tampoco era nada del otro mundo, una cosa así como lánguida y que no tenía muy buen color…

expocomic2011_cristal.jpgLa verdad es que no hay mucho que contar y creo que eso es lo peor que se puede decir de cualquier evento de estas características El Expocomic de este año ha sido clavado al del año anterior, pero clavado, clavado. Cambiado un poco los autores invitados, alguna que otra charla y dos o tres stands, todo lo demás era lo mismito. Así que podéis leer lo que escribí el año pasado y volveros a la cama que fuera hace un frío que pela o seguir leyendo que voy a hablar de… de… ¿la cría de caracoles? No, venga, que siempre se puede rascar por algún sitio.

Pues eso, que el salón lo de siempre, sin grandes sorpresa pero tampoco muchas decepciones. Creo que la mayoría de los que vamos ya sabemos lo que hay y lo que nos vamos a encontrar y efectivamente, las pocas expectativas que teníamos se cumplieron en toda su totalidad. Lo que no me esperaba yo es que fuera menos gente que el año pasado. Las cifras que da la organización hablan de un leve descenso (de 29.120 a 28.846, así de fino se hila) pero sin necesidad de conocerlas era evidente y palpable que la afluencia de aficionados era menor que en anteriores ediciones. El sábado a tope, como siempre, pero el resto de los días regular tirando a mal. Particularmente me preocupo mucho lo vacío que parecía el recinto el viernes, en donde casi se podía respirar el silencio. Se ve que el jueves con el 2×1 la gente acude algo, pero el viernes sin ofertas de por medio, solo faltaban las típicas balas de paja de las películas del oeste rodando por allí.

Un primer análisis puede hacer pesar que la dichosa crisis económica tiene algo de culpa, que puede ser, que no digo yo que no, que no soy experto en tipos de cambio ni tampoco soy alemán, pero me da a mi que tuvo mucho más que ver la cercanía de un macropuente porque también estuve paseando por algún centro comercial y un panorama parecido al del salón. Que a lo mejor la gente no tenia perras para gastar, pero parece que los que sí las tienen están esquiando en Baqueira. Incluso el domingo uno podía sentarse en la zona del cosplay, cosa impensable otros años, eso sí siempre que uno no quisiera ver su cerebro derretido pero esa es otra historia.

Pues entonces vaya rollo, ¿no? Si es igual que siempre y no hay nada especialmente reseñable pues mejor pasamos del tema y ya esta. Pues no, porque a pesar de que no hay ninguna noticias espectacular ni evento bomba, el salón sigue con la misma buena salud de años anteriores. La gente acude más o menos ilusionada, los chavales sacan sus galas y se disfrazan de sus personajes favorito, los padres llevan a sus retoños más pequeños a que se empapen del olor a viñetas… Es una especie de tradición, un evento más entre las docenas de eventos que se celebran en Madrid y uno de los más pintorescos. Yo no concibo año sin Expocomic y espero que sigan y sigan y sigan. Que podría salir mejor, es evidente que sí, pero como decíamos el otro día, esto es lo que hay y tenemos que tirar todos adelante con ello. Y mencionara otra vez el post de Joan Navarro pero al final ya vi que Glenat no tenía ni stand propio en el salón, dime de que hablas y te diré de que careces…

webcomicday2011.jpgUna cosa que no he notado en otros salones (pero como hay tantos es posible que en alguno lo hagan y no me haya enterado) es la complicidad y el bueno rollo que se tiene con los webcomics. Este año le han dedicado un día entero y parece que hay buen feeling entre la organización y esta gente que esta un poco para allá.. en el buen sentido. Hay muy buenos proyectos de artistas que no tienen otro medio de publicarse que hacerlo de esta manera y es muy positivo que en un salón le den algo de reconocimiento. Yo he descubierto algún dibujante que me ha dejado loco por la calidad que atesora… aunque ya hablaremos de esto otro día. Pero vamos, ya podría aprender Barcelona de esto.

Así que otro año más, y Expocomic sigue su rumbo tranquilo y pausado hacía alguna parte. Yo lo disfruto, lo paso bien y tengo estupendas conversaciones con la que gente con la que me cruzo, ¿se puede pedir más? Supongo que sí, pero por ahora esto es lo que hay, esperemos que como siempre vaya mejor o el que menos no empeore. No va mal, pero ojala fuera mejor.