Prince of tennis: ¡La película!

Sí, sí, hoy toca un post totalmente transversal en el que nos salimos un poco de la tónica habitual, es decir, ¡hoy no se critica a ninguna editorial! ¿Milagro?

princeoftennispelicula.jpgYa sabéis que Prince of tennis es el mejor manga que se publica en la actualidad, así que una película basada en el debería ser… ¿la mejor película de la actualidad? No, hombre no, no exageremos. La película es una cosa grandiosa y espectacular pero solo para los fanáticos de la serie y de las películas japonesas hiperbólicas y absurdas.

El argumento es prácticamente calcado al del tebeo (con algún que otro cambio) así que no voy a hablar de él. La película es más o menos un Shaolin Soccer pero cambiado el fútbol por el tenis. Bueno, habría que quitar la comedia de la ecuación, que Prince no tiene prácticamente ninguna, pero por lo demás, clavadita: una primera mitad un poco aburrida en la que vemos como los protagonistas van mejorando sus habilidades para ser los más mejores y una segunda mitad electrizante donde los “buenos” se enfrentan a los “malos” en un partido demencial lleno de jugadas imposibles. Con la diferencia de que como es tenis no es un solo partido, son varios para que todos los jugadores del equipo van luciendo sus habilidades.

Lo que más me gusta de este tipo de adaptaciones es que los japoneses no tienen miedo en trasladar todas las cualidades del cómic por absurdas que parezcan. Si el manga esta lleno de jugadas físicamente imposibles y partidos con situaciones absurdas, ¿hay que huir de eso al hacer una adaptación? No, el manga es así, la película tiene que ser fiel. Nada de huir de las barbaridades, al contrario, hay que aceptarlas. No están haciendo una película destinada a ganar los oscars, están haciendo una adaptación y yo quiero ver la misma emoción y frescura que desprende el tebeo. Esto viene a cuento de las adaptaciones que se hacen en este país, donde se marcan un Mortadelo y Filemon que no se parece un pimiento al de los tebeos y donde hay que llamar Captain Thunder a un personaje de toda la vida para ver si lo colamos. Si empezamos cambiado el nombre, ¿qué mas aceptaran cambiar con tal de pillar la pasta de los ingenuos productores?

Volviendo a nuestra película para fanáticos de la exageración, ¡qué grandes los partidos finales! Si ya de por si son todos dignos de figurar en un podium de la locura más absurda, el partido final de Ryoma es la cosa más lisérgica que te puedes echar en cara en una película. No solo el chaval es capaz de hacer todos y cada uno de los movimientos de sus compañeros tras haberlos visto solo una vez sino que encima hay un momento en el que director y todos y cada uno de los responsables se lían a tomar LSD y se marcan unas escenas dignas del cine de autor más chungo. ¡Me encanta! En serio, hacía tiempo que no me lo pasaba tan bien con una película, simplemente divertimento descerebrado, con todos los implicados en la misma sabiendo que te están ofreciendo eso, nada más.

En fin, mientras en el otro lado del mundo, en los USA, solo aciertan una de cada tres veces en las adaptaciones superheroicas ahí tienes a los japoneses, simplemente clavando lo que han leído en papel y haciendo cosas que satisfacen al fanático más pintado. Ojala hagan más partes con más extravagancias hiperbólicas como esta, el cielo es el limite y los japoneses no se contentan con unos cuantos supertiros. ¡Exageración al poder! Y os dejo con el trailer para que veáis exactamente de que estoy hablando.

Death Note

Leídos tres números y con el cuarto en el bolsillo de la chaqueta esperando un momento libre, llego el momento de hablar de esta serie que me esta sorprendiendo gratamente.

deathnote.jpgTengo que reconocer que tras leer el primer número tuve una sensación muy agridulce con su lectura. Creo que por entonces acababa de leer uno de los últimos números de 20th Century Boys y estaba muy mosqueado con esas historias que empiezan muy bien pero que se alargan innecesariamente. Y esta era una historia que empezaba muy bien, el numero uno era bastante original e interesante, por lo que ya empezaba a montarme la típica paranoia: seguro que es muy manga muy famoso y obligan al autor a alargar la historia y no va a acabar nunca y voy a estar comprando 37 tomos para cabrearme, etc., etc. Pero uno de mis contertulios comento que la historia eran solo 12 tomos. ¡Solo 12! ¡Por fin! Una historia con principio y fin, que termina en un periodo razonable de tiempo, ahora solo falta que el tomo 2 sea tan interesante como el primero… ¡pues no! ¡Es todavía mejor!

Supongo que la historia la conoceréis la mayoría, pero un rápido resumen nunca esta de más: Light Yagami, el protagonista, se encuentra con un cuaderno muy especial: si pones el nombre de una persona en él se muere. Es un cuaderno de muerte, donde los demonios escriben los nombres de aquellos que van a morir. Light lo utilizara para acabar con todos los criminales que hay sobre la faz de la tierra y crear así un mundo perfecto. Sin embargo las fuerzas del orden no lo verán así y harán todo lo posible por detenerle, a pesar de que no sepan ni quien es el asesino ni como lo hace.

¿ Otro manga sobrenatural ? En principio sí, pero rápidamente va dejando esos aspectos en un segundo plano para centrarse en el enfrentamiento entre Light y L, la persona encargada de pararle los pies. La historia pasa a convertirse en un juego del gato y el ratón con dos seres con un gran intelecto que intentan imponerse el uno al otro. Es una disputa tan interesante, lleno de unos diálogos tan intensos que en muchas ocasiones me recuerda a la película Heat en la que Al Pacino se enfrentaba a Robert DeNiro en un duelo entre iguales. Todos los movimientos de los personajes parecen movimientos meditados de una grandiosa partida de ajedrez cuyo final es totalmente desconocido. Este manga engancha, te mantiene expectante y te hace devorar las páginas mientras asistes atónito a los continuos ataques y contraataques de los contrincantes. Es una manga lleno de giros inesperados, tantos que realmente se podría pensar que más que vueltas de tuerca, todo es parte de una misma historia.

Una de las cosas que más curiosas de la historia me resulta es el juego que el autor hace con los nombres de los actores principales. Light comparte inicial con su antagonista L, como si se estuviera enfrentado a si mismo (lo que prácticamente es cierto, porque su rival tiene su misma talla intelectual), a la vez que el nombre que le da la opinión publica al asesino es el de Kira, palabra que significa, entre otras cosas, Luz. Las palabras están gritando continuamente quien es el asesino, pero los protagonistas se aferran al terreno de la lógica y el sinsentido. ¿ No veis que es el ? ¿ Qué se llama igual ?

Me encanta este tebeo, se lo recomiendo a todo el mundo y sobre todo me encanta que sean solo 12 números. ¡Basta ya de mangas alargados hasta la extenuación!

Saint Wars

Me ha hecho gracia la que han montado varios dibujantes a raíz de… de… pues no tengo ni idea a raíz de que ha surgido, pero sí donde empezó el tema, así que vamos a darle un poco de cancha aquí también.

Primero la historia. David Lafuente publica en su blog una ilustración de Seiya, el caballero de Pegaso (¿ los motivos ? Quien sabe). En los comentarios aparecen varios dibujantes y la conversación comienza a degenerar en la típica frikada: pues a mi me gusta más el Cisne, a mi el Dragón, etc., etc. Y comienzan los piques, Víctor Santos dibuja a su caballero preferido. A lo que David contraataca mostrando lo que el Fénix es capaz de hacer al pijito rubio. Rafa Morey también se desmelena y ¡se pone a dibujar! ¡Y por partida doble! Víctor no se piensa quedar atrás, y así responde su Cisne. También se une Kenny Ruiz a la batalla Y las dos últimas intervenciones de las que tengo noticia son las de Joan Fuster y Vicente Cifuentes, ¡esto es la guerra!

¡Anda que no se lo pasan bien los dibujantes con sus blogs! ¡Qué envidia! Como se nota quien tiene talento y quien no, los que lo tienen, pues ya veis, se lo pasan de puta madre y los que no, pues nos dedicamos a pelearnos con muy mala baba entre nosotros… En fin, que yo también quiero echarme unas risas desde mi escaso talento como juntaletras. Yo estoy con:

bannerfenix.jpg

Eso sí, tengo que decir que a mi el que molaba al principio era el propio Seiya. No en vano era el prota, el que partía con la pana y el que tenia a todas las tías pendientes de el. Vamos, no solo era el único que parecía tener posibilidades con la Atenea, sino que además tenia a la del pelo verde detrás de el (y esta si que daba morbo, con la mascara). Encima era el líder y todos le obedecían sin chistar. ¿ Qué niño no querría ser como el ? Pues al parecer más de uno. Con el paso del tiempo su figura fue denigrada en diversos fanzines y revistas de la época que le tachaban de homosexual en todas su parodias, cosa extraña en una serie donde ninguno de los personajes parece muy interesado en relacionarse con mujeres. No es que Andrómeda fuera más o menos homosexual que el resto, es que todos tenían una sexualidad bastante indefinida y era extraño ver que se cebaban sobre uno sí y el resto no cuando todos se definían prácticamente de la misma manera.

A lo que íbamos, que me molaba Seiya hasta que resucito el Fénix. Al principio no, claro, solo parecía un villano más al uso y encima nos había jodido el torneo que tenia tan buena pinta. Así que me alegre de que se cargaran a ese cabron, por molesto (no me acuerdo si se lo cargaban o no, pero bueno, tampoco esto es una clase de historia), y encima habían aparecido unos caballeros de plata que molaban mucho más, donde íbamos a parar… aunque tanta plata, tanta plata y les patean el culo sin problemas. Pero pasados unos capítulos, de repente y sin previo aviso, cuando el llorica de su hermano estaba a punto de morir, aparece el Fénix resucitado y mostrándose más chulo que un ocho le pega una paliza a todo lo que se mueve (como veréis, mis recuerdos no son muy certeros). ¡Este sí que molaba! Como he leído por ahí, ¡es que es como Lobezno! Solitario, malhumorado, el mejor en lo que hace, etc., etc. Y encima era el que menos salía, así no daba tiempo en que se convirtiera en un ser cargante.

La verdad es que esta serie nos acompaño en la adolescencia a unos cuantos y nos dejo bonitos recuerdos. Recuerdo verla primero en la primera los sábados a razón de un capitulo por semana (a ese ritmo, todavía hoy estaríamos viendo capítulos) y luego por Telecinco todas las tardes cuando volvía del colegio o del instituto (no recuerdo cual de los dos). La verdad es que todos los chavales de la época alucinábamos con la serie y no nos perdíamos un capitulo. Curiosamente fue una de las primeras series que deje por cansina. A la cuarta o quinta vez que a Atenea se le tuerce un tobillo y los caballeros tienen que ir a sacarle las castañas del fuego pues me canse y la mande al carajo. Y desde entonces no he vuelto a ver ni un capitulo ni a leer un tebeo sobre el tema. Quizá cualquier día lo haga, pero mientras tanto, bonita nostalgia…

¡Y ojala supiera dibujar! Entonces sí que ibais a ver una autentica paliza mortal del caballero del Fénix!

[Actualizacion 24-01] El mejor sitio para seguir las Saint Wars es Desde mi mundo. Allí podreis encontrar monton de nuevas incorporaciones a estas guerras.

Amasando Ja-pan

Podría decir que por culpa del tipo de los hamsters me compré este tebeo, como pasó con Real. Pero no, aquí sólo influyo un poquito, ya que también había leído otras reseñas, y la idea de un manga centrada en un tipo haciendo pan me atraía poderosamente. Así que por fin me he comprado los primeros números y tengo que decir…

ja-pan.jpg¡Pero vaya tontería de idea! ¿ A quién se le puede ocurrir hacer un tebeo de un tipo que se dedica página tras página a hacer panes ? Venga, hombre, por Dios, ¡el autor debe estar majareta! Venga, buscar a la persona que tengáis más cerca y contárselo: “¿ sabes qué hay un manga de un tipo que hace pan ? Sí, hace pan francés, y croissant, y pan de molde, etc., etc. “Confesarlo, se están riendo de vosotros, ¿ a qué sí ? Pues reíros vosotros también, porque ésa es la gracia del tebeo: que la idea es una tontería.

La grandeza de este tebeo es que jamás se toma en serio a si mismo. La historia que se cuenta, si dejamos el pan aparte, es la típica que nos podemos encontrar en cualquier manga de hoy en día. Típico joven de provincias que quiere ser el mejor en su profesión, que emigra a la gran ciudad y va afrontando reto tras reto para llegar a la cumbre. Entre medias el típico entrenamiento y el quiero ser el mejor, etc., etc. Vamos, siendo muy esquemático, el argumento típico de dragon ball o de naruto. Y sí, aquí también hacen todas las cosas típicas… ¡pero con pan! Y es cuando se nota que se están escojonando:

– El protagonista es tonto, pero tonto, tonto. Sí, hace unos panes de la leche, pero se traga todas las bolas que le cuentan y no ve más allá de sus narices, sólo piensa en hacer un pan y otro pan. Podría competir en inteligencia con Son Goku.

– La preparación de los panes se asemeja a batallas. Todas estas escenas están llenas de dilemas épicos sobre la masa a utilizar, la temperatura del horno o la cantidad de harina adecuada. Todo es sorpresa y excitación cuando se trata de ponerse manos a la masa y cuando logran hacer un pan exquisito, vemos como los protagonistas ven las estrellas y proclaman que es un pequeño paso para el hombre, pero un gran paso para los croissant.

– La parafernalia típica de personajes disfrazados aparece también en este tebeo, sin sentido y sin explicación. Cuando aparece uno de los maestros paneros con una máscara y vestido de fantoche me partí de risa. ¿ Cómo es posible que aparezca esto en el tebeo ? No puede ser en serio, no puede ser…

– El manga viene… ¡con recetas! Os parecerá normal… y lo es, pero para mí añade un puntillo más de locura a toda la obra.

En definitiva, ¡qué menudas risas me estoy echando con este tebeo! Es empezar a leerlo y no parar. Cada reto que le proponen, la seriedad con que se lo toma, la ejecución, la catarsis final al probarlo… ¡forma parte de una deliciosa comedia en la que el autor es el que más se divierte! Puede que éste sea un tema que le apasione realmente y se dijo “por mis xxxxx, que hago un manga sobre panes, ya veréis cómo lo hago” Y lo hizo, y se está haciendo famoso el condenado. En Japón incluso venden los panes que preparan en las tiendas (pan de melón, ¡yo quiero!), así que encima es el manga perfecto para hincharse a vender merchandising.

Las mejores risas que he tenido últimamente. Sí es que, a quien se le ocurre, panes, por Dios. Cuando crees que se les ha ido la pinza del todo y no van a encontrar una idea más loca, ahí están los condenados. No cambiéis nunca, necesitamos risas como éstas de vez en cuando.

¿ Qué ahora mismo hay un salón del manga ?

Me acusan y con razón de que estoy ignorando deliberadamente este salón del manga que se está celebrando actualmente en Barcelona. La cosa es tan grave que ni siquiera hoy voy a hacer mi habitual post en adlo apoyando a los otakus de a pie. Creo que me quede bastante traumatizado después del último expomanga, así que por un tiempo no estoy para este tipo de salones tan pintorescos. De todas maneras, salen unas cuantas novedades y, como hago a veces, pues voy a recomendar lo que yo veo más cuco y mono, vamos, lo que yo me compraría. Tened cuidado porque ya sabéis todos que mis conocimientos de manga son bastante limitados.

Le cojo el listado al simpático señor de Comix, así que cualquier error u omisión, es culpa suya.

yotsuba5.jpgWorks (Historias cortas: 1996-2006, Guillem March. Sí, ya sé que no es un manga, pero es que el condenado dibuja tan bien que no hay otro remedio que comprárselo. Luego ya si las historias tienen guión, va a ser la bomba (que no sé cuales incluye, que quede claro). Mirar qué bonito es.

Lamu 9, de Rumiko Takahashi. Por supuesto, siempre Rumiko, siempre grande. Lamu nunca ha tenido la redondez de sus dos obras más grandes (Ranma y Maisson) pero eso no quita que sea un tebeo muy entretenido y con divertimento en todas sus historias. Vamos, yo me lo paso pipa con cada número, sobre todo desde que Ranma y su padre se han incorporado al elenco de personajes protagonistas.

Bleach 6. Ésta se la está haciendo la señora correctora de este blog y yo supongo que algún día la cogeré y me la leeré. Pero no tengo prisa, porque sé que desde el día que lo haga, tendré cientos de comentarios diciéndome que si analizo el manga desde perspectivas seinen-shonens raras que no sé de que van. Pero algún día me pondré, os lo juro.

Naruto 25. Los últimos números de esta serie me están pareciendo muy buenos, al contrario que al resto de la gente, que le parecen bastante aburridos. ¿ Será por qué yo nunca me he tomado esta serie como la religión que algunos piensan que es ? Vamos, que como siempre, tebeo para pasar el rato y poco más, pero un rato bueno, que conste.

Capitán Tsubasa: las aventuras de Oliver y Benji 30. Oliver grande, como siempre. Vicio personal.

Black Jack 1, de Tezuka. Como no, si es de Tezuka es compra obligada. La verdad es que si cuento el argumento parecerá un manga del montón, así que no lo voy a contar. Pero se disfruta un montón leyéndolo, como siempre, la narrativa supera cualquier vision negativa que tengamos al contemplar el dibujo “infantilode” de Tezuka. Lo que no me ha molado mucho es el precio, que vale lo mismo que el Lamu, pero tiene unas 80 páginas menos, y éste no es big manga ni nada. ¿ Qué tiene Rumiko que no tenga Osamu ?

La tragedia de P, como ya sabéis, es Rumiko, a la saca. Y nuevamente formato Big Manga. A ver si hay que cambiar el nombre a Formato Big Rumiko.

Lupin III, sí, hombre, sí señor, sobre todo porque es un tochaco de 580 páginas por 9,95 páginas. Bueno, y porque siempre me hicieron gracias los dibujos de la tele, no lo voy a negar. No tanta gracia como a la mayoría de la gente, pero si para darle una oportunidad al tebeo. Eso sí, me da a mí que el precio lo va a alejar un poquito de la calidad big manga y lo va a acercar más a la calidad 20th Century boys.

Concrete 2. Otro que no es manga, pero como me gusta mucho el primer tomo, pues ala, os lo meto aquí por la patilla. Si no tenéis antiguas ediciones algo más grandes, ¡haceros con el malditos!

Full metal alchemist. Hombre, ya llega otro de los superventas, a ver qué tal. Ya veras como luego es divertido a secas, lo digo y se me enfadan. Vamos, que ya lo estoy viendo.

¡Yotsuba! 5. Compra obligatorio. Malditos seáis, dejaros de seinen, shojos y demás tonterías y compraros este manga, acto para todos los públicos y muy divertido. Donde este un Yotsuba que se quite todo.

Y ya está, eso es lo que me gusta a mí y lo que me pienso comprar. Hay más cosas, y hay cosas que no son manga, pero no son para reseñarlas en este post. Ala, a hacer el cabra en el salón, que es la cosa más sana que existe (para evitar malentendidos, hacer el cabra es la manera cariñosa de comportarse a lo loco, ¿ de acuerdo ?)

Real

Influido por uno de losmonstruos de los blogofera, me he lanzado a comprarme este manga y encontrarme un tebeo bastante atípico y más profundo de lo normal.

real.jpgLa manera sencilla de resumir Real sería decir que es un tebeo sobre baloncesto en silla de ruedas. Y cuando uno empieza a leérselo tiene la impresión de que va a ser el típico manga donde el protagonista tiene un sueño y hará lo que sea por conseguirlo. Así que a partir de ese punto empezará a entrenarse y a jugar torneos y etc., etc., vamos, lo de siempre, sólo que esta vez con sillas de ruedas para darle un punto de distinción. Encima cuando uno de los personajes del tebeo, “enemigo” de los dos protagonistas, es atropellado por un camión ya nos empezamos a imaginar toda la historia: sufrirá, se recuperará, le meterán el gusanillo del baloncesto en silla de ruedas, se unirá a nuestros héroes y juntos se harán los mejores amigos. Pues no.

El primer problema a todo ese esquema típico es que uno de los protagonistas, Nomiya, no es discapacitado y no puede jugar en los torneos de sillas de ruedas. Es un elemento central de la historia pero más que jugar al baloncesto se dedicará a enfrentarse a la vida y a luchar contra todas las puertas que se ha ido cerrando. Es tal la naturaleza del personaje que es imposible saber como nos lo vamos a encontrar en el siguiente tomo, si va a conservar un empleo, si va a tener nuevos amigos, etc. etc. Su única meta es encontrarle un objetivo a la vida ya que se encuentra totalmente perdido, como el resto de los personajes.

En Togawa sin embargo si que tenemos a la típica estrella de este tipo de manga deportivos. Quiere ganar y ganar y ganar y se esfuerza todo lo posible por hacerlo. Se entrena una y otra vez hasta quedar exhausto y su sueño es ganar el campeonato de… llegar al torneo de… vaya, que no, que no hay de estas cosas. Es más, el autor se cepilla un torneo en cosa de 20 ó 30 páginas. Sí, un campeonato de esos que puede durar unos 10 tomos en cualquier manga convencional, aquí es ventilando en un visto y no visto. Porque lo importante no es el baloncesto, lo importante es la vida de los protagonistas.

En el tercer vértice de la historia, Takahashi, es donde mejor queda reflejado esto. Es el que nombrábamos más arriba, que sufre el accidente y queda paralítico de cintura para abajo. Yo estaba esperando que en cualquier momento encaminaran su vida para el baloncesto, y seguro que más tarde lo hará (sólo han publicado 4 tomos aquí), pero nada de eso. Es más, los capítulos centrados en él son tan crudos y descarnados como cualquier capítulo de Say Hello to Black Jack. Lo que aquí nos encontramos es la desesperación, el sufrimiento y la angustia que lleva asociado un trauma de esta clase. La recuperación es muy lenta y hasta ahora sólo se nos ha mostrado el primer paso de la misma. Es algo duro y no apto para todos los públicos.

Real no es un manga sobre baloncesto aunque lo parezca. Es un manga sobre tres personas que han tocado fondo y ni siquiera saben si quieren encontrar la manera de salir a la superficie. No es un manga apto para todos los públicos y en determinados pasajes es demasiado deprimente, pero es un gran tebeo que se sale de la media habitual de mangas ligeros, llenos de acción y aventuras. Si te gusta pensar, si te gustan las historias llenas de personas reales, éste es tu tebeo. Si quieres diversión más ligera, no te acerques a él. Eso sí, su lectura no te dejará indiferente.

¿ Los mangas no se acaban nunca ?

¿ No os habéis llevado grandes decepciones con el final de vuestros mangas favoritos ? ¿ Por qué la mayoría de veces parece que se han inventado el final sobre la marcha ? ¿ Cuántos finales buenos de un manga conocéis ?

lamu7.jpgAyer leí el Naruto 23 y me fijé en que el número ya era bastante imponente. 23 tomos ya es una cifra bastante alta para una serie, empieza a ocupar bastante sitio en la estantería y ya debería empezarse a vislumbrar por donde van los tiros. Así que me puse a pensar en qué número puede acabar la colección y de qué manera… y no se me ocurrió nada. Es más, empiezo a dudar seriamente de que esta serie tenga algún tipo de final y que le va a pasar como a Dragon Ball, que la van a continuar por los siglos de los siglos, quiera o no su creador, mientras la serie venda… Pero no creáis que esto le pasa sólo a Naruto ya que es algo inherente a muchísimas series japonesas. Vayamos con unos cuantos ejemplos de series cuyo final es de aquella manera.

Akira, sí, la famosa y antigua Akira. Aquí en España Glénat nos tuvo unos dos años (o puede que más) esperando para publicar el final de la serie porque su creador decidió cambiar el final una vez realizado. Nadie entiende el final de la película (que acaba a mitad del tebeo) y tres cuartos de lo mismo con el del tebeo. Sobre todo cuando sabes que es el final cambiado y que podría haber sido esto, o el otro, o el de más allá. Y ése es el problema que le veo yo a la mayoría de series, que el final puede ser ese u otro, que da igual. Es como si hubiera cero de planificación.

20th Century Boys. Urusawa se pira de vacaciones y deja la serie colgada. Todo el mundo quiere ver su final, pero yo dudo mucho de lo que se le va ocurrir para dar un final digno a todo este carrusel que se ha montado. Le ha dado tantas vueltas de tuerca a la historia que nos tiene totalmente perdidos a todos. Es una gran serie, se disfruta número a número, pero el hecho de que haya tenido que descansar un rato para poder continuarla… no me huele bien.

Y con Monster pasa lo mismo que con Akira. ¿ Te gusta ese final ? ¿ A qué podría ser ése u otro sin problemas ? La historia cojonuda, pero cuando llegas al final te quedas un poco como, ¿ se ha acabado ya ?

Las series de Takahashi. Lo primero, Rumiko, ¡ termina Inuyasha de una %&#$ vez ! Éste es el ejemplo más claro de que mientras una serie vende se continua como sea. No es que sea una mala serie, pero no tiene la pegada de un Ranma o un Maisson Ikoku, pero la tía sigue y sigue y sigue. Encima es la que tiene un final más previsible, el enfrentamiento final entre los protas y el malo y ya está. Que le ganen o que pierdan, lo que sea, pero que acabe ya… Bueno, tengo que confesar que hace unos meses que dejé de comprarme la serie porque me tiene absolutamente desesperado el tema. Una persona con tanto talento debería estar haciendo otro proyecto y no seguir continuamente narrando enfrentamientos con demonios. Qué cansancio, leñes.

Pero miremos las otras series, Maison es la única que parecía contar con un final planificado (pasado de rosca, a mi gusto, pero lógico), pero Ranma y Lamu acaban porque sí, llegan a un punto en el que el editor le diría que acabara ya con el tema y fin de la historia. Que es más o menos lógico, puede ser, pero que esos finales se pueden contar diez números antes o diez números después, pues también, y eso no es. Rumiko es un genio, pero a veces da la sensación de estirar cosa mala, y si el producto no es la hostia, como Inuyasha, pues se nota.

Dragon Ball. Lo curioso de esta serie es que está llena de finales y se puede finalizar en cualquier punto. Tras la primera búsqueda de las bolas, final, tras el primer combate, final, tras la segunda búsqueda, final, y así hasta el infinito. Pero nunca dejan la serie morir. Incluso dejan a Toriyama que se pire a descansar que ellos no paran, siguen sacando, da igual que sea bueno o porquería (maldito Dragon Ball Z). Incluso cuando el chollo del manga se acaba lo continúan con la serie esa de televisión, GT y hasta que dure el cuerpo. No sé si tiene final o no, ¿ qué más da ? Acabas de ella hasta el moño.

Y esto han sido algunos de los ejemplos. Pero ahí más, Dragon Head, Evangelion, Campeones (¿acaba alguna vez?), etc., etc. Lo dicho, que disfruto de los mangas mientras los voy leyendo pero me entra un miedo cuando llega el final…

Novedades de Manga… ni p*** idea

Voy a aprovechar que venimos de un largo puente y que no tengo las ideas muy frescas para realizar un curioso experimento. Voy a cogerles prestado el listado de la novedades mangas de los próximos meses a El lado oscuro del monitor y voy a comentar que me compraría yo sólo con ver los títulos y los autores que hacen los tebeos. Atentos a la ignorancia

nekomajin.jpgRepito, no voy a comentar que tal están estos tebeos o que me parecen, simplemente que me compraría o no basándome en mis “amplios” conocimientos sobre Manga. Estos mangas son futuros lanzamientos, puede que salgan o puede que no, que ya nos conocemos todos a las editoriales españolas.

Ivrea

Aqua, de Kozue Amano

Freesia, de Jiro Matsumoto

Hungry Hearts, de Yichi Takahashi

Koi koi 7, de Morishige

Gekka no kimi, de Ako Shimaki

etc, etc, etc.

Primera en la frente. Todo me suena a guachi-guachi o cualquier otro tipo de onomatopeya que os queráis inventar. A no ser que el dibujo de portada sea espectacular pienso huir de todos ellos, especialmente de cosas como Hungry Hearts, Freesia o Koi koi porque me suena a shojo que tira para atrás. Que a lo mejor no son shojo ni nada y son unos pedazos de tebeos como la copa de un pino, pero… ¡ no sé nada de ellos !

¿ No debería Ivrea intentar de alguna manera publicitar estos mangas para gente como yo ? Porque tengo la impresión de que estas editoriales sólo se centran en los lectores “expertos” de mangas, dejando a los demás a un lado. Ey, que yo tengo dinero, que a veces compro manga, ¡ hacedme caso !

Bueno, vamos a terrenos más conocidos y sosegados para ignorantes como yo, Planeta de Agostini, hombre, a éstos los tengo calados de toda la vida.

Planeta de Agostini

Dragon Ball Perfect Edition, de Akira Toriyama

Sí, por fin hemos llegado a algo que me conozco como la palma de la mano y de lo que podría hablar varios días seguidos. Encima de un tema que podría ser ciertamente polémico, la perfect edition, o que es lo que una editorial entiende por perfect edition. Es decir, que después de tantos años, de hacernos los entendidos con el manga y de presumir de nuestro buen gusto lo único de lo que podemos hablar a tiro hecho es de Dargon Ball. ¿ En qué mundo vivimos ?

Chokin Senshi Cashman, de Akira Toriyama.

Nekomajin, de Akira Toriyama

A raíz de lo anterior, dos Toriyamas más. Puede que sean más malos que la tiña, pero como estamos en terreno conocidos y si la portada es graciosa puede que estos tebeos caigan. Entre tanto título raro y autor con nombre más raro aún, uno se siente tranquilo con cosas que le suenan, aunque sea de lejos.

Orion, de Masamune Shirow

Otro autor conocido y un tebeo que ya se ha publicado en nuestras tierras. Éste es el tebeo que si lo sacan en una semana que no ha salido ninguna novedad y voy bien de dinero pillaré, en otro caso ni de coña. Shirow es un gran dibujante pero como guionista se inventa unas cosas que sabe Dios qué sentido tienen. Tebeo rarito y bastante incomprensible.

Yaiba, de Gosho Aoyama

¿ Aoyama no es el de Conan el niño detective ? Cuesta aprenderse los nombres, pero poco a poco con sangre entra… pues si es así dudo mucho que me lo compre. Conan me parece un tebeo entretenido pero muy sobrevalorado.

Suenan a shojo:

El patito feo, de Ai Morinaga

Un millón de lágrimas, de Yuana Kazumi

Datte Suki Nandamon, de Wataru Yoshizumi

¿ Y por que Datte Suki Nandamon me parece shojo ? Por el nombre del autor/a. Me recuerda mucho al de díselo con flores, y sólo por esa escalofriante asociación de ideas ya me da repelús (y a lo mejor ni es el mismo). Pero lo dicho, la portada dice mucho en estos casos, con sólo verla ya puedes decidir si es shojo o no.

Panini

Binetsu Shoujo, de Kaho Miyasaka

Galism, de Mayumi Yokoyama

Sunadokei, de Hinako Ashihara

¡ Shooooooooojjooooo ! ¡ Shooooooojoooooooo ! ¿ Panini publica otro tipo de manga ? Es que se me quitan las ganas de comprarles cualquier manga que editan. A ver si un día van a publicar algo de otro género y va a pasar desapercibido, aunque sea un Full Metal de esos… Un poco de diversificación, por favor.

Y llegados a esto punto, algún lector/a se preguntará, ¿ por qué odio tanto el shojo ? No le tengo un odio especial, simplemente no está destinado a mí y por lo tanto huyo de él. Que seguro que hay shojos maravillosos y con un argumento espectacular, pero no están hechos para mí. Así que cada vez veo una portada sospechosamente parecida a un shojo intento mirar a otro lado y seguir con mi vida.

Norma editorial

La Leyenda de Madre Sarah, de Katsuhiro Otomo y Takumi Nagayasu

Ésta cae seguro. Pedazo de tebeo de un gran Otomo. Recomendado a todo el mundo.

Tokyo Mew Mew à la mode, de Mia Ikumi

Ufo baby 2, de Mika Kawamura

Éstas no me las pienso comprar, pero me suenan mucho. Y es simplemente porque Norma publicita un poco mejor sus tebeos y al menos logra que no te suenen a cuento chino. ¿ Dónde los publicita ? Pues como mínimo en su boletín de novedades, y eso ya es algo… Ay, que panorama editorial tenemos que la mínima publicidad ya es considerada como algo maravilloso.

Mangaline

Saiyuki Reload, de Kazuya Minekura

My Otome, de Kenetsu Satô

17 años, de Siji Fujii y Youji Kamati

Carisma, de Fuyuki Shindo, Taisei Nishizaki y Tsutomo Yashioji

Genocidio, de Kazuki Nakashima y Takumi Kobayashi

Alerta guachi-guachi otra vez. Mangaline tiene el mismo problema que Ivrea… hmmm… ¿ coincidencia ? Mismo target, mismos problemas publicitarios, ¿ cómo quieren que así nos compremos sus tebeos ?

Glénat

Musculman en catalán, de Yudetamago

Vaya, una serie de esas que emitieron en Cataluña (y no sé si en más sitios), de las que no somos dignos de ver en el resto de España. ¿ Pero por qué no podemos catarla ? Esta serie me da un poco igual, pero me fastidio más con el Doctor Slump, que al final no se si tiene edición en castellano o no porque la di por pérdida hace mucho tiempo. Ya sé que es una inversión traducir y editar al castellano, pero yo creo que por probar no pasa nada. A lo mejor se llevan hasta una sorpresa y todo.

Black Jack, de Osamu Tezuka

¡ Un Tezuka ! ¡ A comprárselo todo el mundo ! ¡ Maravilloso ! ¡ Tremendo ! Va sobre médicos, por si tenéis dudas, pero en el caso de Tezuka da igual, es un genio que convierte en oro todo lo que toca.

Cat Shit One Vol. 0, de Motofumi Kobayashi

Éste al parecer se está haciendo muy famoso… como he comprado el primer tomo esperare a leerlo para dar mi opinión.

Sky High, de Tsutomu Takahashi

Fushigi Yugi Genbu Kaiden, de Yuu Watase

Ni idea, pero como es Glenat, le tengo más confianza que a las otras dos editoriales. Es lo que tiene tener una experiencia más consolidada y publica más regularmente.

Banzai Comics

Gun Crisis, de Masaomi Kanzaki

Ronin Kairo, de Koji Kuroiwa

Taninkazoku, de Wayu Suzumiya

Nueva editorial, ni idea de lo que publican… publicidad, publicidad, publicidad.

La Cúpula

Gonin Beya (Habitación para cinco), de Jiraiya

O-kami Ga Detekita Hi (El día del lobo), de Yoji Fukuyama

Gate, de Hirotaka Kisaragi

Ragnarok Online, de Myung-Jin Lee

Tomie, de Junji Ito

Kamakiri Onna, de Knife Senno

Jigoku Mushi Woku-! Oninbo, de Hideshi Inno

Ni idea… aunque el Ito me suena de algo, quién sabe… pero nos guiamos otra vez por el nombre de la editorial, siendo la Cúpula serán historias de terror o tono underground. Suelen publicar alguna cosa buena, así que éste es uno de los casos en los que me agazapo esperando las críticas de mis blogs gafapastas favoritos, ellos me guiarán.

Ponent Mon

The quest for the missing girl (El rastreador), de Jiro Taniguchi

¡ Taniguchi ! ¡ Gafapastimo al poder ! Sin dudarlo, me lo compro.

El hombre de la tundra, de Jiro Taniguchi

¡ Otro Taniguchi ! ¡ Increíble ! ¡ A la saca también !

Tanpenshu, de Kiriko Nananan

¡ Otro más ! … esto, ah, que no, que no es un Taniguchi. Pero bueno, como saldrá en el mismo formato que los anteriores seguro que pico y me lo compro, es lo que tiene publicar manga con bastante calidad.

Resumiendo, que al final sólo me voy a comprar lo que ya sé que es de toda la vida. Un poco triste pero como siempre, hay que hacernos llegar el manga al resto de lectores. Homunculus fue un buen ejemplo de hacerlo, venga, que no es tan complicado.

20th Century Boys 15

Voy a cambiar un poco de registro para terminar la semana un poco más relajados que ahora mismo están los ánimos muy exaltados con las ediciones de Panini. Seamos positivos, hablemos de un gran tebeo.

20thcenturyboys15.jpgUrasawa es a veces un autor frustrante. Te mete de lleno en la historia, te mantiene expectante pasado una página tras otra y cuando crees que llega la resolución, que te lo va a explicar todo te mete un hachazo y se va a otro sitio, a uno muy lejano y distante que no parece tener ninguna relación con la historia original. Pues eso es 20Th Century Boys, una historia llena de coitus interruptus que te cabrean o te emocionan a partes iguales. O también podría considerarse una montaña rusa, te lleva lentamente hasta la cima, te suelta en caída libre, un rato de tranquilidad y otra vez para arriba.

Porque de eso va el número 15, que te va conduciendo de manera magistral al posible asesinato del Papa. Prepara a los personajes, nos mete dos o tres flashbacks para situarnos y nos mete directamente en todo el fregado sin solución de continuidad. Y cuando llegamos a ese momento de tensión, de máxima incertidumbre, nos da todo lo que queríamos, nos muestra lo que ocurre cuando se producen los disparos, para a continuación dejarte con la miel en los labios y pegar un nuevo salto al futuro. Hop, hop, allá vamos otra vez, empecemos de nuevo.

El autor es muy dado a este tipo de trucos que lleva repitiendo desde que lo conocemos por Monster (sí, tiene obras anteriores, pero se hizo mundialmente famoso por ésa). En esa obra tenía por costumbre presentarnos a personajes nuevos, contarnos toda su vida, hacer que nos encariñemos con ellos para a continuación matarlos. Lo hacía una y otra vez, y una y otra vez picábamos pensado que no podría ser capaz de desembarazarse de un personaje tan bueno. Pero cuando más te confias, zaca, otro muerto. Y es que Urasawa no tiene problemas en matar a sus personajes porque tiene muchos más de donde han salido esos. Puede crear a cientos más, matarlos y seguir haciéndolo.

Lo mismo le ocurre a 20th. ¿ Cuántas veces hemos pensado que se llegaba al final de la serie ? Pues a cada final le seguía un nuevo principio. “La historia no ha hecho más que empezar” podría ser la leyenda que acompañara a muchos de estos números. Lo curioso es que cada principio puede parecernos un poco aburrido y hacernos pensar que podría haber cerrado todos los argumentos sin problemas. Pero tranquilo, que en cualquier momento empiezas a subir la montaña rusa otra vez y cuidado cuando te suelte.

Bueno, pues empezamos otra vez en el 20th Century Boys 16. Nuevas historias, algún que otro viejo personaje, nuevas situaciones, pero el mismo Urusawa de siempre. Qué gozada es encontrarse una colección donde todos sus números son sobresalientes. Maravilloso.

Una pequeña nota al margen: ya que la reproducción está quemada y el papel es muy malo, al menos intentad no desvelarnos en los pies de página quién es ese personaje desconocido. ¿ No sería bonito haber terminado el tomo preguntándonos si es posible que sea ese personaje que desapareció varios números atrás ? Pues no, una nota al pie de página y misterio chafado. En fin, por una cosa o por otra, esta edición dista mucho de ser redonda. ¿ Cómo harán los de Norma y Glenat para que sus mangas salgan tan blancos ?

Genshiken, o dejad a los fans que guionicen los tebeos

Vaya descubrimientos más tontos que se hacen por ahí. Uno de mis contertulios dejó caer el nombre de esta serie por los comentarios y resulta que el argumento es tan… demencial que me ha enganchado.

genshiken.jpgLo primero es lo primero. No conocía esta serie de nada, no hubiera tenido ni idea de que existía si EFE no hubiera hablado de ella en los comentarios. Como siempre que alguien menciona un tebeo que no conozco hice una búsqueda rápida por Internet y el argumento me sorprendió. ¿ Era posible que hicieran una historia de eso ? Así que busque más en serio, me encontré el primer tomo por la red y lo descargué para echarle una lectura. Y madre mía, verlo para no creerlo.

Genshiken, o la Sociedad por el Estudio de la Cultura Visual Moderna (toma subtítulo molón) es un manga que trata la historia de un grupo de aficionados al manga que montan un club y se reúnen para hablar de su afición. Sí, eso es, es un manga que va sobre los lectores de manga y como se comportan entre ellos. Entra en lo que a mí me gusta llamar un metacómic (que no lo es, que conste) porque narra lo que está en el exterior más que lo que lleva dentro. La verdad es que no es un gran tebeo, su narrativa es algo atropellada (quizá sea cosa de la traducción, pero los saltos de escena bruscos no hay traductor que los arregle) y el dibujo no es nada del otro jueves. Vamos, como tebeo es de los normalillos, pero con ese argumento se me hace irresistible.

Lo más chocante es que no trata a los otakus con guante de seda sino que nos los muestra en su más cruda realidad. ¿ Qué es lo más normal en la adolescencia ? Sentirte atraído por el porno. Pues aquí tenemos a nuestros chavales, con sus tebeos guarros escondidos en las estanterías más recónditas de la casa. La verdad es que el tebeo está lleno de referencias frikis y de conversaciones estúpidas como las que solemos tener con nuestros amigos, pero el hentai, en su variante aficionado llena una y otra vez las páginas de este tebeo. ¿ Es lo normal ? ¿ Son así todos los aficionados al manga ? ¿ Se está mofando el autor de ellos ?

Yo creo que como cualquier persona normal hay un montón de nuestra vida en que la visión de tetas y culos a mogollón es uno de los placeres más buscados. Es una etapa de la adolescencia que todos atravesamos de una manera u otra y por supuesto, se da más en los varones. Yo aún recuerdo cuando un amigo me dejaba los Angel de U-jin que alucinaba en colores. ¿ Cómo podía haber un tebeo donde con la más mínima excusa se dedicaban a darle al tema ? Eran argumentos en plan “profesor, tengo un problema de elasticidad”,”pues ven para acá nena, que yo te lo arreglo”. Era un visión erótica festiva increíble para mis ojos “¿ De verdad existen tebeos así ?” Lo curioso es que no me los compraba, me parecía tirar el dinero, que me los dejaran sí, pero comprarlos ni de coña.

Seguro que alguien me dirá, ¿ no conocías el víbora y demás ? Pues sí, me los conocía, pero era todo como más sucio, más realista, más forzado. Lo increíble en esos mangas era ver como adorables personajes de ojos grandes con expresión cándida tenían tan ardientes entrepiernas. Pues eso es lo que me he encontrado en Genshiken, adolescentes con gustos raros para la sociedad (leen tebeos) que están en plena adolescencia y que no saben como acercarse a una chica. Es un cómic realista, demasiado. Se intenta disfrazar como una comedia estudiantil, pero realmente parece que se esté contado la vida del autor. No es que sea una vida especialmente triste ni dura, pero es una vida marcada por la soledad de sentirse diferente.

Pero lo dicho, como tebeo no me parece un gran tebeo, quizá mejore en los tomos que siguen, pero como experimento, como cómic que se mira a si mismo, me parece realmente curioso.