Ataque a los titanes

Advertencia: para la realización de este post el autor no se ha leído una página del manga en cuestión pero esta devorando su versión en anime. Como normalmente la calidad del manga se suele corresponder con la del anime, asumiremos que estamos hablando de lo mismo, pero en blanco y negro, sin intro espectacular, sin musica sobrecogedora y sin dobladores gritando como posesos cualquier frase por ridícula que sea. Vamos, un manga.

ataquetitanes.jpgEn una especie de edad media a la japonesa la humanidad casi ha sido aniquilada por unos seres gigantes conocidos como los titanes. Los pocos humanos supervivientes viven dentro de una serie de murallas cuyo altura supera en bastantes metros al más alto de los titanes conocidos. Todos viven tranquilos y felices hasta que un titan de la altura de la muralla aparece como salido de la nada y de una patada abre un boquete que permite al resto de los titanes tamaño estándar meterse dentro para merendarse a los humanos uno tras otro. Los soldados entrenados para luchar contra esta amenaza son incapaces de detenerlos y la única opción que les queda al puñado de humanos que viven en esta parte de la muralla es huir hacia otra muralla interior mucho más alta y resistente. Desde ahí, la humanidad intentara devolver el golpe y luchar de tu a tu con los titanes, algo que causara mucha muerte y destrucción.

Ataque a los titanes es un anime/manga tremendamente intenso. Desde el inicio, desde los primeros momentos de la historia, se crea una tensión extrema con el primer ataque de los titanes. Para que el lector sepa donde se esta metiendo y no siga si aquello no le seduce, se nos muestra en toda su crueldad a estos seres repulsivos cuyo única motivación es comerse a la gente. Son como zombies gigantes que no solo degustan el cerebro, sino también la cabeza, el torso, las extremidades y lo que se ponga. Algunos son muy torpes y otros extremadamente ágiles y cuando menos te lo esperas, uno de ellas te agarra y te arranca la cabeza de un bocado. Sí, todo esto es bastante explicito y a veces con primeros planos bastantes perturbadores. Vamos, que hay que tener cierto estomago para aguantar alguna que otra escena y sobre todo para no cogerle mucho cariño a los protagonistas ya que a ellos también se los van comiendo cuando menos te lo esperas.

¿Y cómo luchan los humanos con estos seres casi invencibles que incluso regeneran las partes cortadas de su cuerpo? Pues con unos artefactos llamados “equipos de maniobra tridimensional” que son una especie de cinturones que arrojan cuerdas con ganchos que permiten balancearse entre los edificios para alcanzar una gran altura… ¡a lo Spiderman! Con eso y un par de buenas espadas, un tajo en su único punto vulnerable, la nuca, y asunto arreglado. Lo que pasa es que luego están los Titanes especiales, esos que miden como cinco veces más que el resto y tiran las murallas abajo…

Por la naturaleza de lo contado, nos encontramos ante un manga de batallas, pero no del típico uno contra uno en el que el prota se va enfrentando cada vez a un enemigo más fuerte, no, aquí son batallas entre ejércitos. Por un lado los soldados humanos y sus equipos de maniobra y por otro una cantidad inagotable de titanes apareciendo por todos lados, cuando menos te lo esperas. Es una historia que nos muestra el horror de la guerra, lo que supone enfrentarte ante un enemigo muy superior y afrontar casi una muerte segura. Es una historia llena de momentos de drama y desesperación y que nos muestra tanto lo mejor como lo peor de la condición humana. Es horrible.

No me quedo más que recomendar la lectura de este manga a todo aquel que le gusta sufrir con sus historias favoritas. Es más, me lo voy a recomendar a mi mismo que he leído que el manga se adentra en el pasado de los personajes, algo en lo que el anime no tiene demasiado tiempo para dedicar. Eso sí, el dibujo parece bastante chungo…

No tengo ni idea como podrá acabar esto, pero me tiene destrozado… ¡quiero más! En unos cuantos meses a ver que tal le ha quedado la cosa al autor, Hajime Isayama.

Bakuman

Bajo este horrible nombre que nos recuerda más a un pokemon se esconde uno de los mangas más entretenidos que se esta publicando en la actualidad. Trata sobre… ¡autores de manga!

bakuman.jpgBakuman es la historia de un joven dibujante que quiere convertirse en un mangaka de exito… bueno, en realidad es la historia de dos jóvenes, un dibujante y un guionista que quieren convertirse en mangakas de éxito… bueno, en realidad es la historia de tres jóvenes que quieren convertirse… ¡basta! Va de chavales haciendo tebeos y luchando para conseguir ser publicados y montarse en el dolar, algunos lo consiguen y otros no pasan de ser ayudantes por el resto de sus vidas.

Las primeras páginas de esta historia no son nada que no hayamos visto cientos de veces en cualquier manga. Un joven flipadete con bastante talento decide convertirse en el mejor del mundo de su especialidad. Que le da a una pelota pues futbolista, que hace algo de judo, pues judoka. Aquí el chaval dibuja bien así que decide convertirse en un gran artista renacentista… perdón, en un dibujante de tebeos. El azar quiere que coincida con otro chico bastante inteligente y algo chuleta que le gusta escribir historias, así que si tenemos un juntaletras y un emborrona paginas ya tenemos los ingredientes necesarios para la realización de un tebeo. Solo nos falta el romance, que en este caso es lo que más lastra la historia ya que nuestro dibujante esta enamorada de una chica a la que ni siquiera habla… ¡y viceversa! Es una de esas relaciones platónicas donde el sexo se encuentra a años luz de distancia y que termina desquiciando al más pintando. Es lo peor de todo el tebeo y por suerte a partir del segundo número la trama va pasando de secundaria a terciaria y cuaternaria y se centra en lo importante: los tebeos.

Por suerte esto no va solo de un tío que dibuja y otro que escribe, sino que llevan su trabajo a una editorial, Shueisha, que es la editora real de Bakuman, y allí van pasando por todo el proceso que va desde aficionados de tres cuartos a autores de fama… bueno, esto último estoy especulando, digamos que empiezan a participar en los concursos, van ganado alguno, publican algo y… no cuento más. Pero de eso va este manga, de como se publican los mangas en una editorial. Además, la cosa no es simplemente dibujo y publico, sino que explican todo lo que hay que hacer, que sistema de trabajos se utiliza, como se deciden las cosas dentro de la editorial, etc, etc. Vamos, que es todo un manual de como una gran editorial publica mangas en Japón. ¿Suena aburrido? Bueno, a mi solo con ese argumento ya me habían conquistado, pero además hay que decir que cuenta una historia emocionantísima, típica de un Shonen donde los protagonistas se van enfrentando con sucesivos retos (enemigo más fuerte) y tienen que ir superándose. En este caso es, ganar un concurso, publicar una historia corta, publicar una historia larga, etc, etc. Y hay que reconocer que cada tomo te mantiene expectante ante todo lo que esta pasando. Solo son tebeos, ¡pero que pedazo de tebeos!

Los autores de esta obra son los mismos que los de Death Note,Tsugumi Ohba y Takeshi Obata, y tiene tanto dialogo como aquella, así que cada tomo cunde y mucho. Eso sí, son diálogos menos trascendentes y mucho más ligeros, no te pierdes en ese laberinto de preguntas y respuestas lógicas que era la otra obra. Lectura amena, entretenida y fascinante, de lo mejor que se esta publicando en la actualidad. Recomendadísimo.

Así habló Zaratustra, el manga

¿No son bonitos los mangas de temas raros? Cuando me entere que había uno sobre un tipo que hacía pan y se ponía a disputar torneos con otros panaderos, corrí como un loco a la librería a comprármelo. Así que cuando me llego un mail de la editorial hablando de este manga no pudo por menos que gritar: ¡yo quiero leer eso!

asihablozaratustra.jpgNo creo que muchos de nosotros nos hayamos leído el Así habló Zaratustra de Friedrich Nietzsche (la verdad no conozco a nadie que lo haya hecho, bueno, conozco a Angosto, seguro que él sí que lo hizo) porque tiene una pinta de ser algo bastante duro, como todos los libros de filosofía, vaya. Así que trasladar un libro lleno de ideas bastante densas a viñetas es algo que se antoja complicado como poco y cuando abres el tebeo en cuestión y empiezas a ver una especie de discurso elevado se te cae un poco el alma a los pies porque temes lo peor. Pero esto es una manga y por encima de todo debe entretener al lector y tras ese pequeño susto inicial, los autores nos empiezan a contar la historia de un niño abandonado que es adoptado por un cura y su mujer y que al crecer descubre que la vida no es tan bonita como debería y empieza a dudar de todo lo que un día daba por supuesto.

Es bastante agradable comprobar que en vez de marcarse una obra pesada y profunda han decidido tirar por la calle de en medio y contar una historia entretenida aderezada con toques filosóficos. No es que sea la cosa más interesante del mundo ni tampoco nada que no se haya visto antes en bastantes tebeos, pero como acercamiento a la filosofía desde un punto de vista profano no esta nada mal. Es sobre todo un tebeo bastante curioso y supongo que para los estudiantes de la materia sera una autentica maravilla (o no, quien sabe), porque el tebeo en principio no parece destinado al lector habitual de manga de toda la vida. Por un lado porque su sentido de lectura es occidental (que supongo muchos agradecerán) y por otra porque el precio es un poco elevado, 9,80€ por 200 páginas. No es lo mismo que cuesta un Naruto, pero claro, tampoco el publico es el mismo. Además, me imagino que este tipo de títulos entra en mejor en una biblioteca que un Dragon Ball, por poner un ejemplo.

Aparte del precio, el otro punto negativo que tiene el tebeo es que los autores no están acreditados por ningún lado. Esta el traductor, el que diseño la portada, el que hizo la rotulación, pero ni una pista de quien dibujo y escribió esto. Supongo que sera el propio Friedrich que se levanto de la tumba y en su locura se puso a dibujar manga.

Por último, destacar la gran campaña de promoción que esta haciendo la editorial con la obra. Aparte de moverse por todos los blogs habidos y por haber (sí, copia de prensa) y no solo por los grandes, han creado un divertido concurso en el que la gente tiene que enviar fotos con sus bigotes, a lo Nietzsche, ¡qué locurón! En serio, resulta que las editoriales que no están metidas de lleno en esto del cómic son mucho más imaginativas que las que llevan años sin moverse de la poltrona. Muchos deberían aprender de como se promociona una obra.

Resumiendo, una lectura recomendable y bastante curiosa. Más entretenida de lo que parecía en principio, pero tampoco para tirar muchos cohetes. No te va a hacer leer libros de filosofía, pero alguna idea interesante seguro que se te queda. A ver si la editorial se anima a sacar libros de temática parecida, si son tan entretenidos como este al menos merecerán la pena.

Tras una vida errante… un zoo en invierno

Arriba, arriba, abajo, abajo, izquierda, derecha, izquierda, derecha, B,A… ¡epic combo! O lo más parecido que tenemos a eso en el mundo del cómic: leer un zoo en invierno tras una vida errante.

unzooeninvierno.jpg¿No os ha pasado nunca que tras leer un cómic maravilloso no tenéis ganas de leeros otro porque no sera ni la mitad de bueno? ¿Por qué todos los cómics no pueden ser al menos la mitad de buenos que ese que os ha dejado tan buen sabor de cosas? Al final la vida sigue y te echas cualquier cosa al buche y a seguir adelante, hasta encontrar la próxima obra maestra. Pero en este caso concreto, es posible encontrar un cómic, que aunque no sea igual de bueno que una vida errante, sí que comparte temática y estilo, y ese es un zoo en invierno de Jiro Taniguchi.Taniiiiii… guchi… guchiiiiiiii… tani… Que bien quedaría un celebrities de este hombre.

Un zoo en invierno, editado aquí por Ponent Mon, trata sobre la vida de un ayudante de un estudio mangaka que entabla una relación de amor/amistad con una chica cuya enfermedad no le deja disfrutar de una vida plena. ¿Suena aburrido y peñazo? Pues si eres de lo que piensas así, ya estas expulsado de este blog, porque aquí adoramos a taniguchi… amamos a taniguchi… y esas cosas. Hablando en serio, un zoo en invierno es una gran obra que sin embargo se me antoja como una obra menor dentro de la trayectoria del autor. Es un poco lo mismo de siempre, es decir un relato intimista y con un gran desarrollo de personajes que se centra más en contarnos que es lo que siente cada personaje que en lo que hace, a pesar de que, si lo comparamos con otras de sus obras, es una trepidante novela de acción. Quizá tiene mucho que ver lo que dice el papa carcelero, que habiendo salido después de una vida errante, no la apreciemos en su justa medida. Pero yo creo más bien que la culpa la tiene el propio Taniguchi que no le ha salido un tebeo tan redondo como los de siempre. Muy por encima de la media, pero un poquito por debajo de la excelencia del autor. Es más, incluso me cuesta clasificar este tebeo como una gafapastada de las que hace este autor, ya que tiene partes increíblemente entretenidas.

Resumiendo, que lo recomiendo, que esta bastante bien y que esta a medio camino de lo que Taniguchi puede dar, aunque tiene pasajes verdaderamente preciosos. La parte final, cuando vuelve a encontrarse con la mujer que huyo al principio es absolutamente deliciosa. En serio, un cómic tras el otro, es la mejor manera de ir bajando lentamente el nivel hasta llegar a la mediocridad que nos domina hoy en día.

Y el siguiente post ya sí, los precios desorbitados de estos tebeos.

Una vida errante

Y llegó el turno de hablar de este manga que esta en boca de todos los popes de la blogosfera y que cuesta un ojo de la cara y un riñón. Pero del precio hablamos en posteriores post, hoy vamos a centrarnos en el contenido, así no nos hacemos mala sangre por ahora.

unavidaerrante.jpgUna vida errante es una especie de autobiografía de Yoshihiro Tatsumi, más que nada porque de vez en cuando se toma alguna que otra pequeña licencia artística, pero muy pequeñas, por lo que tampoco es demasiado importante. ¿Y quién es este señor? Pues un reputado mangaka padre de un genero denominado Gekiga, y que salvando muchisimo las distancias sería algo así como manga para adultos, pero no por contener escenas erótico-festivas, sino por tratar temas un poco más adultos con personajes nada infantilizados. Por supuesto, este señor es bastante importante, pero por desgracia muy poco conocido en nuestra tierras. Aquí ha sido publicado por la Cupula, Ponent Mon y Astiberri y es uno de esos autores de culto de grandes obras y pocos seguidores.

Centrándonos ya en la obra, la vida de este hombre ha sido muy… normalita. No le ha pasado nada excepcional fuera del terreno de los tebeos y su vida podría incluso resumirse como trabajo, cine, visitas a la editorial, trabajo, más cine, más trabajo, etc., etc. Incluso en el terreno amoroso el hombre es un poco torpe, ya que por lo narrado en el tebeo, no pasa de simples frotes por encima de la ropa. Pero al menos sera un borracho empedernido, ¿no? Pues no, tampoco y creo recordar que tampoco fumaba. Así que, ¿qué interés tiene esta obra? Pues visto así muy poco o ninguno. Pero con el tebeo en las manos la cosa cambia exponencialmente ya que es uno de esos libros totalmente adictivos que no puedes soltar hasta haber llegado a su última hoja. Lo que se nos cuenta puede resultar en ocasiones demasiado trivial, pero resulta emocionante desde el punto de vista creativo, de como un autor vive esa angustia continua a la búsqueda de una nueva historia y como pasa esos ratos muertos en los que no se le ocurre absolutamente nada. También somos espectadores privilegiados de como son las cosas dentro del mundillo… japonés, claro. Pero aún así es fascinante ver esa evolución que empieza mandado dibujos a los concursos de las revistas, continua con visitas a las editoriales y acaba con las cartas donde los editores le piden que trabaje para ellos. Es un proceso muy diferente al que vivimos en el resto del mundo, sobre todo en la parte de los tratos entre partes, que practicamente se cierran con un trato verbal: “Tu solo deberías publicar para nosotros”, que significa: a partir de ahora trabajas en exclusiva para nosotros bajo pena sumarísima de muerte.

Evidentemente, como en toda historia del mundillo, hay traiciones, desencuentros, engaños, lagrimas… sexo… no, claro. Pero son unas traiciones un poco… de aquella manera. Publicó en aquella editorial bajo seudónimo, no aparezco por las oficinas para que no se enteren que estoy haciendo, me reúno a espaldas de otro… vamos, el mundillo nuestro de cada día, que allí es mucho más cortes que aquí, cucos que son ellos.

Una vida errante es un tebeo magnifico, maravilloso, de esos que agarras y es imposible soltar. La única pena es que se nota que tenía planificada una historia mucho más larga (¿toda su vida?) y el tebeo tiene un final demasiado abrupto, por mucho que en la edición occidental hayan cambiado el orden del primer y último capítulo. Lo dicho, uno de los tebeos del año, de la década, de lo que queráis, porque es absolutamente glorioso. Y de los precios hablamos en breve.

Death Note, the end

Otra manga más que se acaba y por suerte no ha durado 53 tomos ni ha degenerado en una serie donde los nietos de los protagonistas han creado una fabrica donde explotan a niños que fabrican cuadernos de muerte en serie… no demos idea.

deathnote12.jpgLo dije en su día y lo repito, ¡qué suerte que solo hayan sido 12 números! Parece una tontería pero es que muchos mangas no dan para más. La mayoría despega con una idea verdaderamente genial que da para cinco o seis y a partir de ahí a estirar la cosa de mala manera. Es lo que nos ha pasado con 20Th Century Boys, que el tema no da para veinte tomos ni de coña y es lo que hubiera pasado con este Death Note si los autores se hubieran empeñando en seguir adelante hasta que las ventas aguantaran. Incluso dentro de estos doce tomos se nota cierto estiramiento en la parte central, cuando el duelo entre genios se desvía a las tribulaciones de una corporación. El duelo intelectual y el discurso sobre la creación de un mundo mejor se deja de lado para mostrarnos como una empresa privada no dudaría en usar todas las malas artes posibles para ser la número uno. ¿Pues cómo todas, no? ¿Dónde esta la novedad? Por suerte esto no dura mucho y tras dos o tres tomos volvemos al punto de partida, L contra Kira y el ganador se queda vivo, evidentemente.

¿Qué me ha parecido el final? Pues bastante potable la verdad. En obra donde se juega al “yo sé que tu sabes que yo sé que tu sabes” hasta la extenuación la balanza se podía haber decantando hacía cualquiera de los lados. Estaba claro que el enfrentamiento final iba a tener un momento de esos de “yo soy más listo que tu”, “pero yo más”, “y yo más aún” y la verdad es que podía haber ganado cualquiera de los dos que el desenlance iba a ser el mismo, es decir, gane uno o gane otro, el Shinigami hubiera hecho exactamente lo mismo y la obra hubiera acabado así por hache o por b. Porque de la otra manera, dejas pie abierto a una continuación y, ¿cómo haces una obra redonda de esta manera?

Quiero remarcar que este manga me ha entretenido bastante a pesar de lo farragoso que ha llegado ser en alguno de sus momentos. Por increíble que parezca y a pesar de los esfuerzos por liarla una y otra vez, casi no me he perdido en ningún momento de la obra y he logrado seguir las deducciones tanto de uno como de otro en todo momento. Me han sobrado las explicaciones del final, donde te explicaban lo que tu ya sabias (sí, ya sabemos quien es Kira y como lo ha hecho todo, ¿qué era? ¿un resumen para los despistados) pero en general el tema ha ido bastante bien. Además, es uno de los poquísimos mangas cuyos tomos me han durado más de una hora cada uno. Mientras que con otros parece que estas viendo una película animada de lo rápido que pasas las hojas, con este te podías tirar un buen rato para pasar de capitulo, así que chicos, ¡nada de llevárselo al baño, mejor otras lecturas rápidas!

En cuanto a la edición de Glenat no hay ningún pero que ponerle. Ya saben como publicar mangas de sobra y han demostrado el buen hacer al que nos tienen acostumbrado. Como traductor, pues el mejor de la casa Marc Bernabé, y se agradece porque con tantos diálogos la obra se las traía (por cierto, ¿cobrara lo mismo por este que por otros mangas muchísimo más ligeros? Es decir, casi todos). El único pero que habría que poner es que no van a publicar el llamado “tomo 13”, que más que una continuación a estos doce tomos es una frikada solo para fanáticos que se lo pasan pipa con merchadising variado. Aún así, yo me lo hubiera comprado.

En definitiva, que Death Note ha muerto, ¡larga vida a Death Note! De vez en cuando se agradece que además de leer un buen tebeo, tenga la extensión adecuada. Lo he disfrutado y sobre todo no he dado a tiempo a odiarlo, como ya me ha pasado a otras veces. Enhorabuena a los autores, Tsugumi Ohba yr Takeshi Obata, por darse cuenta que ciertas cosas tienen que tener un final y que sea más pronto que tarde.

20th Century Boys final… ¿qué te ha pasado Urusawa?

Por fin nos han llegado las últimas fotocopias entregas del 20th Century Boys, aunque no sé ni porque digo lo de por fin, porque para leer eso mejor que jamás hubieran salido de imprenta y así nos hubiera ahorrado un buen disgusto a todos.

20thcenturyboys22.jpgEn todas las votaciones habidas y por haber en las que he podido participar de hace más de un año, siempre votaba como mejor obra extranjera a 20Th Century Boys. No tenía ninguna duda de su calidad, de su inquietante intriga, de sus sorprendentes giros de guión, del buen hacer de Urusawa y de la magnifica obra que estaba realizando. Pero de un día para otro, ¡puff!, se acabo la magia. No sabría decir en que punto exactamente, pero puede que cuando mató y resucitó a un personaje importante de la obra se le termino de ir la pinza del todo. Ahora que lo pienso resucitó a dos personajes importantes… uy, uy, uy, estamos entrando en los malos terrenos superheroicos.

Ha sido muy decepcionante leer el último tomo publicado aquí, la verdad. ¿Cónoceis la expresión “Salto el tiburon” ? ¿No? Pues wikipedia al canto. Bien, el momento de las insignias de este tebeo es para mi cuando salta toda una manada de tiburones. ¿Cómo es posible que Urasawa se atreva a insinuar que todo esto es un plan de venganza porque un día un niño robo una insignia? Venga hombre, ¡no me jodas! No me puedo imaginar como ni siquiera se ha planteado que todo el dolor, todo el sufrimiento y todas las muertes dependan de algo tan estúpido. Vale, ya sabemos todos que Amigo no esta bien de la cabeza, pero por amor de dios, que su psicosis provenga de algo más profundo y aterrador que un simple niño robando una tontería de chapa.

Y es que los peores temores que todos intuimos cuando decidió tomarse un “descanso” se están empezando a ver confirmados. Se ha metido en un berenjenal tan grande que no sabe ni que hacer ni como terminar esto. Esta alargando innecesariamente todo lo que pasa en estos últimos tomos a la espera de que se le ocurra algo realmente ingenioso, pero desengañaos, si no lo tenía pensado es que no hay un final brillante esperándonos a la vuelta de la esquina. Que acabe de cualquier manera, y que acabe ya, a ver si al menos nos puede dejar un buen recuerdo, que a estas alturas empiezo ya a dudarlo.

Urusawa es el autor perfecto para las historias sin final. Te lleva de un lado a otro constantemente manteniendote en tensión, haciendo que la narrativa sea su punto fuerte. Es buenísimo contado historias, pero no acabándolas y este 20Th se esta empezando a resentir de ello. Tanto, que hay gente ya pidiendo que publiquen Pluto sin pedir el final de esta obra. Y es que tengo la impresión que 20Th acaba donde a cada uno le apetece. ¿A partir del tomo 9 te empezó a aburrir? Pues ese es el final, ¿El 16? Pues ese mismo, ea. Cada uno esta poniendo el final donde le apetece, porque estamos empezando todos a ver que final de verdad no va a tener. Y que al final Amigo va a ser cualquier que pasaba por allí, porque ya nos contó quien era Amigo para a continuación tirar esa idea a la basura.

Es una pena, pero esto pasa con muchos mangas, tema del que ya hable el año pasado, pero que te pega en la cara una y otra vez. Tengo el último tomo de Death Note esperando a que lo lea por el miedo que me entra, pero bueno, todas las cosas tienen un final y la semana que viene vereis que me ha parecido el final de ese tebeo. Mientras tanto, Century Boys parece que no va a acabar nunca jamás, o a lo mejor acabo hace ya mucho y somos nosotros los que nos estamos engañando una y otra vez con la obra. Quien sabe.

Bleach: esto me suena de algún lado

Un saludete a todos los que llegan desde su buscador favorito buscando guarrerías de Bleach o cosas similares. ¿De verdad os pone ver a vuestros personajes favoritos haciendo cochinadas? No, mejor no respondáis.

bleach.jpgMiedo atroz tenía a hacer un post sobre Bleach tras leer los primeros números. ¡Es qué son malos, pero malos con ganas! Era un calco de Inuyasha, pero igual, igual, es decir, un chico y un chica van por el mundo cazando demonios mientras se enamoriscan. Y me lo estaba viendo venir, más de 40 tomos con la misma tontería una y otra vez, siempre a punto de cazar al malo de turno y justo en el último momento, uy, poste. Pero entonces apareció el salvador, que supongo que será o el editor de turno o la esposa del autor, que le metió un collejón de aupa y le dijo algo así como “déjate ya de tonterías y empieza a contar otra cosa” Y empezó a contar otra cosa y la cosa mejoró, pero mucho. En concreto empezó a contar…

Bleach se centra en las almas de los recién muertos que deben ser “ayudadas” para alcanzar el otro mundo. Evidentemente, donde hay “ángeles” tiene que haber “demonios” y ciertas almas que no son ayudadas se convierten en cosas muy feas que hay que finiquitar de la manera más expeditiva posible, como por ejemplo, cortándoles la cabeza. Aquí es donde entra el protagonista, que como siempre es un zopenco de tomo y lomo que sin comerlo ni beberlo es el tío más poderoso que ha parido madre. El problema es que es un poco lerdo también, y necesita la ayuda de la chica de turno que le guíe en este mundo sinuoso y le diga cosas como “Qué grande tienes… la espada” (este diálogo se da en el tebeo, donde continuamente alaban los tamaños de las espadas, ¿por qué será?). Y así trascurren los primeros tomos, un demonio por aquí, un demonio por allí, me gustas, no me gustas, tú tienes el pecho pequeño y mi amiga del cole lo tiene enorme (cierto también), etc., etc. Hasta que de repente eliminan un vértice del triangulo amoroso y la historia cambia y se convierte en otra cosa.

Durante los primeros números el autor insinúa que existe un más allá aportando pinceladas de vez en cuando. No deja nada claro, pero poco a poco da a entender que hay algo más en la serie. Así que cuando deja la tontería cazademonios y se centra en la otra vida es cuando la cosa por fin se empieza a poner interesante. Tampoco interesante de la muerte, claro, interesante en plan… ¡Caballeros del Zodíaco! En efecto, resulta que en el otro mundo, aparte de estar la gente que no tiene donde caerse muerte, hay un sistema de élite en plan capitanes y subcapitanes, talmente como los caballeros de oro y plata y adivinad… ¡los protagonistas tienen que ir enfrentándose a ellos para salvar a la diosa Atenea condenada a muerte! Perdón, perdón, a Rukia, no sé en que estaría pensado.

Es esa parte la interesante de la obra y la que supongo habrá convertido a Bleach en un fenómeno de masas. No me entendáis mal, tampoco es que sea una obra maestra llena de profundidad y mensaje, es más o menos un Naruto con otro nombre. Esto es, que las cosas se resuelven a hostias y que al final gana el tío con las mejores habilidades y con la estrategia más sorprendente. E igual que Naruto es un tebeo muy entretenido y divertido que se lee con gusto y te hace pasar un muy buen rato. Pero poco más, la verdad, no hay mucho más que rascar.

Bleach es un superventas y quizá ese tono ligero y esa falsa épica que muestran sus peleas sea la clave de su éxito. Es un tebeo para todos los públicos que parece gustar a ambos géneros y eso siempre es vital para tener a la gente de tu lado. Yo lo me estoy pasando bien, pero tampoco es la compra obligada del mes. Un tebeo para entretenerte un rato, ni más ni menos.

Prince of tennis: ¡La película!

Sí, sí, hoy toca un post totalmente transversal en el que nos salimos un poco de la tónica habitual, es decir, ¡hoy no se critica a ninguna editorial! ¿Milagro?

princeoftennispelicula.jpgYa sabéis que Prince of tennis es el mejor manga que se publica en la actualidad, así que una película basada en el debería ser… ¿la mejor película de la actualidad? No, hombre no, no exageremos. La película es una cosa grandiosa y espectacular pero solo para los fanáticos de la serie y de las películas japonesas hiperbólicas y absurdas.

El argumento es prácticamente calcado al del tebeo (con algún que otro cambio) así que no voy a hablar de él. La película es más o menos un Shaolin Soccer pero cambiado el fútbol por el tenis. Bueno, habría que quitar la comedia de la ecuación, que Prince no tiene prácticamente ninguna, pero por lo demás, clavadita: una primera mitad un poco aburrida en la que vemos como los protagonistas van mejorando sus habilidades para ser los más mejores y una segunda mitad electrizante donde los “buenos” se enfrentan a los “malos” en un partido demencial lleno de jugadas imposibles. Con la diferencia de que como es tenis no es un solo partido, son varios para que todos los jugadores del equipo van luciendo sus habilidades.

Lo que más me gusta de este tipo de adaptaciones es que los japoneses no tienen miedo en trasladar todas las cualidades del cómic por absurdas que parezcan. Si el manga esta lleno de jugadas físicamente imposibles y partidos con situaciones absurdas, ¿hay que huir de eso al hacer una adaptación? No, el manga es así, la película tiene que ser fiel. Nada de huir de las barbaridades, al contrario, hay que aceptarlas. No están haciendo una película destinada a ganar los oscars, están haciendo una adaptación y yo quiero ver la misma emoción y frescura que desprende el tebeo. Esto viene a cuento de las adaptaciones que se hacen en este país, donde se marcan un Mortadelo y Filemon que no se parece un pimiento al de los tebeos y donde hay que llamar Captain Thunder a un personaje de toda la vida para ver si lo colamos. Si empezamos cambiado el nombre, ¿qué mas aceptaran cambiar con tal de pillar la pasta de los ingenuos productores?

Volviendo a nuestra película para fanáticos de la exageración, ¡qué grandes los partidos finales! Si ya de por si son todos dignos de figurar en un podium de la locura más absurda, el partido final de Ryoma es la cosa más lisérgica que te puedes echar en cara en una película. No solo el chaval es capaz de hacer todos y cada uno de los movimientos de sus compañeros tras haberlos visto solo una vez sino que encima hay un momento en el que director y todos y cada uno de los responsables se lían a tomar LSD y se marcan unas escenas dignas del cine de autor más chungo. ¡Me encanta! En serio, hacía tiempo que no me lo pasaba tan bien con una película, simplemente divertimento descerebrado, con todos los implicados en la misma sabiendo que te están ofreciendo eso, nada más.

En fin, mientras en el otro lado del mundo, en los USA, solo aciertan una de cada tres veces en las adaptaciones superheroicas ahí tienes a los japoneses, simplemente clavando lo que han leído en papel y haciendo cosas que satisfacen al fanático más pintado. Ojala hagan más partes con más extravagancias hiperbólicas como esta, el cielo es el limite y los japoneses no se contentan con unos cuantos supertiros. ¡Exageración al poder! Y os dejo con el trailer para que veáis exactamente de que estoy hablando.

Death Note

Leídos tres números y con el cuarto en el bolsillo de la chaqueta esperando un momento libre, llego el momento de hablar de esta serie que me esta sorprendiendo gratamente.

deathnote.jpgTengo que reconocer que tras leer el primer número tuve una sensación muy agridulce con su lectura. Creo que por entonces acababa de leer uno de los últimos números de 20th Century Boys y estaba muy mosqueado con esas historias que empiezan muy bien pero que se alargan innecesariamente. Y esta era una historia que empezaba muy bien, el numero uno era bastante original e interesante, por lo que ya empezaba a montarme la típica paranoia: seguro que es muy manga muy famoso y obligan al autor a alargar la historia y no va a acabar nunca y voy a estar comprando 37 tomos para cabrearme, etc., etc. Pero uno de mis contertulios comento que la historia eran solo 12 tomos. ¡Solo 12! ¡Por fin! Una historia con principio y fin, que termina en un periodo razonable de tiempo, ahora solo falta que el tomo 2 sea tan interesante como el primero… ¡pues no! ¡Es todavía mejor!

Supongo que la historia la conoceréis la mayoría, pero un rápido resumen nunca esta de más: Light Yagami, el protagonista, se encuentra con un cuaderno muy especial: si pones el nombre de una persona en él se muere. Es un cuaderno de muerte, donde los demonios escriben los nombres de aquellos que van a morir. Light lo utilizara para acabar con todos los criminales que hay sobre la faz de la tierra y crear así un mundo perfecto. Sin embargo las fuerzas del orden no lo verán así y harán todo lo posible por detenerle, a pesar de que no sepan ni quien es el asesino ni como lo hace.

¿ Otro manga sobrenatural ? En principio sí, pero rápidamente va dejando esos aspectos en un segundo plano para centrarse en el enfrentamiento entre Light y L, la persona encargada de pararle los pies. La historia pasa a convertirse en un juego del gato y el ratón con dos seres con un gran intelecto que intentan imponerse el uno al otro. Es una disputa tan interesante, lleno de unos diálogos tan intensos que en muchas ocasiones me recuerda a la película Heat en la que Al Pacino se enfrentaba a Robert DeNiro en un duelo entre iguales. Todos los movimientos de los personajes parecen movimientos meditados de una grandiosa partida de ajedrez cuyo final es totalmente desconocido. Este manga engancha, te mantiene expectante y te hace devorar las páginas mientras asistes atónito a los continuos ataques y contraataques de los contrincantes. Es una manga lleno de giros inesperados, tantos que realmente se podría pensar que más que vueltas de tuerca, todo es parte de una misma historia.

Una de las cosas que más curiosas de la historia me resulta es el juego que el autor hace con los nombres de los actores principales. Light comparte inicial con su antagonista L, como si se estuviera enfrentado a si mismo (lo que prácticamente es cierto, porque su rival tiene su misma talla intelectual), a la vez que el nombre que le da la opinión publica al asesino es el de Kira, palabra que significa, entre otras cosas, Luz. Las palabras están gritando continuamente quien es el asesino, pero los protagonistas se aferran al terreno de la lógica y el sinsentido. ¿ No veis que es el ? ¿ Qué se llama igual ?

Me encanta este tebeo, se lo recomiendo a todo el mundo y sobre todo me encanta que sean solo 12 números. ¡Basta ya de mangas alargados hasta la extenuación!