Un vistazo a las series de la CW

Hace ya un mes que volvieron las series del mal llamado Arrowverso (¿acaso Marvel se llama el Fantastiverso o DC el Supermanverso? No. Pues eso). Quería darle un margen de varios capítulos para ver por donde iban los tiros, pero la verdad es que no hacía falta porque estamos un poco con lo mismo de serie.

Los días de emisión de esta series son: el lunes Supergirl, el martes Flash y Legends of Tommorrow y el jueves Arrow. Alguna podría pensar que por que no echar una cada día y así tener cubierta toda la semana, pero la verdad es que la cadena no “empaqueta” las series de esta manera, sino que las pone juntos con otras de sus series buscando una especie de noche temáticas para captar a un tipo de publico determinado cada día. Aunque en realidad la CW tiene ya de por si una audiencia demasiado concreta, así que tampoco tienen que hacer muchos más esfuerzos para captar a los de siempre.

Pues en general estas nuevas temporadas de las cuatro series no han traído grandes novedades en ningún sentido. Todo se puede resumir en que la vida sigue igual y los productores y la cadena han decidido dar a su público lo que les gusta sin arriesgarse demasiado.
En Supergirl es donde la CW ha metido más sus zarpas y la ha llenado de las tramas que le gustan: Kara echa de menos al novio, a Alex se le acelera el reloj biológico y un nuevo personaje tiene que compatibilizar ser madre soltera y jefa de una megacorporación. Ah, y de vez en cuando sale Supergirl peleando contra el villano de la semana. Esta floja la verdad, más de lo habitual. Ahora mismo es la que más pereza me da, ¡incluso más que Arrow!

Flash tiene una novedad superimportante, ¡el supervillano no es un velocista! No voy a desvelar quien es aunque ya en el primer capítulo se ve el careto y si eres mínimo conocedor del universo DC sabrás quien es de sobra. Para quien no lo ubique, paciencia, ya se contara. Aquí la trama “impuesta” por la cadena es la boda de Barry e Iris, con despedidas de soltero y demás zarandajas incluidas. Y la trama superheroica me recuerda un poco a una serie que paso sin pena ni gloria llamada Alcatraz que consistía exactamente en lo mismito que esta pasando esta temporada.
Al menos es Flash, con su tono ligero y con una buena dinámica entre los personajes. Ademas, ya no esta el Harry Wells Poochie, así que todo bien.

La mejor sin lugar a dudas sigue siendo otro año mas Legends of Tomorrow. Sigue la senda iniciada en la segunda temporada y abraza la locura absoluta en cada capítulo. Aunque hay una trama general supertipica, la del boss final, el resto son viajes en el tiempo sin orden ni concierto y sin tener la más mínima idea de donde te va a llevar la serie al segundo siguiente. Además, es la que más se trabaja la dinámica entre personajes ya que los mezcla constantemente creando relaciones totalmente nuevas en cada capítulo. La locura total, la serie más divertida del momento.

Arrow también se ha CeWerizado en exceso: la vida de Oliver gira en torno a cuidar a su hijo. ¿Y qué pasa con ser Green Arrow? No, hombre, que eso es muy peligroso, a ver si me van a matar y mi hijo se queda huérfano. Mejor se lo paso a mi coleguita, que el no tiene ningún compromiso que le ate… ¿cómo? ¿una mujer? ¿un niño/a? ¡Qué me dices!
Así que la gran novedad es que ahora Oliver no lleva la capucha, sino su Coleguita Digle. Pero la verdad es que esto es solo una excusa para mandarle a otros lados a que siga repartiendo a diestro y siniestro.
La verdad es que esta serie tras cinco temporadas esta superestancada y no parece que tenga mucho más que dar de si. Que la cadena le puede dar mas de diez temporada sin problemas, pero ya hemos entrado en una rutina bastante aburrida la verdad.

Pues el resumen es ese: todo sigue como siempre. Con lo bueno que eso y con lo malo que es. Entre Flash y Legends salvan la situación, pero se esta haciendo un poco pesado seguir tantas series a la semana con tantos capítulos del montón, sobre todo cuando cada vez aparecen más tramas románticas que no aportan prácticamente nada. En fin, es nuestra droga y nos gusta, pero no es el subidón del principio. Por suerte se avecina el crossover y ahí lo suelen dar todo.

Thor Ragnarok

Tercera entrega de la saga del dios nórdico y vete tu a saber que número ocupa dentro de todas la serie de películas de Marvel de estos últimos años. Que ya son un porrón, ¿eh? Y esto es un no parar, que la maquina de producir películas marvelianas sigue funcionado a todo ritmo, sobre todo porque el dinero sigue entrando a espuertas en las oficinas de Disney.

El argumento de esta película es un poco enrevesado, no por complicado sino porque no tiene claro que esta contado exactamente y se dedica a dar bandazos de un lado a otro. En principio simplemente trata de como Hela trata de conquistar Asgard y Thor y compañía entablan una feroz lucha con ella. Pero entonces, a mitad de la historia Thor se mete en medio de Planeta Hulk y cambiamos a otra película totalmente diferente. Es como si solo con Hela no tuvieran para llenar toda la historia y se le hubiera tenido que añadir mucho aderezo. Y seguramente estén en lo cierto, porque la énesima conquista de Asgard ya esta muy vista, pero mezclar eso con un poquito de Planeta Hulk y con otro poquito del Thor de Simonson, pues al menos parece una cosa bastante decente. Picas un poquito de cada plato y al final la mezcla te sale menos sosa de lo que parecia en un primer momento, pero eso no quiere decir que estes teniendo una gran comida.

La película esta polarizando bastante a sus espectadores, unos la quieren a rabiar mientras otros la odian a muerte. Esto es debido a su verdadero genero, el de comedia. Es el tono que han elegido sus responsables, seguramente muy influenciados por el éxito de la primera Guardianes de la Galaxia. Así que tenemos unos diálogos trufados de chistes, las situaciones cómicas abundan y los actores se toman la mayoría de las cosas que pasan bastante cachondeo. Es muy significativo que Hela se tire sonriendo más de media película, como si se lo estuviera pasando pipa en todo momento. Y no es la única, la interpretación de Jeff Goldblum y la de Tom Hiddleston tambien son de bastante pasotismo. Vamos, que han venido aqui a divertirse y a cobrar su cheque. La épica o la tragedia ys tal.

En mi caso la sensación ha sido muy agridulce. En momentos me he reído mucho y en otros me ha cargando mucho a lo que estaba asistendo. El exceso de chistes termina provocando indiferencia en toda la parte final de la cinta, sobre todo porque la calidad de los mismos va empeorando a marchas forzadas. Thor golpeándose con una pelota en la cara o Banner dándose el tortazo de su vida no son chistes, son tontunas. Y es que en ningún momento los guionistas tienen claro donde hay que dejar de lado el chiste para ponerse serio. Es todo, risas, risas y más risas, las escenas épicas casi que molestan, como esa en donde las Valkirias atacan a Hela que parece sacadas de otra película complemente diferente. Por no hablar de Surtur, simple marioneta despojada de toda su grandeza.

El único personaje realmente interesante de toda la cinta es la Valkiria, el único que parece que ha sufrido una tragedia real en sus carnes y que necesita afrontar el camino del héroe para volver a ser lo que era.

Curiosamente es una película que parece haber gustado mucho a los detractores de los superheroes, algo que debería ponernos la mosca detras de la oreja a los amantes del genero. A mi me ha gustado a ratos sí, a ratos no. Es la película de Schrödinger, depende de la visión del espectador para saber si es buena o no.

En general, otra película más de Marvel tirando de la formulita que esta usando para sus últimas cintas. Son divertidas y muy entretenidas, pero cada vez más intrascendentes. La segunda de los Guardianes ya pinchó en hueso y esta da demasiado bandazos en todas direcciones. No sé, me ha dejado bastante tibio. Me ha gustado pero no realmente. En fin, que no me arrepiento de haberlo visto, pero ni de broma la pondría en ningún top personal.

Visionando el trailer de los Nuevos Mutantes

Ven y siéntate, tenemos que hablar. No, no me pasa nada. Es que ha surgido un tema importante y tenemos que ver que hacemos al respecto. Tenemos que hablar del trailer de los Nuevos Mutantes.

Antes de nada, vamos a aprovechar que estamos en el siglo XXI y veamos el trailer antes de decir una sola palabra sobre él.

Recordad, es solo un trailer, luego la película puede ser algo completamente diferente, no juzguéis el libro por la tapa, etc, etc. Una vez hecho el disclaimer…

¿Los Nuevos Mutantes una película de terror? ¿Los Nuevos Mutantes? Bueno, no es el que el cómic en el que se basa haya sido ajeno al genero. El inicio de la etapa de Claremont y Sienkiewicz en la serie contaba como el grupo se enfrentaba al Oso Mistico, un ser aterrador que a punto esta de acabar con la vida de varios de ellos. El dibujo de Sienkiewicz, totalmente desatado a su llegada la serie, daba un tono aterrador a toda la historia y la convertía en una autentica pesadilla.

Mucha gente, entre las que me incluyo, esta intuyendo que es en esta saga en la que va a estar basada la película porque es lo más cercano a una historia de terror que ha tenido el cómic. Aunque la saga en la que Warlock viene a la Tierra y el Magus intenta acabar con su vida también tiene lo suyo. ¡Seria un películón! Pero lo dicho, que esto parece el Oso Místico.

El tema es, ¿es posible hacer una película normal de los Nuevos Mutantes? Y con normal nos referimos a una más convencional, con los jóvenes yendo a la escuela, haciendo novillos, enfrentándose alos pupilos del Club Fuego Infernal, ese tipo de cosas. Pues por poder, se podría. Pero la verdad es que las película de los X-Men de la Fox han dejado prácticamente estéril este terreno. Gran parte del espíritu de los Nuevos Mutantes ya se encuentra en lo rodado. No demasiado bien captado, es cierto, pero ahí esta en menor o mayor medida. Hacer otra historia de jovencitos que tienen que aprender a usar sus poderes cuando ya has hecho Primera Clase no parece demasiado prometedor.

Aún así yo quería ver una película de verdad de los Nuevos Mutantes como el que más. Ver a Illyana, a Dani o a Rahne en el trailer me estremecee de emoción. Pero por ahora parece que han tomado prestados los nombres y el aspecto porque estos más que mutantes, parecen el típico grupo de chavales que van directos a una carnicería. Que a lo mejor esas apariciones espectrales son manifestaciones de los poderes de Danielle, pero la verdad es que esto parece un haunted house de los de toda la vida.

A mi lo que me llama la atención especialmente es que la Fox decida que lo superheroico esta acabado para ellos y empiecen a explorar otro tipo de géneros con no demasiado relación con el material original. Porque lo que muestra el trailer es que pueden ser los Nuevos Mutantes como Los Chicos de La Avenida de la Muerte. Con los Nuevos Mutantes se pueden hacer muchísimas cosas y esto parece un desperdicio para con los personajes. Pero es que la Fox esta especializándose en tirar a los personajes a la basura, como ya ha demostrado en repetidas ocasiones con los 4 Fantásticos

Por favor, que sea el oso Místico, por favor, por favor, por favor. No quiero imaginarme saliendo del cine y que hayan desaprovechado a unos personajes a los que quiero tanto.

Wonder Woman

Seguimos repasando esos estrenos veraniegos de lo que no pudimos hablar durante las vacaciones. La semana pasada le tocó a Spiderman Homecoming, esta semana hablamos del otro gran blockbuster del verano.

Como Wonder Woman es una película de las denominadas de origen no sé si contar algo del argumento que no sepamos todos o al menos los que se hayan leído algunos de los tebeos. Venga, muy rápidamente, Diana crece en Themyscira donde las amazonas de la isla le van enseñando a ser la mejor guerrera posible. Su vida es muy tranquila y apacible hasta que la primera guerra mundial irrumpe en sus vidas de las manos de Steve Trevor, un aviador que es derribado, estrellando su nave en la isla. Ante las visiones de guerra y con la sospecha de que Ares se encuentra detrás de la gran guerra, Diana decide abandonar su paraíso para ir al mundo de los hombres y patear el culo de Ares… Ahora que lo he escrito me parece realmente un argumento muy simple, pero bueno, la mayoría de historias de origenes son de un corte similar.

Wonder Woman forma, junto con Batman y Superman, la llamada Trinidad del universo DC. Son los personajes más importantes de la editorial, siempre han tenido cierto respaldo en las ventas y hace muchos años que lograron trascender las páginas de los cómics para ser conocidos por gente que jamás se ha acercado a los tebeos. El problema de siempre es que DC nunca ha tratado a la Amazona como se merece, dejando este tema de la Trinidad como algo más cosmético que otra cosa. A Superman y Batman le han dado película tras película, algunas de ellas muy buenas y otras bastante malas. Esto último no les ha frenado para seguir apostando por ellos en la gran pantalla y seguir rodando una y otra vez. Sin embargo a la amazona le han denegado siempre su sitio entre los grandes y año tras año se oían rumores, intenciones, posibles directores, amagos de inicio de rodaje, pero nada de nada. Hasta que hemos llegado a 2017 y el árbol se ha caído de maduro. Curiosamente ha sido en Batman vs Superman donde el personaje en los muy pocos minutos que le han dado robaba todo el protagonismo de la cinta a la pareja protagonista. Ya no había más excusas posible, tenía que haber película de la amazona y cuando más temprano mejor.

Aunque después de verla las sensaciones son un poco contradictorias. Bien porque por fin se ha hecho una película del personaje como se merecía, pero mal porque no se ha explotado todo lo que tenía que dar de sí. He leído muchas varias criticas decepcionadas porque la película no es toda lo feminista que tendría que haber sido y efectivamente, en ese terreno no se han atrevido a hacer gran cosa. A mi me extrañaba mucho que DC/Warner pasara de cero a cien en este tema, es decir, de negarle el pan y la sal en la gran pantalla a de repente meter una historia con todo lo que implica el personaje. Hubiera sido maravilloso y estupendo pero han decidido ir con pies de plomo y hacer una historia típica y tópica de cualquier personaje que da sus primeros pasos en el mundo de los mortales.

Así que en realidad la película no pasa de correcta, con dos o tres momentos interesantes pero poco más. Es alucinante ver a Diana salir de las trincheras y dirigirse al frente enemigo dispuesta a arrasar con todo lo que se le ponga por delante. Pero es muy triste penar que en esas escenas es donde se muestra únicamente reside toda la fuerza del personaje, en las escenas de acción. El resto simplemente es dejarse llevar hasta la siguiente escena, sin plantearse gran cosa de lo que esta pasando ni del lugar que ocupan las mujeres en la guerra.

Pero es que o se hacia de una vez por todas la película o seguiríamos en las mismas de siempre, esperando a que le dieran su huequecito en el cine. Y por fin lo tiene y eso es lo más importante de todo. Las cifras de taquilla han sido bastantes buenas y ya hay luz verde para rodar una segunda parte. Ahí es donde todos esperamos que el personaje de el do de pecho y demuestra por fin de lo que es capaz. Porque tras lo recaudado todos esperamos cierto nivel de manos libres en su directora para hacer algo más cercano a la esencia del personaje, no simplemente quedarse en los mamporros y en las espectaculares cabriolas.

Así que como película, bien, normalita pero bien. Te entretiene pero te deja con ganas de mucho más. En la segunda parte no hay excusa que valga, por mucho que la Warner toque las narices. O la hacen como se tiene que hacer o se pueden ir al infierno

Spiderman Homecoming

Como en verano no estábamos activos me deje dos películas de las que me apetecería decir unas cuantas palabrejas. Las primeras serán sobre la última de Spiderman y la semana que viene tocara Wonder Woman. Así que vamos con el trepamuros

A estas alturas creo que todos hemos visto la película y no hace falta hablar demasiado de su argumento… ¿verdad? Venga vale, seré muy breve: Spiderman lucha contra el Buitre. Que sí, que pasan más cosas como que Tony Stark aparece como figura tutora o que Peter va al instituto y tiene sus líos de faldas o que el Buitre se dedicar a rapiñar la basura de los Vengadores. Detalles, adornos a la historia principal. Lo básico y elemental es que Spiderman pelea con uno de sus enemigos de toda la vida. Y para mi eso es lo más importante de la cinta, que al fin las películas de Spiderman se han convertido en los cómics de Spiderman.

Lo que narra Homecoming podría ser perfectamente el número (me lo invento) 323 de la colección. Es una historia normal del personaje donde le pasan las cosas de toda la vida. Parece algo demasiado obvio, pero hasta ahora las películas de Spiderman no iban en esa dirección. Querían ser algo más, querían narrar momentos importantes y definitivos del personaje para dejar su huella entre la audiencia. Sin embargo en esta película no vemos la muerte del tío Ben. Ya sabemos todos lo que le ha pasado, no hace falta volver sobre ello otra vez. Tampoco se pierde mucho tiempo en situar al personaje, se hace un repaso rápido y bastante inteligente a lo que pasó en la última película del Capitán America y seguimos adelante. El método Marvel en su esencia más pura aplicado sabiamente en su división cinematográfica.

Por eso pasa que la película se disfruta una barbaridad, que es divertida y muy entretenida. Pero ya. Se olvida tan rápidamente como se consume y uno sale del cine pensado que ha pasado un buen rato y que sin duda iría a ver otra película del personaje en la misma onda. Pero ni la situaría en un top de mejores películas ni siquiera la calificaría como una de las mejores películas de superhéroes de la historia. Y quizá eso sea lo mejor para un personaje como el que nos ocupa. La prueba de ello es la taquilla, donde ha hecho unas cifras bastante interesantes para ser una película con no demasiadas expectativas. En concreto, la segunda película de Spiderman en recaudación en el mercado global. Esta claro que el personaje es rentable, que interesa y que a todos nos gustaría que se hicieran más y más películas de Spiderman. Y las vamos a tener, no dudéis de eso.

Fueron muy inteligente tanto Sony como Marvel para acercar posturas y decidir compartir los derechos de personajes, porque la primera había quemado al personaje. Por eso decidió no seguir adelante en su plan de rodar más películas con Andrew Garfield de protagonista. Si lo que triunfa es el universo compartido de Marvel, únete al movimiento e integra también los juguetes que le quitaste. Al final ganan tanto Marvel como Sony, más dinero para las dos. Y eso debería ser un aviso para navegantes para la Fox, que esta en las mismas y que ha dado timidos pasos dejando que Marvel pueda jugar con Wanda y Mercurio. Debería mirar lo bien que le ha ido a Sony con la jugada y buscar un acuerdo similar. Ganaríamos todos y saldríamos de cine con una sonrisa de oreja a oreja más a menudo.

Para finalizar, Spiderman Homecoming esta muy bien pero tampoco hay que liarse a tirar cohetes para celebrar el fin de año. Aunque nos gusta este rollito y nos gusta Spiderman. Que sigan por este camino dándonos durante muchos años por el lado del gusto.

Legión

A ver. ¿alguien ha visto esta serie de televisión? Porque me sé de unos cuantos que en su día tuitearon sobre ella, pero más en plan, “uy que raro es esto”, cuando en realidad tenía que haber sido “pues oye, pues esto esta bastante bien” Venga, que aún estáís a tiempo de engancharos a una de las mejores series del género de este año.

El protagonista de Legión es David Heller, el hijo de… el hijo de… ¿decir esto se considera spoiler o todos deberiamos saberlo? Bueno, el hijo de tuyasabesquien. David es un mutante, pero no uno cualquiera, sino uno de los mas poderosos que ha existido jamás: telequinético y telépata y puede que más cosas. Pero por desgracia David tiene graves problemas mentales, padece esquizofrenia y un severo desorden de personalidad múltiple. Es una bomba de relojería andante y tiene ya una existencia bastante atormentada sin que nadie se meta con él. Pero como no podía ser de otra manera su existencia no pasa desapercibida tanto para los supuestos buenos, como para los supuestos malos y ambos querrán que se una a sus filas para vete tu a saber qué. Y así es como empieza la serie, con unos y otros intentado hacerse con los servicios de David… si es que eso es posible.

Bienvenidos a la locura. Esta es una serie de mutantes de los de toda la vida pero pasada por el tamiz particular de Legión, uno de los personajes mas psicóticos que existen en el universo Marvel.. Desde el primer capítulo nos meteremos de lleno en su cabeza y asistiremos a todo un desfile de seres estrafalarios y peligrosos que puede que sean reales o puede que solo sean producto de la mente de David. No tardaremos en estar completamente perdidos sin saber hacia donde nos dirigimos ni en que punto de la serie nos encontramos. Nos perderemos en la total irracionalidad…

Aunque tranquilos, no es la típica serie donde a los guionistas se les ha ido la mano con las escenas psicodélicas y al terminar la serie no entiendes que narices te querían contar. Aquí, cuando están a punto de perder completamente el norte recurren a la fuente original, al cómic, y el verdadero villano, el más lógico y terrible hace su aparición para que todo adquiera su verdadero sentido. Aunque parezca que en varios momentos se había perdido el rumbo, estaba todo perfectamente milimetrado.

Una de las cosas que hay que agradecer a esta serie es que aunque la historia no es exactamente ninguna de las narradas en los cómics, capta de una manera extraordinaria el espíritu de los mismos de una manera que pocas series han conseguido hasta ahora. Es totalmente fiel al personaje que Claremont y Sienkiewicz crearon en su día y parece que estamos leyendo un cómic de esa época. Es una serie de mutantes de verdad, solo que de otros mutantes, de esos que no aparecen en las portadas.

La otra es la maravillosa calidad de la serie, que esta rodada de una manera excepcional. Te pone en tensión desde el primer momento y los últimos capítulos son una delicia visual, con ese enfrentamiento épico entre el plano astral y el real en el que el tiempo parece haberse detenido para siempre.

Ah, y tiene una virtud extraordinaria, que solo consta de ocho capítulos, los justos y necesarios para contarte la historia que tenían que contar.

Legión es una de las mejores series que se ha hecho este año y que merece mucho más atención por parte de todos. Pero el personaje protagonista siempre ha sido algo demasiado alejado de lo convencional y en ese terreno no nos sabemos mover bien. Si solo puedes ver una serie de superheroes este año, que sea esta. . Recomendadísima.

Preacher, la serie

Uno de los cómics más interesantes para ser adaptados a la pequeña pantalla. Una cadena de tématica adulta como la AMC y con total libertad para llevar hasta el limite las historias. Una de las series más prometedoras del año. Y entonces Seth Rogen.

La base de la serie es más o menos la misma que la del cómic. Un predicador es poseído por una fuerza misteriosa que le otorga un poder casi divino: todo el mundo tiene que obedecer lo que él diga. Justo en ese momento Dios decide desaparecer sin dejar rastro y nuestro predicador iniciará un viaje a través de los Estados Unidos para encontrarle. Y ya, porque cualquier parecido de la serie con la realidad del cómic es pura coincidencia.

Lo de la primera temporada de Preacher es algo imposible de comprender. Tienen el maldito cómic ahí mismo, con decenas de historias interesantes, simplemente hay que elegir cualquiera de ellas y rodarla. Así de fácil y sencillo. Pero no, tienen que ponerse creativos y hacer una especie de precuela del cómic, un año cero. Diez episodios de argumentos totalmente inventados que se alargan y se alargan hasta el aburrimiento más absoluto y que por algún extraño motivo tienen miedo de alcanzar el principio de la historia. Es completamente insufrible, un autentico horror. Al principio incluso pensé que mi aburrimiento era debido a que conocía el cómic y mis expectativas eran demasiadas altas. Entonces hice que un amigo que no sabía nada se tragara la serie y… ¡casi dejamos de ser amigos! En serio, es una cosa totalmente odiosa.

En la segunda temporada casualmente se acuerdan que… ¡están basados en un cómic! Imaginaros mi sorpresa. De repente el Santo de los Asesinos se mete en la historia a todo trapo y la serie sube millones de enteros de repente. ¡Claro! ¿Es qué era tan difícil? ¿Es qué no lo podíais haber hecho antes? ¿Es que tanto costaba fijarse en el maldito cómic que estábais adaptando?

Esta temporada ya es otra cosa porque la historia ya se encamina a donde debería ir. Se introducen más personajes cruciales como Herr Starr y los hijos de perra familiares de Jesse y se le da un repaso muy interesante a lo que es el infierno. El problema es que para el final de la temporada la cosa se vuelve a estancar un poco, como si de repente no quisieran tocar otra vez el material del cómic. Venga hombre, que por muy blasfemo que sea no muerde.

Uno de los máximos culpables de como ha salido la cosa es Seth Rogen, el tipo que dice ser cómico. Nunca ha sido santo de mi devoción y la verdad es que he disfrutado muy pocas de sus películas. Ni su humor ni su visión de la vida me ha gustado nunca y ha llegado a Preacher para enmedarle la plana a Ennis y decirle como se hacen las cosas de verdad. Pues mira chaval, si tu intención es hacer lo que te de la real gana, te inventas tu mismo tu propia historia y haces lo que quieras con ella. Pero no te cagues en las de los demás. En serio, había cientos de profesionales en la industria que lo habrían hecho mejor que tu, no es tan difícil.

Este lavado de cara de la serie provoca que el trio protagonista sea bastante irreconocible. Jesse es Jesse raspadito, muy justito. Tulip no es Tulip. Ruth Negga es una excelente actriz y no tarda en cogerle el pulso al personaje, pero a otro personaje que no es Tulip. Y Cassidy es demasiado cachondo en el mal sentido para ser Cassidy. Los villanos mitad, mirad. El Santo de los Asesinos sí, Herr Star también y Caraculo pues… tenéis que verlo. Tengo ganas de ver a la familia de Jesse, que solo hemos podido intuir de refilón.

Preacher es una serie que debería ser muchísimo más pero que en realidad solo es una colección de algún buen momento disperso. Tiene una primera temporada totalmente horripilante y una segunda que levanta el vuelo pero que al final deja bastantes dudas. Me agota solo el pensar como será la tercera temporada.

Defensores

El Doctor Extraño, Hulk, Namor y Silver Surfer unen sus fuerzas para defender a la Tierra de una misteriosa amena… ¿Daredevil? ¿Luke Cage? ¿Puño de Hierro? ¿Jessica Jones? ¡Estos no son los Defensores de tu padre! ¡Estos son los Defensores del Netflixverso!

Cuando Quesada se hizo editor de Marvel a principio de los 00 la forma de narrar historias empezó a cambiar lenta e inexorablemente hacia algo completamente horroroso: el decompresive storytelling. Por orden editorial las historias tenían que formar un arco autoconclusivo cada seis números para así poder ser recopiladas en un bonito y caro tomo. Un guionista capaz podría narrar en esos seis números dos o tres historias que de una manera mágica se terminaran cruzando para dar algún tipo de final satisfactorio en el sexto número. Pero claro, eso es difícil porque para hacerlo hay que tener talento. Así que lo que termino pasando realmente es que muchos autores cogieron la historia que tenían pensada para un solo número y la alargaron y alargaron y alargaron hasta llegar a los seis. El maestro de este arte siempre ha sido Brian Michael Bendis, un mago en el arte de llenar páginas y más páginas sin contenido. Diálogos sobre la nada, cabezas flotantes mirándose sin hablar, historias que nunca parecen llegar a su fin. Pues adivinad sobre que base han erigido todo el NetflixVerso… ¡la de Brian Michael Bendis!

Los Defensores cuenta la historia de como los 4 héroes que ya han protagonizado sus propias series luchan contra la Mano. Y ya. Ocho capítulos. Enteros. La Mano quiere hacer algo muy malo (¿el qué? ¡quién sabe!) y nuestros héroes no quieren que lo hagan. Y a rellenar los ocho capítulos que no os creáis que es tan fácil hacerlo. Como ejemplo de este espectacular pulso narrativo vemos como Sigourney Weaver se toma una sopa en un restaurante mientras habla con el maître sobre lo rica que esta. Y no acaba la cosa ahí, no, ya que la sigue degustando durante un ratito… tremendo. En otro capítulo asistiremos a otra conmovedora escena donde Sigourney esta escuchando un disco y… ¡madre mía, está rallado! ¿Qué hará nuestra malvada protagonista ante una situación tan peliaguda a la vez que embarazosa?

¡Lo estás exagerando todo un montón! Ya, ya, que sí, que la serie tiene momentos de acción chulísimos, diálogos interesantes y una química genial entre algunos de los protagonistas. Pero también tiene una gran cantidad de momentos que sobran totalmente. Una tijerita de dos o tres capítulos le hubiera sentado de maravilla a la serie. Si en vez de 8, solo hubieran sido 6 o incluso 4, ovación y vuelta al ruedo. Pero esos dos primeros capítulos en los que la maldita serie no arranca… madre mía. En el tercero ya empieza a coger ritmo, pero dos capítulos tirados a la basura solo para sentar bases es la leche.

Y lo peor de todo es que es elección propia de los responsables de las series hacer las cosas de esta manera. Quieren hacer superheroes de otra manera, más adultos, sin mallas, sin nada que pueda parecer infantiloide. Incluso hasta parece raro ver a Daredevil vestido con el traje y el resto de sus compañeros de calle. Es como… tío, ¡no estas en nuestra onda! Es lo que tiene basarse en el material de Bendis, un tipo que parece que esto de los superhéroes tampoco le va demasiado y que intenta desmarcarse más y más del genero en cada historia que escribe.

Yo la verdad no sé como de satisfecho esta Netflix con estas series porque ha ido corriendo a soltar camiones de dinero a las puertas de Millar para hacer series de superhéroes molonas, con acción y esas cosas. Que Millar también tiene lo suyo y es para echarlo de comer aparte, pero que esta claro que esta totalmente en las antípodas de las series de Marvel de esta plataforma.

A mi estos Defensores me ha dejado muy fríos. No están mal y tampoco siento que haya siendo una perdida de tiempo. Pero me exaspera el ver como intentar aportar personalidad a los personajes con escenas vacías y sin ningún tipo de significado. Tienen todos los mimbres para hacer una cesta perfecta pero los desperdician completamente. En fin, Netflixverso Marveliano, cada día me aburres un poquito más.

¡Devolvedme a los 4 Fantásticos!

En la anterior etapa de este blog me encontré en bastantes ocasiones con más ganas de hablar sobre películas o series de televisión basadas en cómics que de los propios cómics en los que se basaban. En épocas de vacas flacas, cuando se estrenaba una película al año o esporádicamente había alguna serie de televisión no había mayor problema en dedicarle algún día. Pero ahora mismo la cantidad de películas y de series que existen es tan elevada que nos podríamos pasar todo el tiempo hablando de ellas y olvidarnos completamente de la página impresa. Pero aquí hemos venido a hablar de cómics, ¿o no?

Existe una película muy pero que muy mala de los 4 Fantásticos. Sabéis cual, ¿verdad? Ah, que tengo que ser un poco más especifico. A ver si así: existe una película de mediados de los 90 de los 4 Fantásticos producida por Roger Coman que jamás fue estrenada. Se encuentra en youtube si queréis verla para que saquéis vuestras propias conclusiones.

La razón por la que esta película existe es debido a que un señor llamado Bernd Eichiger quería pegar el sablazo de su vida. Compró a mediados de los 80 por unos 250.000 dolares los derechos de los personajes para su adaptación cinematográfica y no hizo absolutamente nada con ellos hasta que estuvo a punto de expirar el contrato que tenía con la Marvel, a finales de 1992. La editorial no tenía intención de extender la duración del mismo porque tenía detrás a varias productoras muy grandes deseando hacerse con ellos. Así que para retener por un tiempo más los derechos, el tal Eichiger dio comienzo al rodaje de su película 3 días antes del final del año y del contrato. De esta manera, ejercía su opciones sobre los derechos y los podría mantener durante unos años más.

El presupuesto final de la cinta fue de 1 millón de dólares y todos los trabajadores y actores implicados en la misma estuvieron convencidos de estar rodando una película de verdad. Pero la cinta jamás llego a estrenarse. Estos 4 Fantásticos de serie B era lo último que Marvel quería ver en la gran pantalla ya que sabían que destrozaría cualquier interés sobre sus personajes por parte de otras productoras. Así que Avi Arad, mandamás entre los mandamases de Marvel, llegó a un trato con el productor, seguramente pagándole parte de lo que se había gastado y prorrogándole los derechos unos cuantos años. Todas las copias fueron destruidas, pero alguna tuvo que salvarse de alguna manera ya que terminaron viendo la luz y hoy en día es fácilmente accesible.

Después de ese horror han venido 3 películas más de los personajes de una calidad realmente discutible, cuya primera parte funcionó realmente bien en taquilla, la segunda funciono bien a secas y la tercera fue un estrepitoso fracaso. La batalla por los derechos todos estos años ha sido un rematado infierno y Marvel ha intentado una y otra vez recuperarlos para incorporarlos a su universo cinematográfico donde sin duda funcionaran mucho mejor que en sus actuales manos. Pero a su actual dueña, la Fox, no le da la gana soltarlos porque piensa que algún día lograra convertirlos en su propia gallina de los huevos de oro. Aunque por ahora más que huevos de oro solo están logrando producir mierda de vaca. Así que actualmente los derechos se encuentran en una situación de bloqueo bastante incomoda, quien los tiene no sabe que hacer con ellos y quien los quiere no puede ponerle las manos encimas.

Y todo este rodeo para llegar a donde yo quería: los tebeos. Hace tiempo surgió un rumor de que Marvel se había cargado la serie de los 4 Fantásticos única y exclusivamente para joder a la Fox. En su día hablamos de ello y tengo que reconocer que aunque tenía su parte de sentido, no me terminaba de entrar en la cabeza que le importaba a una gran productora que se cancelara una colección de cómics que no se estaba comprando nadie. Pero resulta que hace muy poco se ha confirmado que efectivamente, que Marvel lo hizo expresamente con ese propósito, para marginar a los personajes y que la Fox no pudiera sacar jamás ningún beneficio de ellos.

Así que… ¡el cine jodio mis tebeos! Y eso es lo que va a justificar la existencia de esta sección. Porque el día que menos te los espera, viene el cine o la televisión y te jode lo que tanto amas. Por eso, hay que mantenerlo vigilado muy de cerca, porque cuando menos te lo espera salta la liebre.