El demonio de las ventas

Las ventas del pasado mes de enero dispararon todas las alarmas en las oficinas de DC. La cuota de mercado de la editorial se había desplomado hasta niveles casi nunca visto antes, y lo que es peor, la diferencia con Marvel era más grande que nunca. A finales del mismo mes, Dan Didio y Jim Lee tuitearon una imagen que solo decía “Rebirth”. ¿Coincidencia? Evidentemente no.

batmandkiii-3Si la editorial tuviera todos los meses las cifras de ventas del fatídico mes de enero hace mucho que hubiera desaparecido. Sencillamente no hay por donde cogerlas, son un autentico desastre y no admiten la más mínima discusión. Solo que es un error intentar extrapolar nada o buscar algún tipo de tendencia en un dato tan aislado. En este caso concreto, a DC le falló el tercer número de DKIII, que se retrasó y no salió en la fecha señalada, cosa rara en un tebeo de Miller. Con solo ese tebeo pretendían maquillar todas las cuentas y como se demostró el mes siguiente lo hubieran hecho, porque se aupó al número 1 del top con casi 150.000 ejemplares vendidos Un tebeo de 6 dólares, nada más y nada menos, que les permitió recuperar en un solo mes un 4% de cuota de mercado. Esa es la estrategia de Marvel y DC para vender más tebeos: jugárselo todo a una carta.

No fue casualidad que ese mismo mes los dos mandamases de la casa anunciaran Rebirth, el próximo timo de la estampita de la editorial. Fue un anuncio vacío, sin contenido, solo un nombre sin nada detrás. En la presentación del proyecto completo en la Wondercom demostraron que aquello no estaba ni planificado ya que todavía no tenían claro ni todas las series que iban a publicar ni que autores iban a formar parte de ellas. Rebirth es una respuesta visceral a las malas ventas y por mucho que nos pueda doler es la respuesta más adecuada a esta situación. Porque este tipo de cosas vende como se demuestra cada año cuando aparece el crossover de turno y de repente tienen un pico de ventas demencial que les salva el culo. Da igual que sean crossover, números 1 o eventos especiales que se inventen como la portadas holográficas. Ha pasado siempre y seguirá pasando. Y todos sabemos que es un timo, que no son tebeos buenos de verdad, que son aparatos de marketing creados únicamente para inflar las ventas. Y las inflan porque los compramos religiosamente todas las veces.

Todo esto nos lleva a una curiosa paradoja, no podemos tener picos de ventas si no tenemos sus correspondientes depresiones. Los meses que lanzan el evento de turno todo funciona fantásticamente, pero ¿y los demás? El resto de meses es un desastre porque solo se compran los cómics un núcleo duro de fanáticos que suele rondar en los USA sobre las 75.000-90.000 personas si hacemos caso a las cifras de Diamond. Lo peor de todo es que los compran sabiendo que la editorial no puede dejar que nada importante pase en ellos, que las grandes historias se las guardan para explotarlas cuando ellos quieran. Es la manera que tienen de provocar un efecto llamada y atraer a toda esa gente que comprar cómics solo de vez en cuando, pero el resto del año tienen que llenarlo con cómics regulares tirando a malos para que cuando se lance el crossover de turno parezca bueno por comparación. En vez de hacer buenos tebeos e intentar tener buenas ventas de manera regular, prefieren vender solo en momentos muy determinados del año. Primero porque con esta estrategia vendes mucho y segundo porque así hay que esforzarse mucho menos el resto del año. Puedes darle cualquier colección a cualquier autor que no tenga ni la más mínima idea de coger un lápiz que ya le enmendaras la plana en el megacrossover del verano. Eso lleva a la desidia, a que todos creen historias insípidas sin demasiado interés, sabiendo que cuenten lo que cuenten les van a pisar en el correspondiente evento de turno. Se producen productos de mala calidad para crearte la ilusión de que hay otros de muy buena.

Es todo una mentira, un engaño. Pero funciona, así que, ¿por qué parar de hacerlo? Yo no lo haría. Y así es como, entre todos, vamos a hundir este mundillo tan hermoso.

Obsesionados con los crossovers

¿Por qué estamos tan obsesionados con los crossovers masivos? ¿Por qué nos atraen tanto? ¿Por qué los leemos como posesos? ¿Por qué casi siempre nos dan asco al terminar su lectura? Muchas preguntas, muy poca respuestas. A continuación unas cuantas reflexiones al respecto.

fallofthemutantsEncontrarse la primera vez con un crossover es una experiencia muy especial. Esta casi al nivel de perder la virginidad, casi he dicho, y es que es un momento mágico y muy especial en tu vida. Da igual la época que te haya tocado vivir en los comienzos de tu afición comiquera, el primer crossover que te echas a la cara es uno de esos momentos donde descubres un cumulo de nuevas sensaciones que no conocías de antes: ¡Todos los superheroes juntos! ¡En el mismo tebeo! ¿Cómo puede ser eso posible?

A mi me toco vivir las primeras Secret Wars y aquello era toda una orgía para los sentidos. ¡Los X-Men junto con los Vengadores y los 4 Fantásticos y Spiderman y miles de villanos! ¡Extasis instantáneo! La verdad es que la historia muy buena no era y según iba avanzando la trama se iba echando a perder cada vez más. Pero los que leímos aquello como nuestro primer crossover nos importaba un pimiento que su calidad fuera infame, sólo nos fijábamos en lo impresionante que parecía todo. La profundidad de la historia y ese tipo de cosas para los sesudos eruditos esos que están siempre criticando los cómics. Luego ya vinieron las Crisis en las Tierras Infinitas y eso fue harina de otro costal, no solo unía todos los universos DC habidos y por haber sino que encima estaba bien escrito y se podía releer una y otra vez descubriendo siempre nuevas cosas a cada revisión

Cada cual tiene su primera vez y siempre será algo inolvidable. Pero tras perder la virginidad viene la segunda y luego la tercera y la cuarta, y todos los años hay una o dos veces más como mínimo. Y a esas no las miramos con los mismos ojos inocentes de la primera vez. Les vemos sus costuras, sus trucos baratos para atraer a los lectores, sus giros absurdos de guión, sus finales sin sentido. Al primer crossover le perdonaremos todo siempre, pero al resto…
Un problema que se ha ido agravando con el paso de los años es que la parte comercial ha ido ganando muchísimo peso respecto a la parte artística. No nos engañemos, siempre se ha buscado vender con este tipo de inventos y siempre las historias han sido más flojas que otra cosa. Pero existe cierta sensación de que en el siglo pasado se trabajaba más la parte argumental y se intentaba dar un sentido a todo lo que pasaba, aunque luego saliera algún que otro truño espectacular. Un ejemplo de ello son las primeras Crisis, que intentaban arreglar el desaguisado de continuidad en el que estaba metida la editorial. O la trilogía de crossovers de Claremont, la Masacre Mutante, la Caída de los Mutantes e Inferno, perfectamente integradas en su propio universo mutante y que servían para causar espectaculares giros en las tramas que daban la impresión de estar correctamente planificados.

Aunque las ventas siempre han acompañado a este tipo de eventos, las editoriales en los 80 no tenían muy  claro cuantos podían lanzar sin quemar el formato. En los 90 este miedo quedo atrás y el gran crossover editorial se convirtió en algo habitual y totalmente cotidiano en nuestras vidas. Pero los 90 fueron una época tan turbulenta en cuanto a ventas y zarandeos editoriales que cuesta establecer un patrón por la cantidad de experimentos que se realizaron sin orden ni concierto. Hubo muchos crossovers, pero de muy distinta índole y muchas veces únicamente centrados en un grupúsculo de héroes y no en todo el universo.
identitycrisisEs en la década de los 2000, donde Marvel, ya con cierto grado de estabilidad de la mano de Quesada y DC de la de Didio, cuando el gran megaevento se institucionaliza, convirtiéndose en algo casi anual y totalmente planificado desde la editorial. Se impuso que que estos eventos tuvieran que implicar a todos los personajes de cada universo y todas las colecciones deberían verse afectadas. De esta manera el lector tendría que hacerse con todo el pack completo y no ínicamente con la serie principal. Cosas como “Para ver como acaba esta pelea, síguela en tal serie”, “si quieres saber donde han ido estos personajes hazte con la miniserie que publicamos este mismo mes” se han convertido en algo habitual y bastante frustrante para el comprador. Cada vez es más complicado encontrar una serie principal que se pueda leer como un todo y que no haga referencia a un mínimo de 5 o 6 colecciones diferentes que se venden aparte.

Pero lo peor de todo es que las editoriales no nos dejan ni disfrutar de lo que estamos leyendo. Meses antes de que aparece el primer número de la saga nos bombardean con cantidad ingentes de publicidad, nos lanzan spoilers sobre la trama, nos venden lo maravilloso que va a ser todo. Las editoriales crean un hype descomunal del que es imposible estar a la altura. Así que cuando se publica el primer número, ya conocemos más de media trama, la historia no es tan buena como nos la han vendido y lo peor de todo es que la editorial ya esta anunciado de que tratara el siguiente evento. La maquina del hype no para y antes de que sepamos el desenlace final de lo que estamos leyendo, estamos salivando ante lo que vendrá, que aparenta ser aún mejor, aunque casi siempre sera igual o peor. La rueda que gira eternamente para acabar en el mismo sitio.

Pero… ¡funciona! Este tipo de historias se siguen vendiendo una y otra y otra vez, por lo que no hay motivo para acabar con ellas. Hablo de memoria pero creo recordar que Dennis O’Neill, editor de las series de Batman, contaba que tras la Caída del Murciélago muchos lectores se quejaron de que había  que seguir varias series para seguir toda la historia. En las batoficinas les hicieron caso  y decidieron publicar historias en la que solo hacia falta comprar una única serie para seguirlas. Pero las ventas descendieron, puede que por ese motivo porque el mercado se encontrara en medio de su peor crisis de la historia. Sea por lo que fuera, tras dos o tres años decidieron hacer justo lo contrario y crearon Cataclismo, una historia en la que había que comprarse todas las series de la familia de Batman para entenderla y aquello funciono a la perfección. Lección aprendida, hagas o no hagas caso a los lectores, siempre lanza un crossover si quieres arrasar en ventas.

Entonces, ¿por qué no lo hacen siempre? Porque si todo fuera un eterno crossover, el termino perdería completamente su sentido y pasaría a convertirse de algo extraordinario a lo normal. Por eso ahora mismo las dos grandes se encuentra en la obligación, no de publicar un crossover todos los años, sino de publicar cómics regulares todos los meses para que la gente pueda diferenciar entre lo que es un cómic sin más y un gran megacrossover y entonces acudir en masa a gastarse su dinero. Los cómics regulares solo existen para soportar los grandes eventos. Así de metidos en la mierda estamos. Y  como esta quedando muy largo, seguiremos otro día. O no.

Palabrita de Moore

“my intention at the end of that book was to have the two characters simply experiencing a brief moment of lucidity in their ongoing very weird and probably fatal relationship with each other, reaching a moment where they both perceive the hell that they are in, and can only laugh at their preposterous situation. A similar chuckle is shared by the doomed couple at the end of the remarkable Jim Thompson’s original novel, The Getaway.”

Alan Moore sobre el final de la broma asesina

killingjokerainPues eso es lo que ha respondido hace poco Alan Moore a una pregunta sobre la ambigüedad de la escena final de su obra. Supongo que servirá para cerrar muchas bocas y habrá dejado retratados a unos cuantos, ¿verdad? Pues no, en absoluto, de ninguna de las maneras. Moore ha hablado sobre las intenciones que tenía para esa escena. Intenciones, esa es la palabra clave. Un autor puede tener todas las intenciones que quiera, pero luego a la hora de quedar plasmadas en el papel esas intenciones pueden estar diciendo realmente otra cosas. Sencillamente el autor puede equivocarse o el autor puede no tener ni idea de lo que esta diciendo. Así que en su mente puede estar pasando una cosa pero a la hora de escribirlo puede decir esta pasando algo completamente diferente. Es normal, le pasa a Moore y les pasa a todos.

Lo que siempre hay que tener en cuenta a la hora de escuchar las palabras de un autor es que es un mentiroso profesional. Su trabajo consiste en contarnos mentiras, en fabular historias que nunca han ocurrido, en engañarnos en cada viñeta. Si existe un rey del engaño ese es Moore, uno de los creadores más increíbles que ha dado el medio. Nos cuenta mentira tras mentira tras mentira. No solo en sus cómics, también en sus actuaciones de magia, ¡que demonios, en su vida real!  Moore miente, lo hace mejor que nadie y eso es una gran bendición para nosotros. ¡Toda la Broma Asesina es una gran mentira! ¡Toda! ¡Desde su primera viñeta! Es parte de la gracia de la historia, que no sabemos si lo que el Joker cuenta es verdad o es otra gran mentira. Seguramente esto último.

Todo esto no quiera decir que desacreditemos siempre las opiniones del autor sobre su obra. Al contrario, hay que oírlas y escucharlas muy atentamente porque seguramente nos dirán cosas muy interesantes sobre lo que estamos leyendo. Pero una cosa es la génesis de la obra y otra muy distinta las ideas que esta desprende. La creación y la obra pertenecen totalmente al autor, pero es el lector el dueño de las ideas que está generan. Da igual lo que el autor haya querido decir, da igual lo que el dibujante haya querido interpretar, da igual como este plasmado el resultado final en la página. Lo que importa es como el lector interpreta todo aquello y las ideas que le vienen a la mente. Eso es lo que hace tan bonito este y otros medios, que tienen una gran vida una vez que abandonan la pluma de su creador. Cuanto más interesante sea una obra más debate creara y según crezca el volumen de opiniones estas se alejaran más y más de las ideas iniciales de su creador.

Así que puedes volver al principio y tomar las palabras de Alan Moore como si fueran tuyas, es una opción. Pero luego no vayas restregándole a la gente que en realidad quiso decir esto o quiso decir lo otro. Quiso decir cualquier cosa, pero el final de la Broma Asesina es tuyo para que lo interpretes como te da la gana. No te cortes, hazlo. Es tu deber, que digo deber, es tu obligación como lector. Disfruta la obra más allá de las intenciones originales del autor, demuéstrale que su trabajo es tan bueno que esta abierto a millones de interpretaciones. El cómic no es un mundo de ideas fijas, es un mundo de miradas infinitas.

P.S. Por supuesto, en este blog ya discutimos en su día sobre el final de la Broma Asesina 1 y 2. Y puede que algún día volvamos a hacerlo, una sola página con tantos y tan diferentes matices solo puede calificarse de genialidad.

El evento te devuelve la mirada

Si has venido aquí para encontrar una crítica del evento de moda en la actualidad, Secret Wars, o del que jamás lo estuvo, Convergence, has llegado al lugar equivocado porque… porque… paso al frente, carraspeo, cabeza alta… yo… yo… no me los he leído. La razón es simple: soy demasiado viejo para esta mierda.

chip-kidd-convergenceNo hay nada que te haga sentirte más viejo que visitar una librería y no tener ni la más mínima idea de que tebeos son esos que te están mirando a la cara. Crees reconocer a alguno de los personajes, puede que te suene alguno de los títulos, pero en general estas más perdido que un pulpo en un garaje. Y lo peor de todo es que no ha pasado demasiado tiempo desde tu última visita. Puede que un mes, o quizá dos como mucho. En realidad es muy poco tiempo pero puede que demasiado en este cambiante mundo de los tebeos donde se crean y se destruyen universos mientras parpadeamos. En Convergence y en Secret Wars han llevado este extremo a su punto de locura más absoluta. Son totalmente imposibles de seguir, ¡incluso leyéndose todos los tebeos!

Ya contamos en su día el origen de Convergence, un evento nacido más de la necesidad que del sentido común. La cantidad de títulos publicada semanalmente es simplemente demencial. No has terminado ni de leerte la cuarta parte de los títulos publicados esa semana y ya estan sacando otra carretada de cómics la semana siguiente. Ya, ya, ya lo sé. No hay que leerse todo. Por supuesto, jamás ha hecho falta leerse todo, ni creo que nadie se lo este leyendo todo, pero… ¿y lo mínimo para entenderlo? Porque echarle un vistazo a un diagrama de lectura es descorazonador. Y no soy el único que se hace un lío demencial con esto. Aquí tenéis gente en reddit preguntándose exactamente lo mismo. Lo peor de todo es que el resultado final de toda la serie parece que se puede reducir en una sola frase: el multiuniverso ha vuelto.

Pues con Secret Wars más de lo mismo pero aumentando a la enésima potencia. Para intentar meterse en la historia no solo hay que intentar seguir ciertos cómics claves, sino que además hay que tener un conocimiento previo muy grande para saber en que narices nos estamos metiendo. Esta lista da autentico miedo. Sobre todo porque incluso sí te has leído todo lo que va antes, ¡no tienes ni idea de qué va la serie! Echadle un vistazo a la guía de lectura que ha preparado Panini. ¡Es uno de los mayores sinsentidos que he leído en toda mi vida! (me refiero a la historia, la guía es un trabajo brutal que ya les gustaría a los de la acera de enfrente). En serio, ¿cómo esperan que cualquiera se acerque eso? Imaginaros un lector nuevo. Da autentico pavor.

Pero claro, ahí esta el truco, realmente no esperan que nadie entienda nada de nada. Están jugando a confundirnos de tal manera que te lances a comprar cualquier cosa. Total, con algo vas a picar seguro ya que te has dado el viaje hasta la tienda. No te vas a ir con las manos vacías con esas portadas tan chulas, ¿verdad? Venga, hombre, llévate una o dos… o diez o quince, no seas tímido. Lo que como estrategia promocional es… es… no tengo ni idea de lo que es, pues como siempre pasa en este tipo de evento están vendiendo un montón en los USA. (ya hablaremos en un post futuro ya hablaremos del timo actual de las ventas y las portadas alternativas). Así que, ¡qué mas da! ¡Qué sigan haciendo locura tras locura! ¡Ni que a nadie le importaran! ¡Todos a comprar como posesos!

Ay, a mi estas cosas me hacen sentirme viejo, muy viejo. Esto es cosa de los jóvenes y sus youtubers y y su capacidad de estar a cinco cosas a la vez y poder seguir mil series que nacen, mueren y se reproduce a ritmo de flow y swag. Dicho esto y asumido que ya el abuelo necesita tomarse sus pastillas, ¿queréis que me lea alguna de las dos? ¿Cuál y sobre todo por qué?

P.S. Desde que empezaste a leer este post hasta que has llegado al final, Marvel ha lanzado seis colecciones nuevas de las que acaba de cancelar cuatro. Las otras dos restantes serán renombradas y relanzadas con personajes totalmente distintos. DC mientras tanto ha creado diecisiete tierras alternativas nuevas. No tienen ni idea que hay en cada una de ellas, sera una total sorpresa tanto para el lector como para el escritor que se encargue de ellas.

El fin es para siempre

Creo recordar que yo tenía un blog de cómics… sí… es posible… hace mucho tiempo de eso. Un blog que de vez en cuando no estaba mal del todo y tenía alguna que otra cosa buena. Aunque muchas otras veces… mejor no hablar del tema porque tenía algunas cosas para hacérselas mirar, ¿eh? Aún así tenía su aquel por lo que es posible que quizá alguien, en su pequeño corazoncito, lo eche de menos. ¿Dónde se habrá metido el tipo que lo escribía? ¿ Desapareció y jamás se supo a volver de él?

fantasticfourtheendEl fin es para siempre (the end is forever) es el título de la última historia de los 4 Fantásticos. Escrita por James Robinson y dibujada por Leonard Kid supone el final de una etapa y el final de la serie. Es un magnifico fin de fiesta y si lo habéis leído quizá no hayáis encontrado una gran historia ni una de las mejores etapas de la colección. Pero lo que sí habréis encontrado es un cómic de los 4 Fantásticos de los de siempre. De los que enfrentaban a la familia con nuevos e imaginativos retos, de lo que nos descubrían maquiavélicos enemigos capaces de rivalizar intelectualmente con el propio Richards, de los que nos mostraba como el Doctor Muerte es la encarnación viva del mal. Es un cómic de los de toda la vida, de los que se hacían hace mucho años y de los que ahora mismo son muy raros de encontrar. Un cómic clásico, pero sobre todo, un buen cómic.

Que sea bueno o malo o que pueda vender más o menos en realidad no le importa un pimiento a la editorial. Debido a una extraña lucha de poderes entre Marvel y la Fox, actual poseedora de los derechos cinematográficos de los personajes, la colección ha dejado de existir a causa de… debido a… es muy complejo y largo de explicar y ni siquiera nadie tiene claro lo que esta pasando. Básicamente hace muchos años Marvel le vendió los derechos de los 4F y mutantes a la Fox y ahora los quiere de vuelta. Los derechos de la Primera Familia en realidad no valen un misero duro peroooooo los de los mutantes están dando millones y más millones en las taquillas, y como todos sabemos, el dinero lo ensucia todo. Así que la Fox no suelta prenda y lo que quiere negociar es un cambio de cromos, yo te doy estos pero si tu me das estos otros. Pero la Marvel ha decidió que se pone chunga y no respira y cierra la colección y hace desaparecer a los personajes del mapa y ahora a ver quien va a ver la próxima película de los 4 no-sé-quienes-son.
Es muchísimo más complicado que todo eso, claro. Prácticamente implica tener que hacer una tesis doctoral si te quieres enterar de lo que esta pasando realmente. Lo único que esta claro es que nosotros, los lectores, estamos jodidos.

Así que para saber que es lo que esta pasando con tu colección favorita tienes que enterarte exactamente que o quien tiene los derechos y que planes tiene para su futuro: si una película, una serie de televisión o un juego de sartenes. Dependiendo de lo que sea, puede haber cancelación, o decenas de spinoff, o cambio de estatus quo, o lo que sea. Pero jamás, jamás, ningún cambio se producirá por hacer un buen cómic. Evidentemente los autores intentaran contar la mejor historia posible que puedan, pero en ese momento vendrá el poderoso caballero y le dirá por donde se puede meter todas esas buenas intenciones. Que sí, que todo el mundo quiere hacerse millonario y tener una piscina de oro como el tío Gilito, pero nada de eso tiene que ver con hacer un buen cómic. Y lo que se esta haciendo ahora mismo no sé lo que es, pero no tiene nada que ver con la calidad final del producto.

Muchos de los tebeos de ahora apestan, pero por razones totalmente distintas a las de antes. Antes eran malos porque la historia y el dibujo lo eran, ahora simplemente no son ni tebeos, son productos dirigidos a crear nuevas franquicias millonarias. Son cómics donde lo que menos importa es que nadie lo esta leyendo. Y eso se esta notando, se esta notando demasiado.

Así que en el próximo post, que esperemos no sea dentro de un mes, seguiremos refunfuñando sobre estos males y otros de la sociedad actual. ¿Convergence? ¿Secret Wars? ¿Te estas quedando conmigo?

La atemporalidad de Gotham

La serie de televisión de Gotham, recién estrenada en los USA, tiene un extraño problema que cada vez más a menudo se va reproduciendo en los cómics de hoy en día: ¿en qué maldita época temporal se ubica la serie?

gothamposterGotham empieza, como cualquier serie donde Batman tenga el más mínimo protagonismo, con la muerte de sus padres. No sé cuántas veces habréis visto a los progenitores de Bruce ser asesinados, porque es una escena que se repite cada dos por tres en cualquier media, sean cómics, televisión o cine. Debido a que sabemos cual es la película que la familia Wayne estaba viendo ese día, La Marca del Zorro, podemos poner una fecha más o menos exacta de cuando ocurrió el suceso: sobre 1920. Esta fecha concuerda perfectamente con la publicación del primer cómic de Batman en 1939 ya que le da tiempo a Bruce a crecer (rondaría los 30 años) , viajar por el mundo, entrenarse, etc, etc. Y sobre todo da tiempo a Bob Kane a tomar “prestados” algunos detallitos de la película para su personaje. Debido a que existe un remake de 1940, existe cierta discusión sobre si estaban viendo esta versión o la anterior. Os lo creáis o no, es una discusión que puede llevar horas, pero para el propósito de lo que quiero expresar aquí me da igual que sea 1920 o 1940, si queréis nos quedamos con la primera mitad del siglo XX, antes de la segunda guerra mundial.

Así que en teoría la serie debería trascurrir sobre aquellos años, década abajo, década arriba. El problema es que eso no es así, pero tampoco nos queda claro en que momento de la historia se sitúa la serie. Si nos fijamos en la ropa y en la tecnología que aparece es posible que se sitúe en unos años 80 menos coloridos de los que estamos acostumbrados. Solo tenemos claro que estamos en una era donde ni internet ni los teléfonos móviles existían, así que al menos podemos decir que no hemos llegado a los 90. Esto es conveniente para todos. Retratar los años 20 fielmente supondría un coste que ni de broma una serie de este tipo se puede permitir. Además, para mucha gente que ha nacido con el teléfono móvil presidiendo sus vidas, el pasado tiene pinta más o menos de ser esto, así que supongo que con eso les valdrá.

Ubicar la serie en los años 80 resuelve el problema de la edad actual de Batman. Si en los 80 Batman rondaba los diez años, hoy ronda los 40, porque sino hoy tendría más de 100 años y eso no tiene sentido, ¿verdad? Pues este es el problema que cada vez más habitualmente nos encontramos en los cómics que leemos: los personajes no envejecen. En toda caso maduran un poco, Spiderman empieza como adolescente, pasado un tiempo llega a la edad adulta y ahí se estanca por los siglos de los siglos. Evidentemente en una industria como la del cómic cuesta mucho envejecer o jubilar a tus personajes porque son tus gallinas de los huevos de oro. De vez en cuando se hace algún que otro amago y Peter Parker deja paso a Ben Reilly, El Capitán América al Halcón o Thor a una mujer. Pero tarde o temprano se vuelve al status quo de siempre, al que el lector esta acostumbrado. Eso hace que cada vez se nos haga más cuesta arriba pensar en que guerra peleó el Capitán América porque la distancia entre fechas cada vez se hace mayor. No por él, que tiene el suero que hace que no envejezca, sino por todos los que pelearon a su lado, que unos cuantos de ellos aún sigue vivos y con unos 90 años que aparentan ser 40.
(aunque en la saga actual Steve Rogers es un viejete todos sabemos que eso no durara mucho).

allenmontoya Volvamos a Gotham, años 80, vale. Bruce sale de niño, Jim Gordon empieza su carrera como detective, Catwoman es una adolescente ladrona y el Pingüino hace sus pinitos como sicario en la Mafia. Todos más o menos ubicados en la misma franja temporal, así que más o menos es creíble (teniendo en cuenta que hablamos de ficción). El problema es cuando aparecen Rene Montoya y Crispus Allen, ese es el momento que me saca de la serie. Esta claro que a la hora de buscar secundarios, encontrar policías de Gotham compañeros de Gordon es una tarea imposible. Harvey Bullock y para de contar. Así que han tenido que rascar y se han sacado de la manga a los protagonistas de Gotham Central. Montoya es cosecha del 92 y Allen del 2000. Así que Gotham les pille muy pero que muy lejos. En una pirueta final han convertido a Montoya en una ex-amante de la futura señora de Gordon, vamos, que podría ser su nieta o su bisnieta.
Por eso cada vez que aparecen estos dos personaje se me funden las neuronas y mentalmente me monto mi propia película: son viajeros temporales. No, no me he vuelto loco, es que claramente son dos personajes fuera de época. Son los únicos policías que no son corruptos, parecen saber más que nadie de los criminales e incluso visten diferente. No pintan nada ahí, no tienen sentido, son una autentica anomalía… ¡vienen del futuro! Y esta última afirmación es cierta desde el punto de vista creativo y por todo lo que hemos contado. Han sido insertados en la continuidad a posteriori, han sido retrocontinuados.

Y esto es lo que pasa cuando en vez de ponerte a ver una serie y pasar de todo, te pones a estudiar de donde salieron los personajes, no lo intentéis en vuestras casas.

Eventomanía

El próximo verano Marvel publicara las Secret Wars. No, este no es un post recuerdo, ni retro ni estamos simulando que estamos en los 80. Estamos hablando del próximo verano, de 2015, del siglo XXI, con su internet, sus smartphones y sus coches voladores… bueno, esto último tiene que estar a punto de llegar, ¿no?

No se queda ahí la cosa. Junto con Secret Wars también saldrán Civil War, Age of Ultron vs. Marvel Zombies, Armor Wars, House of M, Planet Hulk y Years of Future Past. Es posible que aún quede por anunciar cinco o seis eventos más al ritmo que van, así que si estáis leyendo este post un segundo después de que yo lo haya escrito es posible que ya se haya quedado obsoleto.

¿Es una broma ? ¿Algún tipo de chiste muy elaborado? Pues aunque solo se hayan visto las imágenes promocionales parece que no, que va muy en serio. Lo que pasa es que tiene un poco de truco, pero no demasiado. El primero de estos remakes que Marvel anunció fueron las Secret Wars. Hace ya 30 años de la publicación de este tebeo y seguramente más de uno de lo que esta leyendo esto no había nacido aún. Fue un autentico pelotazo en su época y la madre de todos los eventos y megacrossover que iban a venir en años venideros. Las Secret Wars marcaron un un antes y después en el cómic de superheroes americano y todavía estamos sufriendo sus repercusiones. Y si queréis leer algo más de aquello ya escribí sobre este tema hace bastante tiempo.

secretwars2015

Estas nuevas Secret Wars parecen en principio algo diferentes ya que según vemos en el cartel promocional los protagonistas serán las versiones de los superheroes de otros universos alternativos. Tenéis un rato de entretenimiento intentado averiguar quien es cada personaje y de universo procede (aquí las soluciones).
No hay más que lo que vemos en el cartel, así que cualquier especulación sobre el contenido de la saga puede ser acertado o no. Aunque todo indica que esta historia puede venir de lo que esta haciendo Hickman en los Vengadores, más concretamente en los Nuevos Vengadores, cómic que gira en torno a las incursiones que otros universos están realizando en el nuestro y viceversa. La verdad es que aunque la historia tiene su punto, esta alargada hasta la extenuación y tiene pinta de seguir hasta que el número de infinitos universos se le acabe.

Yo que queréis que os diga, todo esto me suena muy DC. No es que la editorial californiana tenga la exclusiva sobre los universos alternativos, pero es a lo que han estado jugando durante la última década. Crisis por aquí, crisis por allá. Su serie semanal, Futures End, trata sobre un futuro alternativo que ocurrirá dentro de cinco años (vamos, que no ocurrirá nunca). Tantos años lleva Marvel diciendo que ellos son diferente para acabar haciendo la misma mierda. Lo peor de todo es que con este tipo de ideas, da igual a la editorial que compres, estas comprando lo mismo.

Eso respecto a Secret Wars, ¿pero y todos los demás eventos? Pues por lo que se puede deduce y porque es materialmente imposible publicar ocho eventos seguidos, serán versiones What If en plan universo alternativo de las historia clásicas. Algo así como en Secret Wars veremos un Iron Man que en ese momento esta inmerso en plena guerra de las armaduras que podremos seguir en su correspondiente serie limitada. Vamos, la misma historia pero recontada para que sea más siglo XXI.
Con esta jugada Marvel logra cubrir todo el espectro de lectores habidos por haber: los coleccionistas compulsivos de evento, los nostálgicos y los especuladores. Ya veras cuando oigas a tu padre decir que en sus tiempos las Secret Wars sí que eran buenas y no esta mierda que publican ahora para jóvenes.

Lo peor de todo esto es que si yo fuera Marvel hubiera hecho exactamente lo mismo que ellos. Un vistazo a las ventas del mes de septiembre nos muestra que el número 1 de la muerta de Lobezno ha vendido más de 300.000 ejemplares. Es decir, un evento que TODOS sabemos que es mentira, que sera revocado en menos de un año y que solo existe para exprimir la gallina de los huevos de oro… ¡ha vendido como nunca! ¿Para qué intentar contar otro tipo de historias más originales que por mucha calidad que tengan van a vender menos? Hagamos eventos una y otra vez, ni siquiera busquemos ideas nuevas, reciclemos las antiguas. Secret Wars 2015, 2017 y las que haga falta. Total, si es lo que funciona. Y esa es la moraleja, esto es lo que funciona.

Necesito tu ayuda, Kent

Hay una serie de viñetas muy curiosas en el Superman 32 que me gustaría comentar con vosotros. Las viñetas no son nada del otro mundo pero puede que contengan algún que otro spoiler, sobre todo referido al final de Forever Evil (Maldad Eterna). El resto como vereis es una conversación normal y corriente… ¿o no?

Oficinas del Daily Planet. Perry White ha invitado a Clark Kent para tener una charla entre colegas. En la actual continuidad Clark ya no trabaja en el Planet.

superman32_1

– Kent, llevo en este negocio 35 años.

Estos diálogos son de Geoff Johns y ese es el periodo aproximado que lleva leyendo cómics. No he podido encontrar las fechas exactas, pero ahora mismo tiene 41 años y en su ficha de la wikipedia mencionan que descubrió los cómics cuando era niño y encontraron una caja lleno de ellos en el ático de su abuela.

– ¿Y sabés qué? Creo que estos títulares no pueden ser superados: “¡El Hombre de Acero llega a Metropolis!”, “¡Superman muere!”, “Superman vive!”

Todas estas historias pasaron hace muchos años, las dos últimas se refieren a la década de los 90, esas son las historias que Johns cree que no pueden ser superadas. El guionista no considera digna de mención ninguna historia posterior.  Excepto para dejar su correspondiente puya:

Esta es la viñeta del SPOILER de Forever Evil, vosotros mismos:

superman32_2

– … esto ocurrió. “Lex Luthor salva el mundo”. Necesito tu ayuda, Kent.

Esto ocurrió. ESTO. En los cómics de DC de ahora estas cosas ocurren, Luthor salva el mundo, no Superman, Luthor. Geoff Johns ha sido guionista de esa serie, así que el sabrá porque esas cosas ocurren, a no ser que este en contra de ellas. Pero vamos a darle la oportunidad de explicarse en la siguiente viñeta:

superman32_3

– Los malos son buenos. Los buenos son malos. Las cosas se han vuelto del revés. Y aunque no sea lo mejor para el mundo, es buenísimo para las noticias. La distribución y la tirada han subido por primera vez desde que Superman llegó a Metropolis.

Si cambiamos noticias por cómics la cosa esta clara. Quizá las historias que estamos viendo estos años en DC no sean lo mejor para el medio, pero son las que suben las ventas

– Esto es por lo que quería verte.

superman32_4

– El Daily Planet te necesita de vuelta, Kent

¿Por qué? ¿No es un poco contradictorio? Si las ventas están subiendo desde que los chicos malos ganan, ¡no necesitan a Kent! ¡No necesitan a los chicos buenos! Pero Geoff si le necesita, y lo deja bien claro.

– Yo soy el editor en jefe y por lo que dice mi contrato, yo contrato a quien me de la gana. Y te quiero a ti

Estas palabras raramente son escuchadas en las oficinas de DC, en las que imperan las dictatoriales ordenes de sus editores y en las que los autores salen uno detrás de otro porque no acatan las decisiones de sus superiores. Geoff es el escritor y decide que hace lo que le da la gana, es lo que deberia poner su contrato, ¿no?

superman32_5

– Gracias por la oferta, pero no estoy seguro que sea lo mejor para mi en este momento.

Eso es todo. Ni Perry explica para que quiere realmente a Kent, ni Clark explica porque no quiere volver.  El dialogo continua pero cambia de tema, con Perry hablandole sobre la soledad del héroe y la distancia que Kent mantiene con todo el mundo.

¿Una simple historia de Superman o un mensaje oculto de Geoff Johns? Un poco de las dos cosas.

Mientras tanto en el Jueves

La vida continua y los autores que se han quedado en Jueves tienen que seguir trabajando semana tras semana para llevarse el pan a la boca. ¡Maldita manía de alimentarse todos los días!

eljuevesprimasHablar de la calidad del Jueves siempre conduce a repetir un viejo mantra: vosotros antes molabais. El paso de los años unido a que nadie es inmortal hace que la revista tenga que ir contratando nuevos autores para sustituir a los viejos y en estos cambios la calidad de las historias se va resintiendo. Servidor comenzó a leer la revista en tiempos de Iva, con Makinavaja y la Puta Mili y nada de lo que vino detrás se le acercaba a la suela de los talones. Y desde entonces imaginaros la cantidad de autores que han pasado por la revista. Es como un axioma matemático: El Jueves siempre es peor que en su número anterior.

Dicho esto, el último Jueves es peor que el de hace dos semanas, también que el de la semana pasada pero es que ese fue algo raro, ya que pilló en medio de todo el maremoto y había autores que ya habían entregado su página y otros que no. En este ya casi no quedo ninguno de los rebeldes y los que estaban han tenido que suplirlos como mejor han podido. Y bueno, la perdida de calidad ha sido evidente, una cosa es que se te vayan uno o dos y otra que se te vayan cerca de 20. Es imposible que mantengan el nivel hagan lo que hagan, necesitan tiempo y sobre todo necesitan nuevos talentos y eso es algo muy difícil de encontrar. La revista va a ser peor durante unos meses lo quieran o no y eso no lo pueden evitar. A lo mejor para el año que vienen logran encontrar una nueva voz propia y vuelve a ser un gran Jueves. Pero ahora mismo esta en un momento muy flojo.

otraportadaprimasAunque lo que más me ha dolido es el tema de la portada de esta semana. Para empezar resulta que ni siquiera es nueva, ya habían realizado una muy similar la semana anterior en la sección de “teníamos más portadas”. Para continuar ni siquiera es un chiste muy bueno, porque cuando se publica ya habíamos perdido miserablemente la propia realidad se ha encargado de desmentir y que le ha quitado toda la gracia.

Y para terminar porque es una portada nacida del miedo. La prohibición de sacar a la monarquía en portada sigue vigente pero, ¿dónde queda el ingenio? Cuando todo el asunto aquel de Mahoma hicieron una portada en la que aludían al tema donde no aparecía el aludido. Incluso cuando secuestraron la revista, supieron aludir al tema en los siguientes números desde el puro cachondeo.

¿Te han prohibido sacar a la monarquía? De acuerdo, ¿pero quién te ha prohibido usar el ingenio? Sabéis que portada me hubiera parecido genial, una que aludiera al abandono masivo de los dibujantes, algo en plan, la emigración se dispara, o en plan juego de tronos con el bufón cortando la cabeza de los rebeldes. Cachondeo sano y de buen rollo. Pero no, un chiste malo sobre las primas de la selección. Porque hay miedo e incertidumbre. Porque ya sabes que la monarquía esta prohibida, pero a lo mejor mañana dices algo del gobierno y te vuelven a llamar al despacho, o de los banqueros o a saber que. Sabes que tus jefes están con las tijeras preparadas y una segunda imposición editorial seria reconocer que has hincado demasiado la rodilla.

El Jueves esta peor que nunca, como siempre, pero esperemos que pueda remontar y convertirse en la gran revista que siempre ha sido. Eso sí, ojala pudieran buscarse otros jefes que conocieran el termino “libertad de expresión”. Es mucho pedir, pero por soñar que no quede.

El cómic como juguete

Fue enton­ces cuando le regalé aque­lla reco­pi­la­ción del 13 Rue del Per­cebe que había creado Ibá­ñez en 1961. Traté de expli­carle los per­so­na­jes y el tipo de humor. Él estaba fas­ci­nado con ese edi­fi­cio donde uno era lector­ polié­drico de muchas his­to­rias en una sola página auto­con­clu­siva. Le expli­qué que nues­tra gene­ra­ción estaba impreg­nada de estos dibu­jos y del humor de aquel edi­fi­cio dis­pa­ra­tado donde uno podía ver a la vez todo lo que suce­día. Las viñe­tas eran los apar­ta­men­tos y en cada uno se escon­día la esen­cia de una España de otra época muy este­reo­tí­pica pero que sin embargo se sen­tía muy viva.

Ana Merino en la revista Leer

adosadoLo teníamos bajo nuestras mismas narices y a ninguno se nos ocurrió lo obvio: que el Building Stories de Chris Ware tenía mucho de Ibáñez. He leído ya unos cuantos análisis sobre la obra y en el apartado de referencias se mencionan autores norteamericanos de todo tipo, muchos de ellos de fuera del campo del cómic, pero a nadie se le había podido ocurrir que de alguna manera un ejemplar del 13 Rue del Percebe la había llegado a Ware. Tenemos un problema si no logramos ver algo que resulta tan evidente, algo con lo que hemos crecido como lectores y que en menor o mayor medida ha contribuido a nuestra formación como lectores de cómic. Aunque no haya realizando ningún post sobre esta obra, quiero incluirme el primero en este pecado de omisión ya que no tengo ninguna duda de que haberlo escrito, tampoco habría mencionado a Ibáñez. Tenemos un problema cultural grave cuando no vemos posible que uno de nuestros autores más importantes sea influencia de otros autores.

Quizá no sea lo único que se nos haya pasado por alto a la hora de analizar la obra. No solo por su enorme complejidad y por sus casi infinitas posibilidades a la hora de seleccionar el orden de la historias, sino porque mucha gente lo ha tratado como un juguete para adultos mas que como un cómic. Buscad en cualquier buscador “Unboxing Building Stories” y os encontrareis un montón de entradas y todo tipo de vídeos con gente bastante adulta ilusionadisma abriendo la caja, como si fuera la noche de los reyes magos. Se ha prestado muchísima  más atención al continente que al contenido y eso es algo que le hace un flaco favor a la obra.

Cuando Ware quedo fascinado por aquel edificio de lectores poliédricos no sabemos si se fijo o no en que aquella historia transcurría dentro de una única página sin necesitar de ningún tipo de artificio externo. Ibáñez. tampoco tenía otra opción ni seguramente se le hubiera ocurrido otra manera de hacerlo. Su historia tenía un espacio de una página dentro de la revista Tío Vivo y no podía salirse de esos margenes. Pero con esas limitaciones fue capaz de ser tan imaginativo de crear un vehículo capaz de narrar más de diez historias por página. Invento algo totalmente sorprendente dentro de las reglas del juego a las que todos estamos acostumbrados y eso tiene un merito enorme.

¿Esto quiere decir que Building Stories es una obra tramposa? En absoluto, es una gran obra que pasa de contar 10 historias por pagina, a contar casi infinitas utilizando todo tipo de formatos. Es un paso más allá en lo que entendemos como cómic y uno muy interesante y que nos llevara años de estudio. Pero se ayuda del artificio de convertir su obra en un juguete para lograr un mayor efecto. Eso hace que conectar con la obra dependa totalmente del lector y de su interés en ponerse a jugar a las casitas pero con tebeos. Que no tiene nada de malo, pero que eleva la obra a un pedestal solo accesible a cierto tipo de lector, a uno predispuesto a que la obra le agrade y que al tiene al autor en un altar. Pero eso es algo normal, muchos autores tienen su publico y viceversa, eso no invalida el interés de la obra. Solo que no la convierte en universal, como mucha gente esta tratando de hacernos ver con Ware. La realidad es que no es plato del gusto de todos por muy bueno que sea.

Así que si podéis haceros con este Building Stories no lo dudéis, es una obra estratosférica en su forma, os guste o no el contenido. Pero si podéis haceros con cualquier tomo del 13 Rue del Percebe mucho mejor, es una obra para todos los públicos y es uno de nuestras tebeos más maravillosos. Ninguna es mejor que la otra, simplemente una es más accesible y menos exigente que la otra.