Antes también pasaban estas cosas

Están muy extendidas dos series de creencias sobre nuestro mundillo, a saber: que antes los tebeos no tenían errores y que sin Internet casi nadie se quejaba. Bien, pues es el momento de contar una curiosa anécdota sobre las cosas que se hacían antes. Cualquier tiempo pasado fue igual al actual.

thor337.jpgEl Thor 337 debería estar marcado en la historia de los tebeos. Es el primero número de Walter Simonson como artista completo y el principio de lo que convirtió a la colección en uno de los referentes de los 80. Ya, desde su misma portada se nos anuncia que algo espectacular va a ocurrir en el interior y podemos ver como un personaje totalmente desconocido para el lector destroza con su martillo el logotipo de la colección. Una portada espectacular que rompía moldes.

Este número se publicó en la edición española en su número 25 y 26 en febrero y marzo de 1985, ya sabéis esa fecha donde se publicaban los tebeos en 32 páginas y se metía parte de un número en un tebeo y en otro. Al publicar dos números en un mismo tebeo, se tenía que elegir una de las portadas para la edición de aquí y como no podía ser de otra manera se eligió la portada del 337. La portada en que el Bill Rayo Beta partía destrozaba el logo, ésa. Observad más abajo la edición española (gracias Universo Marvel) y mirad el destrozo que hicieron. ¡ Pegaron el logo de Thor encima y se quedaron tan anchos ! Anda que no haríamos risas en los diversos blogs con este tema, ¿ eh ?

¿ Por qué no lo dejaron igual ? Thor en inglés es igual que Thor en español. ¡Pues no! Thor en inglés es The mighty Thor, y allí le llaman así. Me acuerdo que el año que estuvo Kurt Busiek en el Expocomic, cuando se iba a encargar de guionizar los Vengadores repetía una y otra vez «The mighty Thor, the mighty Thor». Para ellos no es simplemente Thor, y claro, no se podía dejar el logo tal cual porque aparece ese molesto the mighty. Así que solución cutre al canto. ¿ Qué se lo podían haber currado más y tal y pascual ? Pues sí, en efecto, pero decidieron que no, que pegote al canto y fuera, total, sólo son tebeos, a quién le importa, sólo cuatro frikis se fijan en estas cosas, blablabla.

thor25.jpgAhora todos pensaréis que la gente escribió furibunda al correo de la colección o algo así. Pues ni idea la verdad, de eso no va esta historia, pero si del correero de la colección, el profesor Osuya. Resulta que una famosa librería especializada de Madrid (cuando había MUY pocas), Madrid ComicsCamelot, era propiedad de una tal familia Ayuso. Así que un grupo indeterminado de personas (lo siento, no he podido contrastar la cantidad) se plantaron en la tienda para quejarse ante la chapuza cometida. Estas cosas supongo que deben de ser muy violentas y no sé ni cómo reaccionaron unas partes ni las otras. Si hubo palabras tiernas o insultos, si amenazas, si se les hizo caso, si se les enseño la puerta, etc., etc. Yo me imagino que en la actualidad la amenaza habría sido del tipo «Pues te voy a poner a parir en mi blog y te vas a cagar, los cinco que lo leen van a saber lo chapuzas que sois», pero entonces no sé, sería algo como «Pues te voy a parir en mi fanzine y te vas a cagar, los cinco que lo compran van a saber lo chapuzas que sois». Bien, pues aparte de palabras, duras o blandas, al día siguiente (o a los varios días, tengo que encontrar un narrador mejor, o quizá sea culpa de la memoria), apareció la puerta de la tienda empapelada de portadas del Thor 25 y las cerraduras llenas de silicona.

Así es como se actuaba antes. Vale, simplemente es una anécdota de un hecho demasiado puntual, pero la falta de medios de comunicación hacía que la gente mostrara sus frustraciones de una manera un poco «violenta» Hay muchas historias de éstas, de como actuaba la gente del mundillo cuando no tenía otro remedio que acudir al ingenio para expresar sus puntos de vista. Hoy en día ya sabéis lo que pasa, abres un blog, pones a parir a todo Cristo y te quedas tan ancho. No hace falta que vayas a la tienda a amenazar a nadie ni que demuestres tu destreza con la silicona. ¿ Qué tiempos eran mejores ? ¿ Aquéllos o éstos ? Pues ninguno, simplemente eran tiempos diferentes.

Antes también había errores, antes también la gente protestaba. Simplemente, nadie se acuerda.

Que vuelva Zinco… que no… que sí

La nostalgia es muy mala, siempre lo ha sido. Los Dcadictos guardamos un grato recuerdo de Zinco. Estuvo muy presente en nuestra vida y lo sigue estando y es casi inevitable que los buenos recuerdos nos hagan ponerla como ejemplo de buena editorial. Publicaba material muy bueno y encima sus ediciones eran buenas… eso hasta que viene alguien a sacarte los colores y demostrarte que quizá no eran tan buenas.

muertesuperman.jpgEn el propio foro se pueden leer réplicas y contrarréplicas a ese mensaje. Que es injusto juzgarlo porque eran otros tiempos, que nos pilló a todos de críos, que Zinco no era la única… Bueno, todo eso está en el foro y más, así que no estaría de más que le echarais un vistazo. Después de eso pues yo opino que…

Lo de que antes no se cometían errores en las ediciones es claramente una leyenda urbana, siempre, en toda la historia del medio, ha habido errores en los tebeos. Lo que pasa es que antes eran en su mayoría debido a los duendes de imprenta por un lado, y decisiones conscientes por otro. Es decir, o la tirada salía mal por algún defecto de impresión o si faltaba un número o una traducción sonaba raro era porque estaba hecha aposta. Y sobre todo no se notaba tanto. No porque hubiera Internet o no, sino porque no había tantos errores y de manera tan continuada. En la actualidad existe la posibilidad de coger cinco cómics al azar y encontrar errores en los cinco, o al menos estar seguro de que 2 de ellos tendrán un error. Y eso es un índice de errores demasiado elevado, sobre todo teniendo en cuenta que los medios digitales han facilitado la labor de las editoriales.

Así que Zinco, como cualquiera cometía errores, se saltaba números y de vez en cuando publicaba cosas muy cuestionables. Sobre todo mimetizaban lo peor de Forum (la dominante de la época), las 32 páginas, que obligaban a partir tebeos y los complementos. Todo lo que no parece odioso de esas ideas lo plasmaba Zinco. Seguramente si hoy cogiéramos unos cuantos tebeos de aquellos los miraríamos con algo de nostalgia y pensaríamos la cantidad de hostias que les caerían hoy en día si publicaran igual. Vamos, yo lo pienso, que Zinco mirando desde nuestro prisma editorial actual era un desastre. Como lo era Forum, o Norma, o Glenat. Y si nos vamos más atrás tenemos a Bruguera, Vertice, y según vayamos retrocediendo en el tiempo veremos que cada vez se edita peor. Así que yo sí pienso que Zinco era fruto de su época y como tal se la debe juzgar, es injusto pensar que Zinco lo hacía mal comparándola con la actualidad y no con su tiempo y sus contemporáneos. Pero no me importa admitir que Zinco cometía errores, por mimetismo, por propia incompetencia o por malas elecciones. Para mí la más grave es el formato otoñal, que son aquellos prestigios que a la tercera lectura se les empezaban a caer páginas por abrirlos demasiado… ¡y no estoy bromeando! Así que la nostalgia no va por ahí. Había errores y los que leíamos entonces los sabemos, nuestro afecto por Zinco va por otro lado.

Lo que valoramos de Zinco es todo el esfuerzo que hizo por editar decentemente los cómics DC en España. Como he comentado hace pocos días, España siempre era de Marvel, y mucho más en aquellos días donde Forum llegaba los quioscos de toda España. DC era (y sigue siendo) un gran riesgo y Zinco se lanzó a sacar un material de una calidad excelente. La gente que trabajaba allí amaba realmente estos cómics y se esforzaba por sacar los mejores tebeos de la mejor manera posible. Fue la editorial que nos metió a muchos el gusanillo de DC y que hizo ese universo mucho más accesible. Hizo todo ese trabajo que tendría que hacer ahora Planeta y que no está haciendo, y que logró que leer las Crisis se convirtiera en toda una gozada. La recordamos porque era la editorial que nos acercó una serie de tebeos inolvidables y por eso hablaremos siempre bien de ella.

Sobre todo, yo pienso que Zinco fue necesaria para servir de contrapunto a la todopoderosa (por entonces) Forum. El hecho de que haya dos editoriales grandes compitiendo de tú a tú, siempre tiende a beneficiar al lector, y los buenos aciertos de una tienden a ser imitados por la otra. Bueno, alguien podrá argumentar que esta guerra que siempre hubo entre editoriales trajo la consecuencia de una inundación excesiva del mercado por parte de Forum, con una cantidad de series basuras, considerables, pero aquello también fue algo mortal de necesidad para la editorial (que perdió todo el poder que tenía dentro de Planeta) y una manera de darse cuenta que no todo valía a la hora de publicar tebeos. Pero era muy divertido comprar tebeos de las dos compañías y ver como se lo tomaban en serio para intentar humillar a la otra. Era un guerra, pero interesante, curiosa, que te hacía seguir los tebeos. Zinco era necesaria para Forum, Forum era necesaria para Zinco, cuando una murió, la otra también lo hizo.

Así que para concluir, queremos y recordamos con mucho cariño a Zinco, pero sabemos que no era perfecta. También queremos a Forum, pero siempre nos pareció que lo tuvo más fácil. Vamos, que Forum era esa novia que estaba muy buena pero era un poco tonta y sin embargo Zinco era un poco feucha pero muy maja. A cada una la queremos por sus cosas y siempre guardaremos un buen recuerdo de las dos.

Y como estamos de nostalgia, mañana el post versará sobre una de esas cagadas que cometían las editoriales alterando el diseño de un tebeo y como reaccionaba la gente de la época, sin blogs ni Internetes de esas. Va a ser curioso la verdad.

El Lucky Luke real

Leyendo el especial de Historia del Muy interesante de este mes me encuentro con varias referencias a personajes que aparecen en Lucky Luke. Cuál es mi sorpresa al comprobar que algunos de los más pintorescos fueron personas bastante reales y que Goscinny sólo aportó su toque personal aquí y allá, sin tener que inventar mucho en el proceso. Voy a repasar la historia de tres personajes en particular pero Lucky Luke está lleno de hechos y situaciones reales.

juezbean.jpgCalamity Jane, o Juanita Calamidad, es uno de esos personajes que uno no entiende porque pasaron a la historia y se hicieron tan famosos. Si estáis viendo Deadwood, ya la conoceréis como uno de los personajes recurrentes. Mujer bastante fea y que vestía todo el día con ropa de hombre, fue soldado bajo las órdenes del psicópata Custer. Tras dejar el ejército se afincó en Deadwood donde se hizo muy amiga de Bufallo Bill, como cuanto, cualquiera sabe. Allí, entre trago y trago, ejerció de enfermera ante una plaga de viruela que asoló el poblado y luego… ¿ más tragos ? Realmente no es una figura que se haya distinguido por actos de heroísmo (el único que hizo no está claro del todo) o por una actitud ejemplar, pero sin embargo es un personaje que ha pasado a la historia. Bueno, años más tardes se unió al circo del salvaje oeste, pero tampoco es que eso sea nada digno de mención (Toro Sentado se unió al circo también, increíble). Así que, ¿ por qué un personaje como éste es tan famoso ? ¿ Por qué en Lucky Luke se le dedica incluso toda una historia ? Pues porque era una mujer que parecía un hombre, y eso al parecer era algo digno de mención en la época.

Pasamos a otro personaje más agradable, Roy Bean, al que pudisteis conocer en el álbum titulado El juez. Parece increíble, pero este personaje ¡ existió de verdad ! El juez de paz Bean fue enviado al condado de Pecos para reforzar la ley en aquellos parajes (que por entonces había poca). Ni ancho ni perezoso, nuestro protagonista le gustó la ciudad de Langtry y allí montó su bar, que le servía como domicilio a la vez que como juzgado de paz. En la foto que aparece en la wikipedia podéis ver los carteles «ICE COLD BEER» y «LAW WEST OF THE PECOS» que adornaban su garito. Se decía que era dueño de aquel sitio y su mejor cliente.

Es complicado saber cuanto de irrealidad aportó Goscinny a esa historia de Lucky Luke, ya que las historias que se cuentan de este juez superan toda la imaginación. Administraba justicia arbitrariamente y colgaba y absolvía gente a partes iguales. En la wikipedia podéis encontrar varias de ellas, aquí os pongo una de ellas para los más vagos:

Un irlandés fue acusado de asesinar a un chino. Amigos del acusado amenazaron al juez con quemar su local si el irlandés era encontrado culpable. En pleno juicio el juez se puso a ojear página tras página del libro de leyes para ver si encontraba alguna manera de librarse de esta situación. Al rato encontró la solución, el libro ponía claramente la pena por asesinar a un hombre (man) pero nada de asesinar a un chino (Chinese man) por lo que absolvió al acusado por no considerar delito lo que hizo.

Los hermanos Dalton, como no, tan famosos que hasta hicieron una película de ellos. Los hermanos Dalton fueron unos cuantos (como 15), pero los que nos interesan realmente a nosotros fueron tres: Bob, Emmett y Gratton. Bob era el cabecilla, por llamarlo de alguna manera, era el peor de los tres y al que se le consideraba más peligroso. Después de múltiples fechorías (asesinato, robo de caballos, contrabando de licor, etc., etc.), fundó la banda junto con sus dos hermanos y otros seis delincuentes más (abreviando, al principio sólo eran 5 en total, pero al poco ya fueron 9). Y como no, se dedicaron a todo tipo de robos a lo largo y ancho del oeste. Su especialidad eran los trenes, e incluso eran capaces de sentarse en el anden a esperar que llegaran el tren, montar en el mismo, descargar y liarse a tiros con todo aquel que se les opusiera.

Su final vino por la obsesión de Bob con Jesse James. Estaba convencido de que podían hacer cualquier cosa mejor que él y para demostrarlo quiso robar dos bancos a la vez a plena luz del día. Como todo el mundo les conocía, se pusieron barbas falsas para cometer los atracos, pero no les sirvió de nada ya que fueron reconocidos. Mientras estaban a sus labores los habitantes del pueblo de Kansas se armaron y les esperaron a la salida, donde les frieron a tiros. Todos murieron excepto Emmett (con 23 heridas de balas en su cuerpo), que fue encerrado en prisión, cumpliendo 14 años de condena. Éste fue el final de la banda de los Dalton.

Si tenéis curiosidad, en la ciudad donde ocurrió este fatal acontecimiento, se celebra todos los años el Día de los defensores de los Dalton (o algo así), en donde representan los atracos, el tiroteo y posterior muerte. Todavía estáis a tiempo de ir. . También tienen su correspondiente museo, con la foto de los cadáveres y esas cositas.

Y esto es todo por hoy, la verdad es que prácticamente cualquier tomo de Lucky Luke se basa en hechos reales y resulta muy interesante buscar la realidad detrás del tebeo, seguro que os sorprenderéis de algunos hechos. Qué grande era Goscinny.

Capitán Britania, que caro te vendes

Hoy toca uno de esos bonitos cuentos de la adolescencia que parecen salidos del blog de Redivivo: los prestigios del capitán Britania.

capitanbritaniaforum.jpg Dicen que cuando no había Internet la gente no se quejaba de las ediciones ni de esas cosas tan pendencieras… ¡ ja ! Anda que no hubo guerras en el correo de Excalibur, ese que Francisco Pérez Navarro robó al profesor Loki, a cuenta de los complementos de la colección, ya veréis, ya. Parece mentira pero en esos correos se reproducía alguna que otra queja de los lectores (supongo que las más críticas y ácidas no, claro) y eran la manera de saber que no estabas solo y que ahí fuera había gente como tú.

Las quejas en cuestión venían producidas porque, por aquel entonces, los tebeos tenían 32 páginas y había que rellenar 8 páginas fuera como fuera. Era lo que por aquel entonces llamábamos complemento y todos temblábamos

al oír la maldita palabra, lo odiábamos a muerte. No todos eran malos, alguna que otra vez te encontrabas con algo majo (Rom, Power Pack… Dios mío, si el Born Again fue una vez el complemento de Spiderman), pero la mayoría eran la cosa más putrefacta que te podías echar en cara. Y en la colección de Excalibur estaba lo peor de lo peor: las historias de relleno del Marvel Comics Presents, el horror.

¿ Qué era el Marvel Comics Presents ? Pues nada más y nada menos que un lamentable experimento de Marvel ( ¡ duró 175 números la tontería !) en el que se publicaban cuatro historias cortas, dos de ellas serializadas. El reclamo para comprártela es que una de ellas era de mutantes y con autores bastante decentes. El resto… el resto era una basura pero de las grandes, y estoy siendo suave. La historia buena fue a parar en su edición española a los Nuevos Mutantes, mientras que la porquería fue toda para Excalibur, y qué mala que era leñes. Aquello era tan lamentable que las cartas de protesta no tardaron en llegar y hacerse eco en el correo del lector. Se hablaba más del complemento que de la colección en sí y era el tema recurrente mes sí, mes también. Para aplacar a los lectores, Forum nos tiró un hueso que nos dejó a todos muy contentos: el Capitán Britania. En el Reino Unido se publicaba a razón de ocho páginas, por lo que era perfecto para nosotros. No recuerdo si nos prometieron el de Moore o no (al final se publicó el de Delano y Davis), pero entonces nos daba igual, estábamos tan rabiosos que eliminar el complemento era nuestro objetivo principal y que mejor casamiento que Excalibur y la serie del Capitán. La cantinela «fuera complemento» fue sustituida por «queremos ver el complemento del Capitán Britania y queremos verlo ya». A lo tonto se había creado todo un hype en los correos y nos habían lavado el cerebro. Pero los meses fueron pasando y el infecto complemento no se movía de su sitio. En los correos se nos iba dando largas «estamos

negociando los derechos» (hoy sería «está en estudio»). Mierda, estábamos todos tan impacientes, ¿ por qué tardaban tanto en conseguir los derechos de un material TAN bueno ? Seguro que era algo espectacular, como mínimo.

Y pasó lo que pasó, que cuando se consiguieron y ante la calidad del material conseguido, en las altas esferas de Forum decidieron que ese tebeo merecía algo mejor que salir de complemento de una colección que andaba dando tumbos. Así que se eligió ese formato tan chulo que estaba emergiendo por entonces, el prestigio. La gracia costaba 525 pesetas frente a las 150 de un tebeo normal, más del triple… ¡ Era un tebeo para privilegiados ! ¿ Podéis imaginaros que hubiera ocurrido si por entonces hubiera habido blogs ? Yo hubiera escrito algo tal que así:

Forum nos estafa. Forum nos ha prometido durante meses ese complemento tan maravilloso y nos lo birla ante nuestras narices para sacarlo en un formato que sólo se pueden permitir cuatro ricos.

Comentarios al post: ¿ Estoy leyendo bien ? En este blog siempre se ha exigido el mejor formato para los cómics y ahora cuando así se hace no haces más que quejarte y llorar como una nena.

Efectivamente, tiene razón nuestro anónimo interlocutor, pero es que yo entonces no me podía permitir las 2100 pelas que costaban los 4 prestigios de marras. Si hubieran salido como complemento me hubiera costado 0, y lo hubiera agradecido. Cuestión de perspectiva, cuestión de economía. Otro posible post que me hubiera montado:

Teoría conspiracionista número 37: Forum lo hace de nuevo. Es decir, publiquen material malo a sabiendas para que todos exijamos un cambio, nos prometen una chuchería que nos hace la boca agua y a la hora de la verdad lo sacan en prestigio para sangrarnos a todos. Vamos, que han utilizado el correo del lector como vehículo propagandístico de la empresa y nos la están dando con queso.

Comentarios al post: Ya estás otra vez con tus paridas estúpidas sobre conspiraciones. Forum es una gran editorial, muy maja y muy simpática, y espero que tengan en cuenta estas palabras a la hora de revisar mi curriculum.

Ah sí, y me falta un tercer post que sería algo como… «Forum acierta de pleno publicando el Capitán Britania en formato prestigio». Pues no, lo siento mucho, pero no hubiera escrito ese post porque la decisión que tomó la editorial no me hizo nada feliz. Me sentí un poco timado pero me resigné, agaché la cabeza y chorreé sudor y lágrimas para conseguir el dinero necesario. Al final no era un tebeo tan bueno, pero tampoco era malo, normalito, vamos. Lo único es que la historia empezaba como a la mitad… claro, es que empezaba tras lo de Moore que por entonces no se había publicado por aquí y leer esa historia fue como algo raro.

¿ Cuándo no teníamos Internet no nos quejábamos tanto ? Pues nos quejábamos, lo que pasa es que la empresa lo utilizaba para su propio beneficio y dirigía las respuestas hacia donde más le interesaba. Servidor era joven e ingenuo y tragaba con muchas cosas, pero eso ya pasó y hoy puede desde aquí devolverles la pelota a las editoriales cuando ellas no me tratan todo lo bien que yo creo que deberían hacerlo. Se van a acordar toda su vida de esas 2100 pesetas, ya lo creo que sí.

Por una coincidencia cósmica Redivivo, mencionado al principio, habla hoy sobre la colección clásica de Excalibur. No pierdan el tiempo y pasasen por allí inmediatamente.

Un poco… más… de espacio… por favor

¿ Os habéis fijado como aumenta la pila de tebeos ? Inexorablemente, sin detenerse ante nada, según va aumentando tu afición, crece y crece, y no para.

Al principio no había muchos problemas, dejaba los tebeos encima de la mesa de mi habitación y no molestaban a nadie. Total, ¿ cuántos había ? ¿ Diez ? ¿ Quince ? Además, tampoco había mucho dinero, así que el crecimiento era lento, muy lento. Pero poco a poco aquello se fue haciendo más alto y se hacía evidente que había que guardarlos en algún sitio. Que estén de vez en cuando a la vista no era ningún problema, pero es que aquello empezaba a dar una imagen algo desordenada a la habitación. Pero no hay problema, el armario de la ropa era el lugar perfecto, la balda de abajo estaba sin usar, y allí podía meter la pila perfectamente ordenada y sin que molestara a nadie. Ahora tengo sitio para unos cuantos años por los menos…

Después de unos meses está claro que la balda no resiste más, además, la ropa que está colgada está empezando a reposar sobre los tebeos y ya me he llevado alguna bronca por ello. Me he quejado por la falta de espacio y he obtenido mi recompensa: hay un pequeño armario empotrado que está lleno de cachivaches. Si lo ordeno puedo quedarme con el espacio sobrante. Así que a ordenar el maldito armario lleno de cosas pequeñitas que no hacía más que acumular polvo. Una caja llena de tornillos, varias cajas de zapatos vacías, bolsas llenas de papeles, en fin, porquería variada, pero no puedo tirarlo todo por si acaso esto sirve o por si mañana vamos a usarlo. Al final, tras mucho esfuerzo y tras varios apretujones que dejan alguna que otra cosa espachurrada, consigo mi preciado espacio, dos baldas libres. Bien, con todo este espacio tengo para unos cuantos años por los menos…

Estaba claro que esa baldas no iban a dar para mucho. Estoy otra vez con el mismo problema, pero ahora estoy preparado. Me he convertido en un auténtico depredador de espacios. Me muevo de un armario a otro de mi casa, los abro y hago un escrutinio de cuanto espacio libre puedo sacar de ahí. Si muevo esta manta allá, tiramos esa caja del tostador que ya ha pasado la garantía y meto los tebeos de esta manera me caben por lo menos unos cien ahí. Poco a poco he conseguido un cacho en cuatro armarios diferentes de la casa y ahora sí que tengo espacio para años. El problema es que he tenido que empezar a organizarlos porque no encontraba la mitad de los tebeos. Al principio los ordenaba según fecha de compras, pero ese método es inviable y ahora estoy metiendo mutantes por un lado y otro tipo de tebeos por otro. Este sistema de clasificación me vale para años…

Es ley de vida, uno se hace mayor, conoce a la persona adecuada, se compra un piso y tiene que hacer la mudanza. Tampoco hay tanto que llevarse, un poco de ropa, el ordenador y cuatro cositas más… ah sí, y unas cuantas cajas de tebeos. Sí, unas cuantas, más de dos… más de tres… dejemos de contar y empecemos a cargar cajas que si no acabamos con la mudanza nunca. El espacio no va a ser problema, hemos comprado muebles a media y ya tengo elegido donde van a ir colocados todos los tebeos. Ya no tengo que racanear espacio ni suplicar con un centímetro más, ahora tengo toda la casa a mi disposición. El problema va a ser sacarlos todos de sus cajas e ir ordenándolos. Bueno, no hay prisa, poco a poco, que ahora sí que no voy a tener problemas en años…

La situación es insostenible, es ley de vida, uno se hace mayor y empieza a aparecer el tema de la descendencia, a meter camas, a rellenar armarios con ropa y a necesitar espacio desesperadamente. No importa, se construye un trastero en la terraza, compramos unas estanterías y allí van todos los tebeos. Anda, si todavía están unos cuantos metidos en las cajas, mejor, así los puedo mover sin problemas. Ahora sólo queda reorganizar todo otra vez, sacar todo de las cajas, ordenarlo por orden alfabético, vamos, no hay prisa, con todo lo grande que es el trastero tengo para años…

Hoy: Busco casa. Muy grande. Habitaciones amplias, techos altas para estanterías elevadas. Razón: comprador de cómics.

La última vez que fui virgen: Thunderbolts 1

Qué tiempos aquellos en los que uno podía leer un tebeo sin tener ni idea de lo que iba a pasar en sus páginas. Ahora es casi imposible coger un tebeo y que te sorprenda en sus páginas, o está todo hecho o te lo han contado en Internet. Ya prácticamente nadie es virgen en el mundo de los tebeos.

thunderbolts1.jpgCuando me compré el número uno Thunderbolts en mi quiosco habitual (creo que fue en el quiosco, por entonces todavía se vendían tebeos en esos sitios) no sabía muy bien donde me estaba metiendo. Salían unos héroes en portada que no conocía de nada, el nombre del grupo tampoco me sonaba de nada, pero en fin, era la época Onslaught, donde las colecciones de toda la vida se convirtieron en «otra cosa». Ésta se ubicaba en el universo Marvel normal y en estos momentos cualquier cosa ubicada en ese universo era perseguida como perros de presa por los fans de toda la vida.

La idea del tebeo no era mala, varios superhéroes desconocidos habían formado un grupo de héroes para intentar cubrir las bajas de todos los desaparecidos. Era hasta un planteamiento lógico, ya que, al haber entregado los personajes de toda la vida a las grandes estrellas de Image, a los guionistas de la casa sólo les quedaba inventarse personajes nuevos con los que jugar. No sé si en cualquier otra época Marvel hubiera dado una oportunidad a esta colección, pero el momento elegido para su publicación fue perfecto, ni hecho aposta.

La idea inicial daba paso a un tebeo aburrido, lleno de topicazos y con los héroes más insufribles que te puedes echar en cara. ¡ Será idiota el Ciudadano V ! Vaya peroratas más estúpidas que se gasta, es como si hubieran cogido lo peor del Capitán América y lo hubieran elevado a la enésima potencia. ¿ Y el resto del grupo ? Qué sosos y estúpidos son. Buenazos insufribles para nada, atontados no ven más allá de su nariz. Bah, qué asco de grupo, qué asco de idea y qué asco de todo. ¿ Con esto piensa sustituir Marvel a los Vengadores y a los 4F ? Por favor, si son los personajes más patéticos que ha creado Marvel en toda su existencia. En fin, qué se le va a hacer, voy a terminar el tebeo… madre mía, ¿ qué es esto ? ¡ Vaya dos páginas finales ! ¡ Vaya sorpresón ! ¡ Qué idea más genial ! ¡ Qué maravilla ! ¡ Qué imaginación ! ¡ Qué todo ! Me resisto a contar que pasa en esas dos páginas por si hoy todavía existe alguien que esté en babia. Entonces fue la revelación más genial y sorprendente que había visto en un tebeo. El tebeo era tan malo aposta, para que así notáramos con mucha más fuerza el contraste que existe con los personajes que realmente son. ¡ Claro que eran los superhéroes más estúpidos que te podías echar en cara ! ¡ Es que esa era la idea !

Pues eso se acabó, ya es imposible llegar al final del tebeo y sorprenderte con él. Pero no toda la culpa es de Internet, no, la culpa es del sistema que nos hemos creado. Hace varios años, cuando Internet estaba en bragas para todos nosotros, los lectores americanos ya se quejaban que el previews les fastidiaba todas las sorpresas. Era normal encontrarse cosas como «el regreso de tal personaje» pues ala, ya no hay sorpresa posible. Creo que es Peter David quien cuenta como pudo interceptar el texto que Marvel mandó al previews sobre este Thunderbolts número 1, ya que en el revelaban el final sin problemas. A la mierda la sorpresa, pensaran los comerciales de la compañía, queremos vender el tebeo y para esto tenemos que vender el plato gordo en el resumen.

Así que no es algo de ahora, sólo que ahora ya está el tema disparado. Visitas cualquier blog y «la página final de Infinite Crisis con unos personajes que nunca pensaste que volverías a ver», pues nada, a la mierda la sorpresa. Pero claro, es lo mismo que pasa con los comerciales de una empresa, quieres que la gente te visite y nada mejor que mostrar algo que no tienen los demás, y que mejor que el mega-spoiler del año. La cosa es tal que ahora mismo estoy leyendo Infinite Crisis sabiendo lo que pasa en las primeras páginas y en las últimas sin haber tenido el tebeo en las manos, y eso que ni siquiera voy buscando spoilers. Si me contaran lo que pasa en el medio ya ni tendría que comprar el tebeo.

Curiosamente, cuando había correos del lector, el propio correo te spoileba el tebeo. Antes era normal leerse el correo antes del tebeo (porque a veces, eran tan o más interesantes que el tebeo). Estos correos podían empezar tal que «Menudo número, ¿ quién iba a pensar que Lobezno mataría a Magneto ?» y te cagabas en los muertos de todo el mundo. Solución, nada de leer el correo antes del tebeo, sino después. Pero claro, una cosa es retrasar veinte minutos una lectura en el tiempo y otra es retrasarla dos o tres años, eso es inviable…

¿ Es posible sorprenderse con los tebeos hoy en día ? Es posible pero cada día más complicado, casi invisible. Por cierto, en el último número de Infinite Crisis descubrimos que el malo es Didio vestido de antimonitor cuyo objetivo es destruir el universo DC para ganar mucho dinero vendiendo tebeos. Pero de repente aparece un héroe venido de otro universo extraño que está dispuesto a sacrificarlo todo por DC: Jeph Loeb… Dios, ese tebeo sí que me lo compraría.

G.I.Joe

Me apetece empiezar la semana con un tema mucho más relajado que los tratados en la semana anterior y que mejor que recordar uno de mis tebeos favoritos de mi adolescencia: G.I.Joe.

gijoe.jpgSí, G.I.Joe, los tebeos esos basados en una serie de muñecos bélicos que publicaba la Marvel. La mera mención del nombre seguro que hace a mucha gente exclamar «¡ pero si era una serie malísima !» Y sí, estáis en lo cierto, no era ninguna obra maestra del género, pero era un tebeo muy entretenido y muy lleno de acción. La historia tampoco era nada del otro mundo: Los Estados Unidos crean una unidad de soldados de Elite para combatir a la organización terrorista Cobra. Y así se tiraban tebeo tras tebeo, peleando unos contra otros en una lucha sin fin.

La colección principal, publicada por Marvel, duró 155 números lo que nos da una friolera de 12 años ininterrumpidos de tebeos, llegando algunos de ellos a estar en lo más alto de las listas de venta. Recientemente ha reconocido un revival a través de Devil Due y tengo que reconocer que no sé como está ahora mismo la situación de la colección, ya que desde los problemas legales que tuvieron con el previews por vender los tebeos fuera de los USA he dejado de seguirles la pista (ya veis, el previews decide no venderme unos tebeos por no ser americano y cuando meses después se arrepienten intentan endosarme todos los atrasados de golpe. Lo siento Diamond, una venta menos). De todas maneras, hablemos primero de la colección de Marvel y luego comentaré un poco de la otra.

El guionista principal de esos 155 números (los hizo casi todos) fue Larry Hama. Sí, ese Larry Hama al que tanto odiáis por la historia de Orca en Batman. La verdad es que para mí Gijoe es su mejor trabajo, aunque también en esta colección demuestra los mismos problemas que aparecieron cuando se encargó de la serie de Lobezno. Es decir, tenía muy buenas ideas, las desarrollaba con mucha fuerza, pero no sabía qué hacer ni dónde ir con ellas. Es como si empezara las cosas con mucho impulso y se fuera quedando sin fuelle a mitad de camino. A Gijoe es lo que le pasaba, tenía ideas buenísimas pero que la mitad de las veces se quedaban en aguas de borrajas. Lo mismo con Lobezno, anda que no molaba su inicio de etapa con Silvestri y como a los pocos números nos dimos cuenta de que realmente no había nada pensado para Lobezno (o Marvel no les dejaba contar nada, pero conociendo las limitaciones de Hama…)

Una de las cosas que más me fascinaba de la colección es el equilibro entre las fuerzas del bien y del mal. Ningún bando se imponía al otro claramente, no había victorias apabullantes y en ocasiones ganaban los malos. Esto no era como en los tebeos de supers de toda la vida, en que cada vez que aparecía el doctor Muerte le pateaban el culo. ¿ En serio da respeto un villano que pierda el 100% de sus batallas ? Pues eso no pasaba en Gijoe, a veces ganaban unos y a veces ganaban otros y la igualdad era tal entre ambos bandos que muchas peleas terminaban en empate. Uno de mis números favoritos es el que dos de los personajes se enfrentan en un combate aéreo en el que ninguno es capaz de imponerse a las estratagemas del otro. Es escalofriante la última página en la que ambos aviones, totalmente destrozados y prácticamente sin capacidad de vuelo, se cruzan y vemos como sus pilotos se cruzan un saludo militar en señal de respeto. Eso era la esencia de Gijoe, la eterna lucha entre el bien y el mal sin ningún bando capaz de imponerse al otro.

Todo tiene su tiempo y el de Gijoe fue declinando con la llegada de los 90. La colección cerró en el 94 y parecía una reliquia de los 80 que nunca más iba a ser resucitada. Hasta que llegó el siglo XXI y la moda revival se apoderó de todo el mundo. Una nueva editorial surgió del hielo para traernos de nuevo a los G.I.Joe en toda su gloria y esplendor. ¿ Era bueno lo que sacaron ? Pues era para seguidores acérrimos a la serie ya que recogía muchos argumentos de hace años y tiraba con ellos. Si te habías leído la antigua serie era genial, sino era algo malísimo. No estaba hecho para atraer nuevos lectores, les daba igual… pero daba gloria volver a ver los viejos personajes, sin cambiar ni un ápice.

Gijoe, una curiosa serie que ni era maravillosa ni era pésima, pero que si le pillabas el tranquillo era muy divertida… Eran otros tiempos, eran los 80.

[Actualizado más tarde] Demonios, he estado mirando la página oficial de Devil Due y me están entrando ganas de volverme a comprar estos tebeos… debo resistirme… debo… no puedo, me los tendré que comprar.

National demanda a Fawcett

A petición popular (sí, dos personas se considera petición popular en este blog) un post sobre el celo que ponía National sobre sus creaciones. Cuando Fawcett que como te descuides te demandan y te hunden el negocio.

shazam.jpgAl final de este post tenéis varios enlaces interesantes sobre este tema, os recomiendo visitarlos que seguro aprenderéis más cosas que leyendo este post. Este post no pretende ser exhaustivo en su contenido, simplemente cuenta una historia de algo que pasó hace muchos años, si no la conocéis seguro que os resulta más interesante. Para no iniciados, National Comics se convertiría con el paso de los años en DC Cómics.

Cuando National dio con el filón de Superman, casi por casualidad, los derechos de autor eran algo totalmente desconocido en la época. Tanto Siegel como Shuster firmaron un contrato por el que le entregaban todos los derechos del personaje a DC casi sin recibir nada a cambio. Era muy jóvenes, querían publicar como fuera y el dinero que les iba a dar una publicación regular les venía de perlas. No se plantearon este tema hasta varios años después, cuando vieron que en DC no sólo ganaban millones con el personaje sino que lo licenciaban para radio y televisión y ellos no recibían nada a cambio. Por lo que Superman siempre ha sido una propiedad de National, con el que podían hacer lo que quisieran y del que había que defender de otras editoriales.

Superman representó para el mercado un soplo de aire fresco y un nivel de ventas espectaculares. Todas las editoriales de la época querían sacar tajada. No eran editoriales de cómics (entonces eran simplemente editoriales), contrataban a cuatro dibujantes y dos guionistas y a hacer tebeos como churros, subrayando lo de churros. Una de estas editoriales fue Fawcett Publications que creo al Capitán Marvel, el niño que gritaba Shazam, no el de la Marvel, no nos liemos. Cualquier crónica de la época cuenta que los tebeos del Capitán Marvel eran mucho mejores que los de Superman y poco a poco se convirtió en el tebeo más popular de América por encima de los de Superman. Algo tendrían esos tebeos.

National, muy celosa de su estrella ya había amenazado a varias editoriales con demandarlas si no cesaban en la publicación de personajes que se parecían a Superman. Sí, lo que ahora puede sonar a chiste debido a que todas las editoriales se plagian unas a otras en mayor o menor medida para entonces era un tema muy peliagudo y que se tomaba muy en serio. Algunas de la amenazas de juicio tuvieron éxito y sus autores cesaron inmediatamente de usar esos personajes tan parecidos a Superman. Pero en el caso del Capitán Marvel la Fawcett decidió luchar porque estaba haciendo un montón de pasta con él. Así que allá fueron los dos gigantes de la época, a pelearse en los tribunales.

Lo curioso es que tardaron siete años en llegar a juicio, con lo que imaginaros la minuta de los abogados todos esos años, que se irían en negociaciones y reuniones varias. El sumario del juicio debe ser muy divertido leerlo, National argumentaba que el Capitán Marvel le había copiado los superpoderes a Superman y Fawcett argumentaba que el alter ego del Capitán Marvel era un niño y sus poderes procedían de la magia. Este juicio al final lo perdió National por una cuestión burocrática (a varias historias de Superman les faltaba el copyright), pero el juez reconoció que el Capitán Marvel era un plagio de Superman.

National apeló al juzgado de segunda instancia (o algo así, yo de abogados La Ley de los Ángeles y Murder One) donde esta vez sí que ganó el caso. Antes de decidirse la compensación económica con la que Fawcett debía compensar a National, la primera prefirió llegar a un acuerdo por el que le pagó 400.000 $ a National (¡ de 1950 !) y dejó de publicar los tebeos del Capitán. Aquello coincido con la bajada de ventas en todo el sector (ridículas, comparadas con las tiradas de más de un millón de ejemplares los primeros años) y prácticamente llevó a la ruina a la Fawcett.

La Fawcett decidió vender todos sus derechos a la Charlton y decidió cerrar toda su división de cómics. Curiosamente, esto llevó a la creación de Miracleman, pero eso es tema para otro futuro artículo. La historia es caprichosa, y quiso que pasados muchos años, National, ya convertida en DC Cómics, comprara en 1980 a los personajes de la Charlton, entre ellos al Capitán Marvel y familia. Debido a que Marvel ya sacaba una colección con el mismo nombre, DC no tuvo más remedio que llamar a su nueva cabecera Shazam y de ahí hasta nuestros días.

Por eso, es frecuente ver en los tebeos pegarse a Superman y al Capitán Marvel, los autores sienten un perverso placer al hacerlo. Y eso es todo, no sé si os habrá entretenido o no, pero la edad de oro del cómic esconde una historia fascinante.

Más información en la wikipedia. Muy buen artículo, recomiendo su lectura.

Las Asombrosas Aventuras de Kavalier y Clay. Extraordinaria novela que narra la vida de dos personajes facilmente confundibles con Siegel y Shuster. O con Kirby y Simon o Lee o… creo que cogeis el concepto.

Men of tomorrow, Geeks, Gangsters and the Birth of the Comic Book. Historia de la edad dorada del cómic USA. Libro muy bueno pero con un inglés algo complicado. Es una maravilla.

Los números 100 de Forum

Hablando ayer del número 100 de She-Hulk y de su número de páginas me vinó a la cabeza los especiales que sacó Forum cuando llegó al número 100 de sus colecciones principales: Los 4 Fantásticos, Los Vengadores y la Patrulla-X.

4f100.jpgEstos números valían 490 pesetas y traían cada uno 96 páginas y unas maravillosas portadas dobles de Carlos Pacheco en cada número. Por entonces las tres colecciones se hallaban muy parejas en cuanto a la numeración por lo que los tres números salieron en fechas muy próximas. No me acuerdo cuál salió antes (¿ Patrulla primero, luego Vengadores y 4 F ?) así que los comentaré en ese orden que mi vaga memoria me dicta.

La Patrulla X 100 era un número tremendamente especial. La Patrulla como tal había sido desmantelada hace unos números y los protagonistas se encontraban en paraderos desconocidos. Poco a pocos nos iban contado que había pasado con cada uno y en este número que publicó Forum se incluía la saga completa en la que Mariposa Mental se convertía en una ninja asesina. Jim Lee estaba en sus mejores momentos en estos números y Claremont seguía tan en forma como siempre (hablamos del Claremont bueno), por lo que de una atacada te podías leer una saga buenísima en la que los protagonistas absolutos eran Mariposa, Lobezno y cientos de ninjas muriendo. Mira que a mí por aquella época me gustaba mucho más Silvestri que Lee, pero es que aquí estaba que se salía, se lo estaba currando de verdad. Me acuerdo que me sentí muy satisfecho con esta compra, valía cada peseta gastada.

Los Vengadores 100 fue el patito feo, pero feo de verdad. Aquí no había saga completa, había una parte de la saga del momento: Actos de Venganza; y había otra parte con la otra saga del momento: Inferno. Como la implicación de los Vengadores en esta última era algo anecdótico pues esa parte resultaba totalmente innecesaria. La otra parte sí que tenía como protagonistas principales a los Vengadores pero la saga, que en principio prometía un montón se estaba deshinchando de mala manera. Mira que me gustaba el concepto de la saga, eso de que los buenos pelearan con villanos contra los que nunca se hubieran pegado. Pero al final Byrne (sí, la idea era de él) la cagó de mala manera tratando a los mayores geniales criminales de Marvel como auténticos idiotas a los que se les puede engañar sin mayores problemas.

Los 4 Fantásticos 100. De las tres colecciones ésta era la única que me había dejado de comprar regularmente porque lo que estaba haciendo Englehart en la colección era de juzgado de guardia. Estaba lamentable en los 4F, nada que ver con sus etapas en los Vengadores y no se cargó la colección de puro milagro. Estaba todo… ¡ mal ! Así que Marvel, como ya había hecho en Thor, le dio a Simonson una colección tocada de muerte y de repente, ¡ paso a ser una de las mejores colecciones de Marvel ! Como devoré este número 100, me lo trague de un suspiro y alucinaba con el uso que hacía Simonson de los viajes en el tiempo. Qué maravilla, qué espectacularidad, estos si eran los 4 Fantásticos de toda la vida… le tengo que dedicar un post a esta etapa, era genial. Resumiendo, que al final me volví a enganchar a la serie y no me arrepentí en absoluto. Luego la volví a dejar cuando… ya lo contaré.

Me acabo de acordar que era otra de las cualidades que hicieron a estos números tan especiales y que hoy en día habrían provocado quejas por cientos de blog. Forum aprovecho estos números para abandonar el tamaño Forum de toda la vida (algo más grande que un Comic-book Usa) y pasarse al tamaño que es el normal de hoy en día. Entonces no era ninguna tontería y todo el mundo se hacía cabalas en torno a como iba a guardar los cómics si no tenían el mismo tamaño. Hoy esta discusión es una tontería ya que la norma actual es que todos los cómics tengan formato diferentes y las estanterías de un comprador de tebeo sean auténticas montañas rusas.

No se si vendieron mucho estos especiales (¡las cifras de venta son secretas!) pero al menos a mí me hizo volver a engancharme a una serie que ya no seguía. Y es que no hace falta lanzar números 1 continuamente ni hacer experimentos de 2×1 a ver si cuela. Lo que hacen falta son buenos tebeos y punto, y los números 100 eran buenos tebeos… bueno, casi todos, que los Vengadores…

El mejor Excalibur

El tomo recientemente editado por Panini del Capitán Britania (¿ soy el único que se muere de gusto con el tacto de la portada ?) me ha traído a la memoria lo bien que me lo pasé con Excalibur cuando lo guionizaban Claremont y Davis, o mejor aún Davis a solas.

excalibur42.jpg

Excalibur era uno más de los múltiples spinoffs que por aquella época empezaban a proliferar como setas. Había barra libre con los mutantes y se podían crear todas las colecciones que a los autores les diera la gana. Y así fue como nació esta Excalibur. Seguro que si leemos entrevistas de la época veremos que los autores tenían muchas ganas de trabajar con estos personajes, que el Capitán Britania era su superhéroe favorito desde niño, etc., etc. La realidad es que se pretendía crear una nueva franquicia aprovechando el origen británico de alguno de sus personajes. Y la verdad es que crearon otra colección más, a veces genial, a veces malísima y a veces magistral. La verdad es que tuvo de todo.

Me acuerdo que tras leer los primeros números de aquella colección todo el mundo se dedicó a pegar unos palos impresionantes a Claremont porque aquello no terminaba de funcionar. Quería hacer una colección donde la comedia fuera uno de los elementos predominantes, pero aquello no hacía mucha gracia, la verdad. Era una colección que por comparación con sus hermanos mayores era ramplona y daba penita. Pero bueno, la dibujada Davis y al menos daba gloria verlo. Pero un día Davis se enfadó (se termina siempre enfadando con todo el mundo) dejó la colección y aquello bajó muchísimos enteros, tocándonos en suerte dibujantes infames. Al final Claremont también se bajó del tren, porque al parecer no tenía nada que contar (¿ acaso las ideas eran de Davis?) y le dieron la colección a Scott Lobdell para que se rodará y aprendierá a guionizar mutantes. Y ya sabéis lo que pasó con este señor… Bueno, pues al final volvió Davis y convirtió aquello en agua bendita, pero antes un pequeño inciso.

El Claremont de ese Excalibur, con todas las tortas y críticas que se llevó, le daba mil vueltas al Claremont de la actualidad. Es increíble que el Claremont en baja forma que creó esa colección sea irreconocible hoy en día. ¿ De dónde ha salido este Claremont farragoso y de extrañas ideas ? ¿ Por qué es tan aburrido ? ¿ Por qué en Marvel le dan una y otra vez colecciones para que juegue con ellas ?

Volvamos a Excalibur. Alan Davis llegó, en solitario, y creó una obra maestra: números 42 a 50. Sí, puede sonar raro, pero esos números son lo más increíbles que he leído en mis muchos años de lecturas mutantes. Rozan el estatus de obra maestra, porque es increíble lo que logró Davis con un material tan complejo. Lo que hizo más o menos es coger todos los cabos sueltos de los 41 números anteriores (todos, todos) y darle explicación a todos sin olvidarse de que estaba contando una historia y sin estancarse en el pasado. No necesitó largos y espesos flashbacks para contar que le había pasado a ciertos personajes, simplemente los cogió en su estado actual y los metió en medio de la historia general. Pero encima logró una cosa que es ya casi imposible de ver: contaba un montón de cosas en cada número. En 24 páginas era capaz de avanzar varias líneas argumentales, contar cosas del pasado y conducir a los personajes hacia el final de la historia. Era maravilloso, fantástico. Pero tenía una pega, para disfrutar totalmente estos números era necesario haberse leído los 41 números anteriores. Y ahí había muchísimos números malos. Pero tras haberlos leído es cuando el trabajo de Davis adquiere una dimensión sobrenatural: fue capaz de contar una historia con todo ese desastre que no había por donde cogerlo.

El 50 fue el coletazo definitivo, cerró el arco general y le dio explicación a todas las cosas, pero aún quedaba algún cabo suelto tonto (que muchos no sabíamos que era un cabo suelto) que Davis se encargó de resolver en los números siguientes. Al parecer cuenta que en Marvel se mosquearon mucho con él porque entre otras cosas, contaba la historia completa y les fastidiaba muchas historias en Marvel, como por ejemplo, contó toda la vida de Mariposa Mental en sólo un tebeo, toda, incluido lo que no se sabía y los huecos que faltaban por cubrir. Y claro, los jefazos tenían pensado varios años de «¿ qué le pasó a Mariposa Mental? » que el bueno de Davis les destrozó en un solo número. Así que poco a poco le fueron presionando hasta que le cabrearon y se volvió a marchar. Es decir, por hacer bien su trabajo, contar buenas historias y dar a los lectores lo que querían hicieron todo lo posible por darle la patada.

De ahí se fue a Clandestine, donde hizo un gran trabajo hasta que se marchó, ¿ le cabreron ? Quién sabe, seguramente sí.

En fin, qué gratos recuerdos me ha traído este tomo, a ver si los buscos por mis estanterías y me los leo otra vez… los 50 primeros números de Excalibur claro, hay que leerlos todo para disfrutar el gran final.