La vuelta de los 4 Fantásticos

Te ha costado, ¿eh Marvel? Pues ya era hora. Los 4 Fantásticos han vuelto de la mano de Dan Slott y Sara Pichelli. Vamos a echar un vistazo a sus primeros números.

Lo primero que hay que decir es que es una autentica verguenza lo que Marvel le ha hecho a los personajes estos últimos años, es decir, mandarlos al limbo. Por respeto y por tradición esta debería ser una de las colecciones en las que volcaran más mimo y cariño, sin importar en absoluto sus cifras de ventas. Pero los mandamases se fundieron a los personajes por joder a los de las películas y decidieron cargarse la serie. Ahora como la Disney ya lo ha comprado absolutamente todo no tiene ningún sentido seguir manteniendo este tipo de boicot, así que ya era maldita la hora de que volviera la serie. Ni Vengadores, ni X-Men, ni nada de nada, ¡4 Fantásticos!

Así que en el primer número tenemos a los 4 Fantásticos donde los habíamos dejado… esto… ¿dónde los habíamos dejado? Si mal no recuerdo, porque ya hace años de esto, teníamos a Franklin creando nuevos universos al final de las Secret Wars. Pues ahora descubrimos que sigue haciendo lo mismo, pero además dedicándose a explorarlos junto a su familia y los niños de la Fundación Futuro. Pero todo lo bueno se acaba y como nada es infinito llega un punto en el que Franklin no puede crear más universos, momento en el que aparece la Entropía, uno de esos seres cósmicos y abstractos del universo Marvel, para destruirlo todo. En ese momento es cuando Reed Richards convoca a los 4 Fantásticos para hacerle frente a este ser cósmico… a TODOS los 4 Fantásticos, ya sabéis, a TODOS, TODOS. Y aquí es donde empieza la diversión a raudales.

Lo mejor de todo es que la serie continua donde se dejo, como si solo se hubieran ido unos meses de nuestras vidas. Lo mejor es que no hay nada de reinicios ni de nuevos origenes ni nada de esas paridas, son los 4 Fántasticos de toda la vida, con sus pasados totalmente intactos. Slott, como uno de los mejores conocedores del universo Marvel, hace gala de sus conocimientos y respeta la continuidad de los mismos con una meticulosidad exquisita. Es una delicia volver a ver a los personajes de siempre, a los niños de la Fundación Futuro, al Doctor Muerte, a Franklin crecido y sobre todo a Valeria, que tiene pinta que va a ser un personaje muy importante para el devenir de la serie.

Los cinco números publicados hasta ahora son absolutamente deliciosos, especialmente el quinto (que hace el 650 de la serie), el número de la boda entre dos personajes que se tendrían que haber casado hace muchísimos años. Todos los protagonistas son como tienen que ser y las aventuras son las que siempre han hecho tan especiales a estos personajes. Esto tiene una pinta maravillosa y es una gozada volver a leer a los 4F de toda la vida. Bienvenidos de nuevo a vuestra casa, no os tendríais que haber marchado nunca.

Primer contacto con el Spiderman de Nick Spencer

Movido por el tirón de la película me ha dado por echar un vistazo al enésimo relanzamiento de Amazing Spiderman, esta vez guionizado por Nick Spencer. A ver que nos depara la suerte.

El bueno de Spencer ya hizo una serie de Spiderman pero sin Spiderman llamada Superior Foes of Spiderman. En realidad estaba protagonizada por algunos de los villanos más secundarios del trepamuros (Boomerang, Escarabajo, Overdrive, Conmocionador y Speed Demon) que se montan sus propios Seis Siniestros y se dedican a intentar hacer el mal con desastrosos resultados. Es una serie muy divertida que tan solo duró 17 números y que es una autentica joya escondida entre títulos de más renombre. Seguramente fue la serie que puso a Spencer en la parilla de salida si alguna vez había que sustituir a Slott. Y tras más de diez años en la serie, ocho de ellos como guionista en solitario, ha llegado el momento del revelo. En teoría Spencer es la mejor elección posible, pero una cosa es la teoría y otra el ponerte al frente del personaje más icónico de la compañía, donde no te van a dejar hacer ni la mitad de las gamberradas que has hecho antes.

El título de la primera saga es toda una declaración de principios: Vuelta a los orígenes. En la primera página Peter Parker junto a Mary Jane. Pero es solo un sueño, vaya, volvamos a la realidad. Peter ya no es un empresario de éxito, ahora trabaja como jefe de la sección de ciencias del Daily Bugle. Pero Spencer no va a tardar mucho en convertir a Peter en el perdedor de toda la vida. En la universidad van a descubrir que su tesis doctoral no es suya sino que la escribió Otto Octavius, algo que es verdad ya que Octopus decidió graduarse cuando usurpaba el cuerpo de Peter. Este descubrimiento lleva a que todos acusen a Peter de ser un fraude, algo que él mismo reconoce ya que se esta aprovechando del título que consiguió Otto, por lo que es despedido fulminantemente del Bugle. Así que sin trabajo y teniendo que compartir piso con el hijo de Robbie Robertson y con… ¡Boomerang! Así que esto promete, esto va a ser como su Superior Foes, va a ser como mínimo la leche.
En la última página otra bofetada a Quesada en toda la boca ya que Peter decide que por muy mal que le vayan las cosas en la vida, hay alguien con quien quiere estar siempre a su lado. Y ese es alguien no es otra persona que Mary Jane.

Así que la cosa tiene buena pinta pero en el segundo número se monta una historia a la que no le pillo la gracia: un experimento científico separa en dos al trepamuros. Por un lado tenemos a Peter sin poderes y sin nada y por otro a Spiderman sin nada de la responsabilidad de Parker. Es una idea que a mi no me aporta nada de nada y que es una especie de tontisaga del clon. A este tipo de saga yo la llamo «Mis jefes me estan vigilando, voy a hacer algo que parezca el personaje de toda la vida y luego ya hare lo que me de la gana». Esta saga dura hasta el 5, demasiado. Pero aquí se acaba la tonteria ya que en el número 6 empieza el Spencer de verdad.

La siguiente saga de la serie nos lleva directamente a los Superior Foes, que es lo que todos queríamos. Boomerang se lleva a Peter a un bar lleno de villanos para… no lo voy a contar que no os quiero chafar la historia, pero es todo lo divertido que podía ser y más. Ya de paso, el guionista aprovecha para contarnos porque el Boomerang se ha quedado solo y que ha pasado con sus colegas, aunque viendo lo traicionero que puede llegar a ser, ¿a quien le extraña?
A partir de aquí la serie ya es rock and roll del bueno. En la siguiente saga un curioso gremio de ladrones le roba TODOS sus objetos personales a los superheroes y Spiderman tiene que intentar recuperarlos. La saga tiene dos muy buenos detalles de fondo: por un lado Mary Jane cuenta como es vivir siendo la pareja de un superhéroes y como tienen que afrontar el hecho de que Peter no puede parar de ser un héroe. Otro zasca más a Quesada. Y por otro lado una escena preciosa en donde la Gata Negra le echa en cara a Spiderman que le haya borrado de la memoria su identidad con todo lo que han compartidos juntos. Es una escena que pone los pelos de punta.

En la última saga publicada en los USA, JJ Jameson que ahora defiende a muerte a Spiderman, tiene que enfrentarse a todas las locuras que ha ido creando a lo largo de los tiempos para matar a a Spiderman y como no, el personaje esta tan chiflado y pasado de rosca como en sus mejores tiempos.

Así que tras un principio un poco flojeras, Spencer coge el ritmo y empieza ser el escritor que todos amamos y adoramos y que puede llevar a Spiderman a cotas altísimas. Eso sí, siempre y cuando le de la menor cancha posible a Spiderman. Va ser complicado mantener el equilibrio, pero si lo logra va a ser antológico. Bueno, paciencia, que solo lleva seis meses, démosle tiempo para que nos pueda deslumbrar como el sabe hacer.

La Boda de Batman y Catwoman

Llegamos al momento más meloso y no sé si esperado por los aficionados, la Boda entre el Murciélago alado y la Gata ladrona. ¿Lo estáis deseando?

Aunque la boda tenga lugar en el número 50 americano, esta es una historia que se ha ido desarrollando a lo largo de toda la serie. Desde el primer momento que aparece Catwoman, creo que por el número 9, toda la colección gira en torno a ellos y a su relación a lo largo de los años. Veremos como primero Batman la necesita para una misión suicida y luego la necesita para otras cosas más intimas y personales que a las personas adultas les gusta hacer en compañía… sí, estoy hablando de saltar juntos por lo tejados y combatir el crimen… con algo de sexo ocasional en medio.

Así que a lo largo de todos los números vemos como los dos intiman cuerpo a cuerpo cada vez más, vamos, que intiman demasiado. Se comprometen para casarse, hacen los preparativos para la boda (bueno, o algo parecido) y se dedican a pensar como va a ser su vida en pareja. Esto pasa una y otra y otra vez hasta el punto de hacerse extremadamente repetitivo. Hay un exceso de dialogos de apoyo en todos los números que tratan su relación y que no aporten absolutamente nada a lo que ya conocemos de ellos. En mi caso deje de leerlos la tercera vez que me encontré el mismo esquema de «cuando te conocí sentí que…» y no veais que alegría más grande al llegar al número de la boda y descubrir que TODAS las páginas van de eso. Pero un momentito antes de llegar a eso.

Hay un momento especialmente divertido en esta relación que es cuando tanto Selina como Lois Lane interrogan a sus respectivas parejas sobre la boda y como esto termina llevando a una curiosa cita doble donde los personajes acuden a una feria en donde hay que disfrazarse de superheroes. Ese número es una delicia y un divertimento maravilloso, os lo recomiendo aunque no hayáis leído nada de toda la serie.

Pues vamos con el numerito de la boda. En la primera página Batman le dice a ella: ¿y si nos casamos ya de una vez por todas que llevamos 40 numeritos mareando la perdiz? A lo que ella le contesta: siendo el número 50 de la serie y teniendo que celebrar algo me parece lo más adecuado del mundo. Así que se casan… digo, se van a casar. Como Batman es un ser solitario decide que eso de invitar a mucha gente y tal es un rollito y que con dos testigos y el cura van sobrados. Y eso que es millonario el tío y se podía haber montado un casorrio de padre y señor mio. Pues nada, a casarse por los tejados, que para ellos es así como muy romántico.
Y aquí es donde empieza lo mejor y lo peor del número, todo entremezclado. El cómic esta salpicado de una gran cantidad de splash-pages dibujados por diferentes autores retratando las distintas épocas de los personajes. Eso muy bien, espectacular, lo mejor del número. El problema es que están acompañados de un número infinito de textos de apoyo en plan «lo que siento por ti». Los mismos textos de apoyo farrágosos que hemos tenido que sufrir durante tantos números aquí todos juntitos, todos para que te hagan sangrar las corneas. Sobran totalmente todos ellos, ¡sobran! Con las ilustraciones bastaba.

Y al final… ¿se casan? Pues no os lo voy a contar pero bueno, es lo esperado. La verdad es que el número es más reflexivo que otra cosa por lo que resulta algo decepcionante. Si te estas leyendo toda la serie el cómic tiene todo el sentido del mundo. Pero si te ha picado la curiosidad y te lo has comprado solo por asistir a uno de los eventos del año… ¡pues al menos te has llevado un monton de bonitos pin-up!

Por cierto, una mención especial a la edición española. Existe una normal que es más o menos como la americana y otra especial (y más cara) con una nueva portada dibujada nada más y nada menos que por Albert Monteys y que es una autentica delicia. Me parece una iniciativa estupenda y que la da un sabor muy especial a la edición española. Además, me reafirma en mi teoría de que a Monteys le hubiera gustado ver una boda como a mi, donde invitan a héroes y vilanos y luego hay graciosos malentendidos que desembocan en una pelea épica. Una boda de superhéroes de las de toda la vida vaya.

Las mejores historias del Batman de Tom King

Ayer hablaba en general de la etapa de Tom King en Batman y de como se desenvuelve en el día a día… mal. Pero hoy vamos a centrarnos en tres de sus mejores historias en la serie, con ideas absolutamente deliciosas y desarrollos apasionantes. Lo que más nos gusta del mejor Tom King.

La Guerra de las Bromitas y Adivinanzas

Esta es la peor saga del mundo para leer al ritmo normal de publicación y una absoluta maravilla cuando se lee recopilada. Esto es así porque toda la historia esta narrada en pasado, la guerra entre el Joker y el Acertijo es algo que ya sucedió y que encima tiene varios epólogos intercalados en medio, lo que dificulta muchísimo su lectura. Os tengo que reconocer que en la primera lectura a ritmo normal no me entere de casi nada e incluso pensé que me faltaban número de otras series que no estaba siguiendo. En su segunda lectura recopilada, todo tiene un sentido y una lógica impecable.

La historia narra como Enigma ha descubrierto que el Joker ha perdido las ganas de reir y decide tomarse como reto personal devolverle la risa, algo que considera como un acertijo complicadisimo de resolver. Para esto creara toda una guerra con el Joker donde cada uno formara su propio equipo de villanos para intentar acabar con el otro bando. Y en medio de todo esto uno de los personajes más patéticos y estúpidos jamás creados como villano de Batman: el Hombre Cometa.

Por supuesto no espéreis una guerra normal donde los dos bandos pelean uno contra el otro hasta la aniquilación del enemigo. En su lugar se nos ira contado diferentes episodios de guerra, sus momentos más importantes y su desenlace final. En conjunto es donde aprecias que todo, absolutamente todo esta conectado desde el principio y que la guerra realmente es simplemente un acertijo, una broma más.

Hiedra Venenosa takes the world

De alguna manera misteriosa y desconocida, Hiedra ha logrado hacerse con los cuerpos y almas de todos los habitantes de la tierra. Quiere acabar con las guerras y las desigualdades, quiere que todo el mundo sea feliz y vivan en paz y armonía. ¿ Todo el mundo? No, por supuesto que no, porque Batman tiene un plan para todo y por supuesto tenía un antídoto preparado por si alguna vez ocurría algo así. Así que antes de caer bajo sus garras, Batman lograra inocularse el antódoto a él y Catwoman. Serán los dos únicos habitantes libres de su influjo y tendrán que hacer frente a toda la humanidad para acabar con ella. Por supuesto Hiedra no se quedara quieta y usara a los heroes más poderosos de la tierra para hacerle frente: la Liga de la Justicia.

Esta es la saga donde vemos al Batman más calculador y astuto que hemos conocido jamás. Es el Batman del Morrison de la Liga de la Justicia, que tenia planes para todos y contra todos, lo que le convierte en el ser más peligroso de todo el universo DC. En varias de las páginas de esta historia parece que Batman y Catwoman no están haciendo nada, solo dando paseos, yendo a comer o simplemente coqueteando, pero en cada momento, en cada acción, en cada dialogo, Batman esta desarrollando su plan para poder derrotar a Hidea. Es un ejercicio de planificación maravilloso y una puesta en escena ejemplar. El mejor Batman de mucho tiempo.

A Booster Gold se le va la puta cabeza

Esta saga no tiene un desarrollo demasiado redondo pero parte de una idea absolutamente demencial que la convierte en algo digno de leer. Booster Gold quiere hacerle un regalo de bodas a Batman, pero, ¿qué le regalas a un multimillonario que prácticamente lo tiene todo?
Como todo aficionado a los cómics debería hacer, Booster se ha leído Para el hombre que lo tiene todo de Alan Moore y decide que le va a dar a Batman el mismo tratamiento. Viajara al pasado, salvara a sus padres y Bruce podrá vivir una vida plena y feliz. Booster piensa que Bruce tendrá la misma revelación que Clark, se dará cuenta que todo es falso, querrá que mantén a sus padres para volver a ser el justiciero de la noche y ser realmente feliz. Así que tras Booster cambiar el pasado las cosas no salen como esperaba y Bruce dice que ni de coña quiere volver a esa mierda de vida sin sus padres. Así que Booster hijo mio, la has vuelto a fastidiar a lo grande y esto no tiene facil arreglo.

Pues lo dicho, el desarrollo no es una ninguna maravilla, más que nada porque un Bruce Wayne que no es Batman tiene un nulo interes, pero la idea que le da origen es una idea de olla tan grande que merece la pena leerla por eso. La conclusión también es maravillosa, con ese viaje al pasado al momento donde empezó todo. La verdad es que seria muy curioso leer una JLI guionizada por Tom King.

Y estas son las tres grandes sagas que en mi opinión la serie ha deparado hasta ahora. Mañana ya por fin hablamos de la boda.

El Batman de Tom King

Mi intención era hablar solo de la Boda de Batman. Pero para hacer eso necesito hablar de algunos de los 49 números anteriores así que he decidido liarme la manta a la cabeza y dedicarle varios post a este tema, concretamente tres. Empiezo hablando de la serie en general, continuare en otro post con 3 de las mejores 3 sagas acontecidas en la serie y por último tratare la dichosa boda. Así que lo siento casamenteros, aún tendréis que esperar para poneros el traje de gala.

Yo por Tom King mato. Esto es para dejar claro que si leo en cualquier sitio lo que voy a escribir a continuación vamos a acabar mal. Tom King es uno de los autores más interesantes de la actualidad, escritor de la laureada Vision (de la que ya hable aquí) y de la futura laureada Mr Miracle (de la que hablare pronto). Es el encargado de redefinir a Batman tras el Renacimiento y según sus propias palabras su etapa durara 100 números en la serie. No se me podía ocurrir mejor guionista para la serie… a priori… una vez leídos 60 números pues… tengo mis dudas.

La serie comienza de una manera peculiar ya que remite directamente al primer número de John Byrne en Man of Steel. Batman tiene que salvar un avión en vuelo que esta a punto de estrellarse, pero no tiene los poderes de Superman así que como siempre tendrá que tirar mano de sus recursos y de su superior inteligencia. Hay que reconocer que el número es una cosa espectacular y una maravilla visual y que es el tono que le gustaría a los editores para la serie. Porque tanto este como los siguientes números tienen un carácter muy superheroico. Este tono durará más o menos una docena de números porque luego, una vez que el autor ha demostrado que puede hacerse con la serie sin problemas, le cambia el tono y empieza contar la historia que de verdad quiere contar. Aparece Catwoman y la historia empieza a derivar hacia otros derroteros, en concreto a la relación entre los dos, una relación que se nos ira desgranando lenta y parsimoniosamente a lo largo de más de 30 números y que terminara desembocando en su boda.

Tom King se desenvuelve maravilloso en entornos limitados, en miniseries de 12 números donde solo tiene que contar una historia. Pero en serie regular, donde también esta contado solo una historia esto se convierte en un autentico dolor. Hay números muy buenos donde clava la esencia del personaje y te cuenta una historia maravillosa, pero hay otros y son muchos donde se pone a divagar y a divagar y a más divagar y la cosa se convierte en un autentico aburrimiento. A mi se me hace muy cuesta arriba seguir la serie quincenalmente (ese es su ritmo de publicación) y me he desesperado en bastantes ocasiones porque hay números donde no pasa absolutamente nada, pero nada de nada. Eso sí, dialogo todo el que quieras y más. Sin embargo una vez leídos de seguido, uno detrás de otro, madre del amor hermoso, como gana la cosa. De repente las sagas cobran todo el sentido del mundo, se aprecia donde se dirige el autor y que esta intentando contar. Lo que se disfruta este serie recopilada no tiene nada que ver con lo que se sufre quincenalmente. Quizá el autor se este apoyando en que la serie tiene un ritmo de publicación superior al habitual, pero sigue siendo horroroso seguirle número a número.

En el próximo post os hablare de las tres sagas que me han dejado absolutamente loco y que son una autentica maravilla. El resto de la serie pues bueno… un dolor de muelas.

Alonso fuera, Cebulski dentro

Axel Alonso, editor en jefe de Marvel desde 2011, ha sido invitado a buscarse otro empleo todo lo lejos que pueda de las oficinas de la compañía. Su lugar será ocupado por el archiconocido C.B.Cebulski. ¿Qué ha hecho uno y otro para merecer tal destino? ¿Alguien lo sabe?

Me cuesta entender que ha hecho exactamente Alonso estos últimos años en Marvel. No es tan fácil como coger el listado de todo lo publicado por la editorial y decir «esto ha hecho Alonso, este es su legado». Como editor en jefe esa debería ser la manera correcta de juzgar su trabajo pero en este caso no lo tengo nada claro. Así que antes de llegar al momento actual vamos a echar un poco la vista atrás para entender de donde pueden surgir estas.

En la década de los 90 Alonso trabajaba para DC en una de las ramas más interesantes de la compañía: Vertigo. La lista de títulos en los que estuvo implicado no es pecata minuta, siendo los más destacados Preacher, Hellblazer y 100 Balas. Con una agenda llena de los teléfonos de los autores más rompedores del medio fue fichado por Quesada para ser uno de sus editores dentro de la compañía, algo que fue aprovechado para atraer a muchos autores que en la vida iban a pisar Marvel.

Este fichaje se produjo justo cuando Quesada fue nombrado editor en jefe, por lo que las carreras de ambos en Marvel van prácticamente unidas. Alonso empezó como editor de las series de Spiderman, pero como se ha visto con el paso de los años, Quesada siempre estuvo muy pendiente de lo que pasaba ahí y llegado el momento incluso le enmendó la plana con el fatídico One More Day. Esta claro que Alonso hizo muchas cosas de motu propio y atrajo buen talento a la compañía., pero que Quesada estaba ahí codo a codo con él tomando todo tipo de decisiones como que también, así que, ¿qué parte del mérito o de la culpa corresponde a cada cual? Complicado de saber.

En 2010, Quesada es «ascendido» a un puesto de difícil traducción a nuestro idioma, algo así como jefe de la oficina creativa. Su labor es la de encargarse de vigilar todas las propiedades de Marvel en todos sus medios, no solo los tebeos, y aportar todo su conocimiento al respecto. Un poco lo que hacía Stan Lee en su día cuando los tebeos se le quedaron pequeños y Hollywood la atraía con sus cantos de sirena. Lo curioso es que Quesada seguía siendo editor en jefe, puesto que decidió abandonar a principios de 2011, dejando paso a Alonso. Los tiempos en los que Quesada toma este tipo de decisiones no son casuales, coinciden más o menos con la compra de la compañía. por parte de Disney. En agosto de 2009 la compañía del ratón adquiere Marvel y al año siguiente Quesada consigue su «promoción», justo el tiempo necesario para dejar en orden sus asuntos.

Cuando Alonso se hace cargo del puesto, Disney ya ha tomado el control total de sus posesiones. Es imposible saber que tipo de ordenes se le dan desde arriba, pero seguramente estaría mucho más controlado que en su día Quesada. Tampoco queda claro que papel tiene este último en todo el tinglado desde su puesto de director creativo, puede que sea el que le dicte al oído todo lo que Alonso tiene que hacer o puede que no pinte absolutamente nada. Quien lo puede saber. El tema es que dudo que Alonso haya gozado de la misma libertad que mucho de sus predecesores.

Yo de lo que más me quedo de toda su etapa es que fue el hombre que hizo todo lo posible para que el universo Marvel dejara de parecerse al Universo Marvel. Bajo su mandato se publican las terceras Secret Wars, primera historia que reinicían el universo Marvel de verdad. Desaparecen los 4 Fantásticos, aunque esto ya sabemos que tiene más que ver con los directivos que con él. Aparecen personajes nuevos como Kamala Khan o Riri, Thor es sustituido por su contrapartida femenina y aparece un nuevo Spiderman para tomar el relevo del anterior si es necesario. El Capitán America es sustituido por el Halcón y cuando vuelve resulta que es un agente de Hydra.

Todo esto y bastantes cosas más de la misma cuerda son responsabilidad suya, pero son cosas que hubieran podido pasar perfectamente en tiempos de Quesada. Quizá porque Alonso también estaba entonces y fue el impulsor de muchos cambios, o no. Es el problema de todo esto, que puede que sí, puede que no.

Curiosamente al anunciarse una vuelta a los orígenes más clásicos, con Marvel Legacy, es cuando Alonso es despedido y sustituido por otra persona cuyos méritos son bastante discretos, pero que parece claro que tiene ideas muy diferentes a las de sus antecesores. Quizá el nuevo editor se mueva más en el camino que la Disney le apetecería, porque lo que ha hecho Alonso ni se ha traducido en ventas ni se ha podido aprovechar para el cine y eso es algo que hoy en día es una losa.

Lo que esta claro que se acaba una etapa, la de Quesada y Alonso, que ha traído grandes tebeos y que resucito a una compañía que estaba en la ruina. Ahora la Disney va a tomar el mando de verdad y veremos por donde sale la cosa. Por desgracia viendo sus antecedentes no será tan excitante como lo visto hasta ahora. Lo iremos viendo.

La Bicha se va a DC

Llego uno de esos momentos en la vida imposible de predecir y que nos ha dejado a todos con la boca abierta: la Bicha se va a DC. ¿Cómo ha podido pasar? ¿Y qué locuras llevará a DC? ¿Y cómo podran vivir sin él en Marvel?

Esta es una buena/mala noticia depende de los sentimientos que cada uno tenga respecto a la Bicha. Depende si te gusta/odias y si te gusta/odias Marvel o DC, que un autor de este calibre se cambie de editorial puede significar la mejor/peor noticia de la historia. Evidentemente, todo dependerá del trabajo que haga en DC, que si hace tebeos maravillosos nadie va a protestar lo más mínimo. El problema es que hará tebeos a su estilo y eso es algo que a muchos se nos atraganta mientras que a otros les encantara. En fin, es un autor que despierta odio y admiración a partes iguales.

Aunque antes de nada y dejando a un lado los gustos personales de cada uno, hay que reconocer que la Bicha ha marcado toda una época en Marvel. Aunque ha trabajado en una cantidad de títulos enorme, hay dos en concreto que han marcado un antes y un después dentro de la editorial: Ultimate Spiderman y los Vengadores. No es mi intención darle muchas vueltas a esto, así que en cuatro lineas;

Parecía imposible adaptar a los nuevos tiempos los orígenes de Spiderman, varios autores lo habian intentado antes y fracasado miserablemente, pero la Bicha lo logró de una manera extraordinaria, con una colección que atrajo muchos lectores a un personaje con el que parecía no se podía hacer nada nuevo.

En cuanto a los Vengadores. Cuando este señor empezó a escribirlos los mutantes eran los reyes del cotarro y los Vengadores se arrastraban por el fango. Ahora mirad quienes son los reyes del mango y quién esta hundido completamente en las cloacas. Pues la Bicha tuvo muchísimo que ver en todo este cambio de papeles. Ese mérito hay que dárselo a él totalmente.

Aunque esas dos han sido las más importante, son 17 años haciendo todo tiempo de series, llevando la voz cantante en los grandes eventos de la compañía y creando un estilo imitado hasta la saciedad por muchos de sus contemporáneos: el espantoso decompresive storytelling. La Marvel del siglo XXI le debe mucho a la Bicha, tanto en lo bueno como en lo malo y eso es algo que siempre hay que reconocerle.

Sin embargo hay que reconocer que en los últimos tiempos parecía algo vacío de ideas y un poco perdido en sus dos últimos grandes trabajos, Civil War II y Guardianes de la Galaxia. Son cómics bastante fallidos, sin nada interesante que contar y muy alejados de cualquiera de sus trabajos anteriores. No es de extrañar, son 17 años en la compañía, ha guionizado cientos de cómics y es imposible mantenerse a tan álto nivel después de tanto tiempo. Su tiempo en Marvel hace no mucho que pasó pero era uno de los buques insignias de la casa, así que ¡jamás iba a abandonar la editorial!

Así que aquí estamos, con la Bicha yéndose a DC. Supongo que la editorial estará esperando que haga lo mismo por ella que hizo por Marvel. Algo así como relanzar a la Liga de la Justicia como hizo con los Vengadores. ¿Y darle un lavado de cara a Superman? Y quien dice Superman ,dice Batman. ¿Y Linterna Verde? No nos olvidemos de Wonder Woman, que este es el señor que ha escrito Alias. Y Flash que, y los Nuevos Titanes porqué no… etc, etc, etc. Vaya, que la verdad lo que necesita DC es que alguién la salve de si misma, porque si de verdad va a necesitar que le relancen todo eso, aviados estamos.

¿Pero es la Bicha la persona adecuada? Pues habrá que verlo. A lo mejor el cambio de aires le sienta estupendamente bien y es capaz de darle la vuelta a todos esos personajes y recuperarlos para la causa. Ojalá. Yo solo espero que en DC no le permitan la mierda de cabezas parlantes y diálogos que no conducen a nada durante páginas y más páginas. Vamos ,que se meta el decompresive por donde le quepa. Porque si le quita eso puede hacer tebeos decentes, pero si se mete otra vez en esas porquerias… en fin… que conmigo no cuenten.

Otra cosa que me preocupa es la foto que ha colgado en su twitter, que da a entender que se esta poniendo al día con muchas cosas de DC. ¡Pero alma de cántaro! ¿Acaso no te habías leído casi todo eso antes? Porque ahí tienes unos cuantos tebeos mucho mejores que los tuyos y de los que hubieras aprendiendo una barbaridad. Pero bueno, parece que la tontuna se le ha curado a golpe de chequera. Me alegro. Ahora solo queda que cumpla como el profesional que es y haga buenos tebeos. Aunque me da, que como siempre, serán tebeos que nos gustaran/odiaremos a partes iguales.

DC Universo Renacimiento 1

A petición de uno de nuestros queridos lectores, vamos a hacer un repaso al número de presentación de este «nuevo» universo DC que tenemos en la actualidad. Así que ya sabéis, si queréis que hable de cualquier tebeo que os interese, en los comentarios o por cualquiera de las redes sociales que tenéis en la columna de la derecha podeís hacer todas las peticiones que consideréis oportunas.

En 2016 el Nuevo 52 era cualquier cosa menos nuevo. Cuando le pones a algo la palabra nuevo en el título, estas dando a indicar que tarde o temprano será viejo y que habrá que reemplazarlo con cualquier otra cosa que sea nueva de verdad, de ahí este Renacimiento. Hoy en día cinco años son demasiados para que una de las editoriales grandes no remoce su universo de arriba a abajo. A ver si con suerte cazamos a alguno de esos lectores que nos dejaron con el anterior cambio de universo (spoiler: no, ni los recuperan ni los pierden, los tebeos los seguimos comprando los mismos de siempre).

El número empieza con una página compuesta por 9 viñetas, distribuidas en 3×3. La siguiente página tiene 4 viñetas en 2×2. 2 viñetas para siguiente y… ¿splash page? No, aún no. ¿Qué por que menciono la composición de viñetas? Porque es una pista, guiño, guiño, codazo, codazo, para lo que va a venir.

Aunque antes de seguir adelante vamos a fijarnos en quien escribe esto. ¿Alguien duda que es Geoff Johns? Pues eso, el mismo que viste y calza. El que se carga una y otra vez este universo es el que lo va a devolver a su gloria anterior… por supuesto… hasta que dentro de 5 años vuelva a reescribirlo para devolverlo a su gloria anterior.

Así que sabiendo quien lo escribe la cagada de que Wally West no existiera en el universo de New 52 cobra todo el sentido del mundo. Geoff necesitaba un gancho potente para cuando decidiera volver a empezar, así que simplemente se lo dejó fuera sabiendo que lo iba a recuperar en el siguiente ciclo de regeneraciones. No digo que lo tuviera todo planificado al milímetro, solo que se lo guardo sabiendo que en más o menos un lustro tenían que empezar otra vez a cambiarlo todo.

Atrapado en la fuerza de la velocidad Wally West es el hilo conductor de todo el número. Dando tumbos por todo el universo DC nos ira presentando los personajes que lo pueblan. La mayoría son ya viejos conocidos de todos y no hay demasiadas sorpresas matadoras, aunque se intenta forzar alguna situación un poco rocambolesca: hay tres Jokers, Superman ha muerto pero es otro, una fuerza misteriosa mata a Pandora de la misma manera que el doctor Manhattan mataba a la gente en Watchmen… uy, que me adelanto.

En todo este periplo por el universo DC hay un punto curioso y son los comentarios que hace Wally respecto a algunos eventos del pasado. «Cuando nuestros líneas temporales fueron reformadas alguién nos robó diez años, Una década fue eliminada como una pieza de Jenga. No sé exactamente cómo o porqué, pero lo cambio todo. Héroes que eran leyendas se convirtieron en novatos. Los vínculos que existían entre ellos fueron debilitados y borrados. Legados fueron destruidos. Una oscuridad de alguna parte nos había infectado»

Y que lo digas muchacho, y que lo digas.

Así que tras un breve repaso al universo DC y la emotiva vuelta de Wally, que nunca se tuvo que ir, llegamos al final del número donde volvemos a las 2 viñetas, y luego 4 y luego 9. Simetría, ¿eh? Pero atentos a la novedad porque viene una splash page donde se nos muestra a Batman con la chapa del comediante. ¡La revelación más sorprendente de toda la historia del universo DC! ¡No se la cuentes a nadie, que lo descubra por si mismo! ¡O que lo descubra por toda la publicidad que haremos donde mostraremos la chapa hasta en la sopa!

Por si no lo habéis pillado aún, el número tiene un epilogo a lo Watchmen, para que al lector le quede claro la distancia sideral que existe entre Alan Moore y Geoff Johns. Allí este último manda el mensaje de rigor: Nada acaba nunca. Pues eso, toma nota, mago chiflado loco que no quieres que mancillemos a tus personajes. Toma nota.

Resumiendo, un numero entretenido, como todo lo que Johns suele hacer, pero con ese aire de: ¿me vas a contar tú lo mal que ha sido todo lo anterior? ¿Tú? ¿El culpable de todo? ¿Y dentro de cinco años volverás a hacerlo otra vez?

La Chapa

Un malvado librero de A Coruña me ha dado la chapa. Bueno, concretamente me la ha vendido, que es a lo que se dedican los libreros. Eso sí, tras un rato de darme la idem con que me la tenía que leer, que merecía mucho la pena. Y mira por donde resulta que…

Me da mucho miedo acercarme a cualquier cosa del universo DC que vaya a violar la memoria de Watchmen. No por que Alan Moore me vaya a lanzar una maldición, aunque ahora que lo digo en voz alta… sino más bien por miedo a lo que son capaces de hacer en una editorial comandada por Dan Didio y Jim Lee. Me espero cualquier cosa, desde el Doctor Manhatan pegándose de tortas con Superman, hasta el Comediante persiguiendo por las calles de Gotham a Harley Quinn. No sé, cualquier cosa. En DC hay gente que no es nada respetuosa con su pasado, empezando por los que gobiernan su destino.

Así que cuando se publicó esta «Chapa» mi primera reacción fue «lagarto, lagarto» y no me acerque a ella ni de broma. Pero en una reciente visita a Coruña, una charla con el señor Kiko me convenció de que debía darle al menos una oportunidad. Así que vamos a ver hasta que punto han empezando a mearse en la memoría de Alan Moore.

La Chapa realmente es un cruce entre las series de Batman y Flash que comienza con el murciélago alado jugueteando con esa misteriosa chapa que se encontró en la batcueva y que no tiene ni idea de donde procede aunque todos sabemos que es la insignia del Comediante. Sin previso aviso Zoom aparece para propinarle a Batman la paliza de su vida para a continuación robarle la chapa, desaparecer y cuando vuelve a hacer su entrada en la escena, su cuerpo esta medio calcinado. Así que… ¿quién mató al Flash reverso?

Tras ese primer número empieza la parte divertida. Batman y Flash agarran la cinta de correr por el tiempo y se ponen a visitar algún que otro universo alternativo que no quiero desvelar para no chafar la sorpresa a los lectores. El tema es que parece un tebeo de la edad de plata de DC, donde cualquier excusa bastaba para lanzarse a la aventura y visitar cualquier mundo del pasado, futuro o presente. Es muy divertido y se echa de menos que este tipo de historias no sucedan más a menudo. El problema es que como en aquellos tiempos tras leer el cómic… ¡te quedas igual que como estabas! No se revela nada, no se avanza nada, aunque los personajes hayan aprendido algo en el camino e incluso se estén empezando a cuestionar su forma de vida.

De verdad si todos los tebeos de DC fueran así los volvía a querer con todo el cariño del mundo. Pero por si acaso te habías olvidado de lo que estabas leyendo, un epilogo a la historia nos muestra la mano del Doctor Manhatan para recordarnos que van a seguir azuzando el arbol hasta que la colmena de avispas caiga sobre todos nosotros y empiecen a picarnos cabreadisimas. Miedo, mucho miedo.

No ha estado mal la Chapa esta. Ojala no sea un oasis en pleno desierto.

Imperio Secreto. Para este viaje…

Último post (espero) sobre Imperio Secreto. Ya me he leído todos los números de la serie principal y puedo emitir una opinión al respecto. Pues bien, mi veredicto es…

Pues no me gustado. Menuda sorpresa, ¿eh? Sobre todo cuando ya empece a mirarla con muy malos ojos antes de empezar a leerla. Cuando uno va con malas ideas preconcebidas es muy complicado quitárselas de encima. Pero mirad, esta serie aún se esta publicando aquí y seguro que hay gente que la esta disfrutando de verdad así que en vez de analizar la serie y echar mierda, sobre todo al dibujante que han elegido, voy a hacer otra cosa. Vamos a hablar de el porqué de toda esta saga.

Buscando documentación para un cómic de los 70 me encontré con unas declaraciones de un autor, por desgracia no recuerdo quien era, que comentaba que existía una especie de acuerdo tácito en la industria según el cual se podía repetir la misma historia una vez cada cuatro años. ¿Por qué ese periodo de tiempo tan concreto? Porque era el tiempo en que estimaban que se renovaba el fandom completamente y para los nuevos lectores serian historias completamente novedosas. No daban ninguna explicación más de porque exactamente cuatro años y no cinco o de donde habían sacado ese dato. Da igual, lo importante aquí es que ya entonces rondaba la idea de que se podían repetir historias pasado un tiempo prudencial.

Evidentemente, todos los autores deberían intentar ser originales y contar nuevas historias, pero cuando tienes unas fechas de entregas mensuales y se están publicando más de 100 tebeos del mismo genero al mes, digamos que no siempre te viene la musa. A mi tampoco me gusta, pero a veces Spiderman tiene que pelear con el Rino por decimo tercera vez porque no queda otra.

Pero aquello era en los 70, ahora en el siglo XXI y concretamente en estos días en los que vivimos, ese periodo de tiempo parece haber bajado bastante, no sabría concretar cuanto pero digamos que rondado 1-2 años. En los tiempos de internet y las redes sociales, cualquier cosa de ayer mismo ya parece algo de un pasado muy lejano.

Todo este rollo, que me ha quedado demasiado largo ahora que lo veo escrito, viene a que este Imperio Secreto es la misma historia que las recientes Secret Wars. Mediante el uso de algo magico/cosmico/comoloquierasllamar un personaje de toda la vida se ha hecho con todo con el control del universo Marvel y los héroes deben luchar desde la resistencia para derrocarle. La gran novedad es que aquí es un héroe mientras que en Secret Wars era un villano. Pero al final, es lo mismo, porque nuestro héroe se ha convertido en uno de los peores villanos posible.

Si no has leído este tipo de historias, si no las conoces, pues mola ver como los héroes las pasan putas y luchan para poder sobrevivir. El problema es que servidor es perro viejo y se ha leído una cuantas de estas ya, encima teniendo muy fresco en la memoria el anterior evento. Para los nuevos lectores pues esta bien, de verdad, pero… ¿esta gente tiene nuevos lectores? Porque las cifras de venta que nos vienen de USA no indican que haya muchos de esos en el horizonte, ni que las películas por muy chulas que sean esten atrayendo a nadie hacia la lectura. Así que, ¿para quienes hacen realmente estos cómics?

Pues nada, no os quiero spoilear al final pero… ¿de verdad se puede spoilear lo que todos sabemos que va a pasar? Lo peor es la sensación de otro evento que quedara olvidado en menos de lo que canta un gallo. Y para este viaje la verdad, no hacían falta tantas alforjas.