Imperio Secreto Cero

El Imperio Secreto de 2017, no el bueno de los 70, tiene dos principios diferentes. El primero pasando por caja, el segundo totalmente gratis. ¿Adivináis cual de los dos es el mejor? La respuesta os sorprenderá.

Secret Empire 0, ese número que solo sirve para destrozar las bases de datos de los coleccionistas, costaba la friolera de 4,99$ en los USA. Fue número 1 en ventas ese mes, así que sarna con gusto no pica. El hecho de que sea número 0 me confunde a la hora de describírselo a la gente, ¿es una precuela o es el inicio de la saga? Pues tras leerlo me he quedado exactamente igual, ¿es el inicio o qué es lo que es ?

La base de esta saga es que el Capitán America se ha vuelto malo, concretamente se ha puesto la camiseta de Hydra. Seguramente ya habréis oído hablar de este tema antes y es que llevan meses mareando la perdiz en su propia serie. Vamos, que tuvieron una idea hace un tiempo y la están alargando cual chicle todo lo posible hasta que no de más de sí… que la verdad, no da más de sí desde que la contaron, pero de eso ya hablaremos más adelante.

A lo que íbamos, el número 0 de esta serie cuenta una serie de batallas de tipo cataclísmico en la que están implicados todos los héroes de la Tierra y que pueden suponer la extinción de la raza humana. Así que en muy pocas páginas hay muerte, destrucción, épica, sacrificios, etc, etc. La verdad es que nada de esto importa porque todo este cacao maravillao es realmente un astuto plan del Capitán America para que Hydra se alce con el gobierno supremo de la Tierra. Y pim, pam, pum, todo sale como estaba planeado, con una revelación final de esas que te dejan con la boca abierta: EL CAPITÁN AMERICA ES DE HYDRA. Un momento… ¿ese no era el punto de partida? Ah, pues sí, pues entonces… ¿qué mierda de revelación es esta? Ah, que sus compañeros superheroes no lo sabían. Ya, ya, que tremendo todo. Un momento que estoy bosteeeeeeezandooooo.

El otro inicio de saga fue el Secret Empire Free Comic Book Day. Tenía muchas menos páginas y costaba la friolera de 0.0$. Un precio imbatible. La verdad es que cronológicamente se sitúa detrás del cómic del que hemos hablando más arriba, pero yo prefiero pensar que es otro inicio diferente debido a que para mucha gente este será el primer contacto con la saga.

Pues bien, este tebeo solo tiene 10 páginas de historia. Como no tiene espacio para contar mierdas ni absurdeces del cubo cósmico te mete directamente en jarana. Así que sin tiempo para respirar, cuenta que Hydra esta invadiendo el mundo, que los héroes están peleando contra ellos y que el Capitán America esta del otro lado. Es un ejercicio de simplicidad brutal, de contarte lo máximo posible en el menor espacio posible y es una autentica maravilla. Todo el jaleo de batallitas absurdas del número anterior aquí se resume en 3 páginas épicas donde los héroes van cayendo una tras otros abatidos por una fuerza superior. Y en este número sí que hay una autentica sorpresa final: el Capitán America es digno de levantar el martillo de Thor. ¿Cómo? ¿Pero no era malo? ¡Quiero leer la continuación de esto!

Menuda diferencia entre un número y otro. El primero necesita montar un embrollo terrible para contarte lo que ya todos sabíamos. El segundo simplemente va al grano, te cuenta lo único y estrictamente necesario y te deja agarrado a la butaca con ganas de más. Cuanto ganaría Marvel si las cosas se hicieran de la segunda manera. Pero por desgracia para todos, se van a hacer de la primera. Que de eso hablare la semana que viene, pero una saga de que malo es el Capitán America durante varios meses sabiendo todos que al final volverá a ser bueno… ¿qué pereza más grande, no?

Len y Marv

La relación de Len por los cómics comenzó cuando tenía siete años. Era un chico que enfermaba con extremada facilidad y para poder hacer más amenas sus estancias en el hospital su padre le traía todo tipo de cómics que Len devoraba de cabo a rabo. Desde entonces se convertirían en su verdadera pasión e iba a volcar toda su vida en poder trabajar para el medio.

Con el tiempo se echó un amigo que también leía cómics en su barrio, pero parecía que eran los únicos que compartían afición por los alrededores. A principios de los 60, la única manera de entablar este tipo de amistades era a través de las secciones de correo de los tebeos, donde se publicaban las direcciones de sus jóvenes lectores para que se cartearan entre ellos. Eran otros tiempos más inocentes donde no parecía importar tanto que los demás supieran donde viven los niños.

Entre todos las cartas publicadas, Len y su amigo decidieron escoger a un tipo llamado Marv que había escrito a Mistery in Space y que cumplía un requisito esencial: vivía a unos 30 kilómetros de ellos, lo suficientemente lejos para pasar de él si resultaba ser un pirado, pero lo bastante cerca como para poder reunirse de vez en cuando. Buscaron su número en una guía telefónica, le llamaron y resultó que su hermana mayor vivía justo donde ellos y que ese fin de semana iba a ir a visitarla. Así que no tardaron en conocerse y la conexión fue instantánea, estaban en la misma onda y los dos querían dedicarse a eso de hacer tebeos. A Len le gustaba dibujar y a Marv escribir por lo que formaban un tándem perfecto.

Su primera aventurilla juntos consistió en saltarse las clases una vez al mes para acudir al tour que DC hacía los jueves por sus oficinas. Este lo hicieron durante tantos años que terminaron por ser caras conocidas en la editorial, algo que más tarde les abriría sus puertas. Pero antes de llegar eso aún les quedaba terminar sus estudios y sobre todo ponerse a hacer fanzines ya que Marv estaba loco por ellos, llegando a ser uno de los primeros que editó un relato de Stephen King. Estaba claro que estaban preparados para dar el salto al mundo profesional, ¿pero dónde hacerlo? Los contactos de Marv les llevaron a vender una historia para una revista centrada en monstruos de la gran pantalla llamada Castle of Frankenstein. Allí publicaron “The Conjurer and the man called Armageddon” pero el pago en pescado y ejemplares de la revista no les hizo demasiada gracia. Así que decidieron elevar sus miras profesionales y fijarse en Charlton Comics,en la que Dick Giordano editaba en ese momento una línea de superheroes bastante interesante. Se pusieron manos a la obra y prepararon una serie de historias que podían casar con el estilo de la editorial. Pero tardaron tanto en hacerlo que Giordano tenía un nuevo trabajo en DC Cómics. Su gozo en un pozo.

Len y Marv no iban a permitir que su trabajo cayera en saco roto. Conocían de sobra las oficinas de DC así que no dudaron un segundo en presentarse allí para que Giordano pudiera echarle un vistazo a lo que tanto esfuerzo les había costado. Pero inocente de ellos no habían concertado cita y ese día Giordano ni siquiera estaba en las oficinas trabajando. Len y Marv no sabían que hacer y se pusieron a dar vueltas por el vestíbulo hasta que aparecieron por allí Carmine Infantino y Joe Orlando que volvían de almorzar. Como las caras de los chicos les resultaban conocidas de todas las veces que se habían pasado por allí les preguntaron que hacían allí un día que no había tour por las oficinas. Así que ellos le contaron toda la historia y Carmine decidió darles una oportunidad, les dijo que mostraran su trabajo a Orlando y si a este le gustaba estarían contratados. Este cogió todas las páginas que llevaban consigo, se las llevó para su oficina y les dejó esperando en el vestíbulo. Al cabo de una espera que pareció eterna volvió y les dijo que le dibujo estaba muy verde y necesitaba mucho trabajo, pero que los guiones estaban francamente bien. Así que si estaban interesados, no le importaría comprarles historias para una de las colecciones que estaba editando, House of Mistery.

Marv no tenía ningún problema en escribir lo que hiciera falta, pero Len nunca había pensado en si mismo un guionista, simplemente escribía las historias para tener algo que dibujar. Pero su oportunidad era esa, así que se pusieron a escribir y Orlando cumplió su palabra y les compró su primera historia, aunque esa no llegaría a publicarla. No pasaría lo mismo con las siguientes, que le abrirían las puertas a ambos de la compañía donde empezarían a forjar su leyenda.

Visión

La Visión ha sido nombrado enlace entre la Casa Blanca y los Vengadores así que para poder desempeñar mejor su trabajo tendrá que trasladarse a vivir cerca de Washington. Como cualquier padre de familia de clase media, tendrá que mudarse al típico barrio residencial americano con sus peculiares vecinos y todos sus problemas asociados. Un momento, ¿la Visión? ¿Con familia? ¿Qué me he perdido?

La Vision es una serie limitada de 12 números (recopilada en España en dos tomos) escrita por Tom King y dibujada por nuestro compatriota Gabriel Hernández Walta. En muchos lugares lo llaman el mejor tebeo publicado por Marvel el año pasado y no puedo estar más que absolutamente de acuerdo. No es que me haya leído todo lo que Marvel ha publicado para poder emitir este juicio de valor, pero no creo que tengan un cómic la mitad de bueno que este ni de broma.

Adentrándonos en la historia, descubrimos como la Visión se acaba de mudar al típico barrio residencial americano junto con su mujer y sus dos hijos sintozoides. Al principio no tenemos ni idea de donde ha surgido toda esta familia pero a lo largo de la historia se nos ira desvelando como fueron creados para ayudar a humanizar a la Visión. En un primer momento parece que el cómic va a centrarse en contar como unos “robots” son integrados en una comunidad con los típicos roces que surgen con sus vecinos. Pero el pasado de la Visión no tardara en hacer aparición para golpearle e interferir con su intento de vivir una vida tranquila. Es imposible poder vivir en paz cuando eres un sintozoide,tu familia también lo es y ni tus congéneres son capaces de ver más alla de sus propios miedos.

Nos encontramos con una historia humana, demasiado humana. Nuestros protagonistas sufren ante la incompresion de todos: de sus vecinos, de los compañeros del instituto y de los Vengadores que sienten la necesidad de vigilarles de cerca ante una futura e hipotética amenaza en la que la Visión podría provocar un genocidio. Lo que tardaran en entender es que estan ante un padre de familia que es capaz de hacer cualquier cosa por defender a su familia. Curiosamente seran las acciones de los demás provocadas por sus propios medios lo que propiciara la tragedia y convertirán a la Visión en el ser que tanto tema. Es un ejemplo mas de profecía autocumplida, provocar el mal porque nosotros le empujamos a ello al pensar que algún día será malo.
La Visión es una de las historias más tiernas y humanas que es capaz de dar el genero y que muestra que siempre se pueden explorar nuevas direcciones dentro de lo superheroico Y lo hace desde el respeto y el cariño más absoluto al personaje, comprendiéndole como nadie lo ha hecho hasta ahora: como alguién que es más humano que los humanos.

Aunque el guión es lo que marca el tono de la historia, hay que felicitar a Gabriel Hernández por su extraordinario dibujo capaz de reflejar un sinfín de emociones en los rostros impertérritos de los sintozoides. Sientes el dolor y la angustia en el rostros de los personajes, con momentos únicos y conmovedores como cuando la Vision y su mujer se encuentra sentados en el sofá sobrepasados por los acontecimientos. No se me ocurre mejor dibujante para esta historia que pudiera reflejar las emociones de esta manera.

Y que no te engañen, esta no es una historia DE superhéroes, sino CON superhéroes, que no es lo mismo. Si no le das una oportunidad seguramente es que no tienes alma.

Si te gustó la Visión (claro que te gustó, a que clase de monstruo podría no gustarle) también deberías leer:
Avengers AI, que al principio puede parecer un tebeito mas de los Vengadores pero que rápidamente se adentra en explorar lo que significa la vida de las inteligencias artificiales y es mucho más de lo que parece.
Grayson. Un relato de espías que aprovecha el pasado en la Cia de Tom king para contar historias desde un punto de vista diferente. En esa serie se publicó uno de los mejores tebeos de DC de todos los tiempos.

Tropezando con la misma piedra

El primer día de la semana vamos a hablar de lo que siempre se ha hablado en este blog: superhéroes. Sí, ya sé que es un rollo pero alguna vez tenemos que fijarnos en esos tipos en pijama y que mejor que los lunes en los que estamos todos de tan buen humor.

Uno de los motivos por los que deje reposar el blog durante un tiempo fueron los malditos cómics de superhéroes. Por supuesto que hay muchos otros tipos de cómics interesantes pero es que mi talón de aquiles son los tipos en mallas. Y no te puedes imaginar como me han terminado quemando. Era agarrar cualquier cómic de las dos grandes editoriales y encontrarme de bruces con un megahipercrossover que no solo abarcaba todo el universo conocido y por haber sino que lo iba a cambiar todo para siempre jamás. Hasta el siguiente crossover claro, que entonces todo volvería a cambiar para dejarlo como estaba antes del último cambio. Y una y otra y otra vez y otra vez más. Así que cuando intentas hablar de lo que estas leyendo en estos momentos no puedes evitar caer una y otra vez en su trampa: El Evento. Y como al Evento le sucede otro Evento y después otro Evento, llega un momento que ni siquiera distingues lo que esta pasando ni donde estas. El Evento te ha atrapado y te ha destruido por dentro.

Por lo que lo más sano cuando este tipo de enfermedad te atrapa es apartarse durante unos meses de este tipo de cómics y dedicarse a otro tipo de lecturas. Pero entonces llega el momento de volver al blog y echar un vistazo a lo que se cuece en las dos grande y… ay, ay, ay… ¿pero seguimos en las mismas de siempre? ¿Cómo es posible que Marvel haya vuelto a revelar a la prensa generalista el final de su gran Evento antes de que se publicara? ¡Es una falta de respeto tremenda a sus lectores y sigue haciéndolo, sigue insistiendo en esa gran cagada! Pero lo peor de todo es que como no seguía la saga me he leído el spoiler tranquilamente y… ¡me ha dado exactamente igual! Ni siquiera es una revelación demasiado impactante ya que viene a ser algo más o menos como… ¡Atención, mañana volverá a salir el sol por la mañana! Oooohhhh. Demasido impactante, ¿eh?. Y si yo, que conozco a los personajes de toda la vida y no le doy la más mínima importancia. ¿Qué pensara de esto todo aquel que no lee cómics y que se encuentra la noticia en el periódico? Indiferencia. ¿Y para esto spoileas tus cómics? ¿De verdad piensas que la gente va a acudir en masa a comprar ese número? Das asco Marvel.

Y para que hablar de la competencia ya que es el mismo perro con distinto collar. Solo que este perro esta lleno de pulgas de Doctor Manhatan por todos lados y produce urticaria ver los anuncios del universo DC de toda la vida pero ahora con un 100% más de Watchmen concentrado. No, de verdad, no, no se trata de explotar las viejas ideas una y otra vez porque no sabéis que contar. No, eso es caca, ¡caca!

Por supuesto, ambas editoriales están publicando muy buenos cómics que intentan escaparse siempre que pueden del Evento y que por desgracia son cancelados a la mínima oportunidad. Mi intención es hablar de ellos en próximas semanas y así poder librarme un poco de toda la sarna que me siguen produciendo el que los editores se rián en nuestras caras una y otra vez. Lo que pasa es que la cabra tira al monte y me caliento, me caliento mucho y tengo que acabar hablando del malísimo evento de turno. Pero vamos a intentar que no, vamos a intentar fijarnos en las cosas positivas y olvidarnos de ña ponzoña de todos los días.

El objetivo de dividir esta nueva etapa del blog en cinco secciones diferentes es precisamente evitar caer una y otra vez en esta trampa de los Eventos como me paso en los últimos tiempos. De la actualidad superheroica vamos a hablar solo una vez a la semana, el resto lo vamos a dedicar a cosas más productivas. Ya sabéis lo que dice el dicho: Cuanto peor para todos, mejor, mejor para mí el suyo beneficio político.