Primer contacto con el Spiderman de Nick Spencer

Movido por el tirón de la película me ha dado por echar un vistazo al enésimo relanzamiento de Amazing Spiderman, esta vez guionizado por Nick Spencer. A ver que nos depara la suerte.

El bueno de Spencer ya hizo una serie de Spiderman pero sin Spiderman llamada Superior Foes of Spiderman. En realidad estaba protagonizada por algunos de los villanos más secundarios del trepamuros (Boomerang, Escarabajo, Overdrive, Conmocionador y Speed Demon) que se montan sus propios Seis Siniestros y se dedican a intentar hacer el mal con desastrosos resultados. Es una serie muy divertida que tan solo duró 17 números y que es una autentica joya escondida entre títulos de más renombre. Seguramente fue la serie que puso a Spencer en la parilla de salida si alguna vez había que sustituir a Slott. Y tras más de diez años en la serie, ocho de ellos como guionista en solitario, ha llegado el momento del revelo. En teoría Spencer es la mejor elección posible, pero una cosa es la teoría y otra el ponerte al frente del personaje más icónico de la compañía, donde no te van a dejar hacer ni la mitad de las gamberradas que has hecho antes.

El título de la primera saga es toda una declaración de principios: Vuelta a los orígenes. En la primera página Peter Parker junto a Mary Jane. Pero es solo un sueño, vaya, volvamos a la realidad. Peter ya no es un empresario de éxito, ahora trabaja como jefe de la sección de ciencias del Daily Bugle. Pero Spencer no va a tardar mucho en convertir a Peter en el perdedor de toda la vida. En la universidad van a descubrir que su tesis doctoral no es suya sino que la escribió Otto Octavius, algo que es verdad ya que Octopus decidió graduarse cuando usurpaba el cuerpo de Peter. Este descubrimiento lleva a que todos acusen a Peter de ser un fraude, algo que él mismo reconoce ya que se esta aprovechando del título que consiguió Otto, por lo que es despedido fulminantemente del Bugle. Así que sin trabajo y teniendo que compartir piso con el hijo de Robbie Robertson y con… ¡Boomerang! Así que esto promete, esto va a ser como su Superior Foes, va a ser como mínimo la leche.
En la última página otra bofetada a Quesada en toda la boca ya que Peter decide que por muy mal que le vayan las cosas en la vida, hay alguien con quien quiere estar siempre a su lado. Y ese es alguien no es otra persona que Mary Jane.

Así que la cosa tiene buena pinta pero en el segundo número se monta una historia a la que no le pillo la gracia: un experimento científico separa en dos al trepamuros. Por un lado tenemos a Peter sin poderes y sin nada y por otro a Spiderman sin nada de la responsabilidad de Parker. Es una idea que a mi no me aporta nada de nada y que es una especie de tontisaga del clon. A este tipo de saga yo la llamo «Mis jefes me estan vigilando, voy a hacer algo que parezca el personaje de toda la vida y luego ya hare lo que me de la gana». Esta saga dura hasta el 5, demasiado. Pero aquí se acaba la tonteria ya que en el número 6 empieza el Spencer de verdad.

La siguiente saga de la serie nos lleva directamente a los Superior Foes, que es lo que todos queríamos. Boomerang se lleva a Peter a un bar lleno de villanos para… no lo voy a contar que no os quiero chafar la historia, pero es todo lo divertido que podía ser y más. Ya de paso, el guionista aprovecha para contarnos porque el Boomerang se ha quedado solo y que ha pasado con sus colegas, aunque viendo lo traicionero que puede llegar a ser, ¿a quien le extraña?
A partir de aquí la serie ya es rock and roll del bueno. En la siguiente saga un curioso gremio de ladrones le roba TODOS sus objetos personales a los superheroes y Spiderman tiene que intentar recuperarlos. La saga tiene dos muy buenos detalles de fondo: por un lado Mary Jane cuenta como es vivir siendo la pareja de un superhéroes y como tienen que afrontar el hecho de que Peter no puede parar de ser un héroe. Otro zasca más a Quesada. Y por otro lado una escena preciosa en donde la Gata Negra le echa en cara a Spiderman que le haya borrado de la memoria su identidad con todo lo que han compartidos juntos. Es una escena que pone los pelos de punta.

En la última saga publicada en los USA, JJ Jameson que ahora defiende a muerte a Spiderman, tiene que enfrentarse a todas las locuras que ha ido creando a lo largo de los tiempos para matar a a Spiderman y como no, el personaje esta tan chiflado y pasado de rosca como en sus mejores tiempos.

Así que tras un principio un poco flojeras, Spencer coge el ritmo y empieza ser el escritor que todos amamos y adoramos y que puede llevar a Spiderman a cotas altísimas. Eso sí, siempre y cuando le de la menor cancha posible a Spiderman. Va ser complicado mantener el equilibrio, pero si lo logra va a ser antológico. Bueno, paciencia, que solo lleva seis meses, démosle tiempo para que nos pueda deslumbrar como el sabe hacer.

Un comentario en “Primer contacto con el Spiderman de Nick Spencer”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.