Los buenos viejos tiempos

Cada vez que visito mi librería no entiendo nada de nada. No es algo nuevo ni de hace dos días,es algo que lleva pasando desde hace algún tiempo. Más y más cómics desconocidos pueblan sus estanterías y no tengo ni idea delo que van la mitad de ellos. Claro que conozco a muchos de los personajes y me suenan bastante de las historias, pero en general escomo si llevara años sin haber puesto un pie en la tienda, es todo nuevo, diferente e incluso extraño, es territorio desconocido. Y lo peor es que la próxima visita a la tienda sera igual o incluso peor.Todo lo que había habrá desaparecido para dejar lugar a otros cómics nuevos de los que no habrás oído hablar en tu vida. Sera horroroso.

En los 80 y 90 e incluso a principios del siglo XXI era sencillo conocerse de pe a pa todo lo que se publicaba aquí y al otro lado del charco. Si tus visitas a la tienda eran semanales solo había cuatro o cinco novedades a las que hincar el diente y te las sabias de memoria.Podías estar tranquilamente un mes sin pasarte y tampoco te perdías gran cosa. Hasta podías permitirte el lujo de no comprarte algo por estar tieso en ese momento y esperarte a un cumpleaños o unas navidades para hacerte con los atrasados. Había tiempo, espacio y dinero para todo, o al menos para todo lo que te gustaba. En los días que vivimos ahora no hay nada de eso, ¡nada!

No hay dinero para comprarse ni la mitad de lo que te gustaría. Bueno, lo hay si decides que comer es un lujo del que puedes prescindir. Tampoco hay espacio para alojar tantas novedades. Ni en la tienda ni en tu casa,no hay un solo hueco más donde meter un maldito tebeo. Y el tiempo,ay amigo mio, lo peor es el tiempo. Porque aunque lo busques, aunque dediques una tarde o un fin de semana, no hay tiempo para leerte todo lo que ha caído en tus manos. Porque no solo es lo que has comprado,es también tu pila de lectura y es todo lo que eres capaz de descargarte por internet. Y es posible que seas una de esos que lee algún que otro libro, devora series de televisión o le da por ir al cine. Es una evidencia que tu tiempo de ocio te esta quitando tu tiempo de ocio.

Ojalá volvieran los buenos viejos tiempos donde con mil pesetas te hacías con medio quiosco y te ventilabas el genero en una sola tarde. Entonces sí que disfrutábamos de nuestra afición y teníamos tiempo de releer una y otra vez nuestros tebeos favoritos. Más que nada porque no había cosas nuevas que comprar, pero eso es un detalle sin importancia.Esta claro que los cómics están matando a los cómics y a este ritmo el mundillo no se va a acabar jamás.

4 opiniones en “Los buenos viejos tiempos”

  1. Ahí mismito me encuentro yo. No tengo tiempo de leer buenos comics porque no doy abasto con los excelentes! y ya compro los comics por los centimetros que ocupan.

    1. Bueno, así estamos todos, y la culpa es hacerse mayor y tener otras obligaciones/aficiones. Los tebeos siguen su curso y nuevos estilos, modas, personajes, etc se incorporan sin que nosotros nos demos cuenta.
      La edad… y la cosa no mejorará.

  2. Me pasa lo mismo o peor. Y es una mierda. Creo que ya no disfruto de los comics realmente o, al menos, no como antes. Compro un poco por obligacion casi. Y al tener pilas de lectura no se que elegir y termino releyendo. No se como explicarlo, pero es muy raro. Tambien echo de menos los años de antes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.