El Batman de Tom King

Mi intención era hablar solo de la Boda de Batman. Pero para hacer eso necesito hablar de algunos de los 49 números anteriores así que he decidido liarme la manta a la cabeza y dedicarle varios post a este tema, concretamente tres. Empiezo hablando de la serie en general, continuare en otro post con 3 de las mejores 3 sagas acontecidas en la serie y por último tratare la dichosa boda. Así que lo siento casamenteros, aún tendréis que esperar para poneros el traje de gala.

Yo por Tom King mato. Esto es para dejar claro que si leo en cualquier sitio lo que voy a escribir a continuación vamos a acabar mal. Tom King es uno de los autores más interesantes de la actualidad, escritor de la laureada Vision (de la que ya hable aquí) y de la futura laureada Mr Miracle (de la que hablare pronto). Es el encargado de redefinir a Batman tras el Renacimiento y según sus propias palabras su etapa durara 100 números en la serie. No se me podía ocurrir mejor guionista para la serie… a priori… una vez leídos 60 números pues… tengo mis dudas.

La serie comienza de una manera peculiar ya que remite directamente al primer número de John Byrne en Man of Steel. Batman tiene que salvar un avión en vuelo que esta a punto de estrellarse, pero no tiene los poderes de Superman así que como siempre tendrá que tirar mano de sus recursos y de su superior inteligencia. Hay que reconocer que el número es una cosa espectacular y una maravilla visual y que es el tono que le gustaría a los editores para la serie. Porque tanto este como los siguientes números tienen un carácter muy superheroico. Este tono durará más o menos una docena de números porque luego, una vez que el autor ha demostrado que puede hacerse con la serie sin problemas, le cambia el tono y empieza contar la historia que de verdad quiere contar. Aparece Catwoman y la historia empieza a derivar hacia otros derroteros, en concreto a la relación entre los dos, una relación que se nos ira desgranando lenta y parsimoniosamente a lo largo de más de 30 números y que terminara desembocando en su boda.

Tom King se desenvuelve maravilloso en entornos limitados, en miniseries de 12 números donde solo tiene que contar una historia. Pero en serie regular, donde también esta contado solo una historia esto se convierte en un autentico dolor. Hay números muy buenos donde clava la esencia del personaje y te cuenta una historia maravillosa, pero hay otros y son muchos donde se pone a divagar y a divagar y a más divagar y la cosa se convierte en un autentico aburrimiento. A mi se me hace muy cuesta arriba seguir la serie quincenalmente (ese es su ritmo de publicación) y me he desesperado en bastantes ocasiones porque hay números donde no pasa absolutamente nada, pero nada de nada. Eso sí, dialogo todo el que quieras y más. Sin embargo una vez leídos de seguido, uno detrás de otro, madre del amor hermoso, como gana la cosa. De repente las sagas cobran todo el sentido del mundo, se aprecia donde se dirige el autor y que esta intentando contar. Lo que se disfruta este serie recopilada no tiene nada que ver con lo que se sufre quincenalmente. Quizá el autor se este apoyando en que la serie tiene un ritmo de publicación superior al habitual, pero sigue siendo horroroso seguirle número a número.

En el próximo post os hablare de las tres sagas que me han dejado absolutamente loco y que son una autentica maravilla. El resto de la serie pues bueno… un dolor de muelas.

3 opiniones en “El Batman de Tom King”

  1. Disfruté mucho de La Visión, Omega Men y del Sheriff de Bagdad, pero aunque he tenido en las manos varias veces el número 1 y después el tomo recopilatorio no me he decidido a empezar nunca su Batman. En parte porque con Morrison y después con Snyder, acabé perdiendo el interés en el personaje en una serie regular, y creo que esta vez me volvería a ocurrir.

    PD: me alegro de volver a leerte

  2. A mi el ritmo, los rollos religiosas habituales metidos con palanca (¡¡Que coño hacen los nuevos dioses preguntandose sobre dios!!, ¡Que coño hace un bioroide despues de una crisis descubriendo a dios en todas las cosas!) y los finales a la francesa de este hombre, hacen que no me acabe. Lo veo como un wannabe de Moore, intentando hacer su Watchmen de 12 números pero sin la imaginación y la rebeldía del anarquista barbas. Dialogos insulsos, cotidiania tediosa, teologia de todo a cien, personajes inconsistentes, violencia darks para vender shock value…
    Eso si, no puedo negar que es de los autores de pijamas más elaborados de hoy en dia, pero es que con este panorama endogámico, los tuertos son los reyes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.