Thor Ragnarok

Tercera entrega de la saga del dios nórdico y vete tu a saber que número ocupa dentro de todas la serie de películas de Marvel de estos últimos años. Que ya son un porrón, ¿eh? Y esto es un no parar, que la maquina de producir películas marvelianas sigue funcionado a todo ritmo, sobre todo porque el dinero sigue entrando a espuertas en las oficinas de Disney.

El argumento de esta película es un poco enrevesado, no por complicado sino porque no tiene claro que esta contado exactamente y se dedica a dar bandazos de un lado a otro. En principio simplemente trata de como Hela trata de conquistar Asgard y Thor y compañía entablan una feroz lucha con ella. Pero entonces, a mitad de la historia Thor se mete en medio de Planeta Hulk y cambiamos a otra película totalmente diferente. Es como si solo con Hela no tuvieran para llenar toda la historia y se le hubiera tenido que añadir mucho aderezo. Y seguramente estén en lo cierto, porque la énesima conquista de Asgard ya esta muy vista, pero mezclar eso con un poquito de Planeta Hulk y con otro poquito del Thor de Simonson, pues al menos parece una cosa bastante decente. Picas un poquito de cada plato y al final la mezcla te sale menos sosa de lo que parecia en un primer momento, pero eso no quiere decir que estes teniendo una gran comida.

La película esta polarizando bastante a sus espectadores, unos la quieren a rabiar mientras otros la odian a muerte. Esto es debido a su verdadero genero, el de comedia. Es el tono que han elegido sus responsables, seguramente muy influenciados por el éxito de la primera Guardianes de la Galaxia. Así que tenemos unos diálogos trufados de chistes, las situaciones cómicas abundan y los actores se toman la mayoría de las cosas que pasan bastante cachondeo. Es muy significativo que Hela se tire sonriendo más de media película, como si se lo estuviera pasando pipa en todo momento. Y no es la única, la interpretación de Jeff Goldblum y la de Tom Hiddleston tambien son de bastante pasotismo. Vamos, que han venido aqui a divertirse y a cobrar su cheque. La épica o la tragedia ys tal.

En mi caso la sensación ha sido muy agridulce. En momentos me he reído mucho y en otros me ha cargando mucho a lo que estaba asistendo. El exceso de chistes termina provocando indiferencia en toda la parte final de la cinta, sobre todo porque la calidad de los mismos va empeorando a marchas forzadas. Thor golpeándose con una pelota en la cara o Banner dándose el tortazo de su vida no son chistes, son tontunas. Y es que en ningún momento los guionistas tienen claro donde hay que dejar de lado el chiste para ponerse serio. Es todo, risas, risas y más risas, las escenas épicas casi que molestan, como esa en donde las Valkirias atacan a Hela que parece sacadas de otra película complemente diferente. Por no hablar de Surtur, simple marioneta despojada de toda su grandeza.

El único personaje realmente interesante de toda la cinta es la Valkiria, el único que parece que ha sufrido una tragedia real en sus carnes y que necesita afrontar el camino del héroe para volver a ser lo que era.

Curiosamente es una película que parece haber gustado mucho a los detractores de los superheroes, algo que debería ponernos la mosca detras de la oreja a los amantes del genero. A mi me ha gustado a ratos sí, a ratos no. Es la película de Schrödinger, depende de la visión del espectador para saber si es buena o no.

En general, otra película más de Marvel tirando de la formulita que esta usando para sus últimas cintas. Son divertidas y muy entretenidas, pero cada vez más intrascendentes. La segunda de los Guardianes ya pinchó en hueso y esta da demasiado bandazos en todas direcciones. No sé, me ha dejado bastante tibio. Me ha gustado pero no realmente. En fin, que no me arrepiento de haberlo visto, pero ni de broma la pondría en ningún top personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.