The Fix

Ha llegado la hora de redimir a Nick Spencer de todo lo que le están obligando a perpetrar en el universo Marvel con Imperio Secreto. Porque Nick Spencer cuando le dejan contar sus movidas es bueno, es muy bueno.

Uno de los protagonistas de esta historia decidió cuando era niño que lo que molaba en la vida era ser malo, que eso de ser bueno era como bastante rollo. Lo que pasa es que aunque los malos viven la vida a tope al final terminan pillándolos o con dos tiros entre ceja y ceja. Seguro que tiene que haber alguna manera de ser malo y que no te pillen, que seas el que tienes la sartén por el mango y nadie te pueda hacer nada. Un momento, ¿acaso a un policía corrupto alguien puede hacerle algo?

The Fix es la historia de una pareja de policías muy pero que muy corruptos. No solo es que hagan la vista gorda o trapicheen con la mercancía que incautan, es que son ellos mismos los que cometen los atracos que posteriormente se dedican a investigar. Vamos, que ellos se lo guisan y ellos se lo comen. Encima asuntos internos también esta metido en el ajo, así que barra libre absoluta para hacer todo lo que quieran. Lo que pasa es que nada es tan idílico como parece, sobre todo cuando decides vivir a todo trapo por encima de tu tren de vida. Cuando te dedicas a despilfarrar todo lo que tienes y te metes en el peligroso mundo de las apuestas, los problemas están a la vuelta de la esquina, sobre todo cuando le debes dinero a uno de los mayores psicópatas de la faz de la tierra. Es lo que tiene que ser malo, que te creces, vives a tope y en cuando te descuidas te has mezclado con gente de la peor calaña. Y aquí es donde empiezan los verdaderos problemas.

Si os habéis leído los Superiores Enemigos de Spiderman del mismo duo creador, Nick Spencer y el maravilloso Steve Lieber, pues aquí tenéis exactamente más de lo mismo, pero a lo bruto. Porque en esta serie Spencer no tiene que mantenerse dentro del margen de “para todos los públicos” y se desata completamente. No ya es que los asesinatos sean bastante violentos, que lo son, sino que las conversaciones sobre sexo son demasiado subidas de tono, pero demasiado. Vamos, se nota que el autor tenía unas ganas tremendas de poder ser todo lo gamberro que quisiera con sus personajes y aquí se ha soltado el pelo pero bien. En ocasiones resulta hasta ofensivo.

Así que solo puedo decir que la serie es muy divertida, muy gamberra y muy canalla. Es otra más de esas series protagonizadas por malhechores de Spencer que tanto queremos sus admiradores. La falta de ética de sus protagonistas es el hilo conductor de una historia que en cada número se adentra más y más en el abismo de la indecencia. ¡Y encima aparece un perro monisimo!

Si te gustan los villanos esta es tu serie. Si eres puritano huye de ella como el diablo.

1 opinión en “The Fix”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.