Spiderman Homecoming

Como en verano no estábamos activos me deje dos películas de las que me apetecería decir unas cuantas palabrejas. Las primeras serán sobre la última de Spiderman y la semana que viene tocara Wonder Woman. Así que vamos con el trepamuros

A estas alturas creo que todos hemos visto la película y no hace falta hablar demasiado de su argumento… ¿verdad? Venga vale, seré muy breve: Spiderman lucha contra el Buitre. Que sí, que pasan más cosas como que Tony Stark aparece como figura tutora o que Peter va al instituto y tiene sus líos de faldas o que el Buitre se dedicar a rapiñar la basura de los Vengadores. Detalles, adornos a la historia principal. Lo básico y elemental es que Spiderman pelea con uno de sus enemigos de toda la vida. Y para mi eso es lo más importante de la cinta, que al fin las películas de Spiderman se han convertido en los cómics de Spiderman.

Lo que narra Homecoming podría ser perfectamente el número (me lo invento) 323 de la colección. Es una historia normal del personaje donde le pasan las cosas de toda la vida. Parece algo demasiado obvio, pero hasta ahora las películas de Spiderman no iban en esa dirección. Querían ser algo más, querían narrar momentos importantes y definitivos del personaje para dejar su huella entre la audiencia. Sin embargo en esta película no vemos la muerte del tío Ben. Ya sabemos todos lo que le ha pasado, no hace falta volver sobre ello otra vez. Tampoco se pierde mucho tiempo en situar al personaje, se hace un repaso rápido y bastante inteligente a lo que pasó en la última película del Capitán America y seguimos adelante. El método Marvel en su esencia más pura aplicado sabiamente en su división cinematográfica.

Por eso pasa que la película se disfruta una barbaridad, que es divertida y muy entretenida. Pero ya. Se olvida tan rápidamente como se consume y uno sale del cine pensado que ha pasado un buen rato y que sin duda iría a ver otra película del personaje en la misma onda. Pero ni la situaría en un top de mejores películas ni siquiera la calificaría como una de las mejores películas de superhéroes de la historia. Y quizá eso sea lo mejor para un personaje como el que nos ocupa. La prueba de ello es la taquilla, donde ha hecho unas cifras bastante interesantes para ser una película con no demasiadas expectativas. En concreto, la segunda película de Spiderman en recaudación en el mercado global. Esta claro que el personaje es rentable, que interesa y que a todos nos gustaría que se hicieran más y más películas de Spiderman. Y las vamos a tener, no dudéis de eso.

Fueron muy inteligente tanto Sony como Marvel para acercar posturas y decidir compartir los derechos de personajes, porque la primera había quemado al personaje. Por eso decidió no seguir adelante en su plan de rodar más películas con Andrew Garfield de protagonista. Si lo que triunfa es el universo compartido de Marvel, únete al movimiento e integra también los juguetes que le quitaste. Al final ganan tanto Marvel como Sony, más dinero para las dos. Y eso debería ser un aviso para navegantes para la Fox, que esta en las mismas y que ha dado timidos pasos dejando que Marvel pueda jugar con Wanda y Mercurio. Debería mirar lo bien que le ha ido a Sony con la jugada y buscar un acuerdo similar. Ganaríamos todos y saldríamos de cine con una sonrisa de oreja a oreja más a menudo.

Para finalizar, Spiderman Homecoming esta muy bien pero tampoco hay que liarse a tirar cohetes para celebrar el fin de año. Aunque nos gusta este rollito y nos gusta Spiderman. Que sigan por este camino dándonos durante muchos años por el lado del gusto.

3 opiniones en “Spiderman Homecoming”

  1. Esta película asume un gran riesgo que no se ha valorado mucho: teniendo en cuenta todo lo que cambia respecto a los tebeos, ¿por qué es la adaptación que más se parece a los tebeos? Hay quien se lamenta por lo del tío Ben, pero no dice nada de cómo ha cambiado drásticamente todo lo demás (tía May, el traje, la relación con sus compañeros de clase, con el villano…)

    Sobre todo diría que el gran acierto de la película es que se trabajó en los pequeños detalles. Los pequeños gestos, los pequeños momentos… Sigo teniendo grabado en la mente ese momento en el que el Buitre está amenazando de muerte a Peter Parker, y su reacción es la de un niño al que le están echando la bronca por meter la pata. Es más incomodidad ante un adulto que miedo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.