Roca y Monteys… ¿son la misma persona?

La reciente publicación de Confesiones de un hombre en pijama me ha hecho llevarme a una curiosa reflexión, ¿acaso Paco Roca y Albert Monteys son la misma persona? Ya, ya, que tontería estoy diciendo. Pero… ¿y si sí? Ya, que no. Pero, ¿y si sí?

¿Alguna vez habéis visto a Roca y Monteys juntos? Yo jamás y esa es la primera prueba para poder demostrar una absurda teoría sobre dobles identidades. Que no te pase como a Lois Lane, que lo tuvo siempre delante de sus narices y no se atrevió a decirlo porque ya sabes como es la gente, que se ríe de ti y te señala por la calle porque te equivocas unas doce o trece veces. Pero vayamos con pruebas más contundentes.

Confesiones de un hombre en pijama es la tercera entrega de la recopilación que Paco Roca publicó en un periódico que antes era de izquierdas pero ya no y en otros medios que podéis leer en su ficha. Son unas historias que tienen mucho de autobiográfico, bueno más que mucho lo tiene todo, y que nos va contando el día a día de un afamado dibujante de tebeos y su manía de estar todo el día con el pijama puesto, que ya me diréis, que insensatez y que envidia tengo… pues sí, y mucha.

Dos de los temas recurrentes de Monteys en esta obra son su incapacidad total de negarse a nada que le pidan y su fobia social a los eventos para promocionar su obra. El primer tema nos muestra como en su interior Roca quiere decir que no a muchas cosas pero algo dentro de sí le empuja a decir que sí a lo que sea, lo que le arrastra a adquirir cada vez más compromisos y a trabajar el triple de lo que tenía pensado. Y es que no sabe decir que no y encima su mujer esta encima de él preguntándole todo el rato, ¿por qué? ¿por qué? Cariño, es que no puedo decir que no.

El otro tema es más complicado ya que por él éxito y la calidad de su trabajo, Monteys es arrastrado por toda España a todo tipo de salones, charlas, firmas y demás eventos promocionales de su obra. Y aunque entiende que es parte de su trabajo le incomoda todos esos momentos en los que realmente no sabes que decir a una persona que no conoces de nada pero que te venera como un dios. Es el precio que tiene la fama y si a eso le unimos que Roca es incapaz de decir que no a nada, le tenemos metido en montón de situaciones en las que ni loco se hubiera metido por su propia voluntad. Y es que hay mucha gente buena, pero de vez en cuando hay cada rarito…

El Show de Albert Monteys, publicada en Orgullo y Satisfacción, es la otra obra donde su alterego cuenta más neuras y más fobias, pero para disimular… ¡aquí no lleva pijama! Pero recordad, no me seáis Lois Lane. Aquí Roca vuelve a caer en escenarios comunes, en su incapacidad de decir que no y a su miedo a los eventos. Da igual que el estilo de dibujo sea totalmente diferente, ¡lo hace para despistarnos! Pero todos sabemos que los genios son capaces de dibujar de muchas maneras y aquí vemos como es capaz de tocar todo tipos de registros. Si al menos una de las dos personalidades hiciera malos tebeos… ¡nos podrían engañar más fácilmente! Pero solo saben hacer tebeo genial tras tebeo genial. A mi no me la dais con queso, ¡sois la misma persona, que lo sé yo!

Ya solo me queda una duda, ¿cuál es su verdadera identidad? ¿La de un pijamero de Valencia o la de un rebelde de Barcelona? Maldito, ¡algún día lo descubrire!

1 opinión en “Roca y Monteys… ¿son la misma persona?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.