Low y Seven to Eternity

Low y Seven to Eternity son de las series más llamativas de Rick Remender debido al espectacular dibujo que luce cada una de ellas. Así que, ¿qué os parece que las comentamos un poco por encima?

¿Habéis echado un vistazo a las portadas de Low de Greg Tocchini? Yo directamente les haría el amor. Son la cosa más preciosa que he visto en muchísimos años, autenticas obras de artes. Cada una de ellas merece estar expuesta en un museo y ser admirada por los siglos de los siglos…

¿Una exageración? Puede ser, no digo que no, pero yo estoy absolutamente enamorado de esas portadas y el amor es algo tan subjetivo. Imaginad lo ilusionado que acudí a hacerme con el tebeo a la primera oportunidad que tuve esperando encontrarme la experiencia más orgásmica de mi vida. Y entonces coitus interruptus… digo, Remender.

Lo he intentado, mira que lo he intentado, pero no puedo con esta historia de intrigas submarinas. Siempre me ha aburrido bastante todo el rollo de Namor cuando se mete en temas de intrigas palaciegas atlantianas y esta serie es eso mismo pero a la enésima potencia. Se me ha hecho bola intentado tragarme lo que estaba contando el guionista, sobre todo cuando empieza a meter cosas sin demasiada justificación en la historia solo porque sabe que el dibujante se va a marcar unas páginas espectaculares. Página a pagina el guión se va dejando amilanar por el dibujo y resulta demasiado fácil dejar de leer los cuadros de texto y los diálogos para centrarse únicamente en lo que muestran las viñetas. Yo no tardo nada en perderme en los detalles y no me siento capaz de darle ninguna oportunidad a las palabras de Remender en esta serie. Se me ha atragantado una barbaridad y eso que yo deseaba quererla con toda mi alma.

Pero Remender es muy profilico en Image y tiene unas cuantas series, incluso alguna muy buena, como Black Science. Así que cuando me aconsejaron Seven to Eternity pues las portadas me llamaron también mucho la atención. No tanto como las de Low, que eso es amor a primera vista, pero ey, estas son también portadas muy buenas. Y una vez abierto el tebeo, mama mia los interiores, ¡espectaculares! En esta colección el dibujante es Jerome Opeña y cada página que realiza es simplemente brutal. Mira que siempre ha sido buenísimo, pero en esta colección esta dándolo todo, esta a un nivel estratosferico. Me he encontrado babeando literalmente en cada página. Pero toca leerse el texto y… ¡Remender, otra vez no! En este caso es una historia mezcla de oeste americano con magia y se me vuelve a hacer una bola tremenda. Porque el guión no es nada fluido, te intenta meter en ese mundo de una manera bastante forzada y nuevamente deja que el dibujo se lo coma todo. Mira que lo intento de verdad, me leo cada palabra, cada dialogo, intento que todo adquiera sentido en mi cabeza, pero al rato me encuentro pasando páginas y más páginas solo para ver los dibujos.

Que rabia me da que dos series de las que esperaba tanto resulten únicamente muy bonitas y ya. Que sí, que esta muy bien que el dibujo sea espectacular, pero yo quiero un tebeo en el que guión y dibujo estén a la misma altura. Entiendo que tanto Tocchini como Opeña están a un nivel tan alto que es imposible que Remender les siga el ritmo… y efectivamente, es incapaz de estar a su nivel. La verdad es que esto me recuerda a todas las veces que este autor se me ha atragantado, que ya son muchas. Y es que da una cal y muchísimas de árena. Demasiado inconstante para mi gusto. A ver si puedo hablar en semanas próximas de Black Science y Deadly Class, que son otra cosa bastante mucho más digerible. Que pena, que penita, yo quería que me gustaran.

1 opinión en “Low y Seven to Eternity”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.