Chew

Esta es la típica serie de la que te hablan los amigos recomendándote todo el rato que le eches un vistazo y tu les dices que sí, que lo harás en cuando tengas un rato libre. Eso suele pasar cuando la pila de lectura te deja un respiro, pero entonces le echas un vistazo, ella te devuelve la mirada y tras saber lo que es el abismo no tienes otra que irlo dejando y dejando acumulando más y más polvo en la pila. Y es una autentica pena porque buscando un hueco para poder leer los primeros tomos de la serie resulta que es bastante divertida. Vamos con un breve comentario sobre la serie.

Chew es la historia de un peculiar agente de policía llamado Tony Chu que sufre de cibopatía. Supongo que todos ya sabéis de sobra lo que es, pero por si acaso alguno no termina de caer, la cibopatía es la habilidad de recibir sensaciones psíquicas de todo aquello que mastica. Por poner un ejemplo, un mordisco a un filete de pescado le hace percibir toda la vida del animal, desde que nace hasta que muerde el anzuelo, y es descuartizado y frito para ser servido como comida. Debido a eso, nuestro protagonista lo único que se atreve a comer es la remolacha que por extraño que pueda parecer es lo único que no le transmite nada de nada. Se ve que las remolachas son las únicas plantas de todo el mundo vegetal que no tienen que sufrir.
Aunque esta habilidad para comer es nefasta para su hábitos alimenticios es toda una bendición para poder realizar trabajos detectivescos ya que con morder a cualquier sospechoso puede averiguar absolutamente todo sobre él. El problema es que a veces no hay sospechoso a mano y hay que echar manos de las víctimas y pegar un muerdo a ese cadáver medio putrefacto como que no es lo más recomendable para la salud.
La obsesión malsana por la comida rodea todos los elementos de la serie. En este particular universo comerciar y sobre todo comer cualquier tipo de aves esta totalmente prohibido debido a un terrible gripe aviar que ocurrió en el pasado . Esto hace que exista todo un mercado negro basado en el trafico ilegal de sobre todo carne de pollo lo que ha llevado a la policía a crear una división especial para atrapar a estos peligrosos contrabandistas y que es justo donde nuestro héroe encajara como un guante. En este mundo donde todo gira en torno a lo que cada uno se lleva al estomago, nuestro detective se ira enfrentado a todo tipo de casos y delincuentes que también cuenta con algún tipo de poder relacionado de la comida a cada cual más demencial. Todo, absolutamente todo, gira en torno a lo que una se lleva a la boca. Ya lo dice el titulo… ¡mastica!

Chew es una serie ante sobre todo muy divertida. Esta contada de una manera muy desenfada, con un dibujo que se acerca mucho a la caricatura pero de gran trazo y con un gran nivel de detalle.
Cada arco argumental es todo un delirio de situaciones absurdas, estomagantes y llevadas hasta el delirio más absurdo, pero contado de una manera deliciosa y que se disfruta una barbaridad. Aún me quedan unos cuantos tomos por leer algo que me hace enormemente muy feliz ya que me queda muchísimo por digerir.

Eso es todo como primera aproximación a la serie ya que seguramente la mayoría la habréis leído y os sonara a vieja. Esta serie se empezó a publicar en 2009…¡es posible que alguno de vosotros no hubierais ni nacido aún cuando se empezó a publicarse! Lo dicho, hincadle el diente cuando podáis.

2 opiniones en “Chew”

    1. Si, pero mejora y a pasos agigantados. Llevo 25 años leyendo tebeos y ha sido uno de los mejores descubrimientos de los últimos años. Muy divertida y desenfadada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.