Authority de Ellis y Hitch

La semana pasada comentaron que era necesario mencionar Authority a la hora de hablar de los Ultimates y efectivamente, tenía toda la razón del mundo. Aunque tenía pensado hacerlo en un solo post, su relectura me ha llevado a hacerlo en dos partes porque he notado diferencias significativas entre los duos creativos que se hicieron cargo del primer volumen de esta colección.

Warren Ellis cuenta que fueron tres motivos los que le llevaron a la creación de Authority. El primero, quizá el más importante, es que Stormwatch estaba vendiendo entre muy poco y nada, por lo que un número 1, con otro hombre y personajes nuevos añadidos a los antiguos le daría un fuerte empujón a las ventas. El segundo es que dentro de Wildstorm estaban encantados con el trabajo que estaba haciendo para ellos y aunque no vendiera demasiado querían que siguiera asociados con ellos de la manera que fuera. Y la tercera es Brian Hitch, del que ahora hablaremos.

De esta manera en 1999 aparece el primer número de Authority, escrito por Warren Ellis y dibujado por Brian Hitch. Su estancia solo iba a durar 12 números, pero lo iban a dar absolutamente todo en tan corto espacio de tiempo, dejando una gran huella.

Todo lo que se cuenta en Authority viene heredado de Stormwatch (a la que dedicare un post más adelante). No solo cuenta con los mismos personajes y algunos de sus argumentos, también con su dibujante. Hitch lleva trabajando para Marvel y su división británica unos cuantos años, pero sin destacar demasiado y sin quitarse la etiqueta de clon de Alan Davis. Es en Stormwatch cuando empieza a salir del capullo y a dar las primeras muestras de que puede explorar otros caminos diferentes a los de su “maestro”, muchos más arriesgados y sobre todo espectaculares. Esta eclosión anima a Ellis a ampliar sus miras, a narrar historias más grandes que la vida misma. Con los guiones adecuados, Hitch puede ser uno de los dibujantes más grandes de la época.

Ellis divide la serie en tres arcos de cuatro números cada uno en los que va enfrentado a los protagonistas a una amenaza cada vez mayor. El primer arco narra una amenaza terrorista a nivel global, lanzando a cientos de superseres contra ciudades emblemáticas de la Tierra. En la segunda, toda una realidad decide invadir nuestro planeta. Y en la tercera y definitiva, una nave extraterrestre de tamaño inimaginable y a la que se refieren como Dios, viene a arrasar toda la vida existente.

Aunque en el fondo los tres arcos son básicamente el mismo, la sensación de amenaza es creciente, de tal manera que parece imposible enfrentar al grupo a algo más peligroso y de mayor entidad que el “enemigo” de su último arco. Es posible que por eso Ellis decidiera abandonar la serie, porque ya no había una historia más grande que contar.

Pero la serie no es solo escenas grandilocuentes de acción y un despliegue espectacular de superpoderes. Ellis hace que sus personajes interactúen constantemente entre ellos y les lleva a contarnos que es lo que sienten, como son y como han llegado a esa situación. Son prácticamente dioses, pero Ellis dedica mucha de sus páginas a convertirlos en seres humanos, algo que hace que el contraste a la hora de verlos en acción sea espeluzante.

El dibujo de toda la serie solo se puede calificar de espectacular. Brian Hitch parece muy motivado y aprovecha para lucirse página tras página, usando solo dobles y splash pages cuando en el guión se considera necesario, no cuando a él le da la gana, como luego hara constantemente a lo largo de su carrera. Es un Hitch casi irreconocible porque se trabaja cada viñeta una barbaridad y las llena de fondos y detalles. Puede que tenga mucho que ver en esto el entintador, Paul Neary habitual de Alan Davis, que aporta unos acabados de gran calidad y que pule algunos de los defectos que aún no ha terminado de dominar Hitch. Sea como sea, cada página es un completo áxtasis y es una maravilla poder leer una historia tan bien contada dibujada de esta manera.

El final de su etapa llega con el fin del siglo XX. Ellis quiere indicar que hasta ahí han llegado los superheroes y que una nueva época se abre desde ese momento. Es posible que Ellis no tenga nada más que contar con estos personajes y que Hitch este exhausto de haber hecho un trabajo tan exigente. Dos monstruos que en esos momentos aún no eran tan conocidos serán los encargados de continuar la serie: Mark MIllar y Frank Quitely. Y aunque entonces pareciera imposible, serán capaces de llevar un paso más allá todo lo realizado hasta ahora. Pero de eso hablaremos la semana que viene.

1 opinión en “Authority de Ellis y Hitch”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.