Esta no es mi Guerra Secreta. Preludio

De la misma manera que hicimos con la dichosa Convergencia vamos a embarcarnos durante unos cuanto días en el otro crossover que estuvo de moda el año pasado: Secret Wars. ¿Como? ¿Qué he tardado demasiado? No señor, en realidad es un homenaje a la propia saga cuyo último número se ha ido retrasando mes tras mes y parecía que no iba a salir nunca… esto… ¿ha colado?
Antes de empezar hay que contar exactamente que hay que haberse leído para poder entender el evento.. ¿alguien lo sabe? Porque lo que es yo…

secretwars_preludioEl camino a estas nuevas Secret Wars pasa principalmente por los Vengadores. No por la película, ojala. Más bien los Vengadores de Hickman, de los que ya hablamos por encima hace tiempo. Hay que leerse toda su etapa entera, todas las series en las que ha participado, cualquier nota al pie de página que haya escrito, cualquier rollo de papel higiénico que haya dejado sin usar. En todo ese material se encuentran todos y cada uno de los argumentos que han conducido a las Secret Wars… o no. Porque Hickman cuenta una historia tan grandilocuente y llena de tantos conceptos cósmicos que se pueden interpretar de cualquier manera que el lector crea conveniente. Leyendo sus primeros números puede dar la impresión que tenía perfectamente planificado todo el rollo de las Secret Wars porque pasan una cosas que encajan con otras que pasan a continuación… pero no, de verdad, no estaba nada planificado. Hickman empieza a contar sus movidas, da una serie de bandazos a ninguna parte y llegado un momento de la historia, digamos que un año y medio después de empezarla, la editorial empieza a trabajar el concepto de las Secret Wars y entonces Hickman empieza a encajar cada vez más sus Vengadores para que todo cuadre. Y no, no todo cuadra, pero bueno.

Pero si leerte todos los Vengadores te parece demasiado (a mi también) puedes centrarte única y exclusivamente en los Nuevos Vengadores. No dejes que el título te engañe, en realidad es una serie sobre los Ilumati, un grupo de los principales superheroes de la casa que toman decisiones complicadas en las sombras. Como en este caso, que no hacen más que aparecer Tierra tras Tierra de universos paralelos y tienen que decidir si destruirla o que les destruya a ellos. La decisión no es complicada, ¿verdad? Así que número tras número van apareciendo tierras y versiones alternativas de los personajes y hay muerte, destrucción y muy pocas risas. Y la idea al principio puede estar bien, pero entonces Hickman empieza a alargarla y alargarla, porque tiene que llegar con una trama que da como mucho para doce números al principio de las Secret Wars y el chicle se empieza a estirar y a estirar y a estirar…

Y entonces Marvel se hace trampa jugando al solitario. Sabiendo que se va a cargar todo el Universo Marvel (o no, eso lo veremos en los siguientes post) decide dar un salto temporal seis meses en el futuro y nos muestra un universo Marvel con cambios demasiado radicales para ser aceptados como reales. Total, como voy a rebotear el universo hago lo que me da la gana. Y eso es justo lo que hace un poco lamentable los últimos meses antes de la llegada del evento, el saber que estamos leyendo una absoluta mentira. O al menos a mi me lo pareció, era algo en plan: que mas da, que empiecen las Secret Wars, a quien le importa esto, vaya bacalada que me estáis metiendo.

En fin, ¡qué maniobra comercial más burda llamar a tu crossover igual que uno que tiene la friolera de 30 años! Vale, es cierto. Es una maniobra burda destinada a causar un ataque nostálgico en toda regla a los más talluditos para que se dejen todos sus cuartos. Pero es que no hay que olvidarse que aquello ya nació viciado y con la única intención de vender toda clase de figuras de acción. Luego resultó ser toda una obra maestra  se convirtió en la madre de todos los crossovers y el causante de todos los males de la humanidad. La verdad es que esto del nombre no tiene más quebraderos de cabeza que el de provocar el correspondiente pico de ventas, truco que una vez más ha vuelto a funcionar a la perfección. Es como Star Wars o James Bond, son nombres que se venden solos. Lo que no me esperaba yo es que en Marvel se encariñaran tan pronto con el truco y lo estén repitiendo otra vez con Civil Wars. Lo mucho cansa… pero lo poco aburre deben pensar en la casa de las no-ideas.

Dicho todo esto, en el siguiente post, ¡empezamos!

6 opiniones en “Esta no es mi Guerra Secreta. Preludio”

  1. Muy de acuerdo, solo he leido resumenes de las 2 series vengadores y me lei el arco principal y me pareció muy apresurada y gratuita y peor aun… nada coherente con las nuevas series resultantes.

    Como bien mencionas ni siquiera terminaba la saga y ya andaban sacando nuevas series.. asi no dan ganas de nada.

  2. Bueno no se si todo estaba pensado o no desde el principio, imagino que no, pero si creo que todo termina encajando bastante bien. Por cierto disfrute mucho de los Hickmansores y lo estoy haciendo con Secret War. A veces creo que la actitud cínico/irónica ante casi cualquier evento que saque Marvel o DC impide dejarse llevar y disfrutar de verdad de los cómics tal y como son.

  3. A mi me han gustado mucho Los Vengadores de Hickman pero hay que ser sincero… se han alargado un webo para llegar a Secret Wars y eso se ha notado bastante resintiéndose una etapa que podía haber quedado mejor. Tendría que releerla para estar seguro pero a pesar de sus defectos creo que es una buena etapa al fin y al cabo.

    Lo de la nostalgia con este crossover ha sido de proporciones épicas, como con el evento de DC y sus universos enfrentados pero la gran diferencia es que Marvel SI lo ha hecho bien. Hay miniseries muy prescindibles pero otras que van dese lo entretenido a ser bastante buenas. En fin, ya nos irás contando si a ti también te ha parecido así 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.