Sufriendo la Convergencia. Preludio

¿Vas a hablar de Convergencia? ¿En serio? Pero si tiene que ser malo, que digo malo, malísimo… Un momento, un momento, ¿tu te lo has leído? Ah, que no, que solo intuyes que es malo. Pues a mi me pasa lo mismo, que tampoco lo he leído y lo peor de todo es que me da una pereza enorme. Pero me he dicho ¿tu no tienes un blog que te obliga a leer lo que comentas? Sí, claro que lo tengo, así que manos a la obra.

Tanto Convergence como Secret Wars se han convertido en auténticos muros para mi. Quiero leerlos para ver de que van pero como ya comente hace unos días, se me esta haciendo cuesta arriba. Así que he decidido que para obligarme a leerlos voy a utilizar el blog y a sus lectores para forzarme a hacerlo. No os puede dejar tirados y si he dicho que voy a leerme toda la serie… ¡voy a leerme toda la serie! Ya, ya, seguro que alguno esta pensado, por mi no lo hagas, si esa serie me da igual, si por mi que te la pique un pollo. ¡No quiero oír nada de eso! El blog me obliga y yo no puedo resistirme, tengo que ponerme manos a la obra a ver que sale de ahí.

Así que a partir de hoy se inician una serie de post primero sobre Convergencia y a continuación sobre las Nuevas Guerras Secretas. No sé que duración tendrán porque aun no me he leído un solo número de estas series así que todos estamos juntos en el mismo barco. Aunque os pido que no os preocupéis, no serán los típicos post al uso de: “en este número Batman se pelea con Superman, mientras tanto Robin se rompe una uña”. Voy a intentar hacerlo más ameno y describir tanto el contenido de los tebeos como la angustia existencial que produce su lectura. El objetivo no es leer la Convergencia, es sufrirla. Y vamos a sufrir con ella, ¡bien que vamos a sufrirla! Dicho esto, empecemos.

La primera víctima de la Convergencia es… el fin del futuro

futuresend48Futures end fue otra de esas series semanales que DC lanza todos los años y a las que nadie les presta la más mínima atención. Esta moda la inició Didio con 52 ya que como todos sabemos que igual que existen 52 universos en DC, el año tiene 52 semanas, así que es de cajón que una serie llamada de tal manera se publique semanalmente. Bueno, es de cajón en la mente de Didio, al resto de la humanidad jamás se nos hubiera ocurrido. El tema es que esa serie no estuvo mal, tuvo sus momentos y en general podemos decir que fue más o menos satisfactoria. El problema es que las que vinieron después fueron un autentico desastre: Countdown y Trinity. Como las ventas empezaron a ir cuesta abajo en DC se dedicaron a otro tipo de experimentos casi quincenales (Brightest Day o JLA Generation Lost) hasta llegar al desvarío definitivo: dos series semanales a la vez. Lo que pasa es que una era Batman Eternal y claro, cualquier cosa que lleve a Batman en portada vende aunque dentro contenga 24 páginas en blanco. La otra era este Futures End y claro, como quieres que nadie te preste atención con Batman todas las semanas en el quiosco…

Por increíble que pueda parecer Futures end es una gran serie, de verdad, no os estoy engañado. De acuerdo, los primeros números son algo dubitativos y les cuesta arrancar, pero en el momento en que los jefazos dejan de prestar atención a la colección la cosa cambia y ocurre una serie de acontecimientos extraordinarios  que no se ven desde hace mucho tiempo en los comics de DC: las tramas avanzan, los personajes se desarrollan y maduran, las historias tienen una conclusión satisfactoria… ¡es un tebeo de DC rarísimo! Es de lo mejor que he leído de la editorial en mucho tiempo pero tiene un pequeño problema. Yo pensaba que iba a durar 52 números como es lo habitual, pero después del 48 no hay más, ahí se acaba. Es una cosa bastante extraña porque llegas al final y la trama sobre la que va toda la historia todavía sigue abierta, pero como aún quedan 4 números  les da tiempo de sobra a resolverla de una manera satisfactoria. Pero nada, se acaba el tebeo y aparece una nota de “Va a empezar Convergencia ahora que se ha acabado esta serie” ¿Qué? ¿Cómo? ¿Cuándo ha pasado eso? Menuda manera de destrozar el final de lo que podría ser una serie memorable.

Uno de los mejores tebeos del año, donde menos te lo esperas

graysonfuturesendDurante un mes todas las colecciones de DC hicieron cruce con Futures End en la típica maniobra sacacuartos. Esta vez además aderezadas con esas portadas holográficas que hacen que haya gente que compre el cómic sin tener ni idea de que va su contenido. Y bien que hacen porque en general la mayoría de números publicados ese mes fueron horribles.Hubo alguno que fue más o menos decente, que siempre hay algún autor que se esfuerza un poco más y una joya entre las joyas, un tebeo excepcional y que es increíblemente bueno: Grayson Futures End. Sí, sí, hablamos del Nightwing de toda la vida. Y para leérselo no hace falta saber nada del crossover general, ni de la colección ni de nada. Por eso es un cómic tan especial, simplemente hay que leérselo y encontrarse ante una historia brutal que te deja muy sorprendido porque no esperabas nada de nada en este tipo de cruces tan alimenticios. Para mi sin duda el mejor tebeo que publicó DC el año pasado.

Y dicho todo esto, en el siguiente agarraremos el primer número de la Convergencia y veremos que pasa. Esperemos no sufrir demasiado.

2 opiniones en “Sufriendo la Convergencia. Preludio”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.