Sufriendo la Convergencia. Así empieza

Durante estos días vamos a sufrir todos juntos la Convergencia. Es decir, yo la voy a sufrir en mis propias carnes y vosotros leyendo lo que tengo que decir al respecto. Es un trato justo, todos sufrimos por igual… bueno, creo que yo más, aún no lo tengo decidido.

Antes de empezar, ¿es necesario haberse leído algo anteriormente para entender de que va esta serie? No que va, para nada, si esto seguro que se entiende solo. Aunque si tienes cinco minutos libres léete antes Futures End , Earth 2 World End y Superman Doomed. Solo son unos 80 números más o menos. Y si tienes más de cinco minutos, por favor, léete todos los cómics habidos y por haber del universo DC que van a intentar meter todos y cada uno de los universos que se les ocurra en esta serie. Pero de verdad que no hace falta, que más o menos van a intentar explicarte en cada número de que va esto. Aunque cuando más conocimientos previos tengas, más disfrutaras de la serie… aunque no sé si la palabra disfrutar es la más adecuada. Dicho esto, al turrón.

Todo empieza en el kilometro 0

convergence0Convergence 0 es el primer número del macroevento y donde deberían dejarte claro de que va todo. El único problema es que todo empieza con una paja mental de las que Morrison se montaba cuando era adolescente: Superman y un gigantesco Brainiac tienen una conversación sobre lo humano y lo divino en la que hablan de sus cosas aunque en ningún momento Superman entiende de lo que están hablando. En un giro totalmente inesperado, Brainiac se pira en medio de la conversación, dejándose incluso una frase a medias, como cuando ya es de madrugada y estas viendo una película en tu sofá mientras empiezas a dar cabezadas y se te cae la babilla… pues la misma sensación. Así que Superman decide investigar que es lo que esta pasando y tras darse un voltio por los alrededores se encuentra con una especie de clon de Brainiac que según va cambiado de cara le va contando exactamente la premisa de la miniserie.

Erase una vez que se era un planeta viviente llamado Telos que vivía su vida feliz y tranquila hasta que Brainiac lo encontró y se dio cuenta que era el lugar ideal para depositar todas esas ciudades que se dedica a secuestrar de vez en cuando. Pero no cualquier tipo de ciudades, sino esas cuyas continuidades se va cargando Didio de vez en cuando. Así que Brainiac saca al planeta del tiempo y el espacio (¿Qué cómo lo hace? Pues yo que sé, lo hace y punto, es lo que se dedican a hacer este tipo de villanos cósmicos) y allí lo tiene recogidito, estudiando las ciudades cuando tiene ratos libres. Pero resulta que hace tiempo que no aparece por allí, al parecer esta intentado robar una ciudad del universo DC y los superheroes no le dejan, por lo que el planeta lleva muchos años solo y se esta volviendo loco. Así que tiene una idea peregrina y decide que una de las ciudades que alberga no merece estar allí, que es una cosa rota, insulsa, pero no sabe cual, así que tiene una gran idea: que te compres el siguiente número de la miniserie. ¿Te ha quedado ya todo claro? ¿Aún no?

Pero en realidad todo empieza en el número 1

convergence-fightforyourcitySi te has leído la serie de Earth 2… ah, ¿que no? ¡Pero si habíamos quedado que no era necesario haberse leído nada antes! Bueno, en las primeras páginas vemos los últimos momentos de la Gotham City de ese universo y como el planeta Telos se intenta traer la ciudad antes de su destrucción pero no calcula bien y solo se trae a unos cuantos de sus héroes. Aprovechando que se han pegado el viaje y que ir para nada es tonteria, aprovecha para  explicarles su rebuscado plan: hacer que la gente de todos las ciudades de los multiuniversos luchen entre ellas hasta que solo quede una ciudad que sera la única digna de sobrevivir por los tiempos de los tiempos. Lógico, ¿verdad? Así que o se matan entre ellos o él se dedica a destruir a las que no quieran. Y ya tenemos el lío montado. Mundos morirán, se supone que uno solo vivirá y el universo DC nunca sera el mismo… vamos, lo que pasa siempre en todos los eventos de la editorial.

Mientras tanto en las series sacacuartos

convergencequestionA cada número de Convergente le acompañaba una retahíla de series que se relacionaban de alguna manera con lo que pasaba en la serie principal y que nos mostraban como eran esos universos de antes del New 52.

¿Habéis visto esa serie basada en un libro de Stephen King llamada Bajo la Cúpula? Pues de eso van todas las series, de mostrarnos como intentan vivir su vida después de ser secuestrados por Brainiac. En todos los casos aparece una cúpula sobre sus cabezas, todo el mundo pierde sus poderes y el contacto con el mundo exterior. Y bueno, más o menos se dedican a lo de siempre, a combatir el crimen a su manera, es decir, a mamporrazos. Una vez establecido el contexto, se les aparece la encarnación del planeta que les dice lo mismo que en la serie principal, que se tienen que matar entre ellos y casi todas acaban con la visita de un ser de otro de los universos en plan: ahora nos vamos a dar de hostias pero bien dadas. Y ahí se queda el cliffhanger para que te compres el segundo número de cada miniserie.  Vamos que acción muy poca y muy contada.

Como era de esperar la mayoría de las series son bastante mediocre y de corte alimenticio. Leerse todas es pesadísimo porque esta semana la mayoría se centraban  en Gotham City desde el punto de visto de un héroe diferente y la primera o la segunda vez que lo lees tiene un pase, pero luego todo es rollo, rollo y más rollo. Para mi solo hay dos series que parecen interesante, la de Superman en la que vemos como viven su vida un Clark y una Lois embarazadisima y que esta maravillosamente dibujaba por Lee Weeks. Y The Question, donde Rucka se dedica más a contar una historia que a hacer caso a la miniserie principal. La verdad es que solo son dos pequeñas gotas en un mar poco profundo y demasiado insulso.

Y una vez establecida la premisa, ¿qué nos depararan los siguientes números? ¿Tollinas y más tollinas o habrá algún tipo de argumento en medio? Ay, cuanto sufrimiento nos queda aún por padecer.

3 opiniones en “Sufriendo la Convergencia. Así empieza”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.