El cómic como juguete

Fue enton­ces cuando le regalé aque­lla reco­pi­la­ción del 13 Rue del Per­cebe que había creado Ibá­ñez en 1961. Traté de expli­carle los per­so­na­jes y el tipo de humor. Él estaba fas­ci­nado con ese edi­fi­cio donde uno era lector­ polié­drico de muchas his­to­rias en una sola página auto­con­clu­siva. Le expli­qué que nues­tra gene­ra­ción estaba impreg­nada de estos dibu­jos y del humor de aquel edi­fi­cio dis­pa­ra­tado donde uno podía ver a la vez todo lo que suce­día. Las viñe­tas eran los apar­ta­men­tos y en cada uno se escon­día la esen­cia de una España de otra época muy este­reo­tí­pica pero que sin embargo se sen­tía muy viva.

Ana Merino en la revista Leer

adosadoLo teníamos bajo nuestras mismas narices y a ninguno se nos ocurrió lo obvio: que el Building Stories de Chris Ware tenía mucho de Ibáñez. He leído ya unos cuantos análisis sobre la obra y en el apartado de referencias se mencionan autores norteamericanos de todo tipo, muchos de ellos de fuera del campo del cómic, pero a nadie se le había podido ocurrir que de alguna manera un ejemplar del 13 Rue del Percebe la había llegado a Ware. Tenemos un problema si no logramos ver algo que resulta tan evidente, algo con lo que hemos crecido como lectores y que en menor o mayor medida ha contribuido a nuestra formación como lectores de cómic. Aunque no haya realizando ningún post sobre esta obra, quiero incluirme el primero en este pecado de omisión ya que no tengo ninguna duda de que haberlo escrito, tampoco habría mencionado a Ibáñez. Tenemos un problema cultural grave cuando no vemos posible que uno de nuestros autores más importantes sea influencia de otros autores.

Quizá no sea lo único que se nos haya pasado por alto a la hora de analizar la obra. No solo por su enorme complejidad y por sus casi infinitas posibilidades a la hora de seleccionar el orden de la historias, sino porque mucha gente lo ha tratado como un juguete para adultos mas que como un cómic. Buscad en cualquier buscador “Unboxing Building Stories” y os encontrareis un montón de entradas y todo tipo de vídeos con gente bastante adulta ilusionadisma abriendo la caja, como si fuera la noche de los reyes magos. Se ha prestado muchísima  más atención al continente que al contenido y eso es algo que le hace un flaco favor a la obra.

Cuando Ware quedo fascinado por aquel edificio de lectores poliédricos no sabemos si se fijo o no en que aquella historia transcurría dentro de una única página sin necesitar de ningún tipo de artificio externo. Ibáñez. tampoco tenía otra opción ni seguramente se le hubiera ocurrido otra manera de hacerlo. Su historia tenía un espacio de una página dentro de la revista Tío Vivo y no podía salirse de esos margenes. Pero con esas limitaciones fue capaz de ser tan imaginativo de crear un vehículo capaz de narrar más de diez historias por página. Invento algo totalmente sorprendente dentro de las reglas del juego a las que todos estamos acostumbrados y eso tiene un merito enorme.

¿Esto quiere decir que Building Stories es una obra tramposa? En absoluto, es una gran obra que pasa de contar 10 historias por pagina, a contar casi infinitas utilizando todo tipo de formatos. Es un paso más allá en lo que entendemos como cómic y uno muy interesante y que nos llevara años de estudio. Pero se ayuda del artificio de convertir su obra en un juguete para lograr un mayor efecto. Eso hace que conectar con la obra dependa totalmente del lector y de su interés en ponerse a jugar a las casitas pero con tebeos. Que no tiene nada de malo, pero que eleva la obra a un pedestal solo accesible a cierto tipo de lector, a uno predispuesto a que la obra le agrade y que al tiene al autor en un altar. Pero eso es algo normal, muchos autores tienen su publico y viceversa, eso no invalida el interés de la obra. Solo que no la convierte en universal, como mucha gente esta tratando de hacernos ver con Ware. La realidad es que no es plato del gusto de todos por muy bueno que sea.

Así que si podéis haceros con este Building Stories no lo dudéis, es una obra estratosférica en su forma, os guste o no el contenido. Pero si podéis haceros con cualquier tomo del 13 Rue del Percebe mucho mejor, es una obra para todos los públicos y es uno de nuestras tebeos más maravillosos. Ninguna es mejor que la otra, simplemente una es más accesible y menos exigente que la otra.

7 opiniones en “El cómic como juguete”

  1. ¿La idea original de 13 Rue del Percebe no fue de Vázquez, que se la regaló a Ibáñez Sólo Dios Sabe Por Qué? Ahora mismo no sé de dónde me viene esta idea. Si no lo he leído en alguna parte sin duda me lo he inventado.

  2. Todo artista se ve influenciado por otro, sea el género que sea. Alan Moore influenció en otros, Neal Adams a toda una generación, los movimientos artísticos europeos y americanos a determinados autores…Pero es importante destacar que los cómics españoles rara vez salen referenciados por autores americanos. Por ejemplo, Ladronn y Moritat siempre me han parecido muy influenciados por Juan Giménez y no recuerdo si lo han dicho en alguna entrevista.

    Una pregunta importante: ¿13 Rue Percebe está recopilada en algún integral? Si no es así¿Cúal es la edición más completa que existe hasta ahora?

  3. Pero si hasta Stan Lee plagi… Perdon, fue influenciado y mejoro historias de mutantes de los años 50 y hasta le cogio el nombre a una serie de tebeos de los 50 de un ladron enmascarado llamado Spiderman. Y no olvideis las referencias que hacen en el juicio de los simpsons sobre rasca y Pica acerca de los “mejoramientos” que se hicieron de productos anteriores. Incluso si mirais en la wikipedia el origen real No el que dijo Agatha Christie, de Hercules Poirot… Bueno, directamente lo copio de wikipedia

    “””Su personaje se basó en otros dos detectives de ficción de la época: Hercule Popeau, de Marie Belloc Lowndes y Monsieur Poiret de Frank Howel Evans, un oficial de policía jubilado francés que vivía en Londres”””

    Nada nuevo bajo el sol. Superman es la version mejorada de Gladiator, el superhombre, un libro del años 1932

    Bola de dragon esta muy inspirado en el cuento del viaje de Buda a China, e incluso se plagia a si mismo con dragon boy, dandose la paradoja que Toriyama se plagia a si mismo.

    Podriamos seguir para ver que nada es nuevo bajo el sol y que cuando algo triunfa lo anterior que lo inspiro, decadas atras incluso es convenientemente olvidado o por desconocimiento no llamara la atencion hasta mucho tiempo despues.

  4. ¿Ibáñez/Vázquez se inspiraron en Spirit? Volvería la pelota al campo yanki: http://seronoser.free.fr/bruguera/13ruedelpercebe/eisner13rue.jpg

    Hay un Super Humor recopilatorio de la 13 Rúe, pero ni es completa ni es cronológica. Por internet rula(ba) un recopilatorio completo con la procedencia de cada página.

    Un estudio sobre la colección, las inspiraciones e influencias que tanto traen de cabeza a alguno: http://seronoser.free.fr/bruguera/13ruedelpercebe.htm

    Vázquez dijo que la idea era suya, pero eso no quiere decir que crease el concepto, los personajes o la dibujase semana a semana.

  5. De Building Stories, pues tebeo cojonuten. Tontea con el aspecto de un juego de mesa, con tablero y piezas, pero es igual que en sus anteriores cómics donde había recortables y maquetitas. No tengo la sensación de que sea menos accesible. Es más aparatoso, pero me parecen cómics por un estilo en comprensión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.