Días del futuro pasado, la película

Nueva entrega cinematográfica mutante basada en una de los mejores sagas que hemos leído en los tebeos. ¿Habrá logrado estar a la altura? Pues no sé que deciros, es complicado.

x-men_futurepast_movieNo creo que haga falta explicar el argumento de la película porque supongo que la mayoría de vosotros os habréis leído el cómic hasta la saciedad y en lo básico la historia es exactamente la misma. Un futuro con centinelas matando a todos los mutantes, un viaje al pasado, un intento de asesinato, etc, etc. Vamos, un día cualquiera en la vida de los hombres y mujeres X. Con ese guión es imposible hacer una mala película, ¿verdad?

Me cuesta mucho hacer una crítica de la calidad de la cinta porque no he sido capaz de verla como una película normal y corriente, ni siquiera como una película de superheroes. Los mimbres narrativos utilizados me han fascinado de tal manera que me han impedido ver todo el bosque. No es una simple adaptación de un cómic, es la translación de todo un modelo de universo compartido llevado a la gran pantalla, una amalgama entre cine y cómic que no había visto antes. Vamos a echar un vistazo a esos mimbres.

En el cómic original, Kitty Pryde era la persona que viajaba a nuestro presente para intentar evitar el asesinato del senador Kelly. El futuro entonces era 2013 y el presente 1980. Ahora estamos en 2014 y hemos sobrepasado al cómic por lo que el viaje al presente se antoja complicado. Además, ¿a qué presente? Porque el de la primera trilogía de películas lo quemaron completamente con la tercera entrega. Por no hablar del problema de la edad de los actores, como ya comprobamos en el bochornoso retoque digital de las caras de Patrick Stewart e Ian McKellen. La solución viene dada por la existencia de la cuarta película, Primera Clase, donde tenemos a un grupo de actores en plenitud y unos 70 a explorar muy interesantes. Es decir, tenemos una idea clara, viajar en el tiempo, un problema real, el presente no es buena idea, y una solución creativa, los 70, que respeta la continuidad cinematográfica. Es un encaje de bolillos complicado pero interesante.

Veamos otro ejemplo, si viajamos a los 70 no se puede asesinar al senador Kelly, porque seguramente ni sea senador ni su muerte en esa época tenga ninguna trascendencia. Necesitamos cambiar al personaje por otro que sea igual de importante en la historia mutante y en este caso han elegido una solución maravillosa: Bolivar Trask. Es un personaje creado casi en aquella época (en el 65) y es el creador de los centinelas originales, lo que le conecta con los centinelas del futuro de una manera bastante directa. Otra rueda más del engranaje que funciona a la perfección.
Hay bastantes más ejemplos como cambiar a Kitty por Lobezno porque el actor es más famoso justificándolo argumentalmente , pero creo que con esto ya he dejado claro lo que quería explicar, que hay una serie de soluciones creativas muy interesantes y muy enriquecedoras, que a nivel de guión nos recuerdan a los mejores tiempos de los tebeos mutantes.

Otro elemento que me dificulta la critica es que no creo que estemos antes una sola película, sino ante tres diferentes y un cortometraje. Tenemos el futuro, que es la parte más trepidante del metraje, con una mezcla de personajes que representan a casi todos los grupos mutantes y a todas las épocas. Esa parte es acción pura y dura, con los personajes usando los poderes a todo trapo y una Blink espectacular que nos muestra como habría podido ser Illyana en la gran pantalla.
Luego tenemos el presente, donde se nos muestra metraje que podría pertenecer a la primera trilogía de películas, y que por suerte casi no se ve en pantalla. Los pocos minutos que ocupa nos muestra unos decorados desfasados y totalmente obsoletos, y eso que se supone que Singer tendría que dar mas lustre a estos momentos, que fue el quien creo todo eso.
La tercera película es el pasado, o la segunda parte de Primera clase. Resulta mucho más interesante que el presente y te hace plantear si el camino seguido por la primera trilogía no fue el correcto (X-Men 2 sigue siendo una gran película, ojo).
Y luego tenemos el corto en medio de la película que es la escena de Mercurio. Es muy divertida, espectacular visualmente y todo un festival de efectos especiales, pero no pinta nada en la película. Parece un intermedio cómico a la vez que un tráiler para la siguiente película de los Vengadores. Espero que Whedon haya tomado buena nota.

Así que, ¿buena o mala película? Para mi fascinante, pero seguramente por motivos diferentes a los vuestros. Con contaros que cuando aparecían las escenas del futuro me entretuve en enumerar quien había creado a cada personaje y cuanto de Neal Adams había en las escenas del pasado os lo digo todo. Para mi ha sido un interesantisimo ejercicio creativo y eso a mi me han compensando de sobra el coste de la entrada.

2 opiniones en “Días del futuro pasado, la película”

  1. Me sorprende tu crítica de X-Men: Días de… casi siempre que te leo estoy en casi todo de acuerdo. Creo que aunque entretenida tiene muchísimos defectos tanto si la comparas con el comic, donde creo que estaba la clave quitando tanto personaje sin apenas frases en la peli, como con las anteriores películas, donde la linea temporal no tiene coherencia. ¿De donde sale el Xavier del futuro? Que murió en xmen3 Por no mencionar el final de los créditos de Lobezno inmortal. El cambio de Magneto con Mística. El Xavier yonky y no me quiero poner pesao pero hay muchas incoherencias mas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.