Friedrich contra Marvel: Motorista Fantasma

El creador del Motorista Fantasma demando en 2007 a Marvel por los beneficios obtenidos por su personaje en las películas y merchadising derivado. En primera instancia ganó, pero una apelación por parte de la editorial hizo que el juez le diera toda la razón a esta. Es más, la editorial contraataco y termino logrando que Friedrich fuera condenado a pagar por todo el beneficio que había sacado de dibujar al personaje por su cuenta en bodas, bautizos y convenciones. Aviso a navegantes, esto es lo que os espera si os metéis con nosotros.

ghostrider.jpgA todos los que seguisteis el caso de Kirby creo que ya tenéis claro que este es un caso de manual del llamado work-for-hire. Marvel le pago por hacer un trabajo, en los cheques que firmaba venia clarito lo de «todo lo que hagas para nosotros», etc, etc. En la sentencia del juicio se reconoce claramente que Friedrich creó al personaje y que escribió su primera historia y que lo concibio él y todo eso, vamos, como siempre, eso queda establecido desde el principio. Pero a continuación viene el juez con la maza y menciona el famoso work-for-hire y si ni los herederos de Kirby han podido hacer nada contra eso, ¿qué va a poder hacer el pobre Friedrich?

Por si no quedara claro bajo que circunstancias se había creado al personaje en 1972, Friedrich firmó otro contrato en 1978 donde entregaba todos los derechos del personaje a Marvel. Que no eran suyos, de acuerdo, pero por si acaso firma esto y a cambio te daremos trabajo como freelance durante un tiempo indeterminado. Esta parte es curiosa ya que esos encargos jamás llegaron y los abogados de Friedrich han intentado alegar incumplimiento de contrato por parte de Marvel. Pero resulta que el propio autor declara que durante ese año fue muy complicado dar con él ya que se encontraba alcoholizado dando vueltas por el país con un amigo en su camión. Sí, eso viene tal cual en la sentencia, página 10. Así que tenemos a un autor firmando un extraño contrato y dándose a la bebida, quizá por ahí deberían haber tirado los abogados.

Saltamos al año 2001, donde las noticias de una futura película sobre el personaje hacen a Friedrich hacer una serie de declaraciones sobre la propiedad de los derechos. Según él, cuando creó al personaje, le dejo claro a Thomas y a Stan Lee que los derechos de cualquier otro medio diferente a los tebeos eran para él. Esto no esta escrito en ningún lado y es la palabra de uno contra otro, aunque ni siquiera se tiene claro si es un canto al sol de Friedrich, aunque fue otro de los argumentos que uso en el juicio. Por supuesto, imposible de demostrar. En esas declaraciones también amenazaba con demandar a Marvel si la película seguía adelante

En 2007 la película se convirtió en realidad. De la calidad de la cinta mejor no hablar, pero si de lo que recaudo:un total de 228 millones de dolores para un presupuesto de 110. Muchos beneficios, muchísimos Y Friedrich cumplió su amenaza y demando y no solo por la película sino por todo, posters, muñecos, lo que sea. Todo. Y tenía un plan, basado en que el personaje no se había registrado en la oficina del copyright y por lo tanto, pasados 30 años, los derechos volvían a su creador. Y gano ese juicio, pero entonces Marvel apeló y como no podía ser de otra, por toda la experiencia que tenemos en este tipo de casos, ganó.

Pero aquí viene la novedad, a continuación Marvel demando a Friedrich por el uso no autorizado de su propia creación se establecieron daños y perjuicios por los beneficios obtenidos por el autor. ¿Dónde? En las convenciones. ¿Cómo? Cobrando por hacer dibujos a los aficionados. Se estimaron los beneficios del autor en unos 17.000 dolares y le demando por esa cantidad. Como en vistas anteriores había quedado demostrado que no era el dueño del personaje, que no tenia ningún derecho sobre el y que había declarado haber hecho firmado dibujos en las convenciones, no costo mucho demostrar que había estado usando indebidamente el personaje y tenía que indemnizar a Marvel. Es decir, que no solo la editorial no ha compartido el más mínimo pedazo de pastel con el autor legitimo del personaje sino que ademas le obliga a pagar una cantidad de dinero considerable para una persona falta de recursos.

Es un cambio de estrategia de Marvel, quizá motivado por sus nuevos jefes, la Disney. Se han cansado de recibir demanda tras demanda por los derechos de sus personajes (Simon, Kirby) y han decidido pasar al contraataque mandado un mensaje alto y claro: si vas a por nosotros, nosotros terminaremos yendo a por ti. Para Disney ese dinero es pecata minuta, pero para Friedrich es un duro golpe a sus finanzas ya que se encuentra sin trabajo. También porque la sentencia le impide anunciarse como el creador del personaje. Es decir, ahora mismo el propio Friedrich no puede decir que él creo al personaje, ni usar ese hecho como reclamo para ningún convención, ni decir esta calavera llameante es mía. Es un atentado descomunal a su persona.

Por supuesto Frederich puede apelar esta sentencia y debería hacerlo, aunque no se sabe donde acabara todo esto. Marvel ha logrado meter el miedo en el cuerpo a mucha gente, sobre todo a sus autores que mantienen una tradición milenaria: la de hacer dibujos a los aficionados. Cuando vayáis al cine a ver la segunda parte de este engendro, recordad a quien estáis dando vuestro dinero.

20 opiniones en “Friedrich contra Marvel: Motorista Fantasma”

  1. Hasta donde yo me he enterado (mis fuentes pueden estar mal, claro) Friedrich no hacía dibujitos en las convenciones, ni sabe por qué lado se agarra un lápiz. Simplemente llevaba sus láminas del Motorista impresas de casa por si alguien quería una firma suya y no tenía un tebeo a mano (y, como era habitual en las convenciones de EEUU, ni las láminas ni las firmas eran gratis, claro)

  2. Pero para empezar a opinar del tema en sí (demasiados offtopics en los primeros comentarios) voy a hacer un copy/paste/remix de lo que he puesto en universomarvel.com

    Para empezar, que quede claro que lo de Marvel es una putada, y que claramente ha usado a Friedrich como un chivo expiatorio, como aviso de lo que le puede pasar a otros autores que denuncien. Porque Marvel ya no es Marvel: es Disney. Y Disney es El Mal, y porque no se pueden poner las mayúsculas más grandes

    Dicho esto, Gary Friedrich tampoco tenía razón: iba claramente a por la pasta. La creación del personaje fue un trabajo en equipo, y también lo fue mantenerlo en el candelero durante décadas. Eso fue obra de Bob Budiansky, y Michael Fleisher, y Jim Mooney, y Tom Sutton, y Herb Trimpe, y Gerry Conway, y Don Glut, y Jim Shooter, y Roger McKenziey, y Don Perlin, y Mark Texeira, y Howard Mackie, y Larry Stroman, y Javier Saltares, y Garth Ennis, y Jason Aaron, y Daniel Way, y Clayton Crain, y hasta (luego volveré sobre él) Tony Moore. Todos ellos, y muchos más, han contribuido, antes o después, en mayor o menor medida, al éxito del personaje hasta que llamó la atención de unos productores y se convirtió en película(s). Que vale, tener una idea es importante, pero sin Marvel amamantándola durante años con equipos artísticos competentes (e incompetentes, por qué no admitirlo) el personaje habría quedado en el olvido hace mucho. Y, desde luego, Marvel no se molestaría en mantener vivo un personaje que no fuera suyo

    Total, que llega(n) la(s) película(s). Y como en toda superproducción, se manejan cifras millonarias. Y, oye, es humano decir «voy a ver si me cae algo», que es lo que hizo Friedrich. No quería la propiedad del personaje por motivos artísticos (como Steve Gerber con Howard, que quería llevarse su personaje para poder seguir escribiéndolo en otra editorial). Quería una propinilla. Pero la jugada no le salió bien

    Voy a intentar resumir lo que he dicho antes con un ejemplo más corto, también de actualidad estos días: ¿tiene más derecho Tony Moore a cobrar por la adaptación televisiva de Walking Dead por crear el look del tebeo y dibujar seis números que Charlie Adlard por dibujar los cien siguientes?

  3. Otro aviso a navegantes: si estáis trabajando para DC o Marvel, ni se os ocurra crear nuevos personajes; y vuestras mejores ideas, reservadlas para vuestras obras «creator-owned».

  4. ¡Puf!, esto me quita las ganas de escribir nuevas cutrereseñas sobre tebeos de la Marvel. Ya solo compraba en la segunda mano… Ahora no sé si seguir llenando la blogósfera con cutrinformación reseñuda o pasarme a fanfictear y olvidarme del pasado y del futuro de sus personajes.

  5. Soy de Chile, y en cierta feria de comics realizada en Diciembre del año pasado vino Tony Moore, y solo vendía artículos y dibujos relacionados con su trabajo en Walking Dead y Fear Agent, ya que según este contaba, tenía prohibición de hacer dibujos y vender portadas o ilustraciones de Marvel.

  6. Lo que dice Eme A es correcto.

    A la gente se le olvida que los personajes Marvel valen lo que valen en gran medida porque la editorial lleva publicando décadas de comics de los mismos.

  7. No son iguales. No tienen casi nada en común. Pero quizás a los chavales del año 2060 este asunto les parezca lo que a algunos de nosotros este otro, que se puede recordar en un blog:

    marceteldocumental.blogspot.com

    A ver de qué manera venden para entonces el rollete todo de la creatividad y la despertada imaginación de su universo fantástico cuando sus personajes hayan quedado legalmente igualados con otras creaciones como Magic Geox. Porque a mí es a lo que cada vez más se me parecen estos, tebeos de propaganda; aunque con el falsete de la imaginación y la autoría que compra la voz de sus vídeos oficiales en el youtube.

  8. Pido perdón de antemano por el tocho:

    Gerber con Howard y Wolfman con Blade sí que pidieron la propiedad de sus personajes. Pero aquí se está hablando de algo distinto: Ni Simon con el Capi, ni los herederos de Kirby con su enorme lista (demasiado enorme, de hecho), ni Friedrich con el Motorista, han rechazado nunca que fueran trabajos de encargo. Aunque en el caso de Simon esto sería más discutible, la cuestión es que firmaron los famosos cheques reconociéndolo, y poco se puede discutir al respecto.

    Lo que estos autores le reclaman a Marvel es el derecho a percibir royalties por la explotación cinematográfica de sus personajes. Y si es cierto que la editorial se merece todo el crédito del mundo por haber hecho prosperar sus creaciones hasta llegar al cine, igualmente lo es que sin sus creadores en primer lugar, no habría ninguna propiedad que editorializar.

    En la Edad de Oro los autores no tenían derecho ni a ser acreditados. Véanse las falsas firmas de Bob kane sobre los dibujos de sus negros en Batman, a los que no permitía ni entrar en contacto con la editorial: ¡eran legales!. Del mismo modo que ahora tienen derecho legal a que se les reconozca su autoría, es perfectamente viable que en un futuro los creadores consigan que se les reconozca su derecho a los royalties cinematográficos y demás explotaciones de sus creaciones. Y detrás irían los sucesivos autores que hayan trabajado en el personaje. Y sería igual de justo, en mi opinión. Todos ellos, con la editorial a la cabeza por supuesto pero también con sus trabajadores, son corresponsables de que le personaje sea lo que es. Igual que en un tema musical no solo perciben derechos de autor la discográfica, sino también los compositores, intérpretes, instrumentistas, etc.

    Curiosamente, el único autor que sí se ha llevado algún royalty, concretamente 10 millones de dólares en 2005 aunque a cambio de no plantear ninguna reclamación posterior, es que yo sepa Stan Lee. Que nunca ha dudado en posicionarse a favor de la editorial contra los demás reclamantes, y de hecho, seguía siendo presidente honorario de la misma cuando la demandó, ni dejo por ello de hacer sus famosos cameos en las películas. El del Hulk de Ang Lee de hecho, en pleno juicio.

    Pero Stan no sacó su tajada por autor, sino por ser además editor. Su contrato era distinto, y sobre todo su forma de cobro: resulta que sus cheques no tenían la dichosa fórmula de renuncia de derechos al dorso.

  9. Internet es la leche. Es el unico sitio en donde se defienden los derechos de los autores por un lado y se piratea y se descarga a saco por el otro…

  10. Sobre el tema propiamente dicho de las commissions, que es por lo que se le ha conenado específicamente a Friedrich, ¿qué opináis?

    ¿Tiene derecho un dibujante a cobrar por un dibujo en una convención (en EEUU suelen hacerlo), sin que la editorial se beneficie del uso de una propiedad suya?

    Y en el caso de Friedrich, ¿tiene un guionista derecho a cobrar por estampar su firma en una lámina que ha dibujado otro artista, sin que se beneficien de ello ni la editorial ni el dibujante?

    La pregunta de fondo es: ¿porqué el derecho de la editorial se extiende a todo el uso del personaje, reediciones, merchadinsing, películas, y con esta sentencia, también las commissions… mientras que el del dibujante muere con la entrega del original? De hecho, yo puedo publicar un dibujo que me haya hecho en una convención sin que él cobre por ello.

    (lo que se mueren son los derechos económicos, el reconocimiento de la autoría lo retiene para siempre)

    Lo que me parece injusto de las dos sentencias de Friedrich, es que el derecho de la editorial llegue hasta las commissions, pero el del creador no llegue a la explotación derivada de su creación. O todos o ninguno, digo yo.

  11. Y gran verdad lo que dice Deke Rivers, aunque sea un off topic… es incoherente piratear y defender al autor.

    Por eso mismo, las asociaciones de internautas dan cada vez más la espalda al concepto de ¡cultura gratis! (que de gratis no tiene nada, el ADSL no lo regalan) y vienen reclamando cada vez más claramente que se articule un sistema para que las teleoperadoras y las páginas de enlaces, que son de facto las actuales distribuidoras o al menos quienes se lucran de los actuales canales de distribución descentralizados, retribuyan parte de dicho lucro a los autores ¡pero no a las antiguas distribuidoras, que se han quedado fuera del intercambio entre particulares!

  12. >>Donde dije Wolfman digo Colan, que fue el que reclamó los royalties de Blade, me he liado yo solo. >>

    Lo habías dicho bien, fue Wolfman en solitario el que reclamó los derechos de Blade porque lo había pensado utilizar en Warren originalmente.

  13. Friedrich contra Marvel: Motorista Fantasma

    El creador del Motorista Fantasma demando en 2007 a Marvel por los beneficios obtenidos por su personaje en las películas y merchadising derivado. En primera instancia ganó, pero una apelación por parte de la editorial hizo que el juez le diera…

Responder a Rubèn Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.