Expocomic 2011, tan pronto como vino se fue

Pues sí, ahí estaba, tan majo él. Sin meterse con nadie, sin que molestara demasiado, en su pabellón de cristal tan cuadradito. Y de repente, zas y se murió. Ay pobre, aunque en realidad tampoco era nada del otro mundo, una cosa así como lánguida y que no tenía muy buen color…

expocomic2011_cristal.jpgLa verdad es que no hay mucho que contar y creo que eso es lo peor que se puede decir de cualquier evento de estas características El Expocomic de este año ha sido clavado al del año anterior, pero clavado, clavado. Cambiado un poco los autores invitados, alguna que otra charla y dos o tres stands, todo lo demás era lo mismito. Así que podéis leer lo que escribí el año pasado y volveros a la cama que fuera hace un frío que pela o seguir leyendo que voy a hablar de… de… ¿la cría de caracoles? No, venga, que siempre se puede rascar por algún sitio.

Pues eso, que el salón lo de siempre, sin grandes sorpresa pero tampoco muchas decepciones. Creo que la mayoría de los que vamos ya sabemos lo que hay y lo que nos vamos a encontrar y efectivamente, las pocas expectativas que teníamos se cumplieron en toda su totalidad. Lo que no me esperaba yo es que fuera menos gente que el año pasado. Las cifras que da la organización hablan de un leve descenso (de 29.120 a 28.846, así de fino se hila) pero sin necesidad de conocerlas era evidente y palpable que la afluencia de aficionados era menor que en anteriores ediciones. El sábado a tope, como siempre, pero el resto de los días regular tirando a mal. Particularmente me preocupo mucho lo vacío que parecía el recinto el viernes, en donde casi se podía respirar el silencio. Se ve que el jueves con el 2×1 la gente acude algo, pero el viernes sin ofertas de por medio, solo faltaban las típicas balas de paja de las películas del oeste rodando por allí.

Un primer análisis puede hacer pesar que la dichosa crisis económica tiene algo de culpa, que puede ser, que no digo yo que no, que no soy experto en tipos de cambio ni tampoco soy alemán, pero me da a mi que tuvo mucho más que ver la cercanía de un macropuente porque también estuve paseando por algún centro comercial y un panorama parecido al del salón. Que a lo mejor la gente no tenia perras para gastar, pero parece que los que sí las tienen están esquiando en Baqueira. Incluso el domingo uno podía sentarse en la zona del cosplay, cosa impensable otros años, eso sí siempre que uno no quisiera ver su cerebro derretido pero esa es otra historia.

Pues entonces vaya rollo, ¿no? Si es igual que siempre y no hay nada especialmente reseñable pues mejor pasamos del tema y ya esta. Pues no, porque a pesar de que no hay ninguna noticias espectacular ni evento bomba, el salón sigue con la misma buena salud de años anteriores. La gente acude más o menos ilusionada, los chavales sacan sus galas y se disfrazan de sus personajes favorito, los padres llevan a sus retoños más pequeños a que se empapen del olor a viñetas… Es una especie de tradición, un evento más entre las docenas de eventos que se celebran en Madrid y uno de los más pintorescos. Yo no concibo año sin Expocomic y espero que sigan y sigan y sigan. Que podría salir mejor, es evidente que sí, pero como decíamos el otro día, esto es lo que hay y tenemos que tirar todos adelante con ello. Y mencionara otra vez el post de Joan Navarro pero al final ya vi que Glenat no tenía ni stand propio en el salón, dime de que hablas y te diré de que careces…

webcomicday2011.jpgUna cosa que no he notado en otros salones (pero como hay tantos es posible que en alguno lo hagan y no me haya enterado) es la complicidad y el bueno rollo que se tiene con los webcomics. Este año le han dedicado un día entero y parece que hay buen feeling entre la organización y esta gente que esta un poco para allá.. en el buen sentido. Hay muy buenos proyectos de artistas que no tienen otro medio de publicarse que hacerlo de esta manera y es muy positivo que en un salón le den algo de reconocimiento. Yo he descubierto algún dibujante que me ha dejado loco por la calidad que atesora… aunque ya hablaremos de esto otro día. Pero vamos, ya podría aprender Barcelona de esto.

Así que otro año más, y Expocomic sigue su rumbo tranquilo y pausado hacía alguna parte. Yo lo disfruto, lo paso bien y tengo estupendas conversaciones con la que gente con la que me cruzo, ¿se puede pedir más? Supongo que sí, pero por ahora esto es lo que hay, esperemos que como siempre vaya mejor o el que menos no empeore. No va mal, pero ojala fuera mejor.

6 opiniones en “Expocomic 2011, tan pronto como vino se fue”

  1. Yo voy intermitentemente así que no puedo comparar con el año pasado pero sí con el del 2009 y este lo he visto mejor en el tema tiendas. Más tiendas y oferta más variada. En los autores se ha notado la crisis porque el plantel ha sido muy nacionalista. Algo desconcertante para un país sin industria por lo que hay pocos autores profesionales. Que te publique uno un amigo o haber publicado 2 en 5 años no te hace profesional. Bueno igual es mi ignorancia pero no me suenan la gran mayoría de los nombres, pero por ejemplo estaba la Berrocal.

    El retroceso es anecdótico, menos de 300 personas, un 1% del total, así que es irrelevante lo que no lo es que una ciudad que es 1/5 del negocio del cómic, que tiene 3 millones de habitantes y casi 2 a menos de media hora no congrege ni a 30000 en un Salón del Cómic. Barcelona que es igual de potente pero tiene menos población consigue reunir más del triple. Así que, qué nos pasa a los mesetarios? Ni idea pero con más de lo mismo y ningún autor atrayente(estaba Valenzuela pero a mi me firmó ya en el 2009 y en los tiempos del Twiter solo debemos ser 100 personas los que nos hemos leído su Torrezno) no se crece.

  2. A ver si lo mueven a fin de año. Para Reyes o una cosa así, que entonces vuelvo para asustarme.

    De los dos en los que estuve sí que pude ver algo mejor que en Barcelona: el asunto papeleras y basura. Aunque nada comparable a esa sensación de que ninguna de las presentaciones se debía a que se tratase de un autor o un tebeo de la tierra. Parece poca cosa, pero en el Viñetas desde el Atlántico yo, a veces, en mitad de alguna presentación, me he visto buscando una columna en plan Sansón. O muerto encima del caballo como el Cid. Y una cosa curiosa, en Madrid se avisaba cuando anulaban una presentación (al menos una vez).

  3. Sobre lo de los webcomics que dices, Pedro, ¿no será que la gran mayoría de autores son de Madrid o cercanías? Ojo, que no lo sé, lo estoy preguntando con sincero interés. Porque es cierto que es algo que se echa de menos en el Saló de Barna.

  4. Veamos…

    De los 13 webcómics candidatos tenemos los siguientes autores.

    Andrés Palomino y Alicia Güemes (Barcelona), Iván Sarnago (Burgos), Ender Wiggins (¿Madrid?), Alfredo Álamo, Fede Carroza y Jordi Bayarri (Valencia) J.M. Fonollosa (Castellón), José Oliver (Palma de Mallorca), Bart Torres (Nacido en Palma de Mallorca pero residente en Barcelona), Aitor Eraña (Nacido en Vitoria-Gasteiz pero reside en Madrid, Fadri (Sevilla), Miguel Casals (Gerona), Sergio Morán (Nace en Tarragona pero enseguida va a Asturias, donde crece, ahora el Servicio Secreto trata de ocultarlo pero yo diría que reside en Barna), finalmente Jorge Cavazos es de Monterrey, México.

    Vamos, que no. De hecho, ¿por qué Madrid y Zaragoza son los que más caso les hacen? ¡Algo buscan!

  5. Sark, sobre Ender Wiggins, él vive en Madrid, sí, pero no sé si es madrileño de nacimiento o si es como Aitor y yo, un «exiliado». El resto de autores, hasta donde yo sé, están correctamente localizados. Hay webcomiqueros de habla hispana repartidos por todo el globo y ya en España, por toda la península e incluso las islas (Baleares y Canarias). No es algo centralizado, ni tan siquiera en las nominaciones.

    Que Zaragoza y Madrid son los que más hagan caso y Ficómic pase… no lo sé… porque hace seis años sí era minoritario, pero ahora va ganando fuerza, suficiente para que se reconozca no solo en dos salones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.