En las sombras El método Marvel III

– ¿Esta enterado que Stan Lee declaró en entrevistas que, bajo el método Marvel, los dibujantes tenían que guionizar sus historias?

– No tengo ningún conocimiento de eso.

27 de octubre de 2010. Declaraciones de Roy Thomas en el litigio entre Marvel y los herederos de Jack Kirby.

El día que conocí a Stan, un viernes, me dio una historia para dialogar durante el fin de semana. Inmediatamente pase a trabajar como escritor de plantilla. Estaba directamente bajo las ordenes de Stan, pero a la hora de la verdad, se comunicaba conmigo a través del director de producción, Sol Brodski. Aunque técnicamente no era mi superior, era la persona que me transmitía las ordenes o lo que tuviera que decirme Stan. Informal es la palabra que mejor describiría la manera de trabajar en los 60. Al mes o dos deje de ser escritor de plantilla para convertirme en otra cosa. Nunca hablábamos mucho sobre cargos, pero supongo que pase a ser asistente al editor o editor asistente. Nunca me lo dijeron, yo solo lo asumí. Nunca tuve un cargo oficial hasta que un día Stan nos reunió a mi y a un amigo mio, Gary, y nos dijo: Yo soy el editor, así que supongo que esos os convierte en asistentes al editor. Hasta mediados de 1972 no me convertí en el editor en jefe.

***

El primer paso para la realización de un cómic era que al escritor se le ocurriera un argumento. Stan se encargaba de elegir al escritor para cada trabajo, pero la mayoría de las veces se elegía a si mismo. Entonces el escritor escribía una sipnosis o se la comunicaba verbalmente al dibujante, que también era elegido por Stan. El dibujante realizaba las páginas, las enviaba por correo o las traía personalmente a la oficina para que Stan las revisara. Si no había correcciones que hacer, el guionista dialogaba el tebeo. Si esto lo hacía el propio Stan o su hermano se enviaba directamente al rotulista, sino Stan tenía que revisar otra vez lo que habíamos hecho. Y del rotulista iba directamente al entintador, porque ese paso normalmente Stan no lo revisaba. Cuando el cómic volvía de vuelta a la oficina les llegaba a Stan o a Sol que lo leían y daban una última opinión sobre si era necesario hacer algún cambio, que en esa etapa pocos se podían hacer. Y luego iba al colorista. La portada se podía hacer en cualquier momento, pero normalmente se hacía después de que el tebeo se hubiera dibujado.

***

A los dibujantes se les entregaba una historia, que podía ser unas pocas frases en dos o tres paginas con el argumento general. No era en plan guión de cine con los diálogos que decía cada personaje. Era más un relato corto con lo importante de la historia. Y el trabajo del dibujante era convertir eso en viñetas.

Los dibujantes escribían en los margenes notas a lápiz en las que le contaban a Stan en lo que estaban pensando al dibujar aquello. Y en algunas de ellas, aparte decir cosas como «esto explota» a veces ponían diálogos más o menos completos de lo que estaban diciendo los personajes. Stan era el que tenía la palabra final sobre si esos diálogos valían o no.

***

De vez en cuando alguien venía con una idea para una nueva serie… en los 70 claro, esto no hubiera pasado antes de los 70. Las ideas normalmente eran cosa mía y de Stan pero estábamos abiertos a cualquier cosa que pudieran sugerirnos, pero no era algo ni que buscáramos ni que solicitáramos.

***

En los cheques que firmábamos venía algún párrafo por detrás de los mismos en el que básicamente se decía que la compañía era propietaria del trabajo por el que eramos pagados en ese cheque. Creo que en los cheques que recibía todo el mundo ponía más o menos lo mismo. En mis dos primeras semanas allí comente con alguien que aquello me extrañaba, pero después de un tiempo deje de prestarle atención, simplemente lo firmaba para poder cobrarlo.

***

Era plenamente consciente de que Marvel era la propietaria de todo el material que escribí para ellos. Cuando hablaba con dibujantes y guionistas de la época, todos aceptábamos que esa era la forma de trabajar. Algunos no estaban del todo contentos con aquello, pero eran las condiciones de nuestro trabajo.

***

Próxima entrega: John Romita… padre, claro.

18 opiniones en “En las sombras El método Marvel III”

  1. Gracias por todas estas traducciones, Pedro. Son amargas pero esclarecedoras.

    Cuantos más testimonios voy conociendo sobre la época y el sístema más clara me va quedando la cosa: parece que todos eran bastante conscientes, de forma explícita o tácita, de quién acabaría siendo el PROPIETARIO de los personajes y las historias, aunque los AUTORES y CREADORES trabajaran como free-lance, en sus casas, con sus materiales, etc… Claro que visto desde ahora no parece justo, pero si cobrabas el cheque y volvías a por más trabajo del mismo tipo mes tras mes en vez de A)crear un nuevo personaje B)patentarlo legalmente (o como se diga) C)autopublicarte -muy difícil- u ofrecérselo a una editorial con una serie de condiciones y D)fracasar con él o tener éxito… pues si escogías el primer camino qué quieres que piense, reconozco la AUTORÍA, el MÉRITO, el GENIO, pero no la PROPIEDAD sobre el personaje. Otra cosa es que Marvel o cualquier editorial -como otros ya han apuntado, no soy original- quiera tener un gesto con aquellos autores que la hicieron grande y se preocupe de que éstos tengan una vejez digna, un seguro médico completo, un colchón económico seguro, y que en sus tebeos aparezca mes tras mes «creado por…» y no sólo se mencione a Stan Lee (Panini por cierto lo hace en sus colecciones, en la pag. 2, qué detalle), y que en las convenciones de comics viejas glorias de la editorial pudieran sentarse con orgullo en los stands de sus antiguas editoriales a firmar…(por soñar que no quede)… y devolución de originales, por supuesto.

    Si Marvel -años después, es verdad- creó el sello Epic, que reconocía la PROPIEDAD de las series por parte de los autores, supongo que sería por algo sería, algún atractivo debía tener ese sistema.

    Una duda, Pedro: lo que iba escrito al dorso de los cheques ¿estaba escrito a mano en plan cutre o venía impreso de serie como una claúsula pseudocontractual en los cheques de Marvel? Más bien me parece lo 2º ¿no?

  2. Más bien lo segundo, ya que con la cantidad de freelance que tenía que tener la editorial, no era plan de hacerlo a mano en todos los cheques. De todas maneras, repasando las declaraciones veo que usan la palabra «printed» para referirse a lo que venía detrás de los cheques, así que ahí tienes tu respuesta.

  3. Sí, claro, es más lógico, un «nos lo quedamos todo» de serie. Tengo entendido que cualquier documento con firma y fecha puede llegar a tener un valor casi contractual: testamentos, pagarés, compras, etc, (salvo casos de flagrante ilegalidad, supongo), así que… parece que lo dejaron todo bastante bien atado. Lo siento por Jack: a pesar de lo grande que fue, en realidad nunca dejó de ser un gran jornalero del cómic.

    Espero el capítulo IV, Pedro; gracias de nuevo por adelantado.

  4. Saludos;

    Como cada verano, mis felicitaciones por esta serie de posts históricos donde se dejan entreveer muchas de las miserias de los cómics y su infrahistoria.

    Unos apuntes sobre el tema;

    Personalmente me maravillo de cómo con un método tan…er…»tan de mierda» (no se me ocurre mejor expresión, lo siento) se pudieran hacer tantos y tan buenos tebeos.

    Segundo; la declaración que encabeza este post de Roy Thomas me parece de lo más miserable, baja, servil y rastrera. Nunca ha sido santo de mi devoción, pero desde luego que con semejante mentira comprobada se me ha caido al suelo.

    Tercero; nos quejamos mucho de que los herederos de Kirby son avariciosos y buscan hacerse millonarios y pillar tajada y dejar de trabajar con el sudor de su difunto abuelo, pero…¿acaso no tienen derecho a intentarlo? Tampoco es incompatible con el justo reconocimiento a su talento.

    Y cuarto; talento, hay que reconocer, limitado. Kirby es genial, es el Rey, es un genio, es espectacular, etc…Sí, desde luego. Nadie lo discute. Pero al igual que le pasa a otros artistas, tipo Neal Adams, cuando le dan plena libertad creativa hacen verdaderos truños ilegibles. Y ahí tenemos el cuarto mundo, cuyo concepto puede ser fascinante pero durillo de leer de forma coherente, por ejemplo. Así pues, quizás haya que ser justo y reconocer que si por sí solos no pudieron conseguir el mismo nivel artístico fue por algo.

    Y quinto; No soy muy dado a reconocerles nada a las multinacionales capitalistas, y Marvel/ Disney lo es, pero creo que bajo ese sistema y esas leyes poco se puede defender respecto a la autoría. Eran encargos en el cual cada uno aportaba su granito de arena. Nos guste o no. Y si ese granito de arena era mucho, pues olé artísticamente, pero aquí te pagaban para realizar un trabajo artesanal, bajo unas condiciones determinadas y sabías a lo que venías.

    Y sexto y último; ahí tenemos a Will Eisneir, veinte años antes, que sí que se la jugó artística y comercialmente (con cierto resguardo, vale) y desde el principio fue dueño de sus creaciones. No digo que todos tuvieran sus mismos arrestos u oportunidad, pero él si pudo hacerlo entiendo que los demás también. Por que ignoro la cuantía de esos cheques printed, puede que baja para lo que finalmente dieron de sí los trabajos, pero seguro que si estuvieron tanto tiempo cobrándolos sería por algo. Por cierto; Kirby se fue de Marvel por que Stan no le daba créditos en los argumentos, siempre se ha dicho, pero nunca se ha dicho nada de por que considerase suyo los personajes…

  5. Me llama la atención todo el jaleo que se está armando en torno al famoso método Marvel. Puedo entender que la chiquillada esté escandalizada, pero lo que llevamos años leyendo tebeos y leyendo sobre tebeos ya sabíamos lo que había.

    Siempre se ha dicho que el método Marvel era una maravilla porque permitía que los dibujantes expresaran sus ideas y desarrollaran las historias. Ahora resulta que no, que se les imponía que lo hicieran y que eso es algo muy malo.

    Hemos pasado de «Que bueno era el yayo Lee que les daba muchísima libertad» a «Que malo era el viejales Lee que les obligaba a hacer todo el trabajo»

    Después de tantísimos años ¿Por qué de golpe y porrazo ha cambiado nuestra percepción? ¿Es que hemos leído algo que no supiéramos?

    Otra cosa es que Lee intente llevarse todo el mérito, pero eso es algo habitual en cualquier empresa.

    Creo que se está intentando explicar aquellos años en términos de buenos y malos, y creo que las cosas son bastante mas complicadas.

    O si eres capaz de ponerte en situación, mucho mas sencillas.

  6. Pues fijate si el método marvel podia gustar más a los dibujantes creativos que, en cuanto Moebius lo probó en la historia de Estela Plateada que hizo con Lee, les dijo a sus guionistas en Europa que dejasen de detallar tanto sus guiones y siguiesen el método del abuelo Lee, asi que ahí tenemos otro acierto del bueno de Stan.

    Que se atribulla más méritos de los correspondientes no significa que Stan Lee haya sido un parásito que le chupara la sangre a sus dibujantes como muchos dicen, y como muestra sólo hay que leer los cómics de Kirby y Ditko con Lee como «falso» guionista y sin Lee en los creditos.

    Un saludo.

  7. Sí, siempre se ha dicho que los dibujantes prefieren el método Marvel, que les da más libertad y se sienten más autores, que simplemente haciendo lo que les dicta el plasta del guionista, que además suele tener peor visión espacial.

    En realidad lo que los escritores de la «vieja escuela» como Lee consideran el verdadero trabajo del guionista es el script, el guión final, los diálogos y textos de apoyo. En los argumentos metía mano todo el mundo, el dibujante, el editor, el jefazo, el becario que pasa por allí y aporta una idea… sobre todo en productos industriales como lo que publica Marvel y DC.

  8. Saludos;

    Los que llevamos años leyendo tebeos nos maravillábamos de sus historias. Y, precisamente, de ahí mi maravilla, el cómo con un método tan de andar por casa se pudieran crear historias tan buenas que han perdurado en nuestra retina.

    Personalmente, el método Marvel me parece una patraña. Para empezar, depende mucho de la sincronía guionista- dibujante. Después, no sé si dejarle al dibujante explotar su vena artística es siempre correcto…¿a que nadie echa en falta el Iron Man de Don Heck?

    Y de todas formas…parece ser que Alan Moore detalla los guiones hasta la extenuación…¿alguien le quita mérito a Dave Gibbons en Watchmen o Brian Bolland en la broma asesina? Joder, si incluso un dibujante como David Lloyd se lució como un campeón en V.

  9. Spirit, yo creo que el primer mérito de los dibujantes que han colaborado con Moore es precisamente no estrangular a Moore por enviarle esos tochazos de guiones. En el libro de Chip Kidd y Dave Gibbons sobre la realización de Watchmen aparecián fotos del guión mecanografiado del nº 1 de Watchmen, en el que Gibbons había marcado con fluorescentes de diferentes colores lo que era relevante y lo que era paja, para poder sacar un guión grafico de todo ello. Lo cual no quita para que uno desee fervientemente que algún día se edite el guión original de Watchmen, con anotaciones incluidas y texto bilingüe, igual que se hizo con el de Arkham Asylum en la edición Absolute.

    Y referente a tu anterior comentario sobre Eisner, coincido en todo. Él se arriesgó con el encarte periodístico de The Spirit, vendió a Jerry Iger su parte del estudio Iger&Eisner, montó el suyo propio, contrató a ayudantes (y negros), registró a su nombre los personajes, trabajó duro… y le salió bien la jugada, tampoco para hacerse millonario, pero bueno, también pudo haberse estrellado con ese formato a medio camino entre el comicbook y el comic de prensa, y volver a galeras con el rabo entre las piernas. Creo que el acierto y la originalidad de su caso es que puso una sólida base legal a su trabajo para luego recoger lo sembrado… Y no es que naciera con una flor en el culo, también tuvo sus descalabros, como cuando -antes de crear The Spirit- no quiso comerse el marrón de Victor Fox y éste le dejó una roncha de muchos dólares, y también creo personajes que no llegaron a gran cosa ¿alguien se acuerda de su John Law?

  10. Spirit, supongo que, como tú dices, depende de la habilidad del dibujante. A gente como Kirby, ponerle un corsé era un desperdicio de talento. A Don Heck, lo mejor que se le podía hacer era esconderle los lápices.

  11. tierra616; pues sí, coincido con que Eisneir, con sus descalabros, sombras, etc…fue un visionario y concluyó que era mejor conservar los derechos de sus creaciones que ir a lo seguro. No sé si has leído la novela gráfica «El Soñador», donde relata buena parte de esos años. Sobre los guiones de Moore…yo creo haber leído la descripción de una viñeta, una sóla, de miracleman (si no recuerdo mal está en un correo de esa serie, ya lo buscaré…por que soy de los privilegiados que la tiene), decía, pues la descripción de una sola viñeta ocupaba casi una página y venían datos del todo irrelevantes, del tipo (cito de memoria y me invento el tema como ejemplo) «Hay un banco en el parte. En el banco hay una pintada que pone «grifis grifis», que fue el grito de guerra del moviento grifis, surgido a mitad de los años 60 por un grupo de rebeldes qeu querían que la cerveza tuviera bla bla bla». Siempre me ha quedado la duda de si era verdad o no…

    fran; es curioso, yo opino un poco lo contrario. A un talento como Kirby quizás sea mejor encorsetarlo, por que cuando se le deja suelto hace buena la frase de «la potencia sin control…». Mira si no sus trabajos para DC, con buenas ideas, épica y dibujos geniales, pero bastante confusos e incoherentes. Le pasa igual a otro genio como Neal Adams, que sin alguien que le «encauce» hace cosas muy bellas pero del todo ilegibles o, cuanto menos, mediocres.

    En cambio, artistas mediocres pero bien dirigidos han hecho obras notables. NO es el caso de Heck, claro, que no hizo ni lo uno ni lo otro, pero quizás sí el del propio Dave Gibbons. Todos lo tenemos mitificado, pero hay que reconocer que como dibujante en sí tiene sus carencias. Sin embargo, no nos imaginamos otro dibujante para Whatchmen.

  12. Es verdad, lo que aparece en «El Soñador» es más o menos lo mismo que cuenta Bob Andelman en la biografía de Eisner «El espíritu de una vida»(que más que biografís es una serie de anécdotas ensartadas -no te pierdas la anécdota sobre lo que pensaba Esisner sobre Bob Kane: se encuentran en una convención, saludos risas, vamos a tomar una copa, cómo no… y Will le dice a sus acompañante, aparte: «Dentro de 15 minutos van a llamarme por teléfono (guiño-guiño)»; se van a tomar una copa y a los 15 minutos aparece el acompañante: «Will te llaman urgentemente», y Will se va.Comentario de Eisner: «15 minutos es lo máximo que aguanto a este tipo».

    SÍ, también me acuerdo de eso del banco en Miracleman; BRUTAL (cuéntame como otro de los privilegiados que lo tiene en papel).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.