Padre comiquero

Muchos me habéis indicado que hay una etapa más a las indicadas en el post sobre las edades del aficionado a los tebeos, la de ser padre. Efectivamente, claro que la hay, solo que no quería incluirla con las otras porque es bastante especial. El lector habitual suele estar en cualquiera de las etapas y es consciente que con el tiempo llegara a las otras, algo como hoy no tengo un duro y no puedo comprar nada, pero mañana ganare un sueldo fijo y me lo puliré en el vicio. Pero muy pocos tienen claro eso de los hijos, sobre todo porque primero lo que importa es pillar cacho y luego ya veremos. Pero para los curiosos o para los que ya lo están viviendo allá vamos.

sonsofthefather.jpgHay muchos tópicos sobre los padres aficionados a los comics que tienen hijos, tópicos que a fuerza de repetirse una y otra vez pueden parecer reales, pero en realidad yo los he visto pocas veces o casi nunca. ¿Seré yo un raro o es que no sabemos salir de los cuatro chistes de siempre? Vamos a ir viendo uno a uno y que tienen de mito o de realidad.

– Tus hijos te romperán los tebeos. Pues sí… o no. Normalmente los niños en sus primeros años de vida no solo rompen los tebeos sino también las revistas, los lapices, los platos, vasos, muebles, juguetes, etc, etc. Evidentemente que te rompa un tebeo importante lo vas a recordar mucho más que si rompe su muñeca vieja, eso como que te da igual. A mi no me han roto jamás un tebeo… de los que no tenían que romper. Es decir, en una estantería que esta a su altura, mezcle con sus cuentos una gran cantidad de tebeos que ya no quería para nada. Comics repetidos (cuando te compras un tomo ya no quieres la grapa), coleccionables del Mundo, tebeos que ni loco volvería a leer, etc, etc. Esos los pueden coger y hacer con ello todo lo que quieram y evidentemente alguna vez se ha oído el típico raaaaassssss de una hoja rota. Ahí es cuando les decía, tienes que cuidar esto, no lo puedes romper, son cosas delicadas. Por si os lo preguntáis, tengo bastantes tomos al alcance de su mano y jamás les he dicho que podían o no podían tocarlos y jamas lo han hecho. Ya tienen sus tebeos.

Mi amigo Manolo tiene la típica mesilla en medio del salón donde tiene muy bien ordenados los últimos lanzamientos, lo que es una gozada porque siempre que vas a su casa allí tienes lectura fresquita al alcance de la mano. A mi me encanta esa idea y me parece muy práctica… para él. Si haces lo mismo en una casa con niños, estos arrasaran con todo lo que haya encima de la mesa. Tras varias regañinas dejaran de hacerlo, pero mientras te habrán dado tres o cuatro disgustos. Tampoco es que sea necesario esconderlos, solo que si se interponen en su camino, ten por seguro que acabaran con ellos en las manos.

Eso sí, hay una excepción a esto, las figuras. Eso querrán cogerlo este donde, aunque las encerréis a cal y canto. Y es que, ¿vosotros no querríais lo mismo si fuerais niños? Pensadlo, una figura articulada de Lobezno que puede destripar al muñeco de Tintin… ¡claro que querríamos, pero somos unos enfermos que no queremos sacar nada de las cajas! Yo al principio era así: miralo de lejos. Luego miralo de cerca, bueno, cogelo un rato, bueno, llevatelo a tu habitación pero cinco minutos, ¡has roto un brazo! Bah, ya que esta roto quédatelo. Total, al menos que disfrute alguien estas cosas, que no solo se hicieron para que sirvieran de adorno.

– Tus hijos te pintaran los tebeos. ¡Ojala! Es decir, sí, claro, a la vez que lo hacen con paredes, muebles y todo lo que pillen. Es lo mismo que el caso anterior. En mi caso incluso jamás han pintarrajeado un tebeo (¿para qué, si ya esta lleno de colores?), pero bien que se ensañaron con ciertos muebles del salón.

– Ya podrás comprar muñequitos sin que te de vergüenza. Lo siento, esto es la tontería más grande que he oído jamás. Antes de tener hijos llevaba años comprado tebeos, figuritas, camisetas, heroclix, posters, etc, etc y de repente te sueltan esa chorrada. Es más, en la actualidad cuando quiero comprarme algo en plan los dvds de brave and the bold, algún conocido me suelta en tono irónico «¿para tus hijos, verdad?» Y rápidamente tengo que contestar: no, es para mi, mis hijos si quiere que se compren otra cosa.

Y una vez atravesado estos tres tópicos, ¿cómo vive el lector comiquero que tiene hijos? Pues no hay mucha diferencia excepto en un factor fundamental, el tiempo. Te lo montes como te lo montes, entre el trabajo y hacer algo de caso a tu hijo (o simplemente disfrutar con él viendo una película o jugando a algo) tu tiempo libre va a disminuir muchísimo. Los que creéis que tenéis una pila de lectura impresionante no habéis oído hablar de las pilas de lectura que tenemos los padres, esas sí que son auténticos desafíos a la naturaleza. Sí, el tema económico también es peliagudo, tu hijo tiene la costumbre de comer y esas cosas, pero pienso que es un factor menos importante ya que te compres lo que te compres el tiempo limitado va a seguir siendo el mismo. Yo hace tiempo que no compro cosas absolutamente maravillosas porque sé que no voy a leerlas en menos de un año. Suena raro, pero algunos tomos necesitan de un tiempo libre del que muy pocas veces se dispone en esta situación.

Pero entonces, ¡qué horror! Los niños son sanguijuelas de tiempo. Pues sí, claro. Pero lo que por un lado te quitan, por otro te lo dan. Todas las semanas, las visitas a la librería especializada son en familia. Yo, para mis tebeos, mis hijos para buscar figuritas o muñecos o la última revista de spiderman o lo que sea. No, no les interesa comprar el último número de Batman… ¡ya lo hace su padre, lo tienen a mano siempre que quieran! Ellos van a lo que van, a pillar sus cosas y te hacen comprar cosas que tu por cuenta no hubiera comprado pero que son divertidas.

Luego esta también el tema audiovisual, en donde seguramente pillaran tus dvds de la legion o de la liga justicia y se los tragaran una y otra vez. A mi casi se me salta una lagrima el otro día cuando mi hija me dijo que la Polilla Asesina que salía en los Teen Titans también era enemigo de Batman. ¡Tan pequeños y ya descubriendo la continuidad! Ojo, que comics casi no leen, pero la alineación de la liga de la justicia, o las de los 4 Fantásticos se la saben de la memoria. No porque nadie les haya obligado a ello, sino porque es el ambiente en el que viven. El día de mañana puede que lean tebeos o no, pero no sera porque no los conocen y tienen prejuicios contra ellos.

Así que la vida del padre comiquero es algo distinta a la del resto de mortales, pero no mucho, solo que tiene algunos contras y muchos pros. Yo me lo paso bastante bien y lo disfruto mucho. No os preocupéis, tarde o temprano llegareis ahí y lo veréis con vuestros propios ojos.

21 opiniones en “Padre comiquero”

  1. A mi nunca me dio ninguna verguenza comprarme figuritas o comics fuera a la edad que fuera y incluso tengo comprado delante de mi familia,de mis amigos,de mi ex-novia,etc…

  2. Uno que puede dar fe a todo lo que has dicho.

    En mi caso tampoco han roto o pintorrajeado un tebeo.

    Yo disfruto mucho cuando les cuento tebeos a mis pequeños. No se los leo, se los cuento, se los resumo:

    «Lambrijo le dijo a Artemisa que saliera corriendo junto con su hermanito y se preparó para defenderla de Rufus, que era un niño muy, muy malo, y su pandilla» (comic El Juego de la Luna).

    Disfruto por partida doble.

    Un saludo.

  3. Bueno , la verdad es que soy seguidor acerrimo de tu web y disfruto mucho con tus artículos con los que coincido al 100%, pero este me ha tocado la vena sensible, tengo un demonio en casa de 6 años y mi vida es tal y como la describes , como bien dices muchas veces son topicos lo que rodea a los `niños con respecto a los tebeos , yo en mi caso lo único que tuve que decirle es que eran importantes para papa y que podía disfrutar de ellos siempre que quisiera pero había que cuidarlos, nunca he sufrido ningun accidente , caso aparte son las figuras pero en fin como bien dices se disfruta mucho

  4. Has dado en el clavo. Apenas he notado, salvo la pila de lectura, cambio desde que nació mi hija (va para los 2 años) y la verdad es que disfruto más de las cosas de la afición cuando me imita a los superhéroes y grita si ve un Spiderman o a Lobezno.

  5. Lejos de querer ser una purista del lenguaje, quería hacerte notar, que creo que en la frase:

    «Efectivamente, claro que la ahí, solo que no quería incluirla con las otras porque es bastante especial.»

    quieres decir «hay» y no «ahí».

    Lo siento, pero es que es gordita …

  6. Tengo un enano de siete meses que empieza a reptar.

    ¡Por dios, que sea verdad todo lo que cuentas!

    A ver si lo he entendido: las figuras de plomo de Altaya las escondo bien escondidas ¿no?

    Aunque si los rayos gamma convirtieron a Banner en Hulk en vez de matarle, los cosmicos crearon a la Antorcha, la araña radiactiva a Spidey…¡Soy un Marvel zombie y por tanto un verdadero creyente! Si mi niño chupa plomo se convertirá en un superheroe.

    Voy a comentarselo a mamá a ver que le parece.

  7. Yo tengo aún más recientes mis recuerdos como niño de lo que me queda para ser padre (espero) y sinceramente, nunca entendí aquellas tonterias.

    Lo de las figuras está claro que Heroclix o articuladas son un peligro , pero incluso si empiezas con muñecos de goma (recuerdo unos de Asterix que tenían mis tios) acabas conociendo a los personajes de Asterix a base de películas y muñecos sin haber tocado jamás un comic.

    Yo leí mi primer comic con 5 años. Fué El sulfato atómico de Mortadelo. Aún lo tengo, ni una página arrancada ni nada de nada. Mi primer Spidey, que me consiguió mi sufrido padre en un mercadillo de segunda mano, cayó en mis manos a la tierna edad de 8 años. Aún lo conservo, y su único accidente es que las cubiertas se separaron del resto de páginas. Algo comprensible dado que el comic es del año 84 y lleva conmigo más de 10 años. La de veces que lo habré leido.

    En definitiva, que estos dos últimos textos que has escrito atacan a la empatia, la nostalgia y el corazoncito de los lectores. Muchas felicidades.

  8. Yo aun tengo tebeos de cuando era peque y a ninguno le falta hojas, no estan en perfecto estado porque tienen mas de 20 años y muchos pasados a la intemperie (sin bolsita) pero nunca se me ocurrio romperlos y los leo desde que era tan peque que al principio ni los leia solo miraba los dibujos.

    Esa es otra: el hijo comiquero, mi padre de joven leia Vertice y poco despues de que yo llegara andaba con Forum asi que yo llevo leyendo tebeos desde ni me acuerdo, claro que antes no era como ahora solo habia dos canales en la tele, ni Playstation, ni internet ni… na de na.

    Offtopic total al hilo de la imagen: ¿alguien sabe si Starman llega algun dia? ¿o voy pidiendo los omnibuses en inglés?

  9. Coincido con Fosforo y Anonimo. Desde que tengo uso de razon, jamas he roto ningun comic: ni los mios ni los de mi padre. Lo mas que he hecho ha sido colorear alguna vin~eta de algun Vertice en b/n… de los mios. Los comics en b/n de mi padre ni se me habria ocurrido. Mucho topico es lo que hay.

  10. Otra vez has dado en el clavo ;o)

    Yo tengo dos bambinas (2,5 años y 0,5 años) y sobre todo quiero recalcar lo de la pila de lectura, sólo que ahora no es pila en la mesita de noche como antes (sería demasiado inestable), ahora según compro las cosas van para la estantería y ahí están esperando hasta que haya tiempo, tengo todo el Principe Valiente de Planeta sin leer, muchos de los tomos de Clásicos del Humor, Genesis de Crumb, etc… los compramos ahora y los leemos cuando haya tiempo.

    Lo único que leo al día son las 4 ó 5 grapas mensuales que compro.

    Saludos.

  11. Suscribo todo lo dicho. Comiqueros podéis procrear tranquilos que vuestros hijos no arrasarán vuestras colecciones. Otra cosa, es que os dejen leerlas pero, creedme, estaréis demasiado ocupados como para daros demasiada cuenta.

    Impacientes Saludos.

  12. Os falta la etapa más dura de todas: cuando vuestro chaval, mirando con desdén vuestros mejores tebeos os diga que Superman es una castaña, que Batman no mola, que Spiderman es un rollo y que lo que realmente le mola es… ¡los Gormiti!

    Y no os cuento lo que me dijo de Mazinger Z porque os echariais a llorar.

  13. Más razón que un santo.

    La palabra pila no existe en relación a la lectura, ahora se dice torre o bien armario. Ya no hay estanterías, ahora son armarios.

    De hecho el problema surge cuando vas a la tienda y dice, bien qué sentido tiene comprar esto si lo leeré dentro de X tiempo (que va desde meses a años, y no es coña para los que no tengáis hijos). Lo cual nos lleva al problema de la distribución y las tiendas y el hecho de que si algo te apetece realmente tienes que comprarlo sí o sí porque cada vez más no hay fondo editorial. Nuestras amigas sacan de la circulación los títulos cuando les parece oportuno y bienvenido al maravilloso mundo de la segunda mano si te interesa ese título.

    Te olvidas comentar que los hijos te abren puertas nuevas. COmo te gustan los cómics y a tus hijos le gusta lo que hace su padre, buscas títulos que les puedan interesar y en los que, hasta ese momento, no te habías fijado

    La duda llegará cuando crezcan. Ya hablaremos de eso, porque por lo que he leído ninguno de nuestros hijos pasan de los 5 años.

    Así que en el futuro tendremos el padre lector de cómics con hijos adolescentes

  14. suscribo el post. exceptuando alguna pesadilla (recordar anecdota de Masa-Salomon Grundy en fiesta de disfraces) no hay nada como llevar a tu hijo a ver Iron Man o Hulk (ojo no el de Ang Lee) con vuestras camisetas frikis. este año le he prometido llevarle al expofriki, despues de que fueramos al de sevilla y ¡madre mia! que 2 semanitas llevo.Eso si las miraditas calculadoras que le echa a la estantería no me gustan un pelo…

  15. Comparto la alegría y la pila por leer, una cosa en la que me ha afectado la falta de tiempo es que las series que continuan ya sea en tomo o en grapa, se me quedan en el fondo … pasa demasiado tiempo desde que lei el numero anterior y con la edad mi memoria empeora.

    Ahora si, me descojono con mis enanos cuando empiezan ha nombrar todos los supers que conocen y discuten si es bueno o malo …

    PD: Muerte al Gomitti y al moñas de Mickey

  16. A mi me han pasado varias cosas curiosas, yo tengo 3 crios, 12,10 y 6, la chica el diablo en persona y sin paletas, pues bien, al mayor los comics poco, algo lee, le van más las películas, a la chica le van los Don Mickeys, huelga decir que los tengo en la estantería más alta, y a la mediana le gustan todos, pero claro, quitando Don Mickeys y el europeo todo lo demás lo tengo en inglés, total que dado que el europeo no se lo dejo por falta de edad, los Mickeys no le atraen y los de inglés no lo entiende, ¡una tarde la pillé empapándose un Dolmen!vaya fin de semana me dió preguntando por lo que había leido ¿y quién es Mefisto?¿Batman…?¿quién es este con la cara hecha polvo?¿etc?

    Por lo demás la enana está aprendiendo a leer a marchas forzadas ya que le prometí que le dejaría leerse los Don Mickeys cuando aprendiera, los padres y sus promesas…..

  17. >¡Tan pequeños y ya descubriendo la continuidad!

    Uf, pues verás lo que llorarán cuando les metan un quesadazo!

    Sobre lo demás, pues amén. Que a mi truñito de 15 meses sólo le dejo para que destroce las revistas de pasatiempos del todo a cien. Ya pondré un candado en mi despacho para que no pueda entrar.

  18. Ya pondré un candado en mi despacho para que no pueda entrar.

    ¿el Teteactuando como Nicole Kidman en «Los Otros»? ¿ el Tete se convertiría por culpa de la paternidad en una RCLTG? Ironías…

    Fuera bromas Tete, algun saldras del despacho y él estara agazapado, esperando, lo sé por experiencia propia..

  19. Y se te olvidan los medios-padres: los tíos. Que a mi sobrina de año y medio la mantiene a raya un peluche viviente que se le cruza por delante y me la distrae.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.