En las sombras Bob Kane V

Estamos en los 60 y los nuevos tebeos de la Marvel arrasan en ventas. Batman, como muchos de los títulos de la DC, se muere, pero va a resurgir de sus cenizas y a darle a Kane una segunda juventud.

batmanmovie.jpgMientras Batman literalmente estaba a punto de morir como colección, Bob Kane vivía tan tranquilo y feliz ganando sus dineros. Tenía que seguir entregando páginas a la editorial cosa que últimamente era más engorro que otra cosa, pero así se pagaban las factura y lo que no eran las facturas. Quizá ya había exprimido a Batman todo lo que se podía exprimir y no daba para más… hasta que un tal Bill Dozier se empeño en hacer una serie de televisión sobre el personaje, una serie que iba insuflarle nueva vida y a alejar definitivamente a Kane del personaje.

No voy a extenderme mucho sobre la serie de televisión de Batman, que ya todos conocemos. Por muy camp y divertida que nos resulte hoy en día, llevó al personaje hasta limites de ridículo insospechados y se convirtió en algo que no tenía nada que ver con el concepto original de Batman. A Kane todo esto le importo un pimiento, ya que con el pedazo de contrato que tenia, aquello era algo muy lucrativo para él. Se embolso una cantidad de dinero brutal y se gano todo un nombre en la industria televisiva, ¡era el creador de Batman! Y eso iba a saberlo aprovecharlo muy bien en Hollwood, pero antes…

En 1967 un nuevo editor llamado Carmine Infantino se hacía cargo de la sección de cómics y su primera labor consistía en hacer limpieza en las colecciones de la casa. Entre ellas por supuesto estaba Batman, su autor y su cohorte de “negros”. El trabajo que entregaba Kane a la editorial llevaba un tiempo rozando el esperpento, ya que este había dejado de preocuparse en buscar autores que tuvieran un estilo similar al suyo. Dependiendo del mes, el trabajo podía resultar magnifico o una absoluta porquería y la colección no podía seguir aguantando estos baches por más tiempo. Sin embargo seguía estando el contrato de Kane y la obligación que tenía la empresa de contratarle más y más páginas. Así que Infantino cogió el toro por los cuernos y le ofrecio un nuevo trato al creador: te pagamos igual que hasta ahora pero dejas de entregarnos páginas. Bib acepto entusiasmado, aquello no podía haber llegado en mejor momento. El cómic de Batman era un autentico engorro para él y Hollywood le estaba llamando con sus cantos de sirena. Trato hecho Carmine, yo me voy a vivir la gran vida. Muchos años después, Bob escribiría en su autobiografía que había estado dibujando a los personajes principales de la serie hasta 1966, dejando los fondos y demás para sus ayudantes y que se encontraba demasiado cansado por lo que había llegado el momento de retirarse y explorar nuevos horizontes.

Esto seria lo último que Kane tendría que ver con el personaje en papel de no ser porque DC Comics iba a ser vendida a otra compañía, Kinney National, que también compraría la Warner. Como Kane tenía derecho de veto sobre Batman en un caso como este, renegoció nuevamente su contrato, recibió un millón de dolares y aumento su porcentaje en los beneficios. Como veis, a Kane le caía dinero de todos lados por hacer absolutamente nada y podría haberse retirado a vivir tranquilamente a cualquier isla del pacifico. Pero ay, una cosa es el dinero y otra la fama, y Kane quería ser famoso.

Libre de todo compromiso y gracias a que la serie de televisión estaba siendo un éxito, se dedico a explotar su rol como creador del personaje. Reportajes en revistas como Life o apariciones televisivas en programas de entrevistas lo estaban convirtiendo en una pequeña celebridad y la luz de los focos le hacía sentirse muy feliz. Se trasladó a vivir a los Ángeles, donde se estaba rodando la serie, se planto en el estudio y no tardo mucho en conseguir un cargo de consultor de la misma, cobrando por ello, evidentemente. Kane se movía como pez en el agua en el ambiente Hollywoodiense, sabiendo a quien adular y a quién despreciar y no tardo mucho en hacer amistad con todo tipo de gente del cine y la televisión. Las fiestas que montaba eran frecuentada por todo tipo de actores, directores y productores y paso a convertirse en uno más de ellos.

Pero no solo de fiestas vive el hombre y también se dedico a crear nuevos personajes para series de televisión, siendo el más famoso Cool McCool

Por mucho que creara Kane, jamás se iba a librar de la sospechas que pesaban sobre él sobre el uso de “negros” en sus trabajos. Con este Cool McCool hubo muchas sospechas y en otras ocasiones, como cuando Kane realizaba exposiciones de cuadros que decía haber pintado él solo, las acusaciones no dejaron de perseguirle. Parecia que Kane no era capaz de realizar un solo trazo sin contar con la ayuda de nadie, incluso cuando ni siquiera fuera algo que le diera ganancias. Pero así era él, ¿por qué iba a abandonar algo que le había funcionado durante toda su vida?

Y así es como transcurrió la vida de Kane desde entonces hasta su muerte. Viviendo una vida estupenda, rodeado de lujo y glamour, reconocido como una gran estrella y amado y querido por todo el mundo. Pero, nos hemos olvidado de alguien que también creó a Batman, nos hemos olvidado de Bill Finger. ¿Él no disfruto de las mieles del éxito? Lo veremos en el siguiente y último post de esta saga.

4 opiniones en “En las sombras Bob Kane V”

  1. Sin desmerecer estos post Pedro, que tienen un trabajo inmenso detrás y estamos conociendo muchisimas cosas que no sabíamos… no se te olvide hacer un post sobre el “comunicado” de Jose Luis Córdoba.

    Ese en el que llama otra vez moda al manga o suelta un puñado de perlas dignas de no ser olvidadas nunca.

  2. Jooooder, ¡menudo pájaro estaba hecho el tal Kane! Artículos como éste hacen que unos empiece a sospechar, no sólo de ciertos dibujantes de hoy en día, sino también de guionistas… ¿Cómo es posible que gente como Geoff Johns o Brian Bendis, que se ventilan ellos solos la mitad de las series de Marvel y DC, logren mantener ese nivel de producción tan demencial sin recurrir a drogas psicotrópicas, y teniendo tiempo además para actividades como comer, dormir, pasear al perro, etc.? ¿Disponen de un ejército de “negros” trabajando a sus órdenes, (creo que ahora los llaman becarios, :))? ¿Tienen superpoderes? ¡Que alguien me saque dudas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.