En las sombras Bob Kane III

Detective Comics 27, el primer tebeo donde aparece Batman acaba de salir al mercado, pero en los créditos sobre aparece el nombre de Bob Kane, es como si lo hiciera todo él solo.

detectivecomics38.jpgKane era un hombre estudio, o más bien un hombre que tenía un estudio a su cargo que le ayudaba a producir sus historias. Esto era algo normal de la época, todos los dibujantes tenían una o varias persona consigo para hacer los fondos, escenas de transicion, etc, etc. Pero este en concreto tenia una pequeña salvedad: era «secreto». Es decir, todo el mundo sabia que Kane tenía un grupo de ayudantes, pero este hacia todo lo posible por ocultar sus nombres y mantenerlos en el anonimato, lo que conocemos como «negros». A día de hoy todavía no se sabe exactamente cuantos de esos dibujantes pasaron por aquel estudio ni que trabajo hicieron exactamente, ya que incluso Kane intento que no se conocieran entre ellos para que no pudieran plantearle ningún tipo de problema al enterarse unos los que cobraban los otros. Hasta muchisimos años despues no se supo que dibujantes de la categoría de Sheldon Moldoff o Jim Mooney había formado parte de la cohorte de «negros» de Kane. Posiblemente nunca se sepa cuanto s artistas pasaron por las páginas firmadas por Kane.

La primera historia de Batman parece, sin ningún genero de dudas, estar dibujada en su totalidad con Kane, pero en la segunda ya empieza a haber cierto tipo de dudas. Algunas figuras, incluyendo al propio Batman, parecen estar dibujados por alguien con una mayor dominio de la anatomía que el mostrado hasta el momento por el creador. Era completamente normal que los ayudantes se encargaran de alguna parte del tebeo, ¿pero dibujar al protagonista? Eso era algo demasiado extraño incluso entonces. De la tercera historia sí se conoce a ciencia cierta quien fue ese dibujante (o entintador que arreglaba las cosas) que aparecía en bastantes de sus viñetas, un chaval de 17 años llamado Jerry Robinson.

Kane conocio a Robinson en una pista de tenis de Nueva Jersey. Le llamo la atención que el chaval llevara una chaqueta llena de dibujos que como supo después había dibujado el mismo. Como en el caso de Finger, Kane no tardo mucho en decidir que aquel muchacho tendría que trabajar para él y lo contrato como ayudante. El editor de Detective Comics no hacía más que pedir más y más páginas del cruzado enmascarado y Kane no era capaz de producir tan rápido, así que en ese tercer número ya tenía al chaval dándolo todo por la serie. El tebeo se entrego, firmado por Kane como siempre, se puso a la venta, produjo sus beneficios y este pago religiosamente la parte acordada a Robinson. Lo normal hubiera sido que nadie se hubiera enterado de nada de esto, pero a Jerry no le gustaban dos cosas: quedarse a la sombra y que otro se quedara con una parte del dinero que en su mayoría le correspondía a él. Así que se fue directo a la editorial, les explico quien era, que es lo que hacía y viendo su gran talento, National no dudo en contratarle directamente y convertirle en alguien de la plantilla. Esto supuso un gran revés para Kane que decidió que a partir de entonces solo contrataría a dibujantes que tuvieran muy poco ego y ningún aire de grandeza, nadie podía hacerle ningún tipo de sombra, ¡nadie!

Ese tercer número del personaje también introdujo un cambio en el aspecto literario. Finger, escritor meticuloso y que podía pasar horas y horas documentándose para una historia, sufría todas y cada una de sus líneas de dialogo. Las escribía, las repasaba, las volvía a repasar y seguía haciéndolo hasta que quedara contento con el resultado, pero claro, esto hacía que las historias se empezasen a retrasar. Para solucionar el problema, El editor de la serie trajo a un buen amigo suyo para ver si sacaban las historias adelantes. Este amigo era Gardner Fox e iba a ser una de las personas más importantes de toda la historia de DC Comics. Finger aprendió una barbaridad de él y poco a poco fue incorporado a sus historias gran parte de su mejor prosa, haciendo que el vendedor de zapatos diera pasos de gigante en aquel mundillo.

Aunque Fox intervino en esos primeros tiempos del personaje y ayudo a pulirlo, quién más ayudo a Finger a crear historias y personajes fue el propio Robinson. Poco a poco se fueron haciendo buenos amigos ya que el joven parecía muy interesado en crear historias innovadoras y nuevos personajes, mientras que a Kane solo parecía interesarle ganar dinero y hacerse rico. Probablemente fue Robinson quien creó al Joker, y no hay genero de dudas que él y Finger fueron los creadores de Robin. Poco a poco, los dos fueron haciéndose al mando de la parte creativa de la colección y prácticamente de la colección entera a pesar de que el nombre de Kane siguiera apareciendo tan grande y solitario. Aunque cada vez hiciera menos, era el señor y amo absoluto de la colección, y lo iba a ser aún más en los años venideros.

2 opiniones en “En las sombras Bob Kane III”

  1. Ahora ya se porque Batman no se contentaba con ponerse y quitarse unas gafas… con un papa tan taimado, lo suyo era un buen antifaz negro. (k chite tan malo sí)

    Muy interesante el artículo. Leí ayer el primero y el segundo, pero iba con bañador y no me rasgue las vestiduras. En lugar de eso me dio por contrastar información y sí, así parece. Vamos, al lado de las opiniones que he leído sobre Kane, dichas por quienes lo conocieron o tuvieron la suerte de trabajar para él, Pedro podría parecer hasta que lo defiende.

    ¿Qué a ciencia cierta cierta nunca podremos saberlo? Bueno, en muchas cosas no, pero sí que hay un par de echos consumados e irrefutables que hizo Kane que no son muy, digamos, de buen samaritano.

    Un saludo pedro, si me lo permites claro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.