El Batman de Gaiman, lo mejor del personaje en años

Ahí queda eso y es que después de varios años de pajas mentales varias por fin llega un guionista que se le ocurre… ¡¡¡contar una historia de Batman de toda la vida!!!! Bueno o al menos algo que se le parezca que ya es bastante.

batman686.jpgSolo ha salido un número de los dos que va a hacer Gaiman y quizá por eso la afirmación os parezca un poco fuerte, pero es que hacía mucho tiempo que no disfrutaba tanto con un tebeo de Batman. Da igual como sea la segunda parte, pero como solo sea la mitad de esto va a ser una cosa maravillosa, que grande es Gaiman… cuando quiere.

La historia se centra en el funeral de Batman… epa, menudo spoilers os acabáis de tragar. Pues no exactamente ya que esta historia es una especie de homenaje a Que ocurrió con el hombre del mañana de Alan Moore, es decir que puede ser ubicada en cualquier punto de la continuidad o más bien fuera de ella, porque el estado actual de Batman es… pues… esto… complicado. Es el funeral de Batman, pero eso no quiere decir nada, solo que Batman ha muerto en algun momento. Y en vez de un funeral multitudinario, con todos los héroes del mundo presentado sus respetos, tenemos uno cochambroso en un local de mala muerte, en el callejón del crimen, donde murieron sus padres. Poco a poco van llegando los asistentes, Selina Kyle, Harvey Dent, el Joker, el comisario Gordon con su hija, Renee Montoya, el Pingüino, Harvey Bullock… son los personajes que pueblan el universo particular de Batman y allí no aparece nadie que se mueve más en el gran universo que en el suyo propio. Selina toma la palabra para contar que clase de hombre fue Batman y como murió…

Y así es como Gaiman se marca una especie de remake de The Wake, el final de la saga de Sandman, en la que los personajes van narrando diferentes historias sobre la persona que acaba de morir. Y como es típico de Gaiman son historias irreales forjadas de un material cercano a las leyendas y llenas de contradicciones y elementos oníricos. Son historias que no casan con ninguna continuidad concreta pero que homenajean toda la vida del personaje. Incluso hay elementos de Morrison en la historia que cuenta Alfred, pero narrados de una forma totalmente lógica y sobre todo legible. Se entiende todo lo que pasa y son los propios personajes los que ponen en duda las cosas irreales que se cuentan. Se pueden contar todo tipo de historia pero hay que saber dentro de que limites se juegan.

Andy Kubert, que parece que ya solo esta para este tipo de proyectos puntuales, esta simplemente espectacular. No solo da lo mejor de ese estilo tan peculiar que tiene sino que imita a la perfección el estilo de dibujo de los dibujantes que dieron forma al personaje y que lo acompañaron a lo largo de los años. Se nota que le ha dedicado tiempo y mucho cariño a este trabajo.

El tiempo ha llevado a pensar a mucha gente que Gaiman es el típico One Hit Wonder, que narró una gran historia, Sandman, y que desapareció del panorama comiquero para siempre. La verdad es que Gaiman siempre ha estado ahí, haciendo tebeos de vez en cuando, de no gran calidad y escribiendo novelas, la mayoría bastante decentes y alguna que otra muy buena. Viendo este Batman tengo la impresión que Gaiman podría volver a escribir tebeos y hacer autenticas maravillas siempre y cuando le dejaran las manos completamente libres y se dedicara a hacer lo que el sabe hacer mejor que nadie: contar leyendas. En este tebeo lo hace de maravilla y yo si fuera el director editorial de DC le daba carta libre para que hiciera lo que quisiera con los personajes de toda la vida. Podría hacer algo espectacular y que dejara una huella similar al mismo Sandman.

Como echaba de menos a este Batman y como echaba de menos a este Gaiman. Lastima que esto solo dure dos números porque esto tendría que ser así para siempre. Los buenos autores con los buenos personajes.

6 opiniones en “El Batman de Gaiman, lo mejor del personaje en años”

  1. ¿El mejor de la semana? Caramba, Radagast, tú sí que lees cosas buenas. Para mi ha sido el mejor tebeo leido en lo que va de año (bueno, empatado con el último tomo de Bone).

    La lástima es que sólo quede otro número. Parece que Gaiman sólo va a contar cuatro o cinco historias, cuando con lo rica que es la mitología murcielaguesca podría superar tranquilamente la docena. Ya podían haberle dado el All Star a Gaiman y Kubert, en lugar de a Miller, y empezando por aquí tendríamos otra joya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.