Distribuyendo a Marvel… en los 60

En el post sobre los 4 fantásticos mencione de pasada el trato que la Marvel tenía con DC para distribuir sus productos y como afectaba a sus productos. Vamos a ver un poco más ampliamente en que consistía y como se llegó a él.

talestoantonsh.jpgAntes de los 4 Fantásticos, Marvel existía, pero no era Marvel, era Atlas Comics. Y antes de eso era Timely Comics, pero la etapa que nos interesa ahora es la de Atlas, a principios de los 50. El cambio de nombre venia motivado a que Martin Goodman, el dueño, quería englobar todas las compañias que poseia bajo un mismo sello distintivo, cosas de la economía. Una de estas compañias era una distribuidora, así que ellos se lo guisaban y se lo comian, pero a finales de la década penso que sus cómics necesitaban mayor difusión, llegar a mas lugares y su distribuidora era un pez pequeño. Así que firmo un acuerdo con American News Company que entonces era la más grande que existía. Lastima que fuera demasiado grande y que los tribunales norteamericanos establecieran que tenía el monopolio del sector y ya sabéis como son allí las leyes antimonopolio. El tema es que los dueños viendo lo que se avecinaba lo vendieron todo y se marcharon con la pasta a la bahamas dejando a todo el mundo tirado. Por supuesto, todo esta esta bastante resumido, ya que al final llegamos a algo tan complicado como las causas de la actual crisis económica mundial y es que ya sabemos como son estas cosas.

Lo importante para nosotros es que Atlas de repente se encontró sin distribuidora justo en el peor momento para la venta de cómics, 1957, justo tras todo el terremoto creado por la seducción del inocente de Wertham. La cosa estaba tan mal que hay una especie de leyenda que cuenta que Stan Lee guardaba en un armario un montón de páginas que no le había parecido demasiado buenas para publicar pero que había pagado religiosamente a sus autores. Goodman un día abrió la puerta del armario que no sabía muy bien que hacía ahí y se encontró con todas esas paginas que no habían sido publicadas. Le cabreo tanto el tema, ¡habían pagado por ello!, que estuvo bastante tiempo sin contratar a ningún artista mientras iban publicado todo el trabajo acumulado.

Pero a lo que íbamos, la única salida que le quedaba a la editorial era acudir a Indepent News, la distribuidora propiedad de, tachan, DC Comics. Efectivamente, DC iba a distribuir los tebeos de su odiada rival, aunque entonces no eran rivales ni nada, DC era la reina sobre todo después de haber borrado del mapa a EC con el Comic Code. Así que bueno, ¿qué problema hay en vender los tebeos de estos pobretones? Total, para lo que publican. Eso sí, con condiciones, no vaya a ser que se nos suban a las barbas. Ocho títulos mensuales y no hay más que hablar. Y eso para una editorial que llego a publicar de 40 a 50 títulos al mes era una canallada. Pero como eran malos tiempos y no estaba el horno para bollos, aquello no era un mal trato. Además, de esa manera un equipo reducido podría encargarse de realizar todos los títulos. En concreto Stan Lee lanzado argumentos como un descosido (el estilo Marvel había nacido) y dos o tres artistas dibujandolo todo, concretamente Jack Kirby, Steve Dikto y Joe Maneeley, que por desgracia no tardo mucho en pasar a la otra vida. Así que ya estaba todo montado, una distribuidora solvente y ocho títulos al mes hasta el fin de los días. Eso era todo.

Hasta que llegaron los 4 Fantásticos y Marvel empezó a despuntar en ventas. Y Spiderman y los Vengadores y de repente los ocho títulos se quedaron muy pero que muy pequeños. Es por eso que de repente empezaron a aparecer las cabeceras compartidas, o más bien los 2 en 1. Tales to Antonish con el Hombre Hormiga, Namor o Hulk y Tales of Supense con el Capitán America o Iron Man. No habia mucho margen de maniobra y había que jugar a esas cositas que hoy en día serian tan detestadas. En 1968 lograron renegociar el trato para que alguno de sus héroes principales tuvieron colección propia, como el Capitán America, porque claro, serian la competencia, pero si Marvel vendía más tebeos, la distribuidora ingresaba más pasta. En 1969 llegó todo a su fin, cuando Goodman vendió la Marvel a otra compañía que tenia su propia distribuidora y que por supuesto rompio el trato que tenía con DC.

Lo curioso de toda esta historia es como la distribución y la competencia entre editoriales condujo a la creación de un método editorial y a que Marvel se pudiera centrar en un número escaso de colecciones que gozaron de una gran calidad. A lo mejor con 40 títulos al mes a lo mejor no se hubiera producido ese amanecer Marvel. Quien sabe.

Gran parte de este post esta basado en Was Superman a Spy , cuyo autor escribe el excepcional Comics should be good y su espectacular sección Comic Urban Legend

11 comentarios en “Distribuyendo a Marvel… en los 60

  1. >>Así que bueno, ¿qué problema hay en vender los tebeos >>de estos pobretones?

    Algo parecido que no igual hizo Malibu con los chicos de Image ¿recordáis Malibu?

    >>…basado en Was Superman a Spy , cuyo autor escribe >>el excepcional Comics should be good y su >>espectacular sección Comic Urban Legend

    A ver para cuándo versión española, que digo yo que hay mercado.

  2. Anda, qué curioso, no sabía yo esto de las distribuidoras, ni que el orígen de los Two-in-one (por llamarlos así) se debía a imperativos comerciales…

    En fin, ya dicen que “nunca te acostarás sin saber una cosa más”…

  3. Hay que ver lo que se aprende con tu blog, en los ultimos post hay cosas que ya sabia, pero otras muchas que no.

    Offtopiqueando un poco, me gustaria que un dia de estos me aclarases una duda que me ha surgido al ver el Top 10 de ventas en USA: Veo que los primeros puestos rondan las 100.000 copias vendidas, algo que aun teniendo en cuenta la crisis me parece de risa siendo un pais con nada menos que 300 millones de habitantes, tan bajo es el porcentaje de comiqueros?

    Y mejor ni hablamos de compararlo con Japon, donde un tomo de manga puede llegar a las 500.000 copias vendidas tranquilamente. Hay que matizar, por supuesto, que es un mercado muy distinto (formato, periodicidad, precio, compradores…), pero aun asi no deja de ser sorprendente tamaña diferencia.

    En fins, y ya puestos, como estan las cosas de ventas por España, si es cierto que el manga se come el mercado o es solo un mito. En caso de que ya hicieras un post sobre esto, pues agradecere que me pongas el link.

    Saludiños.

  4. Un par de cosas: por lo que pude leer en Alter Ego investigando la vida de Maneely (para un artículo), Ditko entró en Atlas tras su muerte. Maneely era el dibujante favorito de Stan Lee.

    Por otro lado, no creo que EC fuera exactamente la tercera en discordia. Fawcett, por ejemplo, tenía al Capitán Marvel. American Comic Group era importante y Lev Gleason vendía millón y medio de ejemplares de Crime does not pay.

    En The Others Guys, Watt Evans da casi tanta importancia a la crisis de distribución como al comic code en la hecatombe editorial de 1957.

    http://www.watt-evans.com/theotherguys.html

    (es una lectura MUY recomendable)

  5. Lord Absence, un honor su visita.

    En la época que más o menos se situa el post (a partir de 1957) Fawcett ya había fenecido tras sus disputas con National.

    Ahora mismo no tengo cifras si EC era exactamente la número 3, pero siempre he pensado que el comic code fue un movimiento comercial tras una cortina de moralidad, ya que todas las normas censoras atacaban directamente los comics de EC.

  6. “todas las normas censoras atacaban directamente los comics de EC”

    No sé. A mi me convence lo que explica Watt Evans, y que coincide con Stephen Senitt. Gaines declaró porque fue el único de los editores citados a acudir voluntariamente que aceptó. Y parece evidente que la cagó. EC sobrevivió al comic code con MAD mientras hubo una decena de editoriales que desaparecieron. Yo creo que el ataque era más generalizado. El code prohibía los vampiros, personajes estrella de la ACG, por ejemplo. Lo que no niego es el elemento comercial tras el Code.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>