La insoportable levedad de la crítica

La semana pasada tuvimos un post con bastante “movida” en los comentarios. En principio, la intención era hacer un poco de risas con los odios pijameros de Pons, pero la cosa terminó transformándose en una discusión sobre la naturaleza de la Cárcel de papel y la barrera que distingue la crítica de lo que no es crítica. Vamos a recapitular un poco y a comenzar desde un nuevo punto de vista, porque al final las cosas se habían salido algo de madre con asuntos de “folleteos” varios.

Estamos en lo de siempre, no hay críticos de cómics. Vale sí, alguno hay, pero de forma muy marginal y esporádica, porque, ¿dónde podría publicar un crítico? ¿En el Dolmen? ¿Sólo ahí? Fijaros en otros medios, el cine tiene montón de revistas, secciones en los periódicos, programas en la televisión, etc, etc., lo mismo con la música e incluso la literatura tiene revistas especializadas en la crítica de lo que se publica. Nosotros tenemos lo que tenemos, prácticamente nada, y es en esta circunstancia donde nos agarramos a un clavo ardiendo. Ayer ese clavo tenía el nombre de fanzines y hoy tiene el nombre de blogs, pero ni unos ni otro son indicativos de la existencia de nada, simplemente de que existen muchos aficionados con mucho tiempo libre o demasiado activos.

Si fuerais un periodista normal y corriente y le hicierais una entrevista a Pons, ¿cómo le calificarías? Porque dibujante no es, eso seguro, y guionista tampoco. Tampoco traduce, ni rotula, ni edita, ni se dedica a venderlos ni nada. Si no es nada de esto solo puede ser una cosa, ¡crítico! ¡Esta clarisimo! ¿No habla de tebeos todo el día? ¿No dice que unos son buenos y otros malos? Pues ya esta, no nos comamos más el coco. Ahora imaginaros que me la hacen a mi… ¿crítico también? Vale, estoy todo el día criticando y metiendo caña, pero de ahí a ser un crítico “de verdad” medía todo un mundo. Vamos, que ni tengo la formación, ni los conocimientos ni utilizo el lenguaje adecuado para este tipo de cosas. Seria una vergüenza que a mi y a otros muchos blogueros que conozco nos llamaran críticos, seria un claro indicio de lo mal que esta la cosa. No podamos encumbrar a cualquier chaval a la altura de sesudo analítico de la actualidad porque se ponga a escribir cuatro chorradas en su blog de turno, ¡seria el acabose!

De acuerdo, pero, ¿entonces Pons es un crítico o no lo es? Pues realmente no lo es. Evidentemente si tenemos en cuenta sus “críticas” de tebeos, sus artículos de periódico y otras muchas cosas pues se acercaría bastante a la definición de critico. Pero es que también se dedica a publicar listados de novedades y a decir que salones hay, o de repente se pone a hablar que sale tal tebeo o se queja de que no ponen películas comiqueras en los cines. Y en sus críticas a veces simplemente dice: “diversión de la buena” o “lleno de profundo sentimiento” y se queda tan pancho. Vamos, que crítico, crítico, como que no es. Es como otra cosa, algo como… algo como… ¡bloguero! Vaya, a eso no le puedo poner ninguna pega ya que le pega perfectamente. Y aquí ya podemos entrar todos que decimos cosas tan superficiales como que los superhéroes molan y que lo gapafasta es un rollo. ¡No era tan complicado encontrar una definición!

En los pequeños matices están las diferencias y es eso lo que algunos lectores no alcanzan a comprender. Cuando un bloguero dice que un tebeo es la leche hay una gran parte de componente de opinión y poca de actitud realmente crítica hacia el mismo. Sí, lo podrá argumentar más, y hacer un estudio sesudo sobre el tema, pero seguirá estando a bastante distancia de la verdadera labor de un crítico. Porque que yo sepa nadie ha montado ningún blog hasta el momento para dedicarse unica y exclusivamente a esta labor. ¿Qué hay crítica de vez en cuando? En efecto,pero “un garbanzo no hace puchero, pero ayuda a su compañero.”

Pero sobre todo hay una cosa que debería indicarnos que esto es otra cosa: la posibilidad de debatir al autor lo escrito. Y en ese terreno es donde nos destacamos de los críticos y marcamos una clara diferencia: somos creadores de debates, no creadores de opinión. Cualquiera de mis opiniones puede ser rebatida en los comentarios, cualquier crítica echada por tierra, cualquier noticia desmentida. Esto consigue que, aunque todo gire en torno del autor del blog, este sea solo parte de un conjunto mayor, una comunidad de personas que expresan sus pareceres sobre un tema generalmente propuesta por alguien. Es decir, no solo es posible dejar al crítico por tierra, sino que puedes invalidar totalmente todo lo que dice a través de argumentos razonados. ¿Y eso es un crítico? ¿Alguien a quien puedes dejar con sus vergüenzas al aire? Ojo, que esto no quiere decir que la opinión de un crítico no pueda ser rebatida, al contrario, pero normalmente la opinión de un crítico esta para ser leída y tomada o no en cuenta. La labor de juzgar si es una buena o mala labor, debería recaer sobre otros críticos y aquí es donde entramos en un circulo vicioso. Si no tenemos de uno, ¿cómo vamos a tener de los otros?

Por último, y esto es algo que me siempre me ha sorprendido, es la labor social que algunos piensan deberían representar los blogs, que se traduce en “Alvaro, en la Cárcel no puedes decir tal cosa de un tebeo porque influyes sobre demasiada gente”. Pero, ¿cómo es eso posible? Que yo sepa ni le pagan por hacer labor social, ni es una web de un ministerio ni nada por el estilo. Es la web de un tio cualquiera, que por muy bien que se exprese y tenga opiniones muy interesantes, no deja de ser un particular hablando de lo primero que se le ocurre. Que sí, que tendrá la típica actitud proselitista que se suele dar en este mundillo, pero de ahí a tener que medir sus palabras o a tener cuidado por si hunde o levanta a tal cómic, como que no. Y ese es el problema que tenemos en este medio, que en el país de los ciegos, el tuerto es el rey, y encumbramos a la persona que nos parece más capaz sin tener en cuenta si esos eran los deseos de esa persona o si realmente esta haciendo lo que nosotros pensamos que esta haciendo.

Si en el pasado existía la definición de “fanzinero” para todo aquel que se montaba un fanzine, ¿por qué no puede haber hoy en día la definición de bloguero para todo aquel que se monta su propio blog? Pero sobre todo, ¿por qué no podemos aceptarlo como algo valido y totalmente integrado dentro de nuestro mundillo? A veces pienso que estamos cayendo dentro del juego de los editores que sistemáticamente nos desprecian para así no tener que justificar parte de sus errores. No caigamos en esa trampa y llamemos a las cosas por lo que son. Pons es bloguero, yo también lo soy y unos cuantos de vosotros que me estáis leyendo también lo sois. No tengáis vergüenza, no es nada malo ni anormal. Es lo que es y el medio debe asimilarlo, por las buenas o por las buenas, no le queda más remedio.

48 opiniones en “La insoportable levedad de la crítica”

  1. Con la critica hemos topado. Pues no estoy de acuerdo con lo que me cuentas, porque me da la sensación de que sobrestimas lo que es una critica.

    Sinceramente, no creo que exista tal cosa, una critica, al parecer, es una opinion personal de una persona que cobra por hacerlas y a la que no se puede contestar ni criticar. Si es buena estará bastante elaborada y justificada, pero si se analizan escrupulosamente los argumentos, al final se acaba llegando a una opinion personal. Y habitualmente no están argumentadas, los criticos de cine o literatura de los periodicos jamas justifican con argumentos sus opiniones personales.

    Hay gente que critica las criticas, (Rodolfo Martinez suele dejar en bragas a cualquier critico que haga una mala critica de una de sus obras sin argumentarla lo suficiente).

    Asi que resumientdo, que distingue a un bloguero de un critico:

    – Al bloguero se le puede contestar o criticar.

    – El bloguero se ocupa ademas de mantener su blog, buscar noticias etc..

    Pero lo fundamental:

    !EL BLOGUERO NO COBRA POR ELLO!

  2. Una expresión que se usa en algunas presentaciones (y muchas asociada a la palabra «crítico») es «Divulgador de la Historieta». Y si a eso le añades antes lo de «Estudioso» quedas como un señor. Y sin mentir.

    Porque lo que hace La Cárcel y su autor es divulgar.

    Y el divulgador tampoco tiene por qué cobrar ;D

  3. Yo le otorgaría el nombre de periodista especializado del comic. Así, sin tapujos. ¿por qué le debemos de pedir que siempre haga crítica?

    Para mi «lleno de profundo sentimiento» puede valer en una crítica, no veo porque no, ¿necesita acaso un vocabulario pulcro y especializado para hacer poder llamarse crítico? Solo hay que acudir a revistas como las Rollingstone o páginas del periodico provincial de turno para darse cuenta de que no. Puede ser un crítico con mayor o menor calidad literaria, o con mayor o menor formalismo técnico, pero eso no le quita el nombre de crítico. Hay trescientos peores que Pons.

    Para mi divulgador de la historieta (que sí, que lo será) o bloguero(que también) pienso a que no se ajusta de lo que realmente es.

    PD: aunque reconozco que como estudiante de Periodismo debería defender que si no está titulado no puede considerarse como periodista, pero ese es un debate para otro momento..

  4. Pedro, creo que encumbras la figura del critico por su calidad, como dice Vazquez un critico simplemente es alguien que cobra por dar su opinión y muchos de ellos creen que por ser críticos deben de criticar necesariamente y mirar todo desde las alturas. No hay mas que ver las criticas de cine de algunos periódicos.

    Y si aceptamos lo de cobrar, a Álvaro se le podría considerar critico porque no creo que los artículos del pais lo haga gratis 😛

    La existencia de los blogs puede ser fundamental para la diversificación del medio. Si una nueva editorial quiere empezar, necesita ampararse en la blogosfera, todos los cómics que he comprado de pequeñas editoriales los he pedido a mi librero porque los tenían sepultados entre las novedades pijameras y mangas. Es muy difícil para ellas hacerse un hueco en la libreria.

    Pero también noto cierta divinización de la blogosfera como si todos los lectores de comic la conocieran. Cosa que no es asi, no se que parte de los lectores de comic sera habitual lector de blogs pero me imagino que una pequeña parte y nunca debemos olvidar eso.

    Un saludo.

  5. Pero también noto cierta divinización de la blogosfera como si todos los lectores de comic la conocieran. Cosa que no es asi, no se que parte de los lectores de comic sera habitual lector de blogs pero me imagino que una pequeña parte y nunca debemos olvidar eso.

    Estadisticas de ayer:

    Zona Negativa – 6,839 visitantes unicos

    La Cárcel de Papel – 2883 visitantes unicos

    He cogido esos dos porque le supongo a uno un perfil más superheroico y a otro más europeista.

    ¿Te parece eso una pequeña parte? Hay MUCHOS tebeos que no venden 6839 ejemplares.

  6. Yo lo que creo es que los aficionados (y me incluyo) estamos necesitando que aparezca esa profesionalización de la “crítica amateur” que actualmente existe en algunos blogs como la Carcel de Pons o los artículos de José Torralba para ZN, aunque está claro que esos blogs no se dedican la crítica de forma exclusiva y dichas personas no son “críticos profesionales del medio”.

    Porque el problema es que para hacer crítica, aunque sea amateur, se requieren ciertos conocimientos del medio, y eso es lo difícil de encontrar, porque en el ambiente comiquero sólo existe la formación autodidacta. Y, además de eso, se necesita también una “formación” en los receptores de dicha crítica para que sea útil. A mi Pons me parece un crítico más que correcto que sabe argumentar los motivos por los que le gusta (o no) un determinado comic. Pero como mi gusto no coincide con el suyo, no le suelo leer a pesar de que reconozco que posiblemente tenga una formación (por experiencia) superior a la mía y sepa utilizar el lenguaje adecuado mejor que yo. En cambio, como si comparto gustos con José, sí que me gusta leer sus artículos de crítica (así como los comentarios de Cannonball a los mismos, por ejemplo –por cierto, leido y disfrutado del The American Way, gracias-), pues enriquecen mi percepción de los comics que he leído, o me sirven para discriminar si algo me puede gustar o no. Y en ese sentido, sí son creadores de opinión. Lo que ocurre es que nos movemos en un “formato” que es como el de Boyero y cia., pero con muchos invitados en lugar de uno solo, por lo que al final la crítica suele derivar en un debate, que tampoco es malo, siempre y cuando la gente no saque los pies del tiesto y empiece a mentar los gustos sexuales del crítico.

  7. «Zona Negativa – 6,839 visitantes únicos

    La Cárcel de Papel – 2883 visitantes únicos»

    No se de donde has sacado eso pero mirando en la pagina de estadísticas de ZN, me salen para ayer 22/01/08 5.059 visitantes.

    Y ademas hay que tener en cuenta que las paginas de estadísticas contabilizan los visitantes cada hora. Así que si entras por ejemplo 4 veces en un dia con una hora de separación te contabilicen varias veces. Yo por ejemplo entro varias veces al dia tanto a ZN como a la Carcel. Asi que las personas «reales» que visiten esa pagina pueden ser muchisimas menos

  8. >Yo lo que creo es que los aficionados (y me incluyo) estamos necesitando que aparezca esa profesionalización de la “crítica amateur”

    ¿Por qué? No necesariamente un crítico de comics profesional lo va a hacer mejor que algunos blogueros.

    Si quiero opiniones sobre un determinado tebeo antes de comprarlo me paso por los foros y los blogs de reseñas y opinión (y por ADLO y UTCON a ver si hay errores gordos), escritos por aficionados como yo, y me fío más de su criterio.

  9. El Tete, yo no he dicho que lo vaya a hacer necesariamente mejor, ni que los críticos no deban ser aficionados a los comics.

    Pero sí que para crecer COMO MEDIO debe haber esa profesionalización por la cual determinadas personas (bloqueros, foreros o críticos amateur) que deseen dedicarse a eso, y dispongan de un mínimo conocimiento del comic, tengan un lugar específico donde publicar sus críticas.

    Por supuesto, cuando he dicho «los aficionados» he hecho una generalización y me disculpo por ello, porque pueden existir aficionados (y seguro que muchos) que ni lo necesita ni le parece conveniente. Claro que tampoco he dicho TODOS, así que no sé por qué te das por aludido.

  10. Daniel, los he sacado de Statcounter ya que es un contador que usan tanto la Cárcel como ZN. El otro (el antiguo nedstat) nunca me ha gustado, aunque bueno, si quieres te cambio los 6000 por 5000, tampoco importa tanto.

    Eso sí, son visitantes unicos AL DÍA. No se de donde sacas tu que es cada hora (lo he mirado y remirado por su web y no veo donde lo pone, ademas, eso querria decir que 5000/12

  11. A mí de todo este debate, lo que me aburre es que se tome a Álvaro Pons como la medida de todas las cosas. Sin quitarle ningún mérito como pionero de la divulgación del cómic por Internet (que pedante me ha quedado) Álvaro Pons no es más ni menos que un señor que sabe mucho de cómics y escribe en un blog. Sus opiones tienen tanto peso como las de cualquiera objetivamente y subjetivamente cada uno es libre de darle el valor que quiera. Pero creo que al centrarlo en su persona estamos reduciendo bastante la definición de «crítico» si tomamos como referencia sus intervenciones en la blogosfera. Otra cosa es que ese reduccionismo sea sintomático de lo falto que está el cómic de una crítica seria con obras de referencia porque hoy por hoy no existe nada parecido en España.

    Pons tiene conocimientos y capacidad para ser un crítico «de verdad», otra cosa es que quiera o pueda.

    Los principales problemas de la crítica seria es que no existen suficientes lectores interesados en ella hoy por hoy e Internet y los blogs no son un medio adecuado realizarla.

  12. >>Eso sí, son visitantes unicos AL DÍA. No se de donde sacas tu que es cada hora (lo he mirado y remirado por su web y no veo donde lo pone, ademas, eso querria decir que 5000/12

    Es un parámetro configurable del Statcounter, en el que se indica el tiempo que tiene que pasar entre dos visitas para que se cuente como una nueva visita. Así de memoria creo que se le puede decir que vaya desde la media hora hasta el día.

  13. Es un parámetro configurable del Statcounter

    Ok, ahora que me has dado una pista he sabido donde buscar y en efecto, parece que se puede tocar para que haga eso. Mis disculpas Dani.

    De todas maneras, ¿esas estadisticas no valen para nada? Me creo perfectamente que la Carcel tenga 3000 visitantes diferentes al día, porque si las dejamos en un tercio (por poner una cifra) tendriamos que la misma gente que lee UTCON (mis estadisticas son de servidor, son reales) lee la Cárcel y eso es imposible.

  14. PAblo: Chapeau. En efecto, ya me cansa un poco ser «la medida de todas las cosas». Como se ha dicho, soy un tuerto en medio de ciegos, nada más. Y un tuerto muy miope, todo sea dicho, o sea que…

    «Pons tiene conocimientos y capacidad para ser un crítico «de verdad», otra cosa es que quiera o pueda. »

    Es que ahí está el problema: no puedo dedicarme al 100% a esto, por la sencilla razón de tener que comer tres veces al día. Si un autor de tebeos no puede vivir de su trabajo…¿cómo lo va a hacer un crítico/bloguero/medida-de-todas-las-cosas? a mí me gustaría poder escribir largos artículos sobre obras que leo, sobre autores que me apasionan… pero no tengo tiempo. Tengo que dar clases, investigar, tengo un cargo en la facultad… Es verdad que soy digamos la cara de ese supuesto éxito del bloguero, que llega a publicar en un periódico de difusión nacional, pero muchas veces me temo que se olvida que antes de La cárcel, servidor ya llevaba casi 15 años esribiendo sobre tebeos.

    Para mí sería una gozada dedicarme a escribir sobre tebeos y hacer todos los años algo como Viñetas a la luna de Valencia, pero por desgracia, ese esfuerzo, que me ha llevado de culo durante un año, no me ha dejado más que muchas satisfacciones personales…porque lo que es mi cuenta corriente, sigue igual de vacía.

    No es que no se quiera, es que no se puede. Simplemente. Para hacer artículos largos, razonados, profundos, hace falta algo todavía más importante que los conocimientos: tiempo.

    Y eso es lo que falta siempre si tienes otro trabajo que te quita más de 8 horas al día.

  15. Pedro: por si sirve de referencia, yo tengo ese parámetro en 1h. Más o menos da lo mismo que el servidor, con diferencias puntuales que no superan el 10% (vamos que los que entran varias veces al día son un porcentaje relativamente pequeño).

  16. Álvaro Pons es esPONStáneo ese es su valor. Los críticos no son autómatas ni espejos reveladores de anómicas constataciones científicas, los críticos son, sobre todo, también artistas. Ellos aman y no necesitan de métodos contraceptivos porque toda lectura es una actividad creativa.

    Leer requiere de la memoria, recordar y captar, y todo recuerdo resulta de una evocación. La evocación se basa en la imaginación y el que imagina siempre recuerda, proyecta, tiende a recrear. Todo en la lectura es recreación.

    Por eso Álvaro esPonstáneo es, sobre todo, un artista. Aunque no sepa dibujar ni escribir poemas, porque cualquier individuo sensible a la espontaneidad es un artista. Como el niño que he tenido que guardar hoy con los perros y al que las piernas no le daban para caminar el monte pero sí para montar una pirámide de piedras con distintas tonalidades.

    Pero hay todavía, entre el cerco de reses blogueras, quien cree que el crítico no crea sino que solo clasifica, ordena y tasa el arte del artista.

    ¡PAPAGAYOS! Imitadores y troglosimios tomad en préstamo de vuestras bibliotecas públicas cualquier libro de Harold Bloom. Mañana podréis olvidarlo y volver con vuestros etílicos aullidos, mead en el mismo sitio de costumbre.

  17. Estoy de acuerdo con el post. Yo en mi blog hablo de comics no hago criticas. Para hacer criticas debería saber algo de literartura y algo de dibujo y no tengo ni puñetera idea de ninguna de las dos cosas (bueno, algo sé pero poco). Yo hablo de lo que me gusta y lo que no y, en función de eso, opino.

    Criticoas, de verdad de comics no creo qye hay muchos y los que hay podrán decir que tal o cual comic esta mal escrito y mal dibujdo pero si a mi me gusta, me importa un bledo si es asi. De todas formas este tema es complejo. Me haces pensar demasiado…

  18. Sobre lo del Statcounter… no sé, no creo que haya una gran diferencia real. Quiero decir, que los enfermos que entramos cada hora en las webs habituales somos… ¿50? ¿100? ¿250?

    Vamos, que de tener 5000 visitas a tener 6000, pues tampoco es que haya una gran diferencia. La mayoría de la gente (creo) entra una vez cada día o cada dos días a sus blogs favoritos, y ya está.

  19. Hay una palabra que se inventó Capello pero que describe muy bien la idiosincrasia de los españoles, y es que los españoles somos para todo esencialmente OPINIONISTAS, opinamos de lo divino y de lo humano, sabiendo o sin tener ni idea pero una cosa está clara que nos gusta opinar de todo y de todos ( sino los programas rosa no tendrína sentido).

    Una cosa es ser Opinionista, que es dar tú opinión sobre lo que lees, lo que escuchas y otra cosa es ser Crítico, que es una persona que tiene grandes conocimientos sobre una materia y que los aplica para dar su opinión sobre una obra u otra.

    Ahí está el quid de la cosa, qué es Alvaro Pons un Opinionista o un Crítico? Probablemente no sea ni una cosa ni otra sino todo lo contrario.

  20. «Ahí está el quid de la cosa, qué es Alvaro Pons un Opinionista o un Crítico? Probablemente no sea ni una cosa ni otra sino todo lo contrario.»

    Pedro, el psicólogo me lo vas a pagar tú, ¿no?

  21. Pero es que también se dedica a publicar listados de novedades y a decir que salones hay, o de repente se pone a hablar que sale tal tebeo o se queja de que no ponen películas comiqueras en los cines. Y en sus críticas a veces simplemente dice: “diversión de la buena” o “lleno de profundo sentimiento” y se queda tan pancho. Vamos, que crítico, crítico, como que no es. Es como otra cosa, algo como… algo como… ¡bloguero!

    Y con este párrafo te has cargado los suplementos culturales de los periódicos, las revistas «del ramo» y a casi todos los colaboradores en programas de radio o en secciones específicas para medios escritos.

    ¡BRAVO!

  22. «que yo sepa nadie ha montado ningún blog hasta el momento para dedicarse unica y exclusivamente a esta labor.» Me has hecho sentirme mal 🙂

    Bueno yo creo que antes de decidir entre todos que es un crítico, hay que plantearse si necesitamos un crítico y yo creo que no. Bueno yo creo que si, pero que casi nadie esta interesado en leer a uno y menos de comics. Sólo hay que leer los comentarios que alaban los Ultimates (por ejemplo) para darse cuenta de que hay mucha gente que ese tipo de cosas no les interesa.

    La crítica es algo serio e intelectual (no la divulgativa, que es la que abunda y se acerca más a una opinión) y por tanto sólo le interesa

    a la gente que quiere ir más allá de la diversión y la lectura puntual.

    Yo en mi blog intento hacer crítica desde un amateurismo atroz dado que ni sé de comics, ni escribir, ni de análisis de Arte. Intento ofrecer algo más que un resumen amplio rematado con un «pos a mi me ha gustao» y veo que a nadie le interesa. Intento ofrecer algo más que una opinión razonada, pero eso no es lo que interesa.

    Los críticos vienen cuando el arte esta consagrado y después de que haya obras teóricas sobre él. El cómic esta en ese proceso, cuando lo consiga seguiremos en la España de fútbol y pandereta con lo que seguiremos igual.

    Aunque no hay que olvidar que el lector de blogs de cómic genérico no le interesa la crítica porque tiene los gustos muy definidos y las compras cautivas, con lo que esta imposibilitado para salir fuera de eso. El lector de blogs no necesita críticos y el público desprecia a los críticos, sobre todo porque ignora que es un crítico, como demuestra muy bien el 1º comentario.

  23. Para mí la crítica es un juicio valorativo, subjetivo e intransferible, que se hace sobre algo. Recogiendo un comentario de Cannonball en el otro post, la crítica es una indiscutible herramienta de marketing, pero el marketing no tiene que ser necesariamente el objetivo de una crítica (eso sólo lo decide el crítico).

    Y ahora voy a otro tema: una persona puede dejarse guiar por la crítica de otro al que considere afín (porque haya probado antes y le haya gustado); e incluso puede compartirla. Lo que no puede es rendirse ante ella… cuando alguien se crea un juicio sobre un cómic y no le gusta, lee un artículo de Álvaro Pons y entonces dice que el cómic le gusta porque lo ha dicho Álvaro Pons (y entonces le tiene que gustar por narices)… para mí eso es un GAFAPASTA. Si verdaderamente le gusta pues entonces vale… comparte la crítica de Álvaro Pons, pero no sustituye la suya por la de Álvaro Pons.

    Y ahora vamos… ¿Qué hace Álvaro Pons? Razona sus críticas ¿Las críticas pueden estar razonadas? Claro. Razonar una crítica es dar detalles acerca del porqué de tu juicio. Puedes fundamentar la crítica. Pero eso sólo es una pista para que alguien que lee la crítica diga «este razonamiento parece coherente» o «si las líneas que han usado en este tebeo son así, no me van a gustar». Es el fundamento lo que escala a los críticos y los convierte en gente que dice «a mi m’a gustao» o gente con repercusión mediática. Si fundamentas una crítica pasan dos cosas: tienes que tener mucho conocimiento del tema (o la cagarás) y permites que gente que no sabe quién eres pueda fiarse de un «a mi m’a gustao» tuyo sin conocerte de nada.

    Pero hay un problema… mucha gente es muy tramposa. Cree que puede camuflar un «a mi m’a gustao» por una crítica fundamentada aplicando el «a mi m’a gustao» a cada una de las partes de lo que está analizando, lo que le permite parecer culto sin tener ni puta idea. Ejemplo: «las líneas que usa Fulano son de una exquisitez sublime que dignifica las labores del arte del dibujo» o «los guiones de Mengano tienen una complejidad apabullante que permiten un desarrollo de los personajes de forma excelente». ¿Están REALMENTE definiendo los guiones o las líneas? NO. Los están adjetivando con cultismos para que pasen por eso. Pero en realidad, no saben distinguir ni gruesos de línea, ni saben identificar recursos narrativos, ni saben analizar triangulaciones en las relaciones de los personajes. He ahí un segundo tipo de GAFAPASTA (realmente peligroso).

  24. Por otro lado, a la crítica le veo un defecto: cuanto más crítico con la crítica sea alguien; es decir, cuanto más pueda alguien fundamentar técnicamente sus propias opiniones acerca de un tebeo, menos atención va a prestar a las opiniones de otro y más a las suyas propias. Más individualista es. No es que piense que las críticas de otro se la repanfinflen, es que no les importan. Este tipo de gente puede compartir sus críticas con otro; incluso puede dejarse guiar por las recomendaciones (que no críticas) de alguien a quien conozca muy bien a nivel de gustos (por ejemplo, me pasa con Cannonball y Phantomas :D). Pero realmente no le da valor a las críticas de otro.

    Y bueno, para terminar, algo personal que aclaro casi por alusiones. La crítica no me gusta ni me motiva como blogger y, de hecho, es la parte de mis reseñas a la que menos importancia le doy al escribir un post (es la más corta)… Yo prefiero más el ANÁLISIS, que desde luego puede ser tedioso para el que no le interese pero que a mí me apasiona (y si para alguien escribo es para alguien como yo). Prefiero mil veces decir una curiosidad técnica o histórica sobre un tebeo; citar las frases de un autor; meter referencias claras o analizar un trazo que hacer una crítica. Porque eso son (más o menos) detalles objetivos. Si el número de viñetas por página sube en las páginas de diálogos y baja en las de acción… eso es un dato objetivo. Si una línea es gruesa y continua es algo objetivo.

    Y me resulta mucho más gratificante de compartir ya que es algo que puede que no todo el mundo aprecie en una primera lectura o, por qué no decirlo, que alguien supiera por su cuenta. Y al revés ¿eh? He aprendido muchísimo con comentarios a mis posts, a veces incluso cambio y añado (acreditando) algunas partes al respecto. ¿Me impide ejercer la crítica? No… meto dos párrafos críticos al final de mis artículos porque creo que una crítica es un colofón necesario para un buen análisis… Pero sinceramente, espero que a nadie le interese un pijo mi crítica; sólo es mi gusto por algo.

  25. Y perdón por los dos comments/parrafazos, Pedro… me he puesto a escribir y ahora me doy cuenta de que tal vez habría sido mejor responderte en Zona con un artículo propio. No obstante, casi que me gusta más hacerlo por aquí…

    También siento haber dedicado los dos últimos párrafos a hacer un poco de autoanálisis que pudiera parecer proselitista. Pero realmente veía cobarde analizar la forma de escribir de otros y no analizar la mía.

    Y por último, si alguien se ha leído mis tochazos y tiene ganas de contestar, antes de hacerlo le ruego que lea esto: para mí, el análisis no es mejor que la crítica, la crítica no es mejor que el análisis y las dos están al mismo nivel del «a mi m’a gustao». Sólo son ofertas diferentes y que Dios, Alá o los hados nos libren de que nos impongan un estilo u otro. Sólo he dicho lo que yo hago y por qué.

  26. PD. Releyendo, quisiera aclarar otra cosa… Álvaro Pons para mí es alguien que entiende muchísimo sobre cómics y que hace buenas críticas en su blog. Sólo que unas veces las razona más y otras veces se queda más en el «a mi m’a gustao». Pero es normal… es SU blog y puede hacer lo que quiera. Y no creo que sea tramposo PARA NADA.

  27. 1º Decir que un crítico es alguien que cobra por opinar es reduccionista.

    2º Decir que la crítica es una herramienta de marketing supone ignorar que gran parte de la labor crítica es subterránea, minoritaria y casi imposible de encontrar sin una búsqueda específica y tenaz. El aprovechamiento comercial de la labor crítica se suele reducir a reseñas (breves) en prensa y demás, una par de líneas descontextualizadas en la contraportada de un libro y poco más.

    3º No comparto en absoluto que «cuanto más pueda alguien fundamentar técnicamente sus propias opiniones acerca de un tebeo, menos atención va a prestar a las opiniones de otro y más a las suyas propias». Por el contrario, la capacidad para fundamentar los posicionamientos críticos genera debate entre posturas contrapuestas, debate rico y enriquecedor porque no se limita a la exposición de una postura (me gusta, a mí no, a mí sí, ya pero quién eres tú para decirme a mí…), sino a un cruce de argumentos. La polémica crítica puede ser una auténtica gozada.

    4º En el hijo de Urich sí había crítica.

  28. Citando a Forrest Gump: Critico es el que hace criticas.

    Luego, lo que cada uno entienda por «critica» ya es otro asunto.

    En mi humilde opinion, no existen verdades absolutas. Mas alla de lo contradictorio de esta misma afirmacion, continuo. Los baremos que los criticos tratan de aplicar como «criterios objetivos» no dejan de ser las opiniones de otras personas que, con el tiempo y la aceptacion de otras gentes afines a esas opiniones, se acaban tomando como verdades absolutas. Pero en el fondo no dejan de ser eso: Opiniones.

    Cada uno busca y percibe algo distinto cuando ve, escucha o degusta algo y, para esa persona, su opinion siempre sera la mas valida.

    Si luego llega otro y le dice: «No, no es esto lo que tienes que mirar, sino esto otro». Entonces podra decir: «Vale, si lo miro desde ese punto de vista, tienes razon» Puede llegar a acoplar ese punto de vista al suyo propio, o puede descartarlo porque no es para nada afin con su percepcion.

    Pero una cosa no quita a la otra. La critica no deja de ser opinion. Otra cosa es ya la gente que no expone su opinion, sino que trata de imponerla como algo superior a la de la de los demas.

    Resumiendo este ladrillo: Tal y como yo lo veo, la critica es mas una intencion a la hora de escribir, que una tecnica en si misma.

  29. Explicando un poco mejor el punto 3, la cerrazón para admitir los argumentos de los demás es más propia de quien no admite que sobre el arte se pueda argumentar. El crítico fundamenta su postura y por pura coherencia debe admitir que las posiciones contrarias puedan descansar igualmente en argumentos.

    Por el contrario, quien reduce la valoración del arte a una cuestión puramente intuitiva, visceral, personalísima, ha de ser por lógica menos proclive a aceptar argumentos que vengan de otro. Se levanta el consabido valladar («ya pero por mucho que tú digas que tal y que cual no puedes hacer nada para convencerme para que me guste porque no me gusta y como no me gusta no me vas a convencer y punto») y se imposibilita el debate.

  30. Qué bonitos son los cerros de Úbeda.

    Estamos hablando mucho de contenido y la argumentación de la crítica, pero estamos olvidando su función.

    ¿Cuál es la función de la crítica? ¿Para qué sirve la crítica? Para mí, una crítica no sirve para nada más que para recomendar o no una obra. No me vale de nada que me argumentes mil detalles, o que me hables del contexto histórico del autor. Yo lo que quiero saber es si me va a gustar o no. Luego, si quieres, me dices por qué me va a gustar o por qué no me va a gustar.

    Por eso es necesario que exista una sintonía entre el crítico y su público. Si yo coincido en muchos de mis gustos con Pedro, y éste hace una crítica positiva de un tebeo, para mí es una recomendación: si a él le gusta, es muy posible que a mí también. En cambio, por mucho que Álvaro, cuyos gustos no comparto, alabe las virtudes de tal o cual tebeo, no me impulsará a que lo lea, porque mis gustos ya están definidos.

    Podré picar, y ver qué tal, por curiosidad, y a lo mejor incluso me gusta. Pero hay más posibilidades de que no me guste. Si tuviera que hacer caso a todas las recomendaciones que leo, no tendría tiempo para consumir tanto material. Por eso hago caso sólo a críticas y recomendaciones que coinciden con mi criterio.

    Por eso no veo mala la «cerrazón» de la habla Belano. Por muchos argumentos que tú expongas de por qué te ha gustado una obra, debemos ser conscientes que esos mismos argumentos no son igual de válidos para todo el mundo.

  31. Belano… no es que estuviera como tal en lo escribí pero podía intuirse. Yo no hablo de cerrazón a la crítica de los demás, hablo de indeferencia; es decir: no es que desprecie la crítica de otro, sino que prefiero crearme la mía propia porque me interesa más.

    Y recogiendo así lo que dice El Tete, con el que estoy de acuerdo: la crítica es una recomendación sí; pero fundamentada. Yo lo que digo es que, cuando conozco los gustos de alguien, me vale sólo con la recomendación… me sobra el porqué les gusta. No obstante, cuando los dos tengamos una opinión crítica (cuando los dos hayamos leído el cómic) me gustará charlar sobre él.

    Pero por mucho que alguien fundamente por qué le gusta un tebeo, si no lo conozco me va a dar igual, porque cualquier puede fundamentar una cosa y su contraria a menos que sea el truño más objetivo del mundo.

  32. Yo es que no estoy en absoluto de acuerdo en que la función de la crítica sea recomendar, y probablemente ahí y por eso haya una confusión con las opiniones y los gustos. La función de la crítica, tal y como yo la entiendo, es analizar las obras de arte y dar argumentos para el debate. Extraer de ahí consecuencias acerca de si vale la pena o no, de si me gustará a mí o no, de si es buena, regular o mala es posterior y secundario. En más de una ocasión me he aproximado a distintas obras no porque las recomendara o no la crítica, sino porque existía un debate acerca de su contenido en el que quería posicionarme. Creo que estamos confundiendo críticas con reseñas.

    Por cierto, hay algo que me molesta mucho de las reseñas y es que recojan puntuaciones (numéricas, estrellitas, etc). Situarse críticamente ante un texto es analizarlo, hacer argumentaciones acerca de su contenido. Puntuar (perdóneme don Álvaro) es una simplificación casi pueril que precisamente lanza el mensaje contrario: que esto es una cuestión de gustos y que yo le doy un 3 como otro le da un 8…

    «Leonardo, a tu Gioconda le vi a poner un 9,5, que te la has currado guapamente».

    Insisto, hacer crítica y hablar de gustos no es lo mismo en absoluto.

  33. Belano… creo que estamos diciendo lo mismo, sólo que yo distingo entre un teórico (analista) y un crítico. El primero es descriptivo y el segundo valorativo. La crítica como tal, es una valoración y, por tanto, aspira a recomendar. Dices que algo te ha gustado y el porqué; mientras que el análisis se muestra ausente de criterios subjetivos y, como tal, aspira a divulgar.

    Evidentemente, una persona puede ser la dos cosas a la vez: puede teorizar primero y hacer una crítica después, dejando bien claro cuándo realiza una labor y cuándo la otra. Por tanto, un artículo puede tener su parte analítica y su parte crítica.

    Lo de las estrellitas y la puntuación… totalmente de acuerdo. De hecho, no pongo escalas de ese tipo en los artículos que escribo.

  34. Pues sí, ya veo que nuestras diferencias son más bien una cuestión de nombres. Es decir, no creo que sea fácil distinguir lo descriptivo de lo valorativo y, si se hace, no creo que lo estrictamente descriptivo pueda considerarse análisis. Pero ya digo que es una cuestión de palabras y denominaciones.

    Así que básicamente estamos de acuerdo.

    ¿Y qué tal tiempo hace por ahí?

  35. La función de la crítica es emitir un juicio. A partir de ahí, tu puedes hacer lo que quieres con ese juicio, usarlo como recomendación, como elemento más de análisis, etc… Evidentemente, en la crítica existe una componente clara de conocimiento del crítico. Uno usa esos juicios como recomendaciones en tanto en cuanto conoce al crítico y sabe que sus criterios son similares a los propios.

    «una cosa y su contraria a menos que sea el truño más objetivo del mundo.»

    Y aunque lo sea… 🙂

    «Situarse críticamente ante un texto es analizarlo, hacer argumentaciones acerca de su contenido. Puntuar (perdóneme don Álvaro) es una simplificación casi pueril que precisamente lanza el mensaje contrario: que esto es una cuestión de gustos y que yo le doy un 3 como otro le da un 8…»

    Sí y no, me explico: evidentemente, la puntuación es un reduccionismo claro de la reseña. Pero lo que no tiene sentido es la puntuación aislada, sino adjunta a una reseña. Actúa en este caso como una especie de código cómplice para el que conoce al crítico. Como bien decía José, si ya conoce el criterio del crítico no necesita la reseña, sólo el resumen de su opinión, que bien puede ser esa puntuación o una frase resumen (que viene a ser lo mismo, pero más elaborado). Es decir, qué más da terminar una reseña diciendo «un tebeo regular» que ponerle una puntuación?

    Lo que admito es que es un juego entre dos, y que funciona sólo desde el conocimiento profundo del crítico. Yo el sistema lo he importado de la Cartelera Turia de Valencia. Llevo 25 años leyéndola y, a estas alturas, sólo me fijo en el nombre del crítico y en la pnutuación. Ya sé adaptar el numerito a mi escala personal y guiarme. Sé si le tengo que sumar, restar o dejar igual.

    Es, en suma, un pequeño guiño.

  36. «evidentemente, la puntuación es un reduccionismo claro de la reseña. Pero lo que no tiene sentido es la puntuación aislada, sino adjunta a una reseña. Actúa en este caso como una especie de código cómplice para el que conoce al crítico. Como bien decía José, si ya conoce el criterio del crítico no necesita la reseña, sólo el resumen de su opinión, que bien puede ser esa puntuación o una frase resumen (que viene a ser lo mismo, pero más elaborado). Es decir, qué más da terminar una reseña diciendo «un tebeo regular» que ponerle una puntuación?»

    La cuestión es que, a mi modo de ver, concluir una reseña diciendo «un tebeo regular» tampoco es hacer crítica porque, como decía, lo que yo entiendo por crítica no consiste en valorar o en puntuar sino en analizar. No creo que la crítica que se pueda concebir como un balance contable en el que sumas, restas y dices si hay beneficios. Creo que la crítica consiste en algo más parecido a compartir una experiencia, en desmenuzar una obra e integrarla después. Y luego una viene y dice «¿pero me gustará?», y el crítico debería decir «léasela y ya me dirá».

    Usted que ha escrito en Babelia, ¿se imagina alguna reseña de un libro que termine diciendo «una novela regular 1(+)»?. Y digo Babelia que, sin desmerecer a nadie, mucho menos a usted, no es el no va más de la profundidad crítica.

    Insisto, confundimos crítica, análisis crítico, con reseñar y puntuar.

  37. No me llames de usted, joder… 🙂

    A ver, depende. Si la crítica se reduce a eso sí, pero si previamente hay un análisis, una argumentación…¿por qué no sentenciar?

    No coincido contigo con que el crítico deba decir «léasela y ya me dirá». El crítico debe expresarse y mojarse, debe emitir un juicio.

    El problema es si toda la argumentación que se ha hecho antes se obvia. Me explico: si yo hago una argumentación clara de porqué me ha gustado un tebeo, considerando todos los puntos que haya que considerar y termino diciendo «es un tebeo excelente»…¿Invalido la crítica que he hecho?

    Por otra parte ojo que una crítica y una análisis crítico no tienen porqué coincidir. Y es verdad que una reseña tampoco es una crítica, pero en lo que no puedo darte la razón es en la omisión del juicio. Es donde está el quid de la crítica.

  38. Yo desde luego no lo veo exactamente así.

    Respondiendo a J. Torralba decía que es difícil ser sólo descriptivo sin incluir valoraciones, y que ser sólo descriptivo sin valorar no es analizar sino simplemente describir. Es decir, sostengo que la crítica puede analizar y que todo análisis contiene elementos valorativos, elementos de juicio.

    Pero eso no debe ser un trayecto que conduce a un juicio final sobre el conjunto, numérico o no, dirigido al prójimo. Por el contrario, debe ser la simple expresión de un criterio que invita al otro a hacer su propia aproximación.

    Quien hace crítica emite necesariamente juicios de valor, no puede no hacerlo. Pero eso no es lo mismo que darle un juicio (más bien una sentencia) a otro para que, si le place, se atenga a ella.

    Tengo que irme por hoy, ha sido un placer debatir con USTED (:p) y con los demás.

  39. Yo más bien diría que cuando se critica, puede razonarse la crítica o no. Y una de las formas óptimas de razonarla es teorizándola (para lo cual se requiere cierto grado de conocimiento). Ahora bien, no todas las críticas tienen que analizar o teorizar.

    Por otra parte, el problema de hacer artículos cortos es que se analiza y se critica al mismo tiempo. Por ejemplo: «el trazo continuo, suelto, grueso y restringido a los volúmenes corporales más evidentes –propio del cartoon– se muestra insuficiente a la hora de potenciar el efecto dramático de unos personajes que necesitarían una potencia gráfica más cercana al impresionismo que al pop art». Vale… ahí estás analizando a nivel teórico y emitiendo un juicio de valor (o crítica) acerca de lo que has analizado. Yo digo: a mí no me gusta así; prefiero separarlo porque, inconscientemente, unas veces potenciarás el análisis y otras la crítica.

    Me resulta mucho más cómodo y adecuado (para mí, ¡ojo!) decir en un apartado «el dibujo es así» y en otro diferente «el dibujo no me parece un vehículo adecuado para transmitir lo que el cómic pretende». ¿Por qué? Porque «el dibujo es así» es un dato objetivo y que «no sea adecuado» es un juicio de valor subjetivo; para otro a lo mejor sí lo es.

  40. >la crítica es un juicio valorativo, subjetivo e intransferible

    No estoy de acuerdo.

    >Para mí, una crítica no sirve para nada más que para recomendar o no una obra.

    No estoy de acuerdo.

    >la crítica es una recomendación sí; pero fundamentada

    Sigo sin estar de acuerdo

    >sólo que yo distingo entre un teórico (analista) y un crítico. El primero es descriptivo y el segundo valorativo. La crítica como tal, es una valoración y, por tanto, aspira a recomendar

    No estoy para nada de acuerdo.

    Para mí la crítica es casi casi un género propio, un subgénero dentro del periodismo. Lo que diferencia a un crítico de un teórico es que la labor de un teórico es analizar el medio artístico en sí (en todas sus vertientes: elementos, historia, mecanismos, etc…) mientras que la del crítico consiste es aplicar ese análisis del medio al análisis de una obra concreta, haciendo gala de una buena capacidad de contextualización.

    El problema de la crítica es que su objetivo ha quedado diluido al pasar a un periodismo generalista cada vez más mercantilista. Llegó un momento es el que los periódicos se dieron cuenta de que vendían más si ofrecían a sus lectores una recomendación bastante evidente de lo que merecía la pena (o no) ver u oír, y a partir de ese momento la crítica dejó paso al reseñismo mercantilista. Y nosotros hemos asumido que la crítica tiene ese papel, cuando no es así. Para mí, uno de los ejemplos de crítica más hermosos (por estilo, también) que he visto eran las críticas/crónicas de corridas de toros que escribía Joaquín Vidal en El País… y esas críticas no eran «recomendatorias», ya que aparecían publicadas después del evento.

    Pero, vamos, ya he dicho que a lo mejor lo que pasa es que yo soy un ingenuo. La cual cosa no me extrañaría, por otra parte.

  41. Tiremos de DRAE…

    Crítica. Examen y juicio acerca de alguien o algo y, en particular, el que se expresa públicamente sobre un espectáculo, un libro, una obra artística, etc.

    Juicio. Opinión, parecer o dictamen.

    Análisis. Examen que se hace de una obra, de un escrito o de cualquier realidad susceptible de estudio intelectual.

    Teoría. Conocimiento especulativo considerado con independencia de toda aplicación.

  42. Tiremos de Wikipedia

    Crítica. Una crítica (del griego kriticós) es la reacción o la opinión personal y/o analizada ante un tema, Varias opiniones pueden formar a veces también una critica, siempre que sea de la misma tendencia.

    Crítica periodística. Artículo periodístico firmado que utiliza la modalidad del discurso expositivo-argumentativo dentro del archigénero didáctico para expresar un juicio razonado de valor sobre cualquier producción en el terreno del arte, el deporte y la cultura.

    Análisis. El análisis se refiere a la descomposición de un todo en sus distintos elementos constituyentes, con el fin de estudiar éstos de manera separada, para luego, en un proceso de síntesis, llegar a un cabal conocimiento integral.

  43. Azucar moreno.

    Si no quieres aguantar y te quieres liberar una cosa te diré… «Solo se vive una vez.»

    Si no quieres discutir y te quieres divertir escuchame bien… «Solo se vive una vez.»

    Apaga el televisor y enciende tu transistor y siente unas cosquillitas por los pies. Prepárate para bailar y cuenta luego hasta tres.

    One, two, three!

    1) «¿De qué sirve un método de análisis y descripción que funciona igual para Cervantes que para cualquier otro?» ¿Un iletrado? [Solo son tebeos.]

    2) «Por supuesto que estoy apasionadamente convencido de que la literatura tiene su utilidad para la vida.» ¿Mi portero? [Solo son tebeos.]

    3) «Yo entiendo la crítica literaria como otra manifestación de la literatura, de otra forma la crítica no existe…. Ahora bien, la teoría literaria es inútil, basura, no importa dónde se practique. La auténtica crítica literaria es literatura.» ¿¡Orlando Bloom? [Solo son tebeos.]

    Dale marcha al corazón que caramba. Dale al cuerpo bacilón que caramba. «Solo se vive una vez»

    Si te importa el qué dirán y te quieren controlar recuérdalo bien… «Solo se vive una vez»

    Si te quieren amargar con problemas y demás no te dejes convencer… «Solo se vive una vez.»

    Apaga el televisor. Enciende tu transistor y siente unas cosquillitas por los pies.

    Preparate para bailar

    Dale marcha al corazón, que caramba.

    Dale al cuerpo bacilón, que caramba.

    Solo se vive una vez.

    Solo se vive una vez.

    Solo se vive una vez.

    One, two, three!

    1) Diccionario, s. Maligno artilugio literario para entumecer el desarrollo del idioma, y tornarlo rígido y dificultoso. Este diccionario, sin embargo, es una de las obras más útiles que haya producido su autor, el doctor John Satán. Está concebido para constituir un compedio de todo lo sabido hasta la fecha de su autor, y es bueno para ajustar una tuerca o solicitar un divorcio. Remplaza bien al sarampión, y hará que las ratas salgan a morir fuera de sus agujeros. Es un tiro certero contra los gusanos y hace llorar a los chicos. ¿El diabólico lexicógrafo, un soldado de la unión, otra mujer pantera? [ o o n tebeos]

    2) En la avaricia sucede algo bastante paradójico: se acumulan medios y nunca se llega al fin. ¡Otro idiota sim mel! ¿Georg eres tú? [ o o n tebeos]

    3) «…los majestuosos cenáculos de la moderna lingüística científica… aquella ascética confraternidad de los fonemas… esa época en que se enseña a los jóvenes diligentes no ya la lengua misma sino el método para enseñar a otros a enseñar: método que, como una cascada que cae con estruendo de roca en roca, termina por no ser ya un medio de navegación razonable, aunque pueda quizás, en un futuro fabuloso, volverse esencial para la evolución de dialectos esótéricos hablados sólo por ciertas máquinas complejas» ¡El rey del porno… Nabocop! [ o o n tebeos]

    «Me gusta oír la radio, porque las malas canciones dicen la verdad» La mujer de al lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.