La grapa y el manga, una historia de desamor

Señores, buen debate ayer en los comentarios del post y muchas ideas que me han ido aportando para unos cuantos. Pero hay que empezar por algún sitio, y en primer lugar me llamaron la atención poderosamente dos comentarios:

“¿Por qué el manga fracasó en grapa?” – Dario

“Personalmente creo que ese formato casi se carga el manga en España la decada pasada.” – Juanmito

dragonball.gifQue la grapa esta muerta para el manga es un hecho objetivo. Ni un solo manga en nuestro país (y dudo mucho que en ningún otro) se publica así y ya esta bastante aceptado el tomo canijo como el formato ideal para un tipo de tebeo que parece necesitar 200 páginas para contar una historia. Esto no siempre ha sido así y el objetivo de este post es hace un pequeño repaso por la historia de la publicación de estos tebeos en España.

Aunque de una manera u otra se ha publicado manga en nuestro país desde tiempos inmemoriales yo creo que el punto de inflexión lo marca la publicación de Dragon Ball. Akira por ejemplo, había conseguido una amplia repercusión y era un producto recomendado por la crítica, pero estaba dirigido, digámoslo así, a un público más elitista o más pudiente. Es con Bola de Dragon donde parece que las editoriales se dan cuenta que puede haber un gran negocio y es cuando se lanzan a adquirir gran cantidad licencias niponas. Pues bien, este Dragon Ball se empieza publicando en grapa, en la llamada serie blanca, 32 páginas por 175 pesetas y es una edición que gracias a los artículos de Alfons Moliné bordeaba la excelencia. La cosa duró 153 números, se publicaba semanalmente y con esas cifras no creo que nadie sea capaz de decir que la grapa no fue una elección acertada. Ah, claro, es que es Dragon Ball, es que un superventas y patatín, patatán. Estoy de acuerdo, la grapa funciono en Dragon ball porque es un tebeo que se podía disfrutar de esa manera en la primera mitad de la etapa. Estoy seguro que con otros mucho, de gran calidad incluso, no hubiera funcionado y es que cada tebeo es como es. Pero vayamos por partes.

En 1992, cuando se lanza el Dragon Ball, Planeta tiene muy claro que no todos los mangas le van a vender igual. Ocurre igual que ahora, que la grapa es para títulos superventas y aunque entonces los formatos tipo tomo estaban algo verdes, la editorial decide arriesgarse imitando el formato que la editorial americana Viz esta usando para publicar estos comics. Es una especie de prestigio en blanco y negro a un precio bastante decente que empieza usando el glaxofonado en sus tapas para desaparecer misteriosamente a los dos o tres números y dejar una tapa bastante endeble y poco maleable. Es un formato un poco chapucero que fracasa miserablemente y siempre he pensando que era gran parte a la elección de títulos publicados. Cosas como el Puño de la estrella del Norte (el Truño como la llamaba un amigo), Grey o Baoh no son cosas que vayan a arrasar en las tiendas. Quitando la primera que me pareció horrible, el resto no eran malos títulos, pero estaban muy alejados de todas esas maravillas que aparecían en los artículos del señor Moliné y que nos hablaba de unas cosas que luego no se correspondían con la realidad de lo editado.

Curiosamente Norma también le siguió el paso y no le costo mucho decidirse por el prestigio de toda la vida, que es el formato por antonomasia de la editorial. Y a esta no le funciono mal del todo, Video Girl Ai le duró 47 números, una cifra excelente para un formato “equivocado”… aunque sí, tengo que reconocer que en parte era equivocado, esta vez sin comillas, porque esos formatos solo vendían a los de siempre, al público habitual. No creo que consiguieran unas cifras de venta excelentes y que se pudiera hablar de una invasión del manga, sino más bien de una avanzadilla algo tímida.

Lo curioso es que Planeta ya había probado con el formato tomo canijo con Bastard en el 96 y tampoco le funciono maravillosamente. Y es que aunque muchos digan que Bastard es un manga excelente, es un material no apto para todos lo públicos. Y es que el problema era en parte ese, el material ¿por qué vendió tanto Dragon Ball? Por la serie de televisión. En el 93 Planeta publicó otra grapa manga: los caballeros del Zodiaco, 83 números. Y Norma publicó 28 prestigios de Kimagure Orange Road. Son todos buenos números, esta claro que cuando había una serie de televisión detrás la cosa triunfaba, pero cuando no la había la cosa se hacía cuesta arriba.

¿Y cuando empezó el verdadero boom? Con el guerrero Samurai, con su serie de televisión y en el formato que ya todos conocemos. Para mi se dio todo, momento, lugar, material y formato. Es importante tener en cuenta que la generación del 99, por llamarlo de alguna manera, había crecido con anime en sus televisores y por lo tanto estaba perfectamente preparada para aceptar este material. Además, el desfase entre la edición original y la española, que dio lugar a la paradoja de que la serie empezara aquí el año que termino allí permitía publicarlo todo en tomos haciendo la lectura más agradable al lector. Además, que ya ha quedado demostrado que cuantas más páginas le sueltes a un lector más agradecido se queda este. Pero a lo que iba, que esto marcó un camino a seguir y a partir de entonces todas vieron donde estaba el chollo y se lanzaron a editar manga en ese formato, que con el tiempo parece que ha demostrado ser el mejor. Al menos para el manga más popular, porque para el destinado a un público más concreto a veces se han probado otros conceptos diferentes y me vienen a la cabeza varios tebeos de Taniguchi.

Y como esta ya me esta quedando muy largo, corto aquí con la siguiente conclusión: la grapa no estuvo a punto de matar al manga en los 90, sino que el propio manga estuvo a punto de matar el manga. O los editores españoles que se empeñaban en sacar malos títulos. ¿Qué el formato tuvo mucho que ver? De acuerdo. Pero no fue el único elemento determinante.

24 opiniones en “La grapa y el manga, una historia de desamor”

  1. Yo compré la serie blanca en su tiempo y aquello fue un fenomeno social mas que otra cosa. Nadie sabia lo que era el manga y las series que mas exito tuvieron fueron las que tenias detras un anime en antena. Te hablo de Los Caballeros del zodiaco, Dragon Ball, etc. Al rebufo de ese boom se sacaron otras seris pero la mayoría fracsaron. Y no solo eran en grapa…

    Se publicó la serie blanca en ese formato porque era la unica forma de llegar a todos los publicos (sobre todo al joven) y era un formato que llamaba mucho la atencion. No era la panacea pero creo que acertaron de pleno. eso si, cunaod se acabo Drgon Ball, todo cayo en picado.

    Tuvieron que pasar años para que, ya en un ercado mas “maduro” el manga resuugiera con cierta fuerza.

    saludos.

  2. El manga casi muere por culpa de los editores que pensaron que todo el monte era orégano y sacaron muchísimas series sin ton ni son, saturando un mercado que no conocía nada del manga. Pero el éxito de Dragon Ball no tuvo nada que ver con el formato, sino con el arrasador éxito de la serie. Dragon Ball hubiera sido un éxito en grapa, en tapa dura, en tomo, en papel de water, en mármol de Carrara o en lo que se terciase. Yo creo que en cualquier análisis realista sobre el manga hay que sacar siempre de la ecuación Dragon Ball, porque destroza cualquier modelo y lo tergiversa.

  3. Yo también compré en su momento la serie blanca, y luego la roja. Y ahí los tengo en una caja metidas debajo de la cama. La verdad es que dragon ball fue un fenómeno único que no se va a volver a repetir. Aún recuerdo cuando nosotros, chicos de Madrid, asaltábamos a un chaval catalán que venía a casa de la abuela en vacaciones en busca de spoilers, que ya sabemos que los catalano parlantes probaron el fenómeno en la tele bastante antes que los demás. No teníamos internet pero teníamos a un chaval catalán a mano.

    No estoy muy de acuerdo en eso de que el manga casi mató al manga, aunque sea verdad que se publicaban cosas bastantes malas que sólo vendían porque era manga y era novedad. Pero también se publicaron colecciones como crying Freeman o Santuario en ese formato prestigio que hoy en día han sido reeditadas en tomos gordos. Y Taniguchi entonces ya se publicaba de forma distinta, en formato novela gráfica a tamaño album pero en tapa blanda. Ahí tengo el tomo unitario Hotel Harbour View con dibujos de Taniguchi publicado en 1993 de la mano de Planeta. Ese comic lo conservo en la estantería, nada de meterlo debajo de la cama.

    A los prestigios, antes que los tomos actuales, les siguió el formato de Planeta ese de tomos entre 64 y 100 páginas mensuales. Pero el problema era el mismo de los prestigios. Publicaban series limitadas y cortaban donde les daba la gana, y el lector no lo sabía. No es que supieran a poco los tomos tan finos, es que te dejaban a la mitad. Yo abandoné el manga en ese momento por eso, porque te tirabas comprando 8 o 10 meses un título y la colección acababa en un continuará brutal, y la editorial te decía que a lo mejor en un futuro continuaban. Hubo colecciones como Alita (Gunnm) que al final acabaron porque vendían bien, creo que fueron unas 6 series limitadas en total, y video girl Ai como comentas también concluyó porque cada dos por tres decían que continuaba y se ampliaba el número total de la colección por las buenas ventas, pero la mayoría de las series eran limitadas de pocos números que casi nunca se ampliaban. Y eso hizo que muchos tiraran la toalla. No fue el formato en sí, que a fin de cuentas había pocos tomos de 200 páginas, pero sí influyó la forma de usar el formato lo que casi acaba con el manga. Creo que la gente se hartó de quedarse a la mitad con Planeta, que era la que publicaba manga de forma mayoritaria, y vino la crisis del manga porque Planeta empezó a publicar bajo mínimos y fueron otras editoriales las que sí apostaron de verdad, antes que planeta, por los actuales tomos de 200 páginas. Otra colección más reciente que le funciono a planeta en el formato tomos finos fue Monster, pero esa fue la excepción junto con Is’ que era del mismo autor de Video Girl Ai. El resto de colecciones en ese formato no se ampliaron. Sacaban mucho pero concluían casi nada.

    P.D: recuerdo que el número 1 de Bastard que fue el primer manga de verdad en tomo venía con el primer tomo de el puño de la estrella del norte de regalo, todo por 6 euros.

  4. No entiendo que hay en contra del Puño de la Estrlla del Norte, a mi me gustó mucho, de hecho es uno de mis comics favoritos y que tengo en buena estima.

    Por cierto, ahora que la Editoriales Japonesas van a empezar a editar directamente en España veremos si el problema de la edición adecuada es un mal endémico del editor español o es algo que se da en todos los países.

    Cuando toca este año el artículo del Expocomic? Poco nos podemos quejar este año con Chaykin, McKone y sobre todo Djujevic, con este habrá que ir con protección porque va a haber tortas por sus dibujos

  5. Muy de acuerdo con Alberto T. Lo de dejar practicamente todas las series colgadas le quitaba las ganas de empezar nuevas series a mas de uno.

    Por otra parte, no estoy de acuerdo en que al manga la grapa le siente fatal porque tiene que ser leido en tomos de 200 paginas. Quizas en Espana si, pero en Japon, su pais de origen, esta concebido para ser publicado en capitulos de unas 20 paginas semanal o mensualmente en las revistas. La gente los sigue asi, y posteriormente es cuando sacan el tomo.

  6. A mi también me parece El Puño un cómic genial aunque hace años que no lo releo …

    A mi me gustaba la edición grapil porque lucía más el dibujo y creo que eso se debería tener en cuenta en vez de optar siempre por el tomito. Mangas como el de Caballeros, Campeones u otros muy bien en pequeño, pero Alita, La espada del Samurái y otros estan muy currados y merecen mayor mimo con el dibujo. El tamaño enano me desespera.

    Lo que no me gustaba de aquella época es lo que dice Juanmito, que la edición española hacía cortes arbitrarios en la historia en vez de ceñirse o ingeniárselas para que siempre terminase en donde lo hiciese un capítulo. Otra cosa de la que no hablas y me parece que influyó mucho, es el precio. Eran muy caros. Eran de papel malo y en b&n y, aunque tenían más páginas, valía más del doble que una grapa, habló de PDA al menos.

  7. Dices que el post te ha salido muy largo y yo creo que en realidad le faltan muchas cosas. No hay que olvidar que buena parte del éxito del Manga viene porque antes del tomo tal y como lo conocemos ahora, vino un formato intermedio por parte de Planeta llamado y se inventó el formato Biblioteca Manga (ese que Viturtia anarroseó para inventar la Biblioteca Marvel)que consistía en tomos como los que salen hoy de Detective Conan pero de 80 páginas. No obstante apoyo lo que dicen muchos por aquí: había mucha incompetencia por parte de los editores que ponían en esos tomos 1 de 8, y como muchos eramos ignorantes pues pensabamos que esa serie tenía 8 tomos de los que estaban lanzando. Luego descubrimos que ni los tomos originales eran así, ni eran esa cantidad y se te quedaba la cara de idiota cuando llegabas al final y no era el final.

    Tampoco estoy de acuerdo con eso de que “se sobrecargó el mercado y la mayoría de las series que se editaban eran malas”. Qué series eran malas es MUY subjetivo y nadie tiene la verdad sobre la calidad de una serie. Si el manga fracasó fue más por la tomadura de pelo de los editores antes que por la calidad de las series y aún así al final hicieron su trabajo y encontraron el formato ideal. “Formato ideal” entre comillas porque a mi me parece que es excesivamente pequeño. Creo que deberían ser como mínimo de la altura de los de Detective Conan o Saiyuki.

  8. > se inventó el formato Biblioteca Manga (ese que Viturtia anarroseó para inventar la Biblioteca Marvel)

    El formato que anarroseó Viturtia es el de Vértice, hasta en el número de páginas

    > porque a mi me parece que es excesivamente pequeño

    Depende de la obra. Para los Shonen actuales de grandes viñetas como Naruto o Bleach está bien, para Astro Boy o Detective Conan (y sus parrafadas en los diálogos) es pequeño. [Anotación: Detective Conan fracasó en tamaño “japonés” y triunfó en tamaño “biblioteca manga”… pero más por influencia de los dibujos animados que del formato]

  9. Dice el carcelero que “Dragon Ball” en su momento se hubiera vendido estupendamente independientemente del formato. Pues no estoy demasiado de acuerdo. Se vendió porque había un público masivo de chavales que conoció el cómic por la serie de televisión y tenía acceso a comprar el cómic porque era barato y con una periodicidad -creo que semanal- a la que podían hacer frente gracias a sus pagas. Dudo mucho que se hubiera vendido igual de bien si se hubieran hecho ediciones formato libro a 1300 pesetas el tomo.

    Por lo demás, estoy de acuerdo luego hubo un declive con el manga porque primero los editores no conocían esos cómics en profundidad y publicaron todo tipo de manga sin mirar demasiado el producto y pensando que por ser japonés y tener viñetas se iba a vender igual de bien que “Dragon Ball”. Y, claro el público que tampoco sabíamos demasiado de manga por entonces – ni ahora- pero que sí sabemos distinguir lo bueno de lo que no lo es dejamos de comprarlo. Aparte de lo difícil que se hacía seguir colecciones que se cerraban de cualquier manera. Pienso por ejemplo en algunas estupendas como “Santuario”, de la que publicaron seis magros volumenes y hasta hace unos años no tuvieron continuación por otra editorial, o “Crying Freeman” con la que creo recordar que pasó otro tanto.

    Impacientes Saludos.

  10. Pues efectivamente. Después de la Grapa vino la “Biblioteca Manga”. Ese formato permitía tener más páginas a un precio mas alto, pero a su vez era mejor para coleccionar. Aun así, me parecio un buen acierto.

    Aunque la grapa creo que si que contribuyó a levantar el manga en este país. Recordemos títulos como Ranma 1/2 o los propios, Alita, Gun Smith cats.

    Eran títulos buenos (Menos Gun Smith Cats, que era un bodrio) que parece ser se vendían razonablemente bien.

    Ahora os digo una cosa. El formato de publicación japonés no tiene nada que ver al Americano y se aleja años luz del formato Europeo.

    En Japón se publican 8 páginas o 10 en los tomos tochos tipo Shonen Magazine, que luego son recopilados en tomos “Tancobous”. No llegan ni a sacar 24 páginas.

    Y menos cuentan algo interesante, por lo tanto necesitan de más páginas para narrar algo.

  11. Si pero esas 8-10 páginas creo que en la mayoría de los casos son semanales con lo cual al mes pueden sacar 30-40 págs., más que en USA.

    Evidentemente la concepción que se tiene de los artistas influye mucho y allí son estudios como lo eran los dibujantes americanos en los 40-50, lo que hace que el sistema sea más productivo, la calidad dependerá de quien lo dirija, “The Spirit” se hacía así y nadie duda de su calidad.

  12. Yo creo que Dragon Ball no se hubiera vendido igual con grapa que en otro formato. La grapa te daba la sensación de que stbas comprando algo bueno, bonito y barato (recuerdo que ponína muchos artucuklos de manga muy chulos y sección de correo). Los tomos no se hubierna vendido igual ni de coña. Es mi opinión.

    El porblema es que dspues de d Ball, la fiebre por el manga se apagó y no se pudieron salvar los mubles. Planeta hizo una labor estupenda y puvlicó cosas buenas y malas. Lo que pasa es que buscó series comerciales y ya se sabe.

    Luego, años despúes, el manga volvió de la mano del boom de la estetica manga inicios de este siglo. La estetica manga ha cuajado en nuestras vidas y el manga de aporvecho de ello. De todas formas, el mercado comiquero ya era más maduro.

    Dragon ball fue el pionero y luego llegaron otros.

    saludos.

  13. Quitando Dragon Ball, los primeros mangas nos llegaban vía América, por Viz, por lo que el formato venía prácticamente impuesto. Que era un formato con el que el lector occidental de comic books podía sentirse cómodo, seamos francos. De buenas a primeras un tocho pequeño y con la historieta al revés como que no.

    (Aunque creo que el formato de cartoncillo igual lo adoptó Planeta, ya que conseguí la continuación de Santuario de Viz y venían en grapa. Ya son manías, pero nunca me gustó ese formato de cartoncito ni para los mangas, ni Marvel, ni Groo…)

    Otro detalle de aquellos primeros cuadernos es que ¡eran carísimos! de veras, haciendo cuentas un Ranma de 48 páginas costaba tanto o más que 2 tebeos normales de forum, que eran de 32 páginas y a color. Para algunas economías, por tanto, el final de una serie limitada yla espera hasta que tuvieran a bien sacar una continuación era un buen momento para dejar la serie. EL parón entre limitadas era criminal, aunque creo recordar que en caso de Ranma hacia el final ya iban sin ningún mes de interrupción.

    Algo debía haber equivocado con aquel formato cuando ni Ranma 1/2 terminó de cuajar.

    Por otra parte, tendría que mirar los catálogos de entonces, pero parece que se concentraron en el esterotipo japo: tebeos de luchas y de samurais y de tecnofuturos ¿no? aquí igual sí el manga mató el manga por no extenderse a otros campos. Todos estarían buscando al nuevo Goku, anda que no se agarró la gente a aquello de Fly-Dragon Quest como un clavo ardiendo. Al menos yo los que mejor recuerdo guardo son de los que se apartaban de lo normal: Ranma, Santuario y ¡¡¡Gamma, el Hombre de Hierro!!! ¿pero cómo no ha editado aún nadie la continuación de aquello?

    No sé cómo continuó la cosa, pero al que dio el paso de dejar de depender de Viz habría que ponerle un monumento. Para mi las claves de este segundo boom en España fueron la biblioteca manga (“otro formato es posible”) y Adolf (Tezuka, reconocimiento, etc). Pero puedo equivocarme que ese momento lo viví muy de refilón. No recuerdo si Glénat sacó Black Jack antes de Adolf o no, pero creó que el patinazo de la primera edición de Black Jack es un ejemplo de un buen producto que aparece antes de que el mercado esté preparado.

    O sea, que grapa y manga son incompatibles, pero el manga llegó a un mercado de grapa y donde fueres…

  14. Si, todo eso está muy bien Pedro, pero muchos titulos que mentas tenian lomo. Yo me referia a la grapa Post-Shonen Magazine que nos servia Planeta. Te voy a poner un ejemplo:

    Ah mi diosa, 20 paginas de historieta metidas en una grapa de 32 paginas mas portada, rellenada por correos, otras secciones de la epoca y muchisimas paginas de autopublicidad, todo ello por 275 pesetas, contra las 195-225 de los Superheroes.

    Vamos, que aparte de no dar para nada, proporcionalmente carisimo.

  15. Ahora es fácil hablar mal de los formatos de entonces, pero a ver quién es el guapo que en 1992 se gasta 1200 pesetas en un tocho diminuto en blanco y negro y las páginas al revés.

    Ya en el 2001 cuando salieron Monster y el Almanaque la cosa no estaba muy clara, imagínate entonces. Los mangas salieron en ese formato porque cualquier otro hubiera sido inviable.

  16. Pues qué queréis que os diga, yo no estoy tan convencido de que no se hubiera vendido el manga en un formato más gordo. Sobre todo Dragon Ball. En los 90 ya se vendían superhumores que encima recopilaban los mismos comics de mortadelo y zipi y zape que vendían en el kiosko en tapa blanda y más baratos. Y Asterix era un superventas desde mucho antes, incluso a finales de los 80, y costaban unas 800 o 1000 pesetas, dependiendo del año, y vale, un superhumor es gordo, pero un Asterix no y se vendía bien. Y todo esto lo podías encontrar en cualquier centro comercial. Incluso se podían encontrar otros comics menos conocidos recopilados en tomos. Todo habría sido elegir el formato y manga adecuado para sacarlo en tomos. Es más, planeta sacó un formato de tomos tipo biblioteca marvel de unas 200 páginas o más con colecciones o arcos completas, pero sólo para librerías especializadas. De este formato recuerdo Pineaply Army con dibujos de Urosawa, que no concluyó pero que cerró un arco, o regreso al mar de Sathosi Kon entre otras.

    Dragon Ball tuvo tal éxito que se podía haber sacado en tomo y habría vendido igual, sólo que en vez de semanal la gente se habría comprado los tomos mensualmente, o cada dos meses o cuando hubiera podido. Pero en grapa podía llegar al kiosko, y por eso lo acertado del formato para ese comíc concreto, porque en vez de entrar en el mercado poco a poco lo hizo de golpe. Que por aquel entonces raro era el kiosko que no vendiera comics. Yo el primer manga que compré fue dragon Ball, y el segundo el primer número de Alita en el kiosko.

    El problema que tuvo la grapa o el formato prestigio fue que no se eligieron bien los mangas a publicar. Por ejemplo Crying Freeman, se publicó en 6 tomos de 48 páginas (creo recordar), y ese comic sí estuvo bien elegido ya que se incluía un arco argumental completo con principio y final. Ahora sabemos que aún faltaba mucho por contar pero en ese momento tuvimos la sensación de que no faltaba nada. Al principio se publicaba así, por arcos argumentales más o menos cerrados, o colecciones cortas con final como Mai la chica con poderes y otras, pero llego un momento en que daba igual y lo que importaba era publicar por publicar y se eligieron colecciones que no se podían cerrar de forma coherente. Y ahí fue cuando comenzó el declive. Llegó un momento en que sólo se publicaba el principio de historias muy largas, y claro, quedarte colgado en medio de la acción no era muy agradable. Una serie limitada ya no te proporcionaba una historia completa. Había que sacar lo que fuera de la única forma que se conocía, la grapa o el tomito de 48 páginas. Y luego repitieron estrategia con los tomos de 64 – 100 páginas pero sin escoger bien las obras.

    Y además, teniendo en cuenta que se publicaba vía Viz los mangas no habrían venido invertidos. Que ahora muchas cosas se publican al revés porque el autor así lo desea y otras veces porque los lectores de manga actuales así lo quieren.

    Yo creo que esto es una cosa muy compleja, y es cierto que el formato ideal como inicio fue el de las 48 páginas para llegar al kiosko debido a las colecciones que se comenzaron publicando, pero luego no supieron salir de ahí y trataron a todas las series, sin tener en cuenta su ritmo y su longitud, de la misma forma. Y ahí radicó el problema.

  17. Esa blasfemia que has cometido contra El Puño de la Estrella del Norte no quedará sin castigo. Prepárate para el Expofriki, que estoy ensayando el Golpe del Friki Nostálgico Ilegible, que presiona una sucesión de chakras que hace que la próxima vez que intentes leer un tebeo de Geoff Johns te exploten los globos oculares.

    IaaaaaTATATATATATATATAT…

  18. Estoy de acuerdo con lo que se dice y el dato que doy no desmonta ningún argumento, pero quiero dejar dicho que la grapa se ha usado mucho y se sigue utilizando en Japón para revistas desechables tipo la Shonen Magazine de Planeta.

    Para cosas coleccionables, impensable. Tapas de cartón como las de los “prestige” solo se ven aquí en tomos que se venden en las tiendas de 24h recopilando comics antiguos para que los encorbatados maten el tiempo. Eso de las tapas que se pueden doblar pero no se deben doblar… Mala barraca.

  19. Pero es que a la vez que ya se hacia la atrocidad mentada con Ah mi diosa, se sacaba ya luchadoras de leyenda en tomitos de 100 paginas.

    Y cierto que, para mi pesar, no hacer el efecto espejo es mas fiel a la edicion original, pero conmigo practicamente han perdido un lector, porque me pierdo.

  20. El formato grapa, en el caso de la serie blanca de Dragón Ball, aparte de ser barato (y estar al alcance económico de la propina de un niño) tenía otra ventaja que creo que todavía no habeis mencionado: su presencia en el kiosko. De haberse limitado su venta a las librerías especializadas, no hubiesen vendido ni la mitad porque su publico objetivo eran los niños que veían la serie.

    Vamos, que seguro que gran parte de las ventas de la serie blanca eran fruto de pasar paseando por delante de un kiosko y el padre de turno comprarle el tebeito al niño antes de que montase la pataleta.

  21. Hablando de series inconclusas. Me acuerdo que me coleccioné una serie que se llamaba Drakuun. La cosa es que la serie empezó estupendamente. Era una serie limitada de 8 ó 9 números. Pero aaaa mi sorpresa cuando llego al número final y comentan que resulta que la serie no se terminó de realizar. Que la estaban continuando en japón pero que no terminó. Por lo tanto se quedaba en un continuará y ahí se ha quedado. El formato de la serie era en grapa.

    Otra que bebía de el boom del anime. Tenchi muyo, el Manga. Una historia infumable que no había por donde cogerla. Aquello era horrible. También en grapa y muy cara.

  22. Yo empecé con el manga cuando planeta,via viz,sacaba El Puño de la Estrella del Norte,Horobi,Grey,Xenon,Appleseed,Ranma 1/2…

    Luego,cuando sacaron los formatos tomo,a 1200 pelas de las de antes,me aficione al El Puño (que la dejaron incompleta,bajo excusa de ser hiperviolenta la parte final…) y Bastard!

    Dragon Ball la pille cuando salieron en 42 tochitos blancos.

  23. El Puño de la Estrella del Norte es una GRAN serie. No como muchas de las moñadas que se leen ahora… 🙂 Respecto al formato, yo creo que la grapa no fue, para nada, una mala elección para introducir el manga por estos lares. Luego, ya con un público más experto y abierto, ya vino la evolución natural hacía el tomo. Recordemos que los japos leen las series semanalmente en capitulos de muy pocas páginas, en revistas tipo Shonen Jump, así que no es un formato equivocado en cuanto a cantidad de páginas. El problema es que quizás sacaron demasiadas series, series que no debían, o algunas elegidas un poco al tuntún y luego no las podían terminar debido a las bajas ventas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.