En las sombras Jerry Siegel y Joe Shuster – V

Habíamos dejado a nuestros chicos fuera de DC, sin trabajo y sin derechos de Superman. Pero la vida continua y lo primero que hay que hacer es llamar a la puerta de otras editoriales.

actioncomicsbrainiasuperrevenge.jpgEl problema era que las puertas de las editoriales se abrían pero el corazón de los lectores no. Jerry había depositado gran parte de sus esperanzas en Funnyman, una serie que realizó en otra compañía con Vin Sullivan, aquel editor que había confiado al principio en Superman. Aquello duro solo seis números y fue un mazazo muy grande para las aspiraciones del guionista. Su mundo se empezaba a desmoronar a pasos agigantados. El hombre de acero no era suyo ni lo iba a ser nunca, así lo había dictaminado un tribular. La editorial de toda su vida lo había despedido y no lograba hacer despegar su gran proyecto personal. Lo estaba perdiendo todo y no pudo aguantar ni un momento más con su matrimonio, le pidió el divorcio a su mujer prometiendole cualquier cosa a cambio de que aceptara. Al tribunal no le costo mucho concedérselo debido a su comportamiento negligente y casi de abandono con su familia, su hijo cuenta en muchas ocasiones que prácticamente no conocía a su padre. Una semana más tarde, Jerry se casaba con Joanne, la modelo de Lois Lane. El juicio había sido un punto de inflexión en su vida, el momento que la cambió tanto en lo personal como en lo profesional y lo iba a arrastrar durante el resto de sus días.

La vida seguía su curso y tarde o temprano habría que volver a llevar un plato caliente a casa para comer. En 1950 Jerry fue contratado para llevar una linea de tebeos de ciencia ficción de Ziff-Davies como director artístico. Como tal tenía potestad para contratar a cualquier artista que considerara adecuado para sus colecciones. A cualquiera menos a su amigo Joe, al que ni siquiera se acerco para ofrecerle ninguna clase de trabajo. Quería darle un aire moderno a todas sus colecciones y consideraba a su antiguo compañero como algo anticuado y de otra época, un lastre. Ni quería echarle una mano ni se la iba echar.

Aquello no duro mucho, en 1953 el editor decidió cerrar el grifo por las malas ventas de la línea. No eran tebeos demasiado buenos y la visión que les estaba dando Jerry no tenía nada de moderna ni de original. Como todo lo que Jerry producía entonces era material totalmente desfasado. Después de este fiasco intento colocar sus guiones en cualquier parte pero muchos los rechazaban por su calidad, aunque Jerry veía la mano negra de sus antiguos jefes en todo esto.

En 1955 una empresa de Conneticut, Charlton Comics le contrató para crear una línea entera de superheroes. No pagaban tan bien como las empresas de Nueva York, pero era un trabajo y allí fue Jerry con unas ideas muy poco originales: Natural Boy, Natural Man, Natural Girl, Mr Muscles, Ms. Muscles, Kid Muscles, etc. Aquello tampoco iba a ninguna parte y nuevamente fueron cancelados.

Mientras tanto¿ qué fue de Joe en esos años ? Su vida es complicada de conocer y no se sabe exactamente que estuvo haciendo durante aquellos años. Al parecer trabajo en revistas destinadas a un tipo de lector masculino donde aparecían mujeres ligeras de ropa, pero nunca llego a admitir esta clase de trabajos. Dibujo sus últimos comics en la Charlton en 1952 y a partir de ahí da la impresión de que desapareció complemente del mundillo. No solo su estilo de dibujo le estaba cerrando todas las puertas, su ceguera estaba muy avanzada y le costaba mucho distinguir las formas y los colores. Vivía con su familia y cuando sus padres murieron se mudo a vivir con su hermano, arquitecto de profesión, que desde entonces les estuvo manteniendo a los dos. Poco se sabe de la vida de Joe desde entonces, y hasta dentro de bastantes años nadie iba a saber nada más de el.

Jerry seguio intentando encontrar un hueco en aquel mundo desconocido para el y se le ocurrió adentrarse en el mundo de la publicidad usando como reclamo a personajes genéricos de tebeos.. Era una gran idea que podría llegar bastante lejos, pero no estaba convencido y prácticamente ni se esforzaba en venderla demasiado. También colocaba algunos guiones en revistas que surgían a rebufo de Mad como pálidas imitaciones, pero aquello eran migajas que no le llegaban para alimentarse. Esa situación no podía mantenerse durante mucho más tiempo. Jerry estaba acumulando mucho resentimiento, no lograba convencer a nadie de que poseía un gran talento y parecía que su tiempo se había acabado definitivamente. Entonces Joanne, su mujer, estalló y presiono a Jerry para que volviera a donde nunca tuvo que salir: a los cómics de superhéroes. Y si la única manera de hacerlo significaba volver a su antigua compañía pues tendría que tragarse todo su orgullo y suplicarles que le dejaran volver. Era el autor de Superman y le debían un trabajo, le debían mucho más que eso, así que tendrían que contratarle allí sí o sí. Jerry no quería por nada del mundo tener que suplicar a sus antiguos jefes, a los mismos que le habían arrebatado todo y se habían quedado con sus sueños. Pero las deudas eran ya insostenibles y Joanne decidió que su marido iba a trabajar otra vez en DC quisiera o no. Concertó una cita con Jack Liebowitz que la recibió encantado, pero que cuando supo las intenciones que tenía empezó inmediatamente a ponerle todas las pegas del mundo. ¡Les había demandado! ¡Había traicionado a los más sagrado del mundo, a la empresa, que era parte de su familia! ¿ Cómo podían volver a aceptar a tal clase de traidor ? Joanne no se amilano y estaba dispuesta a todo por lo que le lanzó un órdago que Jack no podía rechazar. Iría a la prensa, contaría su situación actual y tendría que desayunarse con titulares del tipo “El creador de Superman se muere de hambre” No, penso Liebowitz, no seria capaz de hacerlo, pero parecía una mujer de armas tomar y esto es la clase de publicidad negativa que odiaba más que nada en el mundo. Una cosa era lo que se hablaba de puertas adentro, pero el resto del mundo no podía conocer las miserias de la industria, de su industria. No aguanto el órdago y llamo al editor actual de Superman, Mort Weisenger para que le buscara cualquier tipo de trabajo a Jerry. Eso sí, para que su vuelta pudiera hacerse realidad, Jerry no podría acreditar en ninguna parte que era el creador de Superman. Volvería a la empresa pero como un trabajador cualquiera de la misma, sin ningún tipo de trato especial. Joanne no puso ningún inconveniente a esta condición y acepto sin problemas.

Superman otra vez, casí 20 años más tarde. Ya no quedaba nada de aquel joven que quería comerse el mundo con un superhombre embutido en calzoncillos. Ahora solo quedaba un hombre amargado que había vuelto con aquellos a los que tanto odiaba, y lo peor es que no eso no era lo único que le quemaba por dentro, ya que también había quedado claro que no le quedaba otra salida. No le quedaba más remedio que volcar toda su angustia y desesperación en los guiones de los tebeos y por increíble que parezca, realizo uno de los mejores supermanes de la historia, uno que no se había visto nunca antes. Centro parte de sus historias en la perdida de Superman de su planeta natal, de toda su familia. Le metió en historias llenas de desesperación y una angustiosa sensación de perdida. Llevo al personaje a un nuevo nivel y aquello logro aupar nuevamente al personaje a ser uno de los más vendidos de la época. Era como los viejos tiempos e incluso podría haber llegado a ser feliz con aquello, pero había un grave problema: su editor. Mort Weisenger se reía de sus artistas, les machacaba, buscaba sus debilidades y les atacaba a través de ellas. Era una persona odiosa y por su culpa varios autores que jamas habían tenido problemas con nadie decidieron abandonar para siempre el mundo del cómic. Pero Jerry estaba completamente atado por su situación económica y no podía coger la puerta y largarse, ya conocía lo que era estar al borde del abismo y no podía permitirse volver ahí. Weisenger lo sabía perfectamente y consciente de ello abusaba de el con todas sus fuerzas. No era raro que tras mostrarle algún guión, Weisenger le dijera que le parecía estupendo porque justo en ese momento se había quedado sin papel higiénico y le había entrado un apretón. Otra de las ocurrencias que tenia era decirle que su ultima idea no valía para nada que la abandonara, para a continuación decirle a otro guionista que se le acababa de ocurrir una excelente idea para el próximo numero, justo la idea que le acababa de destrozar a Jerry. Este abuso laboral sacaba todo el odio y la angustia que Jerry tenia dentro y la volcaba en sus páginas. Le estaba llevando a hacer uno de los mejores tebeos de la época, pero a la vez le estaba matando.

¿Cómo continuara nuestra historia? Se acerca 1966, 28 años desde la firma del contrato de Superman y es la hora de renovar los derechos del personaje, es hora de volver a los juzgados.

20 opiniones en “En las sombras Jerry Siegel y Joe Shuster – V”

  1. Han, Bob Kane es el capítulo 3 de esta serie de post (entendiendo lo de Siegel y Shuster como capítulo 1). Así que llegara y ya veras que risas nos echamos todos.

  2. 1966. No es cuando Siegel se puso a escribir Spider (o flyerman) para los ingleses? Qué tal está ese comic? Recuerdo haber ojeado algún número cuando casi no sabía ni leer y haber flipado bastante con el personaje.

  3. El blog está muy bueno, pero tiene tanto texto que creo que estaría muy bueno que en vez de un blog sea un Podcast! Escucho un par de podcast relacionados al comic y creo que la gran info que contiene este blog vale la pena…

    saludos!

  4. A mí lo que me sorprende es que la Marvel de los 60 no intentara llevarse a Jerry Siegel. Sí, hizo alguna cosilla para Marvel, pero muy poca cosa. Como golpe de efecto sería demoledor tener al creador de Superman en Marvel.

  5. Muy interesante conocer que existió una «Edad de Oro» de los superheroes en la Charlton.

    Los derechos de Natural Man y Mr Muscles pertenecerán ahora a DC, ¿no?

  6. Recuerdo que gracias al exito de Superman,varias editoriales lanzaron personajes que poco a poco,todos fueron a parar a la misma,provocando no poco caos:dos green lantern,dos flash…

  7. han mas solo que la una, lo que tú dices ocurrió casi 20 años después. Los primeros Green Lantern y Flash son de 1939, los otros son de 1956. Fue la misma editorial que tenía los derechos de los personajes de 1939 la que los recreó, no se los compró a otra gente de nuevo.

  8. Supongo que Marvel no contratarí­a a Siegel porque, si su estilo ya estaba anticuado para las editoriales de la época, mucho más lo sería para Marvel, que querí­a desmarcarse de todo aquello.

    P.D. ¿Qué es un podcast?

  9. Bueno, venía de hacer un buen trabajo en DC recientemente, esos Superman crepusculares que comenta Pedro. Pero es más el impacto de quitarle a DC al creador de Superman. Es como cuando DC sacó los tebeos aquellos de Stan Lee en 2001. Anda que no estaba anticuado el estilo de Lee en esa época.

  10. Por favor,¿podrías intentar no escribir textos así­ en bloques monolí­ticos?

    Aparte de que queda feo, es un martirio para los que lo leemos.

    (aclaro que es una petición, no una orden)

  11. Tachuela, ¿te refieres a el caballero Oscuro? Si quieres me monto un post cuando termine lo de Siegel y Shuster.

    -J-, estoy actualizando la herramienta y algo ha pasado con los saltos de línea, voy a ver si lo soluciono, que el texto no era así cuando lo escribi.

    Ya esta arreglado, mis disculpas.

  12. Aaaaahhh… algo así­ me habí­a parecido entender, Peribánez. Gracias. Pero vamos, que yo no creo que los posts de Pedro tengan TANTAS letras como para necesitar ser oí­dos… Si molesta la pantalla, siempre se pueden pegar en un archivo word e imprimir…

  13. Murazor, no eres tu, soy yo… es decir, que es un pequeño error que tengo que arreglar en la configuración del blog, pero es algo complejo y me va a llevar algo de tiempo. Espero tenerlo en uno o dos días, mientras tanto, disculpen las molestias.

  14. Planeta, mucho editar cómics( al peso como decís)Pero hay una línea, que casi ha cerrado: BIBLIOTECA GRANDES DEL CÓMIC – edición mensual –

    Solo mantiene un tomo semestral o anual

    Cuando se acabe TARZÁN,se acabaron la continuación de grandes obras como: RIP KYRBI, MODESTY BLAISE, JAMES BOOND, EL FLASH GORDON de Dan Barry ect.

    En fin, cada país tiene los lectores que se merece…o los editores que nos merecemos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.