En las sombras Jerry Siegel y Joe Shuster – VI

Habiamos dejado a Joe viviendo con su hermano y totalmente alejado del mundo del cómic y a Jerry trabajando en DC bajo las tiranicas ordenes de Mort Weisinger.

themightycrusaders.jpgEn 1966 habían transcurrido 28 años desde la firma del primer contrato de Superman. Según las leyes de derechos estadounidenses , el copyright estaba a punto de expirar y se podía alargar por otro periodo similar siempre y cuando se procediera a su renovación. Este procedimiento podía ser llevado a un juzgado y puesto en discusión si hubiera alguna duda de quien era el poseedor de los derechos, lo que significaba una nueva oportunidad para llevar a los tribunales a DC. Si se acudía a los tribunales era muy posible que se repitieran los hechos del anterior juicio de 1947, por lo que Jerry ya se imaginaba lo que le iba a pasar si volvía a salir derrotado: patada y a la calle. Y esta vez no había vuelta posible, ser readmitado la primera vez fue casi imposible, pero dos seria simplemente un milagro. Así que, ¿merecía la pena jugárselo todo por una posibilidad tan nimia? No, por lo que en condiciones normales lo dejaría pasar, se concretaría en su trabajo y seguiría viviendo su vida lo mejor posible. Tenía un trabajo fijo, eso es todo lo que necesitaba. Pero algo le hizo cambiar de idea,ese algo era el trato inhumano al que le había sometido Mort Weisenger durante los últimos años que había llegado a tal punto que Jerry decidió jugarselo todo otra vez a la misma carta, porque pasara lo que pasara al menos se libraría de su propio infierno. Reunió fuerzas y le pidió a su viejo compañero de aventuras que se uniera a el en esta nueva causa. Pero Joe ya no tenía fuerzas para seguir con esto, ni anímica ni económicamente, ya que ni siquiera podía permitirse pagar a un abogado. Lo que quisiera Jerry tendría que hacerlo solo, esta iba a ser su cruzada personal, una repetición paso por paso del anterior juicio y las consecuencias iban a ser exactamente las mismas.

Como ya sabía lo que lo seguramente iba a pasar, nuevamente Jerry preparo su plan de emergencia. Entonces había sido Funnyman, que se saldo con un estrepitoso fracaso, ahora sería algo más inteligente, más seguro: la casa rival, la Marvel Comics. Los artistas de ambas editoriales se conocían perfectamente entre ellos y no era extraño verles compartir mesa y mantel. Stan Lee no dudo ni un segundo cuando Jerry se acercó a él para pedirle trabajo, ¡era el creador de Superman! Eso sí, lo que hiciera, tendría que hacerlo bajo seudónimo, para que no se produjera ningún tipo de fricción entre editoriales. Sin embargo su estilo personal, que funcionaba a la perfección seguia ahí y no casaba en absoluto con los personajes de la casa. Lee había creado unos personajes tan alejados conceptualmente de lo que hacían en DC que era imposible que Jerry pudiera hacerse con ellos a corto o medio periodo. Simplemente, no era el autor adecuado para toda la renovación del genero que había estado haciendo Stan. así que no le quedaba otra que buscar otra salida. Así que se encamino Archie Comics, donde se encargaría de alguno de los superheroes que tenían en esa editorial por la época, Black Hood, Fly Girl, Mr. Justice, the Mighty Crusaders… etc.

La demanda sobre la propiedad de Superman llego al juzgado y Jerry fue nuevamente despedido, cosa que a nadie le extraño, ni a la propia editorial ni a él mismo. Ya habían estado allí, ya lo habían hecho. Todos sabían que esto iba a pasar y se lo tomaron como si fuera ya algo rutinario. Así que Jerry se concentró en los comics de Archie mientras las diligencias de la vista continuaban. Y al principio las ventas fueron bien, muy bien, había lugar para la esperanza. Pero aquello fue un vano espejismo, el mundo de lo superheroes estaba cambiando de la noche a la mañana. No solo Marvel había puesto unos personajes más complejos en juego, sino que también la serie de televisión de Batman, bastante camp con abundantes tonos de comedia, había cambiado el terreno de juego. Jerry ya no pintaba absolutamente nada fuera de Superman, no encajaba con ningún otro personaje y no tenía ningún otro sitio al que acudir. Bastantes profesionales del mundillo, ante el respeto que le tenían le ofrecieron algun trabajillo ocasional. Pero la realidad les golpeaba a todos una y otra vez, no era capaz de hacer otro tipo de guiones alejados de su creación, simplemente no le salían. Llegaron a comprarle varios guiones, más por pena que por otra cosa, que tuvieron que ser totalmente reescritos antes de su publicación.

La corte termino denegando la petición para recuperar los derechos. Le quedaba la apelación, un proceso largo y costoso que iba a durar varios años. Pero Jerry ya no tenía fuerzas para mucho más. En 1968 decidió abandonar todo ese mundo que tantos sinsabores le había provocado y decidió mudarse con su familia al otro extremo de los Estados Unidos, a California. No quería saber nada más del mundo del cómic, no quería vivir más en aquella ciudad que asociaba con esa industria tan traicionera y mezquina. Había abandonado, no quería luchar más y Jerry dio carpetazo a todo. Adios Nueva York, adios, quedate con tu Superman y todo lo que quieras, yo ya no tengo fuerzas para luchar más.

Y mañana… ¡Superman the movie!

11 opiniones en “En las sombras Jerry Siegel y Joe Shuster – VI”

  1. La verdad es que no sorprende nada que trataran a Jerry a patadas, los autores tení­an que contentarse con las condiciones que imponÃía la propia editorial, aún siendo la cesión de derechos. Sin ir más lejos, en Bruguera pasaba más de lo mismo, y también es famoso el caso de El Guerrero del Antifaz con Editorial Valenciana.

  2. Greyback, realmente has leido de manera muy veloz el blog. Pedro se está centrando AHORA en tebeos pasados y de DC, pero normalmente aquí­ se habla de tebeos antiguos, modernos, Marvel, DC, Fabulas, Bone,… Lo que sea preciso.

    Muy bueno el post, como siempre, Pedro. La verdad es que Siegel da pena, aunque parece el típico ejemplo de luchador contra molinos de viento. ¿Nadie de la industria buscaba esa lucha por los derechos de autor? Yo pensaba que eso lo habí­a inventado Neal Adams, y resulta que ya se estaba viendo varios decenios antes…

  3. Pero…entonces no fue ESTE Siegel es que escribió Spider en inglaterra??

    Lo que tengo entendido es que este personaje contenia mala baba y surrealismo por partes iguales, cosa que casaba bastante con la situación de Siegel.

  4. Eso que venden en eBay no es «uno de los mejores cómics de Batman». La descripción en que se da a entender que es una reedición de los Detective Comics de los años 70 es errónea

    En realidad se trata de otro tebeo, perteneciente a una serie secuela-autohomenaje de los mismos autores publicada hace pocos años y de mucha menor calidad. Vamos, que no vale los 25 euros que piden ni aunque esté firmado por Austin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.