El Factor-X de los Simonson

El otro día hablando de Peter David y su Factor X, alguién comento que le tenía manía porque el que le gustaba era el Factor X anterior, el del matrimonio Simonson, y es que aquello era algo muy grande.

factorxsimonson.jpgMarvel ya había abierto el camino de los spin-off X con la serie de los Nuevos Mutantes unos años antes, aunque la cosa no funcionaba como se esperaba. Aquello de la vida de unos jovencitos adolescente en la academia no vendía demasiado bien y no explotaba todo el potencial que se escondía tras la franquicia. Así que en Marvel decidieron que lo mejor era crear una colección pero con los hombres de toda la vida, con los originales. Además, había un gancho espectacular para atraer a todos los lectores: Jean Grey acababa de resucitar. De acuerdo, hoy en día que resucite un personaje ocurre en todos los números pares de cualquier serie, pero entonces aquello era algo inaudito y soprendente. Encima Claremont estaba jugando al despiste con Madelyne Pryor, que era clavadita a Jean Grey, que se había casado con Ciclope y encima había tenido un hijo. Entonces no se sabía como encajaban todas las piezas del puzzle, pero aquello era el misterio más grande que rodeaban a los cómics de la época y la Patrulla X era el cómic más vendido, así que, ¿qué mejor manera de empezar una nueva serie que el conflicto entre Scott Summers y Jean Grey?

La colección empezaba con Scott abandonado a su mujer (¡qué demonios!) y acudiendo a las faldas de Jean Grey para descubrir como que había vuelto de entre los muertos… y para meterse en su entrepierna me meto, pero hasta la llegada de la reína blanca, el pobre Scott no empezó a tener sentimientos impuros… El tema es que a trancas y barrancas se reunía el grupo original y decidían montar el grupo para seguir los ideales de Xavier, esto es reclutar jóvenes mutantes temidos y odiados por la sociedad… y porque Magneto en esos momentos era el líder de la Patrulla X, y claro, eso ya era demasiado. Para ser algo originales, Factor X decidió anunciarse como cazadores de mutantes, para que la gente les llamara impulsada por el odio y así llegar ellos los primeros para poder reclutar al infeliz de turno.

Los primeros números, realizados por Bob Layton y Jackson Guice fueron una cosa insoportable y sin ningún sentido. Era un tebeo más del montón y no merecía llevar la X en portada. Sin embargo, pronto fueron sustituidos por el matrimonio Simonson, que supieron darle la vuelta al estúpido argumento de los cazadores de mutantes y lo utilizaron para meter al grupo en una espiral de odio y sufrimiento que llevo la colección hasta unos niveles de calidad inimaginables. La Simonson estaba más en línea con lo que estaba haciendo Claremont en ese momento y la colección empezó a fluir entre crossovers como si hubieran sido específicamente concebidas para ella. En la Masacre Mutante, el Ángel fue gravemente herido en sus alas lo que se llevo a la amputación de las mismas. Esto, le llevo al suicido y a la posterior conversión en Muerte, el cuarto jinete de Apocalípsis, que conectaba directamente con la Caída de los Mutantes y la lucha títanica que mantenían en Nueva York mientras la Patrulla X moría en Dallas. Como no, todo esto culminó en Inferno, donde se nos contaba toda la verdad sobre Madelyne Pryor y su relación con Jean Grey.

Lo mejor de esta serie es que todo parecía estar planeado de antemano y cada número se convertía en un capítulo vital en la vida de nuestros mutantes. No solo era importante saber lo que pasaba con los cincos protagonistas cuyas vidas eran sacudidas una y otra vez de la manera más cruel posible, sino también las de los chicos que iban rescatando según avanzaba la colección. La colección alcanzo unas cotas de profundidad poco vista antes y rivalizaba en calidad con su hermano mayor, lanzando mensajes semejantes sobre el racismo y el miedo a través de historias diferentes. Pero gran culpa de esto la tuvo el señor Simonson, gran dibujante que supo transformar los guiones de su mujercita en algo dinámico, atractivo y espectacular contara lo que contara. Evidentemente fue un trabajo a cuatro manos ya que la marcha de Walt de la colección supuso un bajón inmediato en la colección (aquella saga insufrible de otro planeta que no acababa nunca), pero lo que dejo entonces fue algo mitico y espectacular.

El Factor X de los Simonson fue una de las colecciones más interesantes de finales de los 80. Bajo la sombra de la Patrulla X y con mucha libertad de movimiento, los Simonson crearon una serie de historias únicas e inolvidables que marcaron el devenir de los mutantes a partir de entonces Claremont era el director de orquesta, pero los Simonson eran los mejores músicos para interpretar la misma partitura de siempre. Que grande fue aquello y que bien nos lo pasamos. Luego vino otra Factor X que no tenía nada que ver y eso fue una decisión acertada ya que repetir lo mismo seria absurdo y totalmente fuera de lugar. Que grandes fueron los 80, que tiempos aquellos.

21 opiniones en “El Factor-X de los Simonson”

  1. La época de los Simonson fue una de las mejores de la historia de la franquicia mutante, lo que pasa es que tuvo mala suerte y coincidió con el mejor Claremont de la Patrulla X y en su tiempo paso mas o menos desapercibida, para mí no, que tengo la etapa Forum y es de esos comics que no vendería por nada del mundo.

    Otra de las colecciones que se merecen una reedición y que Panini inexplicablemente no lo hace. En fin será cuestión de tiempo algún año caerá a precio de oro.

  2. Me acabas de hundir, en su día como buen fan de la patrulla me compré los dos primeros números de Forum (que para colmo creo que tenían errores de coloreado) y me pareció taaaan malo que la dejé, y es muy difícil que a mí algo me parezca taaaan malo

  3. Yo no vì esa colección tan buena como tu dices y estaba varios niveles debajo de la patru. Acuerdate de los numeros de inferno,los de la patru eran la leche y los de factor x eran rellenito.

    Ayudaba mucho Silvestri todo hay que decirlo…

  4. Pues esta vez si que estoy de acuerdo con Pedro, esos numeros eran brutales y piden a gritos una reedicion 🙂 Por si hay alguien interesado en leer algo de esa etapa a un coste «pequeño» el mes pasado comenzó la saga de la masacre mutante en la biblioteca marvel x-men #24 la cual contiene un episodio de dicho factor x. La biblioteca Marvel x-men de este mes (25) tambien contiene otro episodio relacionado con dicha saga y está por ver la «crucificacion» del angel 🙂

    Vamos que ojala Panini tenga en cuenta este Factor X para su nueva línea Gold.

  5. A mí ya digo que me encantaba este Factor X y eso que a mí los mutantes ni fu ni fa. Pero había un mal rollo en esta colección con todo lo del odio y racismo, y unos personajes secundarios tan chulos (Deliza, Rusty, Artie y Sangui, etc) qu me enganché.

    Llevas razón en que David hizo lo correcto en darle otro tono, pero a mí no me gustó nada. Quizá fue demasiado repentino.

  6. «Factor X» era una castaña de tamaño de la cabeza de Scott Summer; yo aun tengo por ahí los primeros 50 numeros y creo que no los he vuelto a leer desde hace 20 años. ¿He dicho leer? Pero si no había quien leyera ni entendiera nada. Todo el mundo corría de un lado para otro echando rayos o dando puñetazos, con cara de mala hostia.

    No recuerdo ni una sola historia de toda la coleccion. Ni una. ¡Ah si, el Angel se volvía «cool» y duro por no se qué gilipollez de Apocalipsis!

    ¿A quién coño le ha importado nunca Warren Kenneth Worthington III?

  7. Buenas,

    aunque sea la unica persona que lo crea, los Nuevos Mutantes de Bill Sienkiewich me parecieron mas brutales que los Factor X de los Simonson, pero les flojeaba un poco el guión…

  8. «Llevas razón en que David hizo lo correcto en darle otro tono, pero a mí no me gustó nada. Quizá fue demasiado repentino.»

    Tan repentino como que todos los personajes de la serie se fueron a otra, y ante la opción de cerrar la serie por falta de protagonistas los cambiaron a todos. Desde entonces han salido tantas series de equipos mutantes que pretendían ser un calco de la fórmula de éxito mutante que al menos se agradece que David intentara hacer otra cosa. Vaya, salvando las distancias y teniendo en cuenta que empezaron con Larry Stroman, se podría comparar con la X-Force de Milligan.

    Esta etapa creo que deja mejor gusto recordándola que releyéndola. Un dibujo precioso, y algunas tramas alargadas a base de angustias. Aparte de que para reeditarse, lo suyo sería meter antes la docena de episodios abominables de Layton y compañía…

  9. A mi la etapa de los Simonson en Factor-X me pareció brutal. Esas historias si que enganchaban mes a mes. Y eso que hasta entonces personajes como Angel, el hombre de hielo y la bestia me parecían aburridos y unos sosainas. Pero los Simonson superon dotar a los personajes de carisma y además acertaron en la inclusión de secundarios que enriquecieron la colección.

    En cuanto al Factor-X de Peter David, la verdad es que era otra colección. El que esperaba una especie de continuación de la anterior etapa, se sintió defraudado. Si mantuvieron la cabecera del título era para poder mantener el nivel de ventas de la colección.

    Hace unas semanas que volví a sacar la etapa de los Simonson de la estantería para leérmela una vez me haya puesto al día con las lecturas pendientes.

  10. Despues de los primeros numeros de Layton y Guice no me extraña que la etapa Simonson te pareciera tan buena porque eran infumables. Lo peorcito que se habia publicado con mutantes hasta el momento. A mi la etapa Simonson me gusto y la recuerdo con cariño pero tampoco me parece que fueran para tanto. Tebeos de superheroes entretenidos y bien hechos como solian ser los tebeos de aquella epoca.

    Sniff, que tiempos…

    Impacientes Saludos.

  11. De Factor-X yo recuerdo dos sagas especialmente buenas. La primera fue la Caída de los Mutantes, me gusto mucho mas que en la PX y muchisimo mas que en los NM. Y la otra es la de Claremont en la que envían a Nathan al futuro.

  12. Joer, pero luego hacen los Thunderbolts boxeadores y todo el mundo se les tira encima, o la Patrulla condenada esa nueva y lo mismo… El David tiene una potra que no se la merece!

  13. ¡El Factor-X de los Simonson era la caña! Un tebeo que me sorprende que poca gente recuerde y qu eme alegro de ver reivindicado por aquí. Parece que lo único bueno de esa serie fue lo de Peter David, y de eso nada.

    Yo estoy convencido de que Walt metía mucha mano en los guiones, por los crossovers con Thor, y porque cuando se fue la serie cayó un poquito. A mí la saga esa larga con los Celestiales y Paul Smith sí me gustó, pero a partir de ahí ya fue cayendo. Tampoco ayudaron los siguientes dibujantes, Terry Shoemaker, un novatísimo Andy Kubert, un empeoradísimo Jon Bogdanove… Cuando llegó Claremont con Portacio la serie pegó otro subidón hasta que llegó Peter David y lo cambió todo.

  14. Bueno, es injusto decir que Peter David lo cambió todo. Lo cambió Marvel y David tuvo que lidiar con lo que tenía, que era una casilla en blanco.

  15. Lo de Factor-X de Peter David está publicado en cuatro tomos a color que incluyen el crossover que hizo el guionista con Hulk (era cuando guionizaba ambas). Serían cuatro tomos de Marvel Gold perfectos. Los números 1 al 35 de la colección, que incluyen los episodios de Layton y del matrimonio Simonson (faltando los anuales), están reeditados en dos tomos essential. Pero esto (en blanco y negro) ya no me hace tanta gracia. El dibujo de Simonson sin color no me gusta tanto.

  16. >>>>Joer, pero luego hacen los Thunderbolts boxeadores y todo el mundo se les tira encima, o la Patrulla condenada esa nueva y lo mismo… El David tiene una potra que no se la merece!

    No, Viru, no es lo mismo. Por la Patrulla Condenada nueva no puedo hablar, pero en Thunderbolts Nicieza estaba contando una historia, y le metieron un coitus interruptus para meter a los boxeadores. Así que protesto, me están quitando mi historia. En Factor-X, Marvel o Claremont o quien mande decide desmontar el grupo para crear la colección X-Men, y le dice a David, «Coge los mutantes que quieras, pero que no vendan, y escribe algo». No se desmonta ninguna historia, porque nadie sabía qué contar con ese Factor-X. Esa es la diferencia.

    Es el mismo caso que ha pasado con Hulka. Slott considera que ya no tiene más historias que contar, y se larga. Le ofrecen la colección a PAD, y como él no sabe contar historias de abogados, se inventa una excusa y se la lleva en otra dirección. Se le critica (en este mismo blog, además) pero no tanto por el cambio de dirección en sí sino porque las historias no son buenas. Así que tanto como potra…

  17. Debo ser el único adicto a Factor-X que pasa de todas las demás coles mutantes… Lo tengo todo, colección Forum, crossovers completos, incluso la etapa infumable con Lobdell, Dursema, etc… Y obviamente me he hecho con la nueva singladura. Por el contrario nunca he coleccionado ninguna otra cole mutie, lo mío es Factor-X, por cariño, y porque me enganchó a esto. La etapa de los Simonson es genial, y a mí me encantó la etapa David, con números memorables y un tono que era único. En general la serie es una forma de leer mutantes sin leer todos esos fregados en los que se metía la Patrulla, en Factor todo era más sencillo, más accesible.

    Como ya se ha apuntado los secundarios eran de lujo, y en algunos casos la serie superaba a la colección madre, la patrulla. Además, era algo más cerrado, más fácil de seguir… Solo un «pero», Cíclope estaba de un plomizo en la serie… Pero en esa serie todos lo pasaban mal, se sufría mucho. A los Simonson les iba el melodrama cosa mala.

    Después de la etapa David vino la miseria humana, los penosos años 90, y Factor-X se convirtió en una bazofia (tengo algunos números que aún no me he molestado ni en leerme, números que me compré por inercia).

    Aún y así sigue siendo mi colección superheroica de cabecera.

    Me ha hecho mucha ilusión el post, como para animarme a comentar por primera vez.

    Un saludo y felicidades por el blog (de parte de un lector silencioso).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.