De editores de Marvel a DC y tiro porque me toca

Vamos a pasar de una acera a la otra siguiendo la emocionantísima serie de los editores en jefe. Pero aquí hay que hacer un gran inciso ya que a pesar de que Marvel y DC parezcan lo mismo en realidad no lo son.

superman1.jpgSeguramente muchos de vosotros podréis recitar la lista de editores de Marvel casi de carrerilla, pero cuando os preguntan por DC os cuesta ir más allá de Didio. ¿Es qué acaso el puesto de editor en jefe es de reciente creación en DC? No, claro que no. Pues entonces, ¿cómo es que no son tan famosos? ¿Por qué no se habla de ellos a todas horas? Pues porque en este terreno DC es diferente y en estas pequeñas cosas es donde se nota la diferencia. Voy a intentar explicaros en que consisten de la mejor manera posible, pero es complejo y un poco abstracto, espero que no cueste mucho cogerlo ya que yo mismo lo tengo pillado por los pelos.

A ver, la Marvel es una empresa corriente y moliente como todas las que conocemos con la particularidad que venden tebeos. Es una empresa centrada en los beneficios y no se casa con nadie, si hay que echar a alguien se le echa y punto, sea quien sea (a excepción de Stan). Cosas como las tradiciones, los nombres, los personajes y demás se respetan siempre y cuando eso no interfiera en generar más ganancias. Ya hemos visto estos días como se han tomado decisiones totalmente absurdas por gente totalmente cegada por el dinero. Vamos, lo normal en un mundo capitalista y que desde el punto de vista empresarial esta visto. Y DC… ¿acaso no es así? Bueno sí, esta claro que cualquier empresa mira la pasta por encima de muchas cosas y que si pueden ganar un millón más matando a todos los personajes de toda la vida no dudaran en hacerlo. Pero DC empezó de otra manera, algo más… «familiar».

Harry Donenfeld era una persona encantadora, agradable y experta en llevar a los demás a su terreno. No solo era el típico amigo con el que siempre podías contar para echarte unas risas o correrte una buena juerga sino que también era un trabajador incansable con un gran olfato para los negocios. Era un estupendo vendedor (o un gran comercial, como se conoce hoy en día), capaz de rivalizar o incluso superar al mismísimo Stan Lee en garra y simpatía. Su relación con los tebeos empieza cuando entra a trabajar en la imprenta de sus hermanos como socio y sobre todo vendedor. Allí empieza a establecer relaciones con todo aquel relacionado con el mundo de la publicación y no tan relacionado, como los mafiosos a los que ayudaba a realizar todo tipo de contrabando camuflado en los paquetes con los que se distribuían las revistas que imprimían. No tardo mucho en hacerse con el control de la compañía y en echar a sus hermanos de la misma y es que Harry era sobre todo un triunfador y no podía estar por mucho tiempo bajo las ordenes de nadie.

Harry era amigo de sus amigos y sobre todo tenía un gran concepto del honor. Si un amigo te pedía un favor había que hacer lo que fuera para ayudarle, ya que en su mundo todo se basaba en el concepto de «hoy por mi, mañana por ti». Es por eso que cuando uno de sus viejos clientes le pidió un trabajo para su hijo, Harry no pudo hacer otra cosa que meterle en su empresa antes de ni siquiera preguntar si el niño valía para algo. El nombre de este joven era Jack Liebowitz y resulto contar con un talento extraordinario para la contabilidad y las finanzas. En cuanto a su carácter y personalidad era justo todo lo contrario a Harry: poco hablador, reservado y sobre todo muy serio. Estaba claro que no estaban destinados a hacerse amigo uno el otro, pero sin embargo eran la unión perfecta para los negocios. Uno llevaría la parte amable y pública del negocio, otro la parte aburrida y oscura pero necesaria. Los dos eran los mejores en lo que hacían y los dos se convirtirian en los cimientos sobre los que se asenóo DC Comics.

Resumiendo bastante, ya que esto no pretender ser un examen exhaustivo de la historia de la editorial, a finales de la década de los 30, Harry y Jack se convirtieron en dueños de una serie de derechos sobre unos libros de historietas que empezaban a hacerse famosos por aquella época. En realidad, lo que hacían eran comprar las deudas de algunos editores que se encontraban en graves apuros económicos y que al no poder hacer frente a las mismas, cedían sus derechos a nuestros dos hombres. Eso les llevó a publicar algo llamado Action Comics que llevaba en su interior a un personaje que pegaba grandes saltos y era más rápido que una locomotora, y cuyos derechos pertenecían a la editorial y no a sus jóvenes autores porque esa era la manera de hacer las cosas entonces.

El que Siegel y Shuster entregaran los derechos de Superman de buenas a primeras era lo más natural del mundo. Entonces las cosas se hacían así y eso de los derechos de autor en los tebeos era algo totalmente desconocido, pero aunque no lo fueran eso da igual ya que el concepto que tenían tanto Harry como Jack del trabajo exigía una total dedicación al mismo. No solo los autores tenían que entregar sus derechos, sino que tenían que esforzarse en trabajar todo lo posible para que la empresa ganara mucho dinero. Aquello era explotación, efectivamente, pero siempre que fueran buenos chicos y lo dieran todo por la empresa, la empresa iba a cuidar siempre de ellos y a procurar que nunca jamás les faltara de comer. «Hoy por ti, mañana por mi» Era más que una empresa, era una familia, y cuando entrabas en ella tenias que mirar por ella, ya que ella miraría por ti cuando hiciera falta.

Este concepto tan peculiar de empresa, que seguro que os suena antiguo, era totalmente natural hace no muchos años. Uno podía entrar por abajo que tenía la absoluta seguridad de tener el trabajo asegurado para el resto de su vida, ascendiera o no. Y como la empresa iba a ser tu vida, tu tenías que ser la vida de la empresa. Por eso Jack se sintió totalmente traicionado cuando Siegel, aquel muchachito al que le habían dado nada más y menos que un trabajo, venía exigiendo una tonterias de derechos y más dinero. ¿Cómo se atrevía a faltarle el respeto de aquella manera? ¿Cómo podía ser tan descarado de faltar a los principios fundamentales de lo más sagrado? Siegel paso a ser la oveja negra de la editorial y su vida se convirtió en un infierno a partir de entonces, pero eso es otra historia.

A donde quiero llegar con todo esto es que DC es un tipo de empresa fundada sobre una serie de valores llamémoslos rectos y tradicionales. Se trata de ganar dinero, como no, pero se trata de ganarlo haciendo las cosas de una determinada manera, bajo unos estrictos principios y respetando las jerarquías existentes. Es por eso que, a pesar de existir editores como iremos viendo en los siguientes posts, el mando de la compañía era ejercido por Jack y Harry que no dudaban en intervenir en los negocios siempre que fuera necesario, sobre todo el señor Liebowitz. Mientrás que en Marvel el dueño solo ha intervenido cuando le ha dado la real gana, dejando en la mayoría de ocasiones la responsabilidad en manos del editor en jefe, en DC los dueños estaban por encima de todas las decisiones y miraban mucho por el beneficio de sus empresas.

Este modelo de dirección terminó imponiendo una férrea disciplina dentro de la empresa y anquilosando un poco sus estructuras. Por eso no es raro que los grandes cambios en el mundo del cómic vinieran de una empresa como la Marvel, más dada a la experimentación y a hacer las cosas de cualquier manera siempre que dieran dinero. Mientras que el bueno de Stan se «inventaba» el Marvel Style para escribir guiones, en DC sus guionistas tenían que entregar unos guiones completos y muy detallados que dejaran al dibujante poco que improvisar, sin llegarse a plantear jamás si eso era contraproducente para sus artistas, como por ejemplo Neal Adams, que abandono DC justo por eso. En DC también se avanzaba, pero a otro ritmo y de otra manera, pasando de ser referente a simple imitadora de los demás.

Con el paso de los años esta claro que este modelo ha ido desapareciendo y que la DC de actualidad se parece mucho a la Marvel de toda la vida. Pero eso no quita que las cosas allí se hayan hecho siempre de una determinada manera y se tengan unas determinadas tradiciones. Es por ello que el papel de editor en jefe no ha sido nunca tan clave como en Marvel y por eso siempre ha estado un poco en segundo plano. Todos conocemos los humos de Shooter, pero, ¿que me pódeis contar de Dick Giordano? Poco, ¿verdad? Pues habrá que hablar de ellos un poco durante estos días.

No quiero decir con esto que los editores de DC no hayan sido tan importantes como los de Marvel, simplemente que asumían un papel menos público y notorio y se volcaban más en trabajar para la empresa que en salir en los medios especializados. No sé si habré lograros transmitiros la idea que quería contar sobre las pequeñas diferencias entre las dos empresas. De todas maneras, da igual, mañana ya entramos en faena y empezara a estar todo más claro. Porque en el fondo no son tan diferentes ya que las dos publican tebeos, ¿no?

17 opiniones en “De editores de Marvel a DC y tiro porque me toca”

  1. Donenfeld era un pájaro de cuidado.

    En principio, era editor de National y tenía tan buen ojo que tras el primer número de «Superman» no le gustó el personaje y decidió darle carpetazo´con lo que no se publicó en los siguientes hasta que recibió las cifras de venta y vio que habían disparado las cifras de ventas. Entonces puso a Shuster y Siegel a trabajar a destajo y el resto es historia.

    Después el tío dejo en la estacada con unos métodos de lo más gansteriles a Wheeler-Nicholson que fue el primero que vio el potencial de los cómics books. Wheeler-Nicholson junto a Liebowitz, que ya trabajaba para Donefeld, fueron los fundadores de Detective Comics pero a las primeras de cambio Donefeld mandó de crucero a Cuba a Nicholson y para cuando volvió le había echado del negocio.

    Pero,como dice Pedro, eran otros tiempos y las empresas eran cosa de familia, eso sí mejor la mía que la de otro. ;-D

    Impacientes Saludos.

  2. Yo de esto no tenía ni idea. Ya tiene gracia que gente tipo Corleone fueran los que publicaban los tebeos de Superman y Batman. Sobre todo, este último…

  3. > En principio, era editor de National y tenía tan buen ojo que tras el primer número de «Superman» no le gustó el personaje y decidió darle carpetazo´con lo que no se publicó en los siguientes hasta que recibió las cifras de venta y vio que habían disparado las cifras de ventas. Entonces puso a Shuster y Siegel a trabajar a destajo y el resto es historia.

    Eso no es exacto. Lo que pasó fue que después del primer número decidió que Superman, ese personaje tan ridículo, no apareciera EN PORTADA de Action Comics (hasta que llegaron las cifras de ventas, claro) pero en páginas interiores seguía publicándose

  4. >>Este concepto tan peculiar de empresa

    «¿Vives con tu familia?. Bien, porque un hombre que no vive con su familia no puede ser un hombre»

    «Nunca digas lo que piensas a alguien fuera de la familia»

    «Algún día, ojala que ese día no llegue, te llamaré y tendrás que servirme, hasta entonces considera esto como un regalo»

    «Nunca tomes partido contra la familia»

    «Le haré una oferta que no podrá rechazar»

  5. ¿¡DC tiene editores!? Y yo que pensaba que lo suyo era cosa de una gran tostadora domótica, Rosa-contestaria y todocomunista, diseñada para simular comportamientos humanos socialmente viables. Me siento decepcionado… ¡Solo se trataba de dinero!

  6. Claro, en Marvel la familia no era importante. Como? Qué Stan Lee era primo de la mujer del propietario? Ah, vale, que en marvel la familia no importaba tanto A PARTIR DE STAN LEE. Ahora lo entiendo.

  7. Oye… ¿cómo sabeis tanto sobre las dos editoriales?

    Me sorprende mucho porque son cosas que pasaron hace muuucho tiempo. Supongo que de foros y antiguos correos de los lectores.

    En cualquier caso gracias por estas semanas de post sobre editores. Están siendo geniales.

  8. Y de revistas especializadas, y libros, y declaraciones de profesionales, y conversaciones con otros profesionales… si te gusta el mundillo se te quedan estas cosas.

    Lo triste es quedarse en si la Masa es más fuerte que la Cosa.

  9. «Me sorprende mucho porque son cosas que pasaron hace muuucho tiempo. Supongo que de foros y antiguos correos de los lectores.»

    Iba a responder lo mismo que Fran, que todo esto viene de libros y revistas. Por eso iba a comentar algo a Pedro: ¿por qué no mencionas de dónde sacas la información? Así los que nos quedamos con ganas de más tenemos dónde buscar (como cuando se mencionó «Comic Wars» sobre la crisis de Marvel). Aunque sólo sea sólo de memoria.

  10. A mi lo de la Masa y la Cosa siempre me ha parecido muy tonto como ejemplo de conversación friki, porque es algo que no tiene discusión ni siquiera en el pasado cuando había menos diferencias.

    Por otra parte supongo que es natural que en los años 30 un negocio que dependiese de cosas como la distribución tuviera contactos con gente poco legal pero que garantizara que tu producto no se quedaba sin llegar al punto de venta y es que para analizar cualquier actitud hay que situarla en su época.

  11. Hace años leí una entrevista a Mark Waid, en el Dolmen, creo, a colación de las movidas en Marvel de Heroes Returns, Reborn y tal. Le preguntaban sobre la diferencia entre trabajar en Marvel y DC y Waid contestó: «En DC no echan A NADIE de una serie. Si la serie va mal, se negocia cuando y como podría acabar, pero no se echa a nadie.»

    Me tiene usted absorbido con estos ultimos posts, don Pedro. Me apunto también a la demanda de una bibliografía.

  12. Oye… ¿cómo sabeis tanto sobre las dos editoriales?

    Wikipedia… es broma, pero es en serio. Como ya te han contestado, pues muchos años de leer comics, libros, revistas, etc, etc. Si tienes un poco de interes y vas indagando vas descubriendo una serie de historias fascinantes.

    Lo de la wikipedia no esta mal como guia de referencia y para tener claro ciertos datos y fechas, pero luego hay que cruzar muchos datos e investigar un poco ciertas cosas. En el caso de Marvel no es complicado, pero en el caso de DC es una maraña muy compleja con capas y más capas.

    Sobre la bibliografia, me parece que cuando termine la serie voy a escribir un post contando un poco la bibliografía y demás historias, pero el problema es que esta casi toda en inglés y además en un inglés algo complejo. Lo digo porque a veces alguno me ha echado bronca por poner un solo parrafo en inglés, así que imaginate un libro entero. De todas maneras, por si teneis mucho interés, el mejor libro sobre estos temas es Men of Tomorrow: Geeks, Gangsters, and the Birth of the Comic Book de Gerard Jones. Es extraordinario, de verdad.

    Muchas gracias a todos por los halagos, pero aún nos queda, que DC es un pozo sin fondo de historias curiosas.

  13. «Lo triste es quedarse en si la Masa es más fuerte que la Cosa.»

    jaja que manera de tergiversar. ¡No sólo me quedo con eso!

    Sigo con gran interés estos post. Preguntaba esa cuestión porque es difícil acceder a información tan lejana en el tiempo.

    A mi me está resultando como leer una novela entretenida. Vamos, que estoy encantado. Gracias Pedro!

  14. >Vamos a pasar de una acera a la otra

    /Me tararea el estribillo de Walk on the Wild Side

    Chu churu churu chu-chu-ru hu churu churu chu-chu-ru…

    >«Lo triste es quedarse en si la Masa es más fuerte que la Cosa.»

    Gracias a Claremont sabemos que la Mujer Invisible barrería el suelo con cualquiera de los dos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.