Las jovencitas asaltan las librerías

Tenía pendiente este post de otro que me deje un poco a medias hace unos días, en uno que hablaba de Akira, de su publicación hace muchos años, y de como ahora el panorama había cambiado totalmente. Vamos a ello.

nomelodigas.jpg

Por razones históricas (es decir, siempre ha sido así) las librerías especializadas han sido un coto cerrado de hombres. Por supuesto, siempre podías encontrarte alguna chica comprando tebeos, pero era raro. Y era mucho peor si te ponías a buscar tebeos atrasados cerca de donde se encontraba alguna de ella, ya que te miraban con cara de:» desesperado friki salido, no se te ocurra ni acercarte». Claro, también estaban las novias, que se veían arrastradas dentro de la tienda sin muchas ganas, pero que le vas a hacer, lo que sea por el novio.

Claro, todo esto que cuento puedo parecer muy generalista y que corresponde a tópicos. No, lo siento, yo estuve allí. A lo largo de mi vida he visitado casi todas las librerías de Madrid y el panorama era ese. Hay que reconocerlo, a una tienda de comics no se podía ir a ligar. Porque estabas perdiendo el tiempo. Se iba a comprar tebeos y si tenías suerte, a hablar con alguien de ellos. Pero poco más. No conozco a nadie que haya ligado en una librería, pero todo puede ser vaya.

Ahora bien, todo lo anteriormente comentado se refiere a tiempos anteriores al manga. Más bien, anteriores al 2000 más o menos. Ahora no sólo es bastante factible encontrar mujeres aficionadas a los tebeos comprando, también te puedes encontrar a féminas no aficionadas a los tebeos que están enamoradas de los mangas. Me ha pasado ya bastantes veces, estando en la tienda, tranquilamente, ojeando las novedades, ver entrar a un grupo de chicas arregladas como para salir de marcha para comprar sus mangas correspondientes. Y eso es algo que NUNCA JAMÁS había visto en mi vida.

Mi librero, al principio, tenía a mano derecha, nada más entrar en la tienda, todos los tebeos de superhéroes que salían al mercado. Hace dos o tres años relegó los comics de superhéroes a la estantería del fondo y ocupó toda esa estantería con mangas de todo tipo. Y fue todo un acierto. No veáis la cantidad de gente que entra para mirar esa estantería, parece un maldito reclamo para aves o algo así. Los tomitos chiquititos están arrasando.

Porque al parecer, el manga atrae a las mujeres. No, eso es mentira. Lo que atrae a las mujeres es que el manga tiene un género totalmente destinado a ellas. La Marvel no hace comics para mujeres, la Cúpula no publica para mujeres (por poner unos ejemplos algo retorcidos pero válidos), sin embargo siempre pueden encontrar su ración de manga con temas que se acercan más a ellas. Y eso es algo para pensarse, porque por desgracia, la mayoría de esos tebeos son bastantes malos, al menos para mí, ser masculino. Todos los defectos que se le atribuyen al manga, dibujos poco definidos, ojos grandes, tramas eternas, personajes que nunca se terminan de decidir, todo eso, es el pan de todos los días de los Shojo Manga. Son tebeos bastante aburridos que sin embargo le llegan a mucha gente. Está claro que yo no los comprendo, a pesar de que he intentado leer unos cuantos, pero sus carencias resultan evidentes.

Sin embargo, esos tebeos están atrayendo un público que nunca ha comprado tebeos y están financiado el lanzamiento de otros muchos tebeos no tan comerciales. Y eso da para pensar, y mucho. Aborrezco el shojo, pero por desgracia, parece que por falta de gusto. En fin, es lo que hay, pero por favor, un mensaje para las féminas: no dejen de visitar las librerías.

3 opiniones en “Las jovencitas asaltan las librerías”

  1. No sabe «na» Fernando… Además que la mayoría de chicas solo se llevan shojo y rara vez alguna que otra cosa, mientra que son bastante más los tíos que se llevan algo para chicas.

  2. Bien, bueno, veamos. Vayamos por partes.

    En primer lugar, a mi entender, se confunde usted definiendo lo que ha dado en llamarse «shojo» con un género, cuando realmente no es tal, sino un conjunto de cómics cuya característica común es el público al que va dirigido, en este caso las mujeres, sobre todo las más jóvenes. Es decir, perteneciendo todos a tal rama de la industria nipona, y compartiendo todos una cierta estética, puede uno encontrarse «shojos» de ciencia-ficción («Please, save my earth»), históricos («La Rosa de Versalles»), románticos («Somos chicos de menta»), de fantasía («RG Veda»), etc…, que viene a ser lo que yo considero «géneros» (aunque el debate sobre la definición de los mismos es a su vez considerablemente resbaladizo, cierto es).

    Y en segundo lugar, creo que se precipita usted al señalar en términos absolutos supuestas carencias que no tienen por qué serlo, objetivamente, por mucho que a usted le desagraden. Los ojos grandes del dibujo, por ejemplo, no son en modo alguno una «carencia» por su propia naturaleza, solo por el gusto de cada cual. Una cosa es que usted diga que personalmente no le agradan, y otra muy distinta que los tache automáticamente de defectos objetivos y evidentes. Decir con gran indignación, además, que en los «shojos» las tramas se hacen eternas siendo aficionado al cómic de superhéroes, por otro lado, no deja de mandar castaña, creo. Decir que son aburridos, también, como si tal extremo pudiera medirse con algún extraño aparatito, me parece asimismo confundir apreciaciones personales con verdades absolutas. Y conste que a mí tampoco me entusiasman demasiado tal clase de cómics, pero no por ello pretendo afirmar que todos ellos son, solo por pertenecer a dicha clase, objetivamente malos, ni que tienen «carencias evidentes». Muy por el contrario, me supongo que habrá de todo, como en bótica, y tan pronto podrá uno encontrarse «shojos» absolutamente aborrecibles como perfectamente disfrutables (no me importaría nada echarle un ojo, por ejemplo, a la citada «La Rosa de Versalles», manga fundacional, en cierta forma, por lo que al «shojo» se refiere).

    Y creo que ya he realizado todas las puntualizaciones que deseaba realizar.

    Un saludo y hasta otra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.