El mes que viene: Desorden

El número 4 de Supreme, esa colección que sale siempre el mes que viene pero no éste, ha salido. Pero todo lo que rodea a este título está asociado con el más aciago de los infortunios: sus páginas están descolocadas.

Francisco Pérez Navarro comenta al respecto en la MLComics:

Puede que no haya sido el librero quien ha retirado el Supreme 4 por su cuenta y riesgo, porque Dolmen avisó a todas las distribuidoras -y a un montón de librerías- de lo que ocurría para que se retirase el tebeo y no se vendieran ejemplares.

Sencilla y desgraciadamente, el encuadernador dobló los pliegos a lo ancho y no a lo alto -o al revés-, fijándose sólo en la primera y última página de cada pliego. Y ésas quedan bien, pero el resto… Sirva lo anterior como explicación, que no como excusa. En cuanto se recibieron ejemplares y se vio el desaguisado… ya era tarde.

La semana que viene volverá a estar en las librerías, esta vez con las páginas en orden. Y, por supuesto, cualquiera que tenga un ejemplar defectuoso podrá devolverlo y cambiarlo por uno en condiciones.

O eso esperamos todos…

Creo que esto ya lo he comentado anteriormente, pero estas cosas… me ponen los pelos como escarpias. Evidentemente la culpa está clara le quien ha sido, el encuadernador ha hecho las cosas como ha querido y ha pasado lo que ha pasado, vale, eso está claro. Pero, y aquí surge mi eterna pregunta: ¿ pero es qué nadie se mira los tebeos una vez que han salido de imprenta ? Empiezo a temer, ya que no sé cómo funciona esto internamente (no vivo de ello, sólo es un hobby), que una vez se mandan los tebeos a imprenta la suerte está echada. Si la imprenta hace bien su trabajo, todo perfecto, felicitaciones y a descorchar el champán. Si lo hace mal, pues que mala suerte, que podíamos hacer nosotros, la vida es así, ha sido inevitable… y a correr con más gastos que seguramente hagan al tebeo deficitario.

Y yo me vuelvo a preguntar: ¿ esto no puede ser de otra forma ? ¿ No es posible que se pueda mirar lo que ha hecho la imprenta antes de distribuir el tebeo ? Porque en el fondo, lo que ha pasado con Supreme no es grave desde el punto de vista del consumidor, ya que se le va a reponer el ejemplar (para el punto de vista de la editorial es una catástrofe, no hay duda). No, el problema es cuando hay errores que se consideran pasables: páginas muy oscuras, alguna página en blanco, colores cambiados, textos fuera de los bocadillos, etc., etc.; ya que esos tebeos salen a la calle y el lector se los tiene que comer con patatas, ya que no va a tener devolución ni nada parecido. Y es que el mundo editorial parece más una churrería que una industria seria y competente. Producimos churros uno detrás a otra, a toda máquina, sin pararnos a mirar como han quedado, y claro, así quedan, pues unos churros muy churros.

Pero lo peor de todo no es esto, es que se acerca el salón del cómic, y la máquina de hacer los churros está echando humo, y a saber que sorpresas no vamos a encontrar, porque en el salón es cuando más bajo cae la industrial editorial. Porque esto es un negocio, no un arte, que lo sepáis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.